• Elvia Gonzalez
elvia
Busco la perfecion, en lo cotidiano de cada día, y entender la naturaleza en plenitud, como poder expresar esto mismo en palabras
-
  • País: Argentina
 
El  silencio   se  rompe, Por  el  viento   que  canta, Son  los  ruidos   más   deseados, Piececitos   se   oyen, Corretear   de   prisa,    Alteran   la  monotonía. Días   grises   no  se  acercan, Ellos   los   diluyen. Con  sus  juegos    y   risas. Las   horas   deprisa   avanzan, Poniéndonos   de  cabeza. Dichosos   lo   aceptamos, Sacando   ese   niño   guardado. Renace    la   alegría, Nuestras      miradas   son    estrellas. De  la   mano   nos   conducen. Por   el   camino   del   arco  iris. Remedio   sanador, Se  pinta   en  todos  los  rostros. Juntos   entonamos. La  misma   canción. Danzando  por   la  vida. Con  nuestro  mejor   traje. Niños   siempre   niños. La   puerta   no  cerrara.  
Llega    la   noche. Trayendo  consigo    las   estrellas. La  luna   se  acerca   presurosa, A  bañarse   al   rio. Acompañando     sueños, Sabiendo    que  es   hermoso. Vivir     en   compañía.   Asoma    la   noche. Apacible  cantan   los  búhos, El  viento   suave Acaricia   los  arboles Acompañando   el   coro  de  ramas. Entonando  dulces   melodías. Abriendo  las   puertas   de  alma.   Se  acerca   la  noche. Ilusiones    se  desnudan, Esperando   el   silencio. Que   acerca    fantasías. Motitas   de  algodón   llegan. Acariciando  el   corazón. Liberándose   a  la   vida.   Noche   tras  noche, Espero  tu  llegada, Desnudas   los  secretos, Que  la   mente   esconde. Susurras    y   rosas. Mis  manos   frías. Atraparte    quiero   en  mis  aposentos.   Hoy     llegaste  distinta, Llorabas    a  borbotones. Sacudías   mis   cortinas, Trajiste  miedo  a   mis   sueños. Corrí  a  refugiarme. Debajo   de  la  cama. Me  enviaste   sombras.   Noche   distendida. Regresaste   a  la   ternura. Bella,  hermosa, Traes  nostalgia. Cielo   estrellado. Danzan  las  utopías. Aquietan   los  nubarrones.   Tomo  aire, Viene  la  lucidez, Sin   rencores,  ni   soledades. Solo   en  la  ciudad. Peregrino  por  tus  calles. Con  tu   eterna   compañía Noche   compañera.    
Los  hilos  de  la  vida   a    veces   se  desvían. Tocas  a  mi  puerta,   por  las   noches. Sin  excusas  pretendes  quedarte. Recuperando   besos   y  caricias  que  se   perdieron. Considerando   que   fuiste   tú,  quien  elevo   alas. Siguiendo      pseudas    ilusiones. No  quieras   aprisionar   mi  libertad. La  misma   que  yo  no  pedía. Cuando   te  marchaste. Ocupas    tiempos  en   mi   memoria, Pero   no   quiero   su   habilitación. Aprendí   a  caminar     sin    recuerdos, Barriendo    tú   imagen, El   viento   fue   la   fuerza  para    desdibujarte, Hasta    perder   tu  mirada. Tu     olvido   consoló   mi   alma. Hoy    es   algo   lindo   que  la  vida  se   llevó. Sueños   e  ilusiones    renacen. Ya   vislumbro   el   arco   iris. En   unos    ojito   que  me   llaman.  
SUÉLTAME
Autor: Elvia Gonzalez  57 Lecturas
                           Contemplo  esa  imagen  que  el  espejo  me  devuelve,  temblando  acerco  mi  mirada  a  ese   rostro,   no me  reconozco,      años   guardada   entre   cuatro  paredes,   tiempo    sin  saber   si  seguiría   viva   y  hasta   cuándo.                           Me  observo,  mi   mirada  la  noto    muy    cansada,   arrugas   tengo   pocas,  en  eso   fue   generoso   el  tiempo,   respeto  mis  sueños,   me  retiro   del  espejo,   vuelvo   a   acercarme y  me   interrogo,  ¿esa   soy  yo?     Mi   mirada   anegada   de  lágrimas,  trato  de  superarlo,      dándome    manotazos   intentando   secar   mis  ojos,    me  tiro   en  la  cama   dirigiendo  la  mirada  al   techo   sin  nada   a  ver,  la  dejo  errante,  sin  detenerse   en  ningún  lugar,   con  las   emociones    desordenadas,  lucho   por   calmarme,  me  siento  perdida,   confundida,  nadie   toca  a  mi  puerta,  nadie   me  apura,   no  me  gritan,  respiro  largamente   temiendo  quedarme   dormida.                         El  miedo   me  invade   y  si   entra   gente   de  la   calle   y  son  ellos,   ¡calma,  calma!!   Están  muy  lejos,   estoy   distinta    y   tengo   otro   nombre   y  la  habitación    es  interna , por  las   dudas   me  escondo   debajo de    la  cama,  escucho   pasos,  voces   nadie  se   acerca,  asustada      me  incorporo,   me  baño,    tengo   cinco  minutos    para  hacerlo,   ni  a  mirarme   me   atrevo,   estoy   preparada   ya  vienen   a  buscarme,   no  pasó   nada,   al  rato,   tocan    a  mi  puerta, salto    un  metro   del  suelo,   no  contesto,   me  habla  la  hermana   María    y  me  dice   es  tu   desayuno   si   no  quieres   abrir ,     corre   la  ventanita  de  la   puerta   para   entregártelo,  así   lo  hago,                            No  Salí  de  mi  cuarto   por  tres   días,   nadie   me  presiono,  no  me  miraron  raro  todo   fue   normal,   lo  que  me  animo   a  salir   de mi  encierro  voluntario,   me  acerque  a  un  gran  salón,   muchas   chicas,  mujeres   grandes,   mamas   con  bebes   de  cunas,   todas   haciendo   algo,  tejiendo,  cociendo,  otras   cocinando ,  tomando   mate,   todas   reían,    miraban  la  TV,         fui  invitada   a  unirme   al  grupo , preguntándome    si   tenía   conocimiento   de  labores   manuales,  conteste   que  no,  por  hoy   observaras   y  decidirás  lo   que  te   gustaría   aprender   y  mañanas  nos  lo    dirás   dijo   la   coordinadora,  pero   no  te   salvaras   de   hacer   ronda    de  mate,  sino  sabes cebar   hoy   aprenderás,   por  si  acaso   me  senté   cerca   de  una  puerta   y  ventana,                            Mi  desconfianza,  mis  temores,   me  jugaban   en  contra,   no  era   capaz   de interactuar   y  la   coordinadora   me  dice   que   vendrá   una   psicóloga   para   evaluarme  y  para   dar   respuestas   a  todas   esas   dudas   que   taladran   mi   cabeza,  no  te  presiones   los   procesos   y  cambios  llevan   mucho   tiempo   así  que  no   corras,  no  te  exijas    más  de  lo     que  das  y   no  te   cuestiones,    me  dice,  eso   es  fundamental.                          Dormía,  no,  dormitaba,   finalmente   fui  vencida  por   el   agotamiento   de  noches  de  desvelos,  mis  pesadillas   no  me  daban  tregua,  siempre   sirviendo   en  distintos   bares,   con  ojos   al  acecho   que  no  me   perdían    de vista,   tampoco   podía    tardar  en   el      baño  pues  era  sinónimo   de    sacar    la  vuelta   y  no   generar     dinero.                          No  tengo   barreras   ahora,  pero   en  mi   mente   no  he   evolucionado,  sigo    sumisa,   con   miedos   de  no   agradar,   que  todo    este   mal,   dependiendo   del  humor  de   mi    dueño,  pues   era   lo   que  siempre    nos   decían,   sin  libertad,   no   eres  nada,   no     tienes   escapatoria,   siempre    pertenecerás   a  alguno   de  nosotros   y  como   tal   nos   debes    servir,  horas   extenuantes    de   trabajo   eran  lo  habitual.    