Textale es la red social de la expresión literaria
El sitio que te ofrece un espacio abierto donde puedes publicar todo tipo de textos y escritos en la red, presentándolos de la forma más óptima e innovadora, bajo ningún costo, a un público abierto, o a gente de tu entorno.



Regstrate gratis, tan slo toma unos minutos.
 /   / 
Registrate


Recientemente Agregados a Favoritos
DOS CARTAS. Carta a mi hermano Lucas. Bogotá, 26/02/19 Lucas Castañeda  Puerto Inírida.   Querido hermano Lucas: No dejo de extrañar el silencio de tu ausencia, pasan días monótonos, sin la luz de tus palabras, sin saber nada de tu pasado, sin imaginar tu decisión de aislamiento sorpresivo, ¿acaso los espectáculos del circo te decepcionaron?, o ¿el maltrato y las pésimas actitudes del dueño del circo “WW”, Pepe Yepes, te dejaron sin voz?, ¿sin palabras?, ¿sin dolor de abandonar a nuestra madre y hermanos? Tremenda incertidumbre nos acompaña, sin descanso hemos investigado tu lugar de estadía y, por fortuna, el bendito día de ayer supimos que te encuentras en Puerto Inírida.  Hoy, acompañada del fresco aire de la mañana, de escasos rayos de sol, del viento que mueve ramas de árboles, de suave armonía musical; en éste nuevo amanecer, AÑORO la respuesta a las letras de mi pluma, que imagino, me harán saber todo cuanto ignoro de tus vivencias en el Circo WW, algo estoy enterada, tu sabes que en el ambiente social no faltan los rumores y chismes, no sé si en algo me adelanto al comentarte que, según las malas lenguas, se rumora que fuiste maltratado por el dueño del Circo “WW” Hermano Lucas, es hora de que me cuentes detalladamente tus problemas en ese bendito circo, sabrás que aún sin saber mayor cosa, mi familia, amigos y gente desconocida, comentan detalles molestos de ese circo, bien se dice: “Entre el cielo y la tierra nada está oculto”. Puedes estar seguro de que toda la familia y amigos, queremos saber qué te pasa, cómo te sientes, qué estás viviendo, por favor querido hermano, responde lo más pronto posible, mientras tanto recibe nuestros cariñosos abrazos, nuestros deseos de tu bienestar, de tu buena salud y de tus proyectos. Espero tu pronta respuesta. Un abrazo querido hermano de tu hermana mayor. Margarita. Respuesta de Lucas Puerto Inírida, 03/03/19 Margarita Castañeda Bogotá    Querida hermana Margarita: En éste momento siento como si estuviese en una biblioteca, rodeado de tantos libros, sin encontrar el preciso que me indique por dónde empezar a relatar una triste historia, es como si tomara un libro en mis manos, pasando lentamente hojas y hojas, sin dedicarme de manera concentrada a leer. No sé cómo empezar a contarte tantas calamidades sufridas en el circo “WW”. Pues bien, empezaré por reconocer que por desgracia fui víctima del dueño de los dos circos, señor, Pepe Yepes, éste infeliz me tenía de títere, es decir totalmente sometido a él, no quiere decir, que, por faltarme inteligencia, no, sólo por miedo, por evitar venganzas, por temor a que hiciera daño a mi familia si no obedecía sus órdenes, siendo esa su costumbre con los empleados desobedientes. Por cierto, no fui yo única víctima, muchos más empleados del circo sufrieron más que yo. El tal Pepe analiza, minuciosamente el perfil de cada uno de sus empleados; encontró en mí un carácter amable, es decir, débil, simpático, inteligente, buen lenguaje, carismático, exitoso, era yo el preciso capaz de celebrar buenos contratos en diferentes países y ciudades para presentar los espectáculos de los dos circos: el que es con animales salvajes y, el que es con artistas humanos. Al principio, yo me sentía orgulloso de ser elegido como contratista, de recibir atenciones, obsequios y homenajes del dueño de los circos, mi familia y yo agradecíamos y sentíamos felicidad, ¿recuerdas? pero, a medida que pasaba el tiempo me daba cuenta de las maldades de mi jefe, además, que mis compañeros cada día me comentaban sobre las amenazas que recibían de Pepe si no obedecían, las venganzas serían contra familias de ellos  Empezó mi miedo, procuraba obedecer en todo, deseaba dejar de trabajar, pero era peligroso. Pepe aprovechaba la humildad y el miedo que despertaban algunos de sus empleados, les ordenaba entrenar a los animales, les amenazaba con castigos crueles si no cumplían bien con el trabajo. ¡Qué doloroso era ver el maltrato a los animales, torturas, golpes, sevicia, crueldad, aguantadas de hambre de los elefantes, los tigres, los osos, los camellos, en fin, los animales salvajes que tenían que lucir sus actitudes artísticas en todos los espectáculos presentados en tantos lugares! Si fallaba o se accidentaba algún animal, el entrenador era castigado por el malvado Luis, hermano de Pepe, quien castigaba de la misma manera cruel con que trataban a los animales. Igualmente, cuando los artistas del circo de seres humanos se accidentaban, se equivocaban o no obedecían, el señor Pepe ordenaba a su hermano Luis, que tratara a los seres humanos de la misma manera cruel, como entrenaban a los animales. Todo lo anterior, no es lo peor. Pepe Yepes tiene varios empleados a los que obliga a ejercer el delito del proxenetismo en circunstancias de agravación punitiva. Supongo Margarita, que no tienes idea de que trata este delito; pues mira: ese delito consiste en que la persona, que con ánimo de lucrarse para si mismo o para otro, induzca al comercio carnal o a la prostitución a persona honesta, y se agrava el delito cuando se trata de menor de 14 años. Pues bien, Por orden de Pepe Yepes, los empleados empiezan por preparar a las pequeñas niñas bonitas y talentosas en actividades artísticas para presentaciones en espectáculos de circos. Unos de los empleados se encargan de ofrecer a los padres de familia de las niñas, excelentes oportunidades de convertir a las niñas en famosas y grandes artistas, que ganarán mucho dinero y viajarán por todo el mundo con sus presentaciones artísticas, mas no son simples propuestas a los padres de las niñas, los empleados se presentan elegantemente vestidos, educados, amables e invitaban a los padres a elegantes y reconocidos salones de té, mantienen sus charlas con buen léxico, así los padres de las niñas, se entusiasman y aceptan, condicionalmente, con la esperanza y creencia de que sus hijas viajan bien controladas, bien tratadas y que sólo es por un tiempo de seis meses. Por desgracia las niñas son llevadas a otros países, engañadas, mal tratadas y obligadas a prestar servicios sexuales, las mantienen reunidas en una casa, las alimentan, les dan buena ropa, ellas tienen que cobrar altas sumas de dinero por el trabajo, pero, para ellas, ni un peso. Los empleados solo reciben el costo de los viajes, las ropas y la estadía, pero ni un peso libre para ellos, tienen que entregar el producto de las ganancias del trabajo de las niñas al maldito Pepe. Llegados los seis meses, los padres de las niñas menores de edad, empiezan a reclamar la presencia de sus hijas, pero en la medida que luchan por verlas, los empleados de Pepe tienen que secuestrarlos o matarlos y, empleado que no obedezca ordenes de Pepe, sus familias se convierten en víctimas de lesiones, secuestro o muerte. Lo increíble es que Pepe Yepes aparenta ser buena persona, es amable y generoso, con quienes le conviene, se hace el furibundo con los empleados que cometen esos delitos, ruega a las autoridades policivas y a los jueces que castiguen severamente a los empleados que incurran en esos crímenes, pero, a los delincuentes de sus familiares o amigos todo se les debe perdonar a cambio de dinero o amenazas a las autoridades. Pepe tiene buena pinta y carisma, por eso mucha gente lo admira y respeta, sin el análisis profundo de sus actitudes, aún, sabiendo sus fechorías, lo alaban y lo bendicen. Su desbordante inteligencia le sirve para lograr lo que quiere y que sus maldades jamás sean descubiertas. Cuando se acercan posibilidades de ser descubiertos inventa algún tremendo acontecimiento, como cortina de humo para desviar el problema y que todo le resulte bien, sin embargo, ya empiezan rumores de que Pepe y su hermano son malos. Muchos anhelamos, que esos corruptos sean descubiertos. Así es la vida de injusta para mis compañeros de trabajo, pagando penas en prisión, ellos cuentan a las autoridades las perversidades de Pepe, sin que crean nada; toda respuesta de las autoridades, son a favor de Pepe y en contra de los inocentes empleados, nada, Pepe, es inteligente, transparente, las pruebas presentadas por ustedes son falsas, los criminales son ustedes. Yo no tuve que desempeñarme en ese trabajo de entrenador, sólo hacía contratos en diferentes lugares, para presentación de espectáculos, Pepe ya me trataba mal, me exigía más de lo que yo podía hacer y casi nunca me pagaba mis trabajos. No me atreví a renunciar por miedo, sólo busqué un lugar a donde llegar, sin que se sospechara mi lugar de estadía y con la esperanza de que llegue el día en que todo el mundo sepa las maldades de Pepe y su hermano Luis, puede que se extiendan rumores, por cuanto quienes visitan a los presos, poco a poco se van enterando de las maldades de Pepe y Luis. Me imagino que los vecinos y los de tiendas cercanas ya saben y es por eso que tú dices que algo saben algunas personas de los maltratos que he sufrido, no obstante, dudo de que Pepe sea investigado, sabiendo que con su mucho dinero compra testigos, jueces, magistrados y así con amenazas iguales a las que hace a los empleados, logra callar sus fechorías. Bueno Margarita, no quiero seguirte atormentando, porque después de mis graves sufrimientos, empieza mi paz, mi tranquilidad al descubrir un lugar poco conocido. No te puedes imaginar las bellezas de puerto Inírida, es un municipio de Colombia, es la capital del departamento de Guainía, que así se llama por la abundancia de sus aguas, es clima cálido, bellos paisajes, cerros, lindas artesanías, pureza del agua.  Cuando llegué a este puerto vi mariposas amarillas, en las orillas de los ríos, recordé parte del relato de cien años de soledad, vi la flor de Inírida, a la orilla, de los dos grandes ríos, el Guainía y el río Inírida, esas flores son de dos tipos: la de verano y la de invierno, nunca mueren y cuando destiñen sus colores quedan listas para pintarlas de otros colores. La mayoría de los habitantes son indígenas, es muy interesante conocer sus artesanías, su cultura, sus costumbres, sus lenguajes, los colores de las aguas de los ríos, ver los delfines. Aquí veo motos, moto-carro, porque aquí es el único transporte dentro del puerto, no hay buses, sólo el que transporta a los estudiantes, vi la estrella fluvial de oriente, donde se encuentran tres ríos y forman la estrella fluvial. La amabilidad de la gente es más que en cualquier parte de Colombia. Veo la    laguna de las brujas, veo el hermoso atardecer, bellos paisajes, lindos pájaros de colores. Me encanta la belleza de los ríos, son anchos, inmensos. Quisiera describirte las bellezas de este lugar, pero mejor será que algún día mi familia conozca este bello puerto. Hasta aquí todo va bien, he trabajado con los indígenas, ayudando a elaborar artesanías, pero ya es hora de regresar a Bogotá, reunirnos para viajar fuera de Colombia, es difícil, tendremos que pensar bastante, Pepe no se cansará de buscarnos para hacernos daño, por yo haber desaparecido del trabajo sin aviso, Aquí, he descansado, he pasado feliz, pero mi familia y yo tendremos que descubrir un nuevo destino, en un lugar lejano. Pronto nos veremos Margarita, abrazos y saludos a toda mi familia y a ti un abrazo y un beso. LUCAS.
 EL TRAJEAlmidonado y correcto, hecho a ti. Y el sastre, escudriñador, como siempre en en esas ocasiones. Lucías negro, de pupila a pupila, con la misma intensidad. Engreído, creyéndote alguien delante de tu madre. Ella intentaba maquillar el surco hollado por las lágrimas. Harta en años de esperar aquel momento tras una mezcla de ilusión descolorida Por sus antiguos, los de antes, de los que ya no se recordaba sino el latente resuello de los últimos díasLuego las mangas, que más tarde habría que recortar, colgaban en deseo por la blanquísima novia  
Ojos de agua resecos por pestañear,incertidumbre en los rincones del infinito,locos, cuerdos, ciegos y tuertos...(todos desparramados por el suelo).Hijos con hijitos criados con pánico y miel,soñando en almohadas de cemento,violados por sus padres en Navidad,escupiéndole en la cara a Dios/Universo.¿Vivimos hacia adentro o hacia afuera?,(¡somos un Todo, nacido de la Nada!),el bien y el mal, están en la sangre y en el WiFi,estamos en una guerra silenciosa.Somos seres en realidades simultáneas,si acá te beso... ¡allá te mato!, pero a Dios/Universo, veneramos;¡amén... y amémonos!.
11.03.19Recuerdo aquel frío corte de daga por teléfono del fin de nuestra relación, aún siento el veneno de la hoja en mis sentimientos. Y luego a las dos semanas el ver una foto tuya besando a un imbécil que servía en tu juego inmaduro de celar, eso fue como una condena inexpugnable de la muerte eterna de mi jardín de amor pisado por el orgullo de tus botas cafés claro.El título de este escrito hace referencia a si en verdad hubieses sentido algo bueno por mi o sólo fui un arlequín para tu diversión, un bufón en tu corte de ironías y mentiras, el payaso triste en tu sonrisa relatando una comedia de amor que era sátira para las tardes de verano de tu aburrimiento.Puedo recordar tus escasos besos, y las interminables cartas escritas, recuerdo los poemas de amor y de odio que te dediqué. Hoy te he recordado por un tema que se llama ‘Adiós Dulcinea y me preguntó si ¿acaso fuiste sólo la Maritormes de la historia de mi vida?Quizá que fue todo, al menos serviste de inspiración para varias páginas, así como la peste, la mediocridad, la fetidez y alguno que otro parásito social.
Y si un dia sólo tratamos de ser felices, de pensar a cada momento que la vida es sola una,de caminar descalzo y que no importe el dolor.Y si ese dia fuera hoy,seria maravilloso,seria robarle al miedo lo que acaba con los hombres,y el frio al viento. Correr y dejar la mente de lado.
                                                                                                                                             Marzo 06 de 2019        Recorriendo parte de mi querido Tucumán por Ruta 9 , hacia el norte de san Miguel de Tucumán a unos 20  kmts, existe un desvío que acerca a los visitantes que van a visitar  El Cadillal y el viaducto de El Saladillo, ambos pertenecen al llamado Círculo de las Yungas.   EL CADILLAL: una apacible  villa con calles en declive muy cerca del dique que lleva su mismo nombre: Dique El Cadillal. En éste se lllevan a cabo actividades náuticas y de pesca, teniendo como escenario el magnífico y magestuoso fondo de una belleza sin igual de un encantador y celestial paisaje.  Viaducto EL SALADILLO: gran obra de ingeniería inaugurada en el año 1884, con 25 arcos de medio punto en ladrillo , una longitud de 308 metros y con una altura máxima de 30 metros. Obra esta, que con orgullo guarda entre el paisaje  el título que lo acredita como Monumento Histórico Nacional otorgado en el año 1999.  Continuando viaje por la misma Ruta 9 , a 75 kmts de San Miguel de Tucumán , se encuentra la ciudad de Trancas , pueblo nacido hacia el año 1600. Este sitio se transfomó en un centro estratégico para la defensa del Norte Argentino y también en un importante escenario para los hechos muy resonantes para aquella época donde las luchas eran en defensa y logro  de Nuestra Independencia Argentina allá por 1816 cuando  el generan Manuel Belgrano, valiente patriota argentino , retoma el mando como jefe del Ejército del Norte, reemplazando al general José Rondeau.    En el año 1900  con la llegada del ferrocarril a Tucumán , esta población  de Trancas se trasladó unos 2 kmts mas al sudoeste , lugar donde se encuentra hoy.  De la villa vieja, o sea del lugar donde estaba primero , quedó como testimonio el Templo del Sagrado Corazón levantado en 1760 y en sus muros la historia recordada  del fusilamiento de Bernabé Aráoz, primer gobernador de Tucumán .  En ese templo también se llevó a cabo  el bautismo de la gran escultora Lola Mora, autora de la estatuta  de la Libertad en Plaza Independencia en el corazón de nuestro San Miguel de Tucumán.    Continuando el camino, a 6 kmts de ciudad de Trancas se encuentra "El Pozo del Pescado", fuente milagrosa para todos los creyentes porque en ese preciso lugar se recuerda el paso de San Francisco Solano quien hizo brotar agua para saciar las sed de los primeros tranqueños.    San Francisco Solano , misionero español ,recorrió a pie todo el norte del país  peregrinando y convirtiendo con su violín a los nativos de los lugares que él visitaba.  Este milagro , el de hacer brotar el agua  se celebra allí el domingo siguiente al de la Pascua.    Los paisajes que componen El Cadillal y el vioducto El Saladillo junto al de Trancas , abren puertas al Valle de Choromoros , valle rodeado de cerros, ríos y parajes intermontanos con clima moderado donde las antiguas estancias recuerdan a los primeros encomenderos...   Excursiones a caballo , a pie o en bicicleta trasladan por senderos a puntos paronámicos con excelente vista de paisajes, como así también las huellas de un pasado precolombino... ¡Lo rico.!!   Gastronomía : platos típicos locro y la humita...Elavoración de quesos y quesillos y gran variedad de dulces y licores...                                    ¡Tucumán..Con identidad propia y relieves para recordar.!!                                                                                             Raquel 
Recientemente Comentados
DOS CARTAS. Carta a mi hermano Lucas. Bogotá, 26/02/19 Lucas Castañeda  Puerto Inírida.   Querido hermano Lucas: No dejo de extrañar el silencio de tu ausencia, pasan días monótonos, sin la luz de tus palabras, sin saber nada de tu pasado, sin imaginar tu decisión de aislamiento sorpresivo, ¿acaso los espectáculos del circo te decepcionaron?, o ¿el maltrato y las pésimas actitudes del dueño del circo “WW”, Pepe Yepes, te dejaron sin voz?, ¿sin palabras?, ¿sin dolor de abandonar a nuestra madre y hermanos? Tremenda incertidumbre nos acompaña, sin descanso hemos investigado tu lugar de estadía y, por fortuna, el bendito día de ayer supimos que te encuentras en Puerto Inírida.  Hoy, acompañada del fresco aire de la mañana, de escasos rayos de sol, del viento que mueve ramas de árboles, de suave armonía musical; en éste nuevo amanecer, AÑORO la respuesta a las letras de mi pluma, que imagino, me harán saber todo cuanto ignoro de tus vivencias en el Circo WW, algo estoy enterada, tu sabes que en el ambiente social no faltan los rumores y chismes, no sé si en algo me adelanto al comentarte que, según las malas lenguas, se rumora que fuiste maltratado por el dueño del Circo “WW” Hermano Lucas, es hora de que me cuentes detalladamente tus problemas en ese bendito circo, sabrás que aún sin saber mayor cosa, mi familia, amigos y gente desconocida, comentan detalles molestos de ese circo, bien se dice: “Entre el cielo y la tierra nada está oculto”. Puedes estar seguro de que toda la familia y amigos, queremos saber qué te pasa, cómo te sientes, qué estás viviendo, por favor querido hermano, responde lo más pronto posible, mientras tanto recibe nuestros cariñosos abrazos, nuestros deseos de tu bienestar, de tu buena salud y de tus proyectos. Espero tu pronta respuesta. Un abrazo querido hermano de tu hermana mayor. Margarita. Respuesta de Lucas Puerto Inírida, 03/03/19 Margarita Castañeda Bogotá    Querida hermana Margarita: En éste momento siento como si estuviese en una biblioteca, rodeado de tantos libros, sin encontrar el preciso que me indique por dónde empezar a relatar una triste historia, es como si tomara un libro en mis manos, pasando lentamente hojas y hojas, sin dedicarme de manera concentrada a leer. No sé cómo empezar a contarte tantas calamidades sufridas en el circo “WW”. Pues bien, empezaré por reconocer que por desgracia fui víctima del dueño de los dos circos, señor, Pepe Yepes, éste infeliz me tenía de títere, es decir totalmente sometido a él, no quiere decir, que, por faltarme inteligencia, no, sólo por miedo, por evitar venganzas, por temor a que hiciera daño a mi familia si no obedecía sus órdenes, siendo esa su costumbre con los empleados desobedientes. Por cierto, no fui yo única víctima, muchos más empleados del circo sufrieron más que yo. El tal Pepe analiza, minuciosamente el perfil de cada uno de sus empleados; encontró en mí un carácter amable, es decir, débil, simpático, inteligente, buen lenguaje, carismático, exitoso, era yo el preciso capaz de celebrar buenos contratos en diferentes países y ciudades para presentar los espectáculos de los dos circos: el que es con animales salvajes y, el que es con artistas humanos. Al principio, yo me sentía orgulloso de ser elegido como contratista, de recibir atenciones, obsequios y homenajes del dueño de los circos, mi familia y yo agradecíamos y sentíamos felicidad, ¿recuerdas? pero, a medida que pasaba el tiempo me daba cuenta de las maldades de mi jefe, además, que mis compañeros cada día me comentaban sobre las amenazas que recibían de Pepe si no obedecían, las venganzas serían contra familias de ellos  Empezó mi miedo, procuraba obedecer en todo, deseaba dejar de trabajar, pero era peligroso. Pepe aprovechaba la humildad y el miedo que despertaban algunos de sus empleados, les ordenaba entrenar a los animales, les amenazaba con castigos crueles si no cumplían bien con el trabajo. ¡Qué doloroso era ver el maltrato a los animales, torturas, golpes, sevicia, crueldad, aguantadas de hambre de los elefantes, los tigres, los osos, los camellos, en fin, los animales salvajes que tenían que lucir sus actitudes artísticas en todos los espectáculos presentados en tantos lugares! Si fallaba o se accidentaba algún animal, el entrenador era castigado por el malvado Luis, hermano de Pepe, quien castigaba de la misma manera cruel con que trataban a los animales. Igualmente, cuando los artistas del circo de seres humanos se accidentaban, se equivocaban o no obedecían, el señor Pepe ordenaba a su hermano Luis, que tratara a los seres humanos de la misma manera cruel, como entrenaban a los animales. Todo lo anterior, no es lo peor. Pepe Yepes tiene varios empleados a los que obliga a ejercer el delito del proxenetismo en circunstancias de agravación punitiva. Supongo Margarita, que no tienes idea de que trata este delito; pues mira: ese delito consiste en que la persona, que con ánimo de lucrarse para si mismo o para otro, induzca al comercio carnal o a la prostitución a persona honesta, y se agrava el delito cuando se trata de menor de 14 años. Pues bien, Por orden de Pepe Yepes, los empleados empiezan por preparar a las pequeñas niñas bonitas y talentosas en actividades artísticas para presentaciones en espectáculos de circos. Unos de los empleados se encargan de ofrecer a los padres de familia de las niñas, excelentes oportunidades de convertir a las niñas en famosas y grandes artistas, que ganarán mucho dinero y viajarán por todo el mundo con sus presentaciones artísticas, mas no son simples propuestas a los padres de las niñas, los empleados se presentan elegantemente vestidos, educados, amables e invitaban a los padres a elegantes y reconocidos salones de té, mantienen sus charlas con buen léxico, así los padres de las niñas, se entusiasman y aceptan, condicionalmente, con la esperanza y creencia de que sus hijas viajan bien controladas, bien tratadas y que sólo es por un tiempo de seis meses. Por desgracia las niñas son llevadas a otros países, engañadas, mal tratadas y obligadas a prestar servicios sexuales, las mantienen reunidas en una casa, las alimentan, les dan buena ropa, ellas tienen que cobrar altas sumas de dinero por el trabajo, pero, para ellas, ni un peso. Los empleados solo reciben el costo de los viajes, las ropas y la estadía, pero ni un peso libre para ellos, tienen que entregar el producto de las ganancias del trabajo de las niñas al maldito Pepe. Llegados los seis meses, los padres de las niñas menores de edad, empiezan a reclamar la presencia de sus hijas, pero en la medida que luchan por verlas, los empleados de Pepe tienen que secuestrarlos o matarlos y, empleado que no obedezca ordenes de Pepe, sus familias se convierten en víctimas de lesiones, secuestro o muerte. Lo increíble es que Pepe Yepes aparenta ser buena persona, es amable y generoso, con quienes le conviene, se hace el furibundo con los empleados que cometen esos delitos, ruega a las autoridades policivas y a los jueces que castiguen severamente a los empleados que incurran en esos crímenes, pero, a los delincuentes de sus familiares o amigos todo se les debe perdonar a cambio de dinero o amenazas a las autoridades. Pepe tiene buena pinta y carisma, por eso mucha gente lo admira y respeta, sin el análisis profundo de sus actitudes, aún, sabiendo sus fechorías, lo alaban y lo bendicen. Su desbordante inteligencia le sirve para lograr lo que quiere y que sus maldades jamás sean descubiertas. Cuando se acercan posibilidades de ser descubiertos inventa algún tremendo acontecimiento, como cortina de humo para desviar el problema y que todo le resulte bien, sin embargo, ya empiezan rumores de que Pepe y su hermano son malos. Muchos anhelamos, que esos corruptos sean descubiertos. Así es la vida de injusta para mis compañeros de trabajo, pagando penas en prisión, ellos cuentan a las autoridades las perversidades de Pepe, sin que crean nada; toda respuesta de las autoridades, son a favor de Pepe y en contra de los inocentes empleados, nada, Pepe, es inteligente, transparente, las pruebas presentadas por ustedes son falsas, los criminales son ustedes. Yo no tuve que desempeñarme en ese trabajo de entrenador, sólo hacía contratos en diferentes lugares, para presentación de espectáculos, Pepe ya me trataba mal, me exigía más de lo que yo podía hacer y casi nunca me pagaba mis trabajos. No me atreví a renunciar por miedo, sólo busqué un lugar a donde llegar, sin que se sospechara mi lugar de estadía y con la esperanza de que llegue el día en que todo el mundo sepa las maldades de Pepe y su hermano Luis, puede que se extiendan rumores, por cuanto quienes visitan a los presos, poco a poco se van enterando de las maldades de Pepe y Luis. Me imagino que los vecinos y los de tiendas cercanas ya saben y es por eso que tú dices que algo saben algunas personas de los maltratos que he sufrido, no obstante, dudo de que Pepe sea investigado, sabiendo que con su mucho dinero compra testigos, jueces, magistrados y así con amenazas iguales a las que hace a los empleados, logra callar sus fechorías. Bueno Margarita, no quiero seguirte atormentando, porque después de mis graves sufrimientos, empieza mi paz, mi tranquilidad al descubrir un lugar poco conocido. No te puedes imaginar las bellezas de puerto Inírida, es un municipio de Colombia, es la capital del departamento de Guainía, que así se llama por la abundancia de sus aguas, es clima cálido, bellos paisajes, cerros, lindas artesanías, pureza del agua.  Cuando llegué a este puerto vi mariposas amarillas, en las orillas de los ríos, recordé parte del relato de cien años de soledad, vi la flor de Inírida, a la orilla, de los dos grandes ríos, el Guainía y el río Inírida, esas flores son de dos tipos: la de verano y la de invierno, nunca mueren y cuando destiñen sus colores quedan listas para pintarlas de otros colores. La mayoría de los habitantes son indígenas, es muy interesante conocer sus artesanías, su cultura, sus costumbres, sus lenguajes, los colores de las aguas de los ríos, ver los delfines. Aquí veo motos, moto-carro, porque aquí es el único transporte dentro del puerto, no hay buses, sólo el que transporta a los estudiantes, vi la estrella fluvial de oriente, donde se encuentran tres ríos y forman la estrella fluvial. La amabilidad de la gente es más que en cualquier parte de Colombia. Veo la    laguna de las brujas, veo el hermoso atardecer, bellos paisajes, lindos pájaros de colores. Me encanta la belleza de los ríos, son anchos, inmensos. Quisiera describirte las bellezas de este lugar, pero mejor será que algún día mi familia conozca este bello puerto. Hasta aquí todo va bien, he trabajado con los indígenas, ayudando a elaborar artesanías, pero ya es hora de regresar a Bogotá, reunirnos para viajar fuera de Colombia, es difícil, tendremos que pensar bastante, Pepe no se cansará de buscarnos para hacernos daño, por yo haber desaparecido del trabajo sin aviso, Aquí, he descansado, he pasado feliz, pero mi familia y yo tendremos que descubrir un nuevo destino, en un lugar lejano. Pronto nos veremos Margarita, abrazos y saludos a toda mi familia y a ti un abrazo y un beso. LUCAS.
                                                                                                                                       Marzo 10 de 2019          Nuestra hermosa zona de sierras tucumanas ,fue la elegida para anhelos de recreación e inspiración de poetas y literatos como EDMUNDO  DÄMESIS , SARMIENTO, PAOLO MANTEGAZZA , JUAN BAUTISTA ALBERDI, GERMÁN BURMEISTER y PAUL  CROUSSAC ,quienes advertieron  la necesidad de fundirse con las bellezas de los faldeos serranos.       El turismo alternativo en este lugar , los pueblos,los monumentos,los deportes de riego parecen ser el complemento natural de un paisaje que por su profunda sugestión puede compararse  más que a un aspecto de la naturaleza ,a un estado de ánimo del hombre.          Esta faja serrana pertenece al cordón de las SIERRAS  SUBANDINAS  DEL NOROESTE  , elevada en el precámbrico hace 500 millones de años , última formación al oriente de SISTEMA DEL   ACONQUIJA .Este cordón serrano y su bosque subtropical, las YUNGAS , brindan grandes e importantes servicios, ya que se trata de un reservorio de viodiversidad de especies que regulan el clima y protegen la cuenca hídrica.        El circuito que pertenece al cordón de las sierras subandinas comienza en AVENIDA MATE DE LUNA y continúa por la AVENIDA ACONQUIJA , columna vertebral de la ciudad que invita a un paseo magestuoso por esos paisajes serranos...     En la zona de AVENIDA ACONQUIJA , se pueden observar residencias donde predominan los aires  californianos , hasta llegar hasta la imagen de CRISTO y es allí donde se cruza el CAMINO DEL PERÚ, lo que recuerda a la célebre senda de comunicación entre el ALTO PERÚ y el RÍO DE LA PLATA.   El emblemático Cristo indica el acceso a YERBA BUENA  ,ciudad  de excepcional desarrollo comercial y edilicio , con paisaje de calles sombreadas y  gran predominio de pintorescos chalets en cuyos fondos  y frentes gozan del orgullo de sus hermosos y coloridos jardines con una variedad de flores únicas en la provincia, jardines cuidados por las artesanas manos de los mejores  jardineros.   Se destacan en la zona , sobre la principal avenida , innumerables restaurantes, bares y lugares de entretenimiento que la convierten en un centro de recreación muy concurrido.   La "CIUDAD VERDE ", como se conoce a Yerba Buena , es sede de numerosos clubes deportivos  y campos de golf. También ofrece un paisaje histórico con excelentes muestras de arquitecturas que dan fe de tiempos otroras  como paraje de fin de semana.     En el casco principal de la avenida  están las más antiguas residencias como así también el templo parroquial de aires románticos, como también  el PARQUE PERCYL HILL, reserva y monumento natural que protege una fracción del bosque basal tucumano.   La reserva de HORCO MOLLE en el lugar , entre los faldeos de la selva de yungas del PARQUE SIERRA DE SAN JAVIER  atrae a turistas , estudiantes y público en general quienes lo visitan continuamente.    La AVENIDA SOLANO VERA  conduce al sur , precisamente hacia el INGENIO SAN PABLO .Y allí, en tierras de ese Ingenio , el ingeniero LUIS F. NOUGUÉS ,  industrial azucarero y gobernador de TUCUMÁN, hizo estudios meteorológicos y convencido que podía llevar a cabo su proyecto , levantó su casa acercando a toda su familia, de ese modo funda VILLA NOUGUÉS que lleva su mismo apellido  conocida también como "LA VILLA DE LAS MIL Y UNA NOCHE" por su encantamiento en cualquier época del año.    Logró que se construyera sobre la intrincada y espontánea topografía , un rico muestrario de arquitectura inspirada en los PIRINEOS FRANCESES , de donde eran oriundos los Nougués.  Junto a la capilla medievalista y en el marco de un natural encanto visual , se alza la hostería donde se disfruta de un buen café o comida de exigente calidad.  Tras pasar las lomadas frutihortícolas de LA RINCONADA  se llega a SAN PABLO con su ingenio sin funcionar desde hace años, y el complejo fabril dan testimonios de un antiguo poderío azucarero sin el bullicio de sus trapiches.  Aun están presentes la sobriedad imponente de su parque y una admirable capilla y chalet, hoy funcionando como CASA DE ALTOS ESTUDIOS..   Saliendo de la villa en la cumbre, se emplaza el campo de golf LAS HORTENCIAS, con hermosa vista hacia los valles...Más adelante, a unos cuantos quilómetros, se encuentra LOMA BOLA, base predilecta para los aficionados al deporte del parapente y para el aladelta , entre otros balcones naturales.   Desde el llano y las alturas , el viajero contempla las grandes pinceladas verdes de la llanura y  de una serranía selvática que cierra con una gran franja verdosa el horizonte que pareciera que están de la mano con el cielo.   La exultante vegetación que sube hasta las crestas casi tocando al sol , compone el orgulloso ecosistema de diversidad donde conviven en armonía animales y vegetales de la zona, y es precisamente en nuestras  paradisíacas y renombradas YUNGAS TUCUMANAS ...                             ¡¡iMPERDIBLES !!!                                                                          Raquel  
 EL TRAJEAlmidonado y correcto, hecho a ti. Y el sastre, escudriñador, como siempre en en esas ocasiones. Lucías negro, de pupila a pupila, con la misma intensidad. Engreído, creyéndote alguien delante de tu madre. Ella intentaba maquillar el surco hollado por las lágrimas. Harta en años de esperar aquel momento tras una mezcla de ilusión descolorida Por sus antiguos, los de antes, de los que ya no se recordaba sino el latente resuello de los últimos díasLuego las mangas, que más tarde habría que recortar, colgaban en deseo por la blanquísima novia  
 Despierto en la noche con la conciencia llena de palabras,bañada en un perfume de silencios..te reconocí al instante,pletórico de erotismo,te dije con susurro de voces discretas...no le digas a nadie que he vuelto a tus jardinesbarco sediento de realidadesDescendí al océano de tus ojosen oscuridades de sombras misteriosas,tu risa era la misma risa,quebradiza,la caricia insinuante.Tu sombra desnuda,dejando al intemperie tu cuerpo de varóncadencias, resonancias,de música que embriagacomo el mundo cautivante y mágico de Kafka.No importan las verdades absolutas,creo en la relatividad de las cosas,como Protagoras...palabras estériles,corren por los vericuetos sin sentido.Voy al sonido del silenciohilvanando el desagravio,y otra vez ,no eres más que un repartidor de angustias,que tomo posesión de momento,de este espacio,entonces, ese olor a sándalo,siempre tú...imperturbable.
Yo quisiera caminar por anchas calles y poder trotar con alegría y sin esperar que alguien festejara mi pasar.   Yo quisiera caminar por hermosos senderos y soñar que río, que juego y que vuelvo atrás en el tiempo loco que me tocó pasar.   Yo quisiera en tus brazos estar acumulando risas y caricias de más para que en algún futuro si me llegaras a faltar no sufriría porque tu recuerdo estará.   Yo quisiera caminar largo y tendido, sin dudas ni esperas, y sin locas  maneras  raras al mirar.   Yo quisiera el fruto cosechar de hermosas veladas juntos a la par, de historias mágicas que surgen sin pensar quedando guardadas en un recuerdo sin igual.     Yo quisiera caminar mano a mano y así soportar las fuertes tormentas, las tristezas Y de más, que pueden surgir sin esperar.   Yo quisiera poder volar en sueños , En balsas , en todo lo irreal que pasa por mi mente, que invento sin pensar pero que causan gracia con solo imaginar.   Yo quisiera caminar tranquila, serena  muy Llena de paz, en mis escritos que ahora me hacen volar.  
 Y me pregunto en este instante...¿Para quin es este canto triste y entonado? Me he convertido en lo que nunca pens llegar a ser en mi vida...una oficiadora de ritos sin memorias,de figuras obsoletas que ya no sienten,los que la vida le es indiferente.Como las sombras de aquellas imgenes perpetuadas en Comala,las que deambulaban con sus faldasy sus mantos negroslevantando el polvo del pueblo en el ruedos de sus faldas.S, como aquellas que deambulaban taciturnasentre las vigas de las casas abandonadasentre las sombras de un pueblo funestoy en el pasar del tiempo y sus historias.14¡Ah Rulfo!¡que gran imaginacin la que engendraste!, para contar relatos fantasmalessobre Dolorita y Juan Preciado.
Me emputa, me emputa que de nuevo cometí el mismo error, no me bastó la primera vez alejarme de todos por complacencia, privarme de cosas por hacer  feliz a otra persona que no fuera yo, no me bastó la relación más tóxica de mi vida para aprender a que privarse de cosas es peor en una relación. Me siento sola, no tengo a nadie con quien hablar porque creí eso era lo mejor para que esto funcionara, ahora que te fuiste OTRA VEZ de la manera mas mierda, sin motivos, sin razón o provocación, sin explicación o palabras, las voces me preguntan ¿que hiciste mal ahora? ¿y si es tu culpa que se fuera? Pero les contesto NOO, ESTA VEZ NO FUE MI CULPA, aunque se que no te di motivos para irte eso no hace que me deje de doler. Lloro de rabia porque se que esto me duele mientras a ti te da lo mismo. Cometí el mismo error por creer hacer el bien pero solo la cague, la cague conmigo misma. 
  Esta es  tu pena me dicen las voces  desde el eco  distante que viene hacia mí  no sé de donde.   Como si supieran  de mís historias tristes y desnudas desde siglos y siglos   ancestrales dispersa en este limbo que no calla.   En el revez de  otro cielo adormecido donde se atisba el infinito árbol de la vida undiéndose lentamente incoherente, ya sin fuerzas para mirar en el futuro más cercano … cuando los perros se suiciden deprimidos y los pájaros sonrían con la mirada de sordos.   Se fragmenta La Iliada entre mis sueños Para poder decirte .. ¡ y es poca cosa…!   Entonces apareces como siempre  como una letanía  incongruente mirandome con tus  pequeños ojos debajo de tus gafas redondas de sol  esas que no  te quitas ni para respirar y esa pupila de fuego  a la que tanto temo …  con la que abrazas mi cuerpo desde tan lejos pensando en el después … cuando eramos simples pasajeros de una tarde cualquiera  a la misma  hora en  que mataron esa mujer a la que llamabas Lola…
   lluvia =llanto...chuvasco= penas ..llovisna=tristeza..nublado =preocupacion..parcialmente nubledo=indecision... despejado= tranquilidad... temblor =miedo ..terremoto=remeson ..sol=vida tormenta=deseperacion torndado=finalhuracan=muerte.. 
Desnudo  mis  miedos   en  el  acertijo  de  la  noche. Las   estrellas  no  vinieron   a   brillar  a  mi  paso. Quizás    perdí   la   orientación     de   la  luna. Esquiva   bañarse   en  el  lago   de  aguas  agitadas. Heme   aquí   en  la  prolongación  de   tu  sonrisa. Transitando   mi  cuerpo   en  sintonía   con  el   tuyo. Por    surcos   y   quebradas  para   quedar   retratado  En  el  lienzo   de   tu   piel.  Saciando     el  vuelo   de  la  pasión En  conjunción   para    seguir   en  placidez,  Por   el  valle  de  la   armonía,   que  contiene  Preludios   de  sentencia  del  exacto   vivir. Antes   que  los  devore   la  culpa.  En  un   tiempo   sin  tinta   para   anotar. Esta   aventura   de  una  profecía   anunciada    Por   rosas   de   perdurable     roció. Que   señalaron   lo  que   vendría Con  sus    efluvios   de  exquisita   fragancia. En  días   previos    a   lo   acontecido. Cuando   los  eco  de  la   noche Respondían    al  llamado    de  las     penumbras.  Abriendo    sus   puertas    a  mi   destino. 
Recientes
Aprendió a leer en el primer mes, del primer trimestre,  del primer grado de escuela. Adelantó a todas sus compañeras y sorprendió a la maestra, a la directora y a toda la familia,  todos la creían una niña brillante. Lo que no sabían era que de brillante tenia algo,  pero que de curiosa lo tenía todo.   Es que si hay algo que identificó a la Bachita eran sus dotes de fisgona, que le acompañaron toda la vida. Desde que se movilizaba gateando, encontraba todo tipo de cosas: agujas, botones, las escritura perdidas de la casa, la medalla de San Judas Tadeo, monedas del siglo anterior y los billetes actuales, que la abuela guardaba bajo el colchón para cualquier emergencia.   No existía lugar donde ella no husmeara y usando ese olfato de sabueso descubrió bajo la cama de las primas de su padre, solteronas y entradas en años, una cajita cerrada con llave.  Cerca del tiempo de ir a la escuela se percató que  ellas  la sacaban por turnos cuando la abuelita no estaba, y miraban algo que había dentro y después se les ponían las mejillas coloradas.  Alguna vez quiso acompañar a una de las primas para ver lo que había en la caja, pero recibió de su parte una de las peores reprimendas que le dieron en su vida.   Con la reprimenda, la curiosidad aumentó,  y un  día se le perdió a la prima su juego de llaves en el fondo del bolsillo de su delantal,  luego que la Bachita las había tomado para su uso personal y  las  escondió en el hueco que había en el tapial del patio donde hacían nido las gallinas culecas, en espera  del momento apropiado para abrir la cajita.   Los lunes eran los días dedicados a las investigaciones, no quedaba nadie en la casa, las mujeres iban a la feria y los hombres a las parcelas y la Bachita tenia hasta la media tarde para sus asuntos. Este sería el día que la gallina culeca de turno tuvo ración extra de comida, producto del soborno de maíz que recibió, para dejarle sacar las llaves que tenía empollando bajo la caliente huevera.   Al primer lunes que se quedó sola, asalto la cajita de las primas, la abrió con cuidado para no remover nada, dentro encontró una atado de papeles de color celeste envueltos en cintas rosadas, no le halló nada de interés ni siquiera había estampitas de santos. Luego había un libro grueso con un montón de hojas de un papel muy delgadito que parecía la seda de sus enaguas, el único dibujo que tenía era una gran cruz en la tapa. Tampoco este le llamó la atención,  más bonito era el devocionario verde que reposaba en el velador,  en un costadito estaba un manojo de flores secas envueltas en un pañuelo parecido al que usaba el abuelito.   Su frustración fue mayúscula porque lo que veía no le causaba ninguna emoción, a punto de cerrar la caja, se dio cuenta que en el fondo había un hueco tapado con un cartón rojo, cuando le levantó encontró un libro bastante maltratado. Lo saco y comenzó a hojearlo, este si tenía dibujitos, y todos eran muy peculiares, eran parejas desnudas abrazándose, en algunas  las mujeres rodeaban con sus piernas las cinturas de los hombres y junto a cada imagen había muchas letras, al ver esto algo en su interior se fascinó, pero no sabía que. Nunca había visto a nadie desnudo, eso estaba prohibido en la casa, si ella misma no se conocía desnuda. Lo que más le llamó la atención y jamás lo habría imaginado es que los hombres tenían un trozo de carne colgado entre las piernas. Con razón las primas se ponían coloradas cuando lo miraban, mostrar el cuerpo desnudo era pecado y si la abuelita se enterara les hubiese hecho rezar cien padre nuestros, arrodilladas en el patio.   Así acabó ese lunes, con la curiosidad satisfecha a medias por haber abierto la caja,  pero sin saber de que se trataba, porque no sabía leer, y a partir de ese momento decidió aprender a descifrar las letras lo más rápido posible, para entender los dibujos de los abrazados, que estaban encerrados dentro de la cajita de las primas debajo de la cama.   Nunca volvió a ver el libro,  porque a la semana siguiente cuando volvió en  busca de la caja se encontró con que  había desaparecido  y nunca más en su vida vio rastros de ella. Cuarenta años después, cuando murieron las primas y hubo que botar todos los trastos viejos,  tuvo la esperanza de encontrarla, pero de la cajita no se supo nada. Lo que si estaba fue el libro de hojas de seda que no era otro que una Biblia de la versión de Reyna Valera  que  estaba prohibida para los católicos porque esa la usaban los protestantes.   El libro de la cajita le dejó muchas preguntas en la mente y un cosquilleo en algún lugar del cuerpo que no sabía precisar y como ya aprendió a descifrar el significado de las palabras escritas, se dedicó a leer todo cuanto llegara a sus manos, con la esperanza de encontrar el libro en cuestión. Comenzó por el devocionario verde de la abuelita, los cuentos de hadas, la revista mensual  de los padres franciscanos que en cada entrega traía fragmentos de novelas de amor, pasando en la pubertad por Corín Tellado y las novelas del oeste. Cuando fue un poco más grande ya en la secundaria, las novelas de rigor que constaba en el programa académico y en ciertos intervalos algunas  como Valle Negro, María, El Dr. Zhivago, y también otras del corte de Nana. Leyó toda clase de libros unos malos y otros peores, pero la mayoría muy buenos. La curiosidad le llevó al encuentro de la palabra escrita con la avidez del hambriento.   Siempre buscó el libro de las primas y se tardó bastante en encontrarlo, lo logró cuando había cumplido  los veinte, estaba en un puesto de revistas en el sector adultos,  en una edición a todo color. Al fin después de tanto tiempo pudo leer a sus anchas  las instrucciones de las posturas del  Kamasutra, de las cuales algunas ya las conocía y las había puesto en práctica.   Pasando el tiempo,  la Bachita se quedó sin el compañero con el que aprendió y practico las habilidades del libro en cuestión,  a pesar de no haber tenido las instrucciones a la mano. Pero él la cambió por un modelo actualizado, no del libro sino de mujer; y,  como ella no volvió a encontrar otro ejemplar apropiado, tuvo que resignarse al igual que las primas, a de tiempo en tiempo mirar el libro a hurtadillas y ponerse colorada.    
