• juan carlos reyes cruz
JCRC
-
-
  • País: Chile
 
Imagen
ANHELOS...
Autor: juan carlos reyes cruz  185 Lecturas
Imagen
Adiós...
Autor: juan carlos reyes cruz  313 Lecturas
Imagen
Ángeles.
Autor: juan carlos reyes cruz  242 Lecturas
Imagen
Oso viejo
Autor: juan carlos reyes cruz  255 Lecturas
Imagen
la llamada
Autor: juan carlos reyes cruz  330 Lecturas
Imagen
Cleopatra
Autor: juan carlos reyes cruz  279 Lecturas
Imagen
Lady Godiva
Autor: juan carlos reyes cruz  331 Lecturas
Imagen
Ruinas
Autor: juan carlos reyes cruz  386 Lecturas
Imagen
Amigos
Autor: juan carlos reyes cruz  417 Lecturas
No es primera vez que intento valorar éste sitio mencionando sus muchas virtudes y las inmensas satisfacciones que nos permite. Es probable que haya profundizado sobre el sentimiento que se experimenta al publicar un texto, cual es lo provocado por alcanzar ávidamente el conocimiento de muchos lectores. En lo personal imagino que se repite la sensación cuando acompañamos con nuestras letras un comentario a ese texto, o le testimoniamos con un apruebo. También en lo personal haré presente que se pone un serio esfuerzo para que dicho trabajo sea bien recibido por todos, llegando, en el caso de varios, a incluir en su presentación, una figura alusiva. Lamentablemente no siempre se obtiene todo el afán que uno quisiere: En demasiadas ocasiones las lecturas no alcanzan el número esperado y, por supuesto, las razones pueden ser justificadas y atendibles; sin embargo, es imperdonable cuando no se responde a la dedicada atención que se da a través de un comentario. Esto es en lo relativo a criticar el comportamiento de los participantes, pero mayor responsabilidad aun la hago recaer en la administración cuando ésta ignora la publicación de nuestras imágenes adjuntas oportunamente. Quizás sean éstas las causas que hacen prever un fatal destino de TEXTALE, lo que sería tremendamente lamentable. JCRC.
                                      Orgulloso de ser quien soy.   Nadie mejor que nosotros mismos conoce nuestros sentimientos y hoy estoy dispuesto para lanzar una apuesta en favor de lo convencido que estoy de que los míos son los más grandes que éste mundo haya conocido. Mis amores ( que han sido muchos, mas no demasiados, pero sí los suficientes) no han sido solo una aventura marcada como una banal muesca que incremente un estúpido orgullo, porque cada una de las veces de acaecidos ellos, el pecho se me ha abierto y mi corazón ha palpitado al compás incondicional de aquel  otro. Siempre, como en todo camino de la vida, existen curvas inesperadas y en ellas las causas para sufrir accidentes pueden ser variadas provocando, en el tránsito de dichos amores, desconcierto, reproches, heridas o la muerte de uno de los navegantes y, quizás, de todos. Sin embargo, muchos de los que hemos quedado víctimas de la contingencia las heridas no impiden que nos refugiemos en los recuerdos y que el fuego de esos sentimientos permanezca encendido para siempre. El enfajado gris del tiempo (como le llama Daih) es una sabia soledad que nos surte de alternativas para poner en escena a aquellos sentimientos que bien nos pertenecen y que plenamente merecen ser defendidos. Por ello amo la vida, porque lo he entregado todo y no me arrepiento. No obstante, lo que sí duele – y bastante—es no ser reconocido.   JCRC. 
¿Y qué es la verdad? Pregunta ella, luego de mi publicada argumentación y con justificadas dudas a  pesar de su demostrada inteligencia, de su acucioso enfoque moral y de su robusto dominio verbal. Por supuesto es legítimo dudar cuando a diario somos salpicados por el lodo de los que chapotean irreflexivos en los charcos de la miseria, intentando  flojamente  descubrir una justa definición. También fácil es vacilar cuando advertimos de manera reiterada que el concepto es manejado malintencionadamente por muchos. Pero en definitiva… ¿ qué es la verdad? El antónimo de la mentira… ( Perdón… No tan fácil ). Los cantos de sirena son una mentira, como aquellos que entonan ciertos amantes mezquinos, o muchos de los líderes de la política mundial y local, o  esos cuenteros de la religión encumbrados en sus púlpitos lustrados, los verbo -errantes  timadores delincuenciales que también nos quieren robar, etc.   También huele a mentira el grandilocuente amparo paradisíaco del cielo que nos muestra una florida senda de resignación cuando los inocentes sufren injustos castigos en la tierra: Terremotos, tsunamis, incendios, huracanes, erupciones volcánicas, guerras, crímenes… Otra cruel mentira es la lucha sesgada que busca porfiadas igualdades en circunstancias donde se evidencia que el débil jamás tendrá el tiempo suficiente para nacer como el fuerte, quién por su ventaja natural, más rápido abrirá siempre los caminos. Nos lo ha mostrado la madre naturaleza cuando los humanos hemos instalado caprichosamente nuestros lares en sus riberas, sus pendientes, sus causes y sus dominios en general; tan solo le basta un breve tiempo y movimiento para recuperar su sitio como lo ha hecho eternamente. Y no puedo dejar de mencionar que una obscura pariente de la mentira es la degradación voluntaria de la especie que se empecina en transformar a todos en vivos esperpentos.   No obstante, esa es la mentira. ¿Cuál es la verdad? La verdad es el elemento fundamental que está inserto en la composición de nuestra esencia individual, que nos permite vivir en armonía y paz; aquello que nos energiza para defender nuestra propia edificación, lo que nos da fuerzas para levantarnos después de tropezar, lo que convierte a las cosas simples en riquezas, como ir a comprar el pan caliente y tomarnos una reconfortante taza de té junto a nuestra pareja con quién recién vivimos una frenética noche sexual hasta el mismo amanecer. Por último, verdad es sencillamente reconocer la capacidad de nuestro íntimo ser. Porque una sonrisa sincera y simple es reflejo de bondad, porque nos identifica, porque nos brota desde el corazón sin costo para nadie y porque,  como dije antes, nos permite vivir en armonía y paz, incluso, a esperar el morir. Todo eso, junto a los intensos deseos de vivir, es la verdad.   JCRC.
                                                      Principios y valores Es enormemente merecido el orgullo que nos embarga al haber construido nuestra consciencia con sólidos muros de piedra; sin embargo, también es justo y pertinente establecer en ellos una puerta abierta que permita el tránsito, en ambos sentidos, de la verdad. J.C.Reyes Cruz
Imagen
Fragmentos
Autor: juan carlos reyes cruz  267 Lecturas
Últimamente, en mis íntimos instantes, me ha rondado el fantasma de la muerte, pero no precisamente me atemoriza que el filo de su guadaña me roce o desgarre la piel de las piernas y que yo, desesperado,   le esté huyendo.   Después de todo, por mí, ella y yo juntos, podemos irnos a la mierda.   Sin embargo, obsesivamente se ha instalado en mi consciencia la inevitable cercanía de su presencia…   Razón por lo cuál ya no es cómodo desconocer día y momento de mi muerte pues seguro estoy   que saberlo me daría una paz diferente. .
Mi muerte.
Autor: juan carlos reyes cruz  339 Lecturas
Soy un tonto; me da igual. Tú ya conoces mi tragedia…   A solas con mis sueños reconozco mi estupidez y hasta soy capaz de burlarme   de mi desfigurado rostro en el espejo.   En el reflejo de la realidad se forma la patética figura de mis restos y la evidencia protesta por la imagen basureada.   Sin embargo, el marco de mi silencio se forma con recuerdos, melodías hechiceras, fragancias cautivantes    e infinitas luces de colores donde espléndida, deliciosa y bella, te sitúas en el centro de un  adecuado proscenio que te convierte en protagonista irremplazable.    Es la escena precisa que me acepta grotesco en mi indigno papel, donde hieres mi alma con indolencia,  arrastras mi orgullo por la suciedad y empequeñeces a mis sinceros sentimientos.   Pero ya no existen más opciones y solo queda colorear estos ridículos y hermosos sueños contigo que me brindan gozo,   esbozan una sonrisa en mi rostro y envuelven a mi alma en una lúdica esperanza.  
Dagas con hojas de acero indolente y de filos mortales, empuñaba la otoñal brisa aquella, en esa soleada mañana de Junio, cuando en medio de circunstancias injustificadas y triviales, tomó el viejo la escoba para comenzar a barrer y amontonar las hojas secas esparcidas en el vasto prado extendido en frente de su humilde hogar. Mas, a tan solo unos pocos segundos de haber iniciado su faena, la fría brisa arreció, penetrando con su ostentado hielo en lo más profundo del umbral de su alma, congelando sin piedad su corazón ya debilitado por tanto tiempo. Como una más de todas aquellas hojas secas acumuladas en ese desamparado jardín, su frágil cuerpo se fue desplomando lentamente hasta caer sobre el suelo. El Otoño ingrato, la fría brisa y los tantos años recorridos, silenciosamente le habían quitado la vida. En sus últimos días había pensado y temido profusamente que llegara ese acontecimiento; inclusive, se lo había imaginado. Sin embargo, para su mayor desgracia, al llegar éste, ni siquiera tuvo la certeza plena para conocer que aquel fue su momento.  