Dormir   no  más   de    cinco   horas,   se  supone   que   eran   suficientes,   fines   de  semana   se  triplicaba    la   demanda   de  clientes,   y   nos   trasladaban   a  distintos   puntos,   en   camionetas   cerradas,   así   no     reconocíamos    el  camino    y  de  preferencias   feriados   y   domingos   no  muy   temprano,   así   las   carreteras    están     más   solitarias.                            Nunca   hubo   quien   se  interesara   en   saber   de  mi  vida,  quizás   porque  nací   en   pueblo   chico,  olvidado  por  el   tiempo.      mis  padres   ya  no   estarán,   mis  hermanos  no   me   acuerdo,    yo  tenía   16   años   cuando   me  subieron   a  una   camioneta,  estuve   encadenada   mucho   tiempo,   hasta   que  la  debilidad    no  me  dejaba   ponerme    de  pie   y   de  ahí   recorrí   muchos   bares   hasta   que  por   esas    cosas   de  la  vida  hubo   un  accidente  en  la   carretera,   la  camioneta   donde  me  llevaban    quedo   calcinada    todos   murieron   y  yo  para   que   no  me   encuentren    me    metí   a  unos   pastizales   y    me    adentre    por    huellas,  corría,  caminaba,   me  caía,  el  miedo   me  consumía.   hasta    que   me   desvanecí    en  lo   que  parecía   una  plazuela    rural    y   ahora   despierto   en  esta    especie    de   internado,   por   lo   que   observo    no  soy   la  única,   muchas    mujeres   sufridas,   las   huellas    de   sus   rostros   las   delatan   y  sus   miradas    sin  brillo   como  la   mía,  cuando   nadie   las   mira,  quedan   suspendidas     en  el  tiempo,  buscando    algo  en  que   perder   la  mirada.                     Han  pasado   como  2   meses,   estoy   aprendiendo   costura,  a   cortar   el   cabello    a   cocinar,   vino   una   madre  superiora   para   conocer   mi  historia,   no  sabía   por  dónde    comenzar   pero   ha  sido   muy    paciente   y  solo   hace   una  o   dos   preguntas    sin   apresurar   las    cosas,  paso  a   paso   tomo   dimensión   de  las   cosas,   de   lo   sucedido   conmigo ,  he   llorado   tanto,  todas   las  lágrimas   guardadas    por   años   interminables,                    Será   que  la  vida   todavía   me  pide    luchar   porque   sigo   estando.   Comenzar   de  cero   es  lo  mejor   se  me  ha  dicho,   todo  a  su  tiempo    se  ira   acomodando,  tengo    nuevo  nombre,   mis   cabellos   teñidos    con   nuevo   corte,   otro   estilo   de  ropa,   cada   paso   que voy    dando   es   como   juntar   y   remendar   mis  pedazos,  duelen    y  mucho,   estoy   aprendiendo   a   escribir,   a   leer,   mi   proceso   será  muy   largo    pero  depende   de  mí,   tengo  casi   cuarenta   años  y   por   ahora    no  debo    pensar    en  buscar    si  me   queda   familia.  Porque   no   hay   grandes    recursos  y   si    hago   publica     mi  situación,    estaré    expuesta   ante    los  medios   y  como   yo   otras   mujeres   correrían   riesgos   sus    vidas   y  seria    localizado    el    refugio.                   Han   pasado   casi   dos   años,   voy    avanzando   en   la  recuperación    de  mi   vida    muy   lentamente,   tengo   periodos   de  retrocesos    muy    marcados,  fui   ubicada   en    una    casa    en  el   cuidado   de   personas   mayores,    hago   limpieza   y  los   fines    de  semana    voy   al    refugio,  todas   ayudamos,   ya  tengo   mi  documento,  no  he   encontrado   a  nadie   de  mi  familia,  si  voy   juntando  dinero   para   ubicarlos   por   medio   de  un   investigador   privado,    que  no  lucra   y   tengo   asesoramiento   que   lo  provee   el  refugio, en    cada   paso  dado   no   estamos   solas,   Aprendí  a  leer,  escribir   a  usar   internet  muy   restringido    pero   voy    adaptando    mi    existencia   a   la  nueva    era.   Si    aprendí    a  no   confiar    en  nadie,  a  no   esperar   nada   de  nadie,   el  proceso    de  abrirme   todavía   lo  desconozco,   me  protegí     ignorando   mis  emociones    y    ahora    comienzo   a   descubrir   mis   emociones   a   entender    que  pasa    por   mi  mente,  las  sensaciones   de  mi  cuerpo,   los   dolores,  como   es  tener   sueños,  conquistar   ideales,   es   recuperar   años   que  me  fueron   robados  y  me  doy   cuenta   que  las   etapas   en  nuestra   vida   no   las   saltamos,  las   vivimos   mucho   más   tarde,  parece   ridículo   porque   revivo   mi  adolescencia    en  un   cuerpo   más  viejo,   me   doy   ánimo   y  fuerza   para   contemplarme   en   un   espejo,  conocer   arrugas,   lunares,   muecas,  gestos.  Ver   mis   dientes,  verme   toda,   por    mucho,   mucho,    tiempo      fui   incapaz    de   contemplar  mi   cuerpo    desnudo.                    Es  un   proceso    muy   largo,   un  replantearse   dilemas   cada    día,      la   soledad   también   toca   a   la  puertas,   los  miedos    no   se  marchan,    las  pesadillas   recobran   realidad   en  las   noches,  no se  duerme   sin  luz,   los  fantasmas    siguen   esperando   el  ataque   y   yo   siempre   alerta.  
ESCAPE
Autor: Elvia Gonzalez  65 Lecturas
Te   impones  altiva   dominando    ciudades   y    carreteras. Acercando  tu  imagen  por   caminos,   hasta   nuestra   mirada, Que    no  te   esquiva,   aseverando   la   belleza De  la  que  sos   portadora,   como   toda   una  dama, Palpitante    bella,   seduces    correspondiendo   a   la  admiración, Que  exhala   por  nuestros   poros. Nos   conduces    por   tus  orillas,   para   entender   tus   silencios   ancestrales, Queriendo    contar   tú   historia.   En   un    invierno    que  te  cubre  de   nuevas   vestiduras.  Te   acaricia    un  sol   tímido    que    asoma   su   brillo. Entre    laderas   impenetrables,   la  nieve   alborota   sensaciones. Cubriendo   la  floresta    que  nacerá   en  primavera. Tu  vientre   contiene,  volcanes,   glaciares,  valles,  cordones  montañosos,  Por   ahora   relajados   descansan   dormidos. Al   incursionar   entre   tus    brazos,  encontramos    secretos    dormidos. En  cada   peregrinar    a   tus  fajas   indomables   de   tierra,  tuve   que  hacer   un  alto. Nos   elevas    a  tus    ruidos   a  tus    misterios. Te   reflejas   en   apacibles   lechos   de  ríos,   lagos. Avivas     nuestro,  deseo   para   no    querer   abandonarte. Tejiendo    sueños    que  les   nace   jugar   con  las   emociones.  Sos   la  estrella   de   cada   estación   invernal. Que   amamos   visitar    para   acariciarnos. En   una   nívea     manta   que    extiendes   a  nuestros   pies. Cerrando   los  ojos   percibo    esa   simpleza   de llegar   al   cielo. Escalo     tus    laderas     intentando     acercarme   más. Sos     ese  embrujo    que  me  llama   y   no  quiero   soltar.   
