Textale es la red social de la expresión literaria
El sitio que te ofrece un espacio abierto donde puedes publicar todo tipo de textos y escritos en la red, presentándolos de la forma más óptima e innovadora, bajo ningún costo, a un público abierto, o a gente de tu entorno.



Regstrate gratis, tan slo toma unos minutos.
 /   / 
Registrate


Recientemente Agregados a Favoritos
 Dejare´ un verso tibioa la puerta de tu agreste voz,desoyendo el grito florido de una pretendida primavera.Las orillas de tu arrogancia,repletas de espumas,ahítas de ocasos prematuros;besara´ tu orgullocon su boca de fuego.Asimilando derrotasesconderá su mirada, con un manto de vergüenzacomo única ropa.Y aquel verso olvidadoen tu regazo endiosado,exalara´ su ultimo aliento,finalmente coronado.No soy poeta ,pero puedo hacer estopara deleite de mis amigos.MARINO.
Presiento el final de nuestra historia. Presiento tu fácil desinterés. El presentimiento, sin saber si es amigo o enemigo. Presiento y siento por adelantado el dolor. Presiento flores sin amar. El presentimiento, la intuición del alma. Presiento tu exilio. Presiento mi niña morir. El presentimiento, como feto de mis ideas. Presiento tu partida. Presiento, te presiento                                                    Snooki
Tanto te olvidé, que tu nombreya no entra en una palabratampoco cabe en una idea Lo borró tu insoportable ausencia
Y quizás sí, fue ahí, donde los ecos de nuestras caricias se encontraron; Donde tu mirada me habló en un lenguaje diferente, sin decir palabras;En penumbras y a ciegas respirando unidos en un solo aliento, eclipsados…  Y quizás sí…  Presiento que mi soledad se ha enamorado, no sé si de ti, o de mí, o de los dos, Si son tus manos, o tu boca o la humedad de tus labios cuando bebes de mí; No sé si es tu risa o son tus ojos, o acaso la gracia con que pronuncias mi nombre; O quizás, es tu recuerdo disfrazado de ternura y seducción lo que me lleva a ti…  Sí, fue ahí...  Entre tus brazos, donde la calma fue inundando plenamente mis sentidos, Sobre tu cuerpo, donde mis secretos quedan sellados y silentes en tu piel, En mis sueños, donde a veces me invade el miedo de perderte, de no volver a verte; Ahí donde solo somos tú y yo, en el silencio insoldable donde mi cariño encuentra su motivo… (...Por si no lo sabes te pienso todo el tiempo...) Battaglia 16/12/2014 
Por fin doy la espaldaA lo lejos se oyen risas. Los ojos de las arañasAún se arrastran por el callejón. En el camino seco nadie ríe.El viento deja sus huellas. Florecen remolinos de dorado polvo La primavera entrecierra los párpados Detesto el viento.Tampoco le temo. Voy a olvidarlos a mi modo Y caminaré siguiendo el llamado de la costa. Hay barcos viejosJarrones y conchas despostilladas. El agua es azul y brillantecubre la paz eterna. Seré del mar, voy a pertenecerle. La vida verdadera. La espuma de las olas. Consagraré las flores y amaré el coralSacrificándose a sí mismo.  (Poema ¨A ESPALDAS¨, Autoría Lorena Rioseco Palacios)
            Como inexorable sombra que se ha levantado          cuando luz de luna          lame la materia,          él arremete mi mente otra vez          entre decadentes matices          de imaginación y recuerdo.          Se ha entronizado en mi mente          y sonriente martilla,          mi vidriosa realidad.          Criatura ingenua y serena          es en tu mirada que acumulas          todo tu encubierto poder.          Con ella me elevaste al cielo, una mañana.          Con ella me aniquilaste bajo tierra, una noche.          En cada mano sostienes          la locura y la cordura          y malabares haces con ellas          encajándolas a tu mundo...falsificando tu realidad.          ¡Oh muchacho de ojos hermosos!          ¡¿Cuán grande es tu locura?!...¡Cotéjala con la mía!          ¡Cuán mayor es aún mi locura!          Locura aquella la mia,          la de creer que hubo un tiempo, un dulce cuento real,          en el cual tu me habías amado,          en el cual...tu amor era mio.           