CONCIERTO SEXO… Parodia de introducción a lo clásico. Libreto original: Cristian Vega- Carlos Gutiérrez Actuación: Cristian Vega- Carlos Gutiérrez Dirección: Cristian Vega- Carlos Gutiérrez Solista: Cristian Vega Batuta: Carlos Gutiérrez. Invitado especial: Orquesta Sinfónica Liliputiense Tsunami Maremoto.                                                                                                Escena 1. Obertura. CRISTIAN Y CARLOS ENTRAN A ESCENA TOMADOS DEL BRAZO. CRISTIAN SE SIENTA ANTE SU INSTRUMENTO, LO PRENDE Y LO HACE SONAR. CARLOS VA A UN COSTADO DONDE ESTA EL ATRIL. NO ENCUENTRA SU CARPETA, SALE POR ELLA MUY SERIO, CRISTIAN SE BURLA DE ÉL CON ALGUNOS SONIDOS. CARLOS LO MIRA, CRISTIAN DETIENE LA BURLA. Carlos:                                   Existen dos maneras de ser feliz en esta vida: una es hacerse el idiota y la otra serlo… Cristian:                                Yo soy feliz Carlos:                                  Él es feliz. Cristian:                                Efecto musical. Carlos:                                  Buenas noches, damas y caballeros; (Observa mejor.) no tan damas y no tan caballeros; (Pone su atención en un grupo de personas.) población L, G, B, T, I y A, B, C… etc., etc... Hasta la Z… Bienvenidos a Con Cierto Sexo, parodia de introducción…, a lo clásico… Cristian:                                Efecto musical. Carlos:                                  Nuestro concierto consta de dos partes: Lo cierto y el sexo… Lo cierto es que se comprobará  de una buena vez que Vivaldi, Beethoven, Mozart, Bach y Bizet, entre otros; no son más que unos plagiarios infames de los autores y compositores colombianos.Lo cierto es que algunos ignorantes musicales intentarán comparar nuestro concierto con el grupito argentino “Les Luthiers”, expresión francesa que quiere decir: Fabricante de instrumentos, especialmente de cuerda. Cristian:                                Como el yoyo. Carlos:                                  Argentino con nombre francés. Ellos se adueñan de todo y cobran derechos, su ego internacional se los permite, a saber: El uruguayo ahora francés, Gardel, es argentino, la parrillada es argentina, nadie asó carne antes que ellos; Maradona es Dios, la pizza es italiana, pero por metros es argentina; y la samba no es una copia del bambuco santandereano, es Argentina… Maestro, por favor… Cristian:                                Hace la comparación musicalmente. Carlos:                                  Lo cierto es que los queremos y les agradecemos el ego aportado este concierto… Cierto es que cuando al maestro Cristian Vega le decían el niño genio de la música,¿cómo era que le decía Pacheco­? Cristian:                                El niño genio de la música… Carlos:                                  A mí, mi madre me decía burro, porque a los 15 años, con la primera, tuve el primero… Y ahora es mayor que yo, me regaña cada vez que le hablo…, es más, mis otros hijos, me vacean cada vez que me hablan… es más, mi mujer me insulta cada vez me habla…, es más… todos me vilipendian cada vez que me hablan: ¡Qué no haga eso, que no coma eso, que no fume eso, que no use eso, que se quite eso, me tienen mamado!... Cristian:                                Efecto musical de llamado de atención. Carlos:                                  Disculpen… La segunda parte del concierto es el sexo… ¡Qué épocas, maestro!... Cristian:                                (Jazz) ¡Qué épocas!... ¡Y qué época la actual!... Carlos:                                  ¿En serio, muy activo? Cristian:                                (Cantando.) Como la canción del chicanero:…“Si pudiera expresarte como es de inmenso ”… Carlos:                                  Viagra-activo. Cristian:                                La envidia es como una mujer que ronca: es mejor despertarla  que sentirla. Carlos:                                  Espíritu Maturana, perder es ganar un poquito. Qué bueno… Conmigo sí es competencia implacable y sin dopping. Cristian:                                ¿Y eso cómo es?... Carlos:                                  Gana el que primero llegue. Cristian:                                (Canta) “No hay que llegar primero, hay que saber llegar… Carlos:                                  Todo en la vida se inicia por una obertura.Todo en la vida se inicia también por un divertimento. Es más, por un divertimento en la obertura.Obras varias de autores varios en arreglos varios para unos ovarios instrumentos… musicales…   Cristian:                                Para abrir nuestro concierto.Con Cierto Sexo… hemos elaborado con asesoría de nuestros colegas Otto de Greiff y el sibarita alemán que tiene una cadena de restaurantes en Bogotá: Karl von de Palo, una obertura…Obras varias de autores varios en arreglos varios para unos ovarios instrumentos… musicales… Carlos:                                  Toda obertura merece una introducción clásica. Cristian:                                O no tan clásica. Carlos:                                  puede ser moderna, pos moderna o re moderna. El caso es que la introducción en la obertura es importante. Cristian:                                Para desarrollar el arreglo de este abrebocas hemos incluido obras varias de autores varios en arreglos varios para unos ovarios instrumentos musicales… Iniciamos con Vivaldi. Carlos:                                  Con un aparte de su más famosa obra, las estaciones, las cuales, contrariamente a lo conocido, no fueron compuestas a los fenómenos meteorológicos que acompañan el paso de las estaciones. La compuso a sus familiares de la perseverancia en Bogotá, quienes hacían la mejor chicha de la región… Su prima Vera lo inspiró, después de unas totumaditas del glorioso liquido, cuando Toñito vino de visita… (Como Vera)   Antonio, ¿me prestas tu violín? Cristian:                                No. Vera:                                      ¿Por qué no? No seas malo… Préstamelo. Cristian:                                No, es mi instrumento preferido. Vera:                                      A mí también me gusta tu instrumento, préstamelo un ratico para jugar con él. Cristian:                                Nadie juega con mi instrumento. Vera:                                      ¡Yo quiero, yo quiero! Cristian:                                ¡Vera no! Vera:                                      ¡Egoísta! ¡No quiero que me vuelvas a dirigir la palabra! Cristian:                                ¡Vera no! Carlos:                                  Y así fue como compuso verano… Inspirado en Vera la chichera, en Colombia… Invierno fue en honor a un tío suyo que era muy goterero… Esto es algo confuso:... Gotas, lluvia, invierno… ¿Comprenden?... Cristian                                 ¡Ah…! Primavera es la más conocida. La usamos hace siglos en un comercial de jardines de paz.                                                SE ESCUCHAN ALGUNOS COMPACES. Carlos:                                  (Llorando como una viuda.) ¡Dios, ¿por qué te lo llevaste?!... Era tan bueno… Cristian:                                Cálmate, no hay muerto malo. Carlos:                                  ¿Y esa música?... Cristian:                                Es la primavera de Vivaldi. Carlos:                                  ¿Y qué tiene de primavera la muerte? Cristian:                                Tal vez el cielo es una eterna primavera. Carlos:                                  ¿Esa no es Medellín?... ¡Ay, el marido de mi amiga! Cristian:                                Hay mujeres que quieren tanto a sus maridos que, para no gastarlos, toman el de sus amigas. Carlos:(Viuda)                      Las mujeres necesitamos la belleza para que los hombres nos amen, y la estupidez para amarlos. Cristian:                                Antonio Vivaldi compone el otoño de dicado a sí mismo. Un día (Cristian hace la mímica.), saliendo de la ducha, se observó al espejo y exclamo:         ¡Oh coño! Carlos:                                  Con T. Sino sería venezolano.  Toño. De Antonio Vivaldi… Esta noche, iniciaremos la obertura de obras varias de autores varios en arreglos varios para unos ovarios instrumentos musicales: con otoño. Cristian:                                ¿Quéademás otoño es copiaburda del folclor colombiano?...  Pues el vallenato: Un grande nubarrón se hace en el cielo… ese es el comienzo del otoño, cuando caen las hojitas de los árboles. Luego suena Bach, Beethoven, el famosísimo alemán Rafael von Scalona, interactuando con Beethoven. Así transcurre este divertimento saltando  de una obra a otra, de un autor a otro, de un arreglo a otro. Carlos:                                  Damas y caballeros: a continuación en el órgano de cola… de Goya… obras varias de autores varios en arreglos varios para unos ovarios instrumentos… Musicales. ¡La orquesta liliputiense Tsunami maremoto acompañando al maestro Cristian vega con la obertura.                                                OBERTURA.                                                                                               Escena 2. Bach.   Carlos:                                   Johan Sebastián Bach. Cristian:                                 Nace Bach en la ciudad de Hamburgo, de ahí su afición por la comida rápida. Carlos:                                  No entiendo. Cristian:                                 Hamburgo, hamburguesa, Bach Donald’s. A ver. Carlos:                                  El mejor chiste de la noche. Cristian:                                Entra al colegio con grandes dificultades, ya que el portero había extraviado las llaves de la puerta principal, y tuvo que ingresar a la institución académica por una tapia de más de dos metros de altura. Pero el decidido apoyo de su familia permitió que el joven artista comenzara a manifestar su extraordinario talento musical… Una de sus primeras manifestaciones artísticas tuvo lugar cuando fue sorprendido por el padre Venancio ejecutando solos de órgano, al mejor estilo de cualquier adolescente, en la catedral de Brandemburgo. Carlos:                                  No entiendo lo que tiene que ver el adolescente con los solos de órgano… Cristian:                                Pura paja. Carlos:                                  ¡Ah!... Cristian                                 El prelado contempló con estupor la destreza manual del entonces púber estudiante. Su indignación le llevó a amonestar seriamente al muchacho, advirtiéndole sobre los serios riesgos de su actividad manual, pues según le dijo el vetusto monje, su actividad de solista podría conllevarle a la ceguera. Carlos:                                  (Mirando sus gafas). ¿Será cierto?... Ah. ¿Por eso Beethoven era ciego? Cristian:                                Sordo. Beethoven era sordo. Carlos:                                  ¿Y cuál es el ciego? Cristian:                                Andrea Bocceli es uno de ellos, hay mucho músico ciego. Carlos:                                  ¡No me diga! Cristian:                                ¿Que dice aquí?... Fue sorprendido en repetidas ocasiones dándole a los solos de órgano, y este hecho ocasionó su expulsión del centro académico, y su regreso a vivir en casa con su madre, de él, quien preocupada por su educación, formación y además sus obras manuales, contrata a una reconocida meretriz… Carlos:                                  Perdón… Cristian:                                Institutriz, me equivoqué por un tris.La renombrada Manuela de Niño. Mujer de enormes dotes. Carlos:                                  Me imagino. Cristian                                 Instruye al muchacho en el área musical. A ella le debe su aprendizaje del violín. Posteriormente la viola. Y finalmente sufre una regresión a sus tiempos de solista, cuando aprende a tocar cello. Carlos:                                  ¿Disfruta tocando cello? Cristian:                                Le encanta tocar cello. Para él nada como tocar cello. Carlos:                                  ¿Usted podría tocar cello? Cristian:                                Usted también podría, es fácil tocar cello. Carlos:                                  ¿De verdad?... ¿Entonces, todos aquí podrían tocar cello?... ¿Ustedes quieren aprender a tocar cello? Cristian:                                Ellos saben tocar cello… Carlos:                                  (Al publico). ¿Ustedes saben tocar cello?... Prosiga maestro… Cristian:                                Bach, Inicia su periodo de compositor. Realiza primero la tocata, seguida indefectiblemente por una fuga. Es el terror de Brandemburgo. A sus encantos caen una y otra vez las más distinguidas damas de la sociedad, las vírgenes más virtuosas, no importaba su condición. Carlos:                                   ¡Un semental! Cristian:                                Bach arremetía con todo su poderío musical y toda suerte de encantos, acabando con la virginidad, la pureza y la virtud de numerosas damas de la sociedadhaburguesa. Así, de tocata en tocata, de fuga en fuga y de mujer en mujer, tuvo que huir hacia Rusia, donde trabaja como músico de la corte para Iván el terrible. Carlos:                                  El Zar Iván el terrible. Cristian:                                Zanafabich, en ruso. Con el tiempo, el monarca Iván el terrible percibe un severo cambio de actitud en sus reales esposas. Al tiempo que Bach se tornaba en un obeso espécimen. Carlos:                                  Mejorando lo presente. Cristian:                                Investigando estos curiosos sucesos descubre que Bach está engordando porque se está comiendo a las harinas. Carlos:                                  Las harinas engordan. Cristian:                                Huyendo de la real ira delZanafabich, Bach llega a la china, donde trabaja en la orquesta de la corte, adelgazando mucho en un tiempo mínimo. El mandarín Ka – Chong IV descubre que Bach, para adelgazar, se estaba comiendo las mandarinas. Carlos:                                  De las harinas a las mandarinas. ¡Que prolijidad! Cristian:                                Promiscuidad. Después de continuar sus tocatas y fugas viene a parar en los llanos orientalesde América del sur, una región que compartimos con nuestros hermanos bolivarianos, país con el que nos queremos como hermanos. Carlos:                                  ¿Cómo hermanos? Cristian:                                Como Caín y Abel… Donde es muy fecundo con su estilo de tocata y fuga, sufre otra regresión, pues compone música de cámara, de camarita, y se dedica a tocar el pajarillo, que escuchamos al final de la obra. Carlos:                                   Y ahí es cuando nuestra influencia llanera lo toca sin que se le fugue… Cristian:                                Bach, para terminar, es reconocido en el mundo de los sistemas como el inventor del Bach Up. El Back space y aficionado al Bacardí. Carlos                                   Definitivamente Bach era un Bacán.Damas y caballeros: a continuación en el órgano de cola… de Goya… Con la orquesta liliputiense Tsunami maremotoacompañando al maestro Cristian vega con el pajarillo de Bach...                                                                                               BACH Y SU PAJARILLO.                                                    Escena 3. Sorpresa. Cristian:                                 Hasta que acabo con el pajarillo. Carlos:                                   Ese fue el fin de Bach. Cristian:                                 A punta de solos de órgano. Carlos:                                   Lo que fue una verdadera sorpresa. Cristian:                                 Sorpresa la de Hayden, Joseph Hayden, es el padre de las sinfonías  y los cuartetos. Carlos:                                  O los swinger…SimundFreud sostuvo que la libido madura en los individuos por medio del cambio de su objeto. Argumentó que una gran variedad de objetos pueden ser una fuente de placer Cristian:                                Joseph Hayden Creo la sinfonía de los juguetes, con sorpresa. Carlos:                                  Damas y caballeros: a continuación en el órgano de cola… de Goya…  Y la orquesta liliputiense Tsunami maremotoacompañando al maestro Cristian vegacon la sorpresa de Hayden:                                                LA SORPRESA.                                                  Escena 4. Beethoven. Cristian:                                Ludvig Van Beethoven es un músico que genera controversia desde su cuna. Carlos:                                  Nuestros asesores musicales, antes había uno, pero ahora es Otto de Greiff y el renombrado sibarita alemán, el señor Karl Von de Palo, discuten agriamente sobre la cuna de Beethoven: Cristian:                                La cuna de Beethoven fue Bonn. Carlos:                                  No fue Bonn. Cristian:                                ¡Fue Bonn! Carlos:                                  ¡No fue Bonn! Cristian:                                ¡Fue Bonn! Carlos:                                  ¡No fue Bonn! Cristian:                                ¡Fue Bonn! Carlos:                                  ¡No fue Bonn!... ¡Fue Buga! Era Valluno. Cristian:                                No fregues, ve. Carlos:                                   Además llegamos a saber que no se llamaba Beethoven. Se llamaba Thoven, sino que cuando lo llamaban le decían:¿ Ve, Thoven. vení oís! Cristian:                                ¿Y le decían OÍS…? Carlos:                                  Aún no había perdido el oído. Cristian:                                ¿Y cómo le vino la sordera al compositor? Carlos:                                  Sencillamente durante la celebración de las fiestas patronales del milagroso de Buga… Un despistado soltó un volador sin palo. Y el artefacto estalló en el oído del artista… Cristian:                                Ah, y ahí es cuando Beethoven queda como las esposas por la mañana: Sordo, despelucado y de un genio el berraco. Carlos:                                  Es correcto. Amargado por el insuceso, el célebre compositor emigra hacia el norte, hacia Titiribí Antioquia, donde encuentra el amor en una agraciada mujer, de corta estatura, pero muy bonita. Cristian:                                Era más chiquita que un Whisky de Casino. Carlos:                                  Era tan bajita que casi no se veía. Esta menuda mujer se llamaba: Elisa Restrepo Echeverría, natural de Boyacá…Mentiras. Esta antioqueña, que por lo corta de estatura le decían: Antioqueñita… Cristian:                                Cuerpo pequeño de gran intensidad. Carlos.                                  Así me decían anoche… Cristian:                                Cuerpo pequeño. Elisa sobresalía por su mal carácter…. Carlos: (como Elisa)           Thoven, ¿qué estas haciendo, otra vez componiendo esas bobadas? Póngase a trabajar, pues papá, que yo no le voy a durar toa la vida.  ¿oiste?... Verdad que este es sordo… Beethoven, vos tenes que ser verraco como mi papá que era arriero. Cristian:                                Lo jodía de día y de noche. Carlos: (Elisa):                     Luiding von,  a mí me parece muy charro que le guste más la salchicha alemana que la arepa antioqueña. Luidig von, si vos sos sordo que andas jodiendo con ese piano… Cristian: (Beethoven)         ¡Pará, Elisa… pará! Carlos:                                  A Elisa Restrepo compone su principal y más conocida obra para piano: Para Elisa… Opus no me joda más. Cristian:                                Entre las obras más sobresalientes de Beethoven, figuran sus sinfonías, el era un músico sinfónico, y la famosa Elisa era Sinfómana. Apropósito (al público), ¿a quién compuso Beethoven la quinta sinfonía?... ¡Al papa! Para papá… ¿y la novena sinfonía? Carlos:                                  A  Andrea Bocelli… Novená… Cristian:                                ¡Mucho marica! Pues a la mamá. Porque cuando le preguntaban: Beethoven: ¿Su mamá es joven?.. A lo que el respondía. No, mi mamá es cucha, pero no oye. Por esta razón la letra del himno de la alegría es: “Es cucha hermano”. Otra sinfonía muy conocida es la que le hizo a Sofía Vergara… La Pa – tética. Carlos:                                  ¡Mucho marica! Damas y caballeros: a continuación en el órgano de cola… de Goya…  Y la orquesta liliputiense Tsunami maremotoacompañando al maestro Cristian vega: Escucharemos Para Elisa la antioqueñita.                                                PARA ELISA LA ANTIOQUEÑITA.   Escena 5. Mozart.   Carlos:                                   Amadeus Mozart, conocedor de los éxitos de Bach y Beethoven viajó a la Austria latinoamericana en busca de la inspiración que invadió a sus colegas. Cristian:                                En una sesión del consejo de la capital, un despabilado concejal se dirige al numeroso cabildo en estos términos: Carlos:                                  Respetados colegas: ¡Bogotá tiene un serio problema! El río Bogotá, por sus altos niveles de contaminación y su desborde durante los crudos inviernos de la altiplanicie, se ha convertido en una mancha ocre de destrucción… Hallegado a mis oídos que un hidrólogo austriaco de apellido Strauss, apoyado en la teoría del doctor Masaru Emoto que dice que el agua oye: Transformo el rio Danubioen azul y ahora todos bailan vals con él… Cristian:                                Otro inquieto cabildante, con un coeficiente elevadísimo propone: Carlos:                                  Para qué nos gastamos todo un presupuesto en traer a ese pisco desde Viena, si en el festival vallenato hay otro pisco: Un tal Mozart. Cristian:                                Amadeos Mozart llego a Valledupar con el ánimo de fusilar el lenguaje tropical y parrandero de Von Scalona y Colacho Mendoza. Carlos:                                  El original Mozart, se fascina con los instrumentos típicos del Vallenato, a saber: Cristian:                                ¡La guacharaca! Carlos:                                  ¡Las congas! Cristian:                                ¡Las timbaletas! Carlos:                                  ¡Los bongoe! Cristian:                                ¡La caja! Carlos:                                  Pero la caja de ron que se mamo atrás del escenario. Cristian:                                Gracias a eso al día siguiente compuso la sinfonía opus Y más conocida como el guayabo de la Y Carlos:                                  ¿Cuál es esa? Cristian:                                Escuche. (Guayabo de la Y) Carlos:                                  Sinfonía que ocupo el primer lugar en Bilboard Cristian:                                Argumento imbatible del congresista para contratar a Mozart. Carlos:                                  El gobierno central le contrato un chárter en la chalupa de Guillermo Cubillos, pero como Cubillos se negó a interrumpir su parranda al joven Amadeus le figuro viajar solo. Cristian:                                Por la rasca que se pegó en el festival se queda dormido, se pasa de su destino y despierta en un pueblito del Huila. Carlos:                                  Un pequeño villorrio en el cual estaban en las fiestas patronales. Y le despertó la algarabía de la gente del pueblo, con pólvora y banda municipal. Es importante este paréntesis. Mozart dominaba el español si este era bajito y se dejaba. Lo que si hablaba con fluidez era el inglés. Carlos:                                  Razón por la cual, es contratado un traductor. Cuando Mozart escuchó el bochinche y observó la procesión con el santo en andas, preguntó al anglo parlante, señalando el santo diciendo: Cristian:                                ¿Whois he?... Y con el ruido de la banda, y las explosiones de la pólvora el traductor no le escuchaba, y le decía: Carlos:                                  ¿What?... Y repetía la pregunta varias veces… Cristian:                                ¿Whois he?... Carlos:                                  ¿What?... Finalmente, ante los alaridos que pegaba Mozart bastante molesto contestó: Cristian:                                ¡He´San Juan! …Así nace el Sanjuanero. A continuación escucharemos las alegres notas sinfónicas de la sinfonía opus opita, para banda de pueblo y grupo de danza. Carlos:                                  El primer ensamble de bailarines, bailarinas y bailaricas que lo danza es el Ballet Parking (son). Cristian:                                De ahí sus frenéticos movimientos. Carlos:                                  Damas y caballeros: a continuación en el órgano de cola… de Goya…  Y la orquesta liliputiense Tsunami maremotoacompañando al maestro Cristian vega: Escucharemos El San juanero de Amadeus Mozart. SAN JUANERO   Escena 6. Bizet.   Carlos:                                   BIZET Cristian:                                Ahora trataremos sobre un género musical muy sonado: La ópera. Carlos:                                   Carmen era una mujer que no era propiamente hermosísima. Cristian:                                Realmente, bonita no era. Era ligeramente desagradable. Como feita… Carlos:                                  Mejor dicho era fea, fea, fea.  Cristian:                                Una mujer de esas que nos invita alguna amiga, usualmente divina, quien nos presenta una excompañera del colegio. Uno, tontamente acepta la cita a ciegas, no sin antes inquirir a la amiga: Carlos:                                  ¿Qué tal es la hembrita? Cristian:                                Uy, inteligentísima. Lo cual no quiere decir que todas las inteligentes no sean poco agradables. Carlos:                                  Uno interroga de nuevo a la evasiva celestina. Pero… ¿qué tal la mujer? Cristian:                                Muy culta, habla 6 idiomas con fluidez. Lo cual no quiere decir que todas las mujeres políglotas sean feas. Carlos:                                  Oye… ¿pero la vieja qué pitos toca?  Cristian:                                Noooo, es muy estudiada. Se graduó con honores en filosofía y letras en la Sorbona… Carlos:                                  Así le digo a una amiga mía: La Sorbona… A la Lewinsky. Cristian:                                Lo cual no quiere decir que toda mujer que estudie filosofía y letras en la Sorbona, y se gradúe con honores tenga que ser inmunda. Carlos:                                  Pero Carmen si era inmunda. Cristian:                                Cuando nació, prematura, la colocaron en una incubadora con vidrios polarizados, para que no asustara a las otras criaturitas. Carlos:                                  Pero gracias a las maravillas de la ciencia médica, fue COMPUESTA por George Bizet, un renombrado cirujano plástico y director musical de la época. Una vez compuesta, la estreno. Cristian:                                Mamita rica quedo la hasta entonces poco agraciada muchareja. Le quedó tan bien compuesta que tan pronto salió del quirófano la estrenó, ya que nadie se había atrevido hasta entonces. Carlos:                                  Escucha que en la Austria latinoamericana, que es la misma Atenas suramericana. Hay un clarinetista dedicado al porro… Cristian.                                Uy seguro… Carlos:                                  ¡Usted es de Bonn! Cristian:                                ¡Mucho marica!... (Risueña) Carlos:                                  El otro porro. Cristian:                                Ah… (Toca porro) Carlos:                                  Muy satisfecho por la obra de Bermúdez le fusila las negras y las blancas, y tal cual fusa o semifusa arrasa con las corcheas para componer la opera que lo haría famoso. Cristian:                                Carmen. Se inician los ensayos y los preparativos del debut de la mencionada ópera. Lastimosamente el clarinetista de la orquesta enferma delicadamente, impidiéndole ensayar y tocar para el estreno. Carlos:                                  Así que Bizet con cierto complejo de culpa invita a Lucho Bermúdez para el estrenode CARMEN, la ópera, pues Carmen ya había sido estrenada por el melómano galeno. Cristian:                                Lucho arriba a París con prontitud, y empieza los ensayos con la orquesta, la Orquesta sinfónica de París. Las primeras impresiones de Luis Bermúdez fueron en la aduana francesa. Fueron dactilares. Carlos:                                  Acude presuroso al ensayo, y allí, a la distancia, sobre el escenario vislumbra a la buenona de Carmen. El músico se hace de artimañas para seducir a la intensa Carmen, pidiéndole la pruebita de amor a la voluptuosa cantante.  Cristian:                                En sus arranques, la sabrosona cantante le toca las maracas a Bermúdez cuando se hecha unos porros. Carlos:                                  Él, Bizet,  se dedica a tocarlela colaal piano de… hecho que le ocasiona unas dolorosas ampollas en su acicalado derriere. Cristian:                                Años después sufre de un ataque de apoplejía al intentar tocar el contrabajo de cola. Carlos:                                  Cuando Lucho se lo pide a Carmen, el coro, que es partidario del romance, apoya a Lucho, cantando: Cristian:                                Que se lo dé, que se lo dé… (En esta parte ensayamos el coro con el público). Carlos:                                  A Bizet no le gusta para nada lo que está sucediendo, y se siente el toreador toreado. Cristian:                                El cachondo. (Interpreta la melodía.) Carlos:                                  ¡Muuu! Se acerca el día del estreno. Y en este magno evento se dan cita la Flor y Nata: Cristian:                                Flor Rodríguez y Natalia, Nata Pérez. Se ponen cita pero no se encuentran, puesto que llamamos por teléfono a su apartamento, un piso que tenían frente a Versalles, y la contestadora automática dijo: Carlos:                                  En el momento no nos encontramos. Cristian:                                Y definitivamente no se encontraron. (Qué cuento tan huevón, jajaja) Carlos:                                   Carmen en su intensidad, enamorada del galante clarinetista, lo busca por sol y sombra para coquetear con él. Cristian:                                Tan acosado se siente Lucho, que la encierra en el camerino, coloca doble llave, candados y bloquea la salida a la voluptuosa cantante. Carlos:                                  Tan pronto la tiene encerrada, escribe un papelito y lo introduce por debajo de la puerta del camerino con esta leyenda: Cristian:                                SALSIPUEDES. (Interpreta un pedacito.) Carlos:                                  Finalmente la ópera es estrenada con bombos y platillos. Cristian:                                Nos queda la duda de si CARMEN era de Bolivar, de Bizet o de Bermudez. Este proceso se encuentra en el tribunal de la Aya.Sonará, amanecerá y veremos. Carlos:                                  Damas y caballeros: a continuación en el órgano de cola… de Goya…  Y la orquesta liliputiense Tsunami maremoto acompañando al maestro Cristian vega: Escucharemos CARMEN de Bizet, de Bolivar, de Bermúdez o de lo que sea.                                                CARMEN.                                                Escena 7. La cerratura.   Carlos:                                   Como toda obertura requiere una cerratura. Cristian:                                 Todo inicio un final. Carlos:                                   Todo zapato un pie. Cristian:                                 Todo frasco una tapa, todo tornillo una tuerca. Carlos:                                   Todo huevo una cascara… De Peter IlichTchaikovsky La danza de las últimas horas  o las últimas horas del caimán… Carlos:                                  Así como iniciamos nuestro CONCIERTO SEXO con una obertura integrada por obras varias de autores varios en arreglos varios para unos o varios instrumentos… musicales, damos término a este divertimento musical con una  Cerratura… Cristian:                                Hecha en Yale… centro educativo famoso por sus chapas,candados y … cerraturas. Carlos:                                  Iniciamos el finalle con el apoteósico Aleluya de Haendel. Oscar Federico Haendel, nacido en Inglaterra, quien se dedica a los oratorios. Cristian:                                ¿Será que un oratorio es una variación ORAL de algo? Carlos:                                  Curiosamente todo lo oral es satisfactorio… Este célebre compositor primero se dedica a componer óperas, pero casi quiebra porque durante las cuaresmas estaba prohibida la ópera. Cristian:                                 Entonces compone diferentes fragmentos de música sacra, algo así como una ópera sacra. Y el negocio funcionó, y se dedicó a ese género musical, muy similar a la ópera pero sin vestuarios ni decorados. ¿Será que los actores salían viringos? Carlos                                   Cuando ejecutaban el Aleluya del Mesías de Haendel, el público tomó la costumbre de levantarse de las sillas para escuchar esta cantata en pie. Cristian:                                Obviamente nos encontramos con la OPERA COLOMBIANA. Entonces conocemos a una generosa mujer conocedora del pollo asado… Carlos:                                  Sí: Esta criolla dama trabajaba en un asadero de pollos. Teniendo que soportar altas temperaturas en los interiores, del restaurante, esta mujer torna el color de su piel en rojo liberal, y por el color de su epidermis, colorada, y la especialidad de su comida, el pollo, es apodada con el mote de: Cristian:                                LA POLLERA COLORÁ. Y el plagio se hace más notorio cuando entra una obra muy famosa de Peter Ilich Tchaikovski, ruso, autor del famoso ballet PARKING, composición que cobró por minutos. Por esto se llama La Danza de las Horas. Carlos:                                  Siendo un ballet bastante movido e integrado por bailarines hijos del ballet Parking, el grupo de danzas se llama entonces Ballet Parking Son, sobre todo por lo movido. Era un movimiento allegro, convulscionato con tutti. Cristian:                                 Este ballet no era otra cosa que un descarado plagio basado en la ópera colombiana llamada: LA OPERA DEL MONDONGO, o The crocodrileis gone. Se va el caimán. Carlos:                                  Es un clarísimo ejemplo de los sucesivos y permanentes plagios de los autores europeos contra nuestra rica música colombiana. La ópera del mondongo, entra en un allegro en aire de tango. Cristian:                                Y se nota perfectamente la influencia de la música colombiana en la música citadina bonaerense. Ese mismo acordeón nos transporta a las alegres melodías del folclor costeño colombiano. Entra y SE VA EL CAIMAN, es decir hace mutis por el foro. Carlos:                                  El caimán sirve como fiel reflejo de una típica especie burocrática colombiana: El LAGARTO. Vuelve la POLLERA y se funde deliciosamente en la corriente del rio. Entonces sueña con: SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO, de Mendelhson, más conocida como la MANCHA NAUPCIAL. Cristian:                                 Pues dice la leyenda, que en su sueño, la colorada cocinera se casa con un lagarto que la pretendía, pues le gustaba su combo. Carlos:                                  Por eso, el mencionado espécimen iba a hacerle la corte con su paquete de papas a la francesa: Para acompañar esa PECHUGOTA. Cristian:                                La conocida marcha es apenas ejecutada por el combo sinfónico y acaba bruscamente, porque es que ya los matrimonios no duran nada y se acaban bruscamente. Carlos:                                  El finnalle maestosso con tutti, nos hace recordar la INCONCLUSA, pues deja a los oyentes en una tensa interrupción, llamada finalle interruptus, con tutti, ma non troppo. Así termina nuestro CONCIERTO SEXO… Damas y caballeros: a continuación en el órgano de cola… de Goya…  Y la orquesta liliputiense Tsunami maremoto acompañando al maestro Cristian vega: En LA CERRATURA   FIN
CONCIERTO SEXO… Parodia de introducción a lo clásico. Libreto original: Cristian Vega- Carlos Gutiérrez Actuación: Cristian Vega- Carlos Gutiérrez Dirección: Cristian Vega- Carlos Gutiérrez Solista: Cristian Vega Batuta: Carlos Gutiérrez. Invitado especial: Orquesta Sinfónica Liliputiense Tsunami Maremoto.                                                                                                Escena 1. Obertura. CRISTIAN Y CARLOS ENTRAN A ESCENA TOMADOS DEL BRAZO. CRISTIAN SE SIENTA ANTE SU INSTRUMENTO, LO PRENDE Y LO HACE SONAR. CARLOS VA A UN COSTADO DONDE ESTA EL ATRIL. NO ENCUENTRA SU CARPETA, SALE POR ELLA MUY SERIO, CRISTIAN SE BURLA DE ÉL CON ALGUNOS SONIDOS. CARLOS LO MIRA, CRISTIAN DETIENE LA BURLA. Carlos:                                   Existen dos maneras de ser feliz en esta vida: una es hacerse el idiota y la otra serlo… Cristian:                                Yo soy feliz Carlos:                                  Él es feliz. Cristian:                                Efecto musical. Carlos:                                  Buenas noches, damas y caballeros; (Observa mejor.) no tan damas y no tan caballeros; (Pone su atención en un grupo de personas.) población L, G, B, T, I y A, B, C… etc., etc... Hasta la Z… Bienvenidos a Con Cierto Sexo, parodia de introducción…, a lo clásico… Cristian:                                Efecto musical. Carlos:                                  Nuestro concierto consta de dos partes: Lo cierto y el sexo… Lo cierto es que se comprobará  de una buena vez que Vivaldi, Beethoven, Mozart, Bach y Bizet, entre otros; no son más que unos plagiarios infames de los autores y compositores colombianos.Lo cierto es que algunos ignorantes musicales intentarán comparar nuestro concierto con el grupito argentino “Les Luthiers”, expresión francesa que quiere decir: Fabricante de instrumentos, especialmente de cuerda. Cristian:                                Como el yoyo. Carlos:                                  Argentino con nombre francés. Ellos se adueñan de todo y cobran derechos, su ego internacional se los permite, a saber: El uruguayo ahora francés, Gardel, es argentino, la parrillada es argentina, nadie asó carne antes que ellos; Maradona es Dios, la pizza es italiana, pero por metros es argentina; y la samba no es una copia del bambuco santandereano, es Argentina… Maestro, por favor… Cristian:                                Hace la comparación musicalmente. Carlos:                                  Lo cierto es que los queremos y les agradecemos el ego aportado este concierto… Cierto es que cuando al maestro Cristian Vega le decían el niño genio de la música,¿cómo era que le decía Pacheco­? Cristian:                                El niño genio de la música… Carlos:                                  A mí, mi madre me decía burro, porque a los 15 años, con la primera, tuve el primero… Y ahora es mayor que yo, me regaña cada vez que le hablo…, es más, mis otros hijos, me vacean cada vez que me hablan… es más, mi mujer me insulta cada vez me habla…, es más… todos me vilipendian cada vez que me hablan: ¡Qué no haga eso, que no coma eso, que no fume eso, que no use eso, que se quite eso, me tienen mamado!... Cristian:                                Efecto musical de llamado de atención. Carlos:                                  Disculpen… La segunda parte del concierto es el sexo… ¡Qué épocas, maestro!... Cristian:                                (Jazz) ¡Qué épocas!... ¡Y qué época la actual!... Carlos:                                  ¿En serio, muy activo? Cristian:                                (Cantando.) Como la canción del chicanero:…“Si pudiera expresarte como es de inmenso ”… Carlos:                                  Viagra-activo. Cristian:                                La envidia es como una mujer que ronca: es mejor despertarla  que sentirla. Carlos:                                  Espíritu Maturana, perder es ganar un poquito. Qué bueno… Conmigo sí es competencia implacable y sin dopping. Cristian:                                ¿Y eso cómo es?... Carlos:                                  Gana el que primero llegue. Cristian:                                (Canta) “No hay que llegar primero, hay que saber llegar… Carlos:                                  Todo en la vida se inicia por una obertura.Todo en la vida se inicia también por un divertimento. Es más, por un divertimento en la obertura.Obras varias de autores varios en arreglos varios para unos ovarios instrumentos… musicales…   Cristian:                                Para abrir nuestro concierto.Con Cierto Sexo… hemos elaborado con asesoría de nuestros colegas Otto de Greiff y el sibarita alemán que tiene una cadena de restaurantes en Bogotá: Karl von de Palo, una obertura…Obras varias de autores varios en arreglos varios para unos ovarios instrumentos… musicales… Carlos:                                  Toda obertura merece una introducción clásica. Cristian:                                O no tan clásica. Carlos:                                  puede ser moderna, pos moderna o re moderna. El caso es que la introducción en la obertura es importante. Cristian:                                Para desarrollar el arreglo de este abrebocas hemos incluido obras varias de autores varios en arreglos varios para unos ovarios instrumentos musicales… Iniciamos con Vivaldi. Carlos:                                  Con un aparte de su más famosa obra, las estaciones, las cuales, contrariamente a lo conocido, no fueron compuestas a los fenómenos meteorológicos que acompañan el paso de las estaciones. La compuso a sus familiares de la perseverancia en Bogotá, quienes hacían la mejor chicha de la región… Su prima Vera lo inspiró, después de unas totumaditas del glorioso liquido, cuando Toñito vino de visita… (Como Vera)   Antonio, ¿me prestas tu violín? Cristian:                                No. Vera:                                      ¿Por qué no? No seas malo… Préstamelo. Cristian:                                No, es mi instrumento preferido. Vera:                                      A mí también me gusta tu instrumento, préstamelo un ratico para jugar con él. Cristian:                                Nadie juega con mi instrumento. Vera:                                      ¡Yo quiero, yo quiero! Cristian:                                ¡Vera no! Vera:                                      ¡Egoísta! ¡No quiero que me vuelvas a dirigir la palabra! Cristian:                                ¡Vera no! Carlos:                                  Y así fue como compuso verano… Inspirado en Vera la chichera, en Colombia… Invierno fue en honor a un tío suyo que era muy goterero… Esto es algo confuso:... Gotas, lluvia, invierno… ¿Comprenden?... Cristian                                 ¡Ah…! Primavera es la más conocida. La usamos hace siglos en un comercial de jardines de paz.                                                SE ESCUCHAN ALGUNOS COMPACES. Carlos:                                  (Llorando como una viuda.) ¡Dios, ¿por qué te lo llevaste?!... Era tan bueno… Cristian:                                Cálmate, no hay muerto malo. Carlos:                                  ¿Y esa música?... Cristian:                                Es la primavera de Vivaldi. Carlos:                                  ¿Y qué tiene de primavera la muerte? Cristian:                                Tal vez el cielo es una eterna primavera. Carlos:                                  ¿Esa no es Medellín?... ¡Ay, el marido de mi amiga! Cristian:                                Hay mujeres que quieren tanto a sus maridos que, para no gastarlos, toman el de sus amigas. Carlos:(Viuda)                      Las mujeres necesitamos la belleza para que los hombres nos amen, y la estupidez para amarlos. Cristian:                                Antonio Vivaldi compone el otoño de dicado a sí mismo. Un día (Cristian hace la mímica.), saliendo de la ducha, se observó al espejo y exclamo:         ¡Oh coño! Carlos:                                  Con T. Sino sería venezolano.  Toño. De Antonio Vivaldi… Esta noche, iniciaremos la obertura de obras varias de autores varios en arreglos varios para unos ovarios instrumentos musicales: con otoño. Cristian:                                ¿Quéademás otoño es copiaburda del folclor colombiano?...  Pues el vallenato: Un grande nubarrón se hace en el cielo… ese es el comienzo del otoño, cuando caen las hojitas de los árboles. Luego suena Bach, Beethoven, el famosísimo alemán Rafael von Scalona, interactuando con Beethoven. Así transcurre este divertimento saltando  de una obra a otra, de un autor a otro, de un arreglo a otro. Carlos:                                  Damas y caballeros: a continuación en el órgano de cola… de Goya… obras varias de autores varios en arreglos varios para unos ovarios instrumentos… Musicales. ¡La orquesta liliputiense Tsunami maremoto acompañando al maestro Cristian vega con la obertura.                                                OBERTURA.                                                                                               Escena 2. Bach.   Carlos:                                   Johan Sebastián Bach. Cristian:                                 Nace Bach en la ciudad de Hamburgo, de ahí su afición por la comida rápida. Carlos:                                  No entiendo. Cristian:                                 Hamburgo, hamburguesa, Bach Donald’s. A ver. Carlos:                                  El mejor chiste de la noche. Cristian:                                Entra al colegio con grandes dificultades, ya que el portero había extraviado las llaves de la puerta principal, y tuvo que ingresar a la institución académica por una tapia de más de dos metros de altura. Pero el decidido apoyo de su familia permitió que el joven artista comenzara a manifestar su extraordinario talento musical… Una de sus primeras manifestaciones artísticas tuvo lugar cuando fue sorprendido por el padre Venancio ejecutando solos de órgano, al mejor estilo de cualquier adolescente, en la catedral de Brandemburgo. Carlos:                                  No entiendo lo que tiene que ver el adolescente con los solos de órgano… Cristian:                                Pura paja. Carlos:                                  ¡Ah!... Cristian                                 El prelado contempló con estupor la destreza manual del entonces púber estudiante. Su indignación le llevó a amonestar seriamente al muchacho, advirtiéndole sobre los serios riesgos de su actividad manual, pues según le dijo el vetusto monje, su actividad de solista podría conllevarle a la ceguera. Carlos:                                  (Mirando sus gafas). ¿Será cierto?... Ah. ¿Por eso Beethoven era ciego? Cristian:                                Sordo. Beethoven era sordo. Carlos:                                  ¿Y cuál es el ciego? Cristian:                                Andrea Bocceli es uno de ellos, hay mucho músico ciego. Carlos:                                  ¡No me diga! Cristian:                                ¿Que dice aquí?... Fue sorprendido en repetidas ocasiones dándole a los solos de órgano, y este hecho ocasionó su expulsión del centro académico, y su regreso a vivir en casa con su madre, de él, quien preocupada por su educación, formación y además sus obras manuales, contrata a una reconocida meretriz… Carlos:                                  Perdón… Cristian:                                Institutriz, me equivoqué por un tris.La renombrada Manuela de Niño. Mujer de enormes dotes. Carlos:                                  Me imagino. Cristian                                 Instruye al muchacho en el área musical. A ella le debe su aprendizaje del violín. Posteriormente la viola. Y finalmente sufre una regresión a sus tiempos de solista, cuando aprende a tocar cello. Carlos:                                  ¿Disfruta tocando cello? Cristian:                                Le encanta tocar cello. Para él nada como tocar cello. Carlos:                                  ¿Usted podría tocar cello? Cristian:                                Usted también podría, es fácil tocar cello. Carlos:                                  ¿De verdad?... ¿Entonces, todos aquí podrían tocar cello?... ¿Ustedes quieren aprender a tocar cello? Cristian:                                Ellos saben tocar cello… Carlos:                                  (Al publico). ¿Ustedes saben tocar cello?... Prosiga maestro… Cristian:                                Bach, Inicia su periodo de compositor. Realiza primero la tocata, seguida indefectiblemente por una fuga. Es el terror de Brandemburgo. A sus encantos caen una y otra vez las más distinguidas damas de la sociedad, las vírgenes más virtuosas, no importaba su condición. Carlos:                                   ¡Un semental! Cristian:                                Bach arremetía con todo su poderío musical y toda suerte de encantos, acabando con la virginidad, la pureza y la virtud de numerosas damas de la sociedadhaburguesa. Así, de tocata en tocata, de fuga en fuga y de mujer en mujer, tuvo que huir hacia Rusia, donde trabaja como músico de la corte para Iván el terrible. Carlos:                                  El Zar Iván el terrible. Cristian:                                Zanafabich, en ruso. Con el tiempo, el monarca Iván el terrible percibe un severo cambio de actitud en sus reales esposas. Al tiempo que Bach se tornaba en un obeso espécimen. Carlos:                                  Mejorando lo presente. Cristian:                                Investigando estos curiosos sucesos descubre que Bach está engordando porque se está comiendo a las harinas. Carlos:                                  Las harinas engordan. Cristian:                                Huyendo de la real ira delZanafabich, Bach llega a la china, donde trabaja en la orquesta de la corte, adelgazando mucho en un tiempo mínimo. El mandarín Ka – Chong IV descubre que Bach, para adelgazar, se estaba comiendo las mandarinas. Carlos:                                  De las harinas a las mandarinas. ¡Que prolijidad! Cristian:                                Promiscuidad. Después de continuar sus tocatas y fugas viene a parar en los llanos orientalesde América del sur, una región que compartimos con nuestros hermanos bolivarianos, país con el que nos queremos como hermanos. Carlos:                                  ¿Cómo hermanos? Cristian:                                Como Caín y Abel… Donde es muy fecundo con su estilo de tocata y fuga, sufre otra regresión, pues compone música de cámara, de camarita, y se dedica a tocar el pajarillo, que escuchamos al final de la obra. Carlos:                                   Y ahí es cuando nuestra influencia llanera lo toca sin que se le fugue… Cristian:                                Bach, para terminar, es reconocido en el mundo de los sistemas como el inventor del Bach Up. El Back space y aficionado al Bacardí. Carlos                                   Definitivamente Bach era un Bacán.Damas y caballeros: a continuación en el órgano de cola… de Goya… Con la orquesta liliputiense Tsunami maremotoacompañando al maestro Cristian vega con el pajarillo de Bach...                                                                                               BACH Y SU PAJARILLO.                                                    Escena 3. Sorpresa. Cristian:                                 Hasta que acabo con el pajarillo. Carlos:                                   Ese fue el fin de Bach. Cristian:                                 A punta de solos de órgano. Carlos:                                   Lo que fue una verdadera sorpresa. Cristian:                                 Sorpresa la de Hayden, Joseph Hayden, es el padre de las sinfonías  y los cuartetos. Carlos:                                  O los swinger…SimundFreud sostuvo que la libido madura en los individuos por medio del cambio de su objeto. Argumentó que una gran variedad de objetos pueden ser una fuente de placer Cristian:                                Joseph Hayden Creo la sinfonía de los juguetes, con sorpresa. Carlos:                                  Damas y caballeros: a continuación en el órgano de cola… de Goya…  Y la orquesta liliputiense Tsunami maremotoacompañando al maestro Cristian vegacon la sorpresa de Hayden:                                                LA SORPRESA.                                                  Escena 4. Beethoven. Cristian:                                Ludvig Van Beethoven es un músico que genera controversia desde su cuna. Carlos:                                  Nuestros asesores musicales, antes había uno, pero ahora es Otto de Greiff y el renombrado sibarita alemán, el señor Karl Von de Palo, discuten agriamente sobre la cuna de Beethoven: Cristian:                                La cuna de Beethoven fue Bonn. Carlos:                                  No fue Bonn. Cristian:                                ¡Fue Bonn! Carlos:                                  ¡No fue Bonn! Cristian:                                ¡Fue Bonn! Carlos:                                  ¡No fue Bonn! Cristian:                                ¡Fue Bonn! Carlos:                                  ¡No fue Bonn!... ¡Fue Buga! Era Valluno. Cristian:                                No fregues, ve. Carlos:                                   Además llegamos a saber que no se llamaba Beethoven. Se llamaba Thoven, sino que cuando lo llamaban le decían:¿ Ve, Thoven. vení oís! Cristian:                                ¿Y le decían OÍS…? Carlos:                                  Aún no había perdido el oído. Cristian:                                ¿Y cómo le vino la sordera al compositor? Carlos:                                  Sencillamente durante la celebración de las fiestas patronales del milagroso de Buga… Un despistado soltó un volador sin palo. Y el artefacto estalló en el oído del artista… Cristian:                                Ah, y ahí es cuando Beethoven queda como las esposas por la mañana: Sordo, despelucado y de un genio el berraco. Carlos:                                  Es correcto. Amargado por el insuceso, el célebre compositor emigra hacia el norte, hacia Titiribí Antioquia, donde encuentra el amor en una agraciada mujer, de corta estatura, pero muy bonita. Cristian:                                Era más chiquita que un Whisky de Casino. Carlos:                                  Era tan bajita que casi no se veía. Esta menuda mujer se llamaba: Elisa Restrepo Echeverría, natural de Boyacá…Mentiras. Esta antioqueña, que por lo corta de estatura le decían: Antioqueñita… Cristian:                                Cuerpo pequeño de gran intensidad. Carlos.                                  Así me decían anoche… Cristian:                                Cuerpo pequeño. Elisa sobresalía por su mal carácter…. Carlos: (como Elisa)           Thoven, ¿qué estas haciendo, otra vez componiendo esas bobadas? Póngase a trabajar, pues papá, que yo no le voy a durar toa la vida.  ¿oiste?... Verdad que este es sordo… Beethoven, vos tenes que ser verraco como mi papá que era arriero. Cristian:                                Lo jodía de día y de noche. Carlos: (Elisa):                     Luiding von,  a mí me parece muy charro que le guste más la salchicha alemana que la arepa antioqueña. Luidig von, si vos sos sordo que andas jodiendo con ese piano… Cristian: (Beethoven)         ¡Pará, Elisa… pará! Carlos:                                  A Elisa Restrepo compone su principal y más conocida obra para piano: Para Elisa… Opus no me joda más. Cristian:                                Entre las obras más sobresalientes de Beethoven, figuran sus sinfonías, el era un músico sinfónico, y la famosa Elisa era Sinfómana. Apropósito (al público), ¿a quién compuso Beethoven la quinta sinfonía?... ¡Al papa! Para papá… ¿y la novena sinfonía? Carlos:                                  A  Andrea Bocelli… Novená… Cristian:                                ¡Mucho marica! Pues a la mamá. Porque cuando le preguntaban: Beethoven: ¿Su mamá es joven?.. A lo que el respondía. No, mi mamá es cucha, pero no oye. Por esta razón la letra del himno de la alegría es: “Es cucha hermano”. Otra sinfonía muy conocida es la que le hizo a Sofía Vergara… La Pa – tética. Carlos:                                  ¡Mucho marica! Damas y caballeros: a continuación en el órgano de cola… de Goya…  Y la orquesta liliputiense Tsunami maremotoacompañando al maestro Cristian vega: Escucharemos Para Elisa la antioqueñita.                                                PARA ELISA LA ANTIOQUEÑITA.   Escena 5. Mozart.   Carlos:                                   Amadeus Mozart, conocedor de los éxitos de Bach y Beethoven viajó a la Austria latinoamericana en busca de la inspiración que invadió a sus colegas. Cristian:                                En una sesión del consejo de la capital, un despabilado concejal se dirige al numeroso cabildo en estos términos: Carlos:                                  Respetados colegas: ¡Bogotá tiene un serio problema! El río Bogotá, por sus altos niveles de contaminación y su desborde durante los crudos inviernos de la altiplanicie, se ha convertido en una mancha ocre de destrucción… Hallegado a mis oídos que un hidrólogo austriaco de apellido Strauss, apoyado en la teoría del doctor Masaru Emoto que dice que el agua oye: Transformo el rio Danubioen azul y ahora todos bailan vals con él… Cristian:                                Otro inquieto cabildante, con un coeficiente elevadísimo propone: Carlos:                                  Para qué nos gastamos todo un presupuesto en traer a ese pisco desde Viena, si en el festival vallenato hay otro pisco: Un tal Mozart. Cristian:                                Amadeos Mozart llego a Valledupar con el ánimo de fusilar el lenguaje tropical y parrandero de Von Scalona y Colacho Mendoza. Carlos:                                  El original Mozart, se fascina con los instrumentos típicos del Vallenato, a saber: Cristian:                                ¡La guacharaca! Carlos:                                  ¡Las congas! Cristian:                                ¡Las timbaletas! Carlos:                                  ¡Los bongoe! Cristian:                                ¡La caja! Carlos:                                  Pero la caja de ron que se mamo atrás del escenario. Cristian:                                Gracias a eso al día siguiente compuso la sinfonía opus Y más conocida como el guayabo de la Y Carlos:                                  ¿Cuál es esa? Cristian:                                Escuche. (Guayabo de la Y) Carlos:                                  Sinfonía que ocupo el primer lugar en Bilboard Cristian:                                Argumento imbatible del congresista para contratar a Mozart. Carlos:                                  El gobierno central le contrato un chárter en la chalupa de Guillermo Cubillos, pero como Cubillos se negó a interrumpir su parranda al joven Amadeus le figuro viajar solo. Cristian:                                Por la rasca que se pegó en el festival se queda dormido, se pasa de su destino y despierta en un pueblito del Huila. Carlos:                                  Un pequeño villorrio en el cual estaban en las fiestas patronales. Y le despertó la algarabía de la gente del pueblo, con pólvora y banda municipal. Es importante este paréntesis. Mozart dominaba el español si este era bajito y se dejaba. Lo que si hablaba con fluidez era el inglés. Carlos:                                  Razón por la cual, es contratado un traductor. Cuando Mozart escuchó el bochinche y observó la procesión con el santo en andas, preguntó al anglo parlante, señalando el santo diciendo: Cristian:                                ¿Whois he?... Y con el ruido de la banda, y las explosiones de la pólvora el traductor no le escuchaba, y le decía: Carlos:                                  ¿What?... Y repetía la pregunta varias veces… Cristian:                                ¿Whois he?... Carlos:                                  ¿What?... Finalmente, ante los alaridos que pegaba Mozart bastante molesto contestó: Cristian:                                ¡He´San Juan! …Así nace el Sanjuanero. A continuación escucharemos las alegres notas sinfónicas de la sinfonía opus opita, para banda de pueblo y grupo de danza. Carlos:                                  El primer ensamble de bailarines, bailarinas y bailaricas que lo danza es el Ballet Parking (son). Cristian:                                De ahí sus frenéticos movimientos. Carlos:                                  Damas y caballeros: a continuación en el órgano de cola… de Goya…  Y la orquesta liliputiense Tsunami maremotoacompañando al maestro Cristian vega: Escucharemos El San juanero de Amadeus Mozart. SAN JUANERO   Escena 6. Bizet.   Carlos:                                   BIZET Cristian:                                Ahora trataremos sobre un género musical muy sonado: La ópera. Carlos:                                   Carmen era una mujer que no era propiamente hermosísima. Cristian:                                Realmente, bonita no era. Era ligeramente desagradable. Como feita… Carlos:                                  Mejor dicho era fea, fea, fea.  Cristian:                                Una mujer de esas que nos invita alguna amiga, usualmente divina, quien nos presenta una excompañera del colegio. Uno, tontamente acepta la cita a ciegas, no sin antes inquirir a la amiga: Carlos:                                  ¿Qué tal es la hembrita? Cristian:                                Uy, inteligentísima. Lo cual no quiere decir que todas las inteligentes no sean poco agradables. Carlos:                                  Uno interroga de nuevo a la evasiva celestina. Pero… ¿qué tal la mujer? Cristian:                                Muy culta, habla 6 idiomas con fluidez. Lo cual no quiere decir que todas las mujeres políglotas sean feas. Carlos:                                  Oye… ¿pero la vieja qué pitos toca?  Cristian:                                Noooo, es muy estudiada. Se graduó con honores en filosofía y letras en la Sorbona… Carlos:                                  Así le digo a una amiga mía: La Sorbona… A la Lewinsky. Cristian:                                Lo cual no quiere decir que toda mujer que estudie filosofía y letras en la Sorbona, y se gradúe con honores tenga que ser inmunda. Carlos:                                  Pero Carmen si era inmunda. Cristian:                                Cuando nació, prematura, la colocaron en una incubadora con vidrios polarizados, para que no asustara a las otras criaturitas. Carlos:                                  Pero gracias a las maravillas de la ciencia médica, fue COMPUESTA por George Bizet, un renombrado cirujano plástico y director musical de la época. Una vez compuesta, la estreno. Cristian:                                Mamita rica quedo la hasta entonces poco agraciada muchareja. Le quedó tan bien compuesta que tan pronto salió del quirófano la estrenó, ya que nadie se había atrevido hasta entonces. Carlos:                                  Escucha que en la Austria latinoamericana, que es la misma Atenas suramericana. Hay un clarinetista dedicado al porro… Cristian.                                Uy seguro… Carlos:                                  ¡Usted es de Bonn! Cristian:                                ¡Mucho marica!... (Risueña) Carlos:                                  El otro porro. Cristian:                                Ah… (Toca porro) Carlos:                                  Muy satisfecho por la obra de Bermúdez le fusila las negras y las blancas, y tal cual fusa o semifusa arrasa con las corcheas para componer la opera que lo haría famoso. Cristian:                                Carmen. Se inician los ensayos y los preparativos del debut de la mencionada ópera. Lastimosamente el clarinetista de la orquesta enferma delicadamente, impidiéndole ensayar y tocar para el estreno. Carlos:                                  Así que Bizet con cierto complejo de culpa invita a Lucho Bermúdez para el estrenode CARMEN, la ópera, pues Carmen ya había sido estrenada por el melómano galeno. Cristian:                                Lucho arriba a París con prontitud, y empieza los ensayos con la orquesta, la Orquesta sinfónica de París. Las primeras impresiones de Luis Bermúdez fueron en la aduana francesa. Fueron dactilares. Carlos:                                  Acude presuroso al ensayo, y allí, a la distancia, sobre el escenario vislumbra a la buenona de Carmen. El músico se hace de artimañas para seducir a la intensa Carmen, pidiéndole la pruebita de amor a la voluptuosa cantante.  Cristian:                                En sus arranques, la sabrosona cantante le toca las maracas a Bermúdez cuando se hecha unos porros. Carlos:                                  Él, Bizet,  se dedica a tocarlela colaal piano de… hecho que le ocasiona unas dolorosas ampollas en su acicalado derriere. Cristian:                                Años después sufre de un ataque de apoplejía al intentar tocar el contrabajo de cola. Carlos:                                  Cuando Lucho se lo pide a Carmen, el coro, que es partidario del romance, apoya a Lucho, cantando: Cristian:                                Que se lo dé, que se lo dé… (En esta parte ensayamos el coro con el público). Carlos:                                  A Bizet no le gusta para nada lo que está sucediendo, y se siente el toreador toreado. Cristian:                                El cachondo. (Interpreta la melodía.) Carlos:                                  ¡Muuu! Se acerca el día del estreno. Y en este magno evento se dan cita la Flor y Nata: Cristian:                                Flor Rodríguez y Natalia, Nata Pérez. Se ponen cita pero no se encuentran, puesto que llamamos por teléfono a su apartamento, un piso que tenían frente a Versalles, y la contestadora automática dijo: Carlos:                                  En el momento no nos encontramos. Cristian:                                Y definitivamente no se encontraron. (Qué cuento tan huevón, jajaja) Carlos:                                   Carmen en su intensidad, enamorada del galante clarinetista, lo busca por sol y sombra para coquetear con él. Cristian:                                Tan acosado se siente Lucho, que la encierra en el camerino, coloca doble llave, candados y bloquea la salida a la voluptuosa cantante. Carlos:                                  Tan pronto la tiene encerrada, escribe un papelito y lo introduce por debajo de la puerta del camerino con esta leyenda: Cristian:                                SALSIPUEDES. (Interpreta un pedacito.) Carlos:                                  Finalmente la ópera es estrenada con bombos y platillos. Cristian:                                Nos queda la duda de si CARMEN era de Bolivar, de Bizet o de Bermudez. Este proceso se encuentra en el tribunal de la Aya.Sonará, amanecerá y veremos. Carlos:                                  Damas y caballeros: a continuación en el órgano de cola… de Goya…  Y la orquesta liliputiense Tsunami maremoto acompañando al maestro Cristian vega: Escucharemos CARMEN de Bizet, de Bolivar, de Bermúdez o de lo que sea.                                                CARMEN.                                                Escena 7. La cerratura.   Carlos:                                   Como toda obertura requiere una cerratura. Cristian:                                 Todo inicio un final. Carlos:                                   Todo zapato un pie. Cristian:                                 Todo frasco una tapa, todo tornillo una tuerca. Carlos:                                   Todo huevo una cascara… De Peter IlichTchaikovsky La danza de las últimas horas  o las últimas horas del caimán… Carlos:                                  Así como iniciamos nuestro CONCIERTO SEXO con una obertura integrada por obras varias de autores varios en arreglos varios para unos o varios instrumentos… musicales, damos término a este divertimento musical con una  Cerratura… Cristian:                                Hecha en Yale… centro educativo famoso por sus chapas,candados y … cerraturas. Carlos:                                  Iniciamos el finalle con el apoteósico Aleluya de Haendel. Oscar Federico Haendel, nacido en Inglaterra, quien se dedica a los oratorios. Cristian:                                ¿Será que un oratorio es una variación ORAL de algo? Carlos:                                  Curiosamente todo lo oral es satisfactorio… Este célebre compositor primero se dedica a componer óperas, pero casi quiebra porque durante las cuaresmas estaba prohibida la ópera. Cristian:                                 Entonces compone diferentes fragmentos de música sacra, algo así como una ópera sacra. Y el negocio funcionó, y se dedicó a ese género musical, muy similar a la ópera pero sin vestuarios ni decorados. ¿Será que los actores salían viringos? Carlos                                   Cuando ejecutaban el Aleluya del Mesías de Haendel, el público tomó la costumbre de levantarse de las sillas para escuchar esta cantata en pie. Cristian:                                Obviamente nos encontramos con la OPERA COLOMBIANA. Entonces conocemos a una generosa mujer conocedora del pollo asado… Carlos:                                  Sí: Esta criolla dama trabajaba en un asadero de pollos. Teniendo que soportar altas temperaturas en los interiores, del restaurante, esta mujer torna el color de su piel en rojo liberal, y por el color de su epidermis, colorada, y la especialidad de su comida, el pollo, es apodada con el mote de: Cristian:                                LA POLLERA COLORÁ. Y el plagio se hace más notorio cuando entra una obra muy famosa de Peter Ilich Tchaikovski, ruso, autor del famoso ballet PARKING, composición que cobró por minutos. Por esto se llama La Danza de las Horas. Carlos:                                  Siendo un ballet bastante movido e integrado por bailarines hijos del ballet Parking, el grupo de danzas se llama entonces Ballet Parking Son, sobre todo por lo movido. Era un movimiento allegro, convulscionato con tutti. Cristian:                                 Este ballet no era otra cosa que un descarado plagio basado en la ópera colombiana llamada: LA OPERA DEL MONDONGO, o The crocodrileis gone. Se va el caimán. Carlos:                                  Es un clarísimo ejemplo de los sucesivos y permanentes plagios de los autores europeos contra nuestra rica música colombiana. La ópera del mondongo, entra en un allegro en aire de tango. Cristian:                                Y se nota perfectamente la influencia de la música colombiana en la música citadina bonaerense. Ese mismo acordeón nos transporta a las alegres melodías del folclor costeño colombiano. Entra y SE VA EL CAIMAN, es decir hace mutis por el foro. Carlos:                                  El caimán sirve como fiel reflejo de una típica especie burocrática colombiana: El LAGARTO. Vuelve la POLLERA y se funde deliciosamente en la corriente del rio. Entonces sueña con: SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO, de Mendelhson, más conocida como la MANCHA NAUPCIAL. Cristian:                                 Pues dice la leyenda, que en su sueño, la colorada cocinera se casa con un lagarto que la pretendía, pues le gustaba su combo. Carlos:                                  Por eso, el mencionado espécimen iba a hacerle la corte con su paquete de papas a la francesa: Para acompañar esa PECHUGOTA. Cristian:                                La conocida marcha es apenas ejecutada por el combo sinfónico y acaba bruscamente, porque es que ya los matrimonios no duran nada y se acaban bruscamente. Carlos:                                  El finnalle maestosso con tutti, nos hace recordar la INCONCLUSA, pues deja a los oyentes en una tensa interrupción, llamada finalle interruptus, con tutti, ma non troppo. Así termina nuestro CONCIERTO SEXO… Damas y caballeros: a continuación en el órgano de cola… de Goya…  Y la orquesta liliputiense Tsunami maremoto acompañando al maestro Cristian vega: En LA CERRATURA   FIN
NO MALTRATES MI CORAZÓN PORQUE ME DUELE Libreto y dirección: Carlos Gutiérrez REPARTO: MUSICO. Cristian UNO – HOMBRE, joven, etc. Juan DOS- MUJER. Shirley TRES- MUJER. Yuly MATOS NEO – TITERE. Ernesto NARRADOR. Yo   Escena 1. SE ESCUCHA UN ROCK PESADO, FUERTE, APARECEN UNO,  DOS Y TRES VESTIDOS DE NEGRO, POR DIFERENTES LADOS DEL ESCENARIO, SE ENCUENTRAN EN EL CENTRO, MIRAN AL PUBLICO Y AVANZAN HACIA ÉL, LA MÚSICA SE SUAVIZA HASTA ARRULLAR Y ACOMPAÑA EL TEXTO SIGUIENTE. Uno:                                       Y yo quería un amigo. No es necesario que sea un hombre, Basta que tenga sentimientos, basta que tenga corazón. Dos:                                        Basta que sepa hablar y sepa callar y sobretodo sepa escuchar. Tres:                                      Debe gustar de madrugadas, de pájaros, de sol y de luna, Del canto de los vientos y la canción de las brisas. Uno:                                       Debe sentir amor, un gran amor por alguien; O sentir falta de ese amor. Dos:                                       De amar  y respetar el dolor que todos los peregrinos llevan consigo. Tres:                                       No es necesario que sea de primera mano. Ni es necesario que sea de segunda. Dos:                                        Debe tener un ideal y miedo de perderlo. Tres:                                       Su principal objetivo debe ser… Todos:                                    QUERER SER AMIGO. Uno:                                       Debe ser don Quijote sin despreciar por eso a Sancho. Dos:                                        Debe amar de las calles desiertas, De los charcos de barro, Uno:                                       De los caminos mojados, de la vera del camino; De la grama después de la lluvia, De acostarse en el césped. Tres:                                      Debe gustar de los niños. Que se conmueva cuando se le llame: AMIGO. Dos:                                       Que sepa conversar de las cosas simples; del rocío, de las grandes lluvias y recuerdos de la infancia. Uno:                                       Se necesita de un amigo para no enloquecer, para contarse lo que se vio de bello y triste durante el día, de las ansias, de los sueños y de las realizaciones. Tres:                                      Se necesita de un amigo que nos golpee el hombro sonriendo o llorando. Dos:                                        Se necesita de un amigo que crea en nosotros. Se necesita de un amigo para así tener conciencia Uno:                                       DE QUE UNO SI PUEDE SER AMIGO.[1]                                                 EXPLOSIÓN MUSICAL PARA INICIAR EL NOVELÓN.                                                                                               Escena 2. Narrador:                              (Música por bajo) G teatro producciones en asociación con  la fundación Ernesto Aronna, presenta su palpitante drama: (Sube música.) No maltrates mi corazón…. (Dos le da una cachetada a uno y lo voltea, tres lo recibe con otra cachetada que lo hace girar quedando frente a público.) Porque me duele…  Cualquier parecido con su vida es pura coincidencia… (Música. Fanfarria con cada nombre)…  Con las actuaciones estelares de Yuly Pedraza como fémina y Shirley Marulanda, como otra fémina… mártir invitado para hoy: Juan Carlos Cruz… (Ellas lo empujan.) Actuación estelar del manipulador de manipuladores, del gran manipulador de las Américas: Ernesto Aronna Junior. En el rol que lo hizo anónimo: Matos Neo, el implacable…  Los espectadores, como: los espectadores… Musicalización y efectos especiales: El maestro de maestros, el niño genio de la música… Obvio, cuando era niño:… El gran maestro Cristian Vega… Narración: Carlos Gutiérrez, libreto y dirección: el mejor, el increíble Carlos Gutiérrez…                                                MUSICA PARA UNIR LAS ESCENAS                                                Escena 2. Abelardo no tiene celular. Matoneo por pobre. Narrador:                              "Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala, es  el silencio de la gente  buena”.[2]  (Música.) … Abelardo vio volar a su padre en mil pedazos. Uno:                                       (Como Abelardo.) Como todas las mañanas fui a la escuela. Tres:                                      (Como mamá) Mijo no se salga del camino, que los armados han estado rodando. Uno:                                       Mi padre jornaleaba para los hacendados, quería que yo estudiara, que fuera alguien, que no fuera como él… Esa parte nunca la entendí: ¿Por qué no quería que fuera como él?... Si para mí era el mejor hombre del mundo… Mi héroe… Se levantaba muy temprano, para alimentar los animales, antes que el gallo cantara, se tomaba su taza de café oscuro y se iba cumplir con sus tareas… Mijo, - fue lo último que me dijo el día que me salí del camino- un  hombre es el que le ayuda a Dios a mantener esto bonito, no el que se arrodilla a esperar que él lo haga todo. Haga lo suyo, pero hágalo bien y con gusto… Tomó mi cara entre sus manos recias y me beso en la frente… Esa tarde corrí a la hacienda porque me habían becado, me salí del camino, quería darle la noticia, él me vio desde la colina, movía sus brazos y me gritaba algo… Yo no le escucha, solo corría hacia él… Entonces vi que él empezó a correr hacia mí… Y yo aceleré, él también… De pronto sonó una  explosión, yo me tire al piso… Pasaron unos instantes… Comprendí que jamás volvería ver a mi héroe… ¿Por qué mamá? Tres:                                      Las minas no reconocen personas, solo explotan. Vámonos para la ciudad. Uno:                                       ¿A hacer qué? Tres:                                      A salir adelante. (Música.) Narrador:                              Abelardo y su madre, la de él, llegaron a la gran ciudad con el propósito de salir adelante, el joven entró a estudiar para cumplir con la ilusión de ser mejor que él, Abelardo no sabía cómo; pero lo iba a intentar… Camino al colegio se encontró con el gracioso: Matos Neo. Matos:                                   Hola. Uno:                                       Hola. Narrador:                              Corten. (Ellos se quedan quietos) En un momento voy a necesitar el apoyo de el espectador, es importante que a mi señal digan, muy fuerte: ¡Oh!... (Ensayo) ¡Acción! Matos:                                   Hola. Uno:                                       Hola. Matos:                                   ¿A dónde va? Uno:                                       A estudiar… Matos:                                   Qué bien… ¿Y cuéntame una cosa?... Narrador:                              Matos Neo habla  de muchas cosas con el joven, hasta que por fin hace la pregunta que cambiara el destino en la ciudad… (Matos hace la pregunta. Sube la música para no dejar escuchar la pregunta)  Y el joven Abelardo, ingenuamente le responde: Uno:                                       No tengo… (Música dramática.) Matos:                                   ¿No tienes?... ¡Oh!... ¡Eso era lo único que quería saber!.... ¡Gracias, gracias!... Narrador:                              Matos Neo corrió y les contó a todos, ellas decían. (Matos va donde dos y tres  y les cuenta) Dos y tres:                            ¡Oh! Narrador:                              Ellas les contaron a todos y todos exclamaban aterrados: Público:                                 ¡Oh!...                                                MUSICA SOBERBIA. Narrador:                              A partir de ese momento Abelardo fue señalado como el pobre miserable que no tenía celular, ninguno en el colegio se metía con él… (Música.) ¿Será Que a Abelardo le importa no tener celular? ¿O asaltará, robará o matará para conseguir uno y ser aceptado por sus compañeros de salón?... ¿Ustedes qué harían?... A comerciales.                                                MUSICA.                                                Escena 3. Comerciales.                                                 MÚSICA INTRODUCTORIA   Tres:                                      (Sensual) Si tu novio no tiene Black berry, dejalo, el amor nunca trinará. Dos:                                       Centro medico, la ultima liposucción, te invita a que comas toda la comida chatarra que quieras, aquí te la succionamos, y si sobrevives podrás volverlo a intentar. Uno:                                       Usa zapatos In, para que ellas digan: Ellas:                                     ¡Oh! Uno:                                       Sino usas zapatos In, ellas jamás dirán: Ellas:                                     ¡Oh!                                                MUSICA DEL PROGRAMA.   Escena 4. Escoja. Narrador:                               Linda Solana, iba por el mundo… Dos:                                        (Parada en un punto con un libro.) Hola, soy Linda Solana y voy por el mundo. Narrador:                              Sin sospechar que el terrible Matos Neo la asediaba como a tantos otros…. Matos Neo:                           (Música fondo, jazz.) Soy Matos Neo, tengo miles de rostros y de formas, atentos, siempre listos, escarbando tus  miedos y tus secretos para hacerte sufrir a ti, a ti, a ti, a ti y a ti; nadie se me escapará porque todos, absolutamente todos, tienen algo que ocultar… Y de sus miedos y secretos me alimentaré…  Todos son mis marionetas, mis títeres…  Aunque no lo crean… Ja, ja, ja…Hola. Dos:                                       Hola. Narrador:                              El implacable, inmundo, rastrero y desalmado Matos Neo, siempre esta al asecho tratando de encontrar los miedos y los secretos de cada uno, para destruir a todos los que se cruzan en su camino… Ya sea para usarlos como arma o para acabarlos… ¿Por qué? Matos:                                   Porque pisoteando a los demás soy el más… Narrador:                              David Alejandro, camina  desprevenido  por el parque… desprevenido…  Cuando una voz… Matos:                                   David… Uno:                                       (Se arrodilla y extiende los brazos al cielo) ¡Me llamas, señor!... Matos:                                   Soy yo, idiota. Uno:                                       Ah, hola Matos. Matos:                                   ¿Ves esa muchacha? Narrador:                              (Tres acomoda a dos y hace sola todos los roles de la narración.) Matos Neo señala a Linda Solana, que lee un libro, sentada en la banca de un parque, no hace que lee un libro, lee un libro… Un ladronzuelo corre… La anciana grita… Tres:                                      ¡Cójanlo!... Narrador:                              Una mujer comenta… Tres:                                      ¡Que inseguridad! Narrador:                              Un hombre afirma: Tres:                                      Tenaz. Narrador:                              El policía exclama: Tres:                                      ¡Cómo corre ese chino! Narrador:                              Un mendigo, mendiga… Tres:                                      Madre, me da para un pan. Dos:                                       No tengo, soy estudiante. Tres:                                      Estudiantes tacaños, pero si tienen para el pirsin, para hacerse el tatuaje, para comprarse el ipod, chichipatos… Narrador:                              Un perrito hace sus necesidades… (Tres va hacer que orina) De las otras… Tres:                                      ¡No jodas, eso es bulling laboral! Narrador:                              El perrito no hace sus necesidades, es más el perrito muere de un estreñimiento crónico… Tres:                                      No me importa. Narrador:                              Pobre perrito… Mientras todo esto pasa. En el otro extremo del parque Matos Neo y David Alejandro, continúan con su conversación… Matos:                                   ¿Ves esa muchacha? Uno:                                       ¿Cuál? Matos:                                   La que esta sentada en la banca. Uno:                                       ¿La que esta leyendo? Matos:                                   Si, esa. Quiero que la seduzcas. Uno:                                       Pero es que es como muy paturrita. Matos:                                   Esta sentada. Uno:                                       Pero es que tiene el pelo negro y a mí me gustan las rubias. Matos:                                   ¡Entiende esto, David Alejandro, o haces lo que yo te digo o le cuento a todo el mundo lo que pasó esta mañana! Uno:                                       ¡Noooo! Matos:                                   ¡Si! (Le da una muenda.) Narrador:                              Esa mañana David Alejandro, se levantó como todas las mañanas: A piniar. Mientras su madre, la de él. Había madrugado para prepararle un exquisito desayuno: Caldo de costilla, huevitos con tocineta, chocolatico con queso y pan… Tres:                                      ¡David Alejandro, a desayunar! Narrador:                              Llamó su madre, la de él…Pero el joven no escuchaba, piniaba y piniaba, como si fuera un piniador profesional… Tres:                                      ¡David Alejandro a desayunar, deja ese Black berry! (Trata de quitárselo) Uno:                                       ¡No te atrevas, mamá! (Música dramática. Tres sale.) Matos:                                   ¿Vas a dejar que intente cogerte el Black berry, qué te irrespete?... Dale una lección para que eso jamás vuelva a suceder. Narrador:                              A David Alejandro, esa mañana de lunes, le retumbaban  en el cerebro, las palabras del cruel Matos Neo. Así que decidió llamar a su madre, la de él. Uno:                                       ¡Mamá! Tres en off:                           ¿Sí? Uno:                                       ¡Ven inmediatamente! Tres:                                      (Entrando) ¿Qué pasa, hijito, querido? Matos:                                   Que no te conmueva. ¿O es que eres un mesita de noche? Uno:                                       ¿Yo no soy un mesita de noche? Matos:                                   Compruébalo y trátala como se merece. Uno:                                       Madre, ¿Qué estabas haciendo? Tres:                                      Su desayuno, mijito. Uno:                                       No, eso no. Tres:                                      Si, eso si: Caldito de costilla, huevitos con tocineta y chocolate con queso… Uno:                                       ¿De verdad, mamita? Matos:                                    ¡No se deje engañar, idiota! ¡Ella quería el black berry!                                                 MÚSICA. Narrador:                               Esas palabras hicieron que David Alejandro, rechazara el suculento desayuno. Lo primero en su vida era piniar. Uno:                                       ¡Madre, ya no eres mi madre! Tres:                                      Hijo, no digas eso, siempre seré tu madre. Uno:                                       Querías apoderarte de mi black berry y eso no te lo perdonaré. Matos:                                   ¡Así se habla como todo un varón! Tres:                                      ¡Hijo, soy tu madre! Uno:                                       ¡Madre, ya no soy tu hijo! Tres:                                      ¿Me vas a cambiar por ese aparato? (Música) Matos:                                   ¡Le dijo aparato al black berry!... ¿Lo vas a permitir? Narrador:                              David Alejandro, no pudo contener su ira y encuelló a su madre. Uno:                                       ¡Nunca más vuelvas a decirle aparato a mi black berry! Tres:                                      Hijo, soy tu madre. Matos:                                   ¡Golpéala! Narrador:                              Pero en ese momento, David Alejandro, recordó que esa mujer, era la misma que lo había alimentado y cuidado durante toda su vida, en las buenas y en las malas….  En la enfermedad y la salud… Era la que le había enseñado las primeras letras… La primera que le limpio la cola… que lo enseñó a hacer chichi… (Música.) Uno:                                       Perdón, mamá, no quise hablarte así. (Se arrodilla.) No sé qué me pasó… Tres:                                      Pero yo si sé lo que le va a pasar. A la mamá se respeta… ¿Dónde esta la correa? Uno:                                       ¡No, mamá, la correa no!                                                VUELVEN A LA MISMA POSICIÓN EN QUE ESTABAN ANTES. Matos:                                   Le voy a decir a todos que David Alejandro es una mesita de noche, que le tiene miedo a la mamá. Uno:                                       Esta bien Matos, la conquistaré, pero déjame en paz. Matos:                                   Ve por Linda Solana o yo mismo me encargaré de arruinarte. Uno:                                       Lo haré Narrador:                              Así fue como David Alejandro fue en busca del corazón de Linda Solana, no de su amor… Matos Neo tenía una plan para ella… ¿Cuál será?... Eso lo sabremos después de comerciales.                                                TEMA DE COMERCIALES.                                                                                               Escena 5. Comerciales.                                                 MÚSICA INTRODUCTORIA   Tres:                                      (Sensual) Si tu novio no tiene Black berry, dejalo, el amor nunca trinará. Dos:                                       Centro medico, la ultima liposucción, te invita a que comas toda la comida chatarra que quieras, aquí te la succionamos, y si sobrevives podrás volverlo a intentar. Uno:                                       Usa zapatos In, para que ellas digan: Ellas:                                     ¡Oh! Uno:                                       Sino usas zapatos In, ellas jamás dirán: Ellas:                                     ¡Oh!                                                MUSICA DEL PROGRAMA.                                                  Escena 6. Escoja 1. VOLVEMOS DE COMERCIALES. TEMA SUAVE. TRES HACE DE LO QUE HAYA QUE HACER. Narrador:                               Linda Solana, lee su libro en la banca del parque, bajo la sombra de un brevo, de repente una breva, no, una brevaza, más bien una brevita cae sobre su lacia cabellera negra. Dos:                                       Ay, me cayó una brevita del brevo, mañana voy a hacer brevita con ariquipe para mi mamita. Narrador:                              Mientras solo pensamientos nobles y amorosos ocupaban la mente  de la encantadora y dulce Linda Solana… (Música de terror.) Matos Neo azuzaba a David Alejandro… Matos:                                   ¡Ataca, ataca! Uno:                                       ¡Atacaré! Narrador:                              Susurró el apuesto galán de radio novela, de tocó porque no hay más. Uno:                                       (A Linda) Hola. Linda:                                    Hola. Uno:                                       ¿Qué haces, estudias o trabajas? Linda:                                    Leo. Uno:                                       ¿Te gusta leer? Linda:                                    Si. (Música trémula.) Es la única forma de acceder al conocimiento de forma directa. Uno:                                       Ah. (Va donde Matos.) ¡Es una nerd, aunque no parece! Matos:                                   ¡Ataca, ataca! Uno:                                       Pero. ¿Qué dirán si me ven con una nerd? Matos:                                   Preocúpate por si les digo que eres un mesita de noche. Uno:                                       Es verdad… (Vuelve donde Linda.) ¿Tienes Pin?... Linda:                                    Si. Tengo pin y también twiter. Uno:                                       ¿En serio?... Eres fabulosa. Dame tu pin. Linda:                                    Sí. Uno:                                       Piniemos. Linda:                                    Piniemos.                                                MÚSICA DE AMOR. UNO SE HACE AL LADO DE DOS Y PINEAN, RIENDO DE VEZ EN CUANDO, LUZ TENUE. Narrador:                              Y así entre pin y pin, David Alejandro fue  conquistando a la dulce Linda Solana… Todo iba bien, hasta que el joven le pregunto: Uno:                                       Amor, ¿quieres que te acompañe a tu casa? Dos:                                       Bueno, dijo ella,  ayúdame a levantar: Narrador:                              David Alejandro le ofrece su mano y ella se levanta, David nota que ella no camina como todo el mundo y pregunta. Uno:                                       ¿Por qué caminas así?... Dos:                                       Polio. Me dio polio de pequeña. Uno:                                       ¿Eres coja? Dos:                                       Si. Uno:                                       (Explosión musical.) ¡Nooooo! Matos:                                   (Como voceador de prensa.) ¡David tiene novia coja,           David tiene novia coja! (Se burla.) Uno:                                       ¿Por qué no me lo dijiste antes? Ahora seré la burla de todos. Dos:                                       ¿Importa? Uno:                                       Ahora me van a decir: El novio de la coja… Dos:                                       ¿Y a quién le importa?... Uno:                                       A mí. Dos:                                       Qué pequeñito eres. Según tú  y todos los que piensan como tú, tener una discapacidad pequeña o grande, hace que seamos menos que ustedes: Beethoven, Frida Kahlo, Braille, Goya, Stevie Wonder, John Nash, Helen Keller entre muchos otros, dieron su aporte a la humanidad, quisiera ver a esos matonsuelos cobardes, incapaces y en verdad discapacitados mentales que dedican su vida y su energía a marcar, a señalar, a confabular contra la vida de los que no les gustan, o son diferentes a ellos… Pequeñitos que esconden su incapacidad y estupidez intentando destruir a los que creen débiles… Quieren aparecer fuertes pisoteando a otros… Puede que lo logren por un tiempo, a mí me sacaron unas cuantas lágrimas, los odié por unos segundos; pero cuando comprendí que su inteligencia, no funcionaba, que sus aspiraciones se limitaban a arruinar y no a crear, que sus pequeños y envidiosos espíritus, son tan vacios y tan efímeros… Orugas que se dedican a destruir orugas, orugas que jamás volaran, porque jamás serán mariposas… Destruir es tan fácil…Solo los valientes construyen y crean esperanza. Los valientes y generosos         de espíritu son los que han hecho de este mundo algo mejor… Los otros, ya los conocen: Son los que te ven herido y hieren tu herida, son los que se esconden tras las pandillas para ser fuertes y jamás ponen la cara. Siempre hay idiotas útiles que lo hacen por ellos… Adiós, David Alejandro, tu pequeña vida vacía y de apariencias no me interesa… No me interesan los que estigmatizan el conocimiento, la vida y el respeto; todos ellos por lo general, arruinan sus vidas y las de sus familias…  Adiós, querido y olvídate de mi pin. (Música.) Narrador:                              David Alejandro, haciendo honor a su coeficiente intelectual, exclamo las dos palabras que lo han convertido en lo que hoy es: Uno:                                       No entiendo. Narrador:                              Obvio él solo es un peón estúpido, que se olvido de su vida y que deambula como veleta sin rumbo en el “qué dirán”… Linda Solana siguió solana en busca de sus sueños… David Alejandro, no sabe qué son sueños y busca un amor que aprueben sus matones, ese pin tal vez nunca aparezca. Pero Matos Neo, siente el temor  del mentiroso. Y busca en sus recuerdos… Vamos a unos Comerciales.                                                Escena 7. Comerciales.                                                 MÚSICA INTRODUCTORIA   Tres:                                      (Sensual) Si tu novio no tiene Black berry, dejalo, el amor nunca trinará. Dos:                                       Centro medico, la ultima liposucción, te invita a que comas toda la comida chatarra que quieras, aquí te la succionamos, y si sobrevives podrás volverlo a intentar. Uno:                                       Usa zapatos In, para que ellas digan: Ellas:                                     ¡Oh! Uno:                                       Sino usas zapatos In, ellas jamás dirán: Ellas:                                     ¡Oh!                                                MUSICA DEL PROGRAMA.                                                                                               Escena 7. Matos Neo                                                MÚSICA: Narrador:                               Matos Neo pasó por una experiencia que jamás pudo superar…    Papá:                                     ¡Matos, Matos! ¿Estás dormido? Matos:                                    (PARA SI) Pregunta estúpida... (DURO) ¿Qué pasa? Papá en off:                          ¿Estas dormido? Matos:                                    Si. Papá:                                     ¡Ven que mamí te necesita! Matos:                                    Tengo sueño. Papá:                                     (APARECE EN LA HABITACIÓN)“Tengo sueño”. ¿Qué respuesta es esa? Mamí te necesita, después de todo lo que ella ha hecho por ti, cómo es posible que no acudas inmediatamente cuando te llama. ¡Te espero en la habitación! (SALE) Matos:                                    Ya voy. ENTRA MATOS MOLESTO. Matos:                                    ¿Qué? Papá: (Uno)                          ¿Cómo que qué? Señora, se dice. Matos:                                    Señora. Mamá: (Tres)                        Tengo sed. Matos:                                    Ah. (SE VA IR) Papá:                                     ¿Adónde vas? Matos:                                    A dormir. Papá:                                     ¡Qué! Ma... tiene sed y te vas a dormir. No seas desconsiderado. Matos:                                    ¿Y qué hago? Papá:                                     ¿Cómo así, no sabes que hacer?... Pues... ¿Qué quieres ma? Mamá:                                    Agua estaría bien, pa. Papá:                                     Claro, agua. Tráele agua a tu madre. Matos:                                    Si, señor. (PARA SÍ) ¡Qué mamera! Papá:                                     (ALCANZANDO A OÍR) ¿Qué dijiste? Deberías estar feliz de poder atender a tu madre. (A MAMÁ) Ma, te ves tan linda cuando tienes sed. Mamá:                                    Pa... Te ves tan lindo cuando me dices linda. Papá:                                     (ARROLLADO POR EL ROMANTICISMO) Linda. Mamá:                                    Dime más. Papá:                                     Linda. SE VAN A BESAR CUANDO ENTRA MATOS. Matos:                                    Aquí está el agua. VEMOS QUE TRAE EL VASO EN LA MANO. Mamá:                                    ¡Oh Dios! Papá:                                     ¿Qué pasa? Mamá:                                    Trae el vaso en la mano. Papá:                                     ¡Oh santo cielo! Matos, ¿cuántas veces te he dicho que tienes que servir en una bandeja?... Ve y has las cosas bien. (MATOS SALE) Discúlpalo cielo, aún es joven. Mamá:                                    Lo sé, pero debería ser más cuidadoso. Soy su madre. Papá:                                     Los hijos, siempre rebeldes, contradiciendo a sus padres, es duro; pero son el fruto de nuestro amor. Mamá:                                    Si, de nuestro amor. Bésame. Matos:                                    (CON EL VASO EN LA BANDEJA.)Aquí esta el agua. Mamá:                                    Gracias, querido. Matos:                                    Hasta mañana. Mamá:                                    Matos. Matos:                                    Señora. Mamá:                                   Espera. Llévate el vaso y lo lavas antes de acostarte. Matos:                                    Mañana lo lavo. Papá:                                     No contradigas a tu madre, que madre solo hay una. MAMA BEBE EL AGUA. MATOS ESPERA. CUANDO ACABA PONE EL VASO EN LA BANDEJA. Mamá:                                    Gracias, querido. Matos:                                   Con mucho gusto, mamita. (RETIRÁNDOSE) Hasta mañana. Mamá:                                    Matos. Matos:                                    Señora. Mamá:                                    Beso. (MATOS LE DA EL BESO) Lava bien el vaso. Matos:                                    Si, señora. (SALE) Mamá:                                    Pa... Papá:                                     Si, ma. Mamá:                                    Estamos haciendo un buen trabajo. Papá:                                     Lo sé ma. MATOS ACOSTÁNDOSE. Matos:                                   ¡Qué mamera, mañana alguien me las tendrá que pagar! Mamá:                                    Pa. Papá:                                     Si, ma. Mamá:                                    Apaga la luz, pa. Papá:                                     (GRITANDO) ¡Matos! Matos:                                    ¡Qué!!! Narrador:                               Todos tendrán miles de disculpas y si no las tienen, hasta podrán inventarlas, pero no hay necesidad, ¿qué será lo que en verdad necesita Matos Neo?...                                                MATOS SE HUMANIZA MIENTRAS DICE LA POESIA. LA MARIONETA AL FINAL QUEDA EN EL SUELO. LOS DEMAS ACTORES SE LE UNEN. Matos:                                    Y yo quería un amigo. No es necesario que sea un hombre, Basta que tenga sentimientos, basta que tenga corazón. Basta que sepa hablar y sepa callar y sobretodo sepa escuchar. Debe gustar de madrugadas, de pájaros, de sol y de luna, Del canto de los vientos y la canción de las brisas. Debe sentir amor, un gran amor por alguien; O sentir falta de ese amor. De amar  y respetar el dolor que todos los peregrinos llevan consigo. No es necesario que sea de primera mano. Ni es necesario que sea de segunda. Debe tener un ideal y miedo de perderlo. Su principal objetivo debe ser… QUERER SER AMIGO.   Debe ser don Quijote sin despreciar por eso a Sancho. Debe amar de las calles desiertas, De los charcos de barro, De los caminos mojados, de la vera del camino; De la grama después de la lluvia, De acostarse en el césped.   Debe gustar de los niños. Que se conmueva cuando se le llame: AMIGO.   Que sepa conversar de las cosas simples; del rocío, de las grandes lluvias y recuerdos de la infancia. Se necesita de un amigo para no enloquecer, para contarse lo que se vio de bello y triste durante el día, de las ansias, de los sueños y de las realizaciones.   Se necesita de un amigo que nos golpee el hombro sonriendo o llorando. Se necesita de un amigo que crea en nosotros. Se necesita de un amigo para así tener conciencia DE QUE UNO SI PUEDE SER AMIGO. [1] Ángelo Sanga [2] Gandhi
Ramona la Rata Jamona Hada de Navidad   Idea: Yuly Pedraza – Carlos Gutiérrez Música: Cristian Vega Libreto: Carlos Gutiérrez ADAPTACIÓN PARA ORQUESTA, CORO, ACTORES Y BAILARINES.                                                                                               PERSONAJES:                                                1.     ESPANTAPÁJAROS 2.     RAMONA 3.     DULCITA 4.     METICULOSA 5.     ESCRUPULOSA 6.     PESTE- JEFE TROLLS 7.     CHATARRA- TROLL FEMENINO 8.     COBRON 9.      OBERON 10.  KORE - CONSERJE- EL DUENDE GRANDULÓN 11.  AKA - DUENDE 1 12.  PAKA - DUENDE 2 13.  LUKA - DUENDE 3 14.  BAILARINES HADAS Y DUENDES 15.  BAILARINES TROLLS                                                                                                 UNA GRANJA MÁGICA                                                Prologo. OBERTURA SE ABRE EL TELÓN. VEMOS UNA GRANJA, EN EL CENTRO HAY UN ESPANTAPÁJAROS QUE POCO A POCO TOMA VIDA. Espantapájaros: (CANTA)     En un lugar sin pájaros,                                                Soy un espantapájaros                                                Vivo en una granja mágica                                                Mi vida es bien simpática                                                Comparto este lugar                                                Las hadas me acompañan                                                Su magia vive aquí                                                Y las duendecillas cantan y bailan                                                Y los troll los sueños quieren acabar.                                                CAMBIO DE LUCES.                                                Escena 1. El plan. MÚSICA MACABRA, HUMO, LUZ AZUL. APARECEN LOS TROLL. COREOGRAFÍA PICARA, DONDE SE HACEN PEQUEÑAS MALDADES. SIGUEN SU CAMINO. CHATARRA SE DEVUELVE. ENTRA CORRIENDO BUSCANDO ESCONDERSE, DECIDE CONVERTIRSE EN ROCA EN EL CENTRO DEL ESCENARIO. COBRON ENTRA BUSCÁNDOLA. LOS ACTORES HACEN LA MIMICA Y EL CORO A LO GRIEGO, MARCA CIERTOS TEXTOS. Cobron: (Coro)                       ¡Chatarra, esta vez tendrá que pagar!... ¡No se esconda, cara de lata aplastada, que la voy a encontrar! (SE SIENTA SOBRE ELLA.) ¡Es que tengo tanta ira que le voy a dar una patada a está horrible piedra!... Chatarra:                                 (PARÁNDOSE.) ¡No, no, no, que me duele! Cobron:                                  ¡Págueme! ¡Lleva 250 años diciéndome que mañana me paga! Chatarra:                                 Yo no tengo la culpa de que mañana nunca llegue. Cobron:                                  ¡Págueme! Chatarra:                                 Mañana. Cobron.                                  ¡Eso me dijo ayer! Chatarra:                                 ¿Qué le dije? Cobron:                                  Mañana. Chatarra:                                 ¿Y ahora qué es? Cobron.                                  Hoy. Chatarra.                                 ¿Y hoy es mañana?... Cobron:                                  No. Chatarra:                                 ¿Y cuándo le dije que le pagaba? Cobron:                                  Mañana. Chatarra:                                 Por eso… Cobron:                                  … Es verdad… ¿Y entonces cuándo me paga? Chatarra:                                 Mañana. Cobron:                                  ¿Seguro? Chatarra:                                 Sí.                                                MÚSICA. ENTRA PESTE MUY ENOJADO Y PREOCUPADO. SEGUIDO POR EL EJÉRCITO DE TROLLS. Peste:                                      ¿Qué hacen inútiles?... Cobron y Chatarra:                 Esperamos sus órdenes, apestoso y mal oliente jefe. Peste:                                      Les ordeno llorar. Cobron y Chatarra:                 Sí, gran Peste… ¡Buuuu! Peste:                                      ¡Silencio!... Otro año y otra vez la fiestecita esa que les gusta tanto a los humanos… ¡Es terrible!... Cobron y Chatarra:                 ¡Terrible! Cobron:                                  ¿Cuál fiestecita? Chatarra:                                 Pues la fiesta esa que le gusta tanto a los humanos. Cobron:                                  ¿Cuál de tantas?... Como se la pasan de fiesta en fiesta. Chatarra:                                 Es verdad… ¿Cuál fiesta? Peste:                                      ¡La navidad, papanatas!                                                TODOS LOS TROLLS HACEN GESTO DE ASCO. Chatarra:                                 ¿Todavía hacen esa fiesta? Cobron:                                  ¿Cuál? Chatarra:                                 La navidad.                                                LOS TROLLS REPITEN EL GESTO DE ASCO. Cobron:                                  ¡Qué horror! Peste:                                      Es terrible. Les da por dárselas de buenos y generosos, por dar regalitos, por poner lucecitas en las calles y gritar por todos lados: ¡Feliz navidad! (LOS TROLLS ABUCHEAN.) Tengo un apestoso plan secreto, para acabar de una vez por todas con la… con esa fiesta. Chatarra:                                 ¿Y se podría saber cuál es? Peste:                                      No. Es secreto. Chatarra:                                 Ese es un gran plan. Cobron:                                  ¡Buenísimo! ¡Gran Peste, usted es un genio!                                                SE ASOMA RAMONA CON SIGILO. Peste:                                      ¡Lo sé! ¡Soy genial!                                                SALEN CON COREOGRAFIA. CAMBIO DE LUCES.                                                                                               Escena 2. Una nueva hada.   Ramona:                                  No puedo creer que aún existan seres que no les gusta la navidad, es que es tan bonita, en épocas de navidad el corazón se pone noble, es como si pensáramos en las otras personas, como si todos nos importaran, es tan bonito, ¿no les parece?... Pero no me he presentado, ¿quieren saber quién soy yo? Espantapájaros:                       Yo sí quiero saberlo. MÚSICA. COREOGRAFIA DE LOS DUENDES. RAMONA NO LOS VE. Ramona: (Cantando)               Soy ramona la rata jamona, Que lee y estudia y no por cansona. A mi me gusta leer y aprender Y un mundo nuevo cada día conocer De historias y héroes. Leyendas hermosas. De países y ciudades preciosas. De lunas, planetas y estrellas. De muchas cosas que sumas y restas Porque entender es la gran fiesta. MÚSICA LENTA. A veces cuando camino por el mundo, Encuentro seres con corazón de hielo, Y pensamientos de metal… Sin mirar que el amor es lo que hace feliz a los demás.                                                MÚSICA ALEGRE.                                                  Soy ramona la rata jamona, Que lee y estudia y no por cansona. A mi me gusta leer y aprender Y un mundo nuevo cada día conocer.                                                LOS DUENDES SE VAN. Espantapájaros:                       Adiós… Ramona:                                 ¿A quién le hablas?... Espantapájaros:                       A las duendas…, están bellísimas. ¿No las vio? Ramona                                  No, yo no vi nada. Espantapájaros:                       Tan raro. Pero, vio a los troll… Los que quieren acabar la navidad? Ramona:                                 Sí. Por eso estoy preocupada. Espantapájaros:                       Esta granja es muy  extraña. Aquí vienen todos y a veces se ven y a veces no se ven, pero yo siempre los veo, ¿no te parece extraño? Ramona:                                 No. Tú eres un espantapájaros que habla, canta y baila, yo soy una rata que estudia; hay hadas duendes y troll que viven aquí y que a veces se ven y a veces no, porque se encierran en su mundo… ¿Qué tiene de extraño? Espantapájaros:                       Nada… Sabes, a mí también me gustaría aprender muchas cosas, Ramona; pero tengo cerebro de algodón. Ramona:                                 Tienes que dejar se pensar así, si tu quieres puedes aprender lo que sea. Espantapájaros:                       ¿De verdad, yo también puedo aprender muchas cosas? Ramona:                                 Obvio, cara de trapo… Todos podemos aprender, lo importante es querer hacerlo y ya. Fácil. Espantapájaros:                       Facilísimo. Ramona:                                 Lo importante es impedir que esos seres acaben con la navidad. Porque la navidad ilumina el corazón de las personas, se ven tan bonitas… Espantapájaros:                       Ay, si…, tan bonitas… SE ESCUCHAN SONIDOS DE AVIONES, RAMONA Y EL ESPANTAPÁJAROS ACUSAN EL GOLPE DEL ATERRIZAJE. LLEGAN ADOLORIDAS DULCITA, PULCRA, METICULOSA Y ESCRUPULOSA. ENTRAN ARREGLÁNDOSE Y QUEJÁNDOSE. EL ESPANTAPÁJAROS SE ESCONDE. Escrupulosa:                            Uy, casi piso lo de la vaca verde, es un horror pisar la granja, se corre el peligro de ensuciar los zapatos. Meticulosa:                             No seas tan remilgosa, Escrupulosa. Casi no vale. Escrupulosa:                           Mira Meticulosa, no vale pero casi vale, lo que quiere decir que… Meticulosa:                             Ya, por favor, a lo que vinimos. Dulcita. Dulcita:                                   Con mucho gusto hada Pulcra. Hola Ramona la rata jamona. Ramona:                                 Hola. Escrupulosa:                           ¿Sabes quién soy yo? Ramona:                                 Sí… Una señorita muy elegante. Meticulosa:                             No es una señorita, es un hada de navidad, ¿comprende? Ramona:                                 Tan bonita. Escrupulosa:                           ¿Cómo es posible que el consejo supremo haya elegido este pequeño espécimen para que sea como nosotras? Ramona:                                 ¿A mí? Meticulosa:                             Sí, a usted. Dulcita, prosiga.                                                CHATARRA Y COBRON SE ASOMAN Y SE ESCONDEN DE NUEVO. Dulcita:                                   (SACA UN PERGAMINO Y LEE.) ¡Ramona la rata jamona!... Meticulosa:                             Usted. Ramona:                                 Yo. Dulcita:                                   …  ¡El consejo supremo de Noelandia, después de estudiar su roedora vida y su inmenso espíritu navideño, decidió nombrarla aprendiz de hada de navidad! Ramona:                                 ¿Yo? Dulcita:                                   Sí. Meticulosa:                             Pero no crea que es así como así. Escrupulosa:                           No señora, tiene que prepararse muy bien, para que llegue a ser como nosotras, le falta mucho pelo pa’ moño. Meticulosa:                             ¡Mucho!... Por eso en segundos entrará al espacio sideral de Noelandia a recibir su capacitación. Ramona:                                 ¿Aquí en la granja?... Escrupulosa:                           Obvio zonza. Ramona:                                 No entiendo. Meticulosa:                             ¿Qué? Ramona:                                 Que hace un momento vi a los troll  y ahora a las hadas, ¿es que todos viven aquí? Escrupulosa:                           ¿Nosotras vivir con los troll?... ¡Jamás! Dulcita:                                   Ramona, lo que pasa es que la granja mágica es el portal y aquí se unen muchos mundos      , pero no se revuelven. ¿Entiende? Ramona:                                 Sí, creo que si. ¿Y cómo sé si estoy en el mundo de las hadas o el de los troll? Dulcita:                                   Por la luz, ya aprenderás. Ramona:                                 No entiendo. Hadas:                                    (BURLÁNDOSE.) ¡No entiende! ¡Ja-ja-ja!                                                CANCIÓN DE LA LUZ. Hadas y Dulcita:                     ¡Ja-ja-ja!                                                Ya entenderás, no te preocupes                                                ¡Huuuu!                                                Si la luz es oscura                                                ¡Huuuu!                                                Si la luz es oscura                                                ¡Huuuu!                                                En la tierra de los troll estas.   Rock and Roll: Coro)            Abre los ojos mira la luz                                                Y así sabrás dónde estas tu (Bis).                                                  Si todo puedes ver                                                No hay nada que temer                                                Con hadas y duendes, tu vas a estar                                                Tus sueños lograras                                                Y tu dicha multiplicaras. Rock and Roll: Coro)            Abre los ojos mira la luz                                                Y así sabrás dónde estas tu (Bis).                                                  Dulcita:                                   ¿Comprendes? Ramona:                                 ¡Eh…! Hadas:                                    ¡¿Eh, qué?! Ramona:                                 Comprendo. Meticulosa:                             Bien. Llegó el momento de que conozcas lo que puedes y no puedes hacer con tus poderes. Ramona:                                 ¿Voy a tener poderes? Escrupulosa:                           Por desgracia sí. Meticulosa:                             Pon mucha atención, y recuerda que un poder mal usado es mucho peor que un mal buscado. Dulcita:                                   ¿Nos vamos?... Ramona:                                 (CONTENTA) ¡Vamos!... (CANTA EL ESTRIBILLO). Rock and Roll: Coro)            Abre los ojos mira la luz                                                Y así sabrás dónde estas tu (Bis).                                                SALEN.                                                Escena 4. El plan.                                                APARECEN COBRON Y CHATARRA. CAMBIO DE LUCES. Chatarra:                                 ¿Vio lo que vi? Cobron:                                  Depende. Chatarra:                                 ¿De qué? Cobron:                                  De si miró donde yo mire. Chatarra:                                 Ah, ¿Y dónde miró? Cobron:                                  Donde estaba dulcita, esa duendecita me deja el alma frita. Chatarra:                                 (BURLANDOSE.) ¿Está enamorado de dulcita? Cobron:                                  ¿Yo?... Chatarra:                                 Sí, usted… Le voy a decir al jefe. Eso es lo que más detesta. Me voy a divertir cuando lo coja por las patas y lo lance contra las piedras, contra los árboles y luego lo agarre y le haga cosquillas con el alambre de púas hasta que se haga chichi de la risa. (LLAMANDO). ¡Jefe, Peste! Cobron:                                  ¡No, por favor, de la risa no! Chatarra:                                 ¡Sí, de la risa, sí! ¡Peste! Cobron:                                  ¡No, Chatarra, no me haga eso, la risa me hace reír y los troll no se ríen!... Además yo  no estoy enamorado de Dulcita, lo único es que me deja el alma frita. Chatarra:                                 ¿Y usted cree que Peste le va a creer?... Cobron:                                  A usted tampoco, él no le cree a nadie. Chatarra:                                 No, pero le gusta maltratar y seguro que aprovecha cualquier disculpa y más ahora que no ha podido acabar con la… Con esa fiesta de los humanos. Cobron:                                  Pídeme lo que quieras, pero que no me haga cosquillas. Chatarra:                                 Está bien, no le digo nada, pero me perdona la deuda. Cobron:                                  No me haga eso, Chatarra. ¿Cómo me llamo? Chatarra:                                 Pues, Cobron. Cobron:                                  ¿Y qué es lo que hago? Chatarra:                                 Cobrar. Cobron:                                  Correcto. Usted es la única que me debe y si le dejo de cobrar, ¿qué hago? Chatarra:                                 Pues prestar para poder cobrar. Cobron:                                  Sí, buena idea. Está bien le perdono la deuda. Chatarra:                                 Entonces no le debo nada. Cobron:                                  Nada. Ahora, ¿cuánto quiere que le preste? Chatarra:                                 Nada. Cobron:                                  Chatarra, por favor. Chatarra:                                 Está bien… ¿Cuánto le debía? Cobron:                                  2.553. 485 trollianos, con intereses. Chatarra:                                 Présteme  diez  millones de trollianos. Cobron:                                  Pero eso es mucho más de lo que me debía. No puedo prestarle tanto. Chatarra:                                 Entonces, no quiero nada. Cobron:                                  Está bien, toma. (LOS SACA DEL MALETÍN).  Al 0,02% diario. Chatarra:                                 ¿Cuánto es un día nuestro en tiempo humano? Cobron:                                  100 años de ellos. Chatarra:                                 Acepto. Cobron:                                  Toma. (SE LOS DA).  ¿Y cuándo me los paga? Chatarra:                                 Mañana. Cobron:                                  Bueno, pero seguro. Chatarra:                                 Póngale la firma. Mañana se los pago.                                                ENTRA PESTE EMOCIONADO, SEGUIDO DEL EJÉRCITO DE TROLLS. Peste:                                      ¡Lo tengo, lo tengo, lo tengo! Trolls:                                     ¡Lo tiene, lo tiene, lo tiene! Peste:                                      ¿Qué es lo que hacen los humanos en la fiesta de… en esa fiesta? Cobron:                                  ¿En navidad? Todos:                                    ¡Ay! Peste:                                      ¿Qué es lo que hacen? Chatarra:                                 Les dan ropa vieja a los pobres. Peste:                                      ¡No! Trolls:                                     ¡No! Peste:                                      Algo parecido. Trolls:                                     ¡Parecido, parecido! Peste:                                      ¡Silencio! Trolls:                                     ¡Shss, shss! Peste:                                      ¡Digan, digan!                                                LOS TROLLS INTENTAN HABLAR PERO LA MIRADA DE PESTE LO EVITA. Cobron:                                  ¿Juegan con pólvora y se queman? Peste:                                      No. Chatarra:                                 ¿Ponen lucecitas en todas las ciudades? Peste:                                      ¡No! Cobron:                                  ¿Se van de vacaciones? Peste:                                      ¡No, no! Chatarra:                                 Dan… Peste:                                      ¿Qué? Chatarra:                                 ¿Abrazos?... Peste:                                      ¡No, no, no! Cobron:                                  ¿Se van de parranda mientras los niños duermen? Peste:                                      ¡No, no, mil veces, no! Chatarra:                                 ¿Dan regalos?... Peste:                                      ¡Eso, eso! Trolls:                                     (CON BAILE). ¡Eso, eso, eso! Peste:                                      ¡Quietos todos! (LOS TROLLS OBEDECEN). ¡Dan regalos! Chatarra:                                 ¿Y?... Cobron:                                  Eso. ¿Y?... Peste:                                      ¿Qué necesitan para dar regalos? Cobron:                                  ¿Querer? Peste:                                      ¡No, cabeza de chicharrón frito, necesitan dinero! Chatarra:                                 ¿Y?... Cobron:                                  Eso, ¿y?... Peste:                                      ¿Y si no tienen dinero? Chatarra:                                 No compran regalos. Peste:                                      ¿Y si no compran regalos?... Cobron:                                  No dan regalos. Peste:                                      ¡No! ¿Si no dan regalos qué pasa? Cobron:                                  Acaban con la economía. Peste:                                      ¡No, tontarrón! Chatarra:                                 No hay navidad. (TROLLS SE QUEJAN). Peste:                                      ¡Correcto! ¿No es genial? Cobron:                                  ¿Qué? Peste:                                      Que no haya navidad. (TROLLS GIMEN). Chatarra:                                 Me perdí. Peste:                                      Lo único que hay que hacer es quitarles el dinero para que no puedan dar regalos. Cobron:                                  ¡Maravilloso, jefe, usted es un genio de genios, un portento de portentos! Chatarra:                                 ¿Y cómo va a hacer eso, jefe? Peste:                                      Ese es el pequeño detalle que me falta, pero para eso los tengo a ustedes. ¡Piensen! Trolls:                                     ¡Piensen, piensen! Chatarra:                                 Acabamos de ver que las hadas y los duendes, nombran una hada nueva. Peste:                                      ¿Y…? Chatarra:                                 Los nuevos, siempre quieren impresionar, Peste:                                      ¿Y…? Chatarra:                                 Si un pobre hombre, triste, arruinado, amargado, mala clase, envidioso, feo, y zarrapastroso como usted… Peste:                                      Chatarra, cuide sus palabras, Chatarra:                                 … Se encontrara por casualidad al hada novata y le pidiera humildemente un deseo, ¿qué podría pasar? Cobron:                                  Que se lo concedería o no se lo concedería. Chatarra:                                 Pero como las novatas están deseosas de hacer mucho, así les paguen poco… Es muy posible que… Peste:                                      Que conceda el deseo… ¡Soy un genio! Trolls:                                     ¡Es un genio! Chatarra:                                 Es brillante… Peste:                                      ¡Quiero un encuentro casual con esa hada. A propósito, ¿cómo se llama?... Chatarra:                                 Ramona, la rata jamona. Peste:                                      ¿Una rata?... Mejor, las ratas están locas por mejorar su imagen… ¡Vámonos! ¡Soy brillante! (SALEN).                                                Escena 5. Noelandia. ABC de las hadas AKA PASA MUY PREOCUPADA CON EL IPOD EN LA MANO BUSCANDO A KORÉ EL CONSERJE. SE ENCUENTRA CON PAKA. Aka:                                        ¡Koré, Koré! (A PAKA) ¿Has visto a Koré? Paka:                                       No ¿y tú? Aka:                                        Lo estoy buscando, si lo hubiera visto no te preguntaría por él. Paka:                                       Esa es una gran verdad. Aka:                                        ¡Se cayó el sistema! Paka:                                       ¡Eso es terrible!... ¿Y le dolió?... Aka:                                        ¡Lo que quiero decir es que hay tanta cantidad de deseos, sueños y pedidos que hay un tremendo caos informático y necesito a Koré para que solucione el problema! Paka:                                       Yo también lo estoy buscando. Aka:                                        ¿Para qué? Paka:                                       Es que estamos jugando a las escondidas y si no lo encuentro primero que Luka. Ella me gana. Aka:                                        ¡Yo preocupada porque se cayó el sistema y Paka y Luka jugando felices con Koré! Paka:                                       Aka, no te olvides que el juego es muy importante. Aka:                                        Sí lo sé, discúlpame, es que con tanto trabajo me da stress. Luka en off:                            ¡Uno, dos y tres por Koré que está aquí! Paka:                                       ¡Perdí otra vez!                                                ENTRAN LUKA Y KORÉ QUÉ ES UN GRANDULON, CARGA UN LAÚD, CITARA O GUITARRA. Koré:                                      No sé cómo me encontraste. Luka:                                      Yo tampoco, tú pasas desapercibido en cualquier lado. Koré:                                      Pero yo me había hecho invisible. Aka y Paka pongan cuidado a mi nuevo truco. (HACE TRINAR LOS DEDOS.) Invisible… ¿Me ven? Aka y Paka:                            (OBVIO QUE SI.) No, no. Koré:                                      (VUELVE A TRINAR LOS DEDOS.) Visible… ¡Ah, qué tal!... Aka y Paka:                            ¡Maravilloso! Aka:                                        A propósito, Koré, te estaba buscando porque se cayó el sistema y hay muchas cosas que atender. Luka:                                      ¿Se cayó el sistema?... ¡No puede ser!... ¿Cuándo ha funcionado bien?... Yo siempre he dicho que les dejen la tecnología a los humanos. Los deseos y los sueños se trasmiten mejor desde el corazón. Koré:                                      Pienso igual. SE ESCUCHAN SONIDOS DE AVIONES, AKA, PAKA, LUKA Y KORÉ ACUSAN EL VUELO Y EL GOLPE DEL ATERRIZAJE. LLEGAN ADOLORIDAS DULCITA, PULCRA, RAMONA, METICULOSA Y ESCRUPULOSA. ENTRAN ARREGLÁNDOSE Y QUEJANDOSE. RAMONA INTENTA HACERSE NOTAR, PERO LA IGNORAN. Escrupulosa:                           ¿Cuándo aprenderá a volar ese avión? Meticulosa:                             Escrupulosa, te he dicho mil veces que sería conveniente que le pusieras un piloto. Dulcita:                                   Pienso igual. Escrupulosa:                           ¿Para qué?... Además un avión debe saber volar. Dulcita:                                   Pero no solo. Ramona:                                 Hola… Escrupulosa:                           Además aquí no hay pilotos, todos usan la magia para transportarse. Meticulosa:                             Es lo que deberíamos hacer. Es más seguro. Escrupulosa:                           Pero menos emocionante. Ramona:                                 Hola… Meticulosa:                             Koré, por favor trata de enseñarle a volar al avión de Escrupulosa. Dulcita:                                   Al menos a aterrizar… Aka:                                        Pero primero tienes que solucionar lo de las comunicaciones, me costó mucho trabajo conseguir el ipod y quiero que funcione. Meticulosa:                             A ver niña, ¿Tú eres duendecilla y yo hada, quién es más importante? Aka:                                        Pues… Ramona:                                 Las dos son importantes, no hay trabajos más importantes que otros, cada cual hace su trabajo. El arquitecto planea el edificio el obrero lo hace, pero sin uno ni otro, no se podría construir. Aka:                                        ¿Y tú quién eres? Dulcita:                                   La nueva aprendiz de hada. Ramona:                                 Mucho gusto, Ramona la rata jamona. Aka.                                        Me caes bien. Paka y Luka:                           A mi también. Koré:                                      Y a mí. Meticulosa:                             Me había olvidado de ella, acabemos con ese asunto. Escrupulosa:                           Koré, llama a Oberón. Koré:                                      Con mucho gusto le hago el favor. Escrupulosa:                           Por favor…                                                KORÉ PASA AL FRENTE EN ACTITUD DE ESTRELLA DE ROCK, EMPIEZA A TOCAR UN ROCK’N ROLL, DULCITA Y LAS DUENDECILLAS SE UBICAN A UN LADO, LAS HADAS A OTRO, RAMONA ATRÁS SIN SABER QUÉ HACER Y LAS HADAS BAILARINAS TRAS KORÉ PARA UNA PEQUEÑA COREOGRAFÍA. EL CORO LO HACEN TODOS. Koré: (CANTANDO)            Uno, dos y tres ¡Oberón, ¿dónde estas?!                                                 ¡Oberón, rey de las hadas ven acá!                                                Ven acá te necesitamos ya,                                                Para dar comienzo a la función                                                Que  Ramona la rata jamona                                                De hada se quiere graduar                                                Y su asunto pide su solución                                                Oberón, ven acá para poder iniciar                                                ¡Ven acá…, ven acá…, ven acá!                                                ¡Oberón, rey de las hadas aparece ya!                                                ¡Te estamos esperando acá!                                                Uno, dos y tres, Oberón aquí está…                                                                                               SEÑALAN A UN LUGAR OBERÓN APARECE POR EL LADO CONTRARIO CON UNOS AUDIFONOS GIGANTES EN LAS OREJAS, HABLANDO POR  EL MANOS LIBRES. Oberón:                                  Perfecto,  Señor, Claus, ¿ya se lo comentó al niño Dios?... (TODOS SE QUEDAN MIRÁNDOLO, ÉL SE PERCATA Y SE SACA LOS AUDIFONOS.) ¿Qué?... Escrupulosa:                           Lo estábamos llamando, majestad y su entrada dejó mucho que desear. Todos:                                    Mucho. Oberón:                                  Disculpen, estaba tratando un asunto y además tenía puesto éste aparato…, no escuche, porque no repiten la parte final y hago la entrada, ¿les parece?... Pulcra:                                    De acuerdo, pero que no vuelva a pasar, majestad. Oberón:                                  De acuerdo. (SALE POR DÓNDE DEBÍA ENTRAR.) ¡Menellenlo!... Koré:                                      ¡Oberón, rey de las hadas aparece ya!                                                ¡Te estamos esperando acá!                                                Uno, dos y tres, Oberón aquí está… Oberón:                                  (ENTRANDO.)¡Yea!...                                                NO FUE TAN BUENA LA ENTRADA PERO DECIDEN DEJARLO ASÍ Y DESPUÉS DE UN INSTANTE DE DUDA, APLAUDEN. Dulcita:                                   Poderoso, Oberón, único rey de la gente menuda, hemos cumplido al pie de la letra vuestras ordenes, ante vuestros ojos está: ¡Ramona la rata jamona!... Ramona:                                 ¡Esa soy yo! Oberón:                                  (CLARAMENTE NO SABE DE QUE LE HABLAN.) ¡Ah, qué bien!... Luka, recuérdeme el asunto… Luka:                                      Con gusto, majestad. (SE ACERCA Y LE DICE ALGO AL OIDO.)… Y ya… Oberón:                                  (A RAMONA.) Qué bien, de manera que gracias a usted, los humanos crearon la expresión: Ratón de biblioteca. Ramona:                                 Sí, señor… Todos:                                    ¡Majestad! Ramona:                                 Sí, majestad, a mi siempre me ha gustado aprender, desde ratoncita me he leído todo cuento, libro y enciclopedia que ha caído en mis patas, es que leer es como estar hablando con el escritor, ¿no les parece? Todos:                                    (ES CLARO QUE NO SON BUENOS LECTORES). ¡Sí, claro que sí! Oberón:                                  Prosiga Dulcita… ¿No es maravillosa mi bella jefe de protocolo? Las hadas:                               ¡Bellísima!... Dulcita:                                   Gracias, majestad. Escrupulosa:                           (APARTE). Cómo no va a estar así, si ni come la escuálida. Pulcra:                                    Ya no prueba la miel, dizque porque la engorda. Meticulosa:                             Y la leche de oveja no se la toma, se la unta. Escrupulosa:                           ¡Así cualquiera! Oberón:                                  ¡Las oí! Hadas:                                    Perdón, majestad. Continúe, Dulcita. Dulcita:                                   Estamos hoy reunidos aquí, para cumplir con el mandato del  gran consejo de iniciar los estudios de Ramona la rata jamona, para que en un futuro no muy lejano, Ramona la rata jamona, se convierta en hada de navidad. Oberón:                                  No olvides Ramona, que se te darán poderes y un poder mal usado es peor… Ramona:                                 …, que un mal buscado. Ya me lo dijo el hada Meticulosa… Oberón:                                  ¿Ah, sí?... Meticulosa:                             Sí, majestad. (APARTE). La intrigante. Escrupulosa:                           Lo sabía, desde que la vi lo supe. Oberón:                                  Ramona, debes saber que nuestro país es invisible y abarca el mundo entero, nos alimentamos de miel de abejas y leche de oveja, todos los animalitos son nuestros amiguitos, y las flores, los árboles, las cuevas antiguas y todo tipo de bosques, nuestras casitas. Ramona:                                 Una pregunta, majestad… ¿Con la leche de oveja, puedo hacer queso? Oberón:                                  Sí. Ramona:                                 ¡Perfecto! Oberón:                                  ¡Qué empiece la instrucción!                                                MÚSICA Y CANCIÓN DEL ABC DE LAS HADAS. COREOGRAFÍA Hadas:                                   El ABC de las hadas,                                                Es muy fácil de aprender,                                                Solo tienes que estar atenta                                                Y un poco de esmero poner                                                Y así muy viable, dable y probable                                                 Que gran hada llegues a ser.  Duendecillas:                        ABC-ABC - 1, 2,3. - 1, 2,3.                                                Es muy fácil de aprender. Hadas:                                   A nadie debes obligar,                                                A nadie puedes influir                                                Todos son libres de elegir. Duendecillas:                         ABC-ABC - 1, 2,3. - 1, 2,3.                                                Es muy fácil de admitir. Hadas:                                   Si en la magia no pueden creer                                                La magia no podrá existir                                                Hay que creer para poderla ver. Duendecillas:                         ABC-ABC - 1, 2,3. - 1, 2,3.                                                Solo tienes que soñar. Hadas;                                   Altanería, prepotencia y mentira,                                                Con nosotras no tienen nada que hacer                                                Las cosas sucias, nada que ver. Duendecillas:                         ABC-ABC - 1, 2,3. - 1, 2,3.                                                Es muy fácil de entender. Hadas;                                   Daño físico no puedes causar                                                Violencia, malgenio y mezquindad,                                                Jamás podrás aceptar Duendecillas:                         ABC-ABC - 1, 2,3. - 1, 2,3.                                                Es muy fácil de aceptar. Hadas:                                   Generosidad, nobleza y compasión.                                                Es con limpieza, lo que nos gusta más,                                                Y así en nuestro mundo podrás habitar. Duendecillas:                         ABC-ABC - 1, 2,3. - 1, 2,3.                                                Solo tienes que jugar. Hadas:                                   El ABC de las hadas,                                                Es muy fácil de aprender. Duendecillas:                         ABC-ABC - 1, 2,3. - 1, 2,3.                                                Es muy fácil de entender. Hadas:                                   Atenta con los deseos que vas a conceder,                                                El bien de unos para otros es mal                                                Y sin querer puedes a muchos maltratar. Duendecillas:                         ABC-ABC - 1, 2,3. - 1, 2,3.                                                En todos tienes que pensar.                                                FIN DE LA CANCIÓN Y DE LA COREOGRAFÍA. Oberón:                                  ¿Comprendiste la capacitación? Ramona:                                 Si, majestad. Meticulosa:                             (A parte). Eso dicen todas, y después… Escrupulosa:                           Meten las patas. Meticulosa:                             Y ésta tiene cuatro. Oberón:                                  Ya podemos ir a comer helado. Dulcita:                                   Un momento, gran Oberón, rey de las hadas y de la gente menuda, queda un tema por tratar… Oberón:                                  ¿Cuál es? Dulcita:                                   Es Koré, sigue llorando por su hada amada. Oberón:                                  Koré. Koré:                                      (LLORANDO.) ¡Aquí estoy, majestad!... ¡Buuu!... Oberón:                                  ¿Qué te pasa Koré? Koré:                                      Ella (SEÑALA A METICULOSA.) me regaña todo el tiempo y me dice que ya no me quiere…  ¡Buuu!... ¡Y yo la quiero mucho!... ¡Buuu!... Meticulosa:                             ¡Es un coqueto, majestad, se la pasa mirando a las duendecillas!... ¡Y eso me da una cosa que me sube y me baja!... Oberón:                                  Pero él te quiere. Meticulosa:                             Pero mira. Koré:                                      ¡Buuu!... ¿Qué quiere, que me saque los ojos? Ramona:                                 Disculpe, majestad… Si Koré mira es porque tiene ojos y los ojos son para mirar, lo cual no quiere decir que los ojos miren de la misma forma al ser que ama que a otro, por lo tanto el hada, tiene que deducir que si Koré suspira por ella, es  la más bella e importante para él y solo a ella mirará con ojos de amor, así las pueda mirar a todas… He dicho. Oberón:                                  Muy interesante, ¿que piensas hada? Meticulosa:                             Koré, mire a dulcita. (EL LA MIRA SERIO.) Koré, mírame. (SE DERRITE.)… ¡Abrázame, amor mío y perdona mis celos tontos!... Oberón:                                  Muy bien hecho, Ramona. ¿Ya podemos comer helado? Dulcita:                                   Sí, majestad. Oberón:                                  ¡Vamos!                                                TODOS SALEN CONTENTOS, KORÉ Y EL HADA ABRAZADOS, RAMONA SE UFANA Y SE QUEDAN ESCRUPULOSA, METICULOSA Y PULCRA. Escrupulosa:                           ¡La muy intrigante! Meticulosa:                             (IMITÁNDOLA.) “Los ojos son para mirar”. Escrupulosa:                           ¡Qué descubrimiento!... Vamos por el helado. Meticulosa:                             Vamos…                                                SALEN.   Escena 6. El complot troll. CAMBIO DE LUZ. MÚSICA DE SUSPENSO. ENTRA PESTE CAMINA SIGILOSO A PROSCENIO, EN EL ROL DE ANCIANO. CHATARRA Y COBRON LO ESPIAN. Peste:                                       Soy un pobre viejito chuchumeco sin nada, nadita de nada, sin platica para una empanada, pobre de mi, ¿qué voy a hacer?... ¡Ay, ay, yay, yay, yayay, sin nadie que se compadezca de éste pobre viejito! Cobron:                                  (CONMOVIDO.) ¡No diga eso, jefe, yo siempre estaré a su lado!... ¡Cuente conmigo para lo que sea!... Peste:                                      (NORMAL.) ¿De qué hablas tonto? Cobron:                                  De su sufrimiento, jefe. Peste:                                      ¿Cuál sufrimiento? Estoy ensayando para cuando me encuentra a Ramona la rata jamona. Cobron:                                  Uy, jefe usted si es… Peste:                                      ¿Qué? Cobron:                                  Un genio. Peste:                                      Eso ya lo sé. ¿Cómo me viste, Chatarra? Chatarra:                                 Bien. Peste:                                      ¿Cómo bien? Ni extraordinario, ni maravilloso… ¿sólo bien?... Chatarra:                                 Sí, bien. Cobron:                                  ¡Para mí estuvo extraordinario, maravilloso! Peste:                                      ¡Cállese, lambón! Cobrón:                                  Cobrón, jefe… Peste:                                      ¿Qué? Cobrón:                                  Mí nombre es Cobrón. Peste:                                      ¡Ya lo sé, cállese!... Chatarra, ¿qué es lo que no le gusta de mi interpretación? Chatarra:                                 Mire, jefe, usted es muy malo. Peste:                                      ¡Malísimo. Soy malo, malo! Cobrón:                                  ¡Re-malo! Chatarra:                                 Pero como actor es una peste. Peste:                                      Peste soy yo. Chatarra:                                 Por eso. Cobrón:                                  ¡Ah, ya entendí! Usted es malo, pero como actor es una peste… Ja-ja-ja… Peste:                                      ¡Cabeza de chorlito, nadie me habla así! Cobrón:                                  Pero si yo no dije nada, jefe… fue ella. Chatarra:                                 Sapo. Cobron:                                  Troll. Chatarra:                                 ¿Qué? Cobrón:                                  Soy un troll no un sapo. Chatarra:                                 Mire, jefe, si yo fuera el hada, no le concedería ningún deseo. Peste:                                      ¿Por qué? Chatarra:                                 Está siendo muy usted. Da asco, repulsión, fastidio, le provoca a uno aplastarlo, no dan ganas de ayudarlo, todo lo contrario, quisiera uno desaparecerlo, ¿Comprende?... Peste:                                      Más o menos. Chatarra:                                 Haber, jefe, imagínese  que yo soy Ramona y me viene a pedir un deseo. Peste:                                      Bueno, voy:... Ay… Chatarra:                                 ¡No, no, no! ¿Qué significa eso, dónde está la postura, la verdad? ¡Esa voz, esa cara, es realmente espantoso! Peste:                                      ¿Muy mal?... Chatarra:                                 ¡Mal!... ¡Es lo peor que he visto!... Jefe, ¿quiere que le diga algo, eso si, con todo respeto? Peste:                                      Si es con respeto, sí. Chatarra:                                 Usted es malo, porque no tiene más opción. No hay nada que hacer. Cobron:                                  ¡Jefe, viene Ramona la rata jamona! Peste:                                      ¿Qué hago? Chatarra:                                 Con usted no hay nada que hacer. Peste:                                      ¡Dígame algo, esta es la oportunidad de acabar con esa fiesta! Chatarra:                                 Póngase estas gafas y hágase en el laguito, disimule mucho, que no se de cuenta que es usted… Llore. Peste:                                      No sé llorar. Chatarra:                                 Entonces imagínese que está pescando. Peste:                                      No tengo caña de pescar. Chatarra:                                 ¡Mejor, así no pesca nada! Cobrón:                                  Mejor, jefe. (SIGUE A CHATARRA  PARA ESCONDERSE CON ELLA.)          ¿Al fin cuando me piensa pagar?... Chatarra:                                 Mañana. Cobrón:                                  ¿Seguro? Chatarra:                                 ¡Silencio!...                                                CAMBIA LA LUZ UN POCO. LLEGA RAMONA CON DULCITA POR EL OTRO LADO.  Dulcita:                                  … Aunque ya puedes conceder deseos, es mejor que no concedas ninguno todavía, eso es lo más difícil… Ramona:                                 Tranquila, Dulcita, yo soy muy cuidadosa, además por algo me dieron el don. Dulcita:                                   Eso dicen todas. Pero no se aguantan las ganas de hacer realidad el primer deseo, es como si les picara. Ramona:                                 Tranquila, yo no soy así… Dulcita:                                   Como quieras, pero ten cuidado. Toma tu lápiz mágico, la mayoría de las hadas usan varita mágica, pero como a ti te gusta estudiar tanto y escribir, la gente menuda concluyó: Que no hay nada más mágico que un lápiz. Adiós. Ramona:                                 Adiós, Dulcita… (RAMONA RECIBE EL LÁPIZ. DULCITA SE VA.) Decirme a mí lo que tengo que hacer… ¿Será que tengo el don de hacer realidad los deseos?... ¡Que me pidan un deseo, aunque sea pequeñito, por favor, por favor!... Peste:                                      (DURO COMO SI ESTUVIERA HABLANDO SOLO.)Este pobre viejito, tiene un deseo pequeñito, pero no existe ser en el universo que se lo ayude a hacer realidad, qué tristeza, uno viejito y solito… ¡Ay, yayay!... Ramona:                                 Hola, buen hombre. ¿Qué hace? Peste:                                      Pesco. Ramona:                                 ¿Sin caña? Peste:                                     No tengo nada. (DRAMÁTIZANDO.) ¡Por favor, no me haga mal, soy un pobre viejo, abandonado y solo en el mundo, llévese todo lo que tengo, aunque no tengo nada!… ¡Buuu…! Ramona:                                 Tranquilo, cálmese, que yo no le voy a hacer daño, por el contrario, creo que es su día de suerte. Soy un hada. Peste:                                     ¿Las hadas existen?... Ramona:                                 Si no crees en ellas, no. Peste:                                     Sí, creo. Ramona:                                 Entonces, sí existen. ¿Qué es lo que deseas? Peste:                                     Yo no tengo nada y otros tienen mucho. Ramona:                                 Es cierto, algunos tienen demasiado porque comparten poco. Peste:                                     Yo lo único que deseo es todo el dinero del mundo. Ramona:                                 ¿Nada más? Peste:                                     No. Sólo eso. Ramona:                                 No hay problema, aunque no entiendo para qué. Peste:                                     Eso haría muy feliz a éste pobre viejo abandonado y solo. Ramona:                                 Si es lo que quieres… Lo que veo difícil, es ¿dónde lo vas a guardar? Peste:                                     En ese granero, yo creo que cabe, ¿quiere verlo? Ramona:                                 Vamos. (SALEN.)                                                COBRON Y CHATARRA LOS SIGUEN. Cobron:                                  ¡La convenció, el jefe la convenció! Chatarra:                                Esa hada no es rata sino burra. (SALEN.) POR UN LADO APARECE EL ESPÁNTAPAJAROS. Espantapájaros:                       Ramona tenía tanta prisa por conceder su primer deseo, que no midió las consecuencias.                                                ESTALLA LA MÚSICA DE “GANAMOS  SE ACABÓ LA NAVIDAD”.  CANCIÓN DE TRIUNFO DE LOS TROLLS. MARCHA. Trolls:                                     ¡Ganamos, ganamos, ganamos!                                                Ya no podrán comprar regalos                                                Y sin regalos, se acabó la navidad                                                ¡Ganamos, ganamos, ganamos!                                                Por fin se acabo la navidad.                                                ¡Ganamos, ganamos, ganamos!                                                COREOGRAFÍA VIBRANTE Y SE VAN. CAMBIO DE LUZ.                                                Escena 7 Caos en Noelandia. ESCRUPULOSA SEGUIDA PAKA, AKA Y LUKA, SE UFANA DE SU SABIDURIA. Escrupulosa:                           ¡Yo lo advertí y no me escucharon! Aka:                                        Sí, usted lo dijo y no la escucharon. Escrupulosa:                           Así aprenderán que cuando hablo, tienen que escuchar. Luka:                                      Sí, hada, tienen que escuchar. Paka:                                       La escucharon, pero no le hicieron caso. Escrupulosa:                            A eso precisamente me refiero. ¿De qué valen las palabras y las opiniones si no son atendidas. Meticulosa:                             (ENTRANDO.) ¿Se enteraron?... Todas:                                     Ajá. Meticulosa:                             ¡Es inconcebible, inadmisible, inaceptable! Yo lo dije. Escrupulosa:                           Yo lo dije primero. ¿O no?... Paka, Luka, Aka:                    (TEMEROSAS.) Ajá. Meticulosa:                             ¿Ajá, qué? Paka:                                       Lo importante no es quién lo dijo, sino qué hacemos ahora. Luka:                                      Eso es lo que yo digo. Aka:                                        Yo también digo eso. Escrupulosa:                           Claro qué es importante quién lo dijo, por qué eso marca el grado de sabiduría. Aka:                                        Eso es lo que yo digo. Meticulosa:                             Es obvio que yo lo dije primero. Escrupulosa:                           Eso no es obvio, es imposible, yo siempre me adelanto a los acontecimientos. Meticulosa:                             Pero siempre después de mí. Escrupulosa:                           ¡Nunca estoy después de nadie! Koré:                                      (ENTRANDO.) Hadas por favor, que la navidad está en peligro.                                                ENTRA OBERÓN. Oberón:                                  ¿Cómo pudo pasar, Koré? Koré:                                      Pasó, señor. Oberón:                                  Informen. Escrupulosa:                           Desde el Ártico al Antártico, de Washington a Wellington y de Madrid hasta  Pekín… Meticulosa:                             Desde Brasilia hasta Manila, desde Oslo hasta Numea y de Kuala Lumpur hasta Rabat… Koré:                                      De Bogotá hasta Mascat, de Varsovia a Lisboa y de Yaundé hasta Malé… Todos:                                    ¡No hay dinero, no hay dinero, no hay dinero! Aka:                                        De Caracas hasta Ámsterdam, De Ottawa hasta Seúl y de Niamey hasta Managua… Paka:                                       De Mónaco a Yangon, de Zagreb a San José y de Trípoli a Moscú… Luka:                                      De Paris hasta Berlín, de Argel a Buenos Aires, de Viena hasta Sofía y de Bucarest hasta Dakar… Todos:                                    ¡No hay dinero, no hay dinero, no hay dinero! Koré:                                      Por allí, por aquí y por allá y en cualquier lugar… Todos:                                    ¡No hay dinero, no hay dinero, no hay dinero! Escrupulosa:                           No hay regalos de navidad. Todos:                                    ¡Para nadie, para nadie! Oberón:                                  ¿Y de quién es la culpa? Todos:                                    ¡De Ramona la rata jamona! Oberón:                                  Que pase. Dulcita:                                   (ENTRANDO CON RAMONA.) ¡Ramona! Ramona:                                 ¡Majestad! Todos:                                    ¡No hay dinero, no hay dinero, no hay dinero! Escrupulosa:                           No hay regalos de navidad. Todos:                                    ¡Para nadie, para nadie! Oberón:                                  Ramona. ¿El Troll Peste, te pidió todo el dinero de los humanos y tú se lo diste? Ramona:                                 Sí, majestad. Oberón:                                  ¿Por qué? Ramona:                                 Para salvar la navidad, majestad. Meticulosa:                             Ella no entiende nada, está loca. Escrupulosa:                           Definitivamente. Meticulosa:                             ¿Salvar la navidad, quitándole a la gente la posibilidad de comprar regalos?... Es una tontería. Todos:                                    ¡Tontería, tontería, tontería! Dulcita:                                   Solicito respetuosamente que la dejen hablar. Todos:                                    ¡Qué hable, qué hable! Ramona:                                 La navidad es un sentimiento humano que se renueva cada año,  cuando las personas se están olvidando de los demás, la navidad les recuerda que no están solos y qué es bueno pensar en los otros. Escrupulosa:                           ¿Y por eso tenía que dejarlos sin regalos, ah? Todos:                                    ¡Ah! Ramona:                                 Los regalos son bonitos, pero no son la navidad, los humanos tienen que volver a entender, que el amor es más fuerte que las cosas y que ningún regalo lo puede remplazar. Meticulosa:                             ¡Pero esa no es razón, para enriquecer a Peste, dándole todo el dinero del mundo! Ramona:                                 Él no se enriqueció, él se empobreció. Todos:                                    ¿¡Qué!? Escrupulosa:                           ¿Ahora resulta, que le da todo el dinero del universo y el bicho ese se empobreció? Ramona:                                 Sí. Hadas:                                    ¡Ja-ja-ja! Koré:                                      ¡Jo-jo-jo! Duendecillas:                          ¡Ji-ji-ji! Koré:                                      ¡Ju-ju-ju! Oberón:                                  ¡Je-je-je!... Explícate. Ramona:                                 Si él tiene todo el dinero del mundo, ese dinero pierde su valor. Dulcita:                                   Eso es verdad. Oberón:                                  No entiendo. Ramona:                                 El dinero o cualquier riqueza tienen valor en la medida en que los otros se lo den y si solo un ser le da valor a algo, ese algo, solo vale para él. Todos:                                    ¡Oh! Oberón:                                  ¿O sea que si yo tengo una piedra, sólo es valiosa en la medida que los demás crean que es valiosa? Ramona:                                 Sí. Oberón:                                  ¿O sea que el dinero que le diste a Peste, perdió su valor cuando nadie más lo tenía ni lo quería? Ramona:                                 Así es, majestad. Oberón:                                  ¡Brillante!... ¿Algo qué decir, Escrupulosa? Escrupulosa:                           Los humanos necesitan demostrar su afecto mediante regalos, ¿cómo lo van a hacer ahora? Ramona:                                 No sé, posiblemente regalen sonrisas, abrazos, besos y se escuchen y les importe lo que piensen y se cuenten historias y compartan la vida, que es al final, lo más valioso que tienen. Oberón:                                  Bien, vamos a deliberar, porque aquí hay un desorden en alguna parte.                                                TODOS SALEN MENOS DULCITA Y RAMONA. Dulcita:                                   ¿Tú crees que los humanos sean felices regalándose sonrisas y besos? Ramona:                                 De ellos se puede esperar cualquier cosa. Hasta que se les de la gana de ser felices. Dulcita:                                   Tienes razón. ¿Quieres helado mientras esperamos el veredicto? Ramona:                                 Prefiero queso de leche de oveja. Dulcita:                                   Yo te invito. Vamos.                                                SALEN. CAMBIO DE LUZ.   Escena 8. La plata para qué. POR OTRO LADO ENTRA PESTE FURIOSO, SEGUIDO DE CHATARRA, COBRÓN Y EL EJÉRCITO DE TROLLS. Peste:                                      ¿Cómo así, cómo así, cómo así? Chatarra:                                 ¡Así, así, así! Trolls:                                     (BAILANDO.) ¡Así, así, así! Peste:                                      ¿Entonces, no me sirve de nada, tener todo el dinero del mundo? Chatarra:                                 No. Peste:                                      ¿Por qué? Chatarra:                                 Son reglas del mercado. Cobrón:                                  Tranquilo, jefe, yo le puedo dar unos trollianos. Chatarra:                                 Esos tampoco valen nada. Trolls:                                     ¡Oh! Cobrón:                                  ¿Cómo así? Chatarra:                                 Para el único que valen es para usted. Cobrón:                                  (TRISTE) ¿Entonces, desperdicie mi vida cuidándolos, contándolos y negociándolos?... ¡No puede ser!... (VA A LLORAR.) Chatarra:                                 No, porque para mí también son importantes. Cobrón:                                  (CONTENTO.) Ah, bueno. Peste:                                      (ENOJADO.) ¿Qué tiene de bueno?... Pensé que por fin iba a acabar con la navidad y ahora resulta que todo fue en vano. (A LOS TROLLS.) ¡La culpa es de ustedes! Trolls:                                     ¿Nos? Peste:                                      ¡Sí! Trolls:                                     ¡No, nos, no pensamos! Peste:                                      Es verdad. ¡La culpa es suya, Cobrón! Cobrón:                                  Yo tampoco pienso, jefe. Peste:                                      Es verdad, ni yo… ¡La culpa es suya, Chatarra!...  Chatarra:                                (FURIOSA.) ¡Cómo se atreve a decirme eso, pestilente e inútil troll!... Peste:                                      ¡Chatarra, no me hable así! Chatarra:                                 Entonces, cómo quiere que le diga: ¿Purísimo y encantador troll?... Peste:                                      No, prefiero el pestilente… ¡Pero usted tiene la culpa! Chatarra:                                 ¡No, jefe, yo tampoco pienso! Peste:                                      Es verdad… Nadie tiene la culpa… ¿Y ahora qué voy a hacer con todo ese dinero?... Cobron:                                  Avioncitos de papel. Peste:                                      ¡No diga tonterías!                                                SE ESCUCHA EL AVIÓN. LOS TROLL Y LOS DEMÁS, ACUSAN EL PASO Y EL ATERRIZAJE. CAMBIO DE LUZ.   Escena 9. Perdón. ENTRA TODA LA GENTE MENUDA CON OBERÓN A LA CABEZA. PESTE Y OBERÓN SE ENCUENTRAN EN EL CENTRO. Oberón:                                  ¡Qué! Peste:                                      ¡Qué! Oberón:                                  ¿De qué? Peste:                                      ¿De qué, qué? Oberón:                                  Le traemos una propuesta. Peste:                                       ¡Yo no quiero ninguna propuesta, a mí no me gustan las propuestas!... ¿Qué es una propuesta? Chatarra:                                 Jefe, una oferta, un ofrecimiento, una proposición. Peste:                                      ¡Proponga! Oberón:                                  Dulcita, por favor. Dulcita:                                   Teniendo en cuenta que el jefe troll, Peste, en sus intenciones por acabar con la navidad, quedó dueño de un dinero que no le sirve para nada y que aunque la aprendiz de hada; Ramona, la rata jamona, se aprovechó de la poca inteligencia de Peste… Peste:                                      ¿Chatarra, qué quiere decir eso? Chatarra:                                 Que usted es un idiota. Peste:                                      Bien. Dulcita:                                   … Es conveniente que los humanos recuperen su vida tal y como la han creado. Para lograr eso, es necesario que el troll, renuncie a su deseo de poseer todo el dinero de ellos y que todo vuelva a la normalidad, además y al menos por este año, todas las partes se perdonarán entre sí y permitirán que los humanos pasen una feliz navidad… ¿Están de acuerdo?... Peste:                                      ¿Qué  es eso de perdón? Ramona:                                 El perdón es cuando el amor y la justicia se encuentran. ¿Captas?... Peste:                                      Ah… No entendí. Chatarra:                                 No importa, jefe, diga que sí. Peste:                                      ¡Sí! Todos:                                    ¡Sí!                                                CAMBIO DE LUZ, CANCIÓN FINAL, LA PARTE LENTA LA HACE RAMONA Y DESPUÉS SE UNEN TODOS.  Epilogo. Canción final. Música y letra: CRISTIAN VEGA Estrofa: Es el momento de brindar con emoción En un abrazo, una caricia el corazón… Es el momento de brindar por el mañana… Y desearnos, FELIZ NAVIDAD…   Coro    : Es que llegó la navidad                                                                         El tiempo alegre de sonrisas y de amor…                                                 Es que llegó la navidad… El mundo cambia si podemos perdonar.                                                                                                                          Se repite la letra dos veces. FIN.   A Kami y a Pili porque sus vidas son mí diaria navidad. Carlos Gutiérrez- Abril 2012.
CLEOPATRA EL MUSICAL Libreto y dirección: Carlos Gutiérrez                                       ESCENA 1 OBERTURA. El juglar solo, se abre el telón en medio del coro, la danza y canto que introduce la historia general de la comedia. Juglar:                         Es una historia que ocurrió en el África                                       Dos mil setenta (2070) años atrás                                       Donde el Nilo baña las tierras                                       Y todo es muy lejos de acá.                                       Coro: ¡Cleopatra, Cleopatra, Cleopatra! ¡La diosa, la más bella, que su mundo conoció! En Egipto las pirámides el hombre elevó Y el tiempo de las pirámides acabó.                                       Mucho, pero mucho tiempo ha…                                       En Egipto las pirámides el hombre elevó.                                       Para eso a muchos seres esclavizó                                       Y el tiempo de las pirámides  acabó. Una bella reina nació y el imperio atrapó.  De Roma  a Cesar y a Marco en su lecho venció Y con sus encantos a  generales y reyes engatusó                                       Y el mundo por ella suspiró y a sus pies se inclinó.                                        Coro: ¡Cleopatra, Cleopatra, Cleopatra! ¡La diosa, la más bella, que su mundo conoció! En Egipto las pirámides el hombre elevó Y el tiempo de las pirámides Acabó. EN EL ESCENARIO QUEDA SOLO EL ORACULO EN EL CENTRO, PERSONAJE ANDROGENO QUE PRESGIA EL FUTURO. ILUMINADO POR UNA  LUZ CENITAL. HACIA EL FINAL APARECE FOTINO.   ESCENA 2. EL ORACULO.     Oráculo:                               ¡Desde el centro del sol el poder de Ra se expande por el universo!... ¡Desde el centro del corazón de Ra la luz señala el destino del rico reino de Egipto! ¡Guerras, avaricia, crueldad! ¡Se teñirán de sangre las aguas del rio Nilo, se esclavizará el reino de Egipto, el poderoso del norte: El imperio Romano, poseerá sus mujeres, y ellas serán su perdición!...  El Oráculo ha hablado, el Oráculo ya lo ha visto… Fotino:                         Perdón, sabio y poderoso Oráculo. Oráculo:                      ¿Quién es? Fotino:                         Fotino, poderoso Oráculo, regente primero del príncipe Tolomeo, esposo y hermano de la princesa Cleopatra. Oráculo:                      Ah, la mesita de centro. Fotino:                         ¿Mesita de centro, yo?... ¿Y eso porqué? Oráculo:                      Porque todos la usan… ¿Qué desea mesita de centro…, perdón: Fotino? Fotino:                         Quisiera saber, mi destino, el del príncipe Tolomeo, el de Egipto y ¿si la bruja esa de Cleopatra va a acompañar a y mi bello y tierno príncipe por muchos años, o puede morir por ahí envenenada o decapitada por alguien? Oráculo:                      (FURIOSA.) ¡Cómo se atreve eunuco miserable, pequeño insecto humano impotente, a preguntar lo que solo los dioses y yo sabemos y podemos saber!... ¡Cómo osa infeliz sirviente levantar su voz para averiguar los presagios más secretos del reino de Egipto!.... Fotino:                         (CALMANDOLA.) Tampoco es para que se irrite de esa forma, poderoso Oráculo, cálmese que el stress le puede hacer daño. Oráculo:                      Eso es verdad, voy calmarme… Hola Fotino, ya estoy calmada, solo por hacerme caer en cuenta que alterarme me puede hacer daño, le voy a responder una sola de sus inquietudes. ¿Qué desea saber, mesita de centro?... Fotino:                         ¿Sólo un interrogante? Oráculo:                      Solo uno. Fotino:                         Bien. Poderoso y sabio Oráculo, ya que me permites hacer una pregunta la hare: ¿Cuál es mi destino? Oráculo:                      Para poder contestar esa pregunta es necesario que usted tenga un grano de maíz en la boca… Fotino:                         ¿Qué es maíz poderoso Oráculo? Oráculo:                      Es un grano oriundo de  América. Fotino:                         ¿Y qué es América? Oráculo:                      Un continente que aún no se ha descubierto. Fotino:                         ¡Por Neftis, diosa de la oscuridad y la noche!, ¿cómo voy a conseguir un grano de un continente que aún no existe? Oráculo:                      Ese es el dilema. Soluciónelo. Pero, silencio, que se acerca Tolomeo. Fotino:                         ¿Cómo lo sabes? Oráculo:                      Soy el Oráculo, lo se todo. Fotino:                         Es verdad. El Oráculo lo sabe todo Oráculo:                      Desaparezco. (SALE).       ESCENA 3. TOLOMEO   EL JOVEN ESPOSO Y HERMANO DE CLEOPATRA ENTRA A CABALLO EN HAPÚ, ESCRIBANO SABIO DEL REINO.   Tolomeo:                     ¡Arre, caballito arre!... So, caballo, quieto… Déjame aquí… (SE APEA)… Vete caballo.     Hapú:                           Majestad, me permito recordarle que no soy un caballo, soy Hapú, el escribano sabio del reino. Todos sus antecesores, glorioso príncipe, acudían a mí en busca de consejo. Tolomeo:                     Fotino. Fotino:                         Si, mi señor. Tolomeo:                     ¿Los caballos hablan? Fotino:                         No, mi señor. Tolomeo:                     Eso pensé. Me pareció que un caballo me hablaba… Y si eso es así, tendré que sacrificar ese pobre caballo, porque los caballos no hablan. ¿Qué es lo que hacen los caballos? Fotino:                         Relinchan, mi príncipe. Tolomeo:                     Caballo. Relinche. Hapú:                           (A FOTINO). Señor regente, por favor. Fotino:                         Hapú, lo mejor es que relinche. Hapú:                           Pero… ¡Hijjijiji! Tolomeo:                     ¡So, caballo, fuera, al galope! (HAPÚ OBEDECE Y SALE GALOPANDO). Me aburren sus clases. Fotino:                         Los príncipes deben aprender aunque sea aburrido.   Tolomeo:                     Lo se. Hoy me dijo que Ra se renueva cada día, porque en las noches baja al mundo inferior y pelea con Apopis, la serpiente gigante de la oscuridad y la mata para que pueda existir el nuevo día, puedes creer semejante embuste.   Fotino:                         Es cierto Apopis revive cada noche, por eso Ra tiene que bajar a los infiernos y matarla, si Ra no hiciera eso, viviríamos en una eterna oscuridad. Tolomeo:                     Que aburrido… Fotino, Cleopatra me tiene desesperado, dice que tengo que cumplir mis deberes de esposo. ¿Qué es eso?... Fotino:                         Mi joven príncipe, es algo terrible, pero me temo que debe hacerlo.   Tolomeo:                     ¿Hacer qué? Fotino:                         Acostarse con ella. Tolomeo:                     ¿Para qué? Duermo mejor en mi lecho, con mis momias de juguete. Además ella quiere hacer cosas sucias, cosas que no me gustan. Fotino:                         Lo se, mi señor, a mi no me gusta hacer eso con mujeres… ¡Gas!... Además no puedo. Soy eunuco. Menos mal. Pero a usted amado príncipe le toca. Tolomeo:                     ¡Gas!... ¿Y qué es lo que debo hacer? Fotino:                         Acoplarse con ella. Tolomeo:                     No puedo, Fotino, solo tengo trece años. Fotino:                         Ya lo se, divino príncipe, pero es su deber. Tolomeo:                     ¡No quiero, no quiero! ¡Deberíamos matarla, desterrarla, venderla como esclava, algo…! Fotino:                         ¡Ah, mi bello príncipe, usted es un genio, me acaba de dar una idea maravillosa!... Tolomeo:                     ¿Yo, cuál?... Fotino:                         Vamos a peinar unas momias y le cuento todo, todo, todo… Tolomeo:                     Vamos. ¿Y podemos jugar a las pirámides?                                       FOTINO ASIENTE. SE VAN.   ESCENA 4. EL ASEDIO DE ROMA - CORO   PERCUSIÓN. LAS MUJERES Y LOS EUNUCOS VAN APARECIENDO Y DE UNA FORMA MISTERIOSA Y RITMICA COMENTAN LA POSIBLE INVASIÓN DE LOS ROMANOS.   Coro:                            Los romanos vienen a Egipto y vienen peleando, Egipto queda en el medio y ellos con sus espadas, por lado y lado, lo están atravesando.   Uno:                             En Roma Cesar, Craso y Pompeyo, formaron un triunvirato. Dos:                                      Cicerón, el filósofo decía, que era el mostro de tres cabezas que hacía en Roma lo que quería. Tres:                                      Pero como el poder es un gran pastel que nadie quiere compartir: Cesar, Craso y Pompeyo triunvirato ya no quisieron ser. Cuatro:                        Y a pelear por quien es el más, mucho tiempo dedicaron y en sus conflictos se perdieron.   Coro:                            Los romanos vienen a Egipto y vienen peleando, Egipto queda en el medio y ellos con sus espadas, por lado y lado, lo están atravesando.   Cinco:                          Craso debajo de la cama de su mujer con rapidez se escondió, poco le sirvió, pues su mujer inmediatamente lo delató y muchos cariños de Cesar por su traición se ganó. Seis:                             Pompeyo con su ejército en Farsalia a Cesar esperó. Cesar con su legión de soldados allá le calló y sin pestañear a Pompeyo aplastó, Siete:                                    Por salvar su vida, Pompeyo a Egipto corrió y Cesar sin compasión lo siguió. Coro:                            Los romanos vienen para Egipto y vienen peleando, Egipto queda en el medio y ellos con sus espadas, por lado y lado, lo están atravesando. Ocho:                           Tolomeo y Fotino no saben a quién escoger, Pompeyo pide asilo, pero Cesar en Farsalia a Pompeyo venció. Nueve:                         ¿Qué hacer, qué hacer?, se pregunta Fotino el regente de Egipto, dueño y señor de la voluntad del joven Tolomeo. Coro:                            Los romanos vienen a Egipto y vienen peleando, Egipto queda en el medio y ellos con sus espadas, por lado y lado, lo están atravesando. Diez:                            Cleopatra atenta, por los pasillos del palacio su belleza con desparpajo pasea. Uno:                             Esperando a ver lo que pasa, pues segura está, que Tolomeo y Fotino quieren en una estaca su cabeza colocar. Coro:                            Los romanos vienen a Egipto y vienen peleando, Egipto queda en el medio y ellos con sus espadas, por lado y lado, lo están atravesando. Dos:                             ¿Qué hará la bella Cleopatra para su cabeza salvar? Tres:                             ¿Qué harán Tolomeo y Fotino para el favor de Roma ganar y a Cleopatra poder apartar? Coro:                            Los romanos vienen a Egipto y vienen peleando, Egipto queda en el medio y ellos con sus espadas, por lado y lado, lo están atravesando. Cuatro:                        Cesar a Egipto esta llegando y las guerras viene ganando. Cinco:                          Pompeyo que viene corriendo, joyas y oro por asilo viene dando. Seis:                             ¿Qué harán Tolomeo y Fotino para el favor de Roma ganar y a Cleopatra poder apartar? Siete:                           ¿Qué hará la bella Cleopatra para su cabeza salvar? Ocho:                           Cleopatra sabe que su belleza y donaire para salvar la cabeza no alcanza. Nueve:                         Tolomeo por nada en el mundo en su lecho quiere estar.   Diez:                            Y Fotino por nada en el mundo su regencia quiere dejar, pero primero que nada lo de Roma hay que aclarar. Coro:                            Los romanos vienen a Egipto y vienen peleando, Egipto queda en el medio y ellos con sus espadas, por lado y lado, lo están atravesando. Coro:                            La diosa la reina viene hacia acá, ¿qué pasara con Tolomeo y Fotino, con Cesar y Pompeyo y con la cabeza de la más bella de Egipto que viene hacia acá.   TODOS DESAPARECEN RAPIDAMENTE PARA LA FULGURANTE APARICIÓN DE LA MÁS HERMOSA REINA DE EGIPTO.   ESCENA 5. LAS DIVINAS ADORATRICES.   LAS ADORATRICES EN FORMA COREOGRAFICA VAN HACÍA EL CENTRO Y SE PRESENTAN. MUSICA DEFONDO QUE EXPLOTA CON LA ENTRADA DE CLEOPATRA.   Clitoria:                        Yo soy Clitoria y los hombres me gustan con pepitoria. Ni idea:                        Yo soy Ni idea y me gustan los hombres que me vean. Hepatitis:                     Yo soy Hepatitis y me gustan los enfermos de amor. Laringitis:                    Yo soy Laringitis y me gustan apestosos. Tetis:                            Yo soy Tetis y me gustan con denarios. Todas:                         ¿Ordinarios?... Tetis:                            Con denarios. Todas:                         ¡Ah! Falopia:                       Yo soy Falopia y me gustan los audaces. Herpesia:                    Hola, yo soy Herpesia y me gustan los toros… Todas:                         Mmm. Herpesia:                    En la cama y ole… Godofreda:                 Yo soy Godofreda y me gustan como sea. Todas:                         ¡Oh!... Rinitis:                         Yo soy Rinitis y me gustan grandes. Menopausia:              Yo soy Menopausia y me gustan calurosos. Cistitis:                         Yo soy Cistitis y empapados Todas:                         ¡Qué!... Cistitis:                         Recién bañados. Todas:                         ¡Uyyy!...Así nos gustan a nosotras los hombres…                                       Más Cleopatra No lo debe saber                                       Porque todo el que Egipto atraviesa…                                       Ella siempre se lo quiere… (Gesto de comer).                               ESCENA 6. APARICIÓN CLEOPATRA.   DE UN MOMENTO A OTRO CLITORIA INTERRUMPE. POSTERIORMENTE ENTRA LA GUARDA ESPALDAS CHINA.   Clitoria:                        ¡La reina, viene la reina! Todas:                         ¿En serio? Clitoria:                        Si. Falopia:                       Veo a Chau Lin que se acerca. Clitoria:                        Y cuando esa china de la china viene. Todas:                         Cleopatra no demora. Chau Lin:                     (ENTRA DANDO VOLTERETAS) ¡Helmosas damitas, la leina    Cleopatla viene pacá. Todas:                           (DESALENTADAS) ¡Ajá!... Chau Lin:                      Y viene cantando su pleciosa cancioncita. Todas:                           ¡Oh, no! Chau Lin:                    ¡Oh, si!... Así que plepalense, polque pueden sel decapitadas si se poltan mal. Falopia:                       Nos portaremos bien. Clitoria:                        ¡Cleopatra, próxima reina de Egipto!   SE ESCUCHA LA MUSICA, Y LAS DIVINAS ADORATRICES SE PREPARAN PARA RECIBIR A LA REINA. Todas:                         (CANTANDO). Aquí ya está la más bella y sensual  de todo Egipto ella la reina es. Cleopatra:                   Ya tu veras que voy a conquistar el mundo entero, Roma y su emperador. Coro:                            Pero Fotino y Tolomeo matarla quieren… más no lo lograran. Cleopatra:                   Pronto seré de Egipto su señora… día tras día yo lo haré… si la, la, la, la…, Cleopatra soy, la más bella y sensual, y estoy ansiosa del mundo gobernar Coro:                            Ella es ansiosa y pretenciosa, nadie lo dudará. Cleopatra:                   Hermano mío, esposo y Faraón, no tengas miedo que tu muerte la lograré sin miedo y sin dolor, un día al fin yo seré, un día al fin… Egipto mío será. Coro:                            Cleopatra la más bella sensual, conquistará Roma y al Cesar, la, la, la…, ella podrá tener al mundo al fin, y las batallas en su lecho serán, no hay quién lo dude, eres hermosa y pretenciosa, tuyo el mundo será. ACABA LA CANCIÓN Y SE SIENTA EN EL TRONO. Clitoria:                        Mi, reina. Cleopatra:                   ¡Mamita!... Mira, Clitoria, estoy ansiosa. ¿Tenemos noticias? Clitoria:                        Si, mi reina, pero no son buenas. Cleopatra:                   Habla. Clitoria.                        Que se las diga Falopia. Falopia:                       ¿Y yo porqué? Clitoria:                        Porque yo siempre las digo. Ahora le toca a usted. Falopia:                       No quiero. Clitoria:                        Yo tampoco. Cleopatra:                   ¡Niñas!... ¿qué pasa? Falopia:                       Es que su padre…  Auletes… Cleopatra:                   ¿Qué hizo ahora? Falopia:                       Se embriagó. Cleopatra:                   Eso no es noticia. Falopia:                       Y… No me atrevo, señora. Clitoria:                        Dígale, dígale. Todas:                         ¡Dígale!... Falopia:                       Tocó la flauta. Cleopatra:                   ¿Otra vez? Odio tener por padre un bufón que divierte a los esclavos. Clitoria:                        Ojala solo fueran los esclavos. Cleopatra:                   ¿Cómo así? Clitoria:                        Usted sabe señora, que su papá después que se juntó con los romanos, se emborracha y se le moja la canoa. Cleopatra:                   ¿Y cuál es la novedad? Falopia:                       La flauta. Tetis:                            Me encanta como la toca. Todas:                         ¡Shh! Cleopatra:                   ¡Explícate mujer! Falopia:                       Pues que… Cleopatra:                   ¡Habla ya o te mando descabezar! Clitoria:                        Pues que confundió la flauta con el instrumento de los invitados. Cleopatra:                   ¿Y eso que tiene de malo? Clitoria:                        A ver.- Linda pero bruta-. Flauta- instrumento- invitados. Cleopatra:                   ¡Oh! ¡Qué vergüenza con los romanos! Clitoria:                        Ellos estaban felices. Falopia:                       Tanto que le compraron más trigo. Cleopatra:                   Eso es lo que más detesto del país del norte: Entre más compran, más tenemos que pagarles. ¿Algo más? Falopia:                       No. Clitoria:                        Si. Cleopatra:                   ¿Al fin qué? Clitoria:                        Mandó ejecutar a su hermana. Falopia:                       A Berenice. Cleopatra:                   ¿A mi querida, Berenice? Las dos:                      Si, majestad. Todos:                         (LLORAN) Oh, qué tragedia… Cleopatra:                   ¡Qué maravilla! ¡Por fin me liberaron de esa pati-alegre! Ya solo falta que el borracho de mi padre estire la pata y no habrá nada ni nadie que me impida ser la reina de Egipto. Las dos:                      ¡Nada, majestad! Clitoria:                        ¡Usted será la reina de Egipto y nosotras…! Falopia:                       Esta sección está patrocinada por: Todas:                         (CANTANDO). “Nosotras alitas de águila”. Clitoria:                        ¡Y nosotras seremos! Cleopatra:                   Las esclavas de la reina… Retírense. Todas:                         (DESILUSIONADAS.) Si, majestad. SALEN Y SE CRUZAN CON TOLOMEO, AL VERLO HACEN CALLE DE HONOR, REVERENCIA Y SALEN. MENOS CHAU LIN.   ESCENA 6. CONFLICTO CONYUGAL.   CLEOPATRA AL VER A TOLOMEO SE INCORPORA Y QUEDA CARA A CARA CON SU JOVEN ESPOSO Y HERMANO.   Tolomeo:                     Esposa. Cleopatra:                   Hermanito: Tolomeo:                     Soy tu esposo. Cleopatra:                   Y también mi hermano. Tolomeo:                     Pero te hablo como esposo. Cleopatra:                   Y yo te hablo como hermana. Tolomeo:                     Te ordeno que me hables como esposo. Cleopatra:                   ¿Estás seguro? Tolomeo:                     Es mi deseo. Cleopatra:                            Esposo… ¡Estoy muy indignada, llevamos tres años de casados y si no fuera porque  soy una mujer muy creativa y muy deseada aún sería virgen!… No has cumplido con tus deberes matrimoniales. Tolomeo:                     Mientes como digna hija del borracho de tu padre. Cleopatra:                   Que es el mismo tuyo. Tolomeo:                     ¡Jamás! Mi padre es Ra, el dios Sol. Cleopatra:                   Aténgase y no corra. Tolomeo:                     El caso es que todo te he dado: Joyas, perfumes, ropas, esclavas, esclavos… Cleopatra:                   Eunucos todos. Tolomeo:                     ¿Y que querías, esposa mía, que te los diera completos, para que tu incontrolable pasión me avergonzara?... Cleopatra:                   Aja… Es que no entiendo porque no rajas ni prestas el hacha… Tolomeo:                     Pero tampoco es correcto que para conseguir un hombre solicites una invasión romana. ¡Contrólate, eres la esposa del próximo Faraón! Cleopatra:                   Chau Lin, ¿estoy controlada? Chau Lin:                    La leina esta contlolada aunque caliente pol dentlo. Cleopatra:                   ¡Cállate, Chau Lin! Chau Lin:                    Chau Lin se calla. Tolomeo:                     ¡Silencio, Chau Lin! Chau Lin:                    Chau… Los dos_                     ¡Shh! Chau Lin:                    Shhh.   CHAU LIN POR FIN SE CALLA Y QUEDA INMOVIL EN SU LUGAR.   Tolomeo:                     Esposa mía, detesto hacer esas cosas que tanto te gustan, besitos caricias y porquerías de esas, yo prefiero los juegos típicos como póngale la peluca a la momia y construya la pirámide, pero pasamos por un momento delicado… Fotino. Fotino:                         (ENTRANDO). Mi rey. Tolomeo:                     Mi regente… Informe a la reina. Fotino:                         Preciosa majestad. Cleopatra:                   Sin lambonerías. Fotino:                         Hemos tenido noticias que el gran general romano Pompeyo Magno, se enfrento contra Julio Cesar en Farsalia y le ganó… Cleopatra:                   ¿Y qué quiere que haga yo? Chau Lin:                    ¡Si, ¿y qué quiele que haga la leina? Fotino:                         No es necesario que haga nada, majestad, pero creo conveniente prepararle un gran recibimiento a Pompeyo, ya que en el pasado se ha portado tan bien con Egipto. Nadie mejor que usted y sus esclavas para tales menesteres. Cleopatra:                   ¿Eso es todo? Fotino:                         Todo, majestad. Cleopatra:                   No hay problema. Me retiro. Tolomeo:                     Cleo, beso para tu esposo. Cleopatra:                   (A CHAU LIN) Beso para mi esposo. (SALE).   CHAU LIN VA DONDE TOLOMEO Y LE DA UN BESO EN LA MEJILLA.   Chau Lin:                    Beso pala el esposo de mi leina. Mua. Tolomeo:                     ¡Largo de aquí, china de la China!   CHAU LIN SALE TRAS SU REINA, POR EL OTRO LADO APARECE HAPÚ.MÚSICA DE SUSPENSO.   ESCENA 7. EL COMPLOT.   Tolomeo:                     ¿Qué tal lo hice? Hapú:                                    ¡Extraordinario, Majestad! ¡Qué porte, que actitud, que convencimiento! Ella se trago el cuento. Tolomeo:                     Y a usted, Fotino, ¿qué le pareció? Fotino:                         Divino, mi pequeño gran rey. Cleopatra quedo convencida del triunfo de Pompeyo Magno. Hapú:                           Y mientras ella le rinde homenaje al hombre equivocado, nosotros recibimos a Julio Cesar, al verdadero triunfador y la acusamos de traición contra Roma. Tolomeo:                     Y nos deshacemos de ella, la desterramos, para que deje de acosarme y de pedirme cosas que a mi no me gustan. ¿Y por qué no la hacemos papilla?... Fotino:                         Es sangre de su sangre, majestad. Tolomeo:                     Tiene razón Fotino, eso de estar casado con la hermana es horrible, no le puede uno cortar la cabeza. Yo quiero cortar una cabeza. Hapú, ¿me regala su cabeza?... Hapú:                           ¿La mía, poderoso rey? Tolomeo:                     Si. Hapú:                           Mi cabeza es demasiado insignificante, majestad. La de Fotino es más digna del Faraón. Fotino:                         ¡Qué! Tolomeo:                     Es verdad, Fotino quiero su cabeza. Fotino:                         (A HAPÚ) ¡Maldito escribano de…! Majestad, no se apresure que le tengo una cabeza que le va a encantar y va a traer muchos beneficios al reino… Tolomeo:                     ¿De verdad? ¿Cuál?... Fotino:                         La de Pompeyo Magno, así usted tendrá su cabeza y se la puede obsequiar al gran Julio Cesar en símbolo de amistad. Hapú:                           Es una gran idea. Tolomeo:                     Me gusta… Quiero a Cleopatra lejos de mi vida. Fotino:                         Tranquilo majestad, que el gran Cesar se encargará de ella. Tolomeo:                     Quiero montar a caballo. Fotino:                         Hapú. Hapú:                           Es mejor ser un caballo que el hombre sin cabeza. Jiiii… Tolomeo:                     Arre… (SE MONTA EN HAPÚ QUE SALE AL GALOPE) Fotino:                                  ¡Qué susto! Pero eso no se queda así, ese escribano no durará mucho… Pronto seré el rey de Egipto o la reina. Tolomeo y Cleopatra no me dan la talla. Oráculo:                      Algunas veces uno ve en uno lo que desea aunque no lo tenga. Cuide sus ambiciones Fotino, se puede ahogar en ellas. Cesar viene con sus legiones, está muy cerca. Cuando vea a Cleopatra su poder, amigo mío, se evaporará. (DESAPARECE) Fotino:                         Eso no puede pasar. Hay que desterrar a la reina… O desaparecerla… ¡Eunucos! (SALE).   ESCENA 8.  LA HUIDA.   ENTRAN LAS MUJERES EN GRUPO EN EL CENTRO DE ESCONDE LA REINA. EL GRUPO LO COORDINA CHAU LIN. Chau Lin:                    Pol aquí pol favol. Mujer 1:                       No hay nadie avancen: Derecha izquierda. Mujer 2:                       ¡Alto! Mujer 3:                       ¿Qué pasó? Mujer 2:                       Me piso. Mujer 4:                       Yo no fui. Cleopatra:                   (ASOMANDOSE) Fui yo no la vi, pero cállese. Mujer 5:                       Alguien viene. Mujer 6:                       ¿Quién? Mujer 7:                       No se, escóndase, majestad. Tere:                            (ENTRANDO) ¡Oh, el amor, ¿qué se hizo, quién se lo llevó, dónde está el amor?! Parece que el odio lo reemplazó… ¿Por qué?... A mí me gusta amar aunque sea difícil, amar es más bonito; pero a todos les gusta lo fácil y odiar es más sencillo y se puede odiar por cualquier cosa… ¡Ay!... Con lo lindo que es amar… Amor no te escondas que te voy a encontrar… (SALE). Cleopatra:                   ¿Quién era? Clitoria:                        La loca del amor perdido. Falopia:                       Escóndase, majestad, alguien viene. ENTRA TOLOMEO ACABALLADO EN HAPÚ. Tolomeo:                     So, caballo pare… (SE APEA) Señoritas. Todas:                         Majestad. Tolomeo:                     ¿Qué hacen? Todas:                         Nada, majestad. Tolomeo:                     No entiendo… ¿Cómo es posible hacer nada?... Clitoria:                        Es una habilidad muy femenina, mi rey. Tolomeo:                     Debe ser, porque cada vez que le pregunto a una mujer lo que hace, siempre me contesta lo mismo…Nada… ¿Han visto a la reina? (TODAS NIEGAN) Caballo. Hapú:                           Majestad, verdad que los caballos no hablan… ¡Jiii!... Tolomeo:                     (SE SUBE EN HAPÚ) ¡Caballo, vamos en busca de la reina! (SALEN AL GALOPE) Cleopatra:                   ¿Ya se fue? Todas:                         Aja. Chau Lin:                    Majestad, cleo que debemos huil pol la delecha lo más lapido que podamos. Cleopatra:                   Tiene razón. Muchachas, amigas, las voy a extrañar tanto. Mujer 2:                       Nosotras también majestad. TODAS COMIENZAN A SOLLOZAR Y A DECIR COSAS COMO. NOS HARÁ FALTA, LA EXTRAÑAREMOS, LA VIDA NO SERÁ LO MISMO, ETC. LLORAN. Cleopatra:                   Adiós, amigas mías, las voy a extrañar. Mujer 4:                       Nosotras también, majestad. Chau Lin:                    Es hola de paltil. Cleopatra:                   Vamos. CHAU LIN Y CLEOPATRA SE VAN EN MEDIO DE UNA SENTIDA DESPEDIDA, CUANDO ESTAN SEGURAS QUE LA REINA PARTIÓ, EMPIEZAN A GRITAR DE ALEGRIA: POR FIN VA DEJAR ALGUITO, LA BRUJA LOS QUERÍA TODOS PARA ELLA, LA GAROSA, OJALA SE PUDRA EN EL DESIERTO, ETC. SE VAN CONTENTAS.                                       ESCENA 9. LLEGAN LOS ROMANOS.   TROMPETAS SONORAS, ENTRA LA LEGION MARCHANDO COMANDADA POR CESAR, TAMBIEN TOLOMEO, FOTINO Y HAPÚ, LE CEDEN EL TRONO A JEFE ROMANO. Romanos:                   ¡Ave Cesar, ave cesar! Mujeres:                      ¡Ave Cesar, hombres, por fin hombres! Capitán:                      ¡Legionarios, muestren de qué están hechos! Todos:                         ¡Señor, si señor! Capitán:                      ¡Legionarios, posición de conquista, ya! LA LEGIÓN ASUME SUS POSICIONES Y SE ESCUCHA EL MERENGUE “AY QUE CHULA LA FALDITA”. Mujeres:                      La faldita romana…  Me gusta esa faldita que tú siempre te pones, escúchame soldado no te pongas pantalones. Soldados:                   Si me voy de campaña me pongo la faldita, para conquistar siempre voy mostrando la piernita. Todos:                         ¡Ay que chula te queda la faldita, ay que chula si te das una vueltica! (bis) Soldados:                   Esta faldita yo me la pongo porque me gusta, somos los varones…. Todos:                         ¡Ay que chula te queda la faldita, ay que chula si te das una vueltica! (bis) TODOS VITOREAN A CESAR. HAPÚ EN UNA PEQUEÑA CAJA TIENE LA CABEZA REDUCIDA DE POMPEYO.                               Fotino:                         ¡Bienvenido a Egipto, dictador absoluto y eterno del imperio, vencedor de vencedores, hijo irremplazable de Júpiter, amante de los amantes, violador feroz de los eunucos!... “¡Poseyeme!” Clitoria:                        ¡A mí, por favor! Falopia:                       ¡A mí primero! “¡Poseyeme a mí primero!” TODAS:                       “¡A MÍ, A MI, ETC. Cesar:                          ¡Basta! Fotino:                         ¡Basta! Cesar:                          ¿Dónde está la más bella de Egipto, la magnífica y legendaria Cleopatra? Fotino:                         ¡Ay, verdad! ¿Dónde está la ex candidata al reinado? Clitoria:                        ¿No está? Falopia:                       No está. Fotino:                         No está. Cesar:                          ¿Por qué? Clitoria:                        (AFOTINO) Huyó. Se pilló que usted le iba a hacer un falso positivo y se pisó. Fotino:                         No. Falopia:                       Sí... Falso positivo - Huyó - desierto. Suave, marica. Cesar:                          ¿Pasa algo, Fotino? Fotino:                         (PARA SÍ.) Se me escapó la muy, muy… Cesar:                          (FUERTE.) ¡Fotino! Fotino:                         ¡Ay, qué!... Perdón gran Cesar, es que tengo una espinita que me está molestando. Cesar:                          ¿De qué se trata? Fotino:                         (LLORANDO.) Es una desgracia, gran señor… Lo que pasa es que la temible Cleopatra, es aliada de Pompeyo… Todas:                         (INCRÉDULAS.) ¡Mentiroso! Tolomeo:                     Es verdad, Cesar, hasta a mí me ha traicionado. ¡Esa mujer es el engendro de Apopis el dios de la noche! Cesar:                          No entiendo gran Tolomeo. ¿Qué hizo? Tolomeo:                     ¡Qué hizo, ¿no sabe lo que hizo?!... Cesar:                          No. Todas:                         ¿No?... Cesar:                          No. Tolomeo:                     ¡Es increíble! Julio Cesar, el gran soldado, el gran dictador, ¿no sabe lo que hizo Cleopatra, mi desgraciada esposa?... (CESAR NIEGA) ¡Fotino, ¿cómo es eso posible?!... ¡Cuéntele!... Todos:                         ¡Cuente, cuente! Fotino:                         Uno, dos, tres, cuatro… (TODOS LOS MIRAN SERIOS) Era una broma… Cesar:                          ¿Dónde está la reina? Fotino:                         Cuando yo la descubrí haciendo tratos indebidos con Pompeyo, su enemigo… Cesar:                          A propósito, ¿dónde está Pompeyo? Hapú:                           (MOSTRANDO LA CAJA) Yo sé donde está. Cesar:                          ¿Dónde? Tolomeo:                     ¡Silencio Escribano!...  Gran Julio Cesar: Pompeyo, después que su eminencia lo derrotó en Farsalia, vino a Egipto buscando ayuda, como si aquí le diéramos asilo a los enemigos de nuestros amigos… Solo mi infiel, traicionera y vulpeja esposa lo quiso ayudar… Fotino:                         Así es poderoso Cesar, la muy falsa. Hapú:                           Más falsa que su virginidad. Tolomeo:                     ¡Silencio Escribano!...  Fotino y Hapú los encontraron   conspirando contra usted, amigo mío. Hapú:                           ¿Yo?... No recuerdo. Fotino:                         Si, usted imbécil. Tolomeo:                     Me informaron y di la orden de apresarlos, pero mi astuta hermana y esposa… Fotino:                         Huyó al desierto acompañada de su fiel Chau Lin. (LLORA) Y yo  quería ofrecerle su cabeza en bandeja de plata. ¡Qué frustración tan horrible!… Pero no se preocupe, señor, ella aparecerá sea como sea… Cesar:                          Ya, deje de chillar. Fotino:                         ¡Ay, señor, es que me da un mal de corazón fallarle!... Cesar:                          ¿Dónde esta Pompeyo?... Fotino:                         Esa es la sorpresa que le tenemos, amado señor… Tolomeo:                     Hapú ofrézcale a Cesar nuestro obsequio de bienvenida. Hapú:                           Poderoso, Cesar: ¡Aquí está la cabeza reducida de su enemigo! (ABRE LA CAJITA Y LE MUESTRA) Cesar:                          (INCREDULO) ¿Pompeyo?... Fotino:                         El mismo. ¡Quedó divino, lo puede usar de llavero! Cesar:                          (FURIOSO). ¿Pero qué es esto, cómo osan tratar a un gran general romano de está forma? ¡Pagaran con su vida semejante ofensa!... (SE VA) Tolomeo:                     ¡Yo se lo dije Fotino! ¡A un general romano, por más enemigo que sea no se trata de esa forma! ¡Pagará con su vida semejante ofensa! (SE VA) Fotino:                         ¡Yooo!... ¡Hapú! ¿Cómo se atreve a hacerle eso a un general romano,  esa es una ofensa, terrible, terrible, terrorífica que jamás le podré perdonar. ¡Pagará con su vida, semejante ofensa!… ¡Qué ira! (SE VA) Hapú:                           ¡Pero, si yo lo único que hice fue guardar la cabeza en la cajita!... ¡Qué pague el marrano!... ¡Fotino, no me puede hacer eso, yo soy un simple caballo! (SE VA)…                                         ESCENA 10. AMOR ES. LOS SOLDADOS ROMANOS Y LAS MUJERES EGIPCIAS NO SABEN QUE HACER. ENTRA EL ORACULO. SE ESCUCHAN TAMBORES Y DESPUÉS MÚSICA SUAVE. CAMBIAN LAS LUCES. Oráculo:                               La ira de los fuertes porque será que siempre ataca la inteligencia. El gran Julio Cesar quemó la biblioteca de Alejandría y cientos de años de estudios y  conocimiento se volvieron humo y desaparecieron para siempre. ¡Qué dolor!... Sin embargo los placeres básicos siempre encuentran su camino… Fotino:                         (VUELVE) Oráculo, por favor, ¿cuál es mi destino?... Oráculo:                      ¿Ya consiguió el grano de maíz? Fotino:                         Aún no. Oráculo:                      Vuelve cuando lo tengas. Ve por él. Fotino:                         ¡Qué ira! (SALE) ORÁCULO:                 Soldados romanos y mujeres egipcias, buscan sin tregua las cadenas del amor… AUNQUE LA SIGUINTE ESCENA PARECE ESCRITA PARA UN HOMBRE Y UNA MUJER, ESTA IDEADA PARA VARIOS HOMBRES Y MUJERES, COMO SI TODOS FUERAN UNA SOLA HISTORIA. Hombre:                      Hola. Mujer:                          Hola. Cuando te vi marchando con ese vigor, con esa fuerza, con ese empuje, te vi, te elegí. Te quiero para mí. Hombre:                      Te prometo que seré para ti. Mujer:                          Te prometo que serás para mí hasta que yo ya no te quiera a ti. Hombre:                      Te prometo amarte hasta donde mis fuerzas lo permitan. Mujer:                          Te prometo amarte hasta que tus fuerzas lo permitan. Hombre:                      Te prometo que si me amas, tu cuello llenaré de joyas. Mujer:                          Te prometo que si me engañas, Te ahorcaré. Tu cuello llenaré de sogas. Hombre:                               Te prometo que te amaré con generosidad, te amaré a ti, a tus amigas, a tus primas y a todas aquellas flores que mi cariño requieran. Mujer:                          Te prometo que cuidaré tus riquezas, para que tu generosidad no se desperdicie por ahí, entre tanta flor marchita y seca, que desea robar de tus labios los besos que son mi riqueza. Hombre:                      Te prometo que tendrás hijos fuertes y valerosos que darán la vida por su patria. Mujer:                          Te prometo hijos fuertes y valerosos que harán que los demás den la vida por su patria. Hombre:                      Te prometo fidelidad eterna hasta que me digas que sí. Mujer:                          Te prometo fidelidad eterna hasta que me digas que no. Hombre:                      Te prometo mi corazón. Mujer:                          Te prometo mi corazón. Oráculo:                      Hombres y mujeres ofreciéndose y pidiendo el corazón, como si ese fuera el órgano que más desearan del otro; bueno, el único… Historias similares asoman por todos los rincones… Mujer:                          Sí, acepto. Hombre:                      Bueno, está bien. Los dos:                      Hasta que la muerte nos separe. Hombre:                      ¿Te gusté? Mujer:                          Eres el mejor que he tenido. Hombre:                      ¿Es qué has tenido muchos? Mujer:                          ¿Ya, tan rápido? Hombre:                      Tengo mucho trabajo. Mujer:                          Yo también. (ABRAZA A OTRO) Hombre:                      Ella no  significó nada. Mujer:                          Tú tampoco significas nada. Hombre:                      ¿Cómo así? Mujer:                          Estoy embarazada. Hombre:                      ¿Y quién es el padre? Mujer:                          ¡Tu abuela, idiota! Hombre:                      No te pongas así. Mujer:                          Pero era mi mejor amiga. Hombre:                      Los amigos comparten lo que les gusta. Mujer:                          No te pongas así. Hombre:                      Pero era mi mejor amigo, Mujer:                          ¿Preferirías a tu peor enemigo? Todos:                         ¡No! Mujer:                          ¿Quién los entiende? Hombre:                      Mujer te amo porque eres como eres. Mujer:                          Hombre te amo porque eres como eres. Hombre:                      ¿Por qué eres así de intensa? Mujer:                          ¿Intensa yo, porque te digo que no seas desordenado, que no coquetees con las vecinas, que no eructes en la mesa? ¡Es el colmo!... Hombre:                      Perdón. Mujer:                          ¡Ya deja esos celos! Hombre:                      ¿Celoso yo? ¡Jamás!... ¿Quién era él, por qué lo miras así, qué tiene él que no tenga yo? Mujer:                          ¡Si supieras, nene! Hombre:                      ¡No puedo, no aguanto más! Mujer:                          ¡No puedo, no aguanto más! Hombre:                      No pensemos. Mujer:                          No pensemos. Hombre:                      Amemos. Todas:                         Bueno. (SE LOS LLEVAN). Oráculo:                      Y jamás volverán a pensar y le echarán la culpa de todo al amor: Hijos sin padre, madres sin hombres, hombres dolidos, mujeres incrédulas  y culpas eternas y siempre las mismas, siempre los mismos buscarán por fuera lo que está dentro, y preguntarán siempre en lugares equivocados… Fotino:                         (ENTRANDO) Perdón poderoso y sabio Oráculo. Oráculo:                      ¿Traes el maíz de las Américas? Fotino:                         Ya casi. Oráculo:                      Los casis no valen amiguito.  (SE VA) Fotino:                         (SIGUIENDOLO) Oráculo, por favor, ¿cuál es mi destino?... ¡Qué ira!... (SALE TRAS EL ORÁCULO)                                                                                      ESCENA 11. EL RETORNO. CESAR ENTRA SEGUIDO DE CLITORIA FALOPIA Cesar:                          Así que la dulce Cleopatra está en mi contra. Clitoria:                        No, señor, lo que dice el eunuco es mentira. Falopia:                       Es cierto, señor. Cesar:                          ¿Al fin qué? Falopia:                       Es cierto que es mentira. Clitoria:                        Ella no hace sino besar su imagen en las monedas romanas. Cesar:                          ¿En serio? Falopia:                       Si, gran Cesar. Clitoria:                        Es más dijo que usted y toda su familia pueden apropiarse de lo que quieran, que no les cobrará impuestos.                                       CLEOPATRA SE ASOMA. Cesar:                          ¿Y ustedes le creen? Falopia:                       Ella para usted es toda una zona franca. Cesar:                          ¡Qué romántica! Clitoria:                        Lo adora, como tigre a su presa. Falopia:                       Como presa a la libertad. Cesar:                          Me hubiera gustado conocerla. Clitoria:                        ¡Gran Cesar, ella le dejó un presente! Falopia:                       ¿Sí, qué? (CLITORIA LA PELLIZCA.) ¡Ay, sí; un maravilloso regalo! Cesar:                          ¿Qué es, qué es? Clitoria:                        ¡Una sorpresa jamás imaginada! Cesar:                          Quiero verlo. Clitoria:                        Para verlo tendrá que cerrar los ojos. Cesar:                          ¿Y si los cierro cómo lo veo? Falopia:                       Es verdad. Clitoria:                        Por unos instantes. Cesar:                          De acuerdo… Ya. Clitoria:                        ¡Venerable, Cesar, desde las profundidades del Nilo: Egipto, tierra de faraones, pueblo amigo del imperio, creador de  Keops, Kefrén y Micerino, se complace en presentarle a su joya más querida!... (ENTRA EL GRUPO DE DANZA) Falopia:                       ¡A su joya más preciada! ¡La que manifiesta en sus curvas tres siglos de estudio! Clitoria:                        ¡Descubriendo por fin, los secretos eróticos de oriente! Las dos:                      ¡Cleopatra!                                       SE ESCUCHA MÚSICA SENSUAL, CAMBIO DE LUCES, EL GRUPO DE DANZA RODEA EL LUGAR DONDE ESTÁ CLEOPATRA Y SE DESPLAZAN CON ELLA  OCULTA HASTA EL CENTRO DEL ESCENARIO Y POCO A POCO APARECE LA BELLA REINA PARA EL SOLAZ DE CESAR AL TERMINAR LA COREOGRAFÍA, EL HOMBRE APLAUDE FRENETICO. CHAU LIN ESTÁ EXPECTANTE. Cesar:                          ¡Bravo, bravo! Cleopatra:                   Cesar, ha sido tan larga la espera. Cesar:                          ¡Jamás mis ojos han presenciado tanta belleza! Pero si eres una niña, ¿qué edad tienes hermosura? Cleopatra:                   Diez y siete años, mi señor. Todos:                         Cómo no. Cesar:                          ¡Fuera todos, déjenme a solas con esta beldad incomparable!                                       TODOS SE RETIRAN GUARDANDO EL PROTOCOLO.CHAU LIN SE QUEDA.                                       ESCENA 12. EL ROMANCE. Cesar:                          Hombre que no te haya visto no ha vivido. Cleopatra:                   Me lo imagino. Cesar:                          El sol se opaca ante tu presencia. Ven, lléname de placer. Cleopatra:                   ¡Miau! Cesar:                          ¡Ven gatita! Cleopatra:                   Quisiera, pero no puedo. Cesar:                          ¿Qué te detiene beldad mía? Cleopatra:                   Soy casada. Cesar:                          Y además fiel… ¡Es un sueño! ¿Quién se interpone entre nosotros? Cleopatra:                   Mi marido. Cesar:                          ¿Tolomeo? Cleopatra:                   Ajá. Cesar:                          ¿Ese escuincle de 10 años? Cleopatra:                   Ajá… (LLORA.) Y lo peor es que quiere quitarme la corona. Imagínate, gordito, ¿a mí?... Que me he conservado impoluta para él. Cesar:                          Impo…, qué. Cleopatra:                   Luta… Virgen para ti. Cesar:                          ¿Eres virgen?       Cleopatra:                   Ajá. Cesar:                          ¿Entonces, los secretos eróticos de 300 años, son mentira? Cleopatra:                   Los llevo en la sangre…  Te estaba esperando. Cesar:                          ¿Te has conservado virgen para mí? Cleopatra:                   Keops… Cesar:                          ¡Aichhh!... Pero, ¿cómo sabías que yo vendría?... Cleopatra:                   ¿Eh?... Lo leí en el chocolate… Kefrén. Cesar:                          ¡Ay, qué rico! No te creo… Cleopatra:                   Micerino. Cesar:                          ¡Oh, por Júpiter!... ¡Ahora pídeme lo que quieras! Cleopatra:                   Tolomeo es lo único que se interpone entre los dos. Cesar:                          ¡Al  papayo! Cleopatra:                   ¿Y bienestar familiar? Cesar:                          ¿Qué es eso? Cleopatra:                   Tolomeo tiene 10 años. Cesar:                          Un falso positivo o a su cuarto sin cenar. Cleopatra:                   Ok. Cesar:                          ¿Algo más, querida? Cleopatra:                   No…, sí. Debo ser coronada. Cesar:                          Yo te corono, mamita. Cleopatra:                   ¿Te imaginas?... ¡Cleopatra coronada por Julio Cesar! Cesar:                          ¿Te gusta? Cleopatra:                   Me encanta. Cesar:                          Bésame. Cleopatra:                   ¿Ahora? Cesar:                          Sí, ya nada se interpone entre nosotros. (LA ALZA). Cleopatra:                   Bueno. (BESO CON LENGUA).                                       ESCENA 13. TRAICIÓN. TRANQUILOS -¡JEJEJE!- LO VAN A HACER PERO FOTINO CON TOLOMEO Y HAPÚ SE TIRAN TODO. Fotino:                         ¡Ay! Cesar:                          ¿Qué pasa maricón? Tolomeo:                     ¡Alto ahí, suelte a mi mujer! Chau Lin:                    Llegó el malido ofendido. Cesar:                                   (LA DEJA CAER) ¿Esa es la forma de hablarme, Tolomeo, pequeño príncipe de Egipto? Cleopatra:                   ¡Ayyayay! Ayúdenme a levantar. Cesar:                          (LEVANTÁNDOLA) ¡Oh, tesoro mío, ¿qué he hecho? Chau Lin:                    La soltó. Cleopatra:                   Me soltaste. Cesar:                          Soy un infame, malvado, jamás me lo perdonaré… ¿Te lastimaste, capullo?... Cleopatra:                   No, caí en el “cullo”. Cesar:                          Qué bueno. (LA VUELVE A SOLTAR) Cleopatra:                   ¡Ay!... Chau Lin:                    La soltó otla vez. Venga mi leina la ayudo. En los hombles no se puede confial. (LA SIENTA EN EL TRONO) Cleopatra:                   Pero es tan, tan, tan romano. Hapú:                           (POR CESAR) Se vino el general: Fotino:                         Ay, bobo, solo viene para acá. Hapú:                           Por eso. Cesar:                          ¿Qué desea príncipe Tolomeo? Fotino:                         Nada, solo pasábamos por aquí. Tolomeo:                     ¡Calla Fotino! ¡Basta de humillaciones!... Soy Tolomeo, Faraón de la tierra de Egipto y usted Julio Cesar, usurpador del imperio Romano, ha venido a mi reino persiguiendo al gran Pompeyo, su enemigo. Y yo en símbolo de amistad y lealtad con usted, le he entregado su cabeza en una hermosa cajita de llavero, ¡y se ha ofendido!... ¿Por qué?... Porque no considera al Faraón de Egipto digno… No contento, me arrebata mi delicada esposa y hace justicia en mi reino a su antojo, como si le hubiéramos hecho algo a algún oficial de la DEA… No señor, así no son las cosas… ¿Usted cree, qué por ser el gran dictador del imperio romano, la nación más poderosa del mundo, que por tener el ejercito más fuerte y ganador de toda la historia de la humanidad; puede venir a Egipto, quemar la biblioteca de Alejandría, esclavizar a mi pueblo, quitarme la mujer y apoderarse de todas las riquezas de mi tierra?.... Cesar:                          Sí  Chau Lin:                   Sí puede. Hapú:                           Puede. Cesar:                          ¡Soldados! (ENTRAN) ¡Al patíbulo con ellos! Tolomeo:                     Preferimos morir a soportar tales vejámenes. Hapú:                           Majestad, no generalice. Yo soy un simple caballo. Tolomeo:                     ¡Traidor!... Vamos, fiel Fotino… Fotino:                         Majestad, ¿por qué la prisa?... Tolomeo:                     ¿También tú me traicionas, Fotino?... Fotino:                         No es eso. Yo sé que de está vida no salimos vivos, pero es que no  me puedo ir de este mundo sin resolver mi gran enigma… ¿Alguien tiene un grano de maíz?... Hapú:                           ¿Maíz?... Fotino:                         Sí, maíz, un grano de América un continente que lo va a descubrir por un tal Cristóbal Colón en unos años. Hapú:                           Yo tengo un grano de maíz, me lo trajo en bárbaro que… Fotino:                         ¡Dámelo, por favor, dámelo! Hapú:                           Toma. Fotino:                         ¡Gracias, gordis, gracias!... ¡Oráculo, Oráculo!... Oráculo:                      (APARECIENDO. TODOS SE ASUSTAN) ¿Quién me llama? Fotino:                         Yo. Oráculo:                      Ya lo sé. Hapú:                           ¿Y por qué Pregunta? Oráculo:                      Por cortesía…. Pobrecillo, trata de ser valiente ahora que te entierren vivo con  tu Faraón. Hapú:                                    ¡Qué! Fotino:                         Eso no importa. ¡Ya tengo el maíz! Oráculo:                      Ponte el maíz en la boca y pregunta: ¿Cuál es mi destino? Fotino:                         (OBEDECIENDO) ¿Cuál es mi destino? Oráculo:                      Comer maíz como un cochino. (DESAPARECE) Fotino:                         ¡Qué!... Ah, no, antes muerta que arrastrada. Soldados al patíbulo! Cesar:                          Despáchenlos. Tolomeo:                     Esposa, ¿algo que decirle a tu esposo? Cleopatra:                   No. Tolomeo:                     Y a tu hermano. Cleopatra:                   Feliz viaje, hermanito. Chau Lin:                    La leina es muy caliñosa con su helmanito. Cesar:                          Fuera todos… (SALEN) Usted también Chau Lin… Chau Lin:                    Chau Lin se va aunque no quiela, polque le gusta estal dónde su leina está. (SALE.)                                         ESCENA 14. AMOR ETERNO. MÚSICA ROMÁNTICA. LOS AMANTES SE MIRAN SE ACERCAN Y VUELVEN CLITORIA Y FALOPIA. LA ÚLTIMA EMPUJA A LA PRIMERA QUE INTERRUMPE  CON TIMIDEZ. Clitoria:                        Señora. Cleopatra:                   ¿Y ahora qué? Cesar:                          Dile a esas feas que se larguen. ¡Estoy ardiendo! Falopia:                       Gracias, señor. Clitoria:                        Disculpe la interrupción, pero quería saber si mando a momificar a Fotino. Cleopatra:                   ¡Claro que no: Los traidores no perduran! ¡Uscale! Clitoria:                        Sí, mi reina. (SALEN). Cesar:                          Me gustó tu frase. Cleopatra:                   ¿Cuál, uscale? Cesar:                          No. La de los traidores. ¿Iras conmigo a Roma? Cleopatra:                   ¿Y qué voy hacer en Roma? Cesar:                          Amarme. Cleopatra:                   ¿Y tú que vas a hacer en Roma? Cesar:                          Amarte. Cleopatra:                   Te daré un hijo. Cesar:                          ¿Varón? Cleopatra:                   Varón, se llamará Cesarión  Cesar:                         Me haces feliz. (CANTA.) Solos por fin. Cleopatra:                   (CANTADO.) Tú y yo seremos historia… Cesar:                          Historia de amor… Cleopatra:                   Tú y yo, historia sin fin… Cesar:                          De amor, dolor y pasión… Cleopatra:                   De pasión, amor y dolor… Los dos:                      Es la historia de dos que fueron amor                                       La historia de dos más grandes que el sol.                                       Solos por fin.                                       Tú y yo seremos historia…                                       Historia de amor…                                       Tú  y yo. Historia sin fin…                                       De amor, dolor y pasión…                                       De pasión, amor y dolor.                                       Es la historia de dos que fueron amor                                       La historia de dos más grandes que el sol.                                         ENTRA EL GRUPO DE DANZA, CLITORIA Y FALOPIA QUE HACEN CALLE DE HONOR. ELLOS SE TOMAN DE LA MANO Y VAN SALIENDO DE ESCENA LENTAMENTE. SE DETIENEN UN INSTANTE Y DICEN ADIÓS TIERNAMENTE.                                                                             ESCENA 15. ROMA. Oráculo:                      El gran Cesar y la bella Cleopatra, se embarcaron a Roma. La bella Cleopatra, tal y como lo había previsto dio a luz a un bello y cachetón bebe al que le dieron por nombre Cesarión. Véanla allá en Roma… CLEOPATRA ENTRA CON UN BEBE DE BRAZOS. Cleopatra:                   (CANTANDO). Duerme, duerme, negrito, que mamá, está mamada… ¡Ay, esto de ser madre es muy…! ¿Quén es lindo, a quén no le gusta la teta de mamá, quén odia  a los pobres, quén?.. Y su papá, quién sabe dónde. Lo peor de los hombres es cuando se vuelven maridos…, porque eso sí, de amantes son la verraquera. Cesar:                          (Entrando). Quihubo, mija. Cleopatra:                   ¿Quihubo de qué, es que le debo? Cesar:                          ¡Otra vez enchipada! Cleopatra:                   ¡Grr! Cesar:                          Mejor me voy que los senadores me van a hacer un homenaje. Cleopatra:                   ¡Claro, váyase donde sus senadores que tarde o temprano le van a meter una puñalada trapera y déjeme sola con el bebe, como siempre! Cesar:                          Bueno. (SALE). Cleopatra:                   ¡Uych, maldito! (SALE). Oráculo:                      Y esa fue la última conversación entre Cesar y Cleopatra. Tal y como lo Pronosticó nuestra reina, cuando Cesar entró al senado. Un tal Bruto, senador romano, le propinó 1.135 puñaladas que acabaron con la vida del gran dictador. Lo asesinó un Bruto, quizás por haber quemado la biblioteca de Alejandría. Cleopatra debe huir a su natal Egipto con su pequeño hijito…                                       ESCENA 16. RETORNO. TROMPETAS Y TAMBORES. ENTRAN TODAS LAS MUJERES. Clitoria:                        La reina vuelve a Egipto. Mujeres:                      ¡Viene la reina! ¡Alegría, alegría! ¡Y llegó con bebe! ¡Viva, viva! Clitoria:                        Y nosotras… Falopia:                       Esta sección esta patrocinada por “nosotras alitas de águila”… Chau Lin:                    Vuelve la leina con el pequeño Cesalión. La leina está tliste. Cleopatra:                   ¡Ay, dolor, ¿por qué persigues con sevicia a los felices de amor? ¡Dolor, dolor, dolor infame, que destruyes con alevosía y crueldad las dichas del amor!... ¿Por qué, qué mal te hace el amor?... ¿Qué haré sin las caricias de mi amor?... ¿Qué…? Chau Lin:                    Buscal otlo amol. Cleopatra:                   ¿Cómo te atreves, china de la china, con quién voy a reemplazar  a Cesar, con quién?                                       ESCENA 17. LA ESPERANZA. ENTRA IVAN COMO MARCO ANTONIO. Marco:                         Conmigo. (SE ACERCA A LA REINA, LAS MUJERES LE DICEN PIROPOS) Cleopatra:                   ¿Y quién es el que osa proponerse como mi amante? Marco:                         Marco Antonio, majestad. Cleopatra:                   Veamos: Fuerte, músculos, nada de grasa, fibra. ¿Te comunicas con frecuencia con el poder? Marco:                         A diario, majestad. Cleopatra:                   ¡Me derrito! CONGELADOS TODOS. Oráculo:                      Pero eso es otra historia: La de Marco Antonio y Cleopatra, que relatará el incomparable William Shakespeare, en próximos tiempos, por ahora este es el fin de la historia de un amor que causó sensación: La del gran Julio Cesar y la débil Cleopatra… ¡Y que venga la fiesta, pues la dicha y el amor, siempre encontrarán un nuevo Sol! CANCIÓN Y COREOGRAFIA FINAL, SALUDO CON LA CANCIÓN. PARA CERRAR EL TELON.                                         FIN.         Carlos Gutiérrez Agosto- 2013
Amor es Perfectos Creación colectiva grupo El Arcón De Los Sueños Idea y Dirección: Carlos Gutiérrez     REPARTO: BRUJA DEL DESAMOR BRUJA DEL AMOR LA VOZ Brad Pitt Pérez ANGELINA JOLIE PIRAQUIVE MUJERES: CELOS, DULCE, LA QUE TÚ QUIERAS, LA INTRIGANTE, LA CONSENTIDA, RELAJADA, INTENSA, NO ME IMPORTA, EXTRAÑONA, HABLADORA, CALLADA HOMBRES: MACHO, BEBEDOR, DEPORTISTA, TRABAJADOR, CELOSO, GALLINAZO, TACAÑO, IMPOTENTE, ROMANTICO, MENTIROSO, DEBIL, ENTRE OTROS. JOVENCITAS NIÑAS Y NIÑOS   Del vestuario: Es atemporal confluyen muchas épocas, el tiempo no es el asunto, son los sentimientos y las emociones.                                    PROLOGO. ENTRE EL AMOR Y EL DESAMOR. MÚSICA FUERTE. EL ESCENARIO ES UN ESPACIO ENMARCADO POR FIGURAS GEOMETRICAS, LABERINTOS Y EN LA PARTE SUPERIOR SE LEE “AMOR ES DESAMOR”. VACIO, SOLO. AL ABRIR EL TELÓN ILUMINADO CON LUZ NEGRA VEMOS EL LETRERO QUE RESALTA. SE ESCUCHA UN GRITO EN EL FONDO, SUBE UNA FUERTE LUZ ROJA QUE BAÑA TODO EL ESCENARIO. La voz:                         ¡Aggggg! LAS BRUJAS DE AMOR Y DESAMOR. EN MEDIO DE LA MÚSICA, CORREN Y SE   CRUZAN ENTRE LOS TELONES HASTA LLEGAR CASI A PROSCENIO. SE DETIENEN. Desamor:                             Amor, ¿qué es eso, para qué sirve?... ¡Dolor, dolor, eso es el amor!... Gritan y lloran como almas expiando, esas son las penas de amor. Prisión que desea el carcelero para ser torturado desde el fondo del corazón. Amor:                           Eso no es el amor. Es esperanza y canción, es consuelo, abrazo, caricia, gran emoción, es dulce de olor que entra en el alma y camina en la piel, del amor viene la vida y cualquier pequeño dolor se calla ante la voz del amor. Desamor:                    ¡Mientes loca, bruja de amor! El amor no es como dices, el amor engaña, el amor se burla y se oculta en una ilusión, su voz es la mentira. Su única verdad es amargura y desilusión. Amor:                           ¡Te equivocas loca, bruja del desamor!... Te reto a que veas al humano viviendo y muriendo de amor, y después me digas con verdad en tu boca, sino es el amor el que todo lo encara y todo lo hace, porque amar fortalece y llena el espíritu de dicha y pasión. Desamor:                    ¡Acepto tu reto loca, bruja de amor! Amantes en pena, traiciones de muerte, hijos sin padre o sin madre, mentiras abiertas en medio del corazón… ¡Qué vengan las gentes a hablar del amor, que yo sé muy bien de dónde viene el rencor!  Y si tuya es la razón que se pierda en mí el terrible temor. Amor:                           ¡Acepto tu reto loca, bruja del desamor! Y aunque sé que no he de perder, algo te he de ofrecer, así que si ganas este reto de amor, te ofrezco mi vida, y en verdad te la doy con amor; pero como no quieres nada de amor, te la doy con odio y dolor. Desamor:                    Hecha la apuesta, no hay nada que hablar, así que nos vemos en la arena donde tu lindo amor voy a matar. Amor:                           Y yo tu miedo voy a acabar… ¡Qué vengan las vidas a contar sus historias! Desamor:                    ¡Qué vengan, qué yo he de ganar.   TORMENTA. CAMBIO DE LUCES. LA VOZ CANTA EL AVE  MARIA, LA VEMOS AL FONDO. BAJO UNA CENITAL OCRE. VIENE LA ROMERIA.   ESCENA 1. ROMERIA.   LOS HOMBRES ESTÁN PARADOS EN DIFERENTES PUNTOS DEL ESCENARIO, SON ESTATUAS Y PERMANECEN ASÍ HASTA QUE ELLAS SALGAN. Mujer 1:                       ¿Por qué señor por qué? Todas:                         ¿Por qué? Mujer 1:                       Dicen que los hiciste a tu imagen y semejanza… Mujer 2:                       Pero con todo respeto señor, tuvo que haber un error en la cadena de producción… Todas:                         ¡Shit, shit! Mujer 3:                       ¿Por qué tan intensos? Mujer 4:                       ¿Por qué tan inseguros? Mujer 5:                       ¿Por qué tan borrachos? Todas:                         ¿Por qué, por qué? Mujer 6:                       ¿Por qué tan cortos…? Todas:                         ¿Ah? …. Mujer 6:                       De cerebro. Todas:                         ¡Ah! Mujer 1:                       Señor humildemente te suplico aunque sea  de reojo, le des una miradita a los hombres que nos mandaste. Mujer 2:                       Una cambiadita. Mujer 3:                       Una mejoradita. Mujer 4:                       ¡Una sola, aunque sea una sola…! Mujer 5:                       ¿Es mucho pedir, señor? Mujer 1:                       ¿Por qué, señor, por qué? Todas:                         ¿Por qué? Mujer 6:                       Una pulidita, por favor. SALEN LENTAMENTE MUY PIADOSAS Y COMPUNGIDAS.   ESCENA 2. HOMBRES. TOMAN VIDA Y COMIENZAN A REIR, A BURLARSE DE ELLAS. Hombre 1:                   ¿Señores qué opinan? Hombre 2:                   ¡Ja,ja,ja! ¡Pobres chiquillas, no son más que una costillilla! Hombre 3:                   ¡Ilusas! Hombre 4:                   ¡Creen que pueden con lo mejor de la creación! Todos:                         ¡El hombre, el macho! Hombre 5:                   Ingenuas. Hombre 6:                   Creídas. Hombre 2:                   Saben que nos necesitan. Hombre 1:                   ¡Mujercitas, ja, ja, ja! ¡Realmente creen que con sonrisitas, pestañitas, minifaldas, escotes, coqueteos, cruzadita de pierna, nos van a dominar… Caballeros, ¿ustedes qué piensan? ¿Nos van a dominar? Todos:                         ¡Sí señor! Hombre 1:                   ¡No, no, no! ¿Ustedes son hombres? Todos:                         ¡Sí! Hombre 1:                   ¿Machos? Todos:                         ¡Sí! Hombre 1:                   ¿Duros? Todos:                         ¡Sí! Hombre 1:                   ¿Rudos? Todos:                         ¡Sí! Hombre 1:                   Ellas creen que van a acabar con nosotros. ¿Van a poder con nosotros? Todos:                         ¡Sí! Hombre 1:                   ¿¡Qué!? Todos:                         ¡Noooo! Hombre 1:                   ¿Y qué hay que hacer para dominarla? Hombre 3 (Francisco):  ¡Sácala! Todos:                         Llévala al cine. Hombre 3 (Francisco):  ¡Cómprale! Todos:                         Un ramo de flores. Hombre 3 (Francisco):  ¡Báñate! Todos:                         Junto con ella. Hombre 3 (Francisco):  ¡Llévale! Todos:                         La comida a la cama. Hombre 3 (Francisco):  ¡Trátala! Todos:                         Con mucha ternura. Hombre 3 (Francisco):  ¡Háblale! Todos:                         Pero con mucha dulzura. Todos:                         ¡Dale amor! Hombre 3 (Francisco):  Porque ella merece. Hombre 4:                   Y le gusta. Todos:                         Que la trates así. Hombre 1:                   ¿Qué es  lo que quieren las mujeres de los hombres? Hombre 5:                   Que laven la ropa. Hombre 6:                   Que cocinen. Hombre 3:                   Que les pinten el pelo, Hombre 1:                   ¿Y lo vamos a hacer? Todos:                         ¡Sí! Hombre 1:                   ¿¡Qué!? Todos:                         ¡Noooo!... ¡Somos hombres!… ¿Les vamos a hacer caso?... Todos:                         ¡No! Hombre 1:                   ¿Manejamos el carro? Todos:                         ¡Sí! Hombre 1:                   ¿De quién es el control? Todos:                         ¡Nuestro! Hombre 1:                   ¿Quién toma la cerveza en la casa? Todos:                         ¡Yo! Hombre 1:                   ¡Muy bien señores!… ¡A por ellas…! Todos:                         (CANTANDO) ¡Somos somos los mejores somos los más grandes de la creación! bis   ESCENA 3. EL JUICIO DE LOS HIJOS.   SE ESCUCHAN TAMBORES COMO LOS QUE LLEVAN A LOS REOS AL PATÍBULO, UNA PAREJA DE PADRES ENTRA A ESCENA CAMINANDO SOLEMNEMENTE, CON LAS MANOS ATADAS, UN NIÑO TIRA DE LA CUERDA. LOS LLEVA PROSENIO CENTRAL Y LOS HACE ARRODILLAR DE FRENTE A LA PLATEA. SILENCIO. SE HABLARÁ DE HIJO, PERO PUEDE SER HIJA. EN ENSAYO SE DARÁN LOS PARLAMENTOS. Padre:                          Todo esto es por tu culpa. Madre:                         ¿Mi culpa, yo qué hice? Padre:                          Te dije que no lo molestaras tanto. Madre:                         Lo único que le dije fue que arreglara su cuarto. Padre:                          Por eso. Hijo 1:                          ¡Silencio! Madre:                         Pero es que yo no tengo porque estar aquí. Hijo 1:                          ¿Qué parte de la palabra silencio no entendió? Madre:                         Perdón. (AL PADRE) ¡Qué  genio! Padre:                          Cállate. Hijo 2:                                   Todos de pie. (HACE PARAR AL PÚBLICO)La honorable juez: Severa Adolescente. ENTRA ELLA Y SE QUE COLOCA TRAS LOS PADRES MIRANDO A PLATEA. Severa:                        Pueden sentarse. ¿Cuál es el caso? Hijo 2:                                   Proceso 12.450 por el cual se acusa a los reos de pedir favores sin medida, sobreprotección, decisiones arbitrarias, negación de permisos y 47 infracciones más. Madre:                         ¿De qué 47 infracciones habla? Padre:                          No se, pero son tu culpa. Madre:                         Obvio, porqué a usted le importa un pito lo que pase con sus hijos. Severa:                        ¡Silencio! Padre:                          Discúlpela, su señoría, es que es nerviosita. Severa:                        Nadie solicito su opinión. Padre:                          Disculpe. Severa:                        Que hablen las victimas. Hijo 3:                          Yo, señoría. Severa:                        Prosiga. Hijo 3:                          Usted sabe  lo terrible que es perder, por injusticias infames de algunos profesores, 6 o 7 materias… Severa:                        Es terrible. Siga. Hijo 3:                          Entonces, ese fin de semana, me invitan unos amigos a una pequeña fiesta, ¿y sabe su señoría con la que me sale la madre?... Qué se atreva a repetirlo. Severa:                        Responda, ¿Qué le dijo? Madre:                         A mí no me parece, tienes que estudiar, pero pregúntale a tu papá. Hijo 3:                          ¿Y sabe, su señoría con las que sale el reo?... Que conteste… Padre:                          ¿Lo que diga tu mami? Hijo 3:                          ¡Ah!... ¿Esa es una respuesta para un hijo lastimado por las circunstancias escolares? Hijo 2:                          Otra victima. Hijo 4:                          Señoría, yo. Los acusados viven diciendo que nos debemos preparar para la vida, pero ellos no lo hacen… En mí colegio todos tienen iphone 5 y yo tengo un simple 4s. Hijos:                           ¡Uuy, qué oso! Hijo 4:                          Les pido mi iphone 5 y miren lo que responden… Padre:                          Por ahora no, no estamos muy bien de plata. Madre:                         ¡Hay cosas más importantes! Hijos:                           ¡Uuy! Hijo 4:                          ¿Dónde se prepararon ellos cómo padres? ¿Es qué acaso no es su deber paternal, suplir con  todas las necesidades de los hijos, así tengan que endeudarse o hacer lo que sea, para tener un hijo feliz?... Hijo 2:                          O sino, ¿para qué lo trajeron al mundo? Hijo 1:                          ¡Irresponsables! Severa:                        Alguien más… Hijo 5:                          Ellos, los acusados, están convencidos que tienen algo, que enseñarnos, pero yo me pregunto: ¿Qué nos pueden enseñar cuando ya existe google?... ¡Me obligan a arreglar mi cuarto, a lavarme los dientes y a hacer las tareas, ¿acaso no son ellos los que deben hacerlas? Severa:                        ¿Alguien más? Hijo 6:                          Yo. A mí mi mamá me cuida cundo estoy enferma y me abraza cuando estoy triste. Hijos:                           ¡Protesto! Severa:                        Dejen que hable… ¿Y su papá? Hijo 6:                          Me lleva al medico y hace muecas para que me ría… Hijo 1:                          ¡Está pintado la hija enferma y            el otro haciendo muecas! Severa:                        ¿Algo que decir en su defensa? Madre:                         (LLORANDO) Yo amo a mis hijos más que nada en el mundo, doy mi vida por ellos. Padre:                          Yo también doy mi vida, los amo, su señoría. Severa:                        ¡Muy bonito!... Y ahora los quieren dejar huérfanos. Madre:                         ¿Es qué el amor no basta? Severa:                        No basta, tienen que prepararse. Los declaro culpables. ¡Llévenselos! Padres:                        ¡No, por favor… Vamos a mejorar… Piedad! SALEN TAL Y COMO ENTRARON. APARECEN AMOR Y DESAMOR. Desamor:                    ¿Se da cuenta? El amor no basta. Amor:                           No cante victoria antes de tiempo, hasta ahora empezamos.   MÚSICA  (Mil horas. Coreografía),  CAMBIO DE LUCES Y ENTRAN TODOS PARA LA SIGUIENTE ESCENA.   ESCENA 4. PROMESAS. AUNQUE LA SIGUINTE ESCENA PARECE ESCRITA PARA UN HOMBRE Y UNA MUJER, ESTA IDEADA PARA VARIOS HOMBRES Y MUJERES. Hombre:                      Hola. Mujer:                          Hola. Cuando te vi te elegí. Te quiero para mí. Hombre:                      Te prometo que seré para ti. Mujer:                          Te prometo que serás para mí hasta que yo ya no te quiera a ti. Ella:                              Prometo no portarme como una bruja cuando esté en el baño. Hombre:                      Prometo orinar sentado en nuestro baño. Mujer:                          Prometo quitar los pelos que dejas en el jabón. Madre:                         Prometo que siempre serás mas importante que mi trabajo. Niño:                            Prometo bañarme y hacer mis tareas. Mujer:                          Prometo lavar tu ropa si llegas temprano. Hombre:                      Prometo que cuando cocines lavaré la loza y darte una rosa. Mujer:                          Prometo que no te clavaré las espinas. Hombre:                      Prometo no ponerme tu ropa. Mujer:                          Prometo hacerte el amor para que nunca te gusten los hombres. Niña:                            Prometo cuidarte hasta que seas viejita. Madre:                         Prometo jugar contigo todos los fines de semana. Mujer:                          Prometo ser creativa en la cama si lavas los platos. Hombre:                      Prometo lavar los platos. Todos:                         Te amo. (MÚSICA) Niño:                            Prometo querer a mi abuela. Todos:                         ¡Oh sí! Mujer:                          Prometo ver futbol contigo todos los domingos. Todos:                         ¡Qué gol! Hombre:                      Prometo cocinarte todos los sábados. Todas:                         ¡Hummm! Hombre:                      Prometo hacerte ver estrellas. Todas                          ¡Ahhh! Mujer:                          Prometo llevarte de viaje. Todos:                         ¡Brrr! Hombre:                      Te regalo este cuerpecito. Mujer:                          Prometo cuidar tus rascas. Todos                          ¡Eso! Hombre:                      Prometo dejar de prometer que dejaré de beber. Todas:                         Tan lindo. Hombre:                      Te prometo amarte hasta donde mis fuerzas lo permitan. Mujer:                          Te prometo amarte hasta que tus fuerzas lo permitan. Hombre:                      Te prometo que si me amas, tu cuello llenaré de joyas. Mujer:                          Te prometo que si me engañas, Te ahorcaré. Tu cuello llenaré de sogas. Hombre:                               Te prometo que te amaré con generosidad, te amaré a ti, a tus amigas, a tus primas y a todas aquellas flores que mi cariño requieran. Mujer:                          Te prometo que cuidaré tus riquezas, para que tu generosidad no se desperdicie por ahí, entre tanta flor marchita y seca, que desea robar de tus labios los besos que son mi riqueza. Hombre:                      Te prometo que tendrás hijos fuertes y valerosos que darán la vida por su patria. Mujer:                          Te prometo hijos fuertes y valerosos que harán que los demás den la vida por su patria. Hombre:                      Te prometo fidelidad eterna hasta que me digas que sí. Mujer:                          Te prometo fidelidad eterna hasta que me digas que no. Hombre:                      Te prometo mi corazón. Mujer:                          Te prometo mi corazón. Desamor:                    Hombres y mujeres ofreciéndose y pidiendo el corazón, como si ese fuera el órgano que más desearan del otro; bueno, el único… Historias similares asoman por todos los rincones… Mujer:                          Sí, acepto. Hombre:                      Bueno, está bien. Los dos:                      Hasta que la muerte nos separe. Hombre:                      ¿Te gusté? Mujer:                          Eres el mejor que he tenido. Hombre:                      ¿Es qué has tenido muchos? Mujer:                          ¿Ya, tan rápido? Hombre:                      Tengo mucho trabajo. Mujer:                          Yo también. (ABRAZA A OTRO) Hombre:                      Ella no  significó nada. Mujer:                          Tú tampoco significas nada. Hombre:                      ¿Cómo así? Mujer:                          Estoy embarazada. Hombre:                      ¿Y quién es el padre? Mujer:                          ¡Tu abuela, idiota! Hombre:                      No te pongas así. Mujer:                          Pero era mi mejor amiga. Hombre:                      Los amigos comparten lo que les gusta. Mujer:                          No te pongas así. Hombre:                      Pero era mi mejor amigo, Mujer:                          ¿Preferirías a tu peor enemigo? Todos:                         ¡No! Mujer:                          ¿Quién los entiende? Hombre:                      Mujer te amo porque eres como eres. Mujer:                          Hombre te amo porque eres como eres. Hombre:                      ¿Por qué eres así de intensa? Mujer:                          ¿Intensa yo, porque te digo que no seas desordenado, que no coquetees con las vecinas, que no eructes en la mesa? ¡Es el colmo!... Hombre:                      Perdón. Mujer:                          ¡Ya deja esos celos! Hombre:                      ¿Celoso yo? ¡Jamás!... ¿Quién era él, por qué lo miras así, qué tiene él que no tenga yo? Mujer:                          ¡Si supieras, nene! Hombre:                      ¡No puedo, no aguanto más! Mujer:                          ¡No puedo, no aguanto más! TODOS SE VAN DISCUTIENDO SOLO QUEDAN ANGELINA Y BRAD. ESCENA 5. LA AGENCIA. Angelina:                    Esto está mal Brad:                            Todos piden lo que no hay. Angelina:                    Si al menos fueran como nosotros, tendrían esperanza. Brad:                            Sí, amor. Tendrían a Esperanza, a Patricia y a Alberta. Angelina:                    A José, a Pedro y a Juan. ¿Qué es lo que quieren? Brad:                            Amor Perfecto. Angelina:                    ¿Qué les vamos a dar? Brad:                            Amor perfecto. Angelina:                             Vengan señoras y señores a la agencia del amor perfecto, vengan a la agencia que les cambiara sus vidas. Brad:                            La agencia que te proporcionará tu media naranja. Angelina:                    Aquí estamos en las puertas de la felicidad, nuestros productos están garantizados y te dirán: ¡Mami, te quiero!         Brad:                            ¡Aquí encontraras el refinamiento del amor! SE ESCUCHA LA TONADA DE MÚSICA DE CIRCO, LOS PERSONAJES DESFILAN MOSTRANDO SUS HABILIDADES. Angelina:                    Si usted es un ama de casa desesperada. Ama de casa:             Cocino, lavo, plancho, arreglo los niños para el colegio y me voy para el trabajo… Trabajo, hablo con los maestros, superviso la empleada, me ducho, hago tareas mientras hago la cena. Prendo las velas, destapo el vino, lo espero y él no llega… Brad:                            ¿Y eso le agrada? Ama de casa:             No. Brad:                            No se preocupe… ¡Amor es perfecto, le tiene la solución! Por aquí, por favor. Angelina:                    Si usted es una mujer sobre mimada y él un detallista compulsivo. Sobre mimada:          ¡Es terrible, no lo soporto! Me abre la puerta, para subir  al carro, me la abre para bajar, me ofrece la silla en los restaurantes, si vamos caminando y hay un charco, se quita la chaqueta y la pone el suelo para que mis pies no se mojen, me llama cada hora para preguntarme como estoy, a la hora del almuerzo está en la puerta de la oficina esperándome… (LLORA) A la salida también, en las noches me hace masajes en los pies, no se le olvida ni un cumpleaños, ni un aniversario, siempre me da un bocadito de su comida, y lo peor es que mi papá y mi mamá lo adoran: ¡Ayúdenme!... Brad:                            Tranquila, aquí encontrará un zapato que le saque ampolla. Pase, por favor. Angelina:                    Si usted es  sobre acariciada y se siente pelota anti-estrés… Sobre acariciada:      ¡No me toque!... Me toma de la mano y no me la suelta ni en tierra caliente, el sudor resbala y él me acaricia la cara para disimular, en cine no me puedo comer las crispetas, me acaricia el pelo como si fuera una gatita, y lo peor sale del baño y me pasa el índice por la nariz, los labios hasta el mentón, quiero a alguien me toque en el momento oportuno y que no me amase como harina para el pan… Brad:                            ¡Se le tiene, todo se le tiene, porque aquí en Amor es perfectos no existen las cenicientas, todas son princesas y le tenemos su zapatilla! Angelina:                    ¡Vengan, vengan Amor es perfecto, es el primer paso para su felicidad!... Si usted es ignorada. Ignorada:                    No me mira, no me habla, no me escucha. A todo lo que le digo solo responde: “Aja”. Y cierra la puerta  o se va. Me pongo minifaldas, ruanas y máscaras; me tiño el pelo, lo corto y me pongo extensiones; en las noches me encierro en el baño y  me visto con ropa atrevida: salgo encendida, quemando, echando humo y lo veo en la cama babeando y roncando. ¡Quiero a alguien que sepa lo que es esto y esto…, (SE TOCA) y lo bueno que es! Brad:                            ¡Quién ignore semejantes virtudes, no es digno de recibirlas! Por aquí encontraremos a su Romeo hermosa Julieta… CAMBIO DE MÚSICA Y ENTRA LA APROPIADA PARA EL DESFILE DE LOS MACHOS, QUE EXPONDRAN SUS VARONILES ENCANTOS. Angelina:                    ¡Y ahora amigas mías vean nuestros exquisitos productos y no se preocupen si algo no les gusto, todo se lo podemos cambiar! ¡Aquí encontrarán su hombre perfecto! Brad:                            Esté es el buffet del amor, sírvanse a su gusto. EXHIBICIÓN DE LA MERCANCIA CON COREOGRAFÍA. GRAN FINAL Y CAMBIO DE LUCES PARA AMOR Y DESAMOR. Amor:                           No hay en el mundo dinero para comprar los quereres, el cariño verdadero ni se compra ni se vende. Desamor:                    Todo se compre y se vende y si el cariño verdadero ni se compra, ni se vende. El cariño verdadero no existe. Hombre:                      (ENTRA CORRIENDO) ¡Ayúdenme, por favor, mis hijos me van a matar! Amor:                           ¿Por qué? Hombre:                      Se me olvido pagarlo. ¡Ahí vienen! (SE VA CORRIENDO) Niño:                            ¡Por allá va!... ¡Vamos! NIÑOS Y JOVENES PERSIGUEN AL HOMBRE. Amor:                           ¿Qué pasará? Desamor:                    Otra victima del amor. Como dijo Johnny Depp: Los únicos seres suficientemente evolucionados para transmitir amor puro, son los perros" Amor:                           Todavía falta mucho. Vamos. (SALEN).   ESCENA 6. LO QUE ELLOS QUIEREN ENTRAN ANGELINA Y BRAD SEGUIDOS POR LAS MUJERES. Brad:                            Por aquí, señoras, por favor. Angelina:                    la pregunta básica es: ¿Qué es lo que quieren los hombres de las mujeres?...         Él siempre tiene que creer que es el conquistador o sino su espíritu puede ser duramente maltratado. Brad:                            O algo peor, ella puede ser rotulada como: Los dos:                      ¡Ta, ta, ta, tan! Angelina:                    ¡Chica fácil! Brad:                            Eso es trágico. Porque la chica fácil es algo así como un contrato de prestación de servicios, sin honorarios. Angelina:                    Ella tiene el deber de reír, ser complaciente, bailar y hasta jejem, porque sí. Brad:                            Porque es la chévere y desconoce la palabra: No. Es alguien más o menos así: Yupi:                            Hola Lina. Lina:                             Quiubo, mrica, que placer de verlo ¿en qué anda evón, todo bien? ¿Qué más? Yupi:                            No, Lina, te estaba buscando, para ver si hacíamos algo hoy. Lina:                             Claro, amiguito, como qué o qué, usted sabe que yo soy firme y pa’ las que sea. Yupi:                            No, es salir con unos amigos compartir y como se que tu eres súper bacana… Angelina:                    Ojo. Ese “súper bacana” lleva intrínseco muchas obligaciones como: Brad:                            Tiene que estar alegre todo el tiempo, estar dispuesta a rumbearse, a beber lo que sea, nada de irse hasta que se acabe la rumba y sí el que invita lo desea: Jejem… Angelina:                    Jejem. Yupi.                            Y como se que tu eres súper bacana te quería invitar. Lina:                             Listo va pa’ esa, tú sabes que puedes contar conmigo, tu eres de mi pecho, bacán. Yupi                             ¿Sales con alguien? Angelina:                    Está es una respuesta complicada. Si dice que sí, alguien le está moviendo el corazón y eso no es bueno para la imagen. Brad:                            y si dice que no, es una vieja que nadie mira. Lo mejor es salir de la preguntica velozmente y cambiar de tema. Adelante. Lina:                             No, mrica, yo no salgo con alguien, salgo con todos, soy libre como el viento, tú sabes, mantengo a raya mis tinieblos. ¿Y tu mujercita y tus baby’s qué? Yupi:                            Bien, con la mamá. Lina:                             ¿Cómo así? Yupi:                            Si, me dejó. Angelina:                    Aquí entendemos la razón de la invitación. El hombrecito lo que quiere es un paño de lagrimas. Lina:                             Desde que pague la rumba y la pasemos bueno, no importa. ¿Y eso por qué, marica? Yupi:                            Por mrica. Lina:                             ¿Cómo así? Yupi:                            Por responsable, por trabajador, tú sabes que yo trabajo en una firma muy importante, una multinacional, sabes… Lina:                             Aja. Yupi.                            Y uno sabe cuando entra pero no cuando sale, el trabajo es duro y si tienes un tiempito, uno se toma sus traguitos con los compañeros de trabajo para hablar del trabajo y llega tarde a la casa cuando todos están dormidos; al día siguiente hay que madrugar, los fines de semana con reuniones de planeación y tal, ¿te das cuenta?... matándome por ellos y dice que no les paro bolas… No les falta nada. Lina:                             Es una inconsciente esa vieja, dejarte porque nunca te ve, porque no le haces el amor, porque tus hijos te ven en foto y ella tiene todo el tiempo del mundo para hacer lo que le da la gana y gastarte tu plata, es una bestia. Uy, marica si yo tuviera un marido como tú sería feliz, todo el año haría lo que me diera la gana, con plata para gastar con los tinieblos y si acaso te vería en navidad. ¡Chévere! ¿Qué más se puede pedir? Yupi:                            ¿Te parece? Lina:                             Claro, pero yo me levanto unos desocupados que me llaman tres veces al día, me invitan a comer, a cine, a teatro, a rumbear y se meten en el apartamento y les da por cocinar y tal, y llegan con florecitas, chocolatitos, ¡que manes tan mamones, marica! Uy el otro día un tarado me hizo pasar un oso tenaz… Yo no hallaba como desaparecerme, guevón… Yupi:                            ¿Qué pasó? Lina:                             ¡Me llevó serenata con mariachis, marica! ¿Se imagina? Yupi:                            Con esos manes que se ponen vestidos todos adornados, con botas y espuelas como si fueran a montar a caballo y con  unos sombreros que parecen paraguas al revés… Lina:                             ¡Si, marica! Yupi:                            ¡Uy, que boleta, yo nunca haría esa vaina! Lina:                             Se imagina…, y esas canciones todas mentirosas, posesivas y egocéntricas, dizque yo soy el rey y tal…, que me cansé se rogarle… Te voy a enseñar a querer… ¿Ah? Yupi:                            Y la de volver, volver y te amaré toda la vida… ¡Qué papelón!... (Pausa.) Lina… Lina:                             Diga, viejo men. Yupi:                            Dame el teléfono del hombrecito de la serenata, (Llora.) necesito recuperar mi familia, ¡yo amo a mi mujer y a mis bebes!.. Lina.                             Y cuando el amor llama es cuando una vuelve a quedar sola y desprogramada… ¿Qué tal? … Angelina:                    Hombres, hombres, hombres. Brad:                            Tema femenino por excelencia. Angelina:                    ¿Cómo se llama una mujer que sabe donde está su marido todas las noches?... Todas:                         Viuda…   MÚSICA PARA CAMBIO DE ROLES.   ESCENA 7. CASOS DE CAMA. Brad:                            Ahora veremos dos casos de preocupaciones en la cama. Mujer (Ximena):             Preocupaciones las nuestras: que el bananito, la llantica, el perfumito, la cremita para la piel, si supieran todo lo que una hace para verse bien, para sentirse bien… Una (RuthMa):                No sufrirían tanto por si eso es grande o pequeño, por si sube o baja, por si aguanta o no. Otra:                             Lo importante es que te hagan sentir bien, cómoda, deseada, única. Mujer 1 (Viviana):          Qué si el bananito está, o la llanta está que se revienta, está bien… Eso no existe. Mujer:                          Si estamos ahí es para hacernos perfectas, para vernos perfectas, para sentirnos perfectas. ¡Carajo, seamos perfectas! Angelina:                    Y sin la preguntica que mata… Hombre 1 (Jonathan):   ¿Cómo estuviste? Angelina:                    No es que este preocupado por ti, está preocupado por él y la pregunta en el fondo es: Hombre 1:                   ¿Cómo estuve yo? Dama (Carmen):            Bien. Hombre 1:                   Bien. ¿Cómo así, bien? Dama:                          Si, bien. Hombre 1:                   Ah… Solo bien… Dama:                          Si. Hombre 1:                   Quiere decir que pudo ser mejor. Dama:                          Todo puede ser mejor. Hombre 1:                   O sea, que no estuviste bien. Dama:                          Sí, estuve bien. Hombre 1:                   Pero acabas de decir que pudo ser mejor. Dama.                          Si. Hombre 1:                   Entonces, no estuviste bien. Dama:                          Sí, estuve bien. Hombre 1:                   Pero no bien, ¡bien! Dama:                          Bien, ¿cuál es el problema? Hombre 1:                   ¿Cómo que cuál es el problema? Me estás diciendo que no soy suficiente hombre para ti. Dama:                          Yo no he dicho eso. Hombre 1:                   Lo acabas de decir, dijiste bien, no ¡bien! Dama:                          Ay, no jodas, tengo que organizar una fiesta cada vez que lo hagamos. Hombre 1                    No, no te preocupes, si yo no te sirvo, tú tampoco me sirves: ¡Ninfomaníaca! (HACE COMO SI SE PUSIERA LOS PANTALONES Y SE PELLIZCA CON LA CREMALLERA). ¡Ay, hijue….! (SE VAN) Angelina:                    Pero también existe el otro extremo. Hombre 2 (Francisco):  Mira nena, te voy a poner las cosas en claro para que no tengamos problemas. Dama 1 (RuthMa):         (Embelesada.) ¡Sí, gordo! Hombre 2:                   No me llames gordo, esto no es grasa, muñeca, es fibra músculo. ¿Está claro? Dama 1:                      ¡Si, señor! Hombre 2:                   Ok. En la cama tú buscas lo tuyo y yo lo mío y gana el que primero llegue, ¿ok?... Dama 1:                      Hay momentos en que una se cuestiona si vale la pena tener una relación seria. Angelina:                    Yo diría que si. Dama 1:                      ¿Por qué? Brad:                            Porque necesitamos un testigo intimo de nuestra existencia. Angelina:                    Tú vida tiene sentido porque yo seré tu testigo.                                       MÚSICA.   Brad:                            Porque necesitamos un testigo intimo de nuestra existencia. Angelina:                    Tú vida tiene sentido porque yo seré tu testigo. Desamor:                    ¿Para qué sirve compartir la vida con alguien, si siempre nos va dejar? Amor:                           ¿Para qué sirve comer si me vuelve a dar hambre?                                       MÚSICA.   ESCENA 8. RELACIONES PELIGROSAS Madre:                         Soy la madre y sufro mucho Desamor:                    Una se enamora de quién se le da la gana. Amor:                           Pero es bueno saber elegir, porque no todo es buena opción. Desamor:                    Y las madres tendrían que ser más agudas a  la hora de dar su opinión. Amor:                           Opción A: A la madre no le gusta el muchacho con que su hija está saliendo. Madre:                         María José… ¡María José! Hija:                             ¿Qué pasa veterana, no ve que estoy ocupada chateando? Madre:                         Es que quisiera hablar contigo sobre ese muchacho con el que estás saliendo… ¿cómo es que se llama? Hija:                             El chanda. Madre:                         Ese, el chanda. Hija:                             ¿Qué pasa con él? Madre:                         Nada. Hija:                             ¿Cómo así? Madre:                         Me fascina. Yo sé que ese muchacho tiene unos pequeños problemas de droga, pero con tu cariño y tu comprensión él va a salir de eso, no le gusta trabajar; pero, ¿para qué? Si te tiene, para mantenerlo por el resto de sus días, y qué nos importa que de vez en cuando haya tenido problemas con la policía, dizque por robo a mano armada, es el colmo que hablen así de ese muchacho, ¿no te parece? Hija:                             Si mamá, la gente es la cagada. Madre:                         Por eso, María José, mi vida, quiero que lo traigas a casa con más frecuencia para presentárselo a toda la familia como mi futuro yerno. No sé lo que tiene ese chanda, ¡pero me encanta! Invítalo está noche al cumpleaños de tu papá. (SALE.) Hija:                             ¿Qué le pasa a la veterana, me quiere imponer marido?... Pues ahora no lo invito. Amor:                           Opción B: A la madre le gusta el muchacho. Pero la hija ni lo mira. Madre 1:                      María Inés, me tienes muy molesta. Hija 1:                          ¿Y ahora qué hice? Madre 1:                      ¡Cómo que qué hice! Si serás descarada. Por ahí me han dicho que te estás metiendo con Mauricio el del 701. Hija 1:                          ¿Cuál es ese? Madre 1:                      Tu sabes que te admito todo, menos la mentira. Ese muchacho que se ganó una beca en medicina y dizque fue el primer bachiller del ICFES, esa gente es rara y no te conviene. ¿Te imaginas? Si te llegas a relacionar con un muchacho como ese… Hija 1:                          Pero si yo ni lo conozco. Madre 1:                      ¡No te hagas la boba! Te imaginas tú con una vida llena de comodidades, eso no me parece bien, uno en la vida tiene que sufrir, esforzarse, luchar. Una vida sin sufrimiento no es vida. ¡Te prohíbo que te metas con él! Hija 1:                          Pues tú no me puedes prohibir nada, porque es mi vida y yo hago con ella lo que quiera. Madre 1:                      ¡Exacto!... Amor:                           No sabemos que vaya a hacer María José o María Inés, lo importante es que nosotras decidimos de quién enamorarnos y de ahí no nos saca nadie. Conclusión: Desamor:                    Nos enamoramos o nos desamoramos de quién se nos da la gana.                                         CORTINA MÚSICAL.                                       ESCENA 9. HOMBRES PERFECTOS                                       Amor:                           Elegir en una multitud de cientos, Desamor:                    De miles, de millones, al hombre que nos acompañará por el resto de nuestras vidas es imposible. Amor:                           Complicado. (SE VAN) Angelina:                    Yo encontré el mío en una subasta, era una joya el bruto…, perdón: Una joya en bruto  y poco a poco lo amansé y lo reeduqué. Miren está belleza… ¡Brad! Brad:                            (ENTRANDO) ¿Me llamabas hermosa, dueña mía, amor de mis amores, tesorito currucucu? Angelina:                    Aja. Brad:                            ¿Qué deseas, terroncito de azúcar? Angelina:                    ¿Lista la cadena de producción?... (EL ASIENTE) Bésame…, no mejor ahora, cuando acabemos…. Brad:                            Como quieras, caramelo mío… Empecemos. ELLAS APARECEN CON UNA TABLA O ALGO QUE SIMULE UN IPHONE O COMPUTADOR QUE ELLAS TECLEARAN PARA CREAR A LOS HOMBRES PERFECTOS. MIENTRAS ANGELINA Y BRAD PRESENTAN. Angelina:                    ¡Damas ha llegado el momento! ¡Bienvenidos al sensacional momento de Brad…! Brad:                            ¡… Y Angelina! Angelina:                    ¡El segundo que superará todas sus expectativas! Brad:                            ¡Que hará posible lo imposible! Angelina:                    ¡Aquí, en este escenario ocurrirá algo que los hará exclamar! Brad:                            ¡Oh!... Algo que les hará soltar un… Angelina:                    ¡Ah!... Brad:                            Hoy crearemos ante ustedes, lo que jamás han visto… Angelina:                    Lo que nosotras, tampoco hemos visto… Brad:                            Hoy, aparecerá ante ustedes lo indecible… Angelina:                    La escena que jamás salió… ¡La imposible! Crearemos: Los dos:                      ¡El hombre ideal! Angelina:                    ¿No lo creen, verdad? Mujeres:                      Nosotras tampoco. Brad:                            Pero aunque nadie lo crea hoy se hará realidad. Angelina                     Pero para crearlo necesitamos responder la siguiente pregunta: Brad:                            ¿De qué está hecho? Mujer 1 (Ximena):        ¡De carne y hueso! Brad:                            Obvio. Todos están hechos de carne y hueso. Angelina:                    Entonces, la pregunta está mal hecha. Brad:                            De acuerdo, has la presentación. Angelina:                    ¡Pero para crearlo necesitamos responder la siguiente pregunta!: Brad:                            ¿Cómo está hecho? Mujer 2 (LuzMa):          De espíritu y materia. Brad:                            Obvio. Todos somos espíritu y materia. Angelina:                    Pregunta mal hecha. Brad:                            Presenta. Angelina                     Pero para crearlo necesitamos responder la siguiente pregunta: Brad:                            ¿Cómo quieren qué sea? Mujer 3 (Carolina):       Fiel. Mujer 4 (Carmen):        Fidelidad (TECLEAN EN EL IPHONE) Mujer 5 (Juliana):          Que no diga “cuelga tú”. Mujer 1:                       (TECLEA) No, cuelga tú. Mujer 2:                       Que no diga: No tengo tiempo. Mujer 3:                       (TECLEA) ¡Inmamable! Que no diga cuelga tú y no tengo tiempo. ¿Qué más? SI ES POSIBLE LA PARTICIPACIÓN ESPONTÁNEA DE LAS ESPECTADORAS, ESCUCHARLAS Y GUARDAR. Mujer 4:                       Qué tenga carácter. Mujer 5:                       Enter. Qué no sea celoso. Mujer 1:                       Enter. Pero que tampoco sea indiferente. Mujer 2:                       Enter. Gentil, detallista, romántico, que huela rico… Mujer 3:                       Trabajador, con plata, bien vestido, educado… Mujer 4:                       Que toque un instrumento musical, que cante… Mujer 5:                       Enter. Ni tan alto, ni tan bajo, ni gordo, ni flaco… Mujer 1:                       Que mire a los ojos y arrulle con su voz, comprensivo… Mujer 2:                       Que levante y baje el bizcocho del sanitario cuando orina… Mujer 3:                       Que no desperdicie la crema dental, ni la espiche por todos los lados, que lave sus calzoncillos… Mujer 4:                       Qué sepa escuchar y sepa callar… Mujer 5:                       Enter… ¿Algo más? Mujer 1:                       Obvio, que sea creativo para jejem. Mujer 2:                       Buen punto. Todas:                         Enter. Todas:                         ¡San Antonio ayúdame con el novio, y ya que eres digno de loa, arrímame la canoa! REPITEN EL CONJURO HASTA QUE SEA NECESARIO. MÚSICA, HUMO,  APARECEN LOS HOMBRES TORSIDESNUDOS EN CONTRA LUZ. ELLAS MIRAN SORPRENDIDAS, SUSURRAN. (En esta escena cambian las mujeres) Mujer 3 (Andrea):         Salieron. Mujer 4 (Ximena):          Ya me di cuenta. Están empelotas. Mujer 5 (Juliana):          Espere los visto, aunque con ropa no tienen mucha utilidad... ¡Uy, cositas ricas!... Pa’ la pieza Mujer 1 (Sandra):          ¡Apúrate, estoy ansiosa! Mujer 2 (Myriam):          ¿Y? Mujer 1:                       ¿Y qué? Mujer 3:                       ¿Cómo que, qué; qué te parecen? Mujer 1:                       Pues no sé. Mujer 4:                       ¿Cómo que no sabes, te gustan o no? Mujer 1:                       Espérate los reviso. Mujer 5:                       Traiga uno para control de calidad. ENTRA HOMBRE (JULIAN) ALGO TIMIDO.  LO RODEAN, LO EXAMINAN, LO HUELEN, UNA LO TOCA CON UN DEDO PARA VER SI ES DE VERDAD Y SONRÍE. ÉL LA TOCA CON EL DEDO Y SONRÍE. Él (Julián):                     Hola. Mujer 3:                       ¡Habla!... Buenas. Él:                                 Buenas. Mujer 4:                       ¿Cómo te llamas? Él:                                 ¿Yo? Mujer 4:                       Ajá. Él:                                 No sé. Mujer 1:                       (YENDO CON LAS DEMÁS.) ¡Brutas! No le echamos nombre al programa. Mujer 2:                       Qué importa. Mujer 3:                       Pues sí. Qué importa. ¿Quién quiere un nombre? Mujer 4:                       Verdad, no… Mujer 5:                       (LO MIRA). Ay pongámosle un nombre, hasta los perros tienen nombre… ¿Le ponemos uno, si? Mujer 1:                       Si quieres. Mujer 2:                       (AVANZA Y SE DEVUELVE.) ¿Cuál? Mujer 3:                       Pues… Bizcocho. Mujer 5:                       Cómo le vamos a poner a un tipo Bizcocho. Mujer 4:                       ¿Y qué?... Nosotras lo creamos. Mujer 5:                       Pues si. (VA DONDE ÉL Y LO TOCA CON EL DEDO EN EL HOMBRO.) Tú, Bizcocho, yo mujer. Él:                                 Yo, Bizcocho, tú, mujer. Mujer 5:                       (VUELVE DONDE LAS DEMÁS.) ¡Entiende!... (A Él.) ¡Ella, Otra mujer! Mujer 1:                       Yo, Otra mujer. Mujer 2:                       Yo, Otra. Mujer 3:                       Y yo otra. Mujer 4:                       Yo otra. Él:                                 ¡Yo, Bizcocho. Yo, Bizcocho. Yo, Bizcocho! Mujer 5:                       ¡Perfecto, es inteligente! Él:                                 ¡Yo, Bizcocho. Yo, Bizcocho. Yo, Bizcocho! CORRE POR TODOS LADOS Y DESAPARECE. ELLAS VEN POR DONDE SALIÓ Y SUENA UNA EXPLOSIÓN. TODAS MIRAN A PUBLICO. Mujer 5:                       ¡Explotó! Mujer 4:                       Traigan al otro. Mujer 3:                       ¡Siga, Bizcocho! El 2 (Francisco):                      (ENTRA LLORANDO. FRANCISCO) Yo Bizcocho, ¿qué quieren de mi? Mujer 1:                       ¿Por qué llora? El2:                               ¡No estoy llorando! Mujer 2:                       Menos mal. Mujer 3:                       ¡Cállese! El 2:                                       (SE CALLA, SENTIDO, DA QUEJAS) ¡Me gritó! Mamá (ABRAZA A MUJER 4) Mujer 4:                       A mi no me coja yo no soy su mamá, ¡fuera de aquí! EL 2:                            (VA LLORANDO Y ANTES DE SALIR SE DETIENE Y MIRA AL PÚBLICO). ¡De la que me salvé! Mujer 1:                       ¡Increíble! ¡Qué pase el otro! Hombre (Juan Carlos):   (CORRIENDO). ¡Auxilio, auxilio, ayúdenme, ayúdenme, por favor no digan que me vieron! SE VA CORRIENDO. ENTRAN LOS NIÑOS PERSIGUIÉNDOLO. Niño:                            ¿Han visto a mi padre? ¡Porque de esta no se salvará! Todos los niños:        ¡No! LAS MUJERES SEÑALAN POR DONDE SALIÓ EL POBRE HOMBRE (JUAN CARLOS). LOS NIÑOS LO SIGUEN. ENTRA EL 3  QUE ES (JHONATAN) MOSTRANDO SUS BICETS. En esta escena cambian nuevamente las mujeres. El 3 (Jonathan):              ¡Hola, soy su bizcocho! Mujer 4 (Carmen):          ¡Uy! ¿Qué hacemos con él? Mujer 2 (LuzMa):           Usarlo. Mujer 5 (Juliana):          ¡Obvio! ¿Para qué lo creamos? Mujer 1 (Ximena):          Tienes razón. Mujer 3 (Carolina):         Oye, Bizcocho. Él 3:                              Oigo. Mujer 4:                       Gira 360º grados sobre tu eje. Él 3:                              Con gusto. (LO HACE.) Mujer 2:                       ¡Uy, aguanta su totasera! Mujer 5:                       ¡Claro, que aguanta! Bizcocho, siéntate. Él 3:                              Gracias, después de usted. Mujer 5:                       ¡Siéntese, por favor! Él 3:                              Con gusto. Mujer 1:                       ¿Toca? Él 3:                              Si usted quiere. Mujer 1:                       Tóqueme una. Él 3:                              ¿Está segura? Mujer 2:                       ¡Ay, si, tóquele una y después, me toca otra a mí! Él 3:                              ¿Están seguras? Las dos:                      ¡Ay, sí! Él 3:                              ¿Aquí y ahora? Mujer 1:                       Pues, claro… Él 3:                              No hay problema. ¿Con las manos? Mujer 1:                       Obvio. Él 3:                              Para mi es un placer. (LE TOCA UN SENO CON UN DEDO). Muy amable. Mujer 1:                       ¡Oiga, ¿qué le pasa?!... El 3:                              Gracias. (UBICA A MUJER 2 Y LE VA HACER LO MISMO CON EL DEDO) ¡Por favor! Mujer 2:                       ¡Ni se atreva! ¡Ni programados dejan las manos quietas! Él 3:                              Pensé que era lo que querían. Mujer 2:                       Que nos toque una canción imbécil. Mujer 3:                       Hasta hechos con receta, no pierden oportunidad. Él 3:                              Disculpen, entendí mal. No sé tocar canciones. Mujer 4:                       Entonces, ¿Qué sabe tocar? Él 3:                              Te toco lo que quieras, preciosa. Mujer 4:                       Ya empezaron a salir los defectos. Mujer 5:                       Oiga Bizcocho, dígame una  cosa. Él 3:                              Una cosa. Mujer 5:                       Qué agudo sentido del humor. ¿Usted es fiel? Él 3:                              Soy fiel. Mujer 4:                       ¿A quién? ÉL 3:                            Al amor. Mujer1:                        ¡Lo sabía, lo sabía, lo sabía, todos son iguales! ¡Fuera de aquí! Él:                                 ¿Están seguras? Porque tengo gasolina pa’rato… Todas:                         ¡Largo! (EL SALE). Mujer5:                        ¡Qué tal el tipo! Me toca un seno y quiere más. Mujer 2:                       ¡Un abusivo! Mujer 1:                       ¡Un aprovechado! Mujer 3:                       ¡Un miserable! Mujer 4:                       Pero estaba querido y tiene moto. Mujer 2:                       Y qué moto. Mujer 3:                       Al menos no es de esos cretinos que se las da de café con leche. Mujer 2:                       Yo creo que lo presionamos un poco. Mujer 3:                       Si, un poquito no más. Mujer1:                        Pobrecito. Mujer 5:                       No será que a veces somos algo insoportables. Mujer 4:                       A veces, sólo a veces. Mujer 1:                       Puede que nosotras a veces seamos insoportables, pero ellos siempre son predecibles. Mujer 2:                       Insoportablemente predecibles cuando nos quieren llevar a la cama. Mujer 4:                       Esos te amo, eres la mujer de mis sueños. Mujer 3:                       Es increíble lo que dicen con tal de meternos en su cama. Mujer 5:                       La frase más usada: “Tranquila que no va pasar nada que no quieras”. Mujer 3:                       Ay, picarones desde los tiempos de Adán, sabemos lo que quieren. Mujer 1:                       Si lo hicimos, porque no lo educamos, démosle otra oportunidad. Mujer 3:                       ¿Será que aprende? Mujer 2:                       Es hombre, pero hagamos el intento. Todas:                         ¡Bizcocho! ENTRAN TODOS LOS HOMBRES. Y ELLAS SE LO DIVIDEN. Todos:                         ¿Me llamaban? Mujer 4:                       ¿Tú eres bizcocho? Todos:                         Aja. AQUÍ EL REPARTO DE DIALOGOS SE HACE EN MONJE, LA ESCENA TIENE VARIOS FOCOS. Mujer (Myriam):             Claro que te llamamos, ven para acá. ¿Qué sabes de la vida? El (Francisco):                 Qué existe. Mujer:                          Al menos dice la verdad. Una (Sandra):                A ver Bizcocho, voy a poner las manos sobre tu cabeza y te voy a enseñar telepáticamente lo que debes hacer cuando estás con una mujer. Mujer:                          ¿Sabes telepatía? Una:                             Claro, o sino como crees que me di cuenta que el infeliz de mi ex me ponía los cachos. Otra (Andrea):                ¿De verdad, qué hizo? Una:                             Pues se levantó otra vieja, ¿qué más? Otra:                             Disculpa, pregunta estúpida. Continua. Mujer:                          (A El.) Cierra los ojos. (LE HACE UNA TRANSFERENCIA MENTAL DE CONOCIMIENTOS.) Listo. Otra:                             ¿Ya? Una:                             Prueba. Otra:                             ¿Cómo? Una:                             Estás en casa, acabas de llegar cansada del trabajo y solo quieres comer algo ligero, ver un rato televisión. Estás en uno de esos días… Otra:                             Bien. Una:                             Llegas a casa. EN ESTA ESCENA CAMBIAN LAS MUJERES Otra (LuzMa):                 ¡Llegue a casa! El (Julián):                      Amor, ¡qué alegría verte! Pero ven, siéntate, que debes estar cansadita. Otra:                             (SORPRENDIDA.) Gracias, cariño. El:                                 Toma. (ALGO IMAGINARIO). Otra:                             ¿Qué es? El:                                 El control remoto. Otra:                             ¿Así no más? El:                                 Tú eres la reina de la casa y además, no me gusta el futbol. Otra:                             ¡No lo puedo creer! El:                                 Amorcito, sé que estás en esos días, ¿quieres una aromática, te sobo la barriguita? Otra:                             ¡Increíble! El:                                 Estás linda, tu corte de pelo es espectacular, ¿quieres una masaje en tus bellos piececitos? Otra:                             Esto es un sueño. No, cariño, por ahora no. El:                                 ¿Estás triste?... Ven te apapacho. Otra:                             ¡Me morí, esto es el paraíso!... Espérame  aquí cariño. El:                                 Lo que tu digas, mi cielo. Otra:                             Es un fenómeno. Oye… EN ESTA ESCENA CAMBIAN MUJERES Una (Carmen):                ¿Qué tal? Otra (Ximena):                Electrizante. Pero ¿de lo otro qué? Una:                             ¿De qué? Otra:                             ¿De qué va ser? Una:                             Yo no lo puedo hacer todo, eso te toca a ti. Otra (Ximena):                Bizcocho. El (Jonathan):                 Sí cariño. Otra:                             Dame un beso. (ESTIRA LOS LABIOS Y EL LE TOMA LA CARA Y LE DA UN BESO EN LA FRENTE.) Eso no es un beso, es un pico, sígueme. (SALEN DE ESCENA, UNA OBSERVA EL BESO MÁS ESPECTACULAR QUE HAYA VISTO. ENTRA OTRA SATISFECHA.) ¡Eso es un beso! Una:                             (SALE CORRIENDO. ESCENA SIMULTÁNEA) ¡Ahora me toca a mí! Una:                             (ENTRANDO.)¡Me desmayo! Mujer (Myriam):              Definitivamente eres una siberiana. Una:                             ¿Yo, por qué? Mujer:                          Mitad perra, mitad loba. Ellos:                            (ENTRAN, CHICANIANDO.) ¿Algo más, mis cuchi-barbis? Una:                             No hay nada que hacer. Mujer:                          Ni hechos con receta funcionan. Todas:                         ¡Fuera! SALEN LOS HOMBRES CABIZBAJOS Y REGAÑADOS Mujer 1(Carmen):           Además, eso que haga caso en todo, tampoco me gustaba mucho. Mujer 2 (Ximena):          Tienes razón. Una necesita un hombre que la agarre y la haga ver estrellas. Mujer 3 (Juliana):          ¡Qué la cimbronie! Un baboso ahí que haga todo lo que una quiere, tampoco. Mujer 4 (Myriam):          Aunque a veces es rico. Claro que tanta melcocha empalaga. Es increíble. Mujer 5 (LuzMa):           ¿Qué? Mujer 4 (Myriam):          Hacemos un tipo y tampoco nos gusta.  
  Los increíbles amores de APOLO MUSAGETA  Y YASLEIDY LA TANTEADA Una historia jamás contada de romances inquietos y hasta quietos. Por lo demás un amor común y corriente en un lugar de la city, porque si no ocurriera en un lugar, no ocurriría y no habría nada que contar.   Adaptación de un popular amorío para EY por Charlie el Lover.   FAMILIA APÁTICA     PERSONAJES FAMILIA POETAS Apático y sra. La Flemática Drusila bruja Apáticos Mary Luz Perdomo. Un viejo de la familia Apáticos. Yasleidy, hija de Apático. TEOBALDO, sobrino de Apático.   ESCALA, Príncipe de la calle PARIS, pariente del Príncipe. (Dos pajes de Paris y un oficial) Poetas y sra. Metáfora. Biloca  Bruja Poetas Diana  López   Apolo, hijo de Poetas. MERCUTIO, amigo de Apolo. BENVOLIO, sobrino de Poetas. AMA y criado del Ama (PEDRO) SANSÓN, GREGORIO Acida y Agria   FR. LORENZO, FR. JUAN, de la Orden de San Francisco.   BALTASAR, criado de Apolo. ABRAHAM, criado de Poetas. Tosca la temeraria  Dalila. Ángela. La tía caliente. Un BOTICARIO. Tres MUSICOS. CIUDADANOS de Verona, ALGUACILES, GUARDIAS, POLICIA enmascarados , etc., CORO Huraña la musaraña. Rubí la filosofa que rechaza la Existencia.     PROLOGO. La danza de los rivales. Baile que plantea una rivalidad de dos bandos. Cuando se acaba aparece un policía y todos desaparecen para que Sansón pueda hacer su entrada. Escena 1. SANSÓN SE ASOMA CON SIGILO Y AVANZA COMO AQUÉL QUE QUIERE CONTAR UN SECRETO MUY IMPORTANTE PERO NO QUIERE QUE SEPAN QUE ES EL CHISMOSO.  MUESTRA SUS MÚSCULOS. Sansón:                                Soy Sansón. Mi Dalila me dejó. me dejó salir a rebuscar lo del diario… Es increíble lo que hacemos por amor… Hasta salimos a trabajar para mantener a una extraña, a alguien que ni siquiera es de la familia, pero lo que es peor: Se siente la dueña de uno y de lo de uno… Y lo es. Yo lo busqué y no lo encontré. Él me encontró.  No entiendo para qué lo persiguen, si cuando lo consiguen lo convierten en puñal que hiere las fibras más pequeñas del alma. Todo para ver llorar el ser que dizque se quiere. El romanticismo es una enfermedad. Peor. Una enfermedad terriblemente contagiosa… En estas calles olvidadas del alcalde, dos formas de ser, dos formas de mirar el Sol, dos formas prohibidas, dos seres que no debían ni mirarse: se encontraron…, y  se enamoraron… y se amaron. Eso no puede pasar; pero pasó. ¡No puede ser!… ¿Por qué?... Tanta dicha. ¡Da envidia! Si hay algo que no perdona la humanidad es la felicidad de dos que se aman. Los Poetas y los Apáticos, se inventaron sus odios el día se San Blando que no tiene cuándo. Y todo por una mirada que la dulce Tosca la temeraria no soporto de la tierna y encantadora Huraña la musaraña. APARECEN TOSCA Y HURAÑA. HURAÑA SE DETIENE Y TOSCA CAMINA DE LADO A LADO. Tosca:                                   ¿Qué? Huraña:                                 ¿De qué? Tosca:                                   ¿Qué me mira? Huraña:                                 ¿Qué, no se puede? Tosca:                                   Como le parece que no. Huraña:                                 Pues yo miro lo que se me da la gana. Tosca:                                   ¿Lo qué? ¿Acaso soy una cosa? Huraña:                                 Si usted lo dice. Tosca:                                   ¡A mí me respeta! ¡No me mire! Huraña:                                 ¡Yo miro lo que quiera, hasta las cosas feas del mundo! Tosca:                                   ¡Maldita! Fea su abuela. Huraña:                                 ¡Maldita! La suya que es de cabuya. Tosca:                                   ¡Con mi abuela no se meta! Huraña:                                 ¡Con mi abuela no se meta! Tosca:                                   ¿Usted no sabe quién es Tosca la temeraria? Huraña:                                 No, ¿por qué? Tosca:                                   Lo va a saber. (SE VA A IR) Huraña:                                 ¡Oiga! Tosca:                                   ¿Oiga? ¡Oiga su madre! Huraña:                                 ¿Usted no sabe quién es Huraña la musaraña? Tosca:                                   No, ¿por qué? Huraña:                                 Lo va a saber. Tosca:                                   ¡Huy qué susto, mire como tiemblo! Huraña:                                 Aténgase y no corra Sansón:                                Lo malo es que el resentimiento también es contagioso y se convierte en odio y lo gracioso es que lo gracioso también es contagioso. Las personas ignoran, en su mayoría, de dónde vienen los odios y rencores con que hacen desgraciada su vida. ¡El rencor se mantiene! ACTO I ESCENA PRIMERA GREGORIO, TAMBIÉN DE LOS APÁTICOS APARECE. Gregorio:                              ¿Qué hace Sansón. Sansón:                                Aquí Gregorio, pensando que no hay por qué bajar la cabeza. Gregorio:                              Eso sería convertirnos en bestias de carga. Sansón:                                Quería decirte que, si nos hostigan, hostigamos. Gregorio:                              Sí, que se atrevan y nos atrevemos. Sansón:                                Yo, si me pican, salto. Gregorio:                              Pero no es fácil picarte para que saltes. Sansón:                                Basta cualquier gesto de los Poetas para hacerme saltar. Gregorio:                              Quien salta, se va. El verdadero valor está en quedarse firme en su puesto. Eso que llamas saltar es huir. Sansón:                                Los perros de esa casa me hacen saltar primero y me paran después. Cuando topo de manos a boca con hembra o varón de casa de los Poetas, pongo pies en pared. Gregorio:                              ¡Necedad insigne, insigne necedad! Si pones pies en pared, te caerás de espaldas. Sansón:                                Cierto, y es condición propia de los débiles. Los Apáticos al medio de la calle, y sus mujeres en la acera. Gregorio:                              Esa discordia es de nuestros jefes, es más de Tosca la temeraria. No es nuestra Sansón:                                Lo mismo da. Seré un tirano. Acabaré primero con los hombres y luego con las mujeres de los Poetas. Gregorio:                              ¿Qué quieres decir? Sansón:                                Lo que tú quieras. Sabes que no soy rana. Gregorio:                              No eres ni rana ni renacuajo. Mosca rana. Ahí vienen unos de los Poetas. Sansón:                                Ya está fuera la lengua: entra tú en lid, y yo te defenderé. Gregorio:                              ¿Por qué huyes, volviendo las espaldas? Sansón:                                Por no asustarte. Gregorio:                              ¿Tu asustarme a mí? Sansón:                                Procedamos legalmente. Déjalos empezar a ellos. Gregorio:                              Les haré una mueca al pasar, y veremos cómo lo toman. Sansón:                                Veremos si se atreven. Yo me chuparé el dedo, y buena vergüenza será la suya si lo toleran. (Abraham y Baltasar. Abraham:                              ¿Se está chupando el dedo porque nosotros pasamos? Sansón:                                           Es verdad que me chupo el dedo. Abraham:                                         ¿Se chupan el dedo porque nosotros pasamos? Sansón:                                           (a Gregorio) ¿Estamos dentro de la ley, diciendo que sí? Gregorio:                              (A Sansón). No por cierto. Sansón:                                No me chupaba el dedo porque ustedes pasaban, pero la verdad es que me lo chupo. Gregorio:                              ¿Quiere armar la buena? Abraham:                              No pienso en eso. Sansón.                                Si quiere armarla, aquí estoy a sus órdenes. Los Apáticos somos los mejores. Abraham:                              Mejor que Poetas, imposible. Sansón:                                Oh, sí, cómo no. Gregorio:                              (A Sansón.). Dígale que somos los mejores, porque se acerca uno de los nuestros. Sansón:                                Los Apáticos somos los mejores. Abraham:                              Mentira. Baltazar:                               Poetas siempre ganamos. Sansón:                                Si son tan machos pisen duro. ABRAHAM Y BALTAZAR LOS PISAN DURO.  GREGORIO Y SANSÓN SE QUEJAN. Gregorio:                              Acuérdese de su patada voladora. Sansón:                                Aquí va directo a sus orejas. AMENAZA DE PELEA. COREOGRAFIADA.  Benvolio:                             ¡Ya patanes. Están peleando, sin saber por qué. Teobaldo:                             Benvolio, No sea sapo. Salte aquí renacuajo. Benvolio:                                         Los estoy poniendo en paz. No busque lo que no se le perdió. Teobaldo:                                        ¡Hablar de paz, que palabra tan boba! Solo una palabra detesto más: Poetas. ENTRAN POETAS Y LAS SEÑORAS DE POETAS. ENTRAN APÁTICOS Y LAS SEÑORAS DE APÁTICOS. Poetas:                                             ¿Qué gritos son ésos? Denme mi espada. Metáfora:                                         ¿Qué espada ni que nada? Lo que necesita es una silla de ruedas. Poetas:                                  ¡Ése es el apoyo que un hombre necesita de su mujer. !infames, lo que es con ellos es conmigo! Metáfora:                              No te dejaré dar un paso más. Toda la vida recitando y ahora se cree Rambo. Poetas:                                  Esa es mi chica. ENTRA EL PRÍNCIPE CON SU SÉQUITO. Apático:                                 La poesía es el mejor camino para que la mujer respete al marido. Miren a Poetas. TODOS LOS APÁTICOS SE BURLAN. Príncipe:                               ¡Rebeldes enemigos de la paz, derramadores de sangre humana! ¿No quieren oír? Fieras humanas que apagan en la fuente sangrienta de sus venas el ardor de sus iras, arrojen en seguida esa furia fratricida. Están acabando con el negocio. Si vuelven a turbar el sosiego de nuestra calle, me responderán con sus bienes. Basta por ahora; retírense todos. Tú, Apáticos, irás a buscarme dentro de poco hablaré más largamente… SE VAN LOS APÁTICOS CON LOS GUARDIAS.   Poetas:                                  ¿Quién ha vuelto a comenzar la antigua discordia? ¿Estabas tú cuando comenzó, sobrino mío? Benvolio:                              Los secuaces de Apático estaban ya lidiando con los nuestros cuando llegué, y fueron inútiles mis esfuerzos para separarlos. Teobaldo se arrojó sobre mí, blandiendo la lengua que azotaba el aire despreciador de sus furores. Hasta que el Príncipe separó a unos y otros. Metáfora:                              ¿Y has visto a Apolo? ¡Cuánto me alegro de que no se hallara presente! Benvolio:                              Sólo faltaba una hora para que el sol amaneciese por las doradas puertas del Oriente, cuando salí a pasear, solo con mis cuidados, al bosque de sicomoros que crece al poniente de la ciudad. Allí estaba tu hijo. Apenas le vi me dirigí a él, pero se internó en lo más profundo del bosque. Y como yo sé que en ciertos casos la compañía estorba, seguí mi camino y mis cavilaciones, huyendo de él con tanto gusto como él de mí. Metáfora:                              Dicen que va allí con frecuencia a juntar su llanto con el rocío de la mañana y contar a las nubes sus querellas, y apenas el sol, alegría del mundo, descorre los sombríos pabellones del tálamo de la aurora, huye Apolo de la luz y torna a casa, se encierra sombrío en su cámara, y para esquivar la luz del día, crea artificialmente una noche. Mucho me apena su estado, y sería un dolor que su razón no llegase a dominar sus caprichos. Benvolio:                              ¿Sospecháis la causa, tío? Poetas:                                  No la sé ni puedo indagarla. Benvolio:                              ¿No has podido arrancarle ninguna explicación? Poetas:                                  Ni yo, ni nadie. No sé si pienso bien o mal, pero él es el único consejero de sí mismo. Guarda con avaricia su secreto y se consume en él, como el germen herido por el gusano antes de desarrollarse y encantar al sol con su hermosura. Cuando yo sepa la causa de su mal, procuraré poner remedio. Benvolio:                              Aquí está. O me engaña el cariño que le tengo, o voy a saber pronto la causa de su mal. Poetas:                                  ¡Oh, si pudieses con habilidad descubrir el secreto! Ven, esposa. (Se va Poetas y sra. Entra Apolo con su lira.) Benvolio:                              Muy madrugador estás. Apolo:                                    ¿Tan joven está el día? Benvolio:                              Aún no han dado las nueve. Apolo:                                    ¡Tristes horas, cuán lentamente camináis! ¿No era mi madre quien salía ahora de aquí? Benvolio:                              Sí por cierto. Pero ¿qué dolores son los que alargan tanto las horas de Apolo? Apolo:                                    El carecer de lo que las haría cortas. Benvolio:                              ¿Cuestión de amores? Apolo:                                    Desvíos. Benvolio:                              ¿De amores? Apolo:                                    Mi alma padece el implacable rigor de sus desdenes. Benvolio:                              ¿Por qué el amor que nace de tan débiles principios, impera luego con tanta tiranía? Apolo:                                    ¿Por qué, si pintan ciego al amor, sabe elegir tan extrañas sendas a su albedrío? ¿Dónde vamos a comer hoy? ¡Válgame Dios! Cuéntame lo que ha pasado. Pero no, ya lo sé. Hemos encontrado el amor junto al odio; amor discorde, odio amante! rara confusión de la naturaleza: caos sin forma, materia grave a la vez que ligera, fuerte y débil, humo y plomo, fuego helado, salud que fallece, sueño que vela, esencia incógnita. No puedo acostumbrarme a tal amor. ¿Te ríes? ¡Vive Dios!... Benvolio:                              No, primo. No me río, antes lloro. Apolo:                                    ¿De qué, alma generosa? Benvolio:                              De tu desesperación. Apolo:                                    Es prenda del amor. Se agrava el peso de mis penas, sabiendo que tú también las sientes. Amor es fuego aventado por el aura de un suspiro; fuego que arde y centellea en los ojos del amante. O más bien es torrente desbordado que las lágrimas acrecen. ¿Qué más podré decir de él? Diré que es locura sabia, hiel que emponzoña, dulzura embriagadora. Quédate adiós, primo. Benvolio:                              Quiero ir contigo. Me enojaré si me dejas así, y no te enojes. Apolo:                                    Calla, que el verdadero Apolo debe andar en otra parte. Benvolio:                              Dime el nombre de tu amada. Apolo:                                    Julián. Benvolio:                              ¿Qué? Apolo.                                    Es una broma. ¿Quieres oír gemidos? Benvolio:                              ¡Gemidos! ¡Qué idea! Dime formalmente quién es. Apolo:                                    ¿Dime formalmente?... ¡Oh, qué frase tan cruel! Dile que haga testamento al que está padeciendo horriblemente. Primo, estoy enamorado de una mujer. Benvolio:                              Uf. Bien, eso me tranquiliza. Hasta ahí ya lo comprendo. Apolo:                                    Has acertado. Estoy enamorado de una mujer hermosa. Benvolio:                              ¿Y será fácil dar en ese blanco tan hermoso? Apolo:                                    Vanos serían mis tiros, porque ella, tan casta como Diana la cazadora, burlará todas las pueriles flechas del rapaz alado. Su recato la sirve de armadura. Huye de las palabras de amor, evita el encuentro de otros ojos, no la rinde el oro. Es rica, porque es hermosa. Pobre, porque cuando muera, sólo quedarán despojos de su perfección soberana. Benvolio:                              ¿Está ligada a Dios por algún voto de castidad? Apolo:                                    No es ahorro el suyo, es desperdicio, porque esconde avaramente su belleza, y priva de ella al mundo. Es tan discreta y tan hermosa, que no debiera complacerse en mi tormento, pero aborrece el amor, y ese voto es la causa de mi muerte. Benvolio.                              Deja de pensar en ella, que viejas es lo que hay. Apolo:                                    Enséñame a dejar de pensar en ella. Benvolio:                              Hazte libre. Fíjate en otras. Apolo:                                    Así brillará más y más su hermosura. Con el negro antifaz resalta más la blancura de la tez. Nunca olvida el don de la vista quien una vez la perdió. La belleza de una dama medianamente bella sólo sería un libro donde leer que era mayor la perfección de mi adorada. ¡Adiós! No sabes enseñarme a olvidar. Benvolio:                              Me comprometo a destruir tu opinión. (Se va) ESCENA II CALLE (APÁTICO, TOSCA,PARIS, SANSÓN, DALILA, ANGELA) Apático:                                 La misma orden de siempre. A mi edad no debía ser difícil vivir en paz. Tosca:                                   ¿Quién empezaría está trifulca? Dalila:                                    Dicen que fue por una mirada que no gustó. Tosca:                                   La gente si es muy delicada. Miren que armar todo éste lio entre Apáticos y Poetas. Paris:                                     Los dos son iguales en nobleza, y no deberían estar como Santos y Uribe. Ángela:                                 (Yéndose) El agua moja, el fuego quema, la luz alumbra, el piso se pisa. París:                                     ¿Qué responde a mi petición? Apático:                                 Ya he respondido. Mi hija acaba de llegar al mundo. Aún no tiene más que catorce años, y no estará madura para el matrimonio, hasta que pasen lo menos dos veranos. París:                                     Hablo de Yasleidy la tentada. Apático:                                 Ella también es joven. Pregúntele a ver que le dice la Yasleidy, pero esa es fregada. Lo que ella quiera yo lo quiero, y eso porque o sino quien la aguanta.(Vanse Apáticos y Paris.) ¡Gregorio pegue carrera! (Gregorio pasa corriendo) ¡Para acá, pendejo! Gregorio:                              Si señor, disculpe, señor, aquí estoy, señor. Apático:                                 ¿Ve está lista de nombres? Gregorio:                              ¿Es una lista de nombres?... ¡La veo, señor, la veo! Apático:                                 Bien, vaya y los encuentra a todos y los invita a mi fiesta. (se va)            Gregorio:                              ¡Fácil encontrarlos a todos! Debo encontrar a los nombres que están en está lista. Fácil. No se leer. (Se va).                                                BENVOLIO y APOLO ENTRANDO. Benvolio:                              Un fuego apaga otro, un dolor mata otro dolor, a una pena antigua otra nueva, a un amor otro amor. Apolo:                                    Un amor, amor, no tiene reemplazo. Benvolio:                              ¿Estás loco? Apolo:                                    ¡Loco! Estoy atado de pies y manos como los locos, encerrado en cárcel asperísima, hambriento, azotado y atormentado. (Aparece Abraham.) Buenos días, hombre. Gregorio:                              Buenos días. ¿Sabe leer, señor? Apolo:                                    Ciertamente que sí leer se. Gregorio:                              Puede decirme lo que dice. No se leer. Apolo:                                    Benvolio,  este asno no sabe leer. Gregorio:                              (Para sí) ¡Asno, su madre! Apolo:                                    ¿Qué dice? Gregorio:                              No, que su madre pasó por allá. Apolo:                                    Oh, madre, mía pasaste y no me viste… Gregorio:                              Si, pasó y no lo vio. Pero me puede decir lo que dice en el papel. Apolo:                                    Espera. Apático y su señora, la Flemática, invitan a Pedro y a Juan, a Jacinto y José. A la súper fiesta de su hija Yasleidy, para que sea conocida por todos. También quedan invitadas las primas y primos y las amigas del barrio. ¿Y dónde es la fiesta? Gregorio:                              Allí. En la calle de Apático. Vaya, yo lo invito si no es de los Poetas lo espero. ¿Es de los Poetas? Apolo:                                    Tengo cara de Poetas. (Gregorio niega.) Gracias, nos vemos. (Gregorio se va.) Benvolio:                              Veras a quien adoras, pero también irán todas las bellezas del barrio y podrás comparar. Apolo:                                    No permite tan indigna traición la santidad de mi amor. Ardan mis verdaderas lágrimas, ardan mis ojos  si tal herejía cometen. ¿Puede haber otra más hermosa que Yasleidy? No la ha visto el sol que lo ve todo. Benvolio:                              Tus ojos no ven más que lo que quieren ver. Apolo:                                    Solo tengo ojos para la contemplación de mi cielo. SE VAN.                                                ESCENA III Flemática:                             Ama, ¿dónde está mi hija? Ama:                                      Eso me pregunto. Ya la llamé. ¡Cordero, Mariposa! Válgame Dios. ¿Dónde estará la niña? Yasleidy:                               ¿Quién me llama? Ama:                                      Tu madre. Yasleidy:                               ¿Qué le pasa ancestra? Flemática:                             Ancestra su mamá. Yasleidy:                               Por eso. Flemática:                             Es verdad. Sucede que... Ama, déjanos a solas un rato... Pero no, quédate. Deseo que oigas nuestra conversación. Yasleidy ya es hora que consigas un hombrecito que se preocupe por ti. Ama:                                      Ya lo creo. Cuando yo le puse el ojo a Gregorio. Flemática:                             El imbécil ni se dio cuenta. El caso es que su padre le organizó la fiesta del “te tocó”, y como es la costumbre, te tocó levantar man. Y París te quiere. Yasleidy:                               Yo no lo quiero, yo soy libre como el viento. Flemática:                             Basta ya. Ni el viento es libre porque lo atrapan los pulmones. Paris es pariente del príncipe. Conviene. Yasleidy:                               ¿Conviene? ¿A quien le conviene? Ama:                                      A nosotras. Yasleidy:                               Pues cásese usted con él. Ama:                                      De mil amores, pero mi Gregorio lo despelleja. Flemática:                             No hay uno mejor por acá. Yasleidy:                               Pues no quiero ninguno. Flemática:                                        Nosotras decidimos a quién amar, ellos tan solo se dejan. Quiero saber si lo amarás. Todo lo que él tenga, será tuyo. Nada perderás en ser su mujer. Ama:                                      Nada. Pura ganancia. Flemática:                             Di si podrás llegar a amar a Paris. Yasleidy:                               Lo pensaré, si es que al menos me cae bien. Pero que no se haga ilusiones, porque yo amo lo que amo y ya.  