CORDILLERA
Autor: Elvia Gonzalez  40 Lecturas
Te  diseñe   con  las  coordenadas   de  mi  mente. Fue  el  boceto    semejante    al  que  yo  quería. Le  inyecte    parte  de  mis  sentimientos. Intente   darle    vida  a  tu  mirada. En  mi  retina    no  fuiste    de  papel. Mero   desliz  de  la  razón. No    acepta   equivocaciones. Rescatando  tu   creación Quise   darte    alma   y  corazón. Difícil   lograr   este   objetivo.  Intente    seducir  a  la   vida. Que   al  final  oyó  mi   vos. Le   envié  muchas   cartas   de  amor. Muy    pocas   percibo   que  leyó. Porque   mi  mañana    no   asoma.  Pero   mi  valor    no  lo    dejo   escapar.  Mis   sueños  avanzan   abrazados   al  viento. Me  engaña   cambiando   direcciones. Pero   al  cielo  me  llevan   las  golondrinas. Ese   naufragar   no  es  un  pañuelo. No  es   ilusiones  de  cartón. Juegan   en   ronda  con  mi   tenacidad. Que   no  permite   que   le  tuerzan  el   rumbo. En  la  calesita   de  la  vida.    
SEDUCIENDO LA VIDA
Autor: Elvia Gonzalez  106 Lecturas
 Píntame   en  el   ego  de   tus  días. Esos   donde  te  sientes   el  rey  de  la  noche. Seductor,  arrogante,   nada   te   detiene. Yo  la  ignorada   de  sus   deseos. Hoy   viene   a  cruzarse   en  tu  camino. Quizás   para   romper   rutinas. Esas  que   desgastan   horas    y    semanas. Buscando   llenar   de  atractivos   sus   momentos. Negar   el  vacío    de  emociones. Solo  me  conduce  a   soledades. Que  fingen  compañía. Vestir    sin   esencia   la  vida. Descree    mi   propia     inteligencia. Tú   eres   el  correcto. En  la  desnudes   de  mis   sentidos. Provocando      pasión,    que  suelta   sus   amarras. Hacia    el   croquis   de  su  piel   huérfana   de  caricias. Transitando   el   éxtasis   de  cuerpos   entregados, Al    más   bajo  instinto,  allí    donde   las   reglas   son   escasas. Es  la  lujuria   que   se  apodera  de  los  momentos   sublimes. Viviendo   a  mi  manera,   no  me  arrepentí  De    pasar   periodos    que  la  razón   quiere  entender. Yo   no  le   quiero   responder. Solo   navegar   ahogando   corduras. Es   la   soledad    quien  se  está   enamorando    de  mi    morada.
Trence   la   vida             Ella  me    desafío.                      No  quería    dejarme   libre.                                        Planeaba    el   aguijón.                                                          Asechaba    mis    días.                                                                Provocaba    tu   ausencia.                                                                                                                Ahogando   mí    libertad.                                                                                  Mala   jugada   del   destino.                                                                                                                Saque  un  valor  Ignorado.                                                                                   Reverti    su  pleito.                                                                                       Iniciamos   el  dialogo.                                                                                            Nos   encontró  la   luna.                                                                                          Haciendo     historia.                           Carcomiendo    desventuras.                Arreglando   los  tantos.       No  me  dejo  argumento. Defendí  mis   derechos.              Peleo    por  los  suyos.                            No  cedi   un   ápice.                                        ¿Qué  hacemos   entonces?                                                                    Comprensión    digo.                                             De  acuerdo,  acepto.                           Nulos  días  no,   dice.                Quiero   paz. Yo,  también.     -    Cierro.  - 
LA VIDA ES LUCHA
Autor: Elvia Gonzalez  131 Lecturas
Te  quise  en  el  lamento  de  la  otra  orilla, Allí   donde  juegan  las    dudas.  En  la  soledad   de    compañía, Vestí   mi  mirada   con   tu   figura, Acrecentándose   en  la  tibieza  de  las   aguas. Levantaban   olas   entre  peñascos. Intentando     señalarme   el   barco    donde  marchabas. Confié   en  las   tertulias   pasadas. Deje   que   el   tiempo   no  me  afectara. No  quise   ser  ave  de  paso. Todavía   estoy   llena   de  ti. Para  que   confundir   la  esperanza. Que  se   aferra   más  que   un   abrojo. El   horizonte   pinta   nubes   negras,  otras   son  corderitos. No  es  un  buen  augurio,  anuncian   tormenta. Mis   pies   se  agrietan   en  el   vaivén   del  ir  y  venir. Dicen   que   el  barco   se  lo  llevo  el  mal  tiempo. Nadie   se  enfrentó   a   la   vida.    Llantos   y    tristezas    pintaron   los  rostros.   Mi   futuro   esta  echado. Me   adentrare   mar   adentro. La   vida   me  lo  llevo  y   la  vida   me  lo  devolvió. En  un  pedacito  de  sol. No  le   daré   sombras   ni  arenas. A  otro  destino   iremos   los  dos. Al   mar   no  lo   invitare    yo.     
PESCADOR
Autor: Elvia Gonzalez  80 Lecturas
En  el  acertijo    de  las  dudas Quiero   encontrar  el  claro   que me  lleve A descubrir  entre  dos  espejos  Una    imagen  correcta   a  elegir. Bella,  seductora,   pintoresca   la  primera. Me  encandila   con    sus     estrellas, Depositadas   a  mis   pies. La  otra   osca,   directa   sin   adornos, Me   exige   responsabilidad,  atención,  compromiso. Seduce  a   la  vida,   en  el  más   secreto  de  los  silencios Allí  donde  las  ideas   son    bosquejos   en   el   tiempo. Esperarte   a  ti,    no  tengo   tanta   esperanza. Pero   no  puedo  dejar   de  soñar. Sino   mi  peregrinar  por  este   mundo   no  tendría Razón   de  ser,   Quizás   si  continuamos    distantemente    juntos. Podría   descubrir   el   camino     trazado. Tan   solo  si  me  liberara   del   laberinto   de  tu  mirada. Y   el   acertijo  de  tus  caricias.  Yo  podría   encarar   un  posible   futuro    sin  memoria. Porque   este   todavía   no  llega  a  mi  vida. Lo  guardado   en  la mente   ya   fue,  es  pasado. Vivir   tan  solo   en  mi  imaginación. Sería   una   no  existencia   mía No  es  posible   porque   percibo   que  existo..  
ACERTIJOS
Autor: Elvia Gonzalez  106 Lecturas
Sos   ese   delicioso   aroma   que  eleva  mi  espíritu Relajas    mis    broncas   envueltas   en  torbellinos. Son   mis  labios   que   te  saborean.  Dibujas   el  rostro   que  quiero   ver.  Con   la  excusa   de  encontrar  sus  ojos Cálidos  sonriente   invitándome   a  que  le  siga.  Me   visto  de  buscadora   empedernida Sos   mi  aliado   perfecto   para   perder   la   noción  del  tiempo Quisiera   recuperar   su   hermosa   compañía. Tú  como  mi   buen   amigo,   vistes  mi  silencio  en  complicidad. Me  escuchas,   observas,   asientes,   me  contestas. Me   reprochas,   sos   ese   misterio   que   me  puede. Ayudas   a  que   encuentre   soluciones   y   alegrías. Me   das    ese  calorcillo   que   busca    mi   alma. Son  sentimientos   profundos    que  anhelo    cumplir. Respiro   frente   a   ti ,   confiando  en  un  nuevo   amanecer. Te  percibo   como   ese  beso  largo    soñado. Que   no  quisiera    descubrir    su  fin. Así   que  te   quiero   siempre   a  mi  lado. Para    recorrer    mi     peregrinar    por  el  cosmos. Sos     el    regalo    que  el   mundo  me  da. Para   decirme  que   a    pesar  de  todo,   la  vida    es  bonita.  Y    tú  me  sigues    provocando  con  tu  envolvente   sabor.   