.-Canciones  de navidad,Que de campanas se acompañan.Que por el brillo rutilante de un  lucero,Fueron  mágicamente inspiradas..........-Tu ser las va cantando sonriente y alegre,Nacen en ti melodiosas  y espontáneas.Canciones en tiempo de navidades,Va entonando festiva tu alma.............-En tu mesa has de disponer,Cual símbolo de júbilo una luminosa vela blanca.Y en el arbolito seguro que tu colgaras ,Relucientes estrellitas como esferas de plata...................-Id  donde el niño está ya por nacer,Déjate guiar por el brillo de esa estrella solitaria.El rey no ha querido venir con corona en la sien,Ha preferido nacer entre animales y parias..........-Villancicos en coro  le han de dar Gloria y loor,Y un aprendiz de vate, su poema aquí declama.Deseando de todo corazón a poetas y escritores,Feliz navidad y un año nuevo lleno de inspirada gracia......... ----------DEMOCLES (MAGO DE OZ)--------------
Para Lexy     Sucedió aquella vez a los quince años. La puberta Pina Cruz, había escapado de casa para ir a la función nocturna de estreno, en el cine manchego, la nueva película de Pedro Almodóvar. Quería admirar a la diva del cine español, la hermosa y sensual Victoria Abril. Ser como ella. Ser Victoria Abril y actuar a lado del galanazo Antonio en la flamante película. —Sueño con ser una chica del cine, no del montón—decía Pina a su acompañante, Diego, su mejor amigo, Diego. Terminó la proyección y los majos se fueron deambulando por la calle. Eran más de las diez de la noche, los boletos amarillos y panfletos de promoción aun llovían en la acera. Los maniquís de los escaparates los observaban ínfimos y cómplices de su precoz aventura. —Cuando yo sea una actriz de cine Diego, te llevaré a todos mis viajes, y a mis casas en Londres y New York, y a la Costa Azul. — ¿y me vas a ser tu esposo o tu perro faldero? —No digas eso, ya te dije que si para los veinticinco ninguno de los dos se ha casado, nos casamos nosotros y ya. —Seremos como un matrimonio amistoso entonces. —Seremos felices y es lo que importa. —Aclaró Pina. Doblaron en la esquina de la glorieta madrileña, el café Solorza, al otro lado de la calle, todavía estaba abierto. Un par de músicos con sus guitarras españolas armonizaban la epicúrea velada. — ¡Vamos por una rebana de torta! anda— Cruzaron la glorieta aprovechando el rojo del semáforo, entraron a la cafetería que estaba repleta de jarrones con dalias y luces enroscadas en los pilares de madera  borgoña. —Me da dos rebanas de torta, una de naranja con chocolate amargo y la otra de… merengue de limón—Pidió al empleado que tomó la orden de inmediato. — ¿Tanta azúcar? Una futura actriz debe cuidar su figura—Cuestionó Diego picándole las costillas a su amiga que se dobló por la cintura. —No necesariamente, Sophia Loren ya lo dijo: la belleza es lo que sientes por dentro y se refleja en tus ojos, no es algo físico. Una debe tener carne ¿No has visto a las italianas? Tremendo culo y tanto pecho, así quiero ser yo. —Ya, pero tú no eres italiana Pina. —En el cine todo es posible Diego; es como si quisieras interpretar a un vejete gordo estando muy flaco, tas muy flaco Diego, casi desapareces, deberías de comer más. — ¿O sea que el cine me va a volver obeso? —Eres imposible. El mesero les llevó la orden a las mesas jardineras que estaban afuera, rodeadas de arbustos y un grupito de odaliscas que bebían té verde en otra mesa, se reían al tiempo que sus lentejuelas y chaquiras sonaban en la pañoleta. El empleado les sirvió dos vasos de leche tibia como cortesía de la casa por celebrar su aniversario. Diego y Pina empezaron a comer sus pedazos de tarta, mientras un gato negro pasaba frente a ellos para ir a acurrucarse a las faldas de las mujeres. — ¿Qué darías con tal de ser famosa? —preguntó Diego luego de sorber un trago al vaso. —Yo quiero ser actriz no famosa, si soy famosa es por ser actriz. Quisiera que Pedro reconociera mi talento, ser una de sus musas, su prima donna— contestó Pina poseída por un deseo empalagoso que la hizo escupir unos trocitos de fruta al hablar. —Lo siento Diego. Me emocioné mucho. — ¿Qué es una prima donna? —La cantante más importante de una ópera. —Oye, pero tú quieres el cine no la opera — ¡Es lo mismo coño! — Diego abrió los ojos, expectante, su rostro ibérico decorado con un bigote leche blanca hicieron reír a Pina por lo dramáticos que estaban siendo ambos en la cena del pos-estreno. Parecemos una mala película. Terminaron su postre y continuaron vagando en el boulevard. Algunos vagabundos con sus fogatas metálicas en los callejones les silbaron, a lo que Pina les respondió con un saludo amanerado, Diego la jaló del brazo y se alejaron del público callejero. Los postes de luz, en donde descansaba un par de búhos en los cables de electricidad, servían de posada para los ambulantes nocturnos; la maja se acercó una mujer gorda de peluca fosforescente que fumaba en la esquina. —Oiga, me obsequia un cigarrillo, y cuando sea rica y famosa se lo agradeceré con mil cajetillas. —Uy niña—dijo la suripanta—Cuando seas rica y famosa, estarás peor que yo. Toma, te regalo éste, por los cojones que tienes, ahora lárgate con tu novio que van a pensar que soy su proxeneta. —Muchas gracias guapa— Pina cogió el cigarrillo encendido y le tronó un beso al aire a la bondadosa desconocida. —Estás loca Pina, era una puta, cómo le quitas el mentolado a una puta. —Basta Diego, era una puta muy amable. —Pero si ni fumar sabes. —Por eso le pedí uno, para practicar, ven… —Corrieron al parque de abetos, la pícara Pina se subió al borde de la fuente apagada y empezó a caminar: modelando, como si calzara de zapatillas altísimas. — ¡Soy Victoria Abril! —Empezó a decir—En putifalda. Hermosa y admirada, y todos los hombres babean al verme. —Yo no, a mí no me gusta Victoria Abril. —Pues debería, porque tú eres Antonio. Ahora, ráptame y átame. Pina dio una intensa y prolongada calada al cigarrillo y empezó a ahogarse, tosiendo humo. —Cuidado diva, si te ahogas te mueres y ya no podrás ser actriz. Bájate de ahí Pina, no seas ridícula. Pina Cruz tiró el cigarrillo al agua sucia, se alisó la falda azul que llevaba encima de sus medias rosa y dio un salto para aterrizar en el suelo de granito. — ¡yo daría cualquier cosa con tal de ser actriz! —dijo.  Un estruendo irritante quebró el temple de la noche. Un mastodonte mecánico se derrapaba en la calle a toda velocidad, haciendo eco en su claxon que emitía un bolero asesinado. — ¡Gilipollas! —Le gritó Diego al tráiler— ¿Qué le pasa a ese hijoeputa, con semejante toro y a esa velocidad va machacar a alguien y ni cuenta se va dar? —Un borracho. Vámonos—Siguieron caminando hasta divisar la terminal de autobuses de medianoche, todavía con gente esperando bajo la iluminación. —Estuve pensando Pina, cuando estés haciendo películas, qué tal si te piden que te desnudes o enseñas las tetas como Victoria Abril, no serás capaz de eso. — dijo Diego luego de un rato sin hablar. — ¿por qué no? —dudó la diva. —Pues porque eres menor de edad. —Obvio Diego no realizaré ningún desnudo hasta que sea mayor. Sólo eso me detiene. Si tu quisieras ser actor no tendrías por qué tener problema el estar en pelotas en pantalla, la gente le pondrá atención a la…profundidad de tu personaje, no a tu polla—argumentó Pina, harta de las interrogantes ilusas de su amigo. —Bueno y si aparte de estar desnuda tienes que estar follando con un tío… — ¡Pues lo hago Diego! Nada va hacerme cambiar de opinión, parece que quisieras que no me convierta en actriz, si es mi deseo. —Es que te vas a olvidar de mí. —Que no coño, nunca lo haré.  Los dos púbertos se acercaban a la terminal cuando un cartel anaranjado colgado en un poste, llamó la atención Pina. — ¡Audiciones Diego, audiciones! —Gritó ésta—es como señal divina. Por fin la oportunidad, bájamelo. —Memoriza la dirección y ya Pina. — ¡No! Quiero el papel, es la productora de Ciro Luna. No quiero perder la oportunidad ni que alguien más la vea y me la gane. —Pues confía en ti. — ¡Baja el cartel por favor! —exclamó la pequeña diva, Diego vio es sus ojos el ansia y desesperación por obtener, lo que el creyó, como un sueño egoísta. Suspiró y se trepó al poste. Jaló el cartel pero al estar atorado con un clavo no se desprendió enseguida. —Está duro, no se puede—informó a su amiga. — ¡Jala con fuerza!—ordenó Pina. Diego sostuvo el cartón, en la punta y saltó para que su peso lo despegara. —Coño me lastimé el brazo—anunció al aterrizar en la acera. — ¡El cartel! — chilló Pina, el viento que corría agresivo arrastró el anuncio por la calle, llevándoselo lejos.  —El autobús se nos va a ir—recordó el chico. —No importa—la maja fue tras el anuncio naranja mientras su amigo la seguía cojeando. El aire soplaba con una fuerza tremenda, ya había brisa en su corriente. Los postes parpadeaban y la basura callejera se elevaba en direcciones diferentes juntándose en un remolino que flotaba en la avenida. — ¡Pina, Pina cuidado! —gritaba Diego. La chica se tropezó en el pasto de un establecimiento cerrado. ¿Estás bien? Le preguntó. — ¡Ve por el cartel! — Diego corrió más rápido, olvidándose del reciente dolor en su tobillo y la muñeca. Corrió sin percatarse de otra cosa que no fuera el cartel con la dirección de las audiciones. Cruzó el boulevard al mismo tiempo que el tráiler del conductor ebrio arrollaba todo en ese mismo rumbo. — ¡DIEGO! — Cuando Pina socorrió a su amigo, este yacía igual que un títere al que le han cortado las cuerdas. Acostado sobre su propia laguna de sangre, inmóvil y con el cartel de Ciro Luna sujeto en una mano. —Diego…—titubeó la maja. Lloró toda la noche. Incluso cuando las personas de la terminal fueron apoyarlos, incluso cuando la ambulancia se llevó el cuerpo, incluso cuando la policía arrestó al culpable, sólo dejó de llorar cuando los reporteros le preguntaron sobre el incidente: A mi amor… lo mataron mis sueños. Y fue entrevistada toda la semana, llenó primeras planas y portadas, programas de televisión y hasta un minuto de silencio en la radio por la historia de la pareja adolescente que fue separada por la muerte del chico, que solo quería cumplir los sueños de su novia. También sacaron un reportaje sobre los peligros de conducir alcoholizado. En cuanto Ciro Luna escuchó la noticia, quiso conocer a la protagonista y hacer una película basad en los hechos. Pina protagonizó su siguiente producción, debutando en el cine nacional. Fue nombrada la actriz revelación del año. Ganó el éxito, la fama, la fortuna, el mundo ya era suyo. Muchos años después, en la ceremonia de premiación, donde Pina recibió el galardón más prestigioso de la industria cinematográfica por su interpretación a lado de Antonio Banderas en la película más taquillera del director Almodóvar, la diva recordó aquella noche olvidada en que perdió a su mejor amigo a causa del capricho soñado. Siempre fue hija de los reflectores, una tiene que luchar por lo cree, por sus metas, jamás rendirse, que nada se interponga entre tú y los sueños anhelados. —Y es que el cine… siempre me ha apasionado—fueron las nueves palabras que dijo en su discurso de agradecimiento.  
Recientemente Comentados
 Dejare´ un verso tibioa la puerta de tu agreste voz,desoyendo el grito florido de una pretendida primavera.Las orillas de tu arrogancia,repletas de espumas,ahítas de ocasos prematuros;besara´ tu orgullocon su boca de fuego.Asimilando derrotasesconderá su mirada, con un manto de vergüenzacomo única ropa.Y aquel verso olvidadoen tu regazo endiosado,exalara´ su ultimo aliento,finalmente coronado.No soy poeta ,pero puedo hacer estopara deleite de mis amigos.MARINO.
Y quizás sí, fue ahí, donde los ecos de nuestras caricias se encontraron; Donde tu mirada me habló en un lenguaje diferente, sin decir palabras;En penumbras y a ciegas respirando unidos en un solo aliento, eclipsados…  Y quizás sí…  Presiento que mi soledad se ha enamorado, no sé si de ti, o de mí, o de los dos, Si son tus manos, o tu boca o la humedad de tus labios cuando bebes de mí; No sé si es tu risa o son tus ojos, o acaso la gracia con que pronuncias mi nombre; O quizás, es tu recuerdo disfrazado de ternura y seducción lo que me lleva a ti…  Sí, fue ahí...  Entre tus brazos, donde la calma fue inundando plenamente mis sentidos, Sobre tu cuerpo, donde mis secretos quedan sellados y silentes en tu piel, En mis sueños, donde a veces me invade el miedo de perderte, de no volver a verte; Ahí donde solo somos tú y yo, en el silencio insoldable donde mi cariño encuentra su motivo… (...Por si no lo sabes te pienso todo el tiempo...) Battaglia 16/12/2014 
Por fin doy la espaldaA lo lejos se oyen risas. Los ojos de las arañasAún se arrastran por el callejón. En el camino seco nadie ríe.El viento deja sus huellas. Florecen remolinos de dorado polvo La primavera entrecierra los párpados Detesto el viento.Tampoco le temo. Voy a olvidarlos a mi modo Y caminaré siguiendo el llamado de la costa. Hay barcos viejosJarrones y conchas despostilladas. El agua es azul y brillantecubre la paz eterna. Seré del mar, voy a pertenecerle. La vida verdadera. La espuma de las olas. Consagraré las flores y amaré el coralSacrificándose a sí mismo.  (Poema ¨A ESPALDAS¨, Autoría Lorena Rioseco Palacios)
            Como inexorable sombra que se ha levantado          cuando luz de luna          lame la materia,          él arremete mi mente otra vez          entre decadentes matices          de imaginación y recuerdo.          Se ha entronizado en mi mente          y sonriente martilla,          mi vidriosa realidad.          Criatura ingenua y serena          es en tu mirada que acumulas          todo tu encubierto poder.          Con ella me elevaste al cielo, una mañana.          Con ella me aniquilaste bajo tierra, una noche.          En cada mano sostienes          la locura y la cordura          y malabares haces con ellas          encajándolas a tu mundo...falsificando tu realidad.          ¡Oh muchacho de ojos hermosos!          ¡¿Cuán grande es tu locura?!...¡Cotéjala con la mía!          ¡Cuán mayor es aún mi locura!          Locura aquella la mia,          la de creer que hubo un tiempo, un dulce cuento real,          en el cual tu me habías amado,          en el cual...tu amor era mio.           
Todos hemos oido alguna vez esta vieja superstición. Dicen que para evitar este infortunio, debes reverenciar al gato y dejar que se vaya. También burlarlo y girar sobre tus pies diciendo "mi camino es otro". Pero la verdadera historia fue modificandose con el paso del tiempo y hoy les contaré la fabula real detras de esta superstición.Una noche fria de Agosto, una anciana solitaria contemplaba la luna en su mesedora, con su gato en su regazo. Acariciaba su pelaje y su pequeña compañia ronroneaba en su descanso. Ese gato era blanco como la nieve que caía y era la unica compañia de esa pobre mujer. Un vulgar ladrón entro en su casa justo cuando la anciana se había levantado para servirse un poco de té caliente. Ese hombre la arrojó al suelo y empezo a tomar todo lo que tenía valor y a romper lo que no podrian darle a cambio de monedas. El gato vió a su ama temblando en el suelo y saltó al agresor para atacarle con sus garras. Sin embargo, el hombre golpeó al gato y lo arrojó a otra habitación como si se tratase de una simple almohada. Ese mal hombre golpeó a la anciana en la cabeza y la dejó inconsiente, logrando escapar de nuevo por la ventana. El gato despacio se acercó a su ama, pasando su cabeza peluda por su rostro para intentar despertarla pero la anciana no reaccionaba...Poco a poco, la sombra del gato, apenas visible a la luz, empezó a engrosarse mientras el felino se enojaba. Cómo se había atrevido ese hombre a golpear a una indefensa y vieja mujer? El gato salió por la ventana y caminó sobre la nieve; las patas se le hundian en los copos acumulados y el viento le golpeaba fuerte aunque eso no le detuvo. Quienes prestasen atención, podían ver que cada paso que daba manchaba la nieve de negro: la noche y su sombra se mezclaron con su pelaje y poco a poco aquel pelo tan blanco como la luna llena se transformaba en un negro más oscuro que la misma palabra y sus ojos, tornasen en verde claro solo distinguibles ante un poco de luz. Siguió las pisadas del ladrón hasta una casa destartalada y mal construida; el botín estaba sobre la mesa y dinero era lo que veia. Aquel hombre buscó un poco de pan y un cuchillo para cortarlo, pero muy despistado era porque no notó que bajo su mesa estaba el gato negro. En un simple instante, el gato se atravezó en el camino del ladron, provocando que se tropiece y se fracture la nariz contra el suelo. El gato estaba satisfecho, golpe por golpe. Pero su sombra le susurraba que aun no era suficiente...que su ama ya no estaba viva. El corazón del animal se encojió un poco de la ira y, observando bien un tentador portacuchillos, decidió empujarlos desde la nevera y cayeron todos sobre el ladrón, clavandose en la espalda. El gato espero escondido en un rincón oscuro, escuchando atentamente los gemidos de dolor y los pedidos de auxilio de aquel hombre, mientras su sangre manchaba los talones de la cocina. Poco a poco, esos latidos se fueron apagando, hasta ser solo un simple recuerdo de la vida de ese ladrón. El negro animal volvió con calma a su casa y, para su felicidad, su dueña estaba de pie, tambaleandose y sujetandose la cabeza por el golpe. Oia su dulce voz, llamandole, pidiendole su compañia. Pero solo recibió un grito de miedo de la anciana al ver a su gato con el pelaje negro y sus ojos claros. Estaba espantada y a tientas buscó su escoba, amenazando a su gato. El animal salió de la casa a la noche de nuevo, mirando por la ventana a su ahora antigua dueña, sentarse en la mesedora sola. El pobre gato negro se fue y jamás regreso. Envidioso de lo que otros gatos tenian, usaba su sombra para atravezarse en el camino de sus dueños, para que caigan como ese ladrón. Y como él, nacieron más y con ellos compartió su historia para que los demas, confundidos, hagan lo mismo con quienes crean merecedores de golpes.
