25 aos despus.
Publicado en Apr 15, 2024
Prev
Next
Image




“En todo cuento siempre existen bastantes matices de vivida realidad”. (No importa quién lo dijo, solo que es la verdad).
 
                                                          25 años después…
 
Patricia es ella y yo soy Juan; somos quienes veinticinco años atrás hubimos estado  ilusionadamente unidos en un legitimo vínculo matrimonial que penosa y escasamente duró el fugas período de solo cinco, antes de capitular en un ingrato divorcio y acabar cada quien por rumbos diferentes arrastrando amarguras y un gran rencor.  En los inicios de nuestra relación, practicamente fuimos un par de adolescentes con aún mentalidades de niños,  tontos niños obnubilados con sueños de gente mayor y críos disfrutadores con las impresionables superficialidades del novedoso momento.
Ella, Patricia, era una chiquilla caprichosa que recién había cumplido 17 primaveras,  todavía envueltas en candidez y dulzor; en tanto yo, pronto alcanzaría a festejar mi aniversario 24, y era un muchacho inexperto, solamente aventajado intelectualmente y un privilegiado con padres de buen sostén económico, hijo promisorio que, a edad  temprana, contaba ya con un futuro asegurado  por un tempranero título profesional otorgado en los salones ceremoniales de la más alta universidad del país.  
Mientras que ella, aún era la alegre colegiala envidiada, secundada y emulada por sus compañeras y un segmento de hambrientos lobos la pretendía y asediaba insistentemente, de los cuales, por supuesto (lo debo reconocer), yo también formaba parte…
Era la más linda y fragante flor entre todas las especies de aquel jardín y yo estaba verdaderamente encantado con su ser y cuando tuve la suficiente osadía para acercarme como un ave de presa, revolotear agresivamente por encima de la horda acechante y atacar, la abordé con una atrevida decisión y un especial estilo viril, logrando inferir en ella mi propósito y llenar ampliamente, hasta su borde, la agrandada y cristalina jarra donde acumulaba  sus volados y expectantes sueños, los mismos que modelaban su temperamento, actitud que hizo engranar vigorosamente el cuerpo de nuestros veloces motores con un vértigo irresponsable, propio de la correspondiente inmadurez juvenil que cree que toda gran sensación es blindada y eterna...  
Ignorantes, entonces, juntamos todo: embelesos de amor, una ilusionada proyección de la imaginación, el visualizado, y no menos importante, respaldo económico garantizado por mi profesionalidad, además del cómplice consenso de nuestro entorno  familiar, todas razones más que suficientes para fraguarlas rápidamente en promesa y hecha en un breve y tórrido lapso de solo seis meses y acudir, sin pérdida de tiempo, hasta las oficinas del Registro Civil, donde un oficial, junto a la presencia de nuestros respectivos padres, algunos parientes y varios ocasionales amigos, legitimara nuestra unión matrimonial…  
Bastó deshojar cinco calendarios de un caprichoso transcurrir de días de dulce y agraz, para establecer que aquel afamado fragmento textual citado siempre en cada protocolo universal  y  refrendado esta vez por el indicado oficial civil, es una mentira antojadiza y engañosa: el cliché HASTA QUE LA MUERTE LOS SEPARE…
Además, así al paso de esos cinco años, dejar en evidencia toda la débil base del fantástico enamoramiento que tuvimos.
Sin embargo, existe la mentira realizada con el prolijo arte falsificador de recrear realidades  perfectas, convirtiendo su efecto engañador en un asombroso poder para grabarse con firmeza en nuestro recuerdo y nunca tener  la capacidad para lograr --alguna vez-- borrarle.
La ilusión edificada en nuestra juventud, de Patricia y mía, fue una de esas mentiras fraudulentas que amañaron nuestra futura felicidad…