El  día  jugo  con  mis   ilusiones. Trajo  consigo  al  viento   vestido  de  otoño Pinto  con  divertidos  colores    los  árboles, Rojos,  anaranjados,  cobres,   amarillos, Lentamente   les  va   despojando  sus   vestiduras. Avergonzados    tratan    de cubrirse   de  gris. Así   pasan   desapercibidos    hasta   su   renovación. Y  presentarse   en  decoro   cuando  llegue   la Hermosa  primavera  que  los   vestira   de  nuevo.   Irrumpes  el   letargo  de  mi  silencio  ocioso. Con  la   alegría   del   zorzal   tocando    a   mi  ventana. Buscas   que   lo   escuche   corriendo  entre  ramas. Refugiándose    del   viento   que  los  quiere  llevar   a  otro  lugar. Bajan     divertidos   escarbando   entre    hojas   secas. Algún   alimento   encuentran  saboreándolos   cuan   un  manjar. A  mi    faz    acercas   besos   con  la  brisa   susurrando Melodías     silbantes     dándose  los  buenos    días. Risas   robas   de  mis   labios   respondiendo   a   tan   hermoso    despertar.   Disparas    mis   cabellos   de  Norte   a  Sur  y  de  Este  a  Oeste. No  tienen   una  buena   dirección   a  la  cual    enfocar. Este   joven   travieso   realmente   quiere   divertirse. Obligándome   a     una  pausa  en  la    rutina   del   vivir. Fuiste   mi  motor   de  arranque   alejando  la  melancolía, Que  se   atrevía   a  nublar    mis   sentimientos.   Llenando   mis  ojos,  mi  alma    con  beneplácito. Asegurándote   de no  ser  desplazado. Difícilmente   quisiera  yo   perder   esta   amistad.         
Cogí   las  palabras   que   el   viento     ocultaba. Reclamando  un  espacio   para   decir   esas  cosas   importantes, Que  el  corazón   en  el   silencio    profundo   calla. Con   la  certeza   de  una  gaviota   volando  libre   sin   hilos   que  aten    sus   alas. Quise     desandar    ese   misterioso     temor    del   fondo   oscuro   del    alma. Frenando    el   camino    a  conocer     más   allá   de  mis    horizontes. Aguijoneando   los    miedos    mar    adentro,   allí   donde  somos    ignorados. Veo  pintada     de  nubes   grises    la  esperanza,   Rostros   escondidos    entre   malezas   se  ocultan, Sus   ojos   sin  brillo,  enormes   asustados   miran   alrededor. Las    letras     giran    y  rotan   entre    nebulosas    rosando   figuras. Nadie   osa   asirse,  a  pesar   de    formar   lianas. Intentando   el  rescate    de  quien   así   lo   quisiese. No  se  atreven   cruzar    la   mente   empantanada. Temores   a  las    nuevas   ideas,  a  lo   desconocido,  no  sea   que  los  cambie. Como  siempre   están   los   más    jóvenes   y  audaces. Llegaron     sin  aliento   traspasando   la  cortina   que  les  cerraba   el  paso. Alcanzaron    el  último   hilo      antes   que  desaparezcan   las   letras. Nuevamente    resurgieron   las  palabras. De  regreso   a  la  fuente,   la  palabra    tiene   nuevamente   posibilidades. Para   hablar   y   no   ser   tan  solo    palabras  al  viento.  
TAN SOLO PALABRAS
Autor: Elvia Gonzalez  120 Lecturas
 El    un  día  llego   corriendo, Acaricio  mis   cabellos, Estrujo  su    faz   entre   mi   pelo, Reclamo   que  de  mis  labios Volara    un  perdón. Eso  fue   hace   tanto   tiempo. Que  ya  olvide   su  rostro. Mi    memoria   se  marchito  Como    protección   a  mi   desventura. Fui   con   el  huracán   de  las  emociones. Recorriendo    los  campos,    elevada  por   el  viento. Hasta   que  fui   recogida   por   la  brisa, Depositada   en  una   nueva   floresta. Heme   aquí   comenzando  con  la  vida  de  la  mano. Que   enlazo   su   esencia   en  mi   humanidad. Yo   camino    feliz   a  un  nuevo   destino. Asimilando   los   giros    en  los  que  he   sido  incorporada, Ya  no  estoy   en  orfandad, Fui   protegida    en  virtud   y   en   siembra. Para   que   buscar   un  te  quiero. Entre   dos   hojas   secas,   quedo  tu  nombre. Di   vuelta  la   página, Cierro   mis  ojos   y  no  estás   en  ellos. No  tengo   reproches. No  eras    parte   del   enlace   con  mi  existencia. Me  marche   sin  mirar    atrás.
SIN VUELTAS
Autor: Elvia Gonzalez  158 Lecturas
Desnudo  mis  miedos   en  el  acertijo  de  la  noche. Las   estrellas  no  vinieron   a   brillar  a  mi  paso. Quizás    perdí   la   orientación     de   la  luna. Esquiva   bañarse   en  el  lago   de  aguas  agitadas. Heme   aquí   en  la  prolongación  de   tu  sonrisa. Transitando   mi  cuerpo   en  sintonía   con  el   tuyo. Por    surcos   y   quebradas  para   quedar   retratado  En  el  lienzo   de   tu   piel.  Saciando     el  vuelo   de  la  pasión En  conjunción   para    seguir   en  placidez,  Por   el  valle  de  la   armonía,   que  contiene  Preludios   de  sentencia  del  exacto   vivir. Antes   que  los  devore   la  culpa.  En  un   tiempo   sin  tinta   para   anotar. Esta   aventura   de  una  profecía   anunciada    Por   rosas   de   perdurable     roció. Que   señalaron   lo  que   vendría Con  sus    efluvios   de  exquisita   fragancia. En  días   previos    a   lo   acontecido. Cuando   los  eco  de  la   noche Respondían    al  llamado    de  las     penumbras.  Abriendo    sus   puertas    a  mi   destino. 
DESNUDANDO LA NOCHE
Autor: Elvia Gonzalez  186 Lecturas
Te  busco  en  cada  amanecer Mientras  cae  la  lluvia, Te  esperare,    En  él  mientras   tanto, Conversan  las  ideas   entre  sí. Corrí   llevando   los  sueños  de  la  mano, Quería  evitar   que  se  los  lleve  el  viento  furioso. Y  los  deje    sin  destino. Ellos   buscan   anidar   sin  importar   el  lugar. Quieren   estar   conmigo.  Crecer,  llegar  a  la  madurez    y  volar.  Quizás   como  te   fuiste   tú. Te  imagino   como  un  ángel, Que  protege   mis  días. Hasta   que  sea   yo  el  que  pueda    emigrar. De  estas   nubes   que    traban    mi   camino. Atando  mis  alas   entre  rejas  intangibles. Que  no   perdonan    tu  partida    temprana. Negando    mis   miedos. Y   recuperar   mí    libertad. Solo   que   no   quiero    esa   liberación. Sigues   adherida    a  mi  piel,  a  mis   recuerdos. En  la  plegaria   del  silencio. 