Percibo  el  aroma  de  las  flores,  en  mi  jardin.y  la  paz  del   momento  me  habla  de  ti.Tejo  la  manera  de  acercarte  mi  lucero.Convoco  al  viento,  el  te  llevara  mis  besos  hambrientos.Te  susurrara  al  oido  mi  nombre,  y  yo  cultivare  la  esperanza.     Elvia  Gonzalez  
.-Canciones  de navidad,Que de campanas se acompañan.Que por el brillo rutilante de un  lucero,Fueron  mágicamente inspiradas..........-Tu ser las va cantando sonriente y alegre,Nacen en ti melodiosas  y espontáneas.Canciones en tiempo de navidades,Va entonando festiva tu alma.............-En tu mesa has de disponer,Cual símbolo de júbilo una luminosa vela blanca.Y en el arbolito seguro que tu colgaras ,Relucientes estrellitas como esferas de plata...................-Id  donde el niño está ya por nacer,Déjate guiar por el brillo de esa estrella solitaria.El rey no ha querido venir con corona en la sien,Ha preferido nacer entre animales y parias..........-Villancicos en coro  le han de dar Gloria y loor,Y un aprendiz de vate, su poema aquí declama.Deseando de todo corazón a poetas y escritores,Feliz navidad y un año nuevo lleno de inspirada gracia......... ----------DEMOCLES (MAGO DE OZ)--------------
Ms Ledos
El adiós       Desde hace ya Muchos años Que camino Por los tibios, Los luminosos, Los inefables Días de la vida.   Y en los primeros, Todo era nuevo, Todo era claro, Todo era libre.   Y a pesar de que, Cuando irrumpen las reglas, La armonía de las horas Se hundió en el colapso.   Y que desde entonces, Por ensalmo maldito, Por resabios amargos, Por disputas infames, Se murieron  Algunos de mis sueños.     Disfruté por las noches Con estrellas brillantes, Con la luna redonda, Con mil astros cambiantes.     Y en la lenta travesía Que por años y años Me consume la vida, Me inunda el regocijo De los largos, De los días rutilantes.     De los cielos azules.   De nubes que galopan.   Del perfume en los vientos.   De los bosques umbríos.   De la dulce alegría,   De los suaves recuerdos.   Y mis magras perspectivas De ignotas aventuras, De hijos que viven, De hijos que sueñan, De hijos que otean Por un raro horizonte.   No han hecho Tediosa esta larga rutina.     No han hecho prolongados, Los días de trabajo.   Ni amargo, El inútil alegato.   Ni ruda la demanda.   Ni siquiera despreciables Los  asuntos de rencores, De relatos de quejas, De responsabilidades insulsas, Ratoneras, mediocres.   Ni han insertado Su resabio, En esta ya larga vida, Los rencores.       Porque mis manos Se han cargado de magia.   Y mis ojos de luz   Y mi boca, De palabras y versos.   Y de amores.   Y de hermosas historias.   De inefables deseos.   Y ahora ,   De un adiós que comienzo Presuroso y eterno.           SAN JERÓNIMO LÍDICE, A 16 DE ENERO DE 2006.  
En estòs tiempos  en dondè, toda la gente benera a sus muertosen donde la temporada de inviernoesta en su pleno apogeo es en estos momentos cuando màs felìz me siento conmigomismo y con mis enormes amigos de textale!!!!!Nunca pensè encontrarme conuna familia tan grande y con serestan admirables y respetables como sònustedes¡¡¡¡¡¡Es ahora cùando estòy viviendola etapa màs felìz de mi vida.Ahora siestoy demostrando un poco de mi crecimiento,que eh presentado ya que sin ustedes no lo hubiese logrado.....Gracias musas y escritoras grandiosas.......Gracias poetas y escritores por sus criticas y por sus celebraciones!!!!!!Gracias familia de textale por brindarmeestà oportunidad de demostrarles missentimientos¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Edgar The Sacrifice 09
Recientes
 El grito palabra sin razón, Sonidos rojos y palabras ENORMES. Salto los escalones de dos en tres, Se dio media vuelta y camino al revés, Ese lunático irreverente vive en tu cabeza.  Sombrerero de Alicia, Conejo sonriente, Blanco y terso, Como una camisa de fuerza. Ese otro soy yo, La inmadurez, El lapidario payaso, Que se viste de azul.   Doy vueltas en círculos en el suelo, Y mis giros son: El sentido de la vida. Lapsos psicópatas en un mundo loco. Cambio mis ojos de colores, Y mis pensamientos se funden en el entorno, Cual señor camaleón.  Alegría cuerda, Felicidad plana, Manchas fluorescentes y saltos verdes. Soy feliz brevemente, El es feliz cuando está loco, El es feliz cuando se pone el traje azul, Cuando se para de cabeza, O gira sin parar, El es ASÍ de cuerdo, Viviendo en una feliz LOCURA, En ese lapsus de tiempo fugaz, De consciencia y lucidez insana.   Feliz el traje de la esperanza, Que usamos los tontos soñadores,   El alegre lunático que vive en la luna, Puede volar entre nubes y trajes azules, El alma de un hombre son las risas. Eso decía Neruda, Eso dicen los poetas, Algunos poetas, No todos.                                                                Todos, Todos, Todos los locos, Creen estar cuerdos, Y ríen con descaro, Y se ríen de la vida. ¿No es mejor reír Tetera cínica y sin vida?.   En el Bosque encantado,                                                   El Sauce me grita, Ellos me miran desde debajo del  sauce, Ellos miran al lunático de traje azul Todos miran dentro de si y lo ven, Lo ven arriba del sauce, Y lo ahuyentan con ramas, Porque le tienen miedo, Me tienen miedo, Se tienen miedo. Le temen a esa felicidad  azul que se vuelve locura.  ¿Volar? Eso es para aves, no para humanos, Pero vuelan mis nubes, Me pongo el traje, Y salgo a volar en las nubes, Me caigo y la luna me levanta.   Cielo verde, Cielo rojo, Cielo azul, Cielo amarillo.   ¡¡NO CALZAN!!   No calzan Las piezas de mi rompecabezas, Del rompecabezas de la vida.   Estos deformes pensamientos, Los revuelvo en mi taza de té, Mi té es azul como tu cielo, Como la casa, Como el perro, Como las flores que aúllan a la madrugada, Como el mar, Como Nicanor Parra. Todo es azul, Como el mundo, Como tu ventana, Como mi traje azul, Como la azul locura.  Mi azul esperanza sin sentido, Es una acongojada felicidad, Y Mientras siga girando, Mientras sigan estas palabras divagando, Mientras siga escribiendo, Mientras me arroje por un barranco, Mientras me suelte y me deje volar, Mientras el lunático salte, Y chille de felicidad, Mientras use ese ridículo, Traje asolapado con flores y sombreros,                         Podremos Bailar felices al son de las tiernas risas del manicomio.
Muchas veces despierta mi lado imbécil, Ese lado que se aburre de lo cotidiano, El lado que aburre a los demás, Mi lado que habla puras tonterías, Y casi siempre cae en lo sexual. En el doble sentido de la palabra, ¡PERO QUE IRREVERENTE! ¡No se puede ser así! (Si puedo serlo) Y entonces ellos se acercan, Y me dicen inmaduro, Me dicen impaciente, Impulsivo,  Idiota, Obsesivo, Me dicen;  ¿incoherente? (Me dicen intolerante) Y saben que… me importa una mierda. Yo grito igual!   Me apasiono con el aire, Me apasiona la verdad, La verdadera denuncia de la mentira. La burla de lo normal.   Incluso mi lado incoherente, Este lado desquiciado, Que parece tan extraño, Es sumamente normal. Tan normal como ser subnormal.   Quiero pararme sobre una mesa, Quiero lanzarme por la ventana, Quiero girar en círculos, Quiero destrozarlo todo, Quiero bailar break-dance. Quiero usar metáforas rebuscadas y hermosas: “Flores sonrientes aúllan al  Alba, Mi mano se duerme  y la mente se pudre, La tele se para y se arroja a un abismo. El corazón me estalla con su combustión espontanea, Naranjas y peras en mis zapatos. Payasos travestis golpean las papas, Los hombres de traje y las hadas muertas. Yo voy a un castillo montado en mi pudu volador, Tomo té; con bachelet, con mathei y angelini. Me lanzo del cerro dragón con mi elefante rosa, Llueven poetas y gatos, Despierto tranquilo y salto de la cama, Esto no tiene sentido, ¿A quién engañas?”.   Si quiero escribo en binario, Es mi creación, Mi poema y hago lo que se me da la gana: 1001001001000100101000100010010   01001010100101001010010100101      01010010100101010010100101               10100101001010101         100101001010010010010101 10010101001010010100101001010010 100101001010010100101001010010101   Y a si a ti te molesta esto entonces cierra los ojos, Y no veas nada. Si me tratas bien te regalare un poema, Y si te calmas un poco te invitare un trago, Yo no tomo, no fumo, Elijo otros venenos, Pero si quieres matarte adelante, Aquí está la soga ----àsoga * Es más rápido.   No me hagas caso, Aquí escribo puras tonteras, Tonteras como la esperanza y esas cosas, Puta que se molesta con la esperanza, Aquí está la esperanza ----à ESPERANZA Aférrate a ella como tu última ficha, La ultima ficha del existir.   No sé porque la gente se mata, Si aun no han vivido todo, Si las cosas no están tan mal y si lo está entonces, HAGAMOS ALGO.   “existencial de mierda no haces nada ni siquiera marchas, no protestas, no como antes, eres un amarillo picado a revolucionario”   Lo lamento amigo, Pero no veo que tú hagas salir el sol por la mañana, Lamento que mi hipocresía no te deje ver nada. Yo simplemente escribo. Y cuando tengo sueño escribo cosas incoherentes, Y me acuerdo de cosas estúpidas. La gente habla y me deja helado, No sé cómo responder, Pasan tres días, Y me acuerdo de que decirles.   Quizás no tengo nada claro, No como las mañanas luminosas, Quizás estoy perdiendo tiempo, Y perdiéndome los atardeceres, Perdiéndolos mientras pienso, Que para escribir esta basura, Un árbol fue talado, Y mientras lees mis palabras piensas, Es cierto pero, ¿Por qué tan grave? . Tan grave como decir, Que comí carne, Y luego  sentí lastima por los cadáveres. Debería comerme un perro, Soy un asesino. Soy un hipócrita. No te preocupes por  imbecilidades, Entonces ¿de qué me ocupo?, ¿De estudiar?   Por supuesto estudiar, Estudiar es lo más importante, Esto, no lo sé, Esto, tal vez, Esto, quizás, Esto, estoy seguro, Estas  palabras no significan nada. DISPERSO DISPERSO DISPERSO! Disperso Estoy disperso, Muy disperso. Se me cayó un tornillo perdón. Aquí esta--à tornillo. Lo recojo y me voy a dormir, Otro día se pierde y se me olvida algo más, La tinta en el tintero, El tintero en la tinta. Al revés escribir puedo, Quiero porque simplemente, Simplemente porque quiero.   Garabatos,  absurdo, innato, Groserías, mierdas, putas, Un ojo, un tuerto, un ciego, Garabatos, absurdos, muertos, Inutilidad, inservible, obsoleto, Simpleza, sencillez maldita, Un ojo que vulgar. Vulgar como el país. Bulgaria es un país, Países del continente, Continente en el que vivo. Vivo o muerto, No me importa, Lo que importa es que grite y denuncie, Su absurda esperanza, Y su obsoleto arte.   Mi lado incoherente despierta, Se duerme, Y todo ter. Remoto, Co, Mina. 
Tus ojos ya no seran solo tuyos tambien seran los mios por que mi camino sera el tuyo y tus sueños los mios...
Como una cuestión bien extraña había definido Pedro Rodríguez su vida. Buscar una razón dentro de él para seguir viviendo,  le parecía algo curioso e inclusive inapropiado, es que ¿porqué seguir buscando la vida si a él lo habían matado?  Su muerte había sido  tan silenciosa; yo opino que fue una muerte muy idiota. Nadie investigo su muerte, a nadie le importo, tan solo había una sospechosa que gritó mientras cometia aquella masacre con el pequeño cuerpo de Pedro Rodríguez. A su funeral no fue casi nadie,  la que más lloro fue mi hija; quien se prometio nunca más tener a un gusano como mascota, ni mucho menos ponerle nombre de persona a su proxima mascota.            
Puedo pensar que te tengoPero en realidad Ni siquiera te recuerdoPorque solo en soledadTe escribia versos.----------------------------   No recuerdo cuanto te quise  Ni cuántos besos tus labios me dieron Muchas veces creo que te abracé Ahora se que fue mi pasión la que se esfumo.
En la casa de mi tía hay un espejo manchado.Cuando le pregunté: -¿Tía porque ese espejo está manchado? Ella me dijo que porque era muy antiguo.-¿Y porqué no lo cambiás por un espejo nuevo? Le pregunté. -Porque ese espejo pertenecía a mis padres, a mis abuelos y a mis tatarabuelos. Tiene mucha historia. No podría deshacerme de él.Comencé a mirarlo más detenidamente. -No te mires mucho en ese espejo. Dijo ella.- Tu abuelo nos tenía prohibido mirarlo.-¿Porque? Pregunté con curiosidad. -No conozco el porqué pero tu abuelo nos dijo que por culpa del espejo nunca pudo montar un caballo. Y a el le encantaban los caballos.Decidí no hacerle caso y continuar investigando.La superficie del espejo, o sea la parte vidriada estaba en buen estado. Pero del fondo del mismo parecían aflorar manchas de color plateado como si fueran flores. Estaba rodeado por un marco de madera que parecía más antiguo que el espejo mismo. Me miré. Hice muecas. Saqué la lengua.El espejo parecía devolver una imagen deformada. Volví a mirarme. Yo no parecía tener diez años, sino más de dieciséis. Parecía mucho más alto. Mi cara era más delgada, mi cabello estaba más largo y hasta vestía de otra manera.Tenía un arito en la oreja. Dije: -Hola y el sonido que me devolvió era grave y profundo. No era mi voz actual.Recordé inmediatamente la charla que tuve con Chacho hacía unos días, cuando nuestros padres no nos dieron permiso para ir solos al cine. Los dos nos dijimos:- Cómo nos gustaría ser grandes para poder ir solos al cine.¿Sería este un espejo mágico? Le conté a Chacho, y a él, que le gustaba todo lo que estaba rodeado de misterio, me pidió ir a verlo.Los dos nos paramos como dos estúpidos, acercando nuestras narices contra el vidrio, mientras observábamos las manchas con detenimiento hasta opacarlo con nuestro aliento.Al alejarnos el espejo nos devolvió una imagen nuevamente deformada. Yo estaba igual que ayer, pero vestido diferente y Chacho era más alto que yo. Tenía el cabello teñido con un mechón verde sobre la frente y usaba una campera negra de jean. Nos reímos mientras observábamos nuestro aspecto desaliñado.-¡Hablá! Le dije a Chacho.Chacho preguntó: -¿Cuantos años tengo? El espejo devolvió la misma pregunta con una voz áspera y ronca. Chacho se quedó mudo del asombro.De pronto apareció mi tía y nos mandó cada uno para su casa.: -¡Basta de perder el tiempo con ese espejo. Tengo que salir y ya es hora de que preparen las tareas para el colegio!.Al otro día estuvimos todo el día pensando en el espejo. Sin lugar a dudas tenía propiedades mágicas.La duda de Chacho era conocer la edad que teníamos en la imagen representada y quería volver a la casa de mi tía a toda costa. Ella trabajaba todos los días y yo iba de visita una vez por semana.A la semana siguiente ya Chacho había ideado algo. Mi tía se extraño de vernos otra vez a los dos. Nos apuramos a tomar la leche y nos sentamos juntos frente al espejo. Hicimos el mismo ritual de acercar nuestras narices para luego alejarnos a cierta distancia.Esta vez estábamos vestidos con otra ropa. Chacho dijo: ¨tengo diez…años¨ y el espejo devolvió -Tengo diecisiete años- . Nos miramos asombrados y contentos. Habíamos logrado conocer la edad representada en el espejo.Mientras caminábamos por la vereda nos preguntábamos que nos gustaría hacer cuando tuviéramos esa edad. Chacho era fanático de los aviones, y tirarse en paracaídas era su sueño. Yo pensaba que a esa edad tal vez mi papá me prestaría el auto y no bien llegó del trabajo le pregunté: -¿Papá cuando yo tenga diecisiete años , vos me vas a prestar el auto? Mi papá me dijo que si. -Si sacás el registro a esa edad, te lo presto. Pero ahora falta mucho para eso.-!Mirá la pregunta que me hacés!Las clases terminaron, Nos fuimos de vacaciones y pasamos el verano despreocupados, disfrutando de la arena y del mar. Nos reencontramos nuevamente en el colegio y enseguida planificamos una visita a la casa de mi tía.