No obstante, luego de asimilar semejante fracaso, resultan obvios y justificados los innumerables factores que nos  llevan a tejer un nuevo e híbrido manto que nos devuelva el necesario abrigo para esta fría existencia social, porque no es un misterio que la vida desee intensamente continuar abriéndose paso a pesar de unos drásticos tropiezos.  Para aceptarlo se requiere reconocer que por nuestras venas circula sangre ansiosa que no se sustenta solo con oxígeno y nutrientes, que es primordial adoptar nuevos cuidados para ella dándole también una orientación adecuada, calculada y razonable, para que ese renacer tenga una expectativa distinta y convencida que, además de las necesidades del cuerpo  existe la continuidad con sus pensamientos, sus ideales, sus metas y, estos, unidos en consecuencias, hacen las historias comunes y las historias están tejidas junto a más personas que, al igual que nosotros, también portan en su alma sentimientos, hechos, sueños y recuerdos y ello es válido y preciado tanto para quienes se incorporan como los nuevos integrantes o los que han quedado en el pasado…  Y esa tarea de organizar adecuada y respetuosamente el pasado en sincronía con el presente, es compleja.
Pues, no obstante lo dicho, es cierto que, detrás de cualquier nuevo rumbo que proyectemos, es injusto desconocer que antes hubo vestigios y circunstancias, es decir, por atrevidos, peligrosos e inviables que hayan sido, de todos modos fueron valiosos sueños.
Han pasado 25 años desde que Patricia y yo conyugalmente nos separáremos y, a excepción de un par de ocasiones acaecidas al principio, no nos habíamos vuelto a ver, pero eso no significa que su recuerdo en mi corazón hubiera desaparecido… Y en acuerdo con ciertas circunstancias, imagino que ella experimentaba lo mismo…
Ahora era quien bajaba desde uno de los exclusivos vagones del tren que arribaba a la estación central, venido desde Puerto Montt, ciudad donde ella residía actualmente desde la ruptura, y su viaje obedecía a una entrevista conmigo para zanjar un engorroso entrabe hereditario ocasionado por nuestro divorcio.
Lucía espectacularmente elegante con un lindo y cuidada traje de pana color magenta, el que le hacía total justicia a su bien delineada figura y su caminar, aún llenos de prestancia y frescura.
Al estar, finalmente, cerca y enfrente de mí, debo confesar, que me produjo un gran estremecimiento emocional al advertir todos los detalles de su presencia: Su aún tersa y juvenil armonía facial,  provocadora de una amplia admiración, a pesar de haber tenido que agregar el uso de gafas ópticas con marco exclusivo de titanio que, también, disimulaban unas incipientes cicatrices sembradas por el inflexible paso del tiempo, alrededor de su bella mirada de sus ojos pardos. Sus femeninos gestos y  sus movimientos corporales mostraban a su sonrisa y sus ademanes como un excitante bombón de puro chocolate; además del curioso registro rugoso y lento de su voz nacida tras su  tracto bucal, lo que contrastaba notoriamente con toda su destacada finura, pero que la situaban en la categoría de una mujer seductora y especial. Mas no puedo dejar de añadir que, lo más fascinante y por encima de todo lo anterior, estaba aquella invasiva y acostumbrada fragancia de Chanel que la destacaba indiscutiblemente, creadora –antes y ahora—de una fantástica y soñadora atmósfera que, en ese instante, agitaban mis nostálgicas cenizas del pasado.               
Se aproximó hasta mi y depositó un calmo y sincero beso en mi mejilla, acto cuya calidez me sorprendió sobremanera debido al estar esperando yo de ella una supuesta frialdad producida, acaso, por viejas heridas y anidados rencores. Pero, no. No había tal actitud y honestamente, para mí, semejante paso inicial removió automáticamente los previos preparativos para ese encuentro, los que de inmediato rediseñé, indicándole que en mis planes figuraba invitarle a almorzar en un pertinente y distinguido restaurante, para aprovechar lo propicio de la hora y, a la vez, disponer de una discreta comodidad para tratar el tema que nos convocaba. Mentía, por supuesto, pero  lo importante era causar en ella un efecto positivo de mí. Como lo pensé, aceptó la invitación con sumo agrado y al señalarle yo el camino hacia el vehículo que nos esperaba, se colgó ella de mi antebrazo y caminamos muy ufanos como si no hubieran existido 25 años de separación.