MI ANGEL
Autor: Elvia Gonzalez  177 Lecturas
Me  gusta   la  noche   estrellada,porque  en  ella  estas   tu,con  tus  ojos  negros  briilantes,reflejando   mi  mirada.acaricio  tus  cabellos   negro  azabache,con  la briza   del  viento.La  noche   acerca   a  mi,  tu  perfume.ese   aroma   que   tanto   reclamas.Bajo  sus  estrellas   percibo  tu  latir  agitado.que  llega   a  mi  encuentro.Con   las  luces   de  una  ciudad   que  se  entrega.  al  regazo  de  un  descanso  reparador.Yo  me  apresto  a  recorrer,los  pliegues  de  tu   piel  a  lo  largo   y  ancho,del  mapa.comenzando  por  la  comisura  de  tu  boca,que  se  abre  a  iniciar  la  noche.     
NOCHE
Autor: Elvia Gonzalez  215 Lecturas
 No  pases    tus   días, Tan  solo  masticando  sueños. Sin  poder   triunfar, Haciendo  de  tu   vivir Una  filosofía    de  vida. Regresa  a  tu   niñez, Recupera   esas  ilusiones    secas. Pisoteadas    por    quien  no  te  merecía. Llegaste   al     abismo,  Necesitaba    anularte. No    lo  consiguió, Aférrate   a    nuevos    ideales. Sé  un   ave  Fénix. Reinvéntate, El  vivir    es  hermoso. Siempre   habrá   seres    oscuros. Pero   también Otros   con  mucha  luz Tienes    las   herramientas, Esfuérzate,  lucha. Se  tu  misma. Eleva   tus    alas. Emprende    otra   vez   el   vuelo.   
REINVENTATE
Autor: Elvia Gonzalez  190 Lecturas
Usted ,Es mi excusa perfecta.Usted debe creerque por educación, me mantengo al margen.Usted tal vez intuye,que anido deseos que mis labios callan.Usted percibe,Lo que canta mi corazón cuando estoy enfrente suyo.Usted sabeLo que mi boca ansia.besarlo, estrujar su néctar delicioso.Usted es culpablede lo que yo siento.Por que Usted es ese delicioso Bombon que cada dia se exhibe en vidriera.cuando camino hacia mi trabajo.Lo observo y lo veo como ese manjar ¡IMPOSIBLE!derritiéndose en mi  paladar.
USTED CULPABLE
Autor: Elvia Gonzalez  118 Lecturas
Anhelo  atraparte   en  vuelo, Solo  para  entender   como  ves  el  mundo, Compartir   un  pedacito   de   ese   aire   puro. Perderme   en  un   enjambre   de  nubes. Visitar  tu  casa. Surcar   el  espacio   infinito   agarrada    a  tus  alas, Conducirías   mis   sueños   en  bandadas, Vivir   esas   caricias   que  me  da  la  gravedad. Vértigo   de  alegrías   que  me  hablen  de  tu  pasar. Lleno   de  acertijos  e  inquietudes   en  la  inmensidad. Ver  mi  cuerpo   reflejado   en  las  aguas.     En  un  intento   de  conquista, Susurrar   como   lo  hace   el  viento. Moviendo  en  vaivén  las  olas.      Conquistando  cielo  y  tierra. Como   la  mejor   de  las  aves. En   vuelo   pleno   y  con  total   libertad. Para   que  andar   con  nimiedades, Volar  no  tiene   barreras. Así  lo   expresa   el  Cóndor, El   águila   y  toda   ave  por  muy  pequeña Que  pueda    ser.
VOLAR
Autor: Elvia Gonzalez  190 Lecturas
Imagine   una  cinta  de  estrellas Para colgarme   a  ver  si  lograbas  alcanzarme. Locura  mía,   creer  tal  cosa. Mas  dicen  que  el  amor Todo   lo  hace   ver   conforme   el   propio  anhelo. Yo   deseaba   llegar   a    ti. Con ese  afán  construí  una  escalera   infinita. Como   no  tenía   fin. Escale   hasta  las  nubes  y  me  perdí. Hoy   he  vuelto. Intentando   buscar   la  luna Ella  dibujara   mi  rostro  en  grande, No  podrás   caminar   sin  verla, Pues  alumbrara  desde  todos   lados. Como   no  tengo   huesos Puedo   volar   e  ir   donde  quiera. Puedo   morar   en  tus  pensamientos. Tan  solo   recuerda   como   me  nombran. Soy  yo,  -  ilusión. -
ILUSIÓN
Autor: Elvia Gonzalez  215 Lecturas
Poso  el  sol  sus  labios   sobre   el  día. En   mansedumbre   acuna   sus  horas. Su  calidez   besa   su  historia, Acompañando   aventuras  suscitadas  en  el  quehacer   diario. Diluyendo   heridas  que  han  hastiado   al    tiempo. Habitando   espacios  inertes. Los  espejos   de  agua   del  lago  observan, Son   acompañantes    fieles De  peregrinajes   de    olas   retornando  una  y  otra  vez, Negándose   a  un  vaivén   intenso. No   buscan  romper   la   quietud   del  momento. Hablando    de  todo   un  poco, Con  el  entorno  que  hace   bosquejos   de  futuro. Fluyendo  el  despertar   del  suspiro, Descalzando   la  mirada   en  la  contemplación  del  presente. Acariciando  el  latir   de  un  corazón   apasionado.    Que   da  las   gracias  por  existir. Soñando   poder   vivir  así. En  tiempos   de  ocio.
TIEMPOS DE OCIO
Autor: Elvia Gonzalez  206 Lecturas
Cabellera   de  largos  rizos Derrapas   en  cascada  de  colores Dibujando  el  accionar  de  los   sentidos, Versas  los  sentimientos   con  tus  silencios  eternos  Dialogando   mi  yo   a  corazón   abierto   Susurrándonos   al  oído  lo  que   quisiéramos   oír Frente  a  la  magnitud  imponente  de   tus  cotas  altas.   Vestida  con  traje   blanco  inmaculado. Dejas   al  azar   la  magnificencia   de  tu  porte   señorial. Nos  llevas  de  la  mano   a   recorrer   tus  sendas, Permitiendo   nutrirnos   de  tu   aire   fresco,  virgen. Acogiéndonos    en  tus   brazos   de amante. Despiertas     nuestras   sensaciones   dormidas. Regocijando  el  espíritu.   Creas   esa   magia   de  a  dos. Que  no  deja  de  influenciar  nuestro  ánimo. Deseando    anidar   como  las  aves. Escuchar    su  voz   en  la  soledad  de  su  espacio , Ese  eco    que  no  tiene  precio. Por  más   que   muchos   quieren    ser  dueños. No  acepta   más   amo    que  su   propia    libertad.
MONTAÑAS
Autor: Elvia Gonzalez  269 Lecturas
           Deseo  que  enciende  mis  emociones,  palpitas  aceleradamente,  revolucionando  mis   neuronas,   incurres  en  el   ansia   sin  control   para   hincarle    el  diente  a  esa  boca  jugosa,  que  mi  paladar   saborea   sin  siquiera   haber  degustado   ese  brebaje  agridulce   que  se esparce   más  allá  de  mis  ideas  incontrolables,  reclamando   engullir   esas  esferas   rojas,   que  se  muestran  desafiantes,    tentando  la  libido.  Provocadoras,  atrevidas    no  puedo  dejar de  mirarlas   sintiendo   el  líquido  rojo    traspasando    mis  labios   secos llegando  a   la  garganta   asimilando   su  gusto  entre  dulzón   y  un  dejo  acido   que  estremece   mis    cimientos   estáticos   contemplándote   sin  pestañear,   esperando   la  única   señal   que  me  indicara   cuando   deberé   tomarte    como  mi  fruta   madura   que  invita  a  la    degustación.  