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales62238
Textos Publicados166
Total de Comentarios recibidos927
Visitas al perfil9865
Amigos34

Seguidores

3 Seguidores
Jesus Montoya C
Maria celia Urueña
Briana Farrera
 

Amigos

34 amigo(s)
LUNA NEGRA
luz maria valeta
Marìa Vallejo D.-
Oriana De Gonzalo
Lucy Reyes
donbaldomero.
luna austral
Yumey F.B
C
patricia amorin
Raquel
adolfo gustavo
Sandraprbz
perla vargas
Daih
Richard Albacete
Veronica Molina Diaz
rayo
Luz Lobos
Joaquin Sariego
Joe
JUNTALETRAS
Diego Andres Poveda González
Luis Alejandro
Beto Brom
Ana
Maria Fernanda
Florimar Davila Talepcio
MAVAL
Gaston
Abril
**Leticia Salazar Alba**
Maria
María Ester Rinaldi
  
 
JCRC

Información de Contacto

Chile
-
-

Amigos

Las conexiones de JCRC

  luna negra
  MariaValeta
  MAVDADU
  Oriana De Gonzalo
  Lucy Reyes Neira
  donbaldomero
  luna austral
  STELLABLU96
  yce15
  PatriciaWasington
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 Próx. > Fin >>