Textale es la red social de la expresión literaria
El sitio que te ofrece un espacio abierto donde puedes publicar todo tipo de textos y escritos en la red, presentándolos de la forma más óptima e innovadora, bajo ningún costo, a un público abierto, o a gente de tu entorno.



Regstrate gratis, tan slo toma unos minutos.
 /   / 
Registrate


Recientemente Agregados a Favoritos
“Cada detalle de la vida es un interesante matiz que, si les ordenamos adecuadamente, pueden conformar un importante drama…” JCRC                                                                          - I - El mejor y elemental matiz que integraba su esplendor era, sin dudarlo, la deliciosa y particular esencia que le rodeaba y, precisamente, el más nítido recuerdo suyo que de inmediato me salta, es aquel de mi olfativa memoria salpicada, lamentablemente, por una inevitable humedad nostálgica,    pero buscando de si y con premura esa adorable y privilegiada esencia que le pertenecía exclusivamente, la de su piel aromada por el delicado bouquet de su jabón de cara.    Así mismo, se produce en mi epitelio sensorial, el exquisito olor herbáceo de sus aventados cabellos sueltos…¡fragantes… divinos… soñados..! que, cuando libres, ondeaban en las otoñales brisas de nuestro idilio y se apoderaban de las ansiosas expectativas de mis neuronas.  También, de fácil manera, llega a mi añoranza, el recuerdo suave del efluvio de sus besos,  gustosos a sedosa tibieza pincelada con mieles de secretos…    los que me hacían perder la noción del centro y extraviarme, obnubilado, en el laberinto de su constructa semblanza.   -II - Un segundo matiz de su recuerdo era el no menor detalle que, en mucho, definía su personalidad:  Cada uno de los relevantes instantes de sus placeres culpables,  aquellos que, con recato e íntimamente, ella misma me confesara;  específicamente los inéditos y bellos versos de su propiedad, plasmados en geniales poemas,   encarnados por sí en una gran escena concurrida y con su voz encantadora y especial. Además, cuando nos obsequiaba sus interpretaciones musicales    con aquel acariciador contralto vocal que dominaba fácilmente      y capaz de infundir, en los que le oíamos, nítidas vivencias y sensaciones de tierno arrullo.  No obstante, si de culpables placeres hablamos, tampoco olvido lo mucho que gozaba con el lúdico y cadencioso contoneo de su cuerpo, espontáneo, galán y coqueto, que, de cara a los inusitados compases que se emitían en la radio,  bailaba espontánea, sensual y risueña sobre las paredes de mi cuerpo,  como una seductora maja gitana danzando la rumba…   Disfrutaba, también, su sentido éxtasis interno causado por el efecto esculpido en los rostros inocentes de sus alumnos infantes de la clase de historia, que, tras sus didácticos relatos, acababan con un merecido aplauso…     Pero la mayor dicha suya, era la inmensa conformidad causada por ESTA vida que, según su convencimiento, disponía ella –la vida--, para todos nosotros:  de la fruta, el pan, la tierra, las dichas, el amor…   (nosotros, los gentiles seres de buena voluntad, dignas criaturas del Señor ???), lo que agradecía con cabizbaja humildad en su nombre, el mío, el de la familia y de toda la humanidad, al Dios Todopoderoso, por todos sus designios, bondades y concesiones; tema que, en muchas y demasiadas ocasiones, discutimos de seria e intensa manera, llevándonos, incluso, a un  tenaz enojo mutuo, lo cual –esto—me produce hoy un lacerante arrepentimiento, por no haberle dado la razón y haberle brindado el mejor de todos sus placeres culpables.                                                       -III- El concupiscente matiz de mi recuerdo… Pese al respeto que ahora reservo para su trascendido virtuosismo, sería una hipocresía de mi parte negar que inspiraba en mí potentes señales de lascivia, dado que su deliciosa figura pueril, aparentemente inmadura, con apetitosas –para mí-- puntualidades que solo eran propias en cuerpos adolescentes… fijaban en mí obsesiones. Como, por ejemplo, su pecho pequeño, erguido y sugerente que me tentaba a morderle su botoncito rosa y libarlo suavemente, o su reducida población pubiana de ligeros vellos rubiales, perfectamente triangular que, con su detalle, embellecía aún más la desnuda curvatura de su cadera y me hacían soezmente fotografiarle;    más aquel mágico tono suyo de piel marmoleada como el de las estatuas de las diosas griegas,   lo que me obliga hoy, secretamente, a confesar que tales rasgos suyos enajenaban seriamente mis instintos. No obstante, la generosidad de su incondicional amor por nuestra unión férrea, nunca la restó para imponer límites o evasiones porque, dichosa, siempre se empapó con una determinada actitud en el derroche desenfrenado de mipasión.                                                     -IV- El idealizado matiz que tengo yo de su recuerdo,  hace que se forjen en mí, rebeldes protestas por la mezquina indiferencia social institucional para las generosas y conspicuas ideas suyas que, de haberlas oído mayormente la gente, la hubieran colmado de merecidas glorias   y haber cubierto sus abrigadas y múltiples esperanzas,   con justificada abundancia, de frutos sustentables  y haber inmortalizado, sin objeciones, su bien invertida capitalización transcendental de sus pensamientos,   porque su idealismo para la vida, para el mundo y para los semejantes, le acercó siempre a una divinidad maravillosa y ser, casi,  una verdadera santa.                                                    -V- El acongojado matiz de su recuerdo recrea en mí esa angustiada mirada de sus ojitos medio apretados,    aprehendida a mi infecundo  y baldío amparo que, acaso, buscaban  el milagroso bálsamo para su horrendo padecer inocente, o la rápida salida de esa hoguera insolente y aterradora que le abrazaba… Fue, sin dudas,  esa rechazada e injustificada agonía suya, taxativamente, la que destrozó mi maldita y reducida fe que aún me quedaba por deducir, luego de agotarlo todo; el no menor universo de mis recursos materiales, el reforzado y mayoritario repertorio de indulgencias solicitadas por amistades y familiares, hechas en medio de un infinito mar de dolores y lágrimas y conmigo estúpidamente hincado frente a una lucha estéril,  burda y podridamente indolente… ---------------   P.D.: María José falleció el 16 de febrero de 2024 a las 0:20 hrs a la edad de 33 años, tras ser víctima de un paro cardíaco causado por su agresivo cáncer. A su lado estuvimos acompañándole, hasta su último instante, todos sus seres más queridos y en la ciudad de Viña del Mar, lugar que albergaba a nuestro hogar. Sus restos serán trasladados a Santiago el día 17 de febrero y velados de manera privada en la capilla del cementerio
La vida me lleva de la mano,por rutas desconocidas,a veces me escabullo,la enfrento  preguntandole por que?impide mi vuelo,  me  encierra en una jaula,consuela mis horas con  mariposas,con miradas de rosas purpura,perfumando mis labios  con el roce del viento,acercando sus efluvios  de flores.Es estar sin analisis,vivo con lo que me ofrece,me siento una mendiga de libertad,suelto mis sueños, atados por el tiempo mesquino de ocio.El amor  todo lo resuelve,no deja destino sin dueño,no mancha la memoria de recuerdos queridos,el sentimiento del corazon conserva su pureza.La vida toma mi mano, mi mundo, mis ilusiones,otra vez y resolvemos los conflictos.   
                Desmedidamente busqué en mi memoria               tu mirada quemante, la luz de tu ceniza,               tu cintura serrana guardada en los armarios,               que en mi mente archivo, con sus ganchos oscuros.               Nunca tu figura excesiva se me vaciaba al toque ,               de las densas regiones en que existí en misterio.               Era yo aquel esquivo que te ensartaba lanzas imaginarias,              que eran de amor macizo y celo solitario.              Como todo el aroma de tu ensueño fue un sueño,              me lancé a la mar a nadar desagravios, a ingerir gemidos,              y llorar los cristales de tu nuca invariante               que venían de un horizonte templado por guitarras.               Pero algo de ti tocó mi vida, destruida en destierros:               algo que se palpaba al fondo de las músicas:               Un rostro constelar que preservó a mi rostro.               Un verano de azules sostenido en sus gajos.               Como la que promueve sentires a destiempo,               de lo remoto a mí venías en mi copa:               cáliz que me contuvo al retener mi vida               cuando a toda farola la iban apagando.                Como el arrullo interno en que vienen las reinas               sentí el imperitativo de ti y de tu reinado               adherido a mí, de magro frontispicio               cubierto por estelas que sedaban mis rictus.               De súbito proclamaba la piel de tus indicios,               quemándose en los leños de mi garganta, suave               como lo que es muy dócil y vive en transparencias:               Tan ténue que extraviaba la luna y el trazo del albatroz.               Ausente entre mis ausencias te sentí como anillo,               sencilla y tan silente como el canto del aire.               Yo, el que había renuciado a ser una sonrisa iba               ante el mar rectilíneo oyendo caracolas, persiguiendo tu espuma,               y la arena labial cayó de ti y bastaba para reinventarte               entre poemas frescos y el fuego sin tinieblas.               Eras, entonces eras noción entre palomas, cántico articulado.               Voz que iza las cañas y trae vida a los nidos               tal vez robe de ti tu aliento y tu reposo y en el vaho vibraste,               o fuíste jubileo de alguna boca en agosto y fragancia precisa.               Pero estás y vas camino de mí y vienes de entre los promontorios,               quitando la ebriedad del que nada sentía y que si hizo harapo quemado por fogatas               y consumio su llama en una quema agreste.                                                             
             Me voy:             Llegó mi tiempo de llevar mis sigilos,             a otro espacio escondido en sí mismo......             Buscaré allí amigos germinales             y otras arañas sospecharán que vengo, parto y salgo             con mis talones tatuados por residuos.             Iré a las selvas turbias usando mi machete:            lugar que se engrandece mientras más lo recorto            empuñando una daga de filo inaccesible.            Con olor a siniestro tabaco en mi pechera             que desagrada a los mástines de este emporio rugiente             a los que es permitido duplicarse en los años            en su cúpula hermética y su savia de sangre.            Piso el yermo virginal y la raíz profano           con mis botas deformes que le hurtara al silicio.           Y llevaré el mecate con que rescato bestias           que quieran suicidar su vida antes de otoño:           Nunca me espera nadie en otro sitio:           tan sólo las avispas en la casa que sueño.           Paso como una bruma, como un detalle y punto.           Sigo sobre las vías de mis vivires largos.           Si un conato de ancla se me muestra feliz, prosigo:           Quizá trice y le dé un trazo de mi capa.           Siempre de paso veo de lejos asomar de caricias,           e intuyo las manos trémulas de las madres en sus hijos.           Pero no soy de aquí ni de allá: me muevo a mi destiempo           sembrando algunos vástagos en rincones de letras           y luego prosigo cargando con mis vicios           y las galimatías que sembre en su desorden.           Los seres ordinales, hasta el sexcentésimo, vigilaron mi patio,          pero no estaba allí pues me hallaba a deshora y levantando vela.          Carezco de un rincón dónde dejar mi luto          ni de una esquina clásica en que cuelgue vejámenes.         Fue pundonor sepultarme en lo bajo sin que hubieran nacientes.          Todo lo mío sostuve con mi quehacer ingrávido, falto de devoción.          Me dijeron que trabajara y llevaba el mundo a cuestas.          Me pidieron esfuerzo y ya había molido al átomo.          .......  pero parto, es lo mejor y llevo mi acento y mi paraguas.                        
Recientemente Comentados
      Bendita inspiración:          Dí, por favor, quién te necesita?          Existes o no existes en tu solar de aire?   Yo te busqué en agosto, y febrero y después....              y no estabas prendida de mi desilusión.    Te esperé cual a un destino que viene en traje grave.           Creí que calzarías tus botines de luz       y un arcoiris brotaría de tus serenos vidrios .        Más que a hogaza de pan yo te busqué,        en el Africa absorta de tribus sin metales.  Te perseguí hasta el Asia para hallarte en exilio      y no te encontré a ti, ni a tu cetro de nieve.       Te llamé con los gritos y todas las vocales          de este contexto mío, más no te asomaste.      más que el cardo que ruega agua al arrecife.       Yo te creía magnánima, matriarca del poeta        pero de ti no hallé ni una pisada ambigua y,         ni siquiera un retazo de tu ser en el aire.     Jamás viniste a mi con tus delirios rojos       y no bebí una copa de tus anales místicos,  pues no me la cediste ni en mis diarios desmayos      y supe entonces que te atrapó el crepúsculo  /con sus celos de otoño y que estábamos huérfanos /     de tus bellos lunares y tu manto velloso:      Y...    que cada quien debía valerse con sus manos.