CEREZAS
Autor: Elvia Gonzalez  213 Lecturas
No  encontré  una  copia   Para  imitar. Quede    como  soy. Será   que  debo   ser  modelo De  mi  propio  yo. No   soy   duplicado   de  nadie. Estoy   en  este   presente. No  lo  puede   hacer  otro. Es  la  permanencia  de  mi  existencia. En   este  mundo. Por  lo  que  nadie  puede  vivir. El  espacio  que  yo  ocupo.  Ni  lo  que   solo  yo. Tengo   que  vivir. Es  mi  propio   destino. No  lo  puedo  desconocer.   
PERMANECER
Autor: Elvia Gonzalez  245 Lecturas
Me  miras  con  parsimoniosa   insistencia  Como  robando   a  la  luz   más  intensidad. Me  buscas  desnudando  mi   mirada Escudriñas  en  mis  pupilas. Ingresas  por  los  pasillos  del  iris. No  sé  qué  quieres    lograr, Quizás   encontrar   lo  que  no  te  puedo   dar. Distraes   mi  atención. Pero  no   dejare que   llegues  al  fondo  de  mi  alma. Si  lo  hago. Seré   vulnerable   a  tus  caprichos. Enlazaras   mi  vida   a  la  tuya Crearas    sueños   como  mi   dueña. Dibujas  un  presente  al  mirarte  en  mi  frente. Diagramas   una  utópica   vivencia. No  intentes  la  distracción. Debes  entender  que   esa   condición. No   es  la  más  conveniente. Si  en  verdad  buscas  la  convivencia, Libertad  es  la  convicción. El  amor  dictara  las   reglas.  
DISTRACCION
Autor: Elvia Gonzalez  196 Lecturas
Llore  por   querer  volar,mas  alla  de  mis  sueños,El  freno.   mis   alas  rotas.atras   depositados  sobre  mis  espalda,uno  a  uno   los  proyectos,La  luna  estaba  en  menguante.Llego  a  tiempo  la   luna  nueva,cicatrizaron  mis  heridas, ni  aun  vencida,me  deje  ganar,alce   el  vuelo,una  vez  mas. 
ALCE EL VUELO
Autor: Elvia Gonzalez  269 Lecturas
Tarde    otoñal,   enamoras  con  tus   rayos  tímidos, La  calidez   momentánea   cobija  las  ilusiones. Llevándonos   de  la  mano   a   desandar  calles   dormidas,  Árboles   seduciendo   nuestros   sentidos, Amarillos,  anaranjados,  rojos,  dorados,  cobrizos. Somos  parte  de  ti. También    queremos   tu   mañana. Se  desnuda    el   alma. Llegando    a  estos   lares. Despertando  los  sentidos   intactos. Que  buscan  aposentarse  en  el  hoy. De  tu  suelo   joven  y  patagónico, Altivas  y  señoriales   tus  montañas, Cordilleranas   despejan   incertidumbres,  dudas De  ensueños   mal   tejidos Arrobando   sentimientos. Tu   grandeza   inventa   alas Llevando   a   galopar   los  anhelos. Depositando   a  nuestros   pies. El poder   de   tu  embrujo  seductor. Con  tu   lago   como   lecho  que   seduce   al   amante. Contagia   la  magia   de  su   mansedumbre, Arropando   al   corazón  que   desea   escribir, Su  propia   historia.  
VIVENCIAS EN OTOÑO
Autor: Elvia Gonzalez  236 Lecturas
Se desnuda el pensamientoHilvanando sueños Nacidos del vacío de la noche,La sombra se agiganta con la melancolía,Recordando la partida de su amor.Vistió sus ojos negrosCon la imagen de su amada.Después de una larga ausenciaAún la siente caminando Vestida de amor hacia sus brazos.Su sonrisa intacta sin miedos,Alcanzando sus labios curtidos por el viento.Pero transmitiendo ese calor placentero,Que contiene todas las angustias. Doblegando cualquier orgullo intruso.Su vestido blanco está colgado,Ese que le gustaba tanto. Para ir a recibirlo al cruce.Alborotando sus emociones.La vida la arrebato de sus brazos.Demasiado pronto.Quedaron por responderse caricias, Te quieros, que lanza al viento.Y la briza acaricia sus sienes, Susurrando su nombre…
MARIA
Autor: Elvia Gonzalez  195 Lecturas
Cerrando  los  ojos  se  pretende  acallar, Sombras  reviviéndose  en  recuerdos   que  no  se   marchan. Como  estatuas  permanecen   fijas Rogando  por  justicia, Acaso  abra   algún  arrepentido, Confesando  donde  tiraron  los  cuerpos  La   tierra   estiro  sus   brazos  para  acogerlos, Las   aguas   abrieron   sus   vientres   Para  contenerlos. Son   hermanos  de   patria. Todo  por  reclamar  un  poco  de  justicia, Desear   una  vida  más  digna. Por  pensar   distinto  al  gobierno. Por  querer   volar   alto. Se  les  arranca  sus  sueños, Deben   correr  por  sus  vidas. Ir  a  buscar   amigos   de  otro  pensar, Fuera  de  su  país   natal. El  que  alcanzo   a  escapar Corre  esa  suerte. Los  otros,   la   familia   clama   justicia. Los  años   carecen  de  avance, No   muere   el  amor. No  hay   lugar    que   reciba   una  flor, Plegarias  se  elevan   al  aire, Confiando    que  sus  almas   errantes, Sin  descanso   eterno, Las   reciban   en  consuelo, Rieguen   con  sus    tristezas   tumbas   secretas  Que  no  pueden   romper   el  silencio Para   decirnos   donde   yacen   huérfanos  y  desnudos. De  afectos   y  lágrimas   amadas. De   la   justicia Cuando   se abre  una  ventana   cierran  la  puerta. Puertas  y  ventanas   No  son   compatibles. El  pasillo   en  recta   a  la   verdad. Es   muy   largo,    pareciera   infinito..
Tu mirada límpida,desnuda la mansedumbre que transita tu alma.Cierras tus soñadores párpados,guardando para ti, la sonrisa que te han robado con un piropo.Te atreves a enfrentar, las piedras que obstaculizan tu horizonte.Complicada en tus decisiones y apasionada en defender tus ideales.Inteligente y sagáz en momentos cruciales,te valoras, dejando actuar a tu corazón según tus instintos, te reflejas en base a tus emociones y tratas de vencer con la fuerza del amor.Feliz dia les deseo a cada mujer que visita esta página!!
DÍA DE LA MUJER
Autor: Elvia Gonzalez  165 Lecturas
Voló   la  palabra aleteando   buscando   dueño,   filtrándose   en    mentes    pensadoras,    cada  intelecto   estaba   anegado,   sin   asimilarlas,   las  desconocían   y  las  apartaban   presurosos   como  si    fueran   moscas   o  algo  contagioso.   algunos  las  acariciaban   guardándolas,  olvidadas   en  un  cajón,   otras  fueron   dormidas  en    bibliotecas,  algunas  fueron  depositada   al    borde  de  una  ventana,   saliendo    despedidas   por  el  viento.  Así   llegaron   a  un  lugar   remoto  perdido   entre   montañas   y  lagos,   al  fin  encontró   quien   las  apreciara   y  las  tomara   prestadas,   esparciéndolas   por   todo  el   universo,   ahora es  de  todos  y  de  nadie,    salvo  un  escrito  que   creemos   nuestra  propiedad,   despertando   intelectualidad   en  quien  las   necesite.