Evidentemente en ese nivel de circunstancias e impulsado por las nostálgicas razones que de ellas se desprendían, mi ánimo había girado con el propósito de procurar  conmoverla emocionalmente y en mi rápido ideario escogí de manera premeditada el sitio más exclusivo que conociera yo en cuanto a calidades de servicio y elegancia. Una vez determinada mi elección, con ostensible orgullo y entusiasmo, fue ahí donde la llevé.
La decisión, sin dudas,  fue todo un acierto, puesto que en cada uno de sus gestos se notó lo encantada que se sentía, ya hubiera sido con la comida, con la bebida, con el lugar, con la conversación, o con mi presencia, daba lo mismo, porque lo importante y evidente, era que se mostrara cómoda y dichosa conmigo, el ex cuyo amor un día fue suyo.
El comienzo de los temas de conversación fueron intercambios de actualidades mutuas que nos sirvieron para restañar ese inmenso vacío causado por los años de distancia y luego, adueñados de una mayor confianza, comenzamos a sincerarnos respecto de los errores cometidos por ambos en aquel desnivelado período juntos, llegando a concluir que todo fue un desventurado error que nos condujo inevitablemente al distanciamiento y a una absurda odiosidad ( Así mismo lo definimos en la conversación: “ABSURDA ODIOSIDAD”). De ahí en adelante nuestro abierto y fluido diálogo versó en contextos de arrepentimientos, sentimientos, sueños e inolvidables lindos recuerdos.
Habíamos abarcado tal cantidad de entrañables temas hilvanados en amena,  franca y entretenida plática que, sin darnos cuenta, la hora del almuerzo se había transformado mágicamente en un colorido atardecer intensamente aromado de delicioso café negro, bizcochos esponjados y panecillos recién horneados. Eran más de las seis de la tarde y la concurrencia del establecimiento había rotado, resaltando ahora un ambiente familiar donde supuestamente los padres acompañaban a sus hijos y disfrutaban la hora del té.
--¿Te diste cuenta de cómo pasó el tiempo sin que nos percataramos? –me preguntó con una dulce voz.
--Lo he notado toda la jornada –le respondí sin ocultar un profundo suspiro y también le hice una pregunta: --¿En algún momento te has aburrido?
Deslizó delicadamente su mano derecha por encima del mantel, no sin antes despejar unas imperceptibles migas de pan, y la recostó sobre la mía para responder con una cariñosa mirada:--¿Quieres que te diga la verdad..? Me quedaría toda la noche, si fuere necesario, hasta saber el por qué fuimos tan tontos y nos negamos livianamente una maravillosa oportunidad que, de haber tenido más cordura y paciencia, hoy estaríamos residiendo en el cielo… ¿No lo sientes así, también?
Ante lo oído quedé sin palabras y sentí como su mano apretó la mía por unos segundos, para luego dejarla juguetear con mis dedos.
El silencio entre ambos nos fue propio; solo se escuchaba un imaginario latido apresurado buscando una salida adecuada, una respuesta inteligente que simplificara la bulla ocasionada dentro de mi mente --o de mi alma-- por el derrumbe estrepitoso de una estantería repleta de simbólicas y frágiles lozas.
Al cabo de varios minutos de enmudecimiento por ambas partes, fui testigo como a Patricia se le escapaba una lágrima que ligeramente le afeó el maquillaje.
Extraje rápidamente mi pañuelos y se lo tendí intentando demostrarle que me hacía cómplice de su pena y le dije con temblorosa voz:
--Creo que es justo hacerte una confesión –deliberadamente introduje una pequeña pausa y después agregué: --Un maldito orgullo impidió muchas veces las intenciones de buscarte y conversar alguna posible compostura, porque debo admitir que nunca, hasta hoy, he logrado sacarte de mi corazón.
--Siempre tuve esperanzas que así fuere, porque en mí ha pasado lo mismo… 
Cayó durante un buen momento y en él me pareció que intentaba ahogar un sollozo, para después de sorteado el intento y hecha la pausa, continuara: --Sin embargo, han pasado 25 años de agua circulando por debajo de este puente… y estamos cara a cara en medio de una verdad irreversible… ¿Qué se te ocurre, Juan, que ahora haremos..?
_____________________
Página 1 / 1
Foto del autor juan carlos reyes cruz
Textos Publicados: 165
Miembro desde: Oct 12, 2019
8 Comentarios 154 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

