Textale es la red social de la expresión literaria
El sitio que te ofrece un espacio abierto donde puedes publicar todo tipo de textos y escritos en la red, presentándolos de la forma más óptima e innovadora, bajo ningún costo, a un público abierto, o a gente de tu entorno.



Regstrate gratis, tan slo toma unos minutos.
 /   / 
Registrate


Recientemente Agregados a Favoritos
A veces me visitay los ojos se cierran al afueraporque eligen mi adentroy grita en el vacío con la garganta muda y las venas vencidas,con su ausencia de vida me rodeatomado de la mano de todos mis fantasmas.A veces no lo encuentro,le gusta que lo llame -que le ruegue-mientras manda a un sicario que asesina mi oído.Otras veces lo rompo sin querercon un llanto impensado.
Eran casi medianoche cuando sonó el timbre, presurosa fui a abrir -Dijiste que llegarías a las 11.30 - te inquirí. Casi no alcanzamos a cerrar la puerta cuando la bata calló  desnudándome entre besos escandalosos. Así también saltaron los botones de tu camisa y a trastabillones llegamos al dormitorio. Caí en la cama de espaldas  mientras te desabrochabas el pantalón. En ese momento quedaste estático con tu boca y ojos abiertos al magistral espectáculo. Aún recuerdo tu mirada de asombro y éxtasis cuando me observabas desnuda bañada por la luna, luna llena, luna clara. Había una persiana entreabierta y la luz se cortaba dando sinuosas paralelas  sobre mi cuerpo. El asombro pudo más que la pasión. Te miré fijo para no romper la magia. Después de eso se desataría la furia...6.00 am, te sigo mirando a los ojos entreabiertos y opacos, un hilo de sangre aun se vierte de la mueca de tu boca. Otra mañana de limpieza. ¿Dónde dejé la bolsa de basura para tus restos?¿Dónde está el analgésico para el dolor de mandíbula? Me tengo que acordar que mis colmillos no son lo suficientemente afilados para los que eran tus bien desarrollados músculos.¡Maldita luna!... Daih.- (10/2010) Fotografía de Lucien Clergue 
INSIGNIFICANTE “Sufrieron los crepúsculos en los cielos como escalones conducentes al vacío, cuando despertó ella de su sueño y se supo tan insignificante. Insignificante como un alfil de ajedrez cabizbajo en medio de naipes de corazones. Insignificante como una vívida llama de vela en el luminoso resplandor matutino. …Pausó su marcha en la vida, pausó casi a la mitad, se sentó y a un diccionario quiso darle lectura para entender la vida y que un ilustre manual  mitigara su realidad.   ¡Ahora es hora! ¡Levántate y haz la danza perpetua al son de los seres del bosque! Desde sus ojitos revoltosos  un nuevo sueño proyectarás, que te ayude a sentir que no eres precisamente tan insignificante.”  
 ¿MANZANA EN PODREDUMBRE?  “Hey,tú…sí,tú… ¿Me temes? ¿Porqué me temes? ¿Acaso tu manzana prohibída fuí? ¿O fuí manzana en podredumbre? …Haz de elegir y guardar sublime  silencio… ¡Oh, mi artífice de ilusiones ilusas! Tuya es la fugaz desesperación que te acomete cuando mi respiración explota en tu piel y extraes del olvido tu pluma y algún rollo, y entonces glorificas tus versos a una princesa sin alas, sin alas ni principado.   ¿Qué podrías temer de mí? Si es facultad de príncipes, príncipes como tú, saciar su hambre exquisito tras devorar jugosas manzanas.   ¡Y he aquí el fruto en cuestión! ¡De sentires encumbrados de absurda insolencia! ¡Dándolo todo para recibir la nada! ¡Oh, mi artífice de ilusiones ilusas! ¡Mi príncipe de pupilas celestiales! ¡¿Qué habrías de temer de mí?! Si soy princesa de alas calcinadas, manzana que no has de comer…”     
Por la ancha ruta del marel barco llevó su singladurade la gloria de Atenasa la maravilla de Venecia. Deambulando por sus singularesespacios de marcado sello medievalnos sorprendió la noche mágicay, con ella, su ambiente inimitable: las callejas estrechas y oscuras,los canales y puentes transversales,las alargadas góndolas ligerasanimadas de cantantes y acordeones; las terrazas de restaurantes, cubiertaspor la oscura noche, semiiluminadascon velas encendidas y farolillosy orquestinas sobre tablados llenando el aire nocturnode música sublime: Bach, Mozar,Vivaldi..., y algunas melodiasde canciones modernas ya clásicas; pero la noche se hizo fantasíaen la bella Plaza de San Marcos,con su Basílica bizantinay su gótico Palacio Ducal; allí, con sus altas farolasde luz opaca, la portadade San Marcos semiiluminaday las fachadas, balcones y terrazas que cierran la insólita plaza,con múltiples farolillos encendidosy clásicas músicas diversas...queda el alma suspendida, como si hubiésemos entradoen el sueño románticode otro mundo y otra edad del que no quisiéramos despertar.        
Bogotá, agosto 6/2007 Señora Colombia E.      S.     M.   Distinguida matrona: Permítale a un viejo como yo de 72 años, dirigirme a tan digna dama. He sabido mediante los medios de comunicación, quienes se han dedicado a mostrar en televisión una figura que corresponde al desarrollo de una niña que llamará Bogotá y que se halla dentro de su vientre, es noticia bien importante. Siento que mientras unos estamos próximos a morir, otros están próximos a nacer. Creo que se aproxima mi hora de morir. Soy un anciano, que ya poco ve, mientras la ciencia avanza, yo decaigo, casi soy analfabeta, no sé manejar un celular, un computador y menos Internet. Quedarán mis hijos y nietos cuando yo viaje al país de las almas, ellos van al día con la tecnología, talvez ellos si puedan viajar a marte o a otros planetas. A mí sólo me queda cuidar mi salud y solicitar a la señora Colombia que se interese por el bienestar de los ancianos, que tenga en cuenta que no somos cualquier cosa, que hay ancianos casi sabios que pueden orientar a la juventud, que así como ha podido mejorar muchos lugares de este país, también se preocupe de los niños y los ancianos pobres a que tengan una vida digna. Dígale a su hija cuando nazca, que ayude a convertir a Colombia en el país de las maravillas, que no se quede atrás de nadie, que brille por sus actitudes. Recordaré que he pasado bien cada etapa de mi vida en mis diferentes estados, que ya no es hora de arrepentirme de nada, que mis enfermedades, tengo que asumir, y que no debo temer a la muerte.  He sabido disfrutar lo bueno y soportar lo malo, eduqué bien a mis hijos, ellos me superaron en estudios, en viajes, pero mi experiencia va más allá de la lógica. Bueno, pero volviendo al próximo nacimiento de la niña, ¡qué bien que yo muera y una criatura nazca!, ojalá que sea feliz, que disfrute de lo nuevo, lo avanzado, lo maravilloso y que comparta con todos sus hermanos la felicidad, las inclemencias y los problemas. Mi mala vista no ha permitido que escriba claro, las letras se me suben y no las puedo enderezar, pero ya una nieta acaba de escribir esta carta en el computador de ella. Gracias a mi nieta y saludes a todo el mundo.   Atentamente. LOLO PINTO FLORES        
Poseo un corazón con dialecto de selva y fluido de mar, Sentimientos de fábula que gustan de charlar con los encantos…Guardo una cicatriz que medra desde mis tinieblas, Que no deja de llorarme y reprocharme este silencio. Busco encontrarme con alguien en algún bar insípido y disonante, Y si hay fortuna, surgir como enjambre desde su garganta. Pienso beberlo en mi café y fumarlo desde mi vientre, Volar entre nubes oscuras y besos inocuos y táctiles.-Tus caricias biformes desconciertan, no distingo que buscan. Mi mar dejo de ser tu mar, tu olor dejó de ser el mío, Solo quedó un ramo de rosas teñido de noches ocasionales-. Tengo hambre de néctar masculino, de labios rotos, De calor y piel, de una voz acompasada a mi loca ansiedad.         Llevo sobre mis brazos el recuerdo lozano de una figura… Mi soledad hidrófuga huye de todo placer, a veces tiene miedo, No le gusta sentirse abandonada, mucho menos olvidada. Se acerca un tifón, lo presiento... Alguien a lo lejos guiñe un ojo…   Hay personas que nunca dejan rastro, tan solo son un tempo diferente en nuestra melodía... Battaglia21/09/2016 
      23 DE SETIEMBRE, DIA DE LA PRIMAVERA ENEL PERÙ                  MI CORAZÒN PRIMAVERAL. AUTOR : RAYMUNDO REYNOSO CAMA,. PERUANO.   Llegó la primavera y con ella vienen nuevas ilusiones, las mismas que nos llenan el corazón de emociones. Tiernas fantasías acarician las horas del amanecer, y se extienden majestuosas en cada atardecer.   Los aires tienen olor a cariño angelical…olor a flor. Los bosques se tiñen de verde, se llenan de amor. Los recuerdos se vuelven  finas y dulces melodías que transforman el pensamiento en lindas poesías.   Para ti este mensaje hermoso que sale de mi alma. guárdalo en un recodo de tu corazón en calma y recuérdame siempre con mucha insistencia, en  cada instante de tu hermosa existencia.