LA PALABRA
Autor: Elvia Gonzalez  274 Lecturas
Con  solo   encontrarte, Se diluyen  mis   pesares, No  puedo   ignorar  este   sentimiento. Mis  latidos  te siguen  amando. Saber  que existes,   le  da  sentido  a  mi  vida.   El   arrepentimiento  desanda   mi  orgullo. La   necesidad  de  tenerte  ayuda  a  mi   destino. La  esperanza   filtra   un  rayo   de  sol. La  penumbra  deja  asomar  ilusiones, Mi  realidad   me  reprocha.   Por  mucho  que  busco  entender, No  encuentro   respuestas. Solo   silencio  y  soledad, Como  castigo  a  mi  propio  desatino. No  supe  cuidarte  y  hoy   es  dolencia.   Tu  alma  sufrió,  tus  labios  callaron. Mal  interprete  tu   amor  incondicional. Un  amanecer   ya  no  estabas   a mi  lado. Me  dejaste  huérfano  de   tu  presencia. Hoy  sufro   tu  ausencia.
TE PERDI
Autor: Elvia Gonzalez  189 Lecturas
Cerro sus puertas el día,se presento la noche,tomo para si, todos mis miedos, angustias.! Mírame! le grito a la noche,! No soy quien tu crees!estoy, perdida, vacía, incompleta.si pudiera vaciarme por dentro,eso, me daría alas,tomaría aire de nuevo,y te miraría con los ojos del alma.quiero, combatir mis temores.verme frente a un espejo,y poder decir,! Esta soy yo!entonces, Tu podrás contestarme con certeza.Si , eres tu..
TEMORES
Autor: Elvia Gonzalez  293 Lecturas
Tarde vienes a vermela esperanza se ha cansado por la larga espera,el hastió ronda los alrededores,el día teje desventuras,dando la señal inequívoca de tu vida, toma otro rumbo.La mía no se hace eco de este traspié,la miro y tomo las riendas en mis manos,transformarla en una nueva aventura.Es tiempo, dice mi corazón.abre la puerta, aparta las malezas,el cielo me sonríe dejando pasar luz entre  nubes.La vida es efímera, los minutos cuentan,las lagrimas las empleare en regar plantas.Llegada la noche vivire,pero la noche de carnaval,no la noche de roció.
DEMASIADO TARDE
Autor: Elvia Gonzalez  268 Lecturas
 Agotados  de  caminar  dejo   que  Mati    descanse  en  mi  pecho,  no permitas  que   tus  sueños  salgan  a   volar  sin  rumbo,    tráelos   de  regreso,  que  no   derrapen  de su  pedestal.  Los  míos  hicieron    grietas   con  tal  de  escapar,   será  que  los  años   roen   la   inocencia    llegando   el  hastió,  le  digo    intentando   atraer   su  atención.                    La  luz  de  tus  ojos   están  en  espera,   has  jugado    con  la  pelota   ya  desinflada   de   tanto  uso,    pero   feliz    de  tenerla   en  tus    manos,    asegurando   que  es  de  tu  propiedad  y    le  pides   una   nueva  a   papa  Noel.                        No  quieres   cerrar   tus   ojos,   anhelas   la  llegada   del  niño  Dios,  puede  que  se   vaya   a  otro  lugar,   tan  solo   pides   no  olvide   tu  dirección   y  la  ubicación    de  tu   casa,  perdida    entre   árboles     es  muy    difícil   llegar,  mantienes   la  esperanza   en  alza,  la   luna   se   ve   me  dices,   el   sol  también,  y   las  aves   nos   encuentran     siempre   y  comen   en  nuestra    huerta,  la   estrella   de  Belén   la  veremos   ¿verdad  papa?   Claro  que  sí, respondo.                   El  árbol   fue  preparado   entre  los  dos,  primero fuimos  al  bosque,  escoger   una  rama   firme  gruesa,   evitando   dañar lo ,   después   enterrarlo   en  un    recipiente   que  lo  afirme    sin  que  se  ladee,   luego  ponerle   los  adornos  creados   durante  toda  la  semana    por  sus  hermanas.      Luz   no  es   posible,   solo   en  el  día,  por  las  noches  se  apaga   el  generador   en  el  pueblo   durante   años   este  sistema  es  así,   por  lo  que    es  normal   y  no  nos  afecta.                   Las   niñas  y  Mati,   escribieron   su  cartita    a  Papa  Noel.    Ya  saben   que  no  pueden    pedir   cosas   de  electrónicas   o  muy   sofisticadas,    no  llegan  por  estas   zonas,   los  niños    deben  usar   su  imaginación,  crear   sus  propias    historias    en  sus    juegos.                 Llego   el   día   en  que  sería    noche  buena,   vino   el  cura,  hizo   la  misa   temprano,  porque   debía   visitar     otros   pueblos   hasta   donde  Dios   le de   fuerzas.  Todos   vestidos   con  nuestro  mejor  traje    nos  presentamos   a  la  hora   señalada,   fue  una    gran  ceremonia,  hacía  tres  meses   que  el  párroco   no  venía   por  estos  lares  por   problemas   de  salud   por  lo  que   nos   sentimos   bendecidos   junto  a  nuestros  hijos,  se  hizo   una  pequeña   convivencia   con  nuestros   vecinos   y  el  sacerdote,   no  tenemos   tiempo    para   conocernos,    cada   familia   lo  más   cercano   que  esta,   es  a   dos  o  tres   kilómetros  unos   de  otros,  vivimos   del  campo   pendientes  de  las   siembras,   cosechas,   del  tiempo,  con  todo  lo  que  conlleva.   Los  hijos    crecen   en  este   ambiente    sano  entre   árboles   y  siembras.                 De  regreso  a  casa   Mati,  le  pidió  a  su  madre    armar   el   pesebre, hacía  muchos   años   que    no  lo  armábamos   desde   su  accidente,   quizás  culpando   a  Dios   que  no  lo   protegió,   seis   años   exactos,   tratamos   de  persuadirlo,  insistió    tanto    y  como   es  un  día    de  fiesta   le  dimos   en  el  gusto.   Se  le  hizo    espacio   debajo   del   árbol,  quedo   muy  bien,  el   niño   se  acurrucaba    observando   las  piezas,  tocándolas    mirándolas   de una   en  una,  se  quedó   dormido     acostado   en  el    suelo.                 Finalmente   faltando   unas  2   horas  para      noche   buena,    ansiosas   las  hijas   no  hayan  la  hora   de  abrir   sus   regalos,  Mati  no  despertaba,   por   lo  que   lo  tome   en  mis  brazos   y  no  reaccionaba   nos  asustamos   toda   la   familia,  sin  embargo   respiraba   bien,   pero    no  había   manera  de  sacarlo   de  ese  estado  de  somnolencia ,  dormía   como  si   estuviera    en    otro   lugar,  su    rostro  lo     observábamos    sereno,   con  sus   colores    naturales,   respiración   sin    agitación  por   lo  que  optamos    por   apoyarlo    en  el  sillón   sin  descuidarlo,  el  tiempo   parecía    que  se  había  pegado   en  el  reloj,   no  avanzaba    y  los  nervios    nos  consumían,    médicos   no  teníamos, la  ciudad     más   cercana     a  120   Kms.    Nada  indicaba   que   estuviera    sufriendo algún  dolor,   eso  nos  tranquilizaba.  Finalmente    despertó   a  las  24,00   has,   como  un  presagio   de  algo,  abrió  sus   ojos   enormes,   nítidos,   nos  miraba   uno  por  uno,  y   dijo,   está  naciendo   el  niño   Dios,   Feliz   Navidad   para   todos,   el   pesebre  tenía    una   luz   propia,   proveniente    de  la  ventana,    como  fecha   especial,   el  generador    se  apagaría   02.00 a.m.   pero   la    luz   en  general    era   débil.                     Lloramos   todos, Mati   hablo,   sin  ninguna   dificultad,   él  no  hablaba    solo  pronunciaba    algunas   vocales   de  cada  palabra,  y  sus  ojos   no  miraban   bien,   de  bebe    quedo   bajo   un  tractor ,  se pensaba   que  no  sobreviviría,  y  sin  embargo   salió   adelante     mucho   tiempo   de  internación   pero  con   secuelas    irreversibles   según  los  médicos.                     
