Categorias
Recientes Más Leídos Mejores Calificados Más Comentados
De: Hoy Esta semana Este mes Siempre
                 Los que vestimos de Noche, de la noche sabemos,               Nos movemos tras la corteza de los  átomos y árboles, nos mecemos.                 Nunca nacio de día mi ser de cuerpo entero ni rocé madrugadas.               Agua y nieve nos tapan y somos oquedades abiertas sin ideas de sueño....               Hay una gallardía inherente a la niebla y verdad que se agarra a las piedras.     Somos lo decidido cuando el tiempo no pesa y lloran muchachuelas abandonos funestos.       Los seres que la luna le concediera al cielo son nefastos y aciagos: mano de la hecatombe. Con nuestra trato trato que no sean nefastos ni los sacie lo indigno pues son viajantes tenues.            El Amor de las cosas penetra en esas cosas y revienta el silencio entre cada amopola.       Escarbaré los aires con mi mano de tuétano, tocaré las melenas de las hembras doradas...        Pero el día vendrá con su inquietante pausa y creará las bestias que lo oscuro borrara    penetrará en las nubes que hay en los cerebelos y ninguno sabrá que la noche es gallarda.             Yo de la noche salgo, como raíz erguida, como paloma ciega y soledad de caballo                              
De noche
Autor: Richard Albacete 
En: Poesía 
8 Lecturas
En la plataforma del pabellón quirúrgico, tras la luz potente, mi consciencia se hizo humo y apareció un espejo con mi malogrado retrato, semejando una pantalla de entretenimiento mientras el profesional hacía su trabajo. También en ese cuadro había más; estaba gran parte de mi vida, junto a toda mi familia y mis amigos, y estabas tú llorando angustiada, despidiéndome con un blanco pañuelo y lanzando un puñado de tierra sobre mi cara. En un túnel negro interminable me fui sumiendo lentamente y me vi gritando desesperado: ¡No es esto lo que quiero..! Devuélvanme, por favor, al comienzo… Una mano suave y un rostro angelical de una muchacha humedecían los labios secos de mi boca y me decía con dulzura: Tranquilo, cariño, que desde aquí no te irás a ninguna parte. Era mi esposa haciendo de enfermera.
   
<< Start < Prev 1 Next > End >>