Gregorio:                             Ya vienen los invitados y Dalila agarró a Sansón con una mano en Agria y otra en Acida. SANSÓN ENTRA DANDO VOLANTINES, COMO SI HUBIERA SIDO LANZADO POR  UNA FUERZA SUPERIOR. Sansón:                                ¡Ahhh! Dalila:                                    ¡Las manos suyas son para trabajar y para mi, pedazo de alacrán y no para esas jetonas! Acida:                                    ¿Jetona yo? Agría:                                     ¿Jetona Yo? Dalila:                                    Me equivoque. No son jetonas, son unas patiligeras, por no decirles lo que en verdad pienso. Agria:                                     ¿Qué tal? ¿Qué culpa tiene la estaca, si la lora salta y se estaca? Dalila:                                    ¿Y eso que quiere decir? Acida:                                    Qué si el bobo del Sansón busca comida por fuera, será porque en casa aguanta hambre. Dalila:                                    ¿Hambre?... Este hombre hambriento, no aguanta hambre, lo que pasa es que no es un hombre, es un maldito perro. Yasleidy:                               Miren para lo que es bueno el matrimonio. (Se va). Ama:                                                 (Le pega a Sansón) Mire lo que hizo con la ilusión de la niña. ¡Patán! Flemática:                             ¡Granuja! (Lo golpea.) Vaya y le dice que la comida está lista. Sansón:                                Señorita, Yasleidy, la comida está lista. Por favor venga. Los invitados se acercan. Yasleidy:                               No me importa. Flemática:                             Yasleidy. Tu próximo marido nos espera. Yasleidy:                               Yo no quiero marido, ¿es que no entienden? Dalila:                                    Es bueno tener un hombre que te defienda. Sansón:                                Como yo. Dalila:                                    ¡Como usted, como usted! ¡Cállese granuja, no se meta en cosas de mujeres! Sansón:                                No me grite porque… Dalila:                                    ¿Por que, qué? Sansón:                                Porque me enamoro. Dalila:                                    ¡Quite de ahí! Ama:                                      Niña, piense bien lo que hace. SALEN POR UN LADO, POR EL OTRO ENTRAN APOLO, MERCUTIO, BENVOLIO CON MASCARAS. Apolo:                                    Apenas aparezca le diré: Yasleidy hermosa, acércate y se piadosa y no seas tan fría como la losa, ya que al verte mi alma se alboroza. ¿Qué les parece? Benvolio:                              Mejor, sin nada de rodeos. A ellas les gusta los tipos de carácter, (Toma a Mercutio como si fuera Yasleidy.) Yasleidy eres mía y punto. Ve por tus cosas y vámonos, y si te parece apresurado, mañana paso por ti y mientras tiremos paso. Apolo:                                    No quiero bailar. Mercutio:                               Es mejor que no hables y que bailes. Apolo; tienes que bailar. Apolo:                                    No sé bailar. Mercutio:                               Pídele sus alas al Amor, y con ellas te levantarás de la tierra. Apolo:                                    ¿Y si me aporreo? Mercutio:                               Todo el que ama se aporrea. Benvolio:                              Bueno, que empiece la rumba y cada uno baile como pueda. Apolo:                                    ¡Una luz! Yo seré quien lleve la luz en esta empresa, porque el gato escaldado huye del agua. Mercutio:                               ¡Qué! Apolo:                                    Que ignorancia, amigo mío. Quién se ha quemado con  leche, cuando ve la vaca llora. Mercutio:                               De noche todos los gatos son pardos. Nosotros te... Si haces esto te salvaremos de ti. Entiende tú bien lo que quiero decir. SE ESCUCHA UN SONIDO, LOS TRES QUEDAN PARALIZADOS. MERCUTIO Y BENVOLIO SE DESMAYAN. APARECE DRUSILA EN MEDIO DE UN EXTRAÑO RITUAL. APOLO QUEDA EN EL CENTRO DEL ESCENARIO. Drusila:                                            Nodriza de las brujas soy y colecciono las locas cabezas de los enamorados. Son música para mis oídos sus lamentos lastimeros por sus amores imposibles. ¡Apolo Musageta, solo una advertencia te hago y no por que quiera, sino porque toca; Y es  está: Olvídate de Yasleidy La tentada! Apolo:                                    No puedo, señora, su nombre esta escrito en mi alma. Drusila:                                 Ya te lo advertí y tu loca cabeza será parte de mi valiosa colección de amores frustrados. Biloca:                                   ¡Déjalo en paz, malvada Drusila! Creadora de las tristezas de amor! ¡Deja en paz al noble Apolo, no lo atormentes con tus dudas hirientes!... ¡No la escuches Apolo Musageta, solo un amor de verdad vencerá a Drusila, la coleccionista de lamentos de amor! Apolo:                                    Mi amor es verdadero. Drusila:                                 ¿Y el de ella? Apolo:                                    Lo obtendré. Drusila:                                 ¡Ja-ja-ja! Ya tengo el sitio para tu cabeza Apolo Musageta! Biloca:                                   ¡Largo de aquí bruja malvada, destructora de amores! LA BRUJA DRUSILA HUYE SEGUIDA POR BILOCA. APOLO SE UBICA EN LA MISMA POSICIÓN ANTERIOR CON SUS AMIGOS. Apolo:                                    ¿Las vieron? Benvolio:                              ¿A quienes? Mercutio:                               ¿De qué hablas Apolo? Apolo:                                    Tuve una visión. Mercutio:                               ¿Qué visión? Apolo:                                    Drusila. Mercutio:                               ¿La hechicera de los Apáticos? Apolo:                                    Ella. Mercutio:                               ¡Qué susto! Apolo:                                    También Biloca apareció. Mercutio:                               ¿Nuestra hechicera? (Apolo asiente.) Menos mal… Apolo:                                    Basta, Mercutio. Mercutio:                               De sueños y fantasmas de la imaginación dormida hablo. Benvolio:                              Viento y humo sale por esa boca. Mercutio:                               Ni que fumara. Apolo:                                    Ahogad el viento que produce vibraciones en las cuerdas vocales. Los dos:                                ¿Qué? Apolo:                                    ¡Ignorantes! ¡Silencio ya vienen! Espérenme en casa. Los dos:                                Pero… Apolo                                     A volar amigos. (Se van.)                                                ESCENA IV. EL BAILE. LOS PERSONAJES ENTRAN Y PASAN COMENTANDO COSAS UBICANDOSE PARA EL BAILE, YASLEIDY APARECE DE ÚLTIMA. LAS LUCES CAMBIAN. APOLO Y YASLEIDY ILUMINADOS. LOS DEMÁS EN SEGUNDO PLANO SE MUEVEN COMO MUÑECOS DE CAJA DE MÚSICA Y CANTAN EL CORO. Ángela:                                            La tía caliente está caliente y no quiere salir porque se calienta, la luna esta ahí y solo se ve en la noche, porqué de día el sol opaca la luna. La luna esconde los besos en sus rayos plateados y en los bailes se baila cuando la música tintinea. He dicho.           Dalila:                                    ¿Dónde anda Cacerola, que ni limpia un plato, ni nos ayuda en nada? Acida:                                    ¡Qué se lave las manos, al menos, para servir la comida! Dalila:                                    Gregorio, saque los bancos. Sansón, no pierda de vista la plata que no falta el que se haga el bobo y se la lleve. Sansón:                                Sí, mi amor. Guárdame un pedazo de pastel, mi cielo. Agria:                                     ¿Mi cielo? Así me decía anoche el muy canalla. Acida:                                    La que se mete con casado termina sin nada a su lado. Agria:                                     Usted no diga nada que también ha probado. Acida:                                    Pero no me he ilusionado. Dalila:                                    ¡Sigan con el temita y a que se pierden la fiesta! ¡Cacerola! Gregorio:                              ¡Cacerola renunció! Ama:                                      Amor, te llaman en la sala. Gregorio:                              No puedo estar en dos partes al mismo tiempo. Ama:                                      Sí puedes. (Entran Apáticos, Flemática, Teobaldo, el príncipe Paris y convidados con máscaras.) Tosca:                                   ¡Que a mí no vengan con cuentos, qué se prenda la parranda! Apático:                                 Celebro su asistencia. Comience la música. (Comienza el baile.) Flemática:                             ¡Luz, más luz! Cómo te agrada el baile, picarillo! APARECE YASLEIDY, APOLO LA VE Y SE ACERCAN, COREOGRAFÍA DEL ROMANCE. LA TÍA CALIENTE SE ABANICA A UN COSTADO. MOVIMIENTOS LENTOS  Y FOCO EN LA PAREJA. CUANDO LOS ENAMORADOS SE VAN A BESAR, TEOBALDO CORTA EL BAILE. Teobaldo:                             El infame Apolo, un Poetas, enemigo de mi casa, que ha venido aquí para burlarse de nuestra fiesta. ¡Tío, esto es un insulto! Yasleidy:                               Ya, fresco Teobaldo, solo bailamos. Teobaldo:                             Quite la mano de encima a mi prima. Apolo:                                    (Cogiendo la mano de Yasleidy.) Si con mi mano he profanado tan divino altar, perdonadme. Mi boca borrará la mancha, cual peregrino ruboroso, con un beso. (La besa). SE DETIENE EL BAILE Y TODOS QUEDAN ESPECTANTES. YASLEIDY QUEDA MEDIO ATONTADA. Yasleidy:                               ¡Uf!... El mansito éste se las trae… Los labios del hombrecito son para rezar. Apolo:                                    ¡Oh, qué santa! Truequen pues de oficio mis manos y mis labios. Rece el labio y concededme lo que pido. Yasleidy:                               Rece papito que está rico. Apolo:                                    Pues oídme serena mientras mis labios rezan, y los vuestros me purifican. (La besa.) Teobaldo:                             ¡Ven lo que yo veo! Apático:                                 Veo y no quiero ver. Flemática:                             Esto es pecado. Yasleidy:                               En mis labios queda la marca del pecado. Apolo:                                    ¿Del pecado de mis labios? Ellos se arrepentirán con otro beso. (Torna a besarla.) Yasleidy:                               Besa santamente. Flemática:                             ¡Despéguenla del Poetas! Teobaldo:                             ¡Suéltela animal! Ama                                       Tu madre te llama. Apáticos:                               ¡Todos adentro, qué el Poetas no arruine la fiesta! SE LLEVAN A YASLEIDY, QUE VA COMO ATONTADA. Yasleidy:                               ¡Estoy hincha!         SALEN TODOS Y QUEDA APOLO SOLO EN EL ESCENARIO.                                                ESCENA V. Apolo:                                    ¿Es una diosa, mi corazón lo sabía? Rubí:                                                 (Entrando) ¿Será verdad que el día es el día y la noche, noche? ¿Será qué el amor es solo dolor?… Apolo:                                    Rubí, no me atormentes con tus preguntas cuando mi corazón salta de alegría. Rubí:                                      ¿Será que el corazón salta cuando está atrapado en una prisión de costillas? Apolo:                                    Hoy he besado a mi amada. Rubí:                                      ¿Qué es el beso aparte de pasar de lado a lado un  escupitajo? Apolo:                                    ¡Qué seba, Rubí! ¡No vuelva todo una porquería! Rubí:                                      ¿Será que el amor para el despreciado, no es una porquería? Poetas:                                  ¡Insensato, imprudente, estólido, desquiciado, pánfilo, cretino! Metáfora:                              ¡Apolo Musageta, mijo, ¿cómo se le ocurre meterse en la fiesta de los Apáticos y besarles a la Yasleidy?, lo hubieran podido matar! Baltasar:                               Nos hubiera llevado a nosotros para protegerlo, Abraham con gusto daría su vida por usted. Abraham:                              Claro que preferiría que Baltasar ofreciera la suya. Lirio enamorado:                ¿Dónde estás amado mío? Te espero, te busco y tu te escondes amor, dame una señal para vivir o morir. ¿Apolo, viste a mi amor? Apolo:                                    No, Lirio enamorado. Encontré el mío. Poetas:                                  ¿Qué clase de amor es ese que conduce a la muerte y al sufrimiento? Apolo:                                    El sufrimiento de amor vida es, digo lo yo que sus sabores he probado. Benvolio:                              Apolo es mejor vivir de amor que morir por él. Te hubieran podido matar. Mercutio:                               Debimos estar ahí. Apolo:                                    Ya sosegad vuestros temores y vamos a brindar, que algo de vino Julio Becerra nos ha de mandar.                                                ACTO II                                                ESCENA I. BALCÓN Yasleidy:                               Ama, ¿sabes quién era el mansito? Ama:                                      Apolo Musageta, es de los Poetas y son los enemigos de tu familia. Yasleidy:                               ¿Por qué enemigos? Ama:                                      Nunca se sabe el por qué; pero el rencor permanece. Apolo y Yasleidy es un amor imposible. Yasleidy:                               ¡Amor nacido del odio, me gusta! Quiere la suerte que consagre mi amor al único hombre a quien debo detestar. Ama:                                      ¿Qué estás diciendo? Gregorio en off:                   ¡Ama, tengo frio! Ama:                                      Ya voy, Gregorio. Hasta mañana, niña. Yasleidy:                               Hasta mañana, Ama. EL POLICÍA CAMINA Y APARECE EL PRÍNCIPE. Príncipe:                               ¿Cómo va todo? Policía:                                  Tensa calma. Príncipe:                               Entonces se besaron Apolo y Yasleidy, difícil situación… Policía:                                  Tensa. Príncipe:                               ¿Qué pasó? Policía:                                  Calma. Príncipe:                               Bien, este atento. Que Apolo no se acerque.(Se va.) Policía:                                  Este atento. Como si fuera tan fácil. BILOCA Y DRUSILA APARECEN DISCUTIENDO. Biloca:                                   Tiene que aceptarlo, Drusila, yo soy más poderosa que usted. Drusila:                                 Ni loca Biloca, jamás aceptaré eso porque simplemente no es verdad. Policía:                                  ¿Qué pasa, señoras? Biloca:                                   ¡Nada que le importe! Esfúmese. Policía:                                  Bien. (Se va). Drusila:                                 ¡Esta bien, que se encuentren! Biloca:                                   Hecho, apuesta de hechicera. Drusila:                                 Hecho. SE VAN Y APARECE APOLO SONANDO SU LIRA. Apolo:                                    ¿Pero qué luz es la que asoma por allí? ¿El sol que sale ya por los balcones de oriente? Sal, hermoso sol, y mata de envidia con tus rayos a la luna. ¡Es mi vida, es mi amor el que aparece! Yasleidy:                               ¡Hola, beso de santo! Apolo:                                    ¡Habló!¡Ángel de amores que en medio de la noche te me apareces. Yasleidy:                               ¡Apolo, Apolo! ¿Por qué es usted? ¿Por qué no reniega del nombre de su padre y de su madre? Yo jamás seré Poetas. Usted no es el enemigo, es el nombre de Poetas. Apolo:                                    No sé de cierto mi nombre, porque tú lo aborreces ese nombre, amada mía, y si yo pudiera, lo arrancaría de mi pecho. Yasleidy:                               A ver, ¿Acaso usted no es Apolo de la familia Poetas? Apolo:                                    No seré ni una cosa ni otra, ángel mío, si cualquiera de las dos te enfada. Yasleidy:                               ¿Usted sabe que si lo pillan mis parientes, lo matan? Apolo:                                    Más homicidas son tus ojos, diosa mía, que la violencia los parientes tuyos. Mírame con amor, y me haré invulnerable. Yasleidy:                               Después de esos besos.... ¡Derretida quedé! ¿Me amas? Sé que me dirás que sí, y que yo lo creeré. Apolo, dilo con sinceridad, y si me tienes por fácil y rendida, para que me ponga esquiva y nada te dé. Te confieso que si no me hubieses besado. Sube Apolo. Apolo:                                    Antes, amada mía. Dime, ¿por qué te apodan “La tanteada”? Yasleidy:                               El vendedor de frutas tiene la culpa. Apolo:                                    ¿El frutero?... No entiendo. Yasleidy:                               Cuando iba al mercado yo tocaba las frutas para saber su estado, el frutero me advirtió que no lo hiciera o el haría conmigo lo que yo hacía con la fruta. Apolo:                                    ¡Maldito infame! ¿Y qué pasó? Yasleidy:                               Mi madre me dijo: No basta con mirar, hay que tocar. Apolo:                                    Sabia mujer. ¿Y entonces? Yasleidy:                               Seguí tanteando la fruta. Apolo:                                    ¿Y?... Yasleidy:                               El frutero me tanteó. Apolo:                                    ¡Abusivo. Le quitaré la vida! Yasleidy:                               Mi padre le quitó la frutería! Apolo:                                    Hombre sabio. Ahora prefiero obedecer a tu madre: No me basta mirar, tengo que tocar. ¡Noche, deliciosa noche! Sólo temo que, por ser de noche, no pase todo esto de un delicioso sueño. Yasleidy:                               (Asomada.) Sólo te diré dos palabras. Si me quieres te casas, avisa mañana al mensajero que te enviaré, de cómo y cuándo quieres celebrar la ceremonia. Yo te daré mi vida y me iré contigo. Ama:                                      (Llamando dentro.) ¡Yasleidy! Yasleidy:                               Ya voy. Pero si son torcidas tus intenciones, paila, amiguito... Ama en off:                           ¡Yasleidy! Yasleidy:                               Voy. Ya corro... Mañana irá el mensajero... Buenas noches. Apolo:                                    ¿Cómo han de ser buenas sin tus besos? Yasleidy:                               Tienes razón. Bésame. Apolo:                                    Voy. (La besa.) Ama en off:                           ¡Yasleidy! Yasleidy:                               ¡Uy, si así son los besos, ¿cómo será lo demás?! YASLEIDY DESAPARECE. APOLO QUEDA SOLO. Apolo:                                    ¡Fray Lorenzo!                                                ESCENA II.FRAY LORENZO y APOLO. Fray Lorenzo:                      Apolo Musageta. Apolo:                                    Buenos días, padre. Fray Lorenzo:                      Hable Apolo:                                    Pues le diré en dos palabras que estoy enamorado de Yasleidy, la hija de Apáticos, y que ella me corresponde con igual amor. Ahora lo que importa es que nos case  al instante. Fray Lorenzo:                      ¡Por San Francisco! Camine me cuenta esa brutalidad. Apolo:                                    Vamos, pues, sin detenernos. Fray Lorenzo:                      Vamos con calma para no tropezar. SALEN Y POR EL OTRO LADO ENTRAN BENVOLIO Y MERCUTIO. Mercutio:                               ¿Dónde estará Apolo? ¿Apareció anoche por su casa? Benvolio:                              A la casa no llegó. Mercutio:                               Esa pálida muchacha, lo atrapó. Benvolio:                              Teobaldo, el primo de Apáticos, le mandó un mensaje a Poetas, el padre de Apolo. Mercutio:                               ¡Pobre Apolo! Esa pálida niña le ha atravesado el corazón a estocadas, le ha traspasado los oídos con una canción de amor, y el centro del alma con las flechas del Cupido... ¿Y quién se aguantará a Teobaldo? Benvolio:                              ¿Quién es Teobaldo? Mercutio:                               Algo más que el rey de los gatos; maneja la pelea como usted la lengua. Benvolio:                              ¿Y qué quiere decir con eso? Mercutio:                               Lo que dije. (Sale Apolo.) Benvolio:                              ¡Aquí tienes a Apolo! ¡Aquí tienes a Apolo! Mercutio:                               ¡Oh Bon jour, Apolo. Saludo francés corresponde a vuestras calzas francesas. Anoche nos dejaste en blanco. Apolo:                                    ¿Qué dices de dejar en blanco? Mercutio:                               Que te despediste a la francesa. ¿Lo entiendes ahora? Apolo:                                    Perdón, Mercutio. Tenía algo que hacer, y no estaba el tiempo para cortesías. Mercutio:                               ¿Eres Apolo, nuestro antiguo y buen amigo. Andabas hecho un necio con ese amor insensato. (Entran Gregorio y el Ama.) Benvolio:                              Y son dos: una saya, y un sayal. Ama.                                      ¡Gregorio! Gregorio:                              ¿Qué? Ama:                                      Tráeme el abanico. Mercutio:                               Dáselo, Gregorio, que siempre será más agradable mirar su abanico que su cara. Gregorio:                              Con mi Ama no se meta. Ama:                                      Ve por el abanico. (Gregorio se va). Buenas tardes, señores. Mercutio:                               Buenas tardes, hermosa dama. Ama:                                      ¿Pero me podría decir alguno de ustedes dónde está el joven Apolo? Apolo:                                    Yo se lo podré decir, y por cierto que ese joven será ya más viejo cuando lo encuentre, que cuando empezó a buscarlo. Yo soy Apolo, a falta de otro más joven. Ama:                                      ¿Lo dice de veras? tengo que decirle secretamente una palabra. Benvolio:                              Si quiere citarlo para esta noche... Mercutio:                               ¿Es una alcahueta?... ¡Oh, oh!... Apolo:                                    ¿Qué ruido es ese? Mercutio:                               No es que haya encontrado yo ninguna liebre, ni es cosa de seguir la liebre, aunque como dice el cantar. Benvolio:                              "Gallina vieja da buen caldo.” ¿Vas a casa de tu padre, Apolo? Allá iremos a comer. Apolo:                                    Allá nos vemos. Benvolio:                              Adiós, madurita; hermosa, hermosa, hermosa. (Vanse él y Benvolio, riendo.) Ama:                                      Menos mal que ya se fue ese. ¿Me podría decir (a Apolo) quién es ese idiota, con chistes tan malo? Apolo.                                    Ama, es un amigo mío que se escucha a sí mismo y gusta de reírse sus gracias, y que habla más en una hora que lo que escuchas tú en un mes. Ama:                                      Pues si se atreve a hablar mal de mí, me las pagará, aunque vengan en su ayuda otros veinte de su calaña. Y si yo misma no puedo, tengo a mi Gregorio. Gregorio:                              (Entrando). ¿Quién la insultó, pa’ romperle la cara? ¡Nadie me gana cuando se meten con mi pescadita! Ama:                                      ¡Válgame Dios! Una palabra sola, caballero. Como iba diciendo, mi señorita me manda con un recado. Pero si vuestro objeto es engañarla, ciertamente que será cosa indigna, porque mi señorita es una muchacha joven, y el engañarla sería muy mala obra, y no tendría perdón de Dios. Apolo:                                    Ama, puedes jurar a tu señora que... Ama:                                      ¡Bien, bien, así se lo diré, y ha de alegrarse mucho!... Apolo:                                    Dile que invente algún pretexto para ir al convento de Fray Lorenzo, y él nos confesará y casará. Toma este regalo. Ama:                                      No aceptaré ni un dinero, señor mío. ¿Conque esta tarde? Pues no faltará. Apolo:                                    Adiós y séame fiel. Yo se lo premiaré todo. Mis recuerdos a Yasleidy. Ama:                                      Una palabra más. Apolo:                                    Habla. Ama:                                      Hay en la ciudad un tal Paris que de buena gana le caería. Pero ella, más quisiera a un sapo feísimo que a él. Apolo:                                    Recuerdos a Yasleidy. (Se va).                                                ESCENA III. YASLEIDY, DALILA y el AMA. DALILA ENTRA A ESCENA MUY PREOCUPADA. Dalila:                                    Ama, lo que hace solo traerá desgracias. Ama:                                      No hago nada, solo obedezco. Dalila:                                    La obediencia no puede ser ciega, Ama. Lo que hace abre la puerta a las desventuras. Yasleidy:                               Y bien, ama querida.  Dalila:                                   ¡Traer aquí al tal Apolo! Envenenar a la familia sería mejor. Ama:                                      No exagere, solo es un marido. Dalila:                                    Ojala fuera solo un marido, pero quien se casa, se casa con toda la familia del novio. Yasleidy:                               Calla, calla: eso ya me lo sabía yo. ¿Pero que hay de la boda? dímelo. Ama:                                      Habló como un caballero lleno de discreción y gentileza; puedes creerme. ¿Dónde está tu madre? Yasleidy:                               ¿Mi madre? Allá dentro. ¡Qué pregunta! Ama:                                      ¡Válgame Dios! ¿Te enojas conmigo? Dalila:                                    Si ella no se enoja, yo sí. ¡Hable carajo! ¿Qué dijo el amante inútil! Yasleidy:                               No le diga así a besito asesino. Dalila:                                    A mi me parece muy soso. ¿De verdad besa sabroso? Yasleidy:                               ¡Mm, cosita!¿Qué dijo Apolo, Ama? Ama:                                      ¿Te dejarán ir sola a confesar? Yasleidy:                               Sí. Ama:                                      Pues allí mismo te casarás. Vete a la celda de Fray Lorenzo. Vete al convento. Dalila:                                    Yo iré por otra parte a buscar la escalera, con que tu amante ha de escalar el nido del amor. Ama:                                      ¡Yo a comer y Dalila a callar! (SE VA). Yasleidy:                               ¡Y yo a mi felicidad! (SE VA) Dalila:                                    Aténgase y no corra, estás historias traen lágrimas. Pero yo no me la pierdo. Esto se pone bueno.(SALE).                                                ESCENA IV. FRAY LORENZO, APOLO y YASLEIDY.                                                APARECE FRAY LORENZO Fray Lorenzo:                      ¡El cielo mire con buenos ojos la ceremonia que vamos a cumplir, y no nos castigue por ella en adelante! Apolo:                                    ¡Así sea, así sea! Junta nuestras manos, y con tal que yo pueda llamarla mía, no temeré ni siquiera a la muerte, verdugo del amor. Fray Lorenzo:                      Nada violento es duradero: ni el placer ni la pena: ellos mismos se consumen como el fuego y la pólvora al usarse. (Entra Yasleidy.) Aquí está la dama; tan ligera que puede correr sobre las telas de araña sin romperlas. Yasleidy:                               Buenas tardes, reverendo confesor. Apolo:                                    ¡Oh, Yasleidy! Si tu dicha es como la mía, alegra con tus palabras el aire de este aposento y deja que tu voz proclame la ventura que hoy agita el alma de los dos. Yasleidy:                               Pilas Fray Lorenzo, cásenos que estoy que le doy mi tesoro que es tan grande que no podría contar ni siquiera la mitad. Apolo:                                    Ojala que no sea tan grande, pero que sea rico. (SE BESAN Y SALEN BESANDOSE). Fray Lorenzo:                      ¡Cálmense!. No los dejaré solos hasta que los ligue con la bendición nupcial. Apolo y Yasleidy:                ¡Bendiga padre, bendiga padre! SE OSCURECE LA ESCENA Y ENTRA UNA MÚSICA DE CONTIENDA. POR UN LADO APARECEN LOS POETAS Y LOS APÁTICOS POR EL OTRO LADO. TODOS ARMADOS CON SUS ALMOHADAS.                                                ESCENA V. LA BATALLA. Benvolio:                                         Amigo Mercutio, pienso que debíamos refrenarnos, porque hace mucho calor, y los Apáticos andan encalabrinados, y ya sabes que en verano hierve mucho la sangre. Mercutio:                               Usted es de los que pregonan la paz pero viven agarrados. Benvolio:                              ¿Dice que yo soy de esos? Mira, aquí vienen los Apáticos. ENTRAN TEOBALDO Y OTROS. Teobaldo:                             Mercutio, ¿estás de acuerdo con Apolo? Mercutio:                               ¡De acuerdo! ¿Has creído que somos músicos? Yo te haré bailar con mi arco de violín. ¡De acuerdo! Benvolio:                              Estamos entre gentes. Busquen algún sitio retirado, donde discutir y desocupen la calle, porque todos nos están mirando. Mercutio:                               Para eso tienen ojos. No me voy de aquí por dar gusto a nadie. ENTRA APOLO. Teobaldo:                             Adiós, señor. Aquí está el joven que buscábamos.  Apolo, es un infame. Apolo:                                    Teobaldo, Tengo razones poderosas para quererlo. Adiós. Teobaldo:                             No se vaya, gallina. Apolo                                     (Alterado.) ¿Gallina, me dijo gallina? Benvolio:                              Se armó la gorda. Voz Yasleidy off:                 Beso de santo. Apolo:                                    Nunca te insulté. Te amo más que nunca. Vete en paz, buen Apático, nombre que estimo tanto como el mío. Dame un beso. Teobaldo:                             ¡Ni se atreva! Mercutio:                               ¡Qué extraña cobardía! Decídanlo las almohadas. Píntela Teobaldo, aquí estoy. Teobaldo:                             Con brocha gorda si quiere. Mercutio:                               El Rey de los gatos, sólo quiero una de tus siete vidas, y luego aporrearte las otras seis. Saque la almohada. Teobaldo:                             Lleve de lo que pide. (Se baten.) Apolo:                                    El Príncipe ha prohibido sacar la espada en las calles de Verona? SE BATEN CON LAS ALMOHADAS EN UN MOMENTO MERCUTIO QUEDA ATONTADO Y PIERDE SU ALMOHADA, LO QUE QUIERE DECIR QUE QUEDA FUERA  DEL JUEGO. ELIMINADO. Mercutio:                               ¡Estoy perdido, Me han desalmohadado! ¡Mala peste a Apáticos! Me hirieron y no los herí. Apolo:                                    ¿Te han desalmohadado? Mercutio:                               Llévame de aquí, Benvolio. Benvolio:                              ¡Mercutio eliminado! (Lo saca de escena.) Apolo:                                    (Dramático.) ¡Por culpa mía eliminan a este noble caballero. Estoy afrentado por Teobaldo que es mi pariente. Tus amores, Yasleidy, me han quitado el brío y ablandado el temple de mi almohada! Teobaldo:                             De que brío habla, sí es una gelatina. (Apáticos ríen.) Apolo:                                    ¡Y Mercutio desalmohadado! El alma de Mercutio está fuera de la historia y tú o yo o los dos hemos de seguirle forzosamente. Teobaldo:                             Pues vete a acompañarle tú, necio, que con él ibas siempre. Apolo:                                    Ya lo decidirá la almohada. (Se baten, y Teobaldo es desalmohadado.) Teobaldo:                             ¡Oh, he sido  desalmohadado! Benvolio:                              ¡Teobaldo eliminado! (Lo saca de escena.) Huye, Apolo. Huye, huye. Apolo:                                    Soy triste juguete de la suerte. Pero aquí me quedo. ENTRA EL PRINCIPE Y EL POLICIA. Príncipe:                               ¿Dónde están los promovedores de esta reyerta? Benvolio:                              Ilustre Príncipe, Teobaldo desalmohadó a Mercutio, y Apolo desalmohadó a Teobaldo. Flemática:                             ¡Teobaldo!¡Oh, Príncipe! un Poetas lo ha sacado. ¡Oh, sobrino mío estás fuera de la historia! Príncipe:                               Dime con verdad, Benvolio. ¿Quién comenzó la pelea? Benvolio:                              Teobaldo, en vano Apolo lo exhortaba a la concordia. Nada bastó a calmar los furores de Teobaldo, que ciego de ira, arremetió con la almohada contra el infeliz Mercutio. Apolo, estalla en cólera y saca a Teobaldo. Esta es la verdad lisa y llana. Flemática:                             No ha dicho la verdad. Es pariente de los Poetas, miente. Más de veinte almohadas atacaron a mi pobre sobrino. Justicia, Príncipe. Si Apolo sacó a Teobaldo, que salga Apolo. Príncipe:                               Él mató a Mercutio, según el relato. ¿Y quién pide justicia, por él? Apáticos.                               Apolo no debió tomarse la justicia por su mano, hasta que las leyes decidiesen. Policía:                                  Me gusta lo de la mano de la justicia, aunque en algunas partes sea manca. Ángela:                                 Si la justicia necesita una mano y es manca, no hay justicia. Rubí:                                      Cómo la justicia para unos, es injusticia para otros, la justicia es el aroma efímero de una flatulencia intelectual. Apáticos:                               No entiendo. Policía:                                  El pedo de un ideal.          Apáticos:                               Ah. Príncipe:                               En castigo, Apolo, No puede volver a pisar está calle. ¡Fuera todos, que necesito llorar! (Todos salen.) ¡Lloro! (Se va). Yasleidy:                               (En el balcón.)  ¡Ay, Dios! ¿Qué sucede? Dalila:                                    Apolo eliminó a Teobaldo y el príncipe lo desterró. Yasleidy:                               ¡OH! Dalila:                                               ¿Cómo puedes disculpar al que mató a tu primo? Yasleidy:                               Sacó a mi primo, porque si no, mi primo le hubiera sacado a él. Pero yo moriré virgen y casada. Dalila:                                    Tragedia. Ama, ¿has oído? Ama:                                      Sí. Voy a buscar a Apolo.                                                ESCENA VI.  EL VUDÚ MÚSICA FUERTE, CAMBIO DE LUCES. BILOCA Y DRUSILA APARECEN CON UNOS MUÑECOS EN SUS MANOS. IVIS LA JEFE DE BRUJAS ES INVOCADA. Drusila:                                 Ya tengo en mis manos el Apolo. Biloca:                                   Ya tengo en mis manos la Yasleidy. ¿Y ahora? Drusila:                                 Debemos invocar a Ivis, ella es la que decide lo que se hace y lo que no. Biloca:                                   Invoquémosla. Drusila:                                 ¡Ivis, Bruja, brujona, brujasa! Biloca:                                   ¡Ivis, gigante de gigantes! Las dos:                                           ¡Ven aquí, que necesitamos tu sí! ¡Ivis, Ivis, Ivis! APARECE MELINDA, LA SECRETARIA PRIVADA DE IVIS. Melinda:                                ¡Silencio, la gran jefe de brujas no las puede atender ahora, compró una nueva escoba y la está probando. Drusila:                                 Ay, dígale que nos atienda, no sea mala, Melinda… Biloca:                                   (Estrujándola) ¡Diga que sí, Melinda, diga que sí, Melinda. Melinda:                                No. Digo que no. Drusila:                                 Melinda. Melinda:                                ¿Qué me da? Drusila:                                 Un muñeco de conjuro para que juegue. Melinda:                                Bueno. (Marca el celular.) Señora, la llaman. Ivis:                                        (Apareciendo tras ellas.) ¿Para qué me llaman? Drusila:                                 Gran señora y jefe de todas las brujas. Biloca:                                   La hemos llamado para pedir un permisito. Ivis.                                        Permiso, ¿de qué? ¿Ya hicieron la tarea? Drusila:                                            Yo sí. Biloca:                                   Yo también. Ivis:                                        ¡Mentirosas! Las dos:                                Sí poderosa bruja. Ivis:                                        Bien. ¿Qué quieren? Biloca:                                   Es que hicimos estos muñequitos y queremos jugar Ivis:                                        ¿De quién son? Drusila:                                 De Apolo Musageta y Yasleidy La Tanteada. Ivis:                                        ¿Los enamorados? Drusila:                                 Sí, gran jefa. Biloca:                                   ¿Podemos? Drusila.                                 ¿Podemos, gran señora? Ivis:                                        Bueno, pero se acuestan temprano. (Se va con Melinda). Las dos:                                (lambonas.) Si, señora. Ivis:                                        (Entrando.) Ah, otra cosa, quiero oír el himno. Las dos:                                ¿Ahora? Ivis:                                        ¿Algún problema? Las dos:                                No, señora. SE ESCUCHA LA MÚSICA. BAILAN Y CANTAN. Las dos:                                Somos, somos las brujitas, somos las más malas de todo el lugar. Vamos recorriendo el bosque todas estás noches, para hacer maldad. (Bis.) Ivis:                                        Pueden mejorar. Traten. (Se va.) Biloca:                                   ¿Traten? Drusila:                                 Todos los jefes son iguales. Lo importante es que podemos hacer conjuros con Apolo y Yasleidy. POR UN LADO APARECE FLEMÁTICA Y POR EL OTRO METÁFORA. Metáfora:                              Biloca, ven. Flemática:                             Drusila, ven. Biloca:                                   (Acercándose a Metáfora.) ¿Qué pasa Metáfora? Drusila:                                 (Donde Flemática.) ¿Qué pasa Flemática? Flemática:                             Apolo eliminó a Teobaldo y enamoró a Yasleidy. Elimine a Apolo Musageta. Drusila:                                 ¿Así no más? Flemática:                             Así no más o como quiera. Drusila.                                 Bien. Metáfora:                              Biloca, elimine a Yasleidy la tanteada. Engatusó a mi Apolo y lo volvió un idiota. Biloca:                                   ¿Con dolor o sin dolor? Metáfora:                              Como sea. Biloca:                                   Bien. PASA LA TÍA CALIENTE ABANICÁNDOSE. Tía.                                         ¡Ay, qué calor, ay que calor! ¿No tienen calor?...  ¡Esto está caliente! Biloca:                                   Ahí viene Apolo y seguro se verá con Yasleidy. Drusila:                                 Escondámonos. Biloca:                                   Va a estar bueno. Ya verá lo que hago con Yasleidy y le apuesto que a pesar de todo Apolo triunfará. Drusila:                                 Eso no pasará. Yo me encargaré del Poeta y mi conjuro ganará. Biloca:                                   Lo veremos. LAS BRUJAS SE VAN POR DISTINTOS LADOS. APOLO SE ACERCA CON SIGILO. Apolo:                                    Yasleidy…, Yasleidy. Tía:                                         ¿Qué quieres, cosita? Apolo:                                    A Yasleidy, señora. Tía:                                         ¡Imposible chocolatico con queso! Apolo:                                    ¿Por qué? Tía:                                         Porque yo estoy aquí. Yasleidy:                               Tía, Gregorio le trajo el abanico gigante. Tía:                                         ¡El abanico gigante! Adiós chocolatico. (Se va.) Apolo.                                    Es intensa. Yasleidy:                               ¡Criminal, eliminaste a mi primo! Apolo:                                    No tuve opción. El me obligo. Yasleidy:                               Tengo que perdonarte porque eres mi marido. Apolo:                                    No por eso, porque nuestro amor está por encima de todo. Yasleidy:                               Es verdad, ven abrázame. EN ESE MOMENTO APARECE DRUSILA CON EL MUÑECO Y LO HACER SALTAR PARA EL LADO CONTRARIO, YASLEIDY QUIERE SEGUIRLO, PERO BILOCA LA HACE IR EN VIA CONTRARIA. LES HACEN COSQUILLAS Y LES PONEN LA CABEZA EN EL SUELO Y LOS HACEN DAR VUELTAS. LOS TEXTOS SE IMPROVISRAN SEGÚN LA ACCIÓN, HASTA QUE DRUSILA HABLA Drusila:                                            Apolo Musageta, por orden de Flemática debo eliminarte. (Le clava una aguja en el corazón al muñeco. Apolo muere.) Biloca:                                   ¡Drusila malvada, no tenias  que eliminarlo. Yasleidy la tanteada, adiós. (Le clava una aguja en el corazón y muere.) LOS DOS ESTÁN EN EL SUELO Y ENTRAN TODOS. FRAY LORENZO PRESIDE LAS HONRAS FUNEBRES. Fray Lorenzo:                      Queridos hermanos: Hoy nos reunimos para decirle adiós a estas dos almas enamoradas Apolo Musageta, poeta, Yasleidy la tanteada hermosa y virginal,  el aor los unió y el amor los eliminó porque los odios que nacen de la idiotez humana son perversos y sólo llevan a las tristezas. ¡Oremos! Huraña:                                            (A Tosca). Es increíble cómo las personas arman unos líos por unas bobadas que no tienen nada qué ver. Tosca:                                   ¡Tienes razón! ¡Qué tontería! En lugar de vivir contentos llenan su alma de odio, rencor…. Si fueran como nosotras. Huraña:                                 Tienes razón, Tosca querida. Tosca:                                   Lo sé Huraña querida. (Se abrazan). Flemática:                             ¡Ay, mi niña, mi hijita! Con lo dulce que era. Si regresarás apoyaría tu amor. Metáfora:                              Ay, mi niño, con lo amoroso que era. Si regresaras apoyaría tu amor. Ivis:                                        ¡Drusila, Biloca, vengan para acá! Les di permiso para que jugaran, no para que los eliminarán. Melinda                                 ¡Ustedes no pueden hacer eso! Qué vuelvan al juego. ¡Ya saben qué hacer! Vamos, señora. (Se van.) DRUSILA Y BILOCA LE SACAN LAS AGUJAS A LOS MUÑECOS. YASLEIDY Y APOLO QUEDAN SENTADOS. Todos:                                   ¡Oh, milagro! Príncipe:                               Y este es el fin de una historia de amor imposible que gracias a la magia de la escena fue posible. Y si ven el amor por ahí, tratando de apoderarse de ustedes no corran, disfrútenlo. Sansón:                                Es tan bonito. Dalila:                                    ¡Sansón! Sansón:                                Sí mi, cielo. Dalila:                                    Dame un beso Apolo:                                    Yasleidy. Yasleidy:                               Sí, beso de santo. Apolo:                                    Dame un beso Todos:                                   (Suspiro cursi)  ¡Ah! SE ESCUCHA LA MELODIA DE CUANDO LA AMES MIENTRAS Y BAJA LA LUZ. SE PRENDE A UN COSTADO, UNA LUZ CENITAL EN LA QUE ENTRA EL PRINCIPE. Príncipe:                                          Diez años después. (Se apaga la luz). Apolo en off:                                    ¡Yasleidy, la comida! Yasleidy en off:                               ¡Yo no soy su manteca, que lo atienda su mama! MÚSICA ALEGRE PARA SALUDO.                                FIN.   Agosto 23 de 2015.                                                                
Textaleros
damian
Bunker
Andrs Vlez
cristhyan caizares  grupo 62
Josue Trujillo
Cristian Yordy Castro Vega
Cecilia Blanco
vilma.bobadilla
brisa
santina bertoni
Lili Lourdes Ordoez Morales
Jos Bernardo Duarte Alvez
Christian
Evelyn Dayan Avila Trujillo
Federico
Sarah Colque
Jim Salas Robertson
Sofia Elisa
Einshold
Geraldine Garca
azul yan marino
mercedes del carmen squire
Giako Reed
julio
Maria Jesus Oyarbide
Eliza Escalante
jean
martha utria
Rodolfo Santander Martin
Paula Varau
Apolo
Sebastin
Florencia
Maximiliano Rodriguez Vecino
jose paredes
JOHN KIRKBURTH
Roberto
Natalia
Angela Alejandra Contreras Torres
JOSE LUIS ARIAS AGUILAR
Lizbeth Rdz
Priscila Vargas
andres
Juan Esteban Espinal Velsquez
Luis Prez
Angela
Antonio
Pilar Mosquera
cristhian zuiga
Cristian Frau
Lucy Argelia
Diego Paredes
joshua.barcena.
Yuneis
Andrea Estefania...
Daniel Mastronardi
Greta Etura
Mara Rosa
Alejandro Martn
Dinayn
Paos
Cyzax
Felipe Seplveda
elida garcia
Humberto Roa Aguilar
LIXY
BaaL
Misa
Melisa Neu
Ossman
Gerardo Llamozas
Alex Caldern
Adrian Torres
elvira
kenia
Luz Margarita Cadavid Rico
Bernardita Parra
Angel
Prisionera de lafantasia
Samsagaz
Elisabeth Hormazabal
Leticia Souza
inocencio rex
Migue Quintero
rgonzalezvera11
Jennifer Sanchez Romero
karla barquero arroyo
Yathagua
Raymundo
Jessy
kazel96
Ailn
Julio Rivasplata
Sandra
yelamos
Alex Verplancken
Polo Piceer
Julieta
Andreievich
Solana Gentilini
Francisco Rapalo
STEPHANY RAMIREZ PARK
RENE ENRIQUE
Adam Ridnech