Recientemente Comentados
Bogotá, agosto 6/2007 Señora Colombia E.      S.     M.   Distinguida matrona: Permítale a un viejo como yo de 72 años, dirigirme a tan digna dama. He sabido mediante los medios de comunicación, quienes se han dedicado a mostrar en televisión una figura que corresponde al desarrollo de una niña que llamará Bogotá y que se halla dentro de su vientre, es noticia bien importante. Siento que mientras unos estamos próximos a morir, otros están próximos a nacer. Creo que se aproxima mi hora de morir. Soy un anciano, que ya poco ve, mientras la ciencia avanza, yo decaigo, casi soy analfabeta, no sé manejar un celular, un computador y menos Internet. Quedarán mis hijos y nietos cuando yo viaje al país de las almas, ellos van al día con la tecnología, talvez ellos si puedan viajar a marte o a otros planetas. A mí sólo me queda cuidar mi salud y solicitar a la señora Colombia que se interese por el bienestar de los ancianos, que tenga en cuenta que no somos cualquier cosa, que hay ancianos casi sabios que pueden orientar a la juventud, que así como ha podido mejorar muchos lugares de este país, también se preocupe de los niños y los ancianos pobres a que tengan una vida digna. Dígale a su hija cuando nazca, que ayude a convertir a Colombia en el país de las maravillas, que no se quede atrás de nadie, que brille por sus actitudes. Recordaré que he pasado bien cada etapa de mi vida en mis diferentes estados, que ya no es hora de arrepentirme de nada, que mis enfermedades, tengo que asumir, y que no debo temer a la muerte.  He sabido disfrutar lo bueno y soportar lo malo, eduqué bien a mis hijos, ellos me superaron en estudios, en viajes, pero mi experiencia va más allá de la lógica. Bueno, pero volviendo al próximo nacimiento de la niña, ¡qué bien que yo muera y una criatura nazca!, ojalá que sea feliz, que disfrute de lo nuevo, lo avanzado, lo maravilloso y que comparta con todos sus hermanos la felicidad, las inclemencias y los problemas. Mi mala vista no ha permitido que escriba claro, las letras se me suben y no las puedo enderezar, pero ya una nieta acaba de escribir esta carta en el computador de ella. Gracias a mi nieta y saludes a todo el mundo.   Atentamente. LOLO PINTO FLORES        
A veces me visitay los ojos se cierran al afueraporque eligen mi adentroy grita en el vacío con la garganta muda y las venas vencidas,con su ausencia de vida me rodeatomado de la mano de todos mis fantasmas.A veces no lo encuentro,le gusta que lo llame -que le ruegue-mientras manda a un sicario que asesina mi oído.Otras veces lo rompo sin querercon un llanto impensado.
Por la ancha ruta del marel barco llevó su singladurade la gloria de Atenasa la maravilla de Venecia. Deambulando por sus singularesespacios de marcado sello medievalnos sorprendió la noche mágicay, con ella, su ambiente inimitable: las callejas estrechas y oscuras,los canales y puentes transversales,las alargadas góndolas ligerasanimadas de cantantes y acordeones; las terrazas de restaurantes, cubiertaspor la oscura noche, semiiluminadascon velas encendidas y farolillosy orquestinas sobre tablados llenando el aire nocturnode música sublime: Bach, Mozar,Vivaldi..., y algunas melodiasde canciones modernas ya clásicas; pero la noche se hizo fantasíaen la bella Plaza de San Marcos,con su Basílica bizantinay su gótico Palacio Ducal; allí, con sus altas farolasde luz opaca, la portadade San Marcos semiiluminaday las fachadas, balcones y terrazas que cierran la insólita plaza,con múltiples farolillos encendidosy clásicas músicas diversas...queda el alma suspendida, como si hubiésemos entradoen el sueño románticode otro mundo y otra edad del que no quisiéramos despertar.        
Esta historia sucedió en un inolvidable viaje de verano, al corazón de la Selva Amazonas. Era la primera vez que viajaba a Brasil en busca de nuevas aventuras y nuevas gentes. Como siempre llevaba mi mochila y emprendía viaje en solitario con el afán de descubrir lugares, tradiciones y culturas. Sin duda este viaje lo recordaría por siempre.Cierto día decidí ir a conocer la Selva Amazonas, ese imponente lugar, lleno de naturaleza y misterio, alejado de la civilización. Si bien me habían aconsejado ir acompañado por un guía de turismo que conociera la zona, mi curiosidad pudo más y no seguí el consejo. Tardé cuatro horas en llegar mediante colectivo y barco hasta una zona deshabitada del Amazonas. Cuando ya estaba allí empecé a caminar, mirando todo atentamente a mi alrededor, los árboles, los pájaros, monos comiendo frutos en las copas de los árboles. Parecía un sueño hecho realidad, era muy afortunado de estar en ese momento allí; un merecido descanso vacacional luego de un intenso año de trabajo de oficina. Seguí caminando y caminando, cuando observé hacia el cielo y vi unas nubes amenazantes. Minutos después una gran tormenta se apareció de la nada. Empecé a correr para tratar de refugiarme en algún lugar, pues la lluvia y el viento eran cada vez más fuertes. El ruido de la lluvia chocando contra las copas de los arboles era ensordecedor. Llovió tanto que comenzó a inundarse el suelo del bosque. Me dirigí hacia una zona mas alta para intentar refugiarme. Estuve un par de horas bajo la lluvia hasta que finalmente se detuvo. Llegué a un lugar que me sirvió de refugio, era una especie de caverna, en donde había restos de una fogata y signos de que alguien hubiese estado allí. Por suerte había todavía gran cantidad de leña y hojas secas que me servirían para hacer una fogata, pues estaba mojado y con mucho frio. Luego de hacer la fogata y calentarme el cuerpo me acosté a dormir porque estaba muy cansado. Al otro día al amanecer, reavivando el fuego con algunas ramas logré calentar agua para tomar algo. Saqué un paquete de galletitas de mi mochila y ese fue mi desayuno. Estaba ya saliendo de la cueva cuando oí un escalofriante y familiar ruido, muy cerca de mis pies, era una víbora de cascabel que me miraba fijamente sintiéndose amenazada con mi presencia. Pegué un gran salto hacia atrás y en ese mismo momento la víbora tiró un mordiscón, por suerte al aire. Agarré apresuradamente una rama con fuego en la punta y luego de un rato pude lograr que la cascabel se fuera. Mi primer encuentro cercano con una víbora venenosa. Finalmente salí de la cueva, caminé y caminé durante horas, crucé arroyos, árboles caídos, sorteé varios desniveles del terreno hasta que divisé una gran cabaña en medio de un denso bosque, la cual tenía la chimenea humeante. Seguí caminando hasta encontrarme parado frente a la puerta y sin dudarlo decidi entrar. Cuando bajé la manija de la puerta no se abrió y supuse que debía estar con llave; entonces golpee la puerta para ver si había alguien allí. Me contestó una voz chillona como de anciana diciéndome .- Pasa hijo está abierto.- , cuando ni siquiera se acercó a la puerta para abrirme. Pasé asustado y le agradecí a la señora por haberme dejado entrar a su casa. La señora estaba sentada en una gran mesa redonda y murmuraba un sonido raro, mientras movía las manos en el aire. Comenzó a hacerme preguntas, mientras descubría una bola de cristal que estaba tapada con un brillante paño blanco. Al mismo tiempo que seguía susurrando palabras desconocidas movía sus arrugadas manos alrededor de la bola de cristal me dijo .- Ven hijo y siéntate a mi lado.- Cuando fui a sentarme a su lado, observé la bola de cristal y ahí estaba yo, en el momento que corría para refugiarme de la lluvia. Acto seguido apareció la víbora cascabel en la cueva cuando se sentía amenazada. Con una sonrisa maligna me dijo .-Te he observado desde que bajaste del barco.- .-Siempre la gente se pierde cuando viene por aquí.- Yo temblaba del miedo y me caían las gotas de transpiración de los nervios. Luego de un momento de silencio, cuando ya me repuse del susto, le dije.- ¿Como voy a hacer para regresar? y enseguida me contestó .- Tú camina, yo te iré mostrando el camino.- Le agradecí a la señora por todo y me fui de regreso adonde me había dejado el barco.Comence a caminar, caminé y caminé durante horas, hasta sentir que estaba totalmente desorientado, todo a mi alrededor, hacia donde mirara, era exactamente igual. Por momentos los senderos se cortaban en la selva y tenía que internarme en ella. Cuando dejé de caminar, miré hacia el cielo tratando de fijarme la ubicación del sol y recordar por qué lado había salido. En ese mismo momento, se me apareció la imágen de la misteriosa señora enfrente mio en el camino y con su voz chillona me dijo .-tienes que ir en esa dirección.- señalando el norte. Dudando por un momento, temiendo de ser engañado, finalmente decidí arriesgarme a ir hacia el norte.Al cabo de maso menos una hora desde la aparición, me topé con un pequeño arroyo que tuve que cruzar obligadamente para llegar al otro lado. Ni bien llegué a la orilla divisé a lo lejos una gran cabaña de madera. Habré tardado quince minutos en llegar y allí me recibieron dos guardaparques de la zona. Como ellos hablaban idioma portugués y yo muy poco tuve que hacerme entender para explicarles todo lo que había pasado: lo de la señora y la cabaña en el medio del bosque, la bola de cristal, la sonrisa maligna y el rostro en el camino. Ambos me comprendieron muy bien lo que les había explicado, pues se pusieron pálidos y me devolvieron una mirada escalofriante. Ambos hablaban nerviosos entre ellos hasta que uno de los guardaparques se dirigió hacia mi y me habló. Alcancé a entender algo de lo que me dijo: .-Esa es sólo una leyenda del lugar, no es verdadera. Nosotros conocemos todos y cada uno de los rincones de esta selva y no hay ninguna cabaña allí.-
  La calle por la que transitaba todas las noches para llegar a su casa estaba oscura, húmeda y fria. Roberto subió el cuello de su campera y chirrió los dientes contra su voluntad. Se detuvo ante una puerta. Tal vez era su hogar, observo por la ventana antes de entrar. Lentamente abrió la puerta y el frío de ese lugar heló su sangre. Prendió una luz y se dirigió enseguida hacia la estufa, pero de un momento a otro recordó que no funcionaba. Al mirar hacia el espejo vió como se reflejaban unas sombras macabras sobre las paredes de la habitación. Se encontraba tan aterrado que escuchaba el fuerte latido de su corazón. Cuando se dirigió a la habitación contigua escuchó unos pasos resonantes y temblorosos, que cada vez se sentían mas fuerte y cerca. Además pudo advertir un fuerte olor nauseabundo en el ambiente. Roberto estaba petrificado, no entendía que pasaba, aunque quería no podía encontrar explicación racional alguna. Estaba ya recuperándose cuando sintió que unas grandes garras lo tomaron fuertemente de los tobillos, tirandolo al suelo de forma violenta. El luchó para defenderse pero esa criatura poseía una increible fuerza. Cuando finalmente quedó sin fuerzas, el demonio se poseyó en su cuerpo. Desde esa noche, Roberto no volvió a ser el mismo de antes. Ahora recorre todas las noches los pasajes más oscuros de la ciudad. Según la policia de la zona, ahora comete asesinatos en serie.
 Cierto día estaban los animales del zoológico encerrados en sus jaulas, como siempre. Todos los animales estaban muy alborotados y nadie sabía lo que pasaba; pero yo sí. Ellos estaban planeando una fuga debido a los malos tratos que recibían por parte de los cuidadores y los guardias del lugar. Todos los días planeaban y planeaban. Hasta que un día el simio más grande y sabio tomó la palabra .-¡Tenemos que escapar de estas rejas y estar libres!, ¿no les parece?-. le dijo a los otros animales, y ellos le respondieron con gritos, aullidos y rugidos de esperanza y euforia. Llegó al fin la noche en que un monito, aprovechando que el guardia de seguridad se había quedado dormido, pasó entre las rejas y le sacó lentamente las llaves de las jaulas. Comenzó a abrir una por una, primero los leones, después los tigres y finalmente los osos y los gorilas salieron a buscar su libertad. .-Apurémonos a salir de aquí, antes de que alguien se dé cuenta-. dijo el oso pardo. Todos, los animales, cuando salieron del predio del zoológico, se encontraban caminando en una ruta solitaria sin saber adónde se dirigían. Caminaban en filas cautelosamente, siempre atentos alrededor, ya que todo esto era nuevo y desconocido para ellos. La mayoría había nacido y crecido en cautiverio, salvo los animales más viejos, quienes si vivieron en su hábitat natural. Al cabo de casi seis horas de caminata, cuando ya estaba amaneciendo, se toparon con una especie de aeropuerto y muchas pistas de aterrizaje. También había por lo menos cinco aviones de gran tamaño, seguramente aviones de carga. Al acercarse, escucharon ruidos de otros animales provenientes del interior de los aviones. Todos los animales, en especial los monos, estaban muy nerviosos al oír esos gritos y aullidos. No lograban entender que era lo que sucedía. Luego de unos minutos, vieron unas personas que se acercaban. Cuando ya estaban bastante cerca una mujer les dijo .-Si quieren los puedo llevar a África, todavía hay lugar para todos ustedes.- Los animales al escuchar semejante cosa, subieron inmediatamente sin dudarlo ni un segundo. Así fue que los aviones partieron y al otro día los animales se encontraban en la Sabána Africana, todos pensando que habían dejado atrás el cautiverio y su pasado. Habían llegado al lugar tan esperado, lejos de los malos tratos, el encierro y el griterío de la gente que les molestaban tanto. .-Ahora lo único que nos queda es adaptarnos a este hermoso lugar, nos tendremos que valer por nosotros mismos y perseverar, si queremos conseguir alimentos para sobrevivir.- sugirió el simio más grande y sabio.  Y así lo hicieron, a medida que fue pasando el tiempo los leones ya estaban cazando por sus propios medios y los simios habían encontrado a unos simios del lugar que finalmente los aceptaron como parte de su grupo. Ahora, todos se encuentran disfrutando de la libertad que no tuvieron durante muchos años.
Eran casi medianoche cuando sonó el timbre, presurosa fui a abrir -Dijiste que llegarías a las 11.30 - te inquirí. Casi no alcanzamos a cerrar la puerta cuando la bata calló  desnudándome entre besos escandalosos. Así también saltaron los botones de tu camisa y a trastabillones llegamos al dormitorio. Caí en la cama de espaldas  mientras te desabrochabas el pantalón. En ese momento quedaste estático con tu boca y ojos abiertos al magistral espectáculo. Aún recuerdo tu mirada de asombro y éxtasis cuando me observabas desnuda bañada por la luna, luna llena, luna clara. Había una persiana entreabierta y la luz se cortaba dando sinuosas paralelas  sobre mi cuerpo. El asombro pudo más que la pasión. Te miré fijo para no romper la magia. Después de eso se desataría la furia...6.00 am, te sigo mirando a los ojos entreabiertos y opacos, un hilo de sangre aun se vierte de la mueca de tu boca. Otra mañana de limpieza. ¿Dónde dejé la bolsa de basura para tus restos?¿Dónde está el analgésico para el dolor de mandíbula? Me tengo que acordar que mis colmillos no son lo suficientemente afilados para los que eran tus bien desarrollados músculos.¡Maldita luna!... Daih.- (10/2010) Fotografía de Lucien Clergue 
Poseo un corazón con dialecto de selva y fluido de mar, Sentimientos de fábula que gustan de charlar con los encantos…Guardo una cicatriz que medra desde mis tinieblas, Que no deja de llorarme y reprocharme este silencio. Busco encontrarme con alguien en algún bar insípido y disonante, Y si hay fortuna, surgir como enjambre desde su garganta. Pienso beberlo en mi café y fumarlo desde mi vientre, Volar entre nubes oscuras y besos inocuos y táctiles.-Tus caricias biformes desconciertan, no distingo que buscan. Mi mar dejo de ser tu mar, tu olor dejó de ser el mío, Solo quedó un ramo de rosas teñido de noches ocasionales-. Tengo hambre de néctar masculino, de labios rotos, De calor y piel, de una voz acompasada a mi loca ansiedad.         Llevo sobre mis brazos el recuerdo lozano de una figura… Mi soledad hidrófuga huye de todo placer, a veces tiene miedo, No le gusta sentirse abandonada, mucho menos olvidada. Se acerca un tifón, lo presiento... Alguien a lo lejos guiñe un ojo…   Hay personas que nunca dejan rastro, tan solo son un tempo diferente en nuestra melodía... Battaglia21/09/2016 
Ms Ledos
DEL  ALBAICÍN  AL  TUCUMÁN..............................................Por Alejandra Correas Vázquez  TUCUMÁN IIICÓRDOBA  DE  LA  NUEVA  ANDALUCÍA.............................................  Siglo XVI. Viaje al Tucumán.  Así concluyó su relato el viejo guerrero contemplando a su hijo nacido del cruce de su simiente mora con la simiente americana.   -"No volví a ver a Muzá, mi padre, ni a sus amigos Hixam, Zulimán e Isaí"- concluyó por último   A su alrededor en medio de la noche, lo rodeaban las crestas andinas con su corona de nieves eternas. Su hijo ya de pie, puso las manos sobre los hombros de aquél que fuera antaño Omar Ibn Muzá, ahora Juan de Granada, su padre, un encomendero español del Perú.   -"¡Levántate padre!"- díjole su hijo -"Yo no he venido solo, pues voy a un viaje largo y no deseo dejarte aislado en la soledad de esta Encomienda."  -"¿Vuelves a partir? ¿Has heredado mi destino aventurero?"- contestóle el padre  -"En cierta manera sí, pero no del todo...  Allá dentro de la casa te espera la antigua servidora del Sol Inti, mi madre, la virgen profanada. Y además mis tres hermanas que ya te han hecho abuelo, pues no deseaban para ellas el proyecto virginal. Sus esposos son españoles y te sorprenderá uno de tus nietos con cabellos color oro como el Sol Inti, pues su padre es un capitán vasco"  -"¡Esta sorpresa me deja mudo!"  -"Pues no quedarás mudo, ya que habrán de hablar todos largamente"  -"Y... ¿Hacia dónde te diriges en ese caballo airoso y enjaezado?"- volvió a preguntarle el padre al ver que su hijo había montado nuevamente  -"En dirección a la Cruz del Sur, pero siempre dentro de las tierras de este Virreinato del Perú, que es mi patria"- contestóle su hijo  -"¿Un largo camino acaso?"  -"Sí, es largo... Voy hacia el Tucumán. Allá, en esa gran provincia del sur de este inmenso virreinato, la vida comienza y se fundan ciudades nuevas donde antes nada existía. Quiero ser parte de ese nacer"  .........ooooooo.........  Los caminos iban abriéndose para el corcel y su jinete. Cordillera, altiplano, quebradas, pampas, fueron quedando a sus espaldas. El hijo de Omar Ibn Muzá no llevaba tesoros en sus alforjas. Llevaba su juventud. Muy lejos suyo habían quedado las pedrerías preciosas de Granada y los oros del Cuzco. Aquélla era para él, una historia concluida que se alejaba sin retroceso.  Este mundo nuevo, aislado, apartado de las grandes ciudades no sería fastuoso en fortunas materiales. El Tucumán se desarrollaría para otro proyecto, y el joven lo había comprendido antes de llegar a destino.   El arribo luego del lento y largo camino se produjo finalmente. La vida comenzaba para muchos en esta sociedad tucumana que aún no tenía forma. Todo era nuevo. Era el tiempo de la colonización, donde familias completas arribaban para poblar ciudades a las que había que fundar,  algo muy distinto al período de aventureros aislados como los que llegaron en otro tiempo, junto con su padre. Estos habitantes nuevos eran fundadores con esposas e hijos llegados de ultramar, instalando sus hogares en aquel escenario virgen e inexplorado.   El Tucumán era un territorio de destierro o de refugio, para un grupo cultural que había decidido apartarse de la historia de su tiempo. No tardó el joven en comprobar que existía en estas familias una clara herencia mora y hebrea, y él comenzó por curiosidad a hablar en lengua árabe -que bien conocía- con ellos, saludando al entrar con un "Salamu Aleikum".  Se iniciaba un proceso civilizador y lingüístico nuevo, donde el hablar "criollo" (como se llamaría más adelante) reuniría elementos quichuas (nativo) y árabes, junto con el buen castizo. Pues las palabras que los moros iban a transmitir en el Tucumán, no se hallaban incorporadas al castellano de España (que recibió otros aportes pero diferentes). Su inserción se produjo allí, dando pauta de la presencia morisca en los primeros tiempos coloniales.  El hijo de don Juan de Granada, conocido Encomendero del Perú, posó su mirada sobre aquel mundo en formación. Virginal y selvático. No podían saquearse templos, había que edificarlos. No podían devastarse palacios, donde sólo existía la sombra del Tala para refugiarse. Había que edificarlo todo ...pues nada había.  Había que trazar las calles. Amasar el adobe. Construir las chalupas para navegar por los ríos. Había que comenzar una vida ciudadana absolutamente de la nada. Contando al llegar, únicamente con un plano dibujado con excelentes medidas, salidas del escritorio de un ingeniero del rey. Y estas familias en la mitad del siglo XVI, habíanse empeñado en tal empresa buscando fundar una vida nueva, en esa soledad abismal que dispusieron elegir para sus hogares.  Y él que era hijo de dos profanaciones -Cuzco y Granada- de dos reinos saqueados, comprendió que su experiencia era inédita en tales términos. En vez de robar riquezas, había que invertir riqueza para esa construcción nueva. Todos cuántos al Tucumán llegaban traían dinero, eran inversores, lo que facilitó que sus ciudades, caminos, escuelas, monasterios e iglesias, se edificaran y prosperaran rápidamente. Su padre no fue menos espléndido con su hijo, pues habíalo provisto de una buena bolsa con monedas de oro.    Al pasar veinte años, en 1573, ya estaba casado y tenía dos hijos que  heredaron los ojos color oliva de su padre. Habían pasado sólo 81 años desde la capitulación de Granada. Su padre aún vivía con la mente clara y su altivez propia, pues la vida tranquila en el campo de sus últimos cuarenta años, como Encomendero, habíale otorgado esa larga duración. Cada cuatro años el hijo lo visitaba, dado que hacía un viaje al Perú llevando los productos de la fértil tierra tucumana. Para ello adquirió carretas, caballos, bueyes, y con su caravana estableció una buena base de progreso. Había heredado sin duda la capacidad comercial de su abuelo Muzá.   Transformado ya en un tucumano por derecho adquirido, vino a encontrarse con otra ...¡gran sorpresa!... Una expedición nueva extendería al Tucumán más allá de la Salina Grande, la cual hasta entonces era su límite. La dirigían un antiguo príncipe morisco y un capitán de origen hebreo nombrado gobernador, ambos de Sevilla, y ambos por cierto bautizados. Cuyos nombres y apellidos cambiados al castellano (como ocurría siempre) borraban su pasado. Pero eran "Cristianos Nuevos". Es decir, ambos estaban circuncisos igual que su padre, como exigen las religiones de Mahoma y de Moisés. Debido a que la Inquisición comenzaba a hacer estragos en el Perú, estos dos caballeros sevillanos, muy ricos -que compraron barcos propios en España y carruajes con caballos en Perú- buscaban fundar una ciudad muy alejada, pasando más allá del Salinar.  Pero detrás de ellos también escondíase un secreto. Sólo tres años antes, 1570, había fracasado el levantamiento árabe en la Sierra Nevada (Las Alpujarras) conducido por el príncipe Omar el Omeya (bautizado como Fernando Valor) quien instauró durante tres años un reino árabe, dentro de un reino español católico e intolerante. Fue abatido por don Juan de Austria. Un año después la batalla de Lepanto dio fin a las esperanzas orientales. Juan de Austria volvió a ser el vencedor, esta vez del Gran Turco.   En el llamado "Levantamiento de las Alpujarras" se enfrentaron dos ejércitos, venciendo el hijo menor de Carlos V. Pero el caso era que una gran población de familias habíanse afincado en la zona, ante la convocatoria del último de los príncipes Omeyas. Y pudieron eludir los cercos, bajando de allí por cantidad de pasos montañeses conocidos solo por ellos. Las Alpujarras se vaciaron en aquel momento, al ver todos la esperanza perdida. Fue para ellos "El Fin de la Esperanza". Este es el momento clave donde se produce una gran emigración hacia el Imperio Español de Ultramar, distribuida por todas sus colonias.  Los dos caballeros recién llegados al Tucumán traían para el joven una misiva de su padre, pues eran andaluces como Omar Ibn Muzá, hijos del Al-Andalus, como llamóse en su conjunto el reino árabe español. Se entiende con claridad que fue en lengua árabe todo el diálogo que entre los tres sostuvieron, para no ser escuchados por personas ajenas al proyecto. Por esto él no dudó en ponerse en camino junto a ellos, guiando la inmensa caravana de cuarenta familias que buscaban una nueva tierra para radicarse.   ¡Y la hallaron! ... El 6 de Julio de 1573. Una nueva Sierra Morena, muy semejante en color y forma a aquélla de Córdoba la Sultana, circundada por un cinturón serrano gracioso y nostálgico, fue el marco apropiado para fundar la ciudad de "Córdoba de la Nueva  Andalucía". La cual más adelante sería la más próspera de todo el Tucumán. En ella los Jesuitas cincuenta años después (1620) crearían la Universitas Cordubensis Tucumanae (Universidad de Córdoba del Tucumán, pues esta ciudad tiene dos nombres válidos) que fue la primera universidad de Argentina.   ... Pero todavía era sólo un proyecto ¡Había que edificarla!    ........oooooo.........  PD. El erudito don Juan Yasser, palestino, nacido en Jerusalén, radicado en Córdoba, realizó el estudio lingüístico sobre la ingerencia del árabe en el hablar criollo, e incluso entre las lenguas nativas del territorio argentino como ser el quichua y el guaraní, desde la época colonial. En una corriente separada al arabismo propio que contiene el castellano. Remítase a su obra para mayor interés.              
El mundo entero ha podido presenciar en vivo y en directo, por los canales de televisión, la última barbaridad cometida por los islamistas del fundamentalismo. ¿Amor?. ¿De qué clase de Amor hablan los del Islam?. Todos y todas hemos visto la clase de Amor que practican dichos brutos, bestias y salvajes que de hombres no tienen ni la apariencia y es hora de preguntarnos ¿dónde está el Amor de los islamistas?. Todos y todas hemos visto como mataban a latigazos a una pobre niña, porque niña era todavía, que había sido violada contra su voluntad precisamente por ellos mismos. ¿Llaman Amor a destrozar a una pobre niña inocente e inofensiva en base a latigazos y ante el jolgorio general?. Si no fuese porque es real estaríamos hablando de una película de terror. Y es que los islamistas del fundamentalismo y algunos no tan fundamentalistas también están intentando dominar al mundo a través del terror. Sin embargo Dios nunca olvida. Y no me estoy refiriendo a George Bush padre o George Busch hijo sino a Dios. Y Dios hará justicia. La sangre inocente derramada por esa niña se merece un castigo tan ejemplar que el mundo tiemble de miedo. La ira de Dios es la ira de Dios y cumplirá justicia. LOs bestias (porque no se puede decir de ellos que sean hombres) del funtamentalismo islámico nacieron en 1928 y fueron fundados por el inpresentable y detestable Hasan al-Banna. ¿Quién era este salvaje que basó el Amor en la barbarie machista?. Vamos a descubrir la verdad de este bruto. Hasan al-Bannā' (14 de octubre de 1906 - 12 de febrero de 1949; en árabe حسن البنا) fue un islamista egipcio, fundador de la Organización de los Hermanos Musulmanes de Egipto y padre del islamismo moderno.Pertenecía a una familia religiosa. Su padre, relojero de profesión, era diplomado de la facultad de teología de Al-Azhar. Dedicaba el tiempo libre al estudio de la Sunna (hechos y dichos de Mahoma, que son una de las principales fuentes para la elaboración de la doctrina islámica).Hasan al-Bannā' fundó su primera organización a los ocho años de edad, la Asociación por la Buena Conducta. Más adelante formó parte de una cofradía sufí. A los 16 años fue admitido gracias a sus conocimientos en materia de religión en la prestigiosa universidad de Al-Azhar en la que estudiara su padre. Por sus altas calificaciones el Ministerio de educación le ofreció una beca para ampliar estudios en Europa, pero Hasan declinó el ofrecimiento.Trabajó entonces como profesor en la pequeña localidad de Ismailía (الإسماعيلية), al noreste de El Cairo. En esta ciudad se fundó en 1928 la organización Hermanos Musulmanes, que respondía a la convicción de que sólo el retorno al islam podía liberar a Egipto de la colonización política y cultural británica. Hasan al-Bannā' abogaba por la restauración del califato, abolido poco antes, con la proclamacíón de la República Turca que daba fin al Imperio otomano, al que estaban ligados los últimos califas. En consonancia con esto, Al-Bannā' era panislamista, es decir, que creía más en una unidad basada en la fe islámica que en la identidad nacional: a la noción de watan (nación territorial, patria) contraponía la de umma (nación o comunidad de musulmanes). También era favorable a un islam integral, que no fuera una simple fe privada sino fundamento de la organización estatal, de acuerdo con el lema islamista al-islām, dīn wa-dawla: "el islam, religión y Estado".Los Hermanos Musulmanes conocieron un rápido auge. Hasan al-Bannā' se hizo un personaje muy popular gracias a su empeño en tejer una red islamista que actuara como un contrapoder frente al Estado egipcio: fundó escuelas, asociaciones de caridad, dispensarios médicos, bibliotecas y pequeñas empresas. En 1948 la organización ya contaba con dos millones de miembros y suponía una amenaza para la monarquía egipcia, sobre todo porque había empezado a organizar acciones violentas contra el estado. En la oleada represiva que siguió Hasan fue asesinado el 12 de febrero de 1949.Son tan bestias estos islamistas del fundamentalismo que hasta se asesinan entre ellos mismos. Todos hemos visto, en el mundo entero y a través de los canales de televisión, la brutalidad de unos hombres machistas que de hombres no tienen ni tan siquiera la apariencia. Y todo ello delante de muchos que se regocijaban viendo morir lentamente a la pobre niña inocente. Los unos por activos (los fundamentalistas) y los otros por pasivos (que se cruzan de brazos y no evitan el derramamiento de sangre inocente) no merecen la menor consideración de llamarles hombres. Yo, viendo lo que he visto ya en esta vida, me pregunto ¿dónde está el Amor que predican los del Islam?. Son tan poco hombres (los que matan como brutos y los que no hacen nada por evitarlo) que, después, cuando la Ira de Dios se desata, se ponen a lanzar gritos de locos, se ponen a gestualizar con gestos de locos y se ponen a llorar con lágrimas de locos echándose las manos a la cabeza para hacer más teatro.No. Mahoma no es Dios. Mahoma ni tan siquiera fue el Profeta de Dios porque... ¿de qué Dios están hablando los musulmanes que basan su presencia en el odio, el terror y la muerte?. Es ese el Amor que ellos dicen profesar ocultando las caras cuando el verdadero Dios aparece para hacer Justicia. Dios puede perdonar cuando de verdadero Amor se refiere... pero Dios no perdona ni va a perdonar jamás a los bestias salvajes que son sólo seres pero no seres humanos. Y no me estoy refiriendo, repito uan vez más, ni a George Bush padre ni a George Bush hijo sino a Dios Padre y Dios Hijo. Jesucristo es Amor pero Dios no va a dejar impune tal sacrificio de personas inocentes. ¿Dónde está el famoso Amor de los islamistas? me pregunto yo tanto refiriéndome a los atroces fundamentalistas como al resto de los machistas del Islam que tapan a sus mujeres hasta la asfixia, que arrancan el clítores de las sus niñas y que son simplemente machistas disfrazados de puritanos. Tan culpables son los bestias del fundamentalismo islámico (lo acontencido con la pobre niña inocente que sólo era una niña y además violada por ellos mismos) como los demás islamistas que se encogen de brazos mientras contemplan con sadismo y jolgorio tales abyectos crímenes sin hacer nada por evitarlo. Cuando me hablan del Amor de Mahoma sólo me entran ganas de vomitar y valga la expresión a pesar de su dureza porque los abominables hechos ni son productos del Amor ni tienen nada que ver con el Amor. Ya lo saben todos los islamistas (no confundir por favor islamistas con árabes) que van a ser destruídos por la Ira de Dios.¿Dónde está el Amor de los islamistas?. ¿Cómo puede un libro cualquiera, y me refiero al Corán de Mahoma, hablar de Amor mientras proclama la guerra santa?. ¿Dónde está Mahoma?. ¿Dando vueltas, montado sobre un caballo blanco, por todo el espacio interestelar?. ¿No será que se lo tragó un agujero negro por viajar tanto por el espacio?. Mahoma, para que se enteren los del Corán, está muerto. Los profetas del Amor no se encuentran en los libros del Corán. Los poetas del Amor se encuentran en los libros de la Biblia cristiana. Lo afirmo y lo reafirmo tantas millones de veces como sean necesarias.
  Dormidos están los sueños de prósperos días, sueños  que se aferran a la realidad, días que viven en los sueños. Dormidos están los sueños, que se gestan (en encuentros de amor), crecen intrépidos ante el futuro, escuchan, sienten y gozan en la oscuridad dulce del vientre materno. Y se hacen luz de gozo, sonrisas. Frágil son sus minutos, horas y primeros años, ojos celosos custodian su latir hasta hacer realidad la esencia de lo que es, su ser de ser.        
Recientes
Vivimos en una época en la que ya no podemos confiar en nada ni en nadie ¿Por qué creen que muchos de nosotros estamos constantemente en un estado de ataraxia? Para olvidar nuestro alrededor, porque sabemos que no todos en este mundo son capaces de darse cuenta de lo que hacen. Creen que son acendrados pero resultan ser superficiales e indecentes. Supongamos que llegas a conocer a una persona que resulta tener excelentes cualidades, tanto así que la adentras en tu vida y a lo largo del tiempo le vas dando la confianza que se merece, esa llamada “amistad”. En un lapso de tiempo más prolongado, crees que dicha amistad será inmarcesible pero no funciona así ¿Qué tal si un día decide dejarte e irse con otra persona que considera mejor que tú, quitándote todos esos momentos preciados que pasaste con él o ella y caer en total nostalgia? Mi resultado no es esparcir negatividad ni mucho menos hacerles creer que todos somos así. Quiero que entiendan que para tener a alguien a tu lado en las buenas y en las malas hay que saberlas elegir porque si no lo haces, terminarás siendo superfluo y quedarás mal contigo mismo. Quédate con las personas que consideres perfectas para vivir tu vida junto a ellas y finalmente crear un lazo inolvidable. 
Cientos de amigos en las redes sociales y nadie me escribe al menos que quieran que les resuelva la vida. En el liceo me topo con los típicos  “compañeros de clase” que no hacen más que estorbar mi camino, traspasando mi paciencia y llevándola a un mundo en el que soy capaz de cualquier cosa para no verlos más nunca. Llegar a casa y lo primero que ves es a dos seres gritando de esquina a esquina, esos dos que luego de pelear se preguntarán por qué nunca más les llamé “Padres”. ¡La cama de la imaginación! Esta que cada noche me hace pensar en mil cosas para luego elegir las mejores y hacerlas realidad. ¿Qué pensaré esta noche? ¿Cómo escapar de casa? O tal vez ¿Qué pasará después que muera? A veces quisiera suicidarme sólo para ver qué hay después de esta miserable vida. Estoy lista para esperar ese silencio en el funeral mientras admiro las hojas de los árboles moviéndose porque sé que nadie se dignaría a llegar. Si muero, me despido de un cuerpo aletargado y de un alma llena de nostalgia aglomerada durante tantos años. Por fin sabría que hay fuera de este mundo y eliminaría de mi vista a los que alguna vez me lastimaron. Iría hasta el último piso de mi edificio mientras el viento sopla fuertemente, no lo pensaría dos veces antes de llegar al borde de la terraza y luego, caer. Caer con una calma y decir “Recuerdo lo que viví, lo que escuché y las horribles cosas que pasé mientras los demás disfrutaban, ahora, es mi turno”. Segundos después, terminar rodeada de desconocidos pidiendo ayuda. Sé que aunque mi vida esté repleta de dolores y errores, sería lo último que haría. Tu vida vale mucho, recuerda que tienes una sola oportunidad. De los errores se aprenden, los dolores van desapareciendo y tú te vas volviendo alguien digno de existir.  -ND
Cientos de amigos en las redes sociales y nadie me escribe al menos que quieran que les resuelva la vida. En el liceo me topo con los típicos  “compañeros de clase” que no hacen más que estorbar mi camino, traspasando mi paciencia y llevándola a un mundo en el que soy capaz de cualquier cosa para no verlos más nunca. Llegar a casa y lo primero que ves es a dos seres gritando de esquina a esquina, esos dos que luego de pelear se preguntarán por qué nunca más les llamé “Padres”. ¡La cama de la imaginación! Esta que cada noche me hace pensar en mil cosas para luego elegir las mejores y hacerlas realidad. ¿Qué pensaré esta noche? ¿Cómo escapar de casa? O tal vez ¿Qué pasará después que muera? A veces quisiera suicidarme sólo para ver qué hay después de esta miserable vida. Estoy lista para esperar ese silencio en el funeral mientras admiro las hojas de los árboles moviéndose porque sé que nadie se dignaría a llegar. Si muero, me despido de un cuerpo aletargado y de un alma llena de nostalgia aglomerada durante tantos años. Por fin sabría que hay fuera de este mundo y eliminaría de mi vista a los que alguna vez me lastimaron. Iría hasta el último piso de mi edificio mientras el viento sopla fuertemente, no lo pensaría dos veces antes de llegar al borde de la terraza y luego, caer. Caer con una calma y decir “Recuerdo lo que viví, lo que escuché y las horribles cosas que pasé mientras los demás disfrutaban, ahora, es mi turno”. Segundos después, terminar rodeada de desconocidos pidiendo ayuda. Sé que aunque mi vida esté repleta de dolores y errores, sería lo último que haría. Tu vida vale mucho, recuerda que tienes una sola oportunidad. De los errores se aprenden, los dolores van desapareciendo y tú te vas volviendo alguien digno de existir.  -ND
Es que solo, espera dejame respirar dejames encontrarme de nuevo dejame sentir que no te he perdido a si como el sol se pierde en este gran cielo de olvidos; dejame lenvantar los pies para asi no volver a caer en las codicias de  los hombres que han perdido su capacida de amar si............ de amar 
                                                                          LOS SAPOS                               La casa de mi abuela quedaba en pleno centro de Montevideo, a pocas cuadras de la 18 de julio. No solo fue la casa de mi abuela,  sino que  fue mi lugar en el mundo durante toda mi infancia y adolescencia. Y no solo mío, sino de tantos otros, que como yo,  solíamos hacer escala y tomarnos un tiempito para disfrutar de la hospitalidad de la abuela.               La casa era muy grande y oscura, de principios de siglo, de pisos de mosaicos y paredes de mármol; tenía 11 habitaciones que daban a un patio muy grande central dividido por una cortina muy gruesa; arriba  había una casa semejante donde funcionaba una pensión. El patio estaba dividió en dos grandes ambientes, uno donde había una mesa larga y enorme  y otro que funcionaba como una especie de living de recepción para lo que había en el frente de la casa: el laboratorio.                  Heredado por mi abuela y su hijo,  había sido pionero en su época, un referente para los entendidos,  pero para cuando yo lo conocí ya estaba en franca decadencia, como detenido en otro tiempo y espacio, vetusto, devorado por la modernidad. Sin embargo siguió funcionando unos años más  y fue en ese tiempo  que nosotros coincidimos ahí, no solo acompañando a mi abuela,  sino  también ayudando con el laboratorio en lo que podíamos.                 Al final eran tan pocos los clientes que venían a hacerse análisis, que ya casi eran como de la familia; eso no duró mucho tiempo,  porque el laboratorio  terminó  cerrando sus puertas y mi abuela y mi tío  viviendo en otro lugar. Lo curioso fue que como mi abuela  se llevó  la línea de teléfono con su mismo número, sus clientes siguieron llamando durante muchos años. Lo que nunca me quedó claro  fue si los clientes amainaban por una cuestión de mercado,  o se morían por la mala praxis del laboratorio.                   Mi abuela hacia de  todo, atendía el laboratorio, limpiaba la casa y cocinaba a la noche para todos; los análisis los hacia mi tío auxiliado por un químico que venía siempre a la tarde.  Era un lugar de encuentro, yo me la pasaba tardes enteras viendo como trabajaban con esos aparatos que centrifugaban o esterilizaban los tubos de ensayo, que  luego nosotros después en la noche,  ayudábamos a lavar.             No todo era color de rosa en la relación de mi abuela con su hijo, formaban una extraña simbiosis, casi enfermiza,  donde él era como el amo de la casa, ella estaba a su merced día y noche, y mi tío, de punta en blanco, siempre listo para salir a la noche a reunirse con sus amigos. Ella hizo lo imposible para  retenerlo  en la casa, hasta le pateo posibles pretendientes  que rondaban el laboratorio. Recuerdo de una que llegó  tarde a la cita de presentación  en la casa y mi abuela le dijo: ¿estas son horas de llegar a una casa de familia? La mujer huyo despavorida y  nunca más volvió. Pero como dije antes,  no todo era color de rosa, había días en que él  no quería levantarse a trabajar y había que llamar a un reemplazante de urgencia y otros donde lo hacía  directamente de pijamas.                 Dejando de lado su historia con mi tío,  mi abuela era un pan de dios, se desvivía por todos nosotros,  hasta nos traía el desayuno a la cama, e iba de un lado para otro de la casa, de la cocina al laboratorio ya desde la mañana, (cuando los pacientes se sacaban sangre),  hasta las últimas horas de la noche,  cuando estos venían a buscar el  ansiado resultado. Recuerdo  que la puerta tenía una chicharra muy especial que se escuchaba hasta desde el fondo de la casa donde estaba la cocina,  entonces mi abuela,  ni bien sentía el timbre, dejaba sus quehaceres y recibía a los clientes con el delantal sucio de comida.             Casi no se almorzaba en la casa  porque mi tío se levantaba muy tarde; apenas desayunaba  ya se iba para el frente a trabajar. El momento más importante era la cena,  la que mi abuela  preparaba desde la tarde para que todo esté en orden. De vez en cuando había comensales invitados  lo que la hacía más amena. Siempre recuerdo que para el postre  mi abuela  preguntaba todas las noches: ¿compota o  helado?, y nosotros como siempre le decíamos helado  entonces con el tiempo ya no traía la compota hasta que un día para la sorpresa de todos mi tío dijo ¡compota! Y como mi abuela no tenía,  mi tío dio un golpe en la mesa se levantó y se fue.           Ahora sí y yendo al grano en este cuento, me referiré a lo de los sapos. Como ya dije antes,  el laboratorio era anacrónico, utilizaba  métodos para sus análisis  ya perimidos,  y uno era precisamente  el que usaba con los sapos, el test de embarazo. En el fono de la casa había un enorme patio que daba a un tragaluz donde había unas jaulas de madera llenas de sapos raquíticos; casi todos los días  tomaban a uno y lo llevaban para el laboratorio. Eran tan flacos  que no volvían del viaje al laboratorio. Nunca entendí de qué se alimentaban.                  Pero una noche ocurrió algo a lo que nunca le encontré una explicación. Ya habíamos cenado  y mi abuela  ya estaba por irse a dormir  y mi tío a salir de parranda, cuando  de repente sentimos  un enorme alarido que venía del fondo, del lado de la cocina.  Corrí  en dirección al patio de atrás y veo a mi abuela en el piso  rodeada de sapos  que saltaban  en todas direcciones. Yo mismo pise a uno y resbalé. Mi tío trató de matarlos a escobazos  pero se escabulleron por toda las habitaciones.                  Algo extraño había ocurrido, alguien misteriosamente había abierto las jaulas  y la puerta del fondo y los sapos se había escapado. Lo primero en que pensé fue en los vecinos de la pensión del primer piso. No eran precisamente nuestros amigos, cada tanto había problemas con los patios, pero desistí de esa idea  cuando recordé que en esos días estaba deshabitada.               Mi abuela quedó  tendida e invalida por mucho tiempo debido al golpe que se  dio en la espalda, lo que desmoronó  aun más al laboratorio.  La venganza de los sapos  se había concretado, eran cientos y saltaban por doquier  y se escondían por todos los rincones de la vieja casona.  Con el tiempo  fui elaborando la única teoría posible, y es que había sido mi tío en venganza de mi abuela, venganza que solamente el sabia porqué la llevo a cabo.            Hoy en día hay un edificio muy alto  y moderno en esa esquina, sin embargo  y esto lo supe muchos anos después,  los inquilinos no quiere seguir viviendo en ese edificio. Todos se quejan de lo mismo,  de los sapos que se les aparecen  a la noche en el corredor.                                                                                                                                                                                    .                                                  
A veces me visitay los ojos se cierran al afueraporque eligen mi adentroy grita en el vacío con la garganta muda y las venas vencidas,con su ausencia de vida me rodeatomado de la mano de todos mis fantasmas.A veces no lo encuentro,le gusta que lo llame -que le ruegue-mientras manda a un sicario que asesina mi oído.Otras veces lo rompo sin querercon un llanto impensado.
No creo en dios, sí así, expresado con minúscula, porque para mí, el "todo poderoso" sólo es un concepto creado al cien por ciento por el hombre. Estoy de acuerdo con Hitchens, dios no creó al hombre a su imagen y semejanza, fue al revés. En un principio,  para explicar los inexplicables fenómenos naturales, después como la personificación del reposo esperanzador cuando abandonemos esta vida llena de sufrimiento y finalmente, como un arma muy efectiva para la manipulación, el control, la conquista y la justificación de los hechos más atroces de la historia humana.         El argumento más trillado para sostener la no existencia de un ser supremo, es afirmar que si existiera un dios,  las injusticias, envidias y odios entre los seres humanos,  sencillamente, no existirían. Un ser todopoderoso, bondadoso, nunca permitiría una competencia tan injusta. No estaría conforme con que los débiles fueran siempre aplastados, sentenciados, humillados, que dicho sea de paso, generalmente son los más devotos y fieles al concepto de "diosito" junto con todos sus asistentes, santos, vírgenes y ángeles.         Por otro lado esta la versión de que si dios existe, es un ente muy ruin, mezquino e injusto, porque no es comprensible que el controlador de todo lo visible y lo invisible, padre de todos nosotros, sea capaz de permitir tal nivel de desigualdad y repugnancia entre sus hijos, entre sus más fieles seguidores, alabadores e incluso, entre los más fervientes promotores de su misericordia. No es posible que exista un ente que, a pesar de ser alabado hasta el exceso y con desgarradores sacrificios, sea tan injusto e indiferente al dolor humano y de otros seres, que supuestamente él también creo.         Si existe, es un ente despiadado, porque mede el nivel de la fe de sus seguidores por su resistencia y aceptación del dolor y de las penurias,  además, de su grado de convencimiento, se quiera o no,  de que todo lo malo que sucede es por su culpa, ¡por su gran culpa!           Sin embargo, los creyentes pueden vivir tranquilos. Se ofrece al final del camino un cielo lleno de paz y alegría como recompensa. Un jardín cómodo, reconfortante. Es muy conveniente saber y desde luego dar por hecho, que después de esta vida tan miserable y llena de sufrimientos, los que han se han esforzado por ser obedientes y buenos, serán recompensados, los malos, los desalmados que se atrevieron a pensar de otra manera y nunca obedecieron las reglas, pagarán por sus faltas y abusos. Sin embargo, existe la posibilidad de que incluso estos despojos de la humanidad también gocen del edén, sólo hay un requisito, que antes de su último suspiro, haya un arrepentimiento "sincero", no convenenciero, sincero y sin más, serán perdonados. Esta es una situación increíble, pero más que increíble, muy injusta para los buenos, los fieles, que nunca violaron las reglas ni se desviaron un centímetro de su ruta hacia el señor. Que vivieron vidas patéticas sin quejarse y aceptando lo bueno y lo malo que les mandaba dios con resignación, obedeciendo y aceptando estúpidos lineamientos de toda índole. Ahora también tendrán que aceptar que los hijos de perra, que nunca respetaron nada, al final con un arrepentimiento muy subjetivo y un simple, "me equivoqué", librarán las penurias del infierno.          Lo anterior sólo puede ser calificado como una gran estupidez. La realidad es que después de esta vida, todos, tanto los más buenos, los santos, los milagrosos, los altruistas, los que se quitaron el pan de la boca para dárselo al más necesitado, los que pusieron la otra mejilla y los más malos, los que robaron, mataron, violaron, los pederastas e incluso los sacrificaron en nombre de dios, simplemente desaparecerán de la faz de la tierra y nada más sucederá. Fin de la historia. Todos los muertos han desaparecido para siempre y nosotros también desapareceremos es la ley natural. Lo siento mucho por los creyentes en una vida mejor después de esta.              Por favor entiendan, la vida es una temporalidad repleta de coincidencias que suceden una tras otras y cualquier desvío lleva a los que coincidimos a seguir por este laberinto de sucesos que sólo se detiene con nuestra desaparición, léase, muerte. No hay más.         Si dios existiera, el mal, con todas su ramificaciones y consecuencias, no podría existir. Para un dios que pregona, "amos los unos a los otros" y que promociona nuestra imperfección y su  preponderancia, la premisa, "el que esté libre de pecado...etc.", debería ser el máximo justificante ante  la continua repetición de nuestros errores y omisiones y siempre ser perdonarnos por esta falta. Por otro lado, está la simpleza con que podemos llegar al error, esto da al traste con la omnipotencia del ser supremo por haber creado un ser tan defectuoso, tan endeble, vulnerable y deprimente.          Para un ser perfecto, una falta de calidad tan evidente, es imperdonable. Nadie capaz de cometer tal falta, puede llamárse "dios", ni siquiera con minúscula.          ¿Para qué la mezclar lo bueno ? ¿Para qué el libre albedrío? ¿Qué intentaría probar el supuesto ser supremo, el perfecto? ¿Se divierte probándonos? Sería un dios ruin, por lo tanto lo único que puedo concluir es que estamos solos, por nuestra cuenta ya algún día despareceremos.            Son muchos cuestionamientos, pero para una introducción, son suficientes. Es momento de irme directo a lo que quiero tratar el tema que hoy ofende a la sociedad conservadora mexicana, los matrimonios igualitarios.
Queridos Administradores de TEXTALE. com.-¿Cuándo subiran las fotos?Cariños, saludos y abrazos.Atentamente.Daih.- 
Textaleros
Charlot
irazema morin
Edgar
Miguel Carlos
juan jose lopez falcon
daiana
Ana Miranda
misiva
Dante
Danniela Montiel
Perla
mariafernanda.z
jos  Morales
Alvaro Rivas Godin
Roberto Ortiz Colunga
Gnesys Malav
Mckoll
Juan Carlos Maldonado Garca
Renan
viviana buitrago
Carmen Gil
Jeniffer
Basavana
Alex Leonardo Campos Muoz
kryiu
romario lozada
Maria Jose
Florangel
Verito.Vero.Sal
paul caicedo
katerin fuentes mora
Mauricio
Pablo Jos Luis Cepeda
valerya arias
Nicanor Henriquez
HECTOR ARTURO
ShiroiXneko
Hctor
Sasha
martha lucia
Olash Quintanar
Manzana
Claudia Griselda Rodriguez
Mar
kay castillo
Matias nevermind
julieta.saavedr
Camilo Martinez Arturo
sarai ballera
Lilian Vides
israel
Douha El Azhari
kelly
Franco Nadales
Daniel Almonacid
carlos
Ivn Javier Londoo Rueda
Booboo Glass
sandra
gissell
itzel
Saul Bazaldua
Christian Andrs Reyes Daz
Camila Paz Pinto Barahona
Josefina Camacho
yenifer lozano
Viviana
Montsse LaiiMoOn SnChez
Diana Yaneth
Manuela
karazeiandrei10
estela
Priscilla Crez
JUAN PABLO
Kitten
Maiden Blank
luna
Gina Rincon
Mariano Antonio Caccire Valenzuela
Franchely
Ausencia
roxana gonzalez
Maximiliano Del Rio Valencia
Robusto Sencillo
Ivn Domnguez Leal
Marita Maidn
karina gudalupe
Sonia
iara
Cecilia ReichelBauman
Juan Valderrama
fahir orlando moreno patio
Camila Muoz Paiva
nadimdavid
Patricia Corts Alvarez
juan
vernica pec
monika caraza
Andrs Mara Garca Cossio
Angel
Edgardo P. Almanza
luz dary
Yamilex Aponte
eduardo