-¡Otra vez los dos! ¿Vienen a verme a mí o al espejo? Preguntó.Los dos corrimos hacia el espejo manchado e iniciamos nuestro ritual.Al alejarnos el espejo devolvió una imagen que nos heló la sangre. Chacho estaba en una cama de hospital. Con una venda manchada de sangre en la cabeza y los ojos cerrados. Le salían cables y tubos en todas direcciones. Un aparato le sostenía una pierna en lo alto. Parecía un accidentado. Yo lloraba a su lado.Salimos corriendo cada uno para su casa pensando en qué podría haber pasado mientras hacíamos mil conjeturas. Recién pudimos volver en dos semanas. No nos importaba el biscochuelo que mi tía había preparado ni la leche chocolatada. Solo queríamos mirar el espejo.Esta vez no pudimos vernos juntos.-¿Qué habría sucedido?Decidimos enfrentarlo de a uno por vez. Primero se enfrentó Chacho.Chacho tenía los ojos abiertos pero parecía perdido. Seguía en la cama de hospital, pero sin tantos cables. Por lo visto había mejorado.Luego yo. Mi imagen era triste, con los ojos vidriosos y enrojecidos. Estaba vestido con saco y corbata como si hubiera perdido los beneficios de la adolescencia para asumir responsabilidades de la adultez.Me levanté, confundido y nos fuimos maquinando mil historias posibles.Pensamos que ese espejo en lugar de ser mágico era maldito. ¿Qué sentido tenía querer saber cómo seriamos a los diecisiete años?. Nada nos aseguraba que ese espejo nos reflejara el futuro real. Todas esas imágenes podrían ser engañosas. Pero por las dudas le hice prometer a Chacho que jamás se tiraría de un paracaídas.
 Dejare´ un verso tibioa la puerta de tu agreste voz,desoyendo el grito florido de una pretendida primavera.Las orillas de tu arrogancia,repletas de espumas,ahítas de ocasos prematuros;besara´ tu orgullocon su boca de fuego.Asimilando derrotasesconderá su mirada, con un manto de vergüenzacomo única ropa.Y aquel verso olvidadoen tu regazo endiosado,exalara´ su ultimo aliento,finalmente coronado.No soy poeta ,pero puedo hacer estopara deleite de mis amigos.MARINO.
                                                                      Londres, 6 de septiembre de 1940   Ana, mi dulce Ana:   Mi querida, te escribo después de unos días, unos días que han sido tan largos como la espera de alguna noticia de tu parte. Sé, porque a sí se comenta, que las correspondencias están demoradas. Sin embargo, como lo hice siempre, quiero escribirte nuevamente.  He dejado el frente de batalla, he dejado a merced de la suerte que nos depara este destino tan incierto a mis hombres. Me han herido, pero no te preocupes, estoy bien. Si algo debe matarme en esta guerra no serán las balas del enemigo, sino la angustia de tenerte lejos. Te extraño en cada respirar, mientras paso mis horas en este hospital de campaña, recuperándome. El coronel Lowley me ha visitado por la mañana y entre susurros, para no despertar a otros internados, me ha dicho que no sólo recibiré una medalla por mi desempeño, sino que también una merecida licencia. Estoy tan deseoso que la herida en mi pecho sane para encontrarme una vez más, caminando sobre mis pies descalzos en el césped de tu jardín.                                                                       Te amo Ana.                                                                         Cap. Robert. B. Grant. 
Textaleros
Samanta
William Ventura
guillo santynardy
M.M
Mechi
scar Ordez
Ana
ricardo bustamante galvez
Galaxy
Gerson Javier Flrez Valderrama
Xavier
erika saldivar cruz
Gloria G. Fons
Isabella
Camilo Garzn
Duvan Camilo
Eyner Romero Estrada
mario neira
ellen aranguren ibarra
pandora
Angie Alexandra
Cecilia
Luis Antonio Aranda Gallegos
luna Allen
claudia
ayinray c.p
CARLOS ALBERTO SANCHEZ.
crxtny
ovidio mercado
Carlos Andres Quispe Mamani
Paula Prez
juan carlos huentecol muoz
Paris
Diego Heredia
ani
Andrea
yoselly
Juan Jos Mayorga
Vivian Chvez
Mara Elisa
XIMENA PERAFAN REYES
Celine Signoret W
MeeL Shaytan
kenia
luks
lily
Giuliana
wilson reynaldo quispe quispe
Lissette Alejandra
Mario Pires
Ivn War
sohemi bautista millan
cristina levill
maria alejandra lopez
felix.d.ramirez
Jessica Orellana
Pecas
Camila Zeballos
Enrique Orellana
Luz Fatima Sandez
DIEGO ENRIQUEZ
Airi Shiroi
macarena
juliette roman rodas
JOS MIGUEL RODRGUEZ GUTIRREZ
Damin de Lioncourt
Lorena
AiramBuho
maimenes
Jesus Eduardo Lopez Ortega
Sergio Vidal
juan carlos zalazar
erika quintero orozco
Marisol
rossy b
Lineas Anonimas
Daniel Alvarez Mora
Leticia Souza
Mdg Treet Nohr
misael rios
Constanza Toledo
Marcos Jesus Lopez Barbagallo
nEKiday10000152
rue
Jaime W. Espinoza Caari
alexandra valdez
Magali Sauceda
Fernando Daniel Sirtori
Ricardo Nicols Martnez
Joselys Prez
Camilo Henao
J. Almendra
Martin Kaos
Luis Eduardo Lopez
Eddy Santiago Avila Arteaga
dihegoh
Marcelo Ignacio Mendiburu
Andrea
EDWIN
nayareth vega
XIme Ramirez
Justo Francisco Solis
Paloma
Carina Bianco