Textale es la red social de la expresión literaria
El sitio que te ofrece un espacio abierto donde puedes publicar todo tipo de textos y escritos en la red, presentándolos de la forma más óptima e innovadora, bajo ningún costo, a un público abierto, o a gente de tu entorno.



Regstrate gratis, tan slo toma unos minutos.
 /   / 
Registrate


Recientemente Agregados a Favoritos
¿Por qué?, ¿por qué aún después de tanto tiempo vienes a mi cabeza?... ¿Por qué?, ¿por qué aun cuando tengo a alguien más sigues rondando en mi cabeza?... ¿Por qué?, ¿por qué aunque tengas a alguien más te pienso?... ¿Por qué?, ¿por qué sigues causando estragos en mí?... La pregunta “¿por qué?” el motivo lo desconozco, sólo sé que llegaste a calar tan dentro mío, que me pierdo en mi sentir, me pierdo en mis pensamientos, y en mi mente, me pierdo en ti y en cómo me mirabas, en cómo me abrazabas, en cómo me besabas, en tus ojos, en tu nariz, en tus labios, tu rostro en mis manos, mi cintura en tus brazos, deslizando tus manos hacia abajo, te dije “bésame” y lo hiciste, no me imaginé que ese sería nuestro último beso. Los extraño…  Extraño poder sentir tu respiración tan cerca de la mía, poder mezclar nuestros suspiros, hasta hacernos uno… Ahora que estoy sana, me arrepiento, pero todo pasa por algo, solo espera, solo te pido esto… Espera por favor, solo espera. AMCC
. -Su vida dejo de ser su vida, el día en que la conoció, Bella se convertiría en un sueño en una hermosa ilusión. Cada vez que por su lado pasaba, nunca ella ni siquiera lo miro, Pero aun así muy dentro, Andres la esperanza intacta conservo….   . -Ella era la diva, la estrella la dueña absoluta de la gran función, De noche admirada y adorada…¡¡ y que difícil era lograr toda su atención.!! Seguida por jóvenes devotos, a quienes causaba una opulenta admiración Era tan altiva, que uno a uno de su pretendientes, sin excusas despacho…   . -La vida es un misterio, o tal vez son esos los designios de un Dios, Que un día mientras barría el teatro, el con ella, de lleno malamente choco. Tartamudeando avergonzado de alguna manera ante ella se disculpó, Pero que tremenda es la música de Wagner, ella con un desprecio lo miro……   . -Corrió a la bodega herido, sintiendo que se le desgarraba todo su corazón, Solo era un andrajoso empleado, lloraba y acariciaba la mano con que a ella la toco. Pensaba que ella estaría desesperada, intentando quitarse de su mano el olor. Y allí en una litera sollozando amargado y sin consuelo, largamente se quedó……   . -Esta historia es mas larga, seguramente algunos de ustedes un final ya le encontro, Pero las letras nos dan sorpresa, puede que el desenlace de verdad nadie imagino. Mientras el hombre descansa, duerme un sueño largo y a la vez reparador, Al despertar en la mañana, puede que su suerte un divino milagro todo lo re diseño....
Y logré soltarte… Algo que hace un par de meses jamás me pude haber imaginado, el gran miedo de tenerte lejos de mí se hizo realidad, y no pude creer la paz que sentí al momento de soltarte. Fueron largos años a tu lado, años llenos de risa y llanto, de muchos momentos hermosos a tu lado, y otros que simplemente preferiría no recordar. Cada “hola”, “buenos días”, “te extraño”, dejaron de retumbar en mi cabeza, al igual que cada “aléjate de mí”, “no quiero saber más de ti”, “nos hacemos daño”, “aquí termina todo” se van disipando poco a poco en mis recuerdos. Todos lo bueno que pasamos siempre se quedará como un gran recuerdo en mi memoria y corazón, como experiencias que agregaré a mi currículum de vida, y otros que simplemente preferiría no recordar… Debo admitir que el proceso no fue nada fácil… Y sigue sin ser nada fácil, el cambiar mi plan de vida, y nuestras metas a largo plazo, olvidar nuestra casa en medio del bosque, nuestros ocho perros, y cinco gatos, olvidar a los dos pequeños que queríamos criar, y dejar todo ese cuadro en blanco, sabiendo que todas las metas que cumpliré, las celebraré con otras personas. Aun así, y pese a todo eso, logré soltarte, y me siento muy orgullosa de mi, sabiendo que en su momento lo hice porque fue lo mejor para ambos, porque los dos lo necesitábamos, y no me arrepiento. Ten una buena y larga vida, hasta que el destino nos vuelva a cruzar… Aunque en el fondo de mí, espero y no nos quiera volver a ver juntos.