Cuento

Palabras Clave: amor-divorcio-reencuentro-pregunta

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (8)add comment
menos espacio | mas espacio

Beto Brom

Una historia, como muchas semejantes, que podemos encontar por la vida.
Amores de jovénes, ilusiones y anhelos, que sin una fuerte base, se desmoronan como castillos en la arena, cuando sube la marea o un fuerte ventarrón los enfrenta.
Y a veces, como el caso aquí narrado, en el cual destaco el excelente desarrollo, ocurre lo imprevisto, aunque planeado entre el personaje y el escritor, nos encontramos frente a un encuentro. Y por supuesto, sensaciones, nostalgias, recuerdos y disculpas, organizan un popúrri imposible de controlar.

La inteligente pluma del autor nos deja impacientes, y nos permite. eso sí, dar libre albedrío a nuestra imaginación.

¡MIS FELICITACIONES!

Shalom amigazo
Responder
May 07, 2024
 

DEMOCLES (Mago de Oz)

Amigo que decirte ....lei tu historia con mucha atención ese rico vocabulario que fluye en tus palabras, ese manejo de las emociones y esa sensibilidad literaria que hace que seamos observadores en primera linea de lo que cuentas....con la descripción que haces de Patricia se me fue dibujando en trazos su rostro y su sensualidad....estuve los vi y en el final sugerido de tu cuento, no pense en la pasion desenfrenadas con quienes muchos decoran estas vivencias, mas bien vi pasividad complicidad y un abrazo que no llevo a un beso.... si no solo a eso un abrazado momento....Linda relato...te felicito y saludos estimado literato.....¡¡¡¡

Responder
April 29, 2024
 

juan carlos reyes cruz

Gracias, mi querido amigo. Lo cierto es que este tipo de comentarios son los que aquí buscamos (o yo, al menos) cuando creamos un cuento, un poema, o un ensayo, que se produzca un agrado con los elementos reseñados --escritura, hechos coherentes, mensajes, personajes estructurados, etc.-- y junto a ello remecer en el lector un efecto... cualquiera que sea, pero que lo inquiete.
Nuevamente gracias y aquí va mi abrazo virtual.
Responder
April 30, 2024

Raquel

Preciosa historia de amor que fue una inolvidable realidad hace 25 años atrás. Un par de adolescentes que sienten en el corazón las dulces fragancias de una feliz ilusión , misma que llevaba el nombre de amor. Todo amalgamado para vivir esa bella historia: el consenso de los padres de ambos; la participación de familia más allegadas ; de amigos para ser testigos eternos de esa feliz unión matrimonial en el cual estaba listo ese juramento a repetir: HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE..Pero muchas veces no es la muerte la encargada de separar a dos seres amándose tanto, sino aquellos momentos que se tornaron distintos a los sueños que se pensaban cumplir; algún espacio de una muestra de carácter desconocido hasta el momento; expresiones no correspondidas cuales pudieron dañar el sueño de amarse en uno de los dos..o en los dos , en fin..¡tantos otros comportamientos negativos cuando en el hogar hay dos seres que han decidido estar juntos en la vida , se casan con mucha ilusión pero día a día descubren que no era tan así y esto dio lugar a lo que sería "realidades imperfectas" y como resultado la pareja : esposo y esposa comienza a transitar por un camino hacia el fracaso.
Luego de esos años , para cualquier esposo /esposa el reencuentro entre ellos por circunstancias que así les requiera , es un golpe lindo al corazón, el que comienza a palpitar y en cada palpitación hay encuentros y desencuentros de suposiciones en cuánto cómo se verían él y ella., e imagino miles de posturas frente al espejo tratando , ambos por su independiente lado , de vestirse con la mejor ropa, ella con su mejor maquillaje y hasta quizá con la misma esencia de fragancia de perfume conocido por él. Ese almuerzo , deja ver que despertó verdaderamente reales sueños de volver a estar juntos caminando por la vida, con un amor más experto que el de aquellos jóvenes de otrora tiempo..La historia, ¡esta bella historia de amor ya dejó las puertas abiertas para un nuevo amanecer juntos descubriendo el amor en cada mirada al despertar y al final del día cuando la noche los llame a encontrarse con sus sueños de amor hecho nuevamente realidad...
Fantástica historia de amor Juan Carlos..¡Sin haber vivido algo similar :.Me emocionó..!
P/D: me alegro de saber que estás aquí , deseo que te encuentres mejor, te envío desde mi Tucumán un gran abrazo..RQ
Responder
April 17, 2024
 