Quieres   mis  besos Los   tuyos  no  tienen   fronteras. No  quieras  a  mí  Reclamar   propiedad.
BESOS
Autor: Elvia Gonzalez  315 Lecturas
Me  quieres    para  ti, Desconozco   tu  mundo. Me  reduces   a   tu  espacio, Robas    mi   horizonte. Nutres   mis  ideas   de  sombras. Me  aparejas   en  tus   vacíos. Dame  aire. Libera  mis  ilusiones, No   deseo  discurrir   mis  días, Bajo   tus   encantos, Este   tipo   de  aislamiento, Es  un  engaño, Cortas   mis  alas,  Esquivas   el  amor  de  quien   me  lo  quiere  dar. Soledad   Eres   mezquina. Eres   la  manzana   podrida. Que  debo  apartar..
SOLEDAD
Autor: Elvia Gonzalez  329 Lecturas
Es  el  llamado  del   alma Que  desea   manifestarse  Saciando   la sed   de  ternura Que  nace   de  una   conversación, Que  no   nutre   la  soledad   huérfana.   Fluye  la  letra  cuan   murmullo Por  los  pasillos  de  la  mente. Es   un  canto  que  emite  la  palabra, Rogando  que  la  escuchen, Porque   llora  la  incomprensión   el  día,   Sin    techo   que  la  detenga. El  cielo  es  cultivo   de  ideas. Como  todo  lo  que  nutre  allá   afuera, Resucitamos    un  perdido  suspiro.     O  le  damos   calor   a  nuestro  cerebro. Reviviendo  recuerdos   que  se  hacen    presente.   Nuestra  pluma   ávida, Traza    lenguajes   para  expresarse, Dando  un   paseo   lejos  de  nuestro   alcance  Anhela     pasar  la  noche  y  ordenar   las  letras. Que  están  flotando   en  busca  de  un  dueño Que  dejo   anclado   un   trozo   de  sus  sentimientos.  
LA POESIA
Autor: Elvia Gonzalez  434 Lecturas
Ingreso   al  silencio Extendió    sus  brazos  protectores, Fuimos   uno  en   la  inmensidad, Necesite   tanto  de  el,   como  el  de  mi Mi  alma   encontró  calma,   mansedumbre, Saciedad   en  las   dudas  que  dibujaban   La  necesidad  de no  sentirme  desamparada,  En  la  espera  de  mi   misma. Entenderme,  huirme,  enfrentarme   con  mi   yo, Me   habla  alejando  la  memoria, Me   envía  compañía,   mi  propia   sombra. Revestida    de  grandeza. Saber   que   vivo,    no  en  la  soledad. Sino  en  la   vereda  de   la  propia  huella   Que  ha  ido  marcando  mi  andar  por  esta  existencia  mía. Al  cabo,  mi  vivir,   se  afianzo  En  la  comprensión  de  los  hombres, En  el  entendimiento   de  ser  una   más, Entre  todos,  puede  haber   una  diferencia, Quizás   la  de  no  callarme,   no  cerrar  puertas, De  ser   obstinada,  con  el  uso  de  mi  tiempo, No  perderme  en  el  abismo  de  utopías, No  entregarme   aun   viéndome  vencida. El  coraje  traza   fuerzas,   valentías. Me  nazco  cada   día Porque   alguien   espera   por   más, .quisiera  a veces  no  tener  destino. Pero  me  busca.  Me  conduce, Acaricia    mis  sentimientos. Pincela  mi  ruta,   traza  mi   horizonte. Entonces, Me  invento  cada  mañana. El  silencio   acuna  mis  emociones. Me  lleva  a  perderme  en  su  playa   desierta, Pero   él  se  pierde    en  mí... En  la  arena  del  fuego. 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 7 Próx. > Fin >>

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales83860
Textos Publicados262
Total de Comentarios recibidos2328
Visitas al perfil59470
Amigos93

Seguidores

5 Seguidores
Jonathan Landin Melo
Lyda  Garcia Espinosa
Angel Mosqueda
Luis Pérez
daniel desantodomingo
   

Amigos

93 amigo(s)
gabriel falconi
julian pecina
John Zapata
Ibrahim Fajardo
Karen
Pedro SR.
Samont H.
Mei
juan carlos reyes cruz
mitzio antonio
Lucy Reyes
Sarah Alexander Katz
Flor de Otoño (Yoselyne M.B)
veronica
Jesús Castro Fernández
patricia amorin
javier
MIchelle Camacho
Mateo
Priscila Sarahí Burruel Ortega
Cristina Almagro
gisell
Fild
Viviana Mondragón Morales
Ernesto Sihuin
luis josé
Jefferson
maria del ...
Micaela
Aissa
Carlo Biondi
Lorena Mercedes
Franco
Maritza Talavera
Oscar Franco
Daniel Florentino López
Agustina Aguirre
Snookii
MARIANO DOROLA
Un sentimiento
Giako Reed
Embrujo
Francisco Perez
Guillermo Capece
Raquel Garita
Kenny Amaro
Miguel ángel mata castillo
C.S Marfull
javier castillo esteban
Gustavo Adolfo Vaca Narvaja
Joaquin (PHI)
66arcoiris
Mayron Uke
Enrique González Matas
Juan Francisco Lozano
Lucy Reyes
kathleenmijares
ca,iddj
Daih
Ana Belen Codd
Nadu
Joseph Zarath
Yanet Velasco
ISIS Mariaangel.
Joshua Hernandez
KENKI IBAÑEZ HUAMÁN
gabriela.piris.
LIBIA ESTHER QUINTANILLA WENCES
Roberto Funes
aidee montserrat aguirre varela
Juan Jose Castillo
raymundo
DEMOCLES (Mago de Oz)
Adrian Arriagada
NORMA ESTELA FERREYRA
Oscar Ruano
un sentimiento
María Ester Rinaldi
:-(
Eduardo Sosa
Carolina Aguilar Vélez
Stella
Marìa Vallejo D.-
atzu
Richard Albacete
Luz Margarita Cadavid Rico
Fer Poeta y Novelista
maribel gonzalez navarro
oscar
Juan Carlos Calderón Pasco
antonia
German Karel Hanisch
Hugo Nelson Martín Hernández
   
 
elvia

Información de Contacto

Argentina
Busco la perfecion, en lo cotidiano de cada día, y entender la naturaleza en plenitud, como poder expresar esto mismo en palabras
-

Amigos

Las conexiones de elvia

  el bulon
  julianpecina
  john0
  Ibrahim1980
  Karen RZ
  yosoypedrosr
  misamont
  mei1314
  juan carlos reyes cruz
  therappy
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 10 Próx. > Fin >>