¡Verte en mis sueños no es suficiente!¡Imaginar tu perfume ya no me divierte!Por  jugar a escondernos nos perdimos ¡Oh querido!y remar la balsa blanca sobre la nubes de algodónya no me conduce al arcoiris de tu amor. ¡Ven que te quiero sentir!¡Quiero probar tus húmedos besos,y quiero  tu boca rodear mi cuerpo! ¡Ven que el tiempo se agota!.¡No corras, solo ven hacia mí!Ancla tus ojos en mi camino,recorre la ruta de mis caderasy que el fuego consuma mis ansias al tenerte aquí en mi alma.¡Ya no quiero sueños querido!¡Dilata esta coraza mía y siembra ilusión por una nueva vida! ¡Y si no puedes venir, querido!¡Llévame a ese sueño dulcedonde la niña que soy, se pierda   en tu sonrisa tan mía, tan tuya, tan nuestra!
                                                               Mayo 27 de 2024Del brazo de la tarde recogiendo luces que sus rayoshan dejado por el camino , el solse va marchando llevándose besos,abrazos , risas, cantos ,amor ,alegríaen su mochila.Detrás del crepúsculo llega la nochey extiende su lienzo de somba sobreel amplio espacio del cielo.Se acomodan las estrellas, ¡es queellas querrán brillar más que nunca para conquistar al cielo !.La luna,¡ay la luna ! , ella llora su penaporque su luz es tenue ante el fulgordel brillo de las estrellas , y sabe que esta noche no tendrá los mimosde su amor eterno. Fija en lo alto queda la mirada mía, ¡es que es espléndido el portal quepresenta el cielo..!Se apresuran en mi mente un crisolde verbos que desean expresarse ,pero sienten que no pueden porquela duda los silencia...Será..?Será que hay otras miradas extaciadasante este bello concierto de estrellascomo luciérnagas en las alturas?Será que hay otros verbos que deseanexpresarse como también intentan los míos?Será que habrá deseos que se elevan hastaese lienzo a pesar que la luna ha perdidosu brillo?.Será..?Será que la noche alargará sus horas cautivando otras miradas como cautivóla mía ?. Será que esta noche acompañará mialegría y con el primer rayo de solme sorprenderá iluminando tu rostro mientras estás  en sueños míos?..Será..?                     Raquel C. Zurita        
 Te amo me dice... mientras mis ojos hinchados gimen  perdidos en la oscuridad de su crueldad. Te amo me dice... mientras mi corazón oprimido grita en silencio, y sus cadenas opresoras Atan mi libertad.   Te amo me dice...  mientras que a mis pies firmes y fuertes  sus deseos  debilita  y golpea.  Te amo me dice... y es un insulto repulsivo, infame voz del engaño. Te amo me dice... y como huracán rebelde  mi corazón golpea con odio y desprecio su amor. Te amo me dice... mientras quiebra mi fortaleza y pinta de negro  muerte mi luz.   Te amo me dice... Mientras me lanza a las brasas del seol Y quieto sonríe macabramente.   Te amo me dice... ¡Ya cállate! ¡Y vete!  ¡Largo! ¡Fuera de aquí! ¡No quiero tu amor, ni tus besos amargos! ¡No quiero tu pecho, ni tus brazos de hiel! un amor como el tuyo solo mata y despedaza, para callar tu conciencia De juramentos paganos e ilusiones ausentes Has llenado  mi  historia vacía.   Y hoy aquí, parada en esta esquina  ¡Qué desperdicio ha sido mi vida! Al conjuro invoco tu muerte, quizás una suerte idealizada. ¡Sólo sé que de ti no quiero nada, ni una gota de recuerdo! Y a la sombra de este cedro quede atrás este triste sueño.  
Recientemente Comentados
DESPUÉS  Siempre he sentido una curiosidad malsana/por saber qué se dirá de mí cuando ya no esté/Porque el mundo seguirá girando/-Lo sé/Ese día/¿quedará en rojo triste en el calendario?/-Lo dudo/Quiénes celebrarán/ ¿si acaso con sorna y júbilo?/Espero caerles con rayos y centellas a los que se atrevan siquiera a aplaudir/o al menos agarrarlos por los pies mientras duerman/¿Quiénes lo lamentarán profundamente y sentirán honesta tristeza?/Arrepentidos del tiempo perdido/Arrepentidos de lo que pudo ser y no fue/A ellos/de mi parte les ofrezco las mieles del paraíso o lo que es lo mismo/Mi silencio eterno/Supongo/que bastará con eso.//11.06.2024
                   Hoy me ha despertado un pálpito                   súbito y fue su pecado el hacerme sentir                   que ponía al Cristo sus clavos y me jugaba sus ropas                   como vacío ser bizarro: ese que colgara a Dios                              con un puñado de clavos... 
                      Me han hablado del Haiku                      mientras horneaba las patas                      que les pondré a mis caballos:                      Para luego quedará esa expresión del asiático,                      pues aún no pongo torso a la escultura que trazo...                      Y no puedo descuidarla, pues se iriá tras otras manos.... 
                        Como me han pedido que escriba menos, eso hago.                      Mas veo a muchos escribiendo sus textos más rápido que yo.                      Y la frecuencia de todos los escritores va en aumento,                      así que, de vez en cuando, no me refrenaré y escribiré                  poemas y, quizá relatos, a un ritmo mucho mayor de lo que lo hago hoy.                   Trataré, con la ayuda de Dios, llegar a 6000 publicaciones dentro de no                    muchos meses.....Saludos a todos, mayormente a los que me leen poco                    o nada y jamás me comentan. Especialmente porque no me entienden.                                                   R.A. 