juan carlos reyes cruz

Es hermoso notar como alguien verdaderamente recorre cada paso de una historia expuesta y da su veredicto nutilizando diversas opiniones sobre cada matiz del cuento. Sin embargo, el acabado comentario que haces de mi cuento, dejó a un costado uno de los principales escollos que complicarían la amplia orbitación de ese palpitante vínculo: La realidad vigente, donde residen otros actores inocentes con derechos y sueños tácitos. ¿De qué manera se puede conjugar la felicidad de todos en un escenario tan poblado?
Cariños, Raqquel.
Te quiero.
Responder
April 18, 2024

Raquel

Para algunas personas la felicidad tiene una fantástica forma de hacer notar su presencia, porque no se la siente en la mente sino en el corazón , el que le da lugar a que pueda hacerla realidad a través de la risa, sonrisa, alegría, de creer que esa felicidad está presente tan solo sabiendo que para "ellas" SÍ existe , en la medida de una comunicación , de un aporte, de una frase , de un comentario, de un nombre pronunciado que sale de mente, de su voz y plasmado de su mano : esa es la flamante felicidad que llega y se queda..Un gran abrazo..Rq
Responder
April 22, 2024

juan carlos reyes cruz

No me queda suficientemente claro si esta segunda respuesta tuya es una respuesta a mi pregunta sobre cómo o qué hago con los otros actores del triángulo originado por el encuentro de un viejo amor de dos, o, simplemente es un comentario más de lo dicho anteriormente, porque finalmente mi pregunta sigue sin que la respondas: ¿Cómo respeto a esa otra pareja que aparto por el despertar del viejo amor? ¿Tan simple será hacerse el desentendido como que "AQUÍ NO HA PASADO NADA?
Por supuesto la historia es mi responsabilidad y no tengo derecho a exigir una solución para el problema planteado; no obstante, por lo compleja que ha de ser una respuesta ponderable, es queb te fuerzo a hacerla, porque me has acostumbrado a confiar en tus opiniones.
(A veces me lleno de pena al temer que nunca tendré la oportunidad de consagrar esta amistad tuya y mía en un tesoro presencial.
En realidad fraternalmente te quiero mucho, Raquel.
Un beso.
Responder
April 22, 2024

Raquel

Hay veces que se puede soñar con la existencia de un nuevo amor...pero cuando la felicidad de un amor ya ha existido en uno de los casos, en ese caso no es lo correcto decir "AQUÍ NO HA PASADO NADA " porque ¡claro que por ahí pasó todo!. En el otro caso hay rastros que dejan secuelas cuales unas más bellas que otras, como también hay momentos de idas y vueltas en situaciones propias de los sentimientos y que lo hace tambalear un poco . Pero esa luz que define el punto de la felicidad aún sin haberla tocado , está siempre ahí... muy al frente de una..¡¡¡ .Ahí!!! .Un grana abrazo ..Rq
Responder
April 29, 2024

juan carlos reyes cruz

Es muy normal que las cenizas no tengan iuna forma, pero sí tienen una innegable identidad....

No dejes nunca de ser mi amiga y estar lo más cerca posible de mí .
Cariños.
Responder
April 30, 2024

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy