Textale es la red social de la expresión literaria
El sitio que te ofrece un espacio abierto donde puedes publicar todo tipo de textos y escritos en la red, presentándolos de la forma más óptima e innovadora, bajo ningún costo, a un público abierto, o a gente de tu entorno.



Regstrate gratis, tan slo toma unos minutos.
 /   / 
Registrate


Recientemente Agregados a Favoritos
  LA RUPTURA-   MIA   _¿Cuándo dejaste de creer en él? _Fue poco a poco, vas viendo detalles que te hacen pensar. La gente se callaba cuando yo estaba cerca... _Ya, siempre es así. _Pero tú lo sabías y eras mi hermana, me tenías que haber dicho la verdad. _Ya y lo siento. Pero todos me decían que no dijera nada. Lo siento. _Yo confiaba en ti y me dejaste con la mentira. Y fue mi mejor amiga la que me dijo que preguntara a mi madre que ella lo sabía. ¿Y sabes? Le pregunté. Y fue capaz de mirarme directamente a los ojos y mientras me retiraba un mechón de pelo me animó a que siguiera confiando en él. Su voz melodiosa, cálida, cargada de seguridad me atrapó de nuevo . _Pero algo te decía que pasaba algo. Que te mentían y lo cubrían unos a otros. _Tal vez por las miradas que se hacían mirándome de reojo. Tenía la sensación de que todo el mundo sabía algo menos yo. _ Y es así, es verdad, nadie quiere contar la evidencia por miedo a no sé, tal vez para no hacer sufrir o porque a lo mejor no lo aceptas y quedaríamos de tontos. _Puede ser pero nos acostumbramos a tapar aquello que no sabemos desvelar. Y vamos viviendo descubriendo dobleces, nada es lo que parece y encima ponemos como máxima "la confianza". _Vale, y entonces... _Una noche que tenía que venir, me hice la dormida y esperé a que llegara. Pasaron más de tres horas cuando al fin se abrió la puerta de mi dormitorio. El corazón me latía con fuerza, los ojos no conseguía mantenerlos cerrados, oí sus pisadas que se acercaban a mi cama. Y la emoción me pudo y encendí la luz. Ahí nos quedamos como pasmarotes cara a cara mi padre y yo. Mi padre con el regalo en la mano y yo con mi brazo debajo de la almohada sujetando con fuerza el diente, nuestras caras lo decían todo... Dejé de creer y rompí con el ratoncito Pérez  
LA CITA DE INTERNET MIA             ― Por fin nos conocemos cara a cara. Y puedo decirte que en directo eres más atractiva que en fotos, espero que no te hayas desilusionado conmigo. Veo por tu sonrisa que también estoy mejor que en las fotos y como te dije, para mí, el deporte es esencial. La genética influye, tener padre alemán y madre española es tener una combinación explosiva de pasión y fortaleza.             ¿Sabes? Yo sé lo que queréis las mujeres. Dame tiempo y te llevaré al cielo. No lo digo en broma.             Aquí donde me ves he conseguido estar libre de mochilas sentimentales y hoy por hoy soy feliz disfrutando de cada instante, aunque haya pasado por una historia íntima muy fuerte. Te la he de contar para que veas que es verdad lo que te digo y puedas valorar la madera noble de la que estoy hecho. Puedo dar una imagen de conquistador, mis ojos azules turquesas ya me han dicho que hipnotizan y recuerdan al mar de Caribe. Soy educado, tengo cultura y me es fácil ser cercano, no soy tímido y tengo un puntito algo canalla, que me hace irresistible. No te voy a engañar, en el pasado he jugado con algunas mujeres sin importarme el daño que les ocasionaba e incluso me resultaba halagador. He madurado y se lo que quiero. En una cita anterior, llevaba sentado media hora escuchando a la chica hablar sin parar, cuando me dije “Y yo, por qué he de estar aguantando esta situación. Y por qué debo estar aquí si no me apetece” Me levanté sin timidez. ”Me tengo que ir”. Eso sí, pagué las cervezas, ni dejé que me preguntara. Monté en mi moto, es la que mejor me entiende, se acopla a mí y me lleva a velocidades de vértigo, pura pasión, es mi amante como yo la llamo, y desaparecí. La verdad es que era una egoísta, solo hablaba de sus historias, no me tenía en cuenta.             Bueno, te cuento, que no quiero irme por otros derroteros. Yo llevo tiempo en esta aplicación desde que me divorcié. La utilizo cuando necesito conocer a alguien. Tomarnos un café y ver lo que surge. No estoy cerrado a nada, pero mientras no aparezca algo serio, tener un encuentro pasional sin importancia, pues mira…             Y fue el año pasado cuando la conocí en esta aplicación. Estuvimos dos semanas chateando hasta que quedamos. Fue verla… esos grandes ojos de color caramelo, esa melena larga, lacia, de un color azabache que resaltaba su piel blanca. Esos labios finitos que sin pintar ya eran de un color carmesí, pensé inmediatamente que si alguien podía hacer el papel de “Carmen” esa tenía que ser ella, Isabel. Muy pequeñita y frágil pero de un carácter fuerte, femenino y sensual, te entraba por la mirada pero se te quedaba en el estómago, en la piel y sobre todo en tus sueños. Esa misma noche la hice mía. Te puedo asegurar que lo que sentí no lo había sentido desde la adolescencia. Ni con mi mujer. Fue todo, olerla, sentirla, cubrirla, protegerla, desearla, me podía todo ella. Fueron días y semanas que cada momento que pasaba con ella se hacía más intenso. Llegó un momento que cogí su cara y mirándola a los ojos, lo dije. Me salió con todo el sentimiento. Te amo. Estoy enamorado de ti. Ella se quedó sin habla, no contestó. No se lo esperaba. En un pasado, su marido le había sido infiel y ella lo perdonaba porque le aportaba una sólida vida de comodidades. Pensó que así eran todos los hombres. Yo la miré a los ojos y vi ese brillo de emoción y de amor como el que yo sentía. No hicieron falta palabras para saber que estábamos sintiendo igual. Nunca he sido tan feliz. Y no se me caen los anillos si te digo que volvería a hacerlo. Vivir la vida sin sentir lo que yo he sentido, es no vivir. La gente se pasa toda la vida esperando a tener una historia como la mía y muere sin haberla saboreado. Yo he tenido ese privilegio.             Ahora viene la parte amarga. Llevábamos un mes desde que nos conocimos cuando empezó a tener problemas económicos. Me pidió ayuda. Yo no tenía dinero, por no decir que no llegaba a final de mes sin entrar en números rojos. Hice un esfuerzo y le di un poco, ella me dijo que tenía un embargo y necesitaba 6000 euros, urgente. Yo no tenía ese montante, pero sin tener nada, se los iba a conseguir. Pedí un préstamo. Se lo dije. No poseía ese efectivo, aunque sin tenerlo lo iba a obtener por ella. Pasó más de una semana y se retrasaba el abono solicitado al banco. Ella se puso histérica. Que si la amaba y era un verdadero hombre hubiera vendido la moto, era más rápido. Yo lo hubiera hecho pero llegar a ese extremo cuando el banco me daba la oportunidad… No razonaba. Unos días más tarde me llamó, ya no hacía falta ni mi ayuda, ni estar juntos…  Ella había llamado a una financiera y lo había conseguido. Y yo en cambio había optado por esperar respuesta del banco en vez de sacrificar a “mi moto”, eso quería decir lo poco que yo me implicaba y me preocupaba, Que nunca más volveríamos a estar juntos y que me olvidara de ponerme en contacto con ella, hombres como yo, no deberíamos existir. Imagínate como me dejó. No conseguí hacerla entrar en razón. El mundo se me cayó encima. Estuve un mes con un vacío interior que ya me indicaba algo: Estaba muy enamorado de ella. Lo volví a intentar y nada. Luego la vi con otro hombre. Que pronto se había repuesto y yo como alma en pena.             Durante meses descubrí todos los amigos que tenía. Me llamaban para salir de marcha. Me hicieron ver lo desagradecida y mala que era. Un amigo me llamó y me dijo que me fuera con él a Ibiza que en cuanto viera tres tangas se me pasaría la tontería. Yo no podía, pero vi cómo se preocupaban en sacarme e incluso en presentarme a alguna amiga. Puedo estar muy orgulloso de ellos y de mi familia. Mi madre me confesó que nunca le había parecido que esa chica fuera para mí. No le daba buenas sensaciones, tal como luego se vio. Poco a poco fui restableciéndome y a quererme mucho porque me había dado cuenta que lo que me faltaba era autoestima. Y mira, ya ha pasado más de un año, tal como te he dicho estoy centrado, a gusto y equilibrado. Si he pasado algo tan duro ya no hay quien me derribe. Ahora ya tengo claro lo que quiero: Una mujer que esté por mí, que sepa ver todo lo bueno que llevo dentro porque he salido de esto sin amargura. Dice ya mucho de mí, la buena madera de la que estoy hecho: no tengo rencor, no miro para atrás, ni me lamento, ni quiero nada malo para ella y soy feliz. Solo vivir, fluir, sentir equilibrio, nada de estar alterado. Necesito alguien que no sea tan princesita como ella, que este a mi lado y quiera hacerme la vida fácil. Que se muestre cariñosa y que no esté pensando en ella misma. Estoy seguro por lo que hemos hablado que tú eres esa mujer. Viajaremos a lo largo del mundo, por la noche cuando vuelva del trabajo veremos la televisión con una mantita, los fines de semana montaremos fiesta en mi casa para ver el futbol. Mi familia te querrá y te llevaré en mi moto saboreando la velocidad muy pegadita a mi. Seremos muy felices, tu eres esa mujer, lo sé porque soy muy intuitivo. Veo cómo eres sencilla, divertida, feliz y transparente. ¿Qué te parece?             ― Vete a la mierda
Isaías 53:4-5 Reina-Valera 1960 (RVR1960)4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados./Miqueas 7:18-19 Reina-Valera 1960 (RVR1960)18 ¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia.19 El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados./ Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio.Hechos 3:19 | RVR60 /Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan.Hechos 17:30 | RVR60 / Mas por tus muchas misericordias no los consumiste, ni los desamparaste; porque eres Dios clemente y misericordioso.Nehemías 9:31 | RVR60 / Nahúm 1:7 Reina-Valera 1960 (RVR1960)7 Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían./ Salmos 103 Reina-Valera 1960 (RVR1960)Alabanza por las bendiciones de DiosSalmo de David.103 Bendice, alma mía, a Jehová,    Y bendiga todo mi ser su santo nombre.2 Bendice, alma mía, a Jehová,Y no olvides ninguno de sus beneficios.3 El es quien perdona todas tus iniquidades,El que sana todas tus dolencias;4 El que rescata del hoyo tu vida,El que te corona de favores y misericordias;5 El que sacia de bien tu bocaDe modo que te rejuvenezcas como el águila.6 Jehová es el que hace justiciaY derecho a todos los que padecen violencia. (La Biblia)
 ¿Quién eres?   El verdadero descanso consiste en “renunciarse” a uno mismo, aceptar que ser feliz o desgraciado carece de toda importancia.                 Theilhard de Chardin   Algunas veces tras de mí, otras empequeñecida, auto anulada, postrada a mis pies dándome la oportunidad de pisotearla. Luego, enfrente se engrandece aterradora. Cierro los ojos para ahuyentarla y ¡lo logro! Pero al abrirlos ella reaparece insistente en remedar mis movimientos. ¡Maldita! Ha terminado por darme miedo, lo que me recuerda un lugar común: Lo único que debe darte miedo es el miedo. Entonces con tono bravucón la interpelo: ¿Qué quieres de mí, por qué me persigues obsesiva? No contesta, eso me envalentona y recuerdo un dicho de un tal Kalutavon: “Lo que en verdad debe darte miedo, incluso aterrorizarte, es no saber a qué le tienes miedo”. ¡Carajo!, tiene razón el tipo ese, primero debo saber quién o cuál es la causa de mi miedo. Insistí entonces en preguntar: ¿Quién eres? Esperé impaciente por una respuesta y, desde la esquina de mis miedos, empotrada en el sótano del sótano de mis dudas, creí escuchar esta enigmática respuesta: “Fui tu pasado, soy de esta época y te acompañaré en tu futuro”.  ¡Órale! Pero que insistencia la tuya, contesté como en un acto reflejo. Como Don Juan en la Escena V de la obra de Zorrilla, ¡Cielos! ¿Qué es lo que escuché?/ ¡Hasta los muertos así/dejan sus tumbas por mí! (…)  Luego se hizo un silencio quejumbroso, acompasado por la percusión a ritmo afrocubano de mi enloquecido corazón. Corrí, corrí sin dejar de gritar, mientras aceleraba el ritmo de mis piernas se acrecentaban los retumbos de mi víscera cardiaca hasta que algo dentro de mi estalló en mil pedazos. Luego desperté entre la lúgubres de las sombras, alguien, no sé por qué motivo abrió una puerta a manera de tapa y… ¡Ahí estaba!, debajo de mí mostrándose a medias. Ya no grité ni pude moverme, al fin la reconocí… ¡Era mi sombra!, que sin decirlo, proclamaba que me acompañaría hasta en la muerte. 
Tomé el lápiz, y mientras todo lo demás se iba desvaneciendo, las palabras que ansiaban salir de mi empezaron a brotar. Miles de ideas, que hacia meses peleaban por ser escuchadas mas no escritas, porque escribirlas las hace reales y no hay nada mas aterrador que vivir tus pesadillas sin poder despertar, buscaban el foco de luz que se encendía de manera intermitente en el enorme teatro que era mi cabeza. Buscaba sincerarme y he aquí el resultado. Pensé en él mientras las letras se iban dibujando en el papel, en él, la creatura mas dulce que he conocido, mi lugar favorito para descansar, mi motivo de risas ilógicas y mi abrigo en los días más fríos. Él, que derrumbó mis muros, que con paciencia y cariño se quedó y observó cada una de las partes más bellas y oscuras de mí. Él, que se dejó querer y que me ofreció su mano mientras el miedo invadía algunos de mis días. Él, que soñó a mi lado, que reía con mis locuras momentáneas y que escuchaba cada una de mis ocurrencias, reales o imaginarias. Él, la persona por la que quería ser mejor cada mañana. Pensé en él, en su sonrisa, que me sacaba de orbita cada vez que le miraba disimuladamente mientras conducía, en sus manos que llegué a besar innumerables veces y al mismo tiempo insuficientes. En su voz que convertía todo en luz, que tenia la capacidad de mantenerme anclada a tierra y al mismo tiempo hacerme volar en las nubes de algodón, esas con las que soñaba de pequeña. Pensé en él y sonreí. Pensé en él y lloré. Lloré por ese al que extrañaba cada día desde aquella mañana en que desapareció, porque hay quienes que aun estando presentes desaparecen, dejando a penas pequeños rastros. Lloré por ese que robó mi paz, que me enseñó la crueldad que esconden algunos los ángeles, ese que me presentó un sentimiento tan ajeno a mí que fácilmente me desorientaba. Lloré por ese que se olvidó de mí, que se perdió en su ego y en su placer y dejó atrás los sueños de dos niños jugando a ser adultos. Pensé en ese, en él, que se robó mi inocencia, esa que envuelve a quien confia ciegamente en las palabras bonitas, solo porque calman las ideas revoltosas que se forman en los rincones de la mente. Pensé en todos los días a su lado, en como la vida nos arroja al abismo solo para divertirse, solo para ver nuestra lucha por salir de allí. Pensé y escribí. Por mí, por él y por todo lo que fuimos. Y pensé en como los acontecimientos que tomaron lugar no son enteramente su culpa. No busco justificar sus acciones o las mías, al final todos somos imperfectos y erramos mas veces de las que ganamos, sin embargo, hoy, con la mente mas clara y las heridas un poco menos abiertas, puedo asumir la responsabilidad que hay en mí. Nunca fui una persona fácil. Lo sé, siempre lo he sabido, fuera del estereotipo de lo que es una mujer y su supuesta bipolaridad, debo admitir que manejar mis cambios de humor y sobre todo mis pensamientos ha sido y es una batalla diaria. Y podrá resultar extraño para muchos de los que me conocen, esto porque siempre me enseñaron a fingir la sonrisa. No se de donde lo aprendí, no sé quién me lo enseño, pero lo hago desde que tengo memoria, nadie afuera de mi puede leerme con tanta facilidad, y es gracioso cuanto te tachan de maduro o mentalmente estable y no se imaginan que eso que ven es solo una fachada demasiado elaborada, una que permitió a una niña esconderse de todo lo que pudiera hacerla diferente. Él conoció esa parte de mí, esa que busco esconder, esa que no se comparte con cualquiera, esa que me avergüenza admitir, el conoció la totalidad de mí, los miedos, las constantes preguntas, conoció la maldad que me envuelve cuando siento que la atención no esta puesta sobre mi rostro, conoció mis llantos y mis enojos, mis ideas irracionales y persistentes, conoció los demonios que me abrazan en las noches y que algunas veces me siguen por las mañanas. Él lo conoció todo, no quedó de mi oculto, y hoy me pregunto si eso fue demasiado. Se la respuesta, pero no quiero escribirla, porque de nuevo, nadie quiere vivir una pesadilla sin poder despertar. Se que lo empujé a un extremo, sé que lo alejé, que lo agoté, sé que acabé con sus sueños y sus buenos deseos, y eso, hoy, es lo mas doloroso de todo. Porque a veces vives con una idea incrustada en lo mas profundo de ti, una idea que mantienes a raya porque es tan irracional que solo queda convencerte a ti mismo de que no hay forma de que suceda, pero eso no quita que la idea siga allí. Para mi esa idea se volvió realidad, creció lo suficiente para reírse en mi cara y hacerse notar, y hoy no hay nada ni nadie que la haga callar. Se que no soy fácil y es justo eso lo que me llevó a estar deseando alejarme de todo y todos. Todos tenemos derecho a la paz, a un amor sin complejidad, a un amor libre por el cual no haya que luchar hasta sangrar, yo no doy ese amor. Mi amor es extremista, no sabe de medidas ni de sosiego, quizá porque crecí pensando que el amor era una historia color rosa llena de detalles únicos y especiales, y no es así. No todo en la vida es especial. Mi culpa es no ver cada pequeña cosa por lo que realmente es, una cotidianidad que se comparte con muchos a través de la vida.  Un primer beso, el sexo, todo esto pueden ser simples actos banales y eso esta bien, muy bien, pero para mi y mi maldita adicción al romanticismo, son momentos mágicos y llenos de la individualidad que se comparte entre dos. Una estúpida idea que me costó mis heridas, pero no puedo evitarlo, como mencione, mi amor no es fácil. Mi amor esta lleno de preguntas que no descansan hasta dar con la respuesta y que al tenerla dudan de ella por lo que vuelven a preguntar. Mi amor esta lleno de emociones, esta lleno de inseguridad, esta lleno de historias que se recrean en mi mente buscando los defectos… mi amor no es fácil. Yo, no soy fácil. Muchas veces he escuchado la palabra loca, una pequeñísima palabra que tiene tanto poder, y nunca he decido creerla, claro que me he visto tentada a dejarme llevar por ella, una etiqueta fácil de explicar, pero no creo que esta satisfaga todas las definiciones que me conforman. La mayor parte de mi vida creí no tener un motivo para mi manera de pensar, quizá no lo había, solo una desafortunada unión de genes. Hoy, luego de alcanzar mi punto limite tengo la respuesta, finalmente una respuesta que comprende todas las pequeñas rarezas de mi pensar: ansiedad. Esta pequeña amiga que me hace ir a mil por segundo, cuya idea de protegerme es mantenerme aterrada a todo lo que pasó o podría pasar, esta amiga egoísta que prefiere estar en constante alerta y que no descansa, nunca descansa. Cuando conoces a tus demonios por nombre y apellido se hace más fácil presentárselos a los demás. Y quizá en esto fallé por mucho tiempo, ese poder defenderme a mí misma, aceptando lo diferente en mi como algo natural y justificado, quizá para él hubiera sido distinto también. Lograr comprender que esta mujer difícil, obstinada y controladora no era más que una niña a la que nunca le enseñaron a manejar la carga que sostenía. Si pudiera decirle algo seria que lo lamento, por él, por hacerlo pasar por una guerra que no le correspondía librar, lamento que no lograra comprenderme y lamento no haber logrado explicarle. Me gustaría que supiera que lo perdono, que esta bien el rendirse y dejarse llevar por los paisajes hermosos, que no lo juzgo porque se que dio por mi mas de lo que muchos han dado y darán. Él se quedó, sosteniendo el timón sin saber navegar, y pudiendo correr en la primera tormenta decidió tomar mi mano, hoy la puede soltar y eso, al igual que sostenerla, requiere mucho valor. Le diría que le amo, y que una parte de mí siempre lo hará, porque amores como este, que aun en el dolor se convierten en una suave caricia, simplemente no se olvidan. Le diría que ame, que ame fuerte y con ganas, que no busque algo fácil, sino algo posible, algo sin tantos obstáculos como los que yo colocaba y coloco. Que busque quien le ilumine la sonrisa, como él iluminaba la mía. En resumen, que busque alguien que lo ame como yo, pero mejor que yo, que no acepte menos. Acabo de reír por escribirle algo así, hoy comprendo que el odio no forma parte de mí, nunca lo hizo y nunca lo hará, porque la nobleza de mi alma es proporcional a la ansiedad de mi alma, se complementan y nunca existirá una sin la otra, no se puede tener solo las partes buenas, la oscuridad es necesaria para que amanezca. Y quien quiera la luz en mi tendrá que amar la penumbra que me conforma por igual. Pero se que no es justo, porque la vida no es justa, la vida es vida y un día toca reír y otro llorar. Sin mas ni menos, la vida es un azar donde todos tomamos cartas sin querer. Hoy reconozco lo que soy, y quien soy. Y amo los caminos que he recorrido hasta llegar aquí, las lagrimas y carcajadas formar mi día a día, así como la dulzura de sonreír sin motivos solo para darle fuerzas a quienes amo, así como la ansiedad que me abruma hasta doblegarme, así como la inocencia y la ingenuidad de mis acciones, así como mi enorme capacidad de amar y mi enorme incapacidad de odiar. Así, imperfecta, pero real
  La música tiene magia, toda la música, y funciona de manera individual para cada persona que gusta del género que escucha. Mis gustos han pasado por casi todos los géneros musicales, de acuerdo con cada etapa de mi vida. En los sesentas fui de lo que llamaron la nueva ola, que empezó después de Elvis y otros grandes y se quedó en el mundo a partir de los Beatles que partieron en dos la música popular (no me quiero extender nombrando grupos, ese es el tema de otro artículo) y cambiaron el modo de pensar y de vestir a millones de muchachos en el planeta tierra. Pero los chicos adolescentes de esos años no podíamos desprendernos de la influencia de los mayores y escuchábamos su música; teníamos un revuelto en la cabeza de Rock and roll, baladas, boleros, rancheras, cumbia, salsa, vallenato del antiguo y la mal llamada música colombiana (pasillos, bambucos, torbellinos y otros ritmos de la Región Andina colombiana). Es curioso, pero en mi época de docente, ya con cincuenta y tantos años encima, en los paseos los chicos cantaban esas mismas canciones de José Alfredo, Helenita Vargas, Los panchos, etc. Al preguntarles la respuesta siempre era: es la música que oyen los cuchos cuando están sentimentales. Ese no es el tema, lo que quiero decir es que la música me lleva el pensamiento a las diferentes etapas de mi vida y me hacen revivir momentos agradables, tristes, melancólicos, románticos, eróticos y todas las acciones cometidas en el pasado. El tango y los boleros me recuerdan a mis padres y otros familiares mayores. La música bailable de Rodolfo, Los corraleros, Los Melódicos y otros me hacen evocar las fiestas juveniles, cuando era necesario pedir permiso. Las rancheras me traen a la mente muchas borracheras, todavía recuerdo las letras y escucho con sorpresa que en muchos lugares donde se consume trago se escucha a José Alfredo, Vicente (que no es tan antiguo) Javier Solís y Toni Aguilar. De mi momento de billares, cafetines y otros antros me llegan imágenes a la memoria al escuchar a Olimpo Cárdenas, Oscar Agudelo, Julio Jaramillo y todas las voces cantineras. Debo decir que permanecí en la mal llamada bohemia cerca de 45 largos años y por poco me matan el licor, el cigarrillo y otras yerbas, por fortuna pude dejar todo eso. Sin embargo, con los compases de cada clase de música me lleno de sentimientos y emociones variadas, no todas agradables, pero que siga la música por siempre. Edgar Tarazona Angel  
1 Pedro 1:3Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien según su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos./ Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos).Efesios 2:4-5 | RVR60 /  Ten piedad de mí, oh Dios,conforme a tu misericordia;Conforme a la multitud de tus piedadesborra mis rebeliones.Lávame más y más de mi maldad,Y límpiame de mi pecado. Salmos 51:1-2 | RVR60 /Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial.Mateo 6:14 | RVR60 / Por tanto, Jehová esperará para tener piedad de vosotros,y por tanto, será exaltado teniendo de vosotros misericordia;porque Jehová es Dios justo;bienaventurados todos los que confían en él. Isaías 30:18 | RVR60 / Acuérdate, oh Jehová, de tus piedades y de tus misericordias,Que son perpetuas.De los pecados de mi juventud, y de mis rebeliones, no te acuerdes;Conforme a tu misericordia acuérdate de mí,Por tu bondad, oh Jehová. Salmos 25:6-7 | RVR60 / El que encubre sus pecados no prosperará;Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia. Proverbios 28:13 | RVR60 / De lo profundo, oh Jehová, a ti clamo.Señor, oye mi voz;Estén atentos tus oídos A la voz de mi súplica. Salmos 130:1-2 | RVR60 / Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 2 Corintios 12:9 | RVR60 /Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.Mateo 18:21-22 | RVR60 /Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.Isaías 55:7 | RVR60 / (La Biblia) 
Las ciudades verticalesinvaden el cielosin respeto a los airesni a la soledad de las cumbres. El mundo ha sido colonizadopor los codiciosos humanosy todo queda bajo su control,descontrolado. ¿Cómo recuperar el espaciosi el cristal, el cemento y el aceroinvadieron la alturade las alas del cóndor?                                        E.G.M.  
Recientemente Comentados
No decidí el idioma materno que debía hablar, no elegí la religión que debía profesar, no determiné lo "bueno" y lo "malo" para mí o para los demás, no cree mis propias "creencias"; todo fue implantado en mí por mis padres, la sociedad en la que me desarrollé, la cultura de mi país y las personas que me educaron. Entonces, ¿cómo puedo saber mis verdaderos gustos?, ¿Cómo puedo decir, esto es par mí o ésto no es para mí?. La lucha más grande que he tenido en mi vida ha sido la de forjar mi identidad y ser fiel a ella. Cuando intento "estudiar" o "acudir" a una nueva cultura, una nueva religión o interactuar con personalidades diferentes a las comunes entro en una batalla contra mi domesticación, contra lo que fue sembrado en mi ser y ya tiene frutos.Como padres, ¿no deberíamos sentir orgullo de ver que nuestros hijos crean su propia escencia?, nos da miedo a lo desconocido, a lo diferente a lo que no hemos controlado y entonces buscamos que repriman sus ideas, sus pensamientos, sus acciones, sus gustos. Construímos muros alrededor de ellos y trazamos una línea recta sobre lo "correcto" sancionamos por cada desviación y premiamos por cada paso dado sobre esta línea. Impregnamos de miedo su camino y los hacemos pensar que fracasarán si no hacen las cosas "como deberían ser". Intento no duplicar las ideas de mis padres en mi hijo, intento darle la oportunidad de ir descubriendo el mundo y descubriéndose así mismo. Tengo la idea de que todos podemos hacer lo que deseemos siempre y cuando no nos dañemos (física o mentalmente) y no dañemos a alguien más de esta misma forma. Pero es difícil luchar contra la domesticación, es difícil cambiar los paradigmas y dejar abierto su camino de exploración. Da miedo que por ser abierta a esta forma de expresión mi hijo salga lastimado o alguien más. Pero creo que mi mayor logro sería forjar un hijo con la capacidad emocional y personal suficiente para poder contribuir a este planeta y ser autosuficiente y "feliz".  
Fuiste una luz que llegó alumbrar mi sendero dándole vida y alegría. Cada día esa luz fue fortaleciendo mis pétalos y el jardín que estaba floreciendo de tanto amor con esa fuerza de tu gran luz fue alimentando mis plantas que florecieron de alegría de cada ves que te veía , pero lo que nos hace prescindibles nos destrulle, como esa luz que fue dando vida, fue un sentimiento que fue creciendo por algo que jamás había conocido, fue tan lindo aprender cosas nuevas, hacer crecer mi imaginación, recordar por un aroma, un sitio, una canción del sonido de la brisa recorrer mis pétalos, pero al ver esa luz tan linda que le daba razón a mi vida al transcurrir el tiempo se estaba apagando poco a poco, se despertó un sentimiento de miedo de ver que todo se estaba perdiendo algo que parecía tan lindo y único se convertía en dolor y desesperación porque era volver aprender nuevas cosas, como vivir sin esa luz que en mi huerto ayudaba a dar fotosíntesis y alimentaba mi alma para seguir creciendo, pero poco a poco aprendí que mis raíces se hacían más fuertes porque guardo un poco de esa energía de tu luz para haci aprender dejarte ir completamente de un recuerdo que te alegra por momentos y lástima por segmentos. Con mis lágrimas al caer al suelo las absorbió todas mis raices y me fui reconstruyendo ayudando aportar nutrientes y asi generar mi propio alimento para fortalecer mi alma. As...
Así es, después de las cuatro veces que recuerdo que me has rechazado, llegue a esta conclusión, que no me quieres contigo. Suena lógico verdad. Pues no, las cosas son complejas, y no quiero meterme a determinar que es lógico, me dices que me quieres como amigos, lo que creo es que me buscas para que te haga sentir mejor, con mis halagos y mi desbordado amor. Lo que sé, es que me aprecias, y eso dista de lo que pretendo, ser tu compañero de cama, vida, juegos, aventuras, cómplice. Aun así, te sigo amando, siento como le das vida a este amor también le puedes dar muerte y me da pena con solo pensarlo.
Una vez pasado el tremendo susto que sacudió a todo el país el pasado jueves, pasada  dicha tormenta tanto real como ficticia, lo único claro es que ha sido un fantástico aprendizaje para todos los colombianos de todas las tendencias.  1)      Aunque nunca se supo cuál fue la veracidad de la amenaza, lo cierto es que aprendimos a los tumbos, que no se le puede hacer mucho caso a las redes sociales como tampoco se pueden desconocer.   Sobre todo, entendimos que son manipuladas con el único criterio de hacerse conocer y esa razón es suficiente para escribir cualquier cosa que genere likes y se vuelva tendencia.   También aprendimos que  las redes sociales son un medio perfecto para diseminar cualquier sentimiento o emoción, el que más rentable resulte según el momento de pasión del personaje.   2)      Que unos 450.000 nobles compatriotas (1% de la población, aprox.  48.000.000) tengan 450.000 dudas e inquietudes para protestar, todas igualmente válidas,  es apto para detenerse y reflexionar sobre la lucidez de los dignos protestantes.  Es importante analizar de manera muy seria la propuesta de la ex reina-modelo-actriz-presentadora que reclama por cambiarle la letra al himno nacional porque es muy bodrio.  Protestar por cambiarle la letra al segundo himno más hermoso del mundo, me parece consecuente viniendo de una persona que le debe todo al país, pues ella desarrolló toda su carrera profesional en Colombia y si no se le eriza la piel ni se le encharcan los ojos al escucharlo, como al resto de colombianos, vale la pena destacar las motivaciones de su reclamo, a ver si de pronto  consigue que se nos quiebre la voz en la garganta al entonar el himno modificado por ella.   3)      El valor y aprecio de la inmensa mayoría de colombianos por su fuerza pública,  pues no fue suficiente (aunque si oneroso) el odio y el resentimiento que de manera constante publican varios personajes que atacan al estado del cual viven, desde dentro del mismo estado que los mantiene.    El 99% de los colombianos vemos en las Fuerzas Militares el gran sostén de nuestra  frágil  y escaza democracia, nuestro valor fundamental.  El 99% de los colombianos tenemos en la Policía Nacional un guardián del orden y la seguridad ciudadana.  En ambos casos, el 99% de los colombianos hoy solo respira gratitud y reconocimiento a la fuerza pública por el heroico  cumplimiento de su deber.  SON NUESTROS HEROES, jamás serán los enemigos del pueblo aunque uno que otro lo pretenda. 4)      Nos obligó a unirnos en torno a lo nuestro, nos despertó el sentido de pertenencia por nuestro sistema de gobierno, por nuestro modelo económico, por nuestra raza y nuestra idiosincrasia.  Sin embargo, también hay que entender que el 1% tiene una visión distinta de país y de ellos también podemos aprender para continuar creciendo con el aporte de todos.  Como el reconocido actor de talla mundial que lo motivó a protestar el hecho de que a él (al citado individuo) la derecha solo le sirve para la intimidad consigo mismo.  Debe tener una propuesta muy novedosa y coherente con su experiencia profesional, ya que él ha recorrido el mundo y ha tenido la inmaculada oportunidad de apreciar, así sea por periodos de tiempo cortos, las condiciones de vida de los pueblos que viven bajo regímenes políticos y económicos de izquierda y en ningún momento él pretende un desastre para su país ni para su gente.    5)      Nunca serán suficientes los recursos asignados a la educación. A pesar del enorme esfuerzo que hace el estado por subsidiar a los estudiantes, estos tienen muchos reclamos y son los convocantes a la protesta, luego se les fueron sumando los influencer más notorios del país, que suman millones de millones de seguidores en redes sociales.  De todas maneras ellos también hacen parte del 1% de inconformes que procuran algunos cambios  en el país.   Si son tantos los seguidores en las redes sociales, hay que atender qué tiene para proponer  la señora influencer a quien  descubrieron destruyendo con un martillo la registradora en una de las estaciones del transporte masivo, rompiendo los vidrios en las terminales y rayando las paredes.  Su noble intención nadie la discute, pues no es fácilmente entendible que le ocasione un daño tan grande a los usuarios del transporte público que son los pobres que ella defiende.  Si en este país que tanto le disgusta, ella pudo salir adelante y ser una gran líder para la juventud, sin duda alguna su propuesta sí tiene que ser muy esperanzadora.  6)      En medio de la confusión y la incertidumbre, el Presidente en silencio y con humildad gritó: aquí el que gobierna soy yo, a pesar de los grandes jerarcas del periodismo nacional que intentaban dirigir el país desde una cabina de radio en Miami o en Madrid.   Tampoco podía faltar el eSguerrillero que envalentonado por 8 millones de votantes ahora pretendía  derrocar al gobierno elegido democráticamente por 10 millones de sufragantes; el eSguerrillero aún no se ha podido percatar  que 10 es mayor que 8 y que  en democracia  lo que da el poder son los votos, no las frustraciones ni el resentimiento que le carcome con sevicia sus entrañas y le absorbe con adefagia su razón porque a pesar de haber sido engrandecido por la gran prensa nacional, su ego lo domina y sucumbe envilecido por su nefasta personalidad. Como era apenas lógico y consecuente con su nuestra naturaleza, resultamos ser como unos 48 millones de presidentes, cada uno aportando su solución a la trifulca, obvio.  Menos mal, una luz divina nos iluminó y tuvimos que entender que el Presidente es Iván Duque para aquellos a quienes les guste y para todo a quien no le guste, TAMBIÉN. Nos quedó claro a los colombianos que la defensa propia es permitida, legitimada y consentida por la constitución, pero sobre todo, que la defensa personal es tolerada y avalada por la razón.
  LA RUPTURA-   MIA   _¿Cuándo dejaste de creer en él? _Fue poco a poco, vas viendo detalles que te hacen pensar. La gente se callaba cuando yo estaba cerca... _Ya, siempre es así. _Pero tú lo sabías y eras mi hermana, me tenías que haber dicho la verdad. _Ya y lo siento. Pero todos me decían que no dijera nada. Lo siento. _Yo confiaba en ti y me dejaste con la mentira. Y fue mi mejor amiga la que me dijo que preguntara a mi madre que ella lo sabía. ¿Y sabes? Le pregunté. Y fue capaz de mirarme directamente a los ojos y mientras me retiraba un mechón de pelo me animó a que siguiera confiando en él. Su voz melodiosa, cálida, cargada de seguridad me atrapó de nuevo . _Pero algo te decía que pasaba algo. Que te mentían y lo cubrían unos a otros. _Tal vez por las miradas que se hacían mirándome de reojo. Tenía la sensación de que todo el mundo sabía algo menos yo. _ Y es así, es verdad, nadie quiere contar la evidencia por miedo a no sé, tal vez para no hacer sufrir o porque a lo mejor no lo aceptas y quedaríamos de tontos. _Puede ser pero nos acostumbramos a tapar aquello que no sabemos desvelar. Y vamos viviendo descubriendo dobleces, nada es lo que parece y encima ponemos como máxima "la confianza". _Vale, y entonces... _Una noche que tenía que venir, me hice la dormida y esperé a que llegara. Pasaron más de tres horas cuando al fin se abrió la puerta de mi dormitorio. El corazón me latía con fuerza, los ojos no conseguía mantenerlos cerrados, oí sus pisadas que se acercaban a mi cama. Y la emoción me pudo y encendí la luz. Ahí nos quedamos como pasmarotes cara a cara mi padre y yo. Mi padre con el regalo en la mano y yo con mi brazo debajo de la almohada sujetando con fuerza el diente, nuestras caras lo decían todo... Dejé de creer y rompí con el ratoncito Pérez  
  LA NUEVA ADQUISICIÓN. SEUDÓNIMO: MIA   Soy la jefa de planta de un gran centro comercial, mi sección es la ropa de caballero y de señora. Tengo bajo mi responsabilidad doce empleados. Cada uno de ellos con objetivos a cumplir en ventas. Es un porcentaje alto de la nómina.  Se cuida mucho la estética , las sonrisas y llegar a esa línea fina y delicada de atender pero no agobiar al cliente. Puedo decir que en todos los años que llevo al mando, los objetivos siempre se han cumplido, a base de reuniones, formación y estar pendiente de cada operación, aprendiendo de cada venta, trabajando duro, pero se han conseguido.   Apareció ese empleado delgado, pequeño, encorvado y de una edad cercana ya a una pronta prejubilación. Venía de otra zona, se incorporaba después de una larga enfermedad; los médicos le habían recomendado estar cerca de la playa con lo que lo habían destinado a nuestro centro comercial. Parco en palabras se había presentado como Julián, le expliqué y le detallé nuestra forma de trabajar, la importancia de la estética...  Lo miré de arriba y abajo... Sabía que los hombres apuestos o con gestos picarones vendían muy bien, recursos con los que el viejales Julián, no contaba. A todo asentía con la cabeza, sin sonrisas ni comentarios graciosos, parecía incapaz de establecer una buena comunicación, tan importante en nuestro sector. La sensación "me han encasquetado un estorbo" crecía en mi interior...  Ya veía los objetivos de venta decaer, presagiaba  malestar entre los compañeros al influir los objetivos en sus nóminas. Le adjudiqué la zona de saldos, la que menos margen de beneficios deja y menos daño nos puede hacer al no vender mucho. Los puntos estrellas son el de ceremonias, la zona de marcas y la deportiva: ahí tengo a los vendedores más atractivos y con el mejor don de gente, se les reconoce incluso al entrar porque son verdaderos imanes.   La primera semana fue tranquila; Julián no destacaba y sus ventas al menos no decaían, cuando me pasaba a dar la ronda, veía a la rubia María José en sus altos tacones poniendo caras de verdadero asombro de alegría ante una señora gruesa enfundada en un traje que la actriz Julia Roberts llevaba en un anuncio, sin comentarios sobre el parecido. Luego estaba Alejandro , un rubio de ojos azules aspecto vikingo que derretía a las jovencitas en la zona juvenil de marcas, argentino,  récord  en ventas, sin comentarios también. Rocío y Marcos, los más esbeltos y con clase, sus movimientos eran un arte, su bien estar, su distanciamiento y sus palabras dictaban sentencia, lo habéis adivinado, ceremonia . Seguí paseando y viendo al resto y allí en el rincón, sin tanta luz, sin decoración que asombrara estaba Julián, hablaba con los clientes y lo que me llamó la atención era que los clientes se acercaban a él, les hablaba y se iban. Pero él no iba detrás de ellos para ofrecer sus servicios. Y en el rato que me quedé, se iba sucediendo la escena varias veces, se acercaban, él hablaba un rato y con una sonrisa se iban. Me acerqué a la caja y los que se habían acercado hacían cola para pagar sus compras. Ya con curiosidad, busqué los listados de sus ventas  y claramente… Subían.   A final de semana me sorprendieron sus cifras, su margen de beneficio no solo había crecido de forma espectacular sino que se podía comparar con los cinco mejores vendedores que tenía. No podía ser. Julián no nos había sorprendido ni con una buena imagen, ni con gestos ni una actitud extrovertida y llamativa, para nada. Pensé, puede ser la suerte del novato. Lo trasladé a una de las zonas fuertes, arriesgué. Y lo puse en ceremonias. Sí, no lo niego, temblaba ante el estropicio que podía armar y me convertí en la sombra de esa zona. Al principio la gente lo ignoraba y tal como en la otra sección se iban acercando, hablaban y se iban, él no hacía caras, ni iba detrás. Observé como una señora se acercó a preguntar por un vestido de madrina para la boda de su hijo, su cara era de preocupación, su único hijo se casaba. Julián la dirigió hacia los vestidos más sencillos y baratos, mientras le hablaba, el semblante de la señora iba cambiando de preocupación a relajación e iba respondiendo a las preguntas que le iba haciendo Julián y en un momento dado se vio a la señora hablar  un buen rato, Julián la escuchaba atentamente, asentía y poco a poco se introducía en la conversación. La señora se quedó meditando y tomó un par de vestidos para probarse, salió y se quedó con uno de ellos. Yo pensé se la ha llevado a los más baratos cuando es carne de llevarse lo más pomposo y caro al tener hijo único. Por Dios, es tonto. Luego apareció una chica sencilla, delgada, tímida. Insignificante sería la palabra que la podría definir. Como quien pide permiso se acercó a Julián, buscaba un vestido para la reunión de antiguos compañeros del instituto después de veinte años. Se notaba que el instituto le había dejado huella por lo nerviosa que estaba e indecisa, seguro que no fue muy popular ni la reina del baile. Estaba claro. Tanta era mi curiosidad que decidí esconderme y estar cerca para oír la conversación. No, no estaba orgullosa  de lo que estaba haciendo pero… La curiosidad era muy fuerte, incluso como para pasar la de ser descubierta.    —Pues, verá, busco, no sé… Un vestidito sencillo, de color canela...como le he dicho para el encuentro de compañeros del instituto, después de ¡Veinte años! ni nos vamos a reconocer y seguro que ni sabrán quién soy— Julián la miraba callado y asentía, era como un sacerdote escuchando los pecados— Me pasé los años del instituto a la sombra sin destacar en nada, soñaba con esas chicas sin complejos, que no temían a decir lo que querían y tenían su primer amor. No, no me he quedado con amargura, he vivido mi gran amor y soy feliz con mi vida. Pero, volver a abrir la puerta de esa etapa me vuelve otra vez frágil y me siento minúscula, podría no ir pero no es eso lo que quiero, quiero afrontar aquella época y eliminar a esa niña oscura, no es mi intención volver al pasado y convertirme en la reina de la fiesta, sencillamente volver y no ser invisible, que sepan que existo... Pero solo pensar que voy me saltan todos los miedos, y me vuelvo tímida como era y he pensado en un vestidito discreto y no sé, ir y rezar para no tartamudear. No sé... La chica se había abierto ante Julián como un libro, como si hubiera ido a confesarse a la Iglesia. Lo que remataba la escena, era la actitud de Julián, si llega a ponerse un alzacuellos me desmayo porque hubiera clavado el cuadro.  —Sí, entiendo, y ¿no crees que sería perfecto entrar y que todos se pregunten quién es la misteriosa chica? No tendrías que hablar, solo entrar con un vestido mortal de elegante y sofisticado. Cuanto más silencio y menos gestos más acrecentaras la curiosidad sobre la enigmática mujer elegante. Pero para eso tendrás que llevar un vestido como un guante, peluquería y zapatos acordes y dejarte llevar por tu timidez que te camuflará como enigmática y misteriosa, no hay nada mejor para el humano que confundir apariencias con realidad. Garantizado. Acto seguido se la llevó al apartado de vestidos exclusivos de marcas japonesas donde los precios son de infarto. Pensé, es tonto del todo, pero con lo sencilla que va esta mujer en su vida se ha gastado algo en ropa y él la lleva a lo más exclusivo.  Con una sonrisa de complacencia la chica miró el precio, levantó la mirada y con otra sonrisa picarona contestó —Un precio justo para lo que he pedido. No creí ver lo que veían mis ojos, la chica radiaba felicidad y seguridad en sí misma. Cuando salió, corrí a ver qué precio marcaba el vestido, me tuve que sentar, la tensión me había subido más de la cuenta.   —No lo entiendes ¿Verdad?—Julián estaba a mi lado y me hablaba al oído—Sencillamente perdemos el rumbo de nuestra vida y mi trabajo lo utilizo para ayudar  las necesidades de las personas, pasas una enfermedad y descubres lo que de verdad es la vida. Yo también te he observado y veo como luchas por mantener tu liderazgo en el trabajo, te ha costado dos matrimonios y un hijo que ya no quiere saber de ti. ¿De verdad, ha valido la pena? Todos los días tienes que probar lo buena que eres en tu profesión. Cuando a escondidas, te vas al departamento de música y acaricias el piano que tienen, porque te recuerda la época en la que estudiabas y sentías la música que levantaba tu ser. ¿Te acuerdas…? ¿Qué tienes de tus sueños? ¿Qué tienes de familia? ¿Dónde está lo que amas...? Fue como abrir la puerta de mis inicios, de cómo me había perdido poco a poco, y ahora estaba en una lucha constante por liderar un trabajo y no veía nada más, ni vivía nada más… ¡Explosionó algo en mí!. Dos semanas más tarde el puesto de jefe de departamento de ropa estaba desierto y se buscaba un nuevo jefe, el nombre de Julián ya resonaba entre los favoritos... A veces, en casa, antes de irme a dormir y ante mi taza de chocolate recuerdo cómo volví a estudiar piano y me acuerdo de Julián, ahora jefe de todo el área comercial de nuestra zona y me surge una duda... ¿Ángel o demonio...?  Aunque inmediatamente mi bebé reclama mi atención.                                          
LA CITA DE INTERNET MIA             ― Por fin nos conocemos cara a cara. Y puedo decirte que en directo eres más atractiva que en fotos, espero que no te hayas desilusionado conmigo. Veo por tu sonrisa que también estoy mejor que en las fotos y como te dije, para mí, el deporte es esencial. La genética influye, tener padre alemán y madre española es tener una combinación explosiva de pasión y fortaleza.             ¿Sabes? Yo sé lo que queréis las mujeres. Dame tiempo y te llevaré al cielo. No lo digo en broma.             Aquí donde me ves he conseguido estar libre de mochilas sentimentales y hoy por hoy soy feliz disfrutando de cada instante, aunque haya pasado por una historia íntima muy fuerte. Te la he de contar para que veas que es verdad lo que te digo y puedas valorar la madera noble de la que estoy hecho. Puedo dar una imagen de conquistador, mis ojos azules turquesas ya me han dicho que hipnotizan y recuerdan al mar de Caribe. Soy educado, tengo cultura y me es fácil ser cercano, no soy tímido y tengo un puntito algo canalla, que me hace irresistible. No te voy a engañar, en el pasado he jugado con algunas mujeres sin importarme el daño que les ocasionaba e incluso me resultaba halagador. He madurado y se lo que quiero. En una cita anterior, llevaba sentado media hora escuchando a la chica hablar sin parar, cuando me dije “Y yo, por qué he de estar aguantando esta situación. Y por qué debo estar aquí si no me apetece” Me levanté sin timidez. ”Me tengo que ir”. Eso sí, pagué las cervezas, ni dejé que me preguntara. Monté en mi moto, es la que mejor me entiende, se acopla a mí y me lleva a velocidades de vértigo, pura pasión, es mi amante como yo la llamo, y desaparecí. La verdad es que era una egoísta, solo hablaba de sus historias, no me tenía en cuenta.             Bueno, te cuento, que no quiero irme por otros derroteros. Yo llevo tiempo en esta aplicación desde que me divorcié. La utilizo cuando necesito conocer a alguien. Tomarnos un café y ver lo que surge. No estoy cerrado a nada, pero mientras no aparezca algo serio, tener un encuentro pasional sin importancia, pues mira…             Y fue el año pasado cuando la conocí en esta aplicación. Estuvimos dos semanas chateando hasta que quedamos. Fue verla… esos grandes ojos de color caramelo, esa melena larga, lacia, de un color azabache que resaltaba su piel blanca. Esos labios finitos que sin pintar ya eran de un color carmesí, pensé inmediatamente que si alguien podía hacer el papel de “Carmen” esa tenía que ser ella, Isabel. Muy pequeñita y frágil pero de un carácter fuerte, femenino y sensual, te entraba por la mirada pero se te quedaba en el estómago, en la piel y sobre todo en tus sueños. Esa misma noche la hice mía. Te puedo asegurar que lo que sentí no lo había sentido desde la adolescencia. Ni con mi mujer. Fue todo, olerla, sentirla, cubrirla, protegerla, desearla, me podía todo ella. Fueron días y semanas que cada momento que pasaba con ella se hacía más intenso. Llegó un momento que cogí su cara y mirándola a los ojos, lo dije. Me salió con todo el sentimiento. Te amo. Estoy enamorado de ti. Ella se quedó sin habla, no contestó. No se lo esperaba. En un pasado, su marido le había sido infiel y ella lo perdonaba porque le aportaba una sólida vida de comodidades. Pensó que así eran todos los hombres. Yo la miré a los ojos y vi ese brillo de emoción y de amor como el que yo sentía. No hicieron falta palabras para saber que estábamos sintiendo igual. Nunca he sido tan feliz. Y no se me caen los anillos si te digo que volvería a hacerlo. Vivir la vida sin sentir lo que yo he sentido, es no vivir. La gente se pasa toda la vida esperando a tener una historia como la mía y muere sin haberla saboreado. Yo he tenido ese privilegio.             Ahora viene la parte amarga. Llevábamos un mes desde que nos conocimos cuando empezó a tener problemas económicos. Me pidió ayuda. Yo no tenía dinero, por no decir que no llegaba a final de mes sin entrar en números rojos. Hice un esfuerzo y le di un poco, ella me dijo que tenía un embargo y necesitaba 6000 euros, urgente. Yo no tenía ese montante, pero sin tener nada, se los iba a conseguir. Pedí un préstamo. Se lo dije. No poseía ese efectivo, aunque sin tenerlo lo iba a obtener por ella. Pasó más de una semana y se retrasaba el abono solicitado al banco. Ella se puso histérica. Que si la amaba y era un verdadero hombre hubiera vendido la moto, era más rápido. Yo lo hubiera hecho pero llegar a ese extremo cuando el banco me daba la oportunidad… No razonaba. Unos días más tarde me llamó, ya no hacía falta ni mi ayuda, ni estar juntos…  Ella había llamado a una financiera y lo había conseguido. Y yo en cambio había optado por esperar respuesta del banco en vez de sacrificar a “mi moto”, eso quería decir lo poco que yo me implicaba y me preocupaba, Que nunca más volveríamos a estar juntos y que me olvidara de ponerme en contacto con ella, hombres como yo, no deberíamos existir. Imagínate como me dejó. No conseguí hacerla entrar en razón. El mundo se me cayó encima. Estuve un mes con un vacío interior que ya me indicaba algo: Estaba muy enamorado de ella. Lo volví a intentar y nada. Luego la vi con otro hombre. Que pronto se había repuesto y yo como alma en pena.             Durante meses descubrí todos los amigos que tenía. Me llamaban para salir de marcha. Me hicieron ver lo desagradecida y mala que era. Un amigo me llamó y me dijo que me fuera con él a Ibiza que en cuanto viera tres tangas se me pasaría la tontería. Yo no podía, pero vi cómo se preocupaban en sacarme e incluso en presentarme a alguna amiga. Puedo estar muy orgulloso de ellos y de mi familia. Mi madre me confesó que nunca le había parecido que esa chica fuera para mí. No le daba buenas sensaciones, tal como luego se vio. Poco a poco fui restableciéndome y a quererme mucho porque me había dado cuenta que lo que me faltaba era autoestima. Y mira, ya ha pasado más de un año, tal como te he dicho estoy centrado, a gusto y equilibrado. Si he pasado algo tan duro ya no hay quien me derribe. Ahora ya tengo claro lo que quiero: Una mujer que esté por mí, que sepa ver todo lo bueno que llevo dentro porque he salido de esto sin amargura. Dice ya mucho de mí, la buena madera de la que estoy hecho: no tengo rencor, no miro para atrás, ni me lamento, ni quiero nada malo para ella y soy feliz. Solo vivir, fluir, sentir equilibrio, nada de estar alterado. Necesito alguien que no sea tan princesita como ella, que este a mi lado y quiera hacerme la vida fácil. Que se muestre cariñosa y que no esté pensando en ella misma. Estoy seguro por lo que hemos hablado que tú eres esa mujer. Viajaremos a lo largo del mundo, por la noche cuando vuelva del trabajo veremos la televisión con una mantita, los fines de semana montaremos fiesta en mi casa para ver el futbol. Mi familia te querrá y te llevaré en mi moto saboreando la velocidad muy pegadita a mi. Seremos muy felices, tu eres esa mujer, lo sé porque soy muy intuitivo. Veo cómo eres sencilla, divertida, feliz y transparente. ¿Qué te parece?             ― Vete a la mierda
Ayer anduve por tu barrio, di patadas a las piedras y latas vacías de las callejuelas estrechitas, conocí la iglesia demolida por los “rojos” en la guerra civil española, vi críos sin escuelas, esnifando pegamento en bolsas, envueltas en papel de regalo. Por entre la arena y la hierba iban y venían, bicicletas “maquis” de colores tristes, sobre el polvo húmedo de la lluvia ácida del amanecer, abuelas enfermas de Chernobil rezando a vírgenes comunistas, vestidas de generales nacionalsocialistas alemanas…en este pueblo tuyo, visité las arterias de Vietnam, Corea, Irak, Afganistán… Crecían por doquier albañiles edificando muros…éstos separaban tu mundo del mío. Las flores sesgadas en  los áridos campos de internamiento marchitaban, mis recuerdos electrocutados por camisas de fuerza y fusilamientos de la razón, saludé al sol con la amputación de mi brazo ¿recuerdas las minas en el sembrado de alambre de espino? Sí, también lo crucé jugando al escondite Inglés…El cielo estaba ensangrentado, creo que habían degollado  las blancas nubes con formas de ovejitas…tan rojo estaba el territorio, que por un momento vislumbré el carmín de tus labios besando la aurora de los sentimientos, y el pétalo de rosa carmesí, aplastado, entre las páginas beige de “El corazón de las tinieblas” Ah…el horror, el horror…
 ¿Quién eres?   El verdadero descanso consiste en “renunciarse” a uno mismo, aceptar que ser feliz o desgraciado carece de toda importancia.                 Theilhard de Chardin   Algunas veces tras de mí, otras empequeñecida, auto anulada, postrada a mis pies dándome la oportunidad de pisotearla. Luego, enfrente se engrandece aterradora. Cierro los ojos para ahuyentarla y ¡lo logro! Pero al abrirlos ella reaparece insistente en remedar mis movimientos. ¡Maldita! Ha terminado por darme miedo, lo que me recuerda un lugar común: Lo único que debe darte miedo es el miedo. Entonces con tono bravucón la interpelo: ¿Qué quieres de mí, por qué me persigues obsesiva? No contesta, eso me envalentona y recuerdo un dicho de un tal Kalutavon: “Lo que en verdad debe darte miedo, incluso aterrorizarte, es no saber a qué le tienes miedo”. ¡Carajo!, tiene razón el tipo ese, primero debo saber quién o cuál es la causa de mi miedo. Insistí entonces en preguntar: ¿Quién eres? Esperé impaciente por una respuesta y, desde la esquina de mis miedos, empotrada en el sótano del sótano de mis dudas, creí escuchar esta enigmática respuesta: “Fui tu pasado, soy de esta época y te acompañaré en tu futuro”.  ¡Órale! Pero que insistencia la tuya, contesté como en un acto reflejo. Como Don Juan en la Escena V de la obra de Zorrilla, ¡Cielos! ¿Qué es lo que escuché?/ ¡Hasta los muertos así/dejan sus tumbas por mí! (…)  Luego se hizo un silencio quejumbroso, acompasado por la percusión a ritmo afrocubano de mi enloquecido corazón. Corrí, corrí sin dejar de gritar, mientras aceleraba el ritmo de mis piernas se acrecentaban los retumbos de mi víscera cardiaca hasta que algo dentro de mi estalló en mil pedazos. Luego desperté entre la lúgubres de las sombras, alguien, no sé por qué motivo abrió una puerta a manera de tapa y… ¡Ahí estaba!, debajo de mí mostrándose a medias. Ya no grité ni pude moverme, al fin la reconocí… ¡Era mi sombra!, que sin decirlo, proclamaba que me acompañaría hasta en la muerte. 
Tomé el lápiz, y mientras todo lo demás se iba desvaneciendo, las palabras que ansiaban salir de mi empezaron a brotar. Miles de ideas, que hacia meses peleaban por ser escuchadas mas no escritas, porque escribirlas las hace reales y no hay nada mas aterrador que vivir tus pesadillas sin poder despertar, buscaban el foco de luz que se encendía de manera intermitente en el enorme teatro que era mi cabeza. Buscaba sincerarme y he aquí el resultado. Pensé en él mientras las letras se iban dibujando en el papel, en él, la creatura mas dulce que he conocido, mi lugar favorito para descansar, mi motivo de risas ilógicas y mi abrigo en los días más fríos. Él, que derrumbó mis muros, que con paciencia y cariño se quedó y observó cada una de las partes más bellas y oscuras de mí. Él, que se dejó querer y que me ofreció su mano mientras el miedo invadía algunos de mis días. Él, que soñó a mi lado, que reía con mis locuras momentáneas y que escuchaba cada una de mis ocurrencias, reales o imaginarias. Él, la persona por la que quería ser mejor cada mañana. Pensé en él, en su sonrisa, que me sacaba de orbita cada vez que le miraba disimuladamente mientras conducía, en sus manos que llegué a besar innumerables veces y al mismo tiempo insuficientes. En su voz que convertía todo en luz, que tenia la capacidad de mantenerme anclada a tierra y al mismo tiempo hacerme volar en las nubes de algodón, esas con las que soñaba de pequeña. Pensé en él y sonreí. Pensé en él y lloré. Lloré por ese al que extrañaba cada día desde aquella mañana en que desapareció, porque hay quienes que aun estando presentes desaparecen, dejando a penas pequeños rastros. Lloré por ese que robó mi paz, que me enseñó la crueldad que esconden algunos los ángeles, ese que me presentó un sentimiento tan ajeno a mí que fácilmente me desorientaba. Lloré por ese que se olvidó de mí, que se perdió en su ego y en su placer y dejó atrás los sueños de dos niños jugando a ser adultos. Pensé en ese, en él, que se robó mi inocencia, esa que envuelve a quien confia ciegamente en las palabras bonitas, solo porque calman las ideas revoltosas que se forman en los rincones de la mente. Pensé en todos los días a su lado, en como la vida nos arroja al abismo solo para divertirse, solo para ver nuestra lucha por salir de allí. Pensé y escribí. Por mí, por él y por todo lo que fuimos. Y pensé en como los acontecimientos que tomaron lugar no son enteramente su culpa. No busco justificar sus acciones o las mías, al final todos somos imperfectos y erramos mas veces de las que ganamos, sin embargo, hoy, con la mente mas clara y las heridas un poco menos abiertas, puedo asumir la responsabilidad que hay en mí. Nunca fui una persona fácil. Lo sé, siempre lo he sabido, fuera del estereotipo de lo que es una mujer y su supuesta bipolaridad, debo admitir que manejar mis cambios de humor y sobre todo mis pensamientos ha sido y es una batalla diaria. Y podrá resultar extraño para muchos de los que me conocen, esto porque siempre me enseñaron a fingir la sonrisa. No se de donde lo aprendí, no sé quién me lo enseño, pero lo hago desde que tengo memoria, nadie afuera de mi puede leerme con tanta facilidad, y es gracioso cuanto te tachan de maduro o mentalmente estable y no se imaginan que eso que ven es solo una fachada demasiado elaborada, una que permitió a una niña esconderse de todo lo que pudiera hacerla diferente. Él conoció esa parte de mí, esa que busco esconder, esa que no se comparte con cualquiera, esa que me avergüenza admitir, el conoció la totalidad de mí, los miedos, las constantes preguntas, conoció la maldad que me envuelve cuando siento que la atención no esta puesta sobre mi rostro, conoció mis llantos y mis enojos, mis ideas irracionales y persistentes, conoció los demonios que me abrazan en las noches y que algunas veces me siguen por las mañanas. Él lo conoció todo, no quedó de mi oculto, y hoy me pregunto si eso fue demasiado. Se la respuesta, pero no quiero escribirla, porque de nuevo, nadie quiere vivir una pesadilla sin poder despertar. Se que lo empujé a un extremo, sé que lo alejé, que lo agoté, sé que acabé con sus sueños y sus buenos deseos, y eso, hoy, es lo mas doloroso de todo. Porque a veces vives con una idea incrustada en lo mas profundo de ti, una idea que mantienes a raya porque es tan irracional que solo queda convencerte a ti mismo de que no hay forma de que suceda, pero eso no quita que la idea siga allí. Para mi esa idea se volvió realidad, creció lo suficiente para reírse en mi cara y hacerse notar, y hoy no hay nada ni nadie que la haga callar. Se que no soy fácil y es justo eso lo que me llevó a estar deseando alejarme de todo y todos. Todos tenemos derecho a la paz, a un amor sin complejidad, a un amor libre por el cual no haya que luchar hasta sangrar, yo no doy ese amor. Mi amor es extremista, no sabe de medidas ni de sosiego, quizá porque crecí pensando que el amor era una historia color rosa llena de detalles únicos y especiales, y no es así. No todo en la vida es especial. Mi culpa es no ver cada pequeña cosa por lo que realmente es, una cotidianidad que se comparte con muchos a través de la vida.  Un primer beso, el sexo, todo esto pueden ser simples actos banales y eso esta bien, muy bien, pero para mi y mi maldita adicción al romanticismo, son momentos mágicos y llenos de la individualidad que se comparte entre dos. Una estúpida idea que me costó mis heridas, pero no puedo evitarlo, como mencione, mi amor no es fácil. Mi amor esta lleno de preguntas que no descansan hasta dar con la respuesta y que al tenerla dudan de ella por lo que vuelven a preguntar. Mi amor esta lleno de emociones, esta lleno de inseguridad, esta lleno de historias que se recrean en mi mente buscando los defectos… mi amor no es fácil. Yo, no soy fácil. Muchas veces he escuchado la palabra loca, una pequeñísima palabra que tiene tanto poder, y nunca he decido creerla, claro que me he visto tentada a dejarme llevar por ella, una etiqueta fácil de explicar, pero no creo que esta satisfaga todas las definiciones que me conforman. La mayor parte de mi vida creí no tener un motivo para mi manera de pensar, quizá no lo había, solo una desafortunada unión de genes. Hoy, luego de alcanzar mi punto limite tengo la respuesta, finalmente una respuesta que comprende todas las pequeñas rarezas de mi pensar: ansiedad. Esta pequeña amiga que me hace ir a mil por segundo, cuya idea de protegerme es mantenerme aterrada a todo lo que pasó o podría pasar, esta amiga egoísta que prefiere estar en constante alerta y que no descansa, nunca descansa. Cuando conoces a tus demonios por nombre y apellido se hace más fácil presentárselos a los demás. Y quizá en esto fallé por mucho tiempo, ese poder defenderme a mí misma, aceptando lo diferente en mi como algo natural y justificado, quizá para él hubiera sido distinto también. Lograr comprender que esta mujer difícil, obstinada y controladora no era más que una niña a la que nunca le enseñaron a manejar la carga que sostenía. Si pudiera decirle algo seria que lo lamento, por él, por hacerlo pasar por una guerra que no le correspondía librar, lamento que no lograra comprenderme y lamento no haber logrado explicarle. Me gustaría que supiera que lo perdono, que esta bien el rendirse y dejarse llevar por los paisajes hermosos, que no lo juzgo porque se que dio por mi mas de lo que muchos han dado y darán. Él se quedó, sosteniendo el timón sin saber navegar, y pudiendo correr en la primera tormenta decidió tomar mi mano, hoy la puede soltar y eso, al igual que sostenerla, requiere mucho valor. Le diría que le amo, y que una parte de mí siempre lo hará, porque amores como este, que aun en el dolor se convierten en una suave caricia, simplemente no se olvidan. Le diría que ame, que ame fuerte y con ganas, que no busque algo fácil, sino algo posible, algo sin tantos obstáculos como los que yo colocaba y coloco. Que busque quien le ilumine la sonrisa, como él iluminaba la mía. En resumen, que busque alguien que lo ame como yo, pero mejor que yo, que no acepte menos. Acabo de reír por escribirle algo así, hoy comprendo que el odio no forma parte de mí, nunca lo hizo y nunca lo hará, porque la nobleza de mi alma es proporcional a la ansiedad de mi alma, se complementan y nunca existirá una sin la otra, no se puede tener solo las partes buenas, la oscuridad es necesaria para que amanezca. Y quien quiera la luz en mi tendrá que amar la penumbra que me conforma por igual. Pero se que no es justo, porque la vida no es justa, la vida es vida y un día toca reír y otro llorar. Sin mas ni menos, la vida es un azar donde todos tomamos cartas sin querer. Hoy reconozco lo que soy, y quien soy. Y amo los caminos que he recorrido hasta llegar aquí, las lagrimas y carcajadas formar mi día a día, así como la dulzura de sonreír sin motivos solo para darle fuerzas a quienes amo, así como la ansiedad que me abruma hasta doblegarme, así como la inocencia y la ingenuidad de mis acciones, así como mi enorme capacidad de amar y mi enorme incapacidad de odiar. Así, imperfecta, pero real
No puedo entender por que es necesario que las cosas en este mundose hagan tan oscuras y los brazos de muchos se cruzen sin poder hacer nada, sin alzar la mano al cielosin fuerzas de ayudarsin ganas de darcada quien sumido en su propio dolorla pobreza a algunos les ata las manospero la indeferencia es un látigo de horror y no se puede entender el propositode tanta tortura y sufrimiento no solo de los agraviados, sino de la misma justicia, que anhela tener donde recostar su cabeza pero habiendo tantas mujeres y hombres que le cerraron la puerta va de casa en casa anhelando ser recibida y sigue la maldad  en tantos ambientes diferentes y por causas distintas Hemos entronado y coronado a nuestro yo y las imposibilidades..de llenar este mundo de luz...Alguien se tiene que levantar a favor de la justicia de este adolorido planeta       
Recientes
Mi mamá llega ebria de una reunión vomitando por doquier, seguro se estaba divirtiendo y entiendo que no deberia molestarme pero ella tiene un problema en el estomago llamado gastritis que poco a poco se va dañando más, ya sea por no comer a las horas pero bueno creo que saben a que me refiero. Lo que me molesta es que desde niño tuve que cuidarla, creo que tenia 5 o un poco mas de edad cuando ella cada fin de semana salia en ese entonces yo era pequeño y tenia que cuidar a mi hermano aún más pequeño, ella salía y yo tenia que acostar a mi hermano y quedarme despierto hasta que ella llegara. Eran las 6 am y ella llegaba ebria, subiendo las escaleras con las justas y de frente se sentaba en su cama para vomitar, siempre le traia una vasija o algun utencilio donde ella pueda vomitar. No recuerdo muy bien pero esto creo que era cada fin de semana, me quedaba despierto toda la noche y tambien acompañandola a que ella se recupere, se que es trabajo de un hijo estar siempre con su mamá pero no creo que esta sea la forma de "ayudar" a mamá. Ahora estoy sentado viendo a mi mamá en la misma postura en la que vomitaba cuando era pequeño recordando cada parte que creo no fue superada y mucho menos hablada con ella o alguien que me pueda ayudara con todo esto ya que cada vez que lo recuerdo es un martirio para mi. Se preguntaran por mi papá pues él no paraba mucho con nosotros ya que su trabajo demandaba mucho tiempo fuera y poco tiempo en casa; con un poco mas de alivio de poder haber escrito puedo cerrar este día.
El amor quedo reducido a una pequeña semilla, que la tierra y el invierno tapo, lo regué mucho al principio con mis lágrimas, aun lo hago, con menor frecuencia, teniendo la esperanza de que un día florezca, por eso también lo abono orgánicamente, y palabras bonitas, también con apuro al principio. No es un terreno vacío, cuido ahí mis otras relaciones de amigos y familiares, entre más diversidad mejor. Pero gracias a las plantas, comprendo que ni el agua ni el abono sirven de nada si no hay raíces que se nutran, alimenten. Aun así, mantengo fértil el suelo, tocando fondo para comprobarlo. Puede que la semilla nunca germine como tanto anhelo. Quizás brote vigorosamente con mis cantos. O con suerte otra semilla traída por el viento o pájaro se pose y florezca radiantemente.
No decidí el idioma materno que debía hablar, no elegí la religión que debía profesar, no determiné lo "bueno" y lo "malo" para mí o para los demás, no cree mis propias "creencias"; todo fue implantado en mí por mis padres, la sociedad en la que me desarrollé, la cultura de mi país y las personas que me educaron. Entonces, ¿cómo puedo saber mis verdaderos gustos?, ¿Cómo puedo decir, esto es par mí o ésto no es para mí?. La lucha más grande que he tenido en mi vida ha sido la de forjar mi identidad y ser fiel a ella. Cuando intento "estudiar" o "acudir" a una nueva cultura, una nueva religión o interactuar con personalidades diferentes a las comunes entro en una batalla contra mi domesticación, contra lo que fue sembrado en mi ser y ya tiene frutos.Como padres, ¿no deberíamos sentir orgullo de ver que nuestros hijos crean su propia escencia?, nos da miedo a lo desconocido, a lo diferente a lo que no hemos controlado y entonces buscamos que repriman sus ideas, sus pensamientos, sus acciones, sus gustos. Construímos muros alrededor de ellos y trazamos una línea recta sobre lo "correcto" sancionamos por cada desviación y premiamos por cada paso dado sobre esta línea. Impregnamos de miedo su camino y los hacemos pensar que fracasarán si no hacen las cosas "como deberían ser". Intento no duplicar las ideas de mis padres en mi hijo, intento darle la oportunidad de ir descubriendo el mundo y descubriéndose así mismo. Tengo la idea de que todos podemos hacer lo que deseemos siempre y cuando no nos dañemos (física o mentalmente) y no dañemos a alguien más de esta misma forma. Pero es difícil luchar contra la domesticación, es difícil cambiar los paradigmas y dejar abierto su camino de exploración. Da miedo que por ser abierta a esta forma de expresión mi hijo salga lastimado o alguien más. Pero creo que mi mayor logro sería forjar un hijo con la capacidad emocional y personal suficiente para poder contribuir a este planeta y ser autosuficiente y "feliz".  
  LA NUEVA ADQUISICIÓN. SEUDÓNIMO: MIA   Soy la jefa de planta de un gran centro comercial, mi sección es la ropa de caballero y de señora. Tengo bajo mi responsabilidad doce empleados. Cada uno de ellos con objetivos a cumplir en ventas. Es un porcentaje alto de la nómina.  Se cuida mucho la estética , las sonrisas y llegar a esa línea fina y delicada de atender pero no agobiar al cliente. Puedo decir que en todos los años que llevo al mando, los objetivos siempre se han cumplido, a base de reuniones, formación y estar pendiente de cada operación, aprendiendo de cada venta, trabajando duro, pero se han conseguido.   Apareció ese empleado delgado, pequeño, encorvado y de una edad cercana ya a una pronta prejubilación. Venía de otra zona, se incorporaba después de una larga enfermedad; los médicos le habían recomendado estar cerca de la playa con lo que lo habían destinado a nuestro centro comercial. Parco en palabras se había presentado como Julián, le expliqué y le detallé nuestra forma de trabajar, la importancia de la estética...  Lo miré de arriba y abajo... Sabía que los hombres apuestos o con gestos picarones vendían muy bien, recursos con los que el viejales Julián, no contaba. A todo asentía con la cabeza, sin sonrisas ni comentarios graciosos, parecía incapaz de establecer una buena comunicación, tan importante en nuestro sector. La sensación "me han encasquetado un estorbo" crecía en mi interior...  Ya veía los objetivos de venta decaer, presagiaba  malestar entre los compañeros al influir los objetivos en sus nóminas. Le adjudiqué la zona de saldos, la que menos margen de beneficios deja y menos daño nos puede hacer al no vender mucho. Los puntos estrellas son el de ceremonias, la zona de marcas y la deportiva: ahí tengo a los vendedores más atractivos y con el mejor don de gente, se les reconoce incluso al entrar porque son verdaderos imanes.   La primera semana fue tranquila; Julián no destacaba y sus ventas al menos no decaían, cuando me pasaba a dar la ronda, veía a la rubia María José en sus altos tacones poniendo caras de verdadero asombro de alegría ante una señora gruesa enfundada en un traje que la actriz Julia Roberts llevaba en un anuncio, sin comentarios sobre el parecido. Luego estaba Alejandro , un rubio de ojos azules aspecto vikingo que derretía a las jovencitas en la zona juvenil de marcas, argentino,  récord  en ventas, sin comentarios también. Rocío y Marcos, los más esbeltos y con clase, sus movimientos eran un arte, su bien estar, su distanciamiento y sus palabras dictaban sentencia, lo habéis adivinado, ceremonia . Seguí paseando y viendo al resto y allí en el rincón, sin tanta luz, sin decoración que asombrara estaba Julián, hablaba con los clientes y lo que me llamó la atención era que los clientes se acercaban a él, les hablaba y se iban. Pero él no iba detrás de ellos para ofrecer sus servicios. Y en el rato que me quedé, se iba sucediendo la escena varias veces, se acercaban, él hablaba un rato y con una sonrisa se iban. Me acerqué a la caja y los que se habían acercado hacían cola para pagar sus compras. Ya con curiosidad, busqué los listados de sus ventas  y claramente… Subían.   A final de semana me sorprendieron sus cifras, su margen de beneficio no solo había crecido de forma espectacular sino que se podía comparar con los cinco mejores vendedores que tenía. No podía ser. Julián no nos había sorprendido ni con una buena imagen, ni con gestos ni una actitud extrovertida y llamativa, para nada. Pensé, puede ser la suerte del novato. Lo trasladé a una de las zonas fuertes, arriesgué. Y lo puse en ceremonias. Sí, no lo niego, temblaba ante el estropicio que podía armar y me convertí en la sombra de esa zona. Al principio la gente lo ignoraba y tal como en la otra sección se iban acercando, hablaban y se iban, él no hacía caras, ni iba detrás. Observé como una señora se acercó a preguntar por un vestido de madrina para la boda de su hijo, su cara era de preocupación, su único hijo se casaba. Julián la dirigió hacia los vestidos más sencillos y baratos, mientras le hablaba, el semblante de la señora iba cambiando de preocupación a relajación e iba respondiendo a las preguntas que le iba haciendo Julián y en un momento dado se vio a la señora hablar  un buen rato, Julián la escuchaba atentamente, asentía y poco a poco se introducía en la conversación. La señora se quedó meditando y tomó un par de vestidos para probarse, salió y se quedó con uno de ellos. Yo pensé se la ha llevado a los más baratos cuando es carne de llevarse lo más pomposo y caro al tener hijo único. Por Dios, es tonto. Luego apareció una chica sencilla, delgada, tímida. Insignificante sería la palabra que la podría definir. Como quien pide permiso se acercó a Julián, buscaba un vestido para la reunión de antiguos compañeros del instituto después de veinte años. Se notaba que el instituto le había dejado huella por lo nerviosa que estaba e indecisa, seguro que no fue muy popular ni la reina del baile. Estaba claro. Tanta era mi curiosidad que decidí esconderme y estar cerca para oír la conversación. No, no estaba orgullosa  de lo que estaba haciendo pero… La curiosidad era muy fuerte, incluso como para pasar la de ser descubierta.    —Pues, verá, busco, no sé… Un vestidito sencillo, de color canela...como le he dicho para el encuentro de compañeros del instituto, después de ¡Veinte años! ni nos vamos a reconocer y seguro que ni sabrán quién soy— Julián la miraba callado y asentía, era como un sacerdote escuchando los pecados— Me pasé los años del instituto a la sombra sin destacar en nada, soñaba con esas chicas sin complejos, que no temían a decir lo que querían y tenían su primer amor. No, no me he quedado con amargura, he vivido mi gran amor y soy feliz con mi vida. Pero, volver a abrir la puerta de esa etapa me vuelve otra vez frágil y me siento minúscula, podría no ir pero no es eso lo que quiero, quiero afrontar aquella época y eliminar a esa niña oscura, no es mi intención volver al pasado y convertirme en la reina de la fiesta, sencillamente volver y no ser invisible, que sepan que existo... Pero solo pensar que voy me saltan todos los miedos, y me vuelvo tímida como era y he pensado en un vestidito discreto y no sé, ir y rezar para no tartamudear. No sé... La chica se había abierto ante Julián como un libro, como si hubiera ido a confesarse a la Iglesia. Lo que remataba la escena, era la actitud de Julián, si llega a ponerse un alzacuellos me desmayo porque hubiera clavado el cuadro.  —Sí, entiendo, y ¿no crees que sería perfecto entrar y que todos se pregunten quién es la misteriosa chica? No tendrías que hablar, solo entrar con un vestido mortal de elegante y sofisticado. Cuanto más silencio y menos gestos más acrecentaras la curiosidad sobre la enigmática mujer elegante. Pero para eso tendrás que llevar un vestido como un guante, peluquería y zapatos acordes y dejarte llevar por tu timidez que te camuflará como enigmática y misteriosa, no hay nada mejor para el humano que confundir apariencias con realidad. Garantizado. Acto seguido se la llevó al apartado de vestidos exclusivos de marcas japonesas donde los precios son de infarto. Pensé, es tonto del todo, pero con lo sencilla que va esta mujer en su vida se ha gastado algo en ropa y él la lleva a lo más exclusivo.  Con una sonrisa de complacencia la chica miró el precio, levantó la mirada y con otra sonrisa picarona contestó —Un precio justo para lo que he pedido. No creí ver lo que veían mis ojos, la chica radiaba felicidad y seguridad en sí misma. Cuando salió, corrí a ver qué precio marcaba el vestido, me tuve que sentar, la tensión me había subido más de la cuenta.   —No lo entiendes ¿Verdad?—Julián estaba a mi lado y me hablaba al oído—Sencillamente perdemos el rumbo de nuestra vida y mi trabajo lo utilizo para ayudar  las necesidades de las personas, pasas una enfermedad y descubres lo que de verdad es la vida. Yo también te he observado y veo como luchas por mantener tu liderazgo en el trabajo, te ha costado dos matrimonios y un hijo que ya no quiere saber de ti. ¿De verdad, ha valido la pena? Todos los días tienes que probar lo buena que eres en tu profesión. Cuando a escondidas, te vas al departamento de música y acaricias el piano que tienen, porque te recuerda la época en la que estudiabas y sentías la música que levantaba tu ser. ¿Te acuerdas…? ¿Qué tienes de tus sueños? ¿Qué tienes de familia? ¿Dónde está lo que amas...? Fue como abrir la puerta de mis inicios, de cómo me había perdido poco a poco, y ahora estaba en una lucha constante por liderar un trabajo y no veía nada más, ni vivía nada más… ¡Explosionó algo en mí!. Dos semanas más tarde el puesto de jefe de departamento de ropa estaba desierto y se buscaba un nuevo jefe, el nombre de Julián ya resonaba entre los favoritos... A veces, en casa, antes de irme a dormir y ante mi taza de chocolate recuerdo cómo volví a estudiar piano y me acuerdo de Julián, ahora jefe de todo el área comercial de nuestra zona y me surge una duda... ¿Ángel o demonio...?  Aunque inmediatamente mi bebé reclama mi atención.                                          
  LA RUPTURA-   MIA   _¿Cuándo dejaste de creer en él? _Fue poco a poco, vas viendo detalles que te hacen pensar. La gente se callaba cuando yo estaba cerca... _Ya, siempre es así. _Pero tú lo sabías y eras mi hermana, me tenías que haber dicho la verdad. _Ya y lo siento. Pero todos me decían que no dijera nada. Lo siento. _Yo confiaba en ti y me dejaste con la mentira. Y fue mi mejor amiga la que me dijo que preguntara a mi madre que ella lo sabía. ¿Y sabes? Le pregunté. Y fue capaz de mirarme directamente a los ojos y mientras me retiraba un mechón de pelo me animó a que siguiera confiando en él. Su voz melodiosa, cálida, cargada de seguridad me atrapó de nuevo . _Pero algo te decía que pasaba algo. Que te mentían y lo cubrían unos a otros. _Tal vez por las miradas que se hacían mirándome de reojo. Tenía la sensación de que todo el mundo sabía algo menos yo. _ Y es así, es verdad, nadie quiere contar la evidencia por miedo a no sé, tal vez para no hacer sufrir o porque a lo mejor no lo aceptas y quedaríamos de tontos. _Puede ser pero nos acostumbramos a tapar aquello que no sabemos desvelar. Y vamos viviendo descubriendo dobleces, nada es lo que parece y encima ponemos como máxima "la confianza". _Vale, y entonces... _Una noche que tenía que venir, me hice la dormida y esperé a que llegara. Pasaron más de tres horas cuando al fin se abrió la puerta de mi dormitorio. El corazón me latía con fuerza, los ojos no conseguía mantenerlos cerrados, oí sus pisadas que se acercaban a mi cama. Y la emoción me pudo y encendí la luz. Ahí nos quedamos como pasmarotes cara a cara mi padre y yo. Mi padre con el regalo en la mano y yo con mi brazo debajo de la almohada sujetando con fuerza el diente, nuestras caras lo decían todo... Dejé de creer y rompí con el ratoncito Pérez  
LA CITA DE INTERNET MIA             ― Por fin nos conocemos cara a cara. Y puedo decirte que en directo eres más atractiva que en fotos, espero que no te hayas desilusionado conmigo. Veo por tu sonrisa que también estoy mejor que en las fotos y como te dije, para mí, el deporte es esencial. La genética influye, tener padre alemán y madre española es tener una combinación explosiva de pasión y fortaleza.             ¿Sabes? Yo sé lo que queréis las mujeres. Dame tiempo y te llevaré al cielo. No lo digo en broma.             Aquí donde me ves he conseguido estar libre de mochilas sentimentales y hoy por hoy soy feliz disfrutando de cada instante, aunque haya pasado por una historia íntima muy fuerte. Te la he de contar para que veas que es verdad lo que te digo y puedas valorar la madera noble de la que estoy hecho. Puedo dar una imagen de conquistador, mis ojos azules turquesas ya me han dicho que hipnotizan y recuerdan al mar de Caribe. Soy educado, tengo cultura y me es fácil ser cercano, no soy tímido y tengo un puntito algo canalla, que me hace irresistible. No te voy a engañar, en el pasado he jugado con algunas mujeres sin importarme el daño que les ocasionaba e incluso me resultaba halagador. He madurado y se lo que quiero. En una cita anterior, llevaba sentado media hora escuchando a la chica hablar sin parar, cuando me dije “Y yo, por qué he de estar aguantando esta situación. Y por qué debo estar aquí si no me apetece” Me levanté sin timidez. ”Me tengo que ir”. Eso sí, pagué las cervezas, ni dejé que me preguntara. Monté en mi moto, es la que mejor me entiende, se acopla a mí y me lleva a velocidades de vértigo, pura pasión, es mi amante como yo la llamo, y desaparecí. La verdad es que era una egoísta, solo hablaba de sus historias, no me tenía en cuenta.             Bueno, te cuento, que no quiero irme por otros derroteros. Yo llevo tiempo en esta aplicación desde que me divorcié. La utilizo cuando necesito conocer a alguien. Tomarnos un café y ver lo que surge. No estoy cerrado a nada, pero mientras no aparezca algo serio, tener un encuentro pasional sin importancia, pues mira…             Y fue el año pasado cuando la conocí en esta aplicación. Estuvimos dos semanas chateando hasta que quedamos. Fue verla… esos grandes ojos de color caramelo, esa melena larga, lacia, de un color azabache que resaltaba su piel blanca. Esos labios finitos que sin pintar ya eran de un color carmesí, pensé inmediatamente que si alguien podía hacer el papel de “Carmen” esa tenía que ser ella, Isabel. Muy pequeñita y frágil pero de un carácter fuerte, femenino y sensual, te entraba por la mirada pero se te quedaba en el estómago, en la piel y sobre todo en tus sueños. Esa misma noche la hice mía. Te puedo asegurar que lo que sentí no lo había sentido desde la adolescencia. Ni con mi mujer. Fue todo, olerla, sentirla, cubrirla, protegerla, desearla, me podía todo ella. Fueron días y semanas que cada momento que pasaba con ella se hacía más intenso. Llegó un momento que cogí su cara y mirándola a los ojos, lo dije. Me salió con todo el sentimiento. Te amo. Estoy enamorado de ti. Ella se quedó sin habla, no contestó. No se lo esperaba. En un pasado, su marido le había sido infiel y ella lo perdonaba porque le aportaba una sólida vida de comodidades. Pensó que así eran todos los hombres. Yo la miré a los ojos y vi ese brillo de emoción y de amor como el que yo sentía. No hicieron falta palabras para saber que estábamos sintiendo igual. Nunca he sido tan feliz. Y no se me caen los anillos si te digo que volvería a hacerlo. Vivir la vida sin sentir lo que yo he sentido, es no vivir. La gente se pasa toda la vida esperando a tener una historia como la mía y muere sin haberla saboreado. Yo he tenido ese privilegio.             Ahora viene la parte amarga. Llevábamos un mes desde que nos conocimos cuando empezó a tener problemas económicos. Me pidió ayuda. Yo no tenía dinero, por no decir que no llegaba a final de mes sin entrar en números rojos. Hice un esfuerzo y le di un poco, ella me dijo que tenía un embargo y necesitaba 6000 euros, urgente. Yo no tenía ese montante, pero sin tener nada, se los iba a conseguir. Pedí un préstamo. Se lo dije. No poseía ese efectivo, aunque sin tenerlo lo iba a obtener por ella. Pasó más de una semana y se retrasaba el abono solicitado al banco. Ella se puso histérica. Que si la amaba y era un verdadero hombre hubiera vendido la moto, era más rápido. Yo lo hubiera hecho pero llegar a ese extremo cuando el banco me daba la oportunidad… No razonaba. Unos días más tarde me llamó, ya no hacía falta ni mi ayuda, ni estar juntos…  Ella había llamado a una financiera y lo había conseguido. Y yo en cambio había optado por esperar respuesta del banco en vez de sacrificar a “mi moto”, eso quería decir lo poco que yo me implicaba y me preocupaba, Que nunca más volveríamos a estar juntos y que me olvidara de ponerme en contacto con ella, hombres como yo, no deberíamos existir. Imagínate como me dejó. No conseguí hacerla entrar en razón. El mundo se me cayó encima. Estuve un mes con un vacío interior que ya me indicaba algo: Estaba muy enamorado de ella. Lo volví a intentar y nada. Luego la vi con otro hombre. Que pronto se había repuesto y yo como alma en pena.             Durante meses descubrí todos los amigos que tenía. Me llamaban para salir de marcha. Me hicieron ver lo desagradecida y mala que era. Un amigo me llamó y me dijo que me fuera con él a Ibiza que en cuanto viera tres tangas se me pasaría la tontería. Yo no podía, pero vi cómo se preocupaban en sacarme e incluso en presentarme a alguna amiga. Puedo estar muy orgulloso de ellos y de mi familia. Mi madre me confesó que nunca le había parecido que esa chica fuera para mí. No le daba buenas sensaciones, tal como luego se vio. Poco a poco fui restableciéndome y a quererme mucho porque me había dado cuenta que lo que me faltaba era autoestima. Y mira, ya ha pasado más de un año, tal como te he dicho estoy centrado, a gusto y equilibrado. Si he pasado algo tan duro ya no hay quien me derribe. Ahora ya tengo claro lo que quiero: Una mujer que esté por mí, que sepa ver todo lo bueno que llevo dentro porque he salido de esto sin amargura. Dice ya mucho de mí, la buena madera de la que estoy hecho: no tengo rencor, no miro para atrás, ni me lamento, ni quiero nada malo para ella y soy feliz. Solo vivir, fluir, sentir equilibrio, nada de estar alterado. Necesito alguien que no sea tan princesita como ella, que este a mi lado y quiera hacerme la vida fácil. Que se muestre cariñosa y que no esté pensando en ella misma. Estoy seguro por lo que hemos hablado que tú eres esa mujer. Viajaremos a lo largo del mundo, por la noche cuando vuelva del trabajo veremos la televisión con una mantita, los fines de semana montaremos fiesta en mi casa para ver el futbol. Mi familia te querrá y te llevaré en mi moto saboreando la velocidad muy pegadita a mi. Seremos muy felices, tu eres esa mujer, lo sé porque soy muy intuitivo. Veo cómo eres sencilla, divertida, feliz y transparente. ¿Qué te parece?             ― Vete a la mierda
No puedo entender por que es necesario que las cosas en este mundose hagan tan oscuras y los brazos de muchos se cruzen sin poder hacer nada, sin alzar la mano al cielosin fuerzas de ayudarsin ganas de darcada quien sumido en su propio dolorla pobreza a algunos les ata las manospero la indeferencia es un látigo de horror y no se puede entender el propositode tanta tortura y sufrimiento no solo de los agraviados, sino de la misma justicia, que anhela tener donde recostar su cabeza pero habiendo tantas mujeres y hombres que le cerraron la puerta va de casa en casa anhelando ser recibida y sigue la maldad  en tantos ambientes diferentes y por causas distintas Hemos entronado y coronado a nuestro yo y las imposibilidades..de llenar este mundo de luz...Alguien se tiene que levantar a favor de la justicia de este adolorido planeta       
Isaías 53:4-5 Reina-Valera 1960 (RVR1960)4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados./Miqueas 7:18-19 Reina-Valera 1960 (RVR1960)18 ¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia.19 El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados./ Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio.Hechos 3:19 | RVR60 /Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan.Hechos 17:30 | RVR60 / Mas por tus muchas misericordias no los consumiste, ni los desamparaste; porque eres Dios clemente y misericordioso.Nehemías 9:31 | RVR60 / Nahúm 1:7 Reina-Valera 1960 (RVR1960)7 Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían./ Salmos 103 Reina-Valera 1960 (RVR1960)Alabanza por las bendiciones de DiosSalmo de David.103 Bendice, alma mía, a Jehová,    Y bendiga todo mi ser su santo nombre.2 Bendice, alma mía, a Jehová,Y no olvides ninguno de sus beneficios.3 El es quien perdona todas tus iniquidades,El que sana todas tus dolencias;4 El que rescata del hoyo tu vida,El que te corona de favores y misericordias;5 El que sacia de bien tu bocaDe modo que te rejuvenezcas como el águila.6 Jehová es el que hace justiciaY derecho a todos los que padecen violencia. (La Biblia)
Textaleros
David
Mara de Jess
ANA BRIGITTE TOCA GUAYACUNDO
Laura Irizarri
Amalia Franco
vishnu
Yanell C
Irving Perez
martha del pilar
emanuel collazos
Norge Espantapjaros
Valeeh
elizabeth da silva
Arcangel Mario Loscri
anyell
beatriz
PHOEVEE KAY SEAGARS CISTERNAS
Katherine Cornejo
Broock Johnson Wells
Sflar
Horacio Hernndez
Ana Miranda
Adriana Reyes Prez
carlos mario
VIRIDIANA GARCIA MORALES
Esteban
carolina
Cecilia de la Luz Martnez Puga
Monica (Movisi)
Pamela Ortiz
Oscar Vega Gutirrez
miguel angel
Nere Toriz
lucy
Mercedes
mmm
Julio Alexander Corts Mesa
rosina
Alexis
PEPE EL TORO
Halena
omar santos
yarelly
Ross
Elena Martnez
keny brayam
Oscar Javier Alemn Barrios
Cindy Puentes Leon
victor manuel martinez drouilly
Christian Baglieri
Denisse M. A.
Gerardo Gonzlez Torrelles
Ana Lucia G.
Diego Lujn Sartori
Ezequiel Dominguez
Alejandro Margulis
Sebastian Cariceo
Giselle Lopez
Fundacin Literaria de Chiriguan - FUNDALCHI
valeria marchisio
Jos Antonio de Alba Yolimea
Gabriel Martn Cuvillas Prez
Alfredo Cetino
paola saenz
JOSE RODRIGUEZ
maria
Andres Portilla
MINERVA
Miguel ngel mata castillo
diego martin atienza suarez
Jos Martn Valencia
Lumiere de Paix
luis varela luzardo
vctor jose  gelvis  ramirez
Nick Nasty
Rosario Collico Savio
gloria fuentealba sandoval
andres rivera
yentl pamela carreo perez
TULICIENTA
Roose
Alvany Carrillo
Angel Damin de Salinas
Francisca Londoo
luis Suarez
Laura Cristina Lopez Mata
martin lopez
Octavio Vargas
Abel Scholem
sexy
alicia
lydia lozano villa
liliana
Mara Antonieta
mayeli.espinoza
Gloria Isabel
Jesus Emilio
HECTOR GUISA
samm madrid
MIRANDA
yenny maestre
Andrs Alvarado
Amputando sueos
mariajose