Hace algunos días, compartía yo en este mismo portal, un pensamiento que me pareció digno de ser divulgado, en el cual opinábamos que la productividad de los grupos laborales depende en gran medida de las motivaciones de los trabajadores; y dentro de lo que podríamos llamar "fomento de la motivación laboral", decíamos que el reconocimiento explícito por parte de los superiores hacia un subalterno era fundamental para aumentar la productividad y, sobre todo, para lograr eficacia en el trabajo, como resultado de la satisfacción psicológica. Pero ojo, que esto no es la panacea para dichas productividad y eficacia; ayuda, pero se necesita algo más como veremos. Desde años muy mozos, el suscrito pudo darse cuenta, probablemente a veces de manera inconsciente, de que la mayoría de los problemas con que nos encontramos en el desempeño de nuestras actividades laborales están absolutamente fuera del ámbito técnico o de la especialidad de cada trabajo específico, sea éste de tipo contable, financiero, comercial, de la salud, de manufactura, de tipo científico, de tipo ingenieril, etc. Todos los protocolos o procedimientos relativos a cualquier tipo de trabajo, apuntan a la especialidad, a solucionar dificultades propias del ámbito asociado, pero no existe o por lo menos no tenemos ninguna referencia de que sí haya protocolos que se preocupen de un tema trascendental: el tema de las miserias humanas, que de haberlas, las hay, Garay. Si aprendiéramos a dominar el tema conductual, si aprendiéramos a relacionarnos de manera proactiva y positiva para sacar lo máximo de nuestro entorno profesional social, tal vez otro gallo nos cantaría; con lo que cualquier trabajador del nivel que sea realmente tiene que lidiar sin excepciones, es con las personas de su entorno, con las envidias, con las traiciones y deslealtades, con los engaños, con las indiferencias, con las disputas, con los aprovechamientos y, en la inmensa mayoría de las veces, con la falta de luces mentales de quienes componen su entorno, siendo esta última la única en la que no hay posibilidades de intervenir. Lo técnico siempre tiene solución, los materiales y las máquinas siempre son obedientes, los números y los parámetros físicos de cualquier especialidad, se comportan siempre de la misma manera; son las conductas las que la mayoría de las veces se muestran imprevisibles y ésa es una carencia recurrente con la que se topan muchas personas en su vida laboral. Ojalá que, si leen estas líneas, puedan corroborarlo. ¿Cuál será la razón de esta falla en el sistema? ¿Por qué las organizaciones, que se equipan de personal con la ayuda de especialistas en el tema no logran acertar en sus selecciones? El zoológico laboral, mis queridos lectores, está lleno de "profesionales" que se aprendieron las tablas de multiplicar de memoria, pero que nunca se preguntaron para qué servían las mentadas tablas aquéllas. Está lleno de "titulados" que todavía se preguntan para qué se les habrá enseñado el Cálculo en circunstancias de que jamás han interactuado con derivada o integral alguna, sin darse cuenta de que lo que se buscaba con enseñarles Cálculo o Termodinámica o Geometría Descriptiva, era que sus cerebros se desarrollaran y aprendieran a pensar en cosas nuevas, lo que no hacen en sus labores cotidianas. Buenísima memoria... pésima imaginación y carencia absoluta de inteligencia emocional, que a la postre será lo que marque los climas organizacionales de su entorno. No obstante, sería una muy grande injusticia decir que no existen personas notables; sí las hay y de ellas dependen los éxitos en los objetivos; desgraciadamente, son las menos. Y si a lo anterior le agregamos el factor pensamientos políticos, o el factor corrupción... ¡Mama mía! ¿Os imagináis organizaciones de cualquier tipo, gubernamentales o privadas, que no tuvieran el zoológico típico y que contaran con más sabios que necios en sus cuadros?   Y si miento, que me coma el lobo.
En mis oídos sonaba la canción Jikanganai de Kirinji ,una melodía envolvente , de ritmos alegres y letras deprimentes. En mis ojos ,se perdía el paisaje no existían paisajes,era todo un tumulto de autos  . Yluces intimidantes . Desbloquié el celular, como rutina inconsciente, accedí a instagram , deslicé mi mano sobre la pantalla con una  sensación de muerta en vida , accedí a textale , con ánimos de querer explayarme escribiendo Pero continué con los ojos absorbidos por esta luz intimidante, como aquella  que reflejaban los automóviles pasando por el asfalto.Como si se tratase de una luz que busca quitarte el aliento, quitarte el ánimo completo.No escribí nada, continué con mis pensamientos perdidos, la vergüenza tomó el control de mi camino, desde que me dijeron que debía filtrar un poco lo que publico, se me quitaron las ganas de seguir escribiendo, lo siento, mis ojos fueron absorbidos por esta luz intimidante Que me dejó con los pensamientos perdidos.Continué oyendo a Kirinji, repetí la canción como 4 veces durante el viaje a casa,  recordé que la letra de esta canción habla de algo similar, de llegar a un punto en el que sientes que nos has vivido realmente como quisieras. Y eso se repetía constantemente en mi cabeza, como pensar en que escribir sin terminar de hacerlo, de tanto pensarlo, terminar cerrando las páginas abiertas con la frustración entre los dedos.  
Era uno de esos días que Anibal se levantaba malhumorado, y quizás sería por ello que ya desde que madrugó, casi una hora antes que su despertador, percibió en la obscuridad de su dormitorio que algo en su cabeza no funcionaba bien. Sentado en el borde de la cama, no se decidía a levantarse o recostarse nuevamente...optó por echarse y esperar el aviso del marca horas; no obstante, en el instante que su pesada cabeza rozó la almohada, una punzada, como la de un cuchillo, atravesó el cerebro de lado a lado...se le escapó un grito de dolor difícil de evitar...con ambas manos sujetó la cabeza...sintió que en segundos estallaría...trató de encender el velador, y al hacerlo una la luz resultó un rayo que lo encegueció, sintió que sus fuerzas lo abandonaban... El turno nocturno estaba por finalizar, escasa media hora para las siete de la mañana; las dos enfermeras de la sala de Terapia Intensiva, estaban dando un último repaso en el puesto de control, acomodando todo para entregar en forma ordenada el servicio al plantel de compañeras que las suplantarían. En forma rápida, el conductor y su ayudante, bajaron la camilla de la ambulancia, corrieron a la entrada de Servicio de Urgencias, donde varios enfermeros ya los estaban esperando. El Doctor Surrey, novato médico neuro-cirujano, estaba saboreando su primer cafecito de la mañana, después de una noche de guardia, que no alcanzó a pegar un ojo, cuando su celular vibró en su cintura, lo desprendió de su cinturón, lo acercó al oído...Doctor Surrey, tenemos un ACV (ataque cerebrovascular), URGENTE al servicio..., se levantó de golpe y enfiló a las corridas para allí...mientras los parlantes colgados de las paredes emitían el mensaje: Doctor Surrey a Urgencias, Doctor Surrey a Urgencias...El intercomunicador en la Unidad TC (Tomografía Computarizada) dejó escuchar:...brrr...brrr... un ACV en camino, prepararse, avisar al radiólogo.... Como era su costumbre, Rúben, el técnico encargado, en ese momento, estaba efectuando la calibración diaria en el aparato, antes de finalizar su guardia; sin dudarlo, abandonó la butaca frente a los mandos, y comenzó a poner lo necesario en la carettilla de servicio, para que al llegar el paciente no se deba perder tiempo, que en tales urgencias podría ser fatal. La resolución tomada por los médicos que atendían el caso, fue aprobada por unanimidad: intervención quirúrgica urgente; cada minuto era crucial, un caso típico de Isquemia Cerebral (falla en la irrigación sanguínea en un parte de cerebro), en este preciso caso, un trombo (coágulo) afectaba la parte frontal del cerebro del paciente.  ……………….   Era un día radiante, el sol del comienzo de la primavera, parecería estar ensayando su papel, pues en momentos desaparecía y tardaba unos minutos en reaparecer...Silvia, con cierta dificultad, empujaba la silla de ruedas de su querido Aníbal,    - ¡Que hermoso día! ¿Verdad? Bien sabía que él, no podría responder, pero según los médicos con el tiempo quizás... Eso sí, ellos aseguraban que entendía todo lo que le decían, escuchaba sin problema alguno, su sistema auditivo no fue afectado, y, es más, tampoco el sensitivo. Salvo unos casi imperceptibles, movimientos de su mano izquierda, todo el aparato locomotor de su cuerpo padecía, por el momento, de una parálisis. Es por ello que todas las tardes, desde ya varios meses, ella llegaba a penas finalizaba su labor como maestra, y se quedaba compartiendo aquellas largas horas hasta la hora de la cena; cuando el tiempo lo permitía, paseaban por el parque del sanatorio de rehabilitación, donde permanecía internado, desde la operación. Aníbal, aquel día, sentado frente al lago artificial del parque, miraba los pájaros que revoloteaban en el agua. Su amorosa Silvia, lo observaba y sabía que estaba sufriendo, en silencio, como lo venía haciendo ya meses. Tomó sus manos, y esforzándose para no llorar, le dijo...    -Mi amor, no estés triste, también tú saldrás de aquí, recuperado, y podrás sentirte libre como esos pájaros... ||||||||||||||||||||| *Imagen de la Web *REGISTRADO/SACREATIVE: 1511015590135
Recientes
En la tierra soleadamaduran voces de hoy                  del ayerdespertando caminos                   para mañanarenace el camino olvidado            el agua canta a mis piesy el ave celeste  emprende su regreso...[................................]El latido eterno               es imperceptible...Maval/2024Así que no nos fijamos en lo visible, sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.2 Corintios 4:18 
- Los finales de lo bueno y de los buenos no se aceptan con facilidad. - Nunca. Nada extraordinario. Quieres que sea eterno lo que te satisface. - Claro, cuando llega el final de tu condena en prisión, es bienvenido. - Lo que has dicho me lleva a pensar que lo malo dura más que lo bueno, ¿piensas lo mismo? - A veces. - ¿Cómo? - Sientes que lo malo dura más tiempo por la ansiedad que te provocan las situaciones malas, pero más la dificultad de volver a lo bueno. El final, no  depende de ti. - Por eso mismo, el que lo bueno finalice, te duele tanto. Además, lo bueno es tan poco frecuente. - Coincido. Me has convencido. Eres un perdedor. El final de lo malo tarda más en aparecer y muchas veces, intentando acercarlo, lo alejas más.   - No me entiendes, los panoramas negros, obscuros, esconden los finales. Al contrario de lo bueno, que es tan luminoso, que el final siempre está a la vista. Siempre es alcanzable. - Tú qué piensas, ¿así es la vida o así es cada quién? - Si respondo que es la vida, los finales de lo malo nunca aparecen, porque das por hecho que no existen. Entonces sí, firmado, el perdedor - ¿Si respondes que cada quién? - Afirmo que tengo el control. Yo decido el final, cuándo e incluso cómo. Firmado, el triunfador. - ¿Control? ¡Son tan pocas situaciones donde lo tienes! Por eso las buenas situaciones son tan contadas y las malas… - Las malas, ¿qué? ¿Ahora quién es el perdedor? - Para nada. Realista, las malas son más frecuentes. - Vuelves a lo mismo. Entiende y acepta. No tienes el control de nada externo. Sólo tú te controlas y debe bastar para que provoques más lo bueno y lo hagas durar más. Para que alejes por más tiempo los finales. - Haz que la decisión de tus finales, esté en ti. - No pudiste haberlo dicho mejor. - En función de tu control se acercan o se alejan los finales. - Se oye, estoico, original y viable. Vale.
                      Me han hablado del Haiku                      mientras horneaba las patas                      que les pondré a mis caballos:                      Para luego quedará esa expresión del asiático,                      pues aún no pongo torso a la escultura que trazo...                      Y no puedo descuidarla, pues se iriá tras otras manos.... 
                   Hoy me ha despertado un pálpito                   súbito y fue su pecado el hacerme sentir                   que ponía al Cristo sus clavos y me jugaba sus ropas                   como vacío ser bizarro: ese que colgara a Dios                              con un puñado de clavos... 
                    Camino del Escorial                   pidió zarzamoras un niño                   mientra un aire de mil dagas                   cortara el bosque a cuchillo.                   Lo verde se trepanaba                   entre otro verde sin ropa....                   y les veían asustados                   varios millares de alondras...                   Cuando vayan por Granada                   y se acerquen a la Alhambra                   Crecerá la sed del niño                   pues le resecan las dagas                   que desfondan laberintos.                                                            
                        Por el camino de arcilla                        marchó el poeta al  exilio,                       y en su maleta llevaba                       una planicie de pinos                       y el espino le agredía,                        y a sus zapatos de vidrio.                       Morirá en la tierra vaga                       y será su tumba un castillo                       visitado por las fábulas                       que en vida verde soñara...                                                    
Yo la Luna y tú mi Sol Pesé a nuestras diferencias hay una conexión Yo soy un libro abiertoY tú eres un asertijo Soy una pintura con todos suscoloresY tú un lienzo blanco, a libres interpretaciones Yo una canción muy movidaY tú una suave melodia Soy una noche estrellada Y tú un día soleado Yo colores fríos  Y tú los más cálidos Somos un valance Eres mi contraste Somos diferente, pero tenemos una cosa en común Algo que nos une contra impedimiento algunoAmor, el amor que nos tenemos Es más fuerte que todas las diferencias que poseemos.           - IO                      
La caja   Raúl era el menor de cinco hermanos. Su madre lo protegió en demasía ya que nació primerizo y fue siempre más débil que el resto de sus hermanos, todos militares, por cierto. Estaba acostumbrado a ser la burla de ellos “el protegido de mamá” le decían en tono burlesco cuando querían molestarlo y si la cosa pasaba a mayores, se burlaban llamándolo “niñita”. Por esta razón, nadie lo tomó en cuenta cuando dijo a todos que estaba aburrido y que se iría de la casa. Menos cuando veían que no llegaba, ni sabían de él en todo el día. Su madre fuera de sí los recriminaba, haciéndolos responsables de lo que le habían obligado a hacer a “Raulito”, cómo solía llamarlo. Su padre, alto jefe del ejército con las manos detrás, los miraba en son de recriminación, mientras movía el pie derecho marcando el paso. Todos parecían consternados, nunca se imaginaron que podía llevar a cabo su plan. Lo cierto es que, con un bolso de mano y una mochila, le vieron salir, e incluso le hicieron señas de despedida, pensando que ese arrebato no duraría ni siquiera el mediodía. No por nada tenía, apenas diecinueve años, con un carácter quinceañero. Miraba el celular, mientras esperaba su turno para abordar el avión, cuando el extraño anciano, se acercó a él, y masculló entre dientes si podía dejarle esa caja a su cuidado mientras iba al baño. Accedió sin darle mayor importancia, y siguió viendo su celular. No recordaba cuanto tiempo había pasado, y sintió por parlantes la información de su vuelo. Por una serie que había visto en Netflix, había decidido viajar a Estambul. Al principio pensó en hacerse el desentendido y dejar la caja en el asiento, seguramente nadie la tomaría. Faltando diez personas, miró hacia atrás y vio que la caja se mantenía ahí y el anciano no aparecía. Sintió angustia, corrió hacia la caja, la tomó y fue al baño. Al entrar gritó – “señor, se va nuestro vuelo, le voy a dejar la caja en el lavamanos, trate de apurarse. Pero cuando quiso soltarla, esta parecía pegada a sus manos. Pidió ayuda a los presentes, pero sorprendidos por lo que pedía, nadie se le acercó a ayudarle, a pesar de que suplicaba “Por favor, me pueden ayudar a soltarme de esta caja”. Con ella entre sus manos, buscó en todo el baño, pero el anciano no se encontraba. Quizás no lo vi salir -pensó- y se fue corriendo a abordar el avión. Se sentó por suerte para él, al lado de la ventana. Cuando llegó el momento de abrocharse el cinturón, no sabe si fue la vergüenza o el exceso de sudor de la caja, pero pudo soltarla. Armándose de valor, le preguntó a la azafata si había abordado el avión, un anciano que vestía un abrigo negro y un sombrero gris. Ella sonrió, con esa descripción era poco probable que lo recordara. Le comentó que quería devolverle la caja. La joven la tomó y fue preguntando a los pasajeros si a alguien le pertenecía, pero nadie la reclamó. Volvió al asiento de Raúl y se la devolvió. Lo siento, al parecer el anciano que dices, no tomó este vuelo. Cuando lleguemos a destino, puedes entregarlo a nuestra aerolínea, ellos se encargarán de ubicar a su dueño. Apenas le sirvieron el desayuno, apartó unas servilletas para tomar la caja y evitar de ese modo, se le quedara pegada a sus manos. Era invierno, sin embargo, sus manos le sudaban exageradamente. A su lado una mujer mayor le observaba con ternura, y tan pronto se dio la ocasión, inició la conversación, hasta que vio la posibilidad de consultarle, que llevaba en esa caja. No lo sé -contestó abrumado y la metió bajo el asiento y se hizo el dormido. Más tarde se levantó al baño. Y le pidió a la anciana, le cuidara la caja. Al salir del baño, se sorprendió del alboroto que había en el avión. En el pasillo había un hombre con un arma amenazando a todo el mundo y tenía de rehén a una azafata. Al percatarse de la presencia de Raúl, le gritó enfurecido ¡dónde te habías metido compañero! (¿Compañero?) ¿Quién era ese tipo que lo llamaba compañero, que además llevaba puesta una máscara del Guasón? ¡Vamos muévete! Le dijo de modo prepotente, y le extendió la caja. ¡Ábrela de una vez! Lo seguía increpando, al ver que Raúl no atinaba a nada. Al levantar la tapa, encontró un arma. Sorprendido y asustado quiso arrojarla lejos pero nuevamente la caja estaba pegada a sus manos. Anda ve a la cabina y dile al piloto que cambie de rumbo a la Isla de Madagascar ¿Madagascar? -argullo Raúl. Sí hombre Madagascar, anda ve, no puedo hacer todo yo. Las aeromozas que estaban en el sector de la cabina le miraban aterradas, mientras Raúl caminaba en esa dirección con el arma empuñada. Mil cosas pasaban por su mente, no podía mirar al resto de los pasajeros, sólo podía sentir como exudaban temor. Abrió la puerta de la cabina y sin esperar que ambos pilotos se dieran vuelta, gritó ¡Tengo un arma, hagan lo que les digo y no les pasará nada! ¡Cambien de rumbo, iremos a Madagascar! ¿A Madagascar? Preguntó el capitán ¡Sí, a Madagascar! Pero no tenemos combustible para llegar allá -quiso alegar el piloto ¡Obedezca! Volvió a gritar Raúl. Así se habla compañero- decía el hombre que había iniciado todo esto a su espalda. Se sintió como el avión realizaba un viraje, inclinándose de sobremanera, provocando múltiples alaridos de los pasajeros, quienes argullaban todo tipo de sonidos y palabras entrecortadas, producto del espanto que estaban viviendo. Por más que trataba de entender que estaba ocurriendo, no podía concebir por qué ese hombre le llamaba compañero, que era lo que quería conseguir, la muchacha que tenía de rehén le miraba aterrada, su expresión demacrada le consternaba. Y ¿si lo amenazaba y hacía que todo volviera a la normalidad? Sí, eso haría. Quiso moverse por el pasillo en dirección del tipo, pero éste le instó a que no se moviera. Buscaba entre los pasajeros, alguien que pudiese detener a ese lunático. Necesito ir en busca de mi medicina que está en mi mochila, debajo del asiento – mintió. El hombre apuntó a la mujer mayor y le dijo que sacara la mochila. Nerviosa, trató de buscarla, pero no había nada. Cuando comentó que no estaba. Raúl, empezó a apuntar a todos los pasajeros ¿Quién tomó mi mochila? Necesito tomar mis medicinas¡Quiero mi mochila ahora! Todo el mundo estaba afligido, miraban en todas direcciones, una mujer al fondo del avión (que al parecer entendió lo que Raúl quería hacer) levantó una mochila y preguntó es esta. Sii, es esa, pásenmela, ya pásenmela gritaba Raúl eufórico. Cuando el hombre se dio vuelta, le hizo una seña a la azafata rehén y esta se agachó, Raúl con dos pasos ligeros, se abalanzó sobre él, ante el griterío histérico del resto de los pasajeros. El hombre se golpeó con uno de los asientos, lo que aprovechó Raúl para quitarle el arma. Enseguida, levantó ambas armas y se dirigió a los pasajeros, para explicarles que no era un terrorista y que soltaría las armas, para que todo volviera a la normalidad. Estaba tratando de bajar los revólveres cuando un tipo gritó -a él- instando que atraparan a Raúl. Ante este escenario, nuevamente tuvo que apuntarle y pedirle que se alejara. Por alguna extraña razón, la gente no creía en él. No sabía qué hacer. Le pidió a la azafata que había usado de rehén que le avisara al Capitán que volviera a su rumbo inicial, tratando de darle una señal a los pasajeros de buenas intenciones. La muchacha corrió a la cabina. Raúl la siguió y pidió a todo el mundo que permaneciera en sus puestos con los cinturones abrochados, mando a las dos aeromozas que se preocuparan que esto ocurriera. La azafata volvió y con su carita demacrada- en voz baja exclamó- no podremos volver, estamos en mitad del océano y no tenemos combustible para llegar a ningún destino ¡Vamos a morir! Raúl, se tomó la cabeza ¡No puede ser! Gritó, una y otra vez, todo el mundo le empezó a gritar para saber que pasaba, entonces la muchacha soltó el llanto y exclamó fuera de sí ¡Vamos a morir, vamos a morir! Se desató un descontrol total de los pasajeros, varios abandonaron sus asientos y fueron hacia la cabina, el capitán estaba parado en la puerta y les dijo, no sacamos nada, el avión capotará en unos 40 a 45 minutos aproximadamente. En eso, el secuestrador del avión volvió en sí. Y comenzó a argullar palabras, Alguien le sacó la máscara y apareció la figura del anciano (que le había entregado la caja a Raúl) Este es el momento pecador de salvar sus almas, están a punto de conocer el camino de la salvación, liberen sus pecados ahora. Despídanse de sus seres queridos, aprovechen sus últimos minutos. La gente enloquecida sacaba sus celulares, y entre llantos, gritos, trataban de comunicarse. La histeria colectiva, se apoderó de todos los pasajeros. En eso, Raúl, gritó, siéntese todo el mundo, apuntando a todos lados. Capitán, este avión debe contar con paracaídas, tráigalos de inmediato. Una de las aeromozas, los sacó de un compartimento, eran seis en total. Raúl, preguntó si había alguna mujer embarazada, y en la fila del medio alzó la mano una mujer. Con la pistola empuñada, le indicó que se acercara, hay adolescentes volvió a preguntar y se pararon más de una docena. Raúl decidió por cinco y les pidió que avanzaran donde se encontraba. Todo ocurría entre gritos, llantos e histeria. Raúl instaba a los jóvenes a apurarse. Le pidió al capitán ayudara a que los elegidos a que se abrocharan los paracaídas y les diera las instrucciones de uso. Acto seguido preguntó a los pasajeros si alguien deseaba quitarse la vida, y ofreció uno de los revólveres. Un silencio sepulcral, se apoderó de los pasajeros. Fue entonces que, desde los asientos traseros, se levantó un anciano y lentamente con su paso cansino se acercaba a Raúl, mientras su mujer lloraba y le gritaba entre sollozos ¡No lo hagas Samuel, no lo hagas amor, te lo suplico!, pero el anciano no cedía en su propósito, ante la desazón de los pasajeros que le miraban consternados por la decisión. Una mujer quiso impedir que continuara, pero le apartó la mano y continuó. Dado que el anciano caminaba muy lentamente, la dramática escena iba encendiendo la angustia y el miedo danzaba como una bailarina por el estrecho pasillo. Una vez que el anciano detuvo su peregrinaje frente a Raúl, le pasó la pistola, le quitó el seguro y le ayudó a sostenerla adecuadamente. El anciano con mano temblorosa llevó el arma hasta su cabeza, cerró los ojos y apretó el gatillo. Su rostro se salpicó de sangre, pero seguía vivo, mientras del cuello de Raúl borboteaba la sangre. No pudiendo resistir la idea que el anciano se quitara la vida, trató de evitarlo, pero en el momento que tomó el arma, se disparó y la bala le atravesó el cuello, sintiendo una clavada ardiente en esa zona. Se llevó la mano y al comprobar como le salpicaba la sangre, se dio cuenta que esta loca odisea llegaba a su fin, trató de mirar a los pasajeros que entristecidos le miraban, lentamente se le nubló la vista, sintió que las piernas le flaqueaban y perdió el conocimiento. Sentía que iba cayendo en un agujero eterno sin fondo. De pronto le pareció escuchar una vocecilla suave de mujer, mientras lo remecía. Creyó volver del más allá, cuando abrió sus ojos y se encontró con la bella aeromoza, que amablemente, le pedía que se abrochara el cinturón, pues estaban próximos a aterrizar.                                                      ***********
Sumérgete en las aguas profusas de mi cuerpo y percibe la pasión ambrosiana del encuentro, desemboca un aluvión en mis afluentes diversos redimiendo con amor los avatares del tiempo.   Sumérgete en las aguas profusas de mi cuerpo infringiendo la distancia que te mantuvo lejos.   MI LUCIDA VESANIA JORGE AMADO SERRANO SUARDI – SANTA FE – ARGENTINA
Hoy me siento como en la cuerda floja. Mis brazos, mis piernas, mi ser entero se tambalea. La necesidad es de estar, pero el deseo de huir,¿qué hacer entonces?El mundo en que vivimos insiste en ir contra loque es bueno para nuestra salud mental y en el mientras tanto, sobrevivimos. De algún extrañísimo y revoltoso modo, pero sobrevivimos. Probablemente muy en contra de nuestro bienestar o en piloto automático.Así, casi sin sentir lo mínimo.  La cuerda floja es cada vez más floja: no suelta, pero no ata con firmeza tampoco.La mente entonces, es como un animal frágil, de alas demasiado débiles como para volar.¿Qué hacer cuando no se puede más?  
¿Existe lo humano? ¿Existe lo divino?¿Esto es real, genuino?¿A qué vinimos? ¿De dónde nos fuimos?¿Por qué estamos acá? ¿De qué privilegio gozamos por hacerlo?¿Hacemos las cosas que de verdad queremos o sólo las hacemos por costumbre?¿Podemos amar? ¿Qué es el amor?Lo único real es lo que se puede sentir. No nos puede engañar lo que sentimos. 
Tengo cosas para decirte, pero no querés escuchar. No es nada importante y es verdad, no vas a escucharme. No sé a dónde fueron los días que nos vimos, no los buscamos más. Parece que era el vino el que nos impulsaba a la honestidad,pero en algún rincón quedó relegada por los dos. Preferirnos lo fácil: darnos vueltas cual adolescentes desencontrados en lugar de mirarnos.Quiero mirarte a los ojos otra vez.Abrazarte y acariciarte el pelo.Quiero volver a dormirme y que hablemos sobre nuestro existir, sobre no morir.No es nada importante lo que tengo que decir y es verdad, no vas a escucharme.No quiero desperdiciar ésto que siento. Quiero que todo alrededor se apague, se calle, y quedemos solos para mirarte a los ojos.Abrazarte otra vez. 
Textaleros
Lumiere de Paix
Joaquin Acosta
Tonno Ferrer
denis
Dafne
enrique araujoviedo
Ayelen Natacha
karina gudalupe
Francisco Javier Galora Silva
victor salmeron
Natalia
maod
Delfina
esteban patolzin catarino
Ronald Linares
Juliann
Tollita
Rosa de Lima
Tavo
ViudaNegra
Camilo Cuadros Crdenas
Manuel Murillo
claudia ocker
Nadia Pia Freire
Paola
IVI
Scarlett Carducci
Alma Errante
Darwin Gonzales
santos morello
Lizbeth Cabrera Martnez
sol morales
Ronald Bahamondes
Hector Barra
Daniela Hernndez Camarn
Candy Candela
Ryan Castillo
Tahimir Maldonado
Isabella
MIRNA LPEZ BEZ
diego emmanuel morado trejo
Maria Brito
Nick Nasty
Enrique Miguel Prigue
carlos alberto rocha garcia
Nela A. Troisse
Laura Castellvi
cristina marin
MARA DE LOS NGELES MELLA FERNNDEZ
walter vasquez blas
Claudia
MARIA ANA ROSSANO AGUIAR
Jessica Hernndez
Ileana Salazar Belloso
Marisa Rodriguez
Anonimo secreto
Jack Ochoa
VAL
Juan Carlos Maldonado Garca
leonardogustavo
natalia
Odalys
adrian
Julieta
Cherie
Milford F. Peynado
Morlaco Smith
Mara Rodriguez
Kristell
Miguel ngel Espitia
FERNANDO RAMIREZ CORTES
Mely
Eduardo Fabio Asis
David
Brbara Giselle Herrera Ramrez
Marita
carlos
wesleepforever
Paulo
Lia Pritchard
Jony Daz
Eylin De la hoz
vazrich
Debora Bustos
Estrelliita Fugaz
Octavio
Hilda E. Caas M.
Danieru
Sebastin
JorshiaE
apo
Jhimmy Anthony
esperanza
Alf-rad Torres Ramrez
tonatiuh.teutli
RENCOR
Manuel Carruido
Jorge
Jessica Melo
Ral Mendoza
Mara
Hanna
Celinda Vergara Ferreira
SIRISO IR