“Cada detalle de la vida es un interesante matiz que, si les ordenamos adecuadamente, pueden conformar un importante drama…” JCRC                                                                          - I - El mejor y elemental matiz que integraba su esplendor era, sin dudarlo, la deliciosa y particular esencia que le rodeaba y, precisamente, el más nítido recuerdo suyo que de inmediato me salta, es aquel de mi olfativa memoria salpicada, lamentablemente, por una inevitable humedad nostálgica,    pero buscando de si y con premura esa adorable y privilegiada esencia que le pertenecía exclusivamente, la de su piel aromada por el delicado bouquet de su jabón de cara.    Así mismo, se produce en mi epitelio sensorial, el exquisito olor herbáceo de sus aventados cabellos sueltos…¡fragantes… divinos… soñados..! que, cuando libres, ondeaban en las otoñales brisas de nuestro idilio y se apoderaban de las ansiosas expectativas de mis neuronas.  También, de fácil manera, llega a mi añoranza, el recuerdo suave del efluvio de sus besos,  gustosos a sedosa tibieza pincelada con mieles de secretos…    los que me hacían perder la noción del centro y extraviarme, obnubilado, en el laberinto de su constructa semblanza.   -II - Un segundo matiz de su recuerdo era el no menor detalle que, en mucho, definía su personalidad:  Cada uno de los relevantes instantes de sus placeres culpables,  aquellos que, con recato e íntimamente, ella misma me confesara;  específicamente los inéditos y bellos versos de su propiedad, plasmados en geniales poemas,   encarnados por sí en una gran escena concurrida y con su voz encantadora y especial. Además, cuando nos obsequiaba sus interpretaciones musicales    con aquel acariciador contralto vocal que dominaba fácilmente      y capaz de infundir, en los que le oíamos, nítidas vivencias y sensaciones de tierno arrullo.  No obstante, si de culpables placeres hablamos, tampoco olvido lo mucho que gozaba con el lúdico y cadencioso contoneo de su cuerpo, espontáneo, galán y coqueto, que, de cara a los inusitados compases que se emitían en la radio,  bailaba espontánea, sensual y risueña sobre las paredes de mi cuerpo,  como una seductora maja gitana danzando la rumba…   Disfrutaba, también, su sentido éxtasis interno causado por el efecto esculpido en los rostros inocentes de sus alumnos infantes de la clase de historia, que, tras sus didácticos relatos, acababan con un merecido aplauso…     Pero la mayor dicha suya, era la inmensa conformidad causada por ESTA vida que, según su convencimiento, disponía ella –la vida--, para todos nosotros:  de la fruta, el pan, la tierra, las dichas, el amor…   (nosotros, los gentiles seres de buena voluntad, dignas criaturas del Señor ???), lo que agradecía con cabizbaja humildad en su nombre, el mío, el de la familia y de toda la humanidad, al Dios Todopoderoso, por todos sus designios, bondades y concesiones; tema que, en muchas y demasiadas ocasiones, discutimos de seria e intensa manera, llevándonos, incluso, a un  tenaz enojo mutuo, lo cual –esto—me produce hoy un lacerante arrepentimiento, por no haberle dado la razón y haberle brindado el mejor de todos sus placeres culpables.                                                       -III- El concupiscente matiz de mi recuerdo… Pese al respeto que ahora reservo para su trascendido virtuosismo, sería una hipocresía de mi parte negar que inspiraba en mí potentes señales de lascivia, dado que su deliciosa figura pueril, aparentemente inmadura, con apetitosas –para mí-- puntualidades que solo eran propias en cuerpos adolescentes… fijaban en mí obsesiones. Como, por ejemplo, su pecho pequeño, erguido y sugerente que me tentaba a morderle su botoncito rosa y libarlo suavemente, o su reducida población pubiana de ligeros vellos rubiales, perfectamente triangular que, con su detalle, embellecía aún más la desnuda curvatura de su cadera y me hacían soezmente fotografiarle;    más aquel mágico tono suyo de piel marmoleada como el de las estatuas de las diosas griegas,   lo que me obliga hoy, secretamente, a confesar que tales rasgos suyos enajenaban seriamente mis instintos. No obstante, la generosidad de su incondicional amor por nuestra unión férrea, nunca la restó para imponer límites o evasiones porque, dichosa, siempre se empapó con una determinada actitud en el derroche desenfrenado de mipasión.                                                     -IV- El idealizado matiz que tengo yo de su recuerdo,  hace que se forjen en mí, rebeldes protestas por la mezquina indiferencia social institucional para las generosas y conspicuas ideas suyas que, de haberlas oído mayormente la gente, la hubieran colmado de merecidas glorias   y haber cubierto sus abrigadas y múltiples esperanzas,   con justificada abundancia, de frutos sustentables  y haber inmortalizado, sin objeciones, su bien invertida capitalización transcendental de sus pensamientos,   porque su idealismo para la vida, para el mundo y para los semejantes, le acercó siempre a una divinidad maravillosa y ser, casi,  una verdadera santa.                                                    -V- El acongojado matiz de su recuerdo recrea en mí esa angustiada mirada de sus ojitos medio apretados,    aprehendida a mi infecundo  y baldío amparo que, acaso, buscaban  el milagroso bálsamo para su horrendo padecer inocente, o la rápida salida de esa hoguera insolente y aterradora que le abrazaba… Fue, sin dudas,  esa rechazada e injustificada agonía suya, taxativamente, la que destrozó mi maldita y reducida fe que aún me quedaba por deducir, luego de agotarlo todo; el no menor universo de mis recursos materiales, el reforzado y mayoritario repertorio de indulgencias solicitadas por amistades y familiares, hechas en medio de un infinito mar de dolores y lágrimas y conmigo estúpidamente hincado frente a una lucha estéril,  burda y podridamente indolente… ---------------   P.D.: María José falleció el 16 de febrero de 2024 a las 0:20 hrs a la edad de 33 años, tras ser víctima de un paro cardíaco causado por su agresivo cáncer. A su lado estuvimos acompañándole, hasta su último instante, todos sus seres más queridos y en la ciudad de Viña del Mar, lugar que albergaba a nuestro hogar. Sus restos serán trasladados a Santiago el día 17 de febrero y velados de manera privada en la capilla del cementerio
Quisiera dormir, poder descansar entregarme a mis sueños,  y volar, sentir ese sentiimiento de  libertad para así poder alcanzarla felicidad olvidarme de todo lo ingrato en sueños tener otraoportunidad pero me doy cuentaque todo es inútilla lucha constante,día a día, es estérilpero tengo mis mundos alternos , queme alimentan,me nutren y en descanso mi  alma en  añico y como un rompecabezas uno las piezasy existo d nuevo, con mis letras amadas que son mi mundo, mi Universo,Mis muñecas de papel  crepé  mis rostros de muñecas y mujeres me siento poco a poco ompleta
La vida me lleva de la mano,por rutas desconocidas,a veces me escabullo,la enfrento  preguntandole por que?impide mi vuelo,  me  encierra en una jaula,consuela mis horas con  mariposas,con miradas de rosas purpura,perfumando mis labios  con el roce del viento,acercando sus efluvios  de flores.Es estar sin analisis,vivo con lo que me ofrece,me siento una mendiga de libertad,suelto mis sueños, atados por el tiempo mesquino de ocio.El amor  todo lo resuelve,no deja destino sin dueño,no mancha la memoria de recuerdos queridos,el sentimiento del corazon conserva su pureza.La vida toma mi mano, mi mundo, mis ilusiones,otra vez y resolvemos los conflictos.   
 me siento muy perdida... estoy vacia cuando quiero escribir se me junta todo se me nubla todo parece que todo es igual a lo de antesno puedo.......no me resulta...parece que perdi mi esecencia .. la poquita esecencia que tenia se perdio  nada pasa por mi mente por mis dedos ni por mi corazon ... creo que se perdio y no volvera...estraño sentir esa sensacion  rica que era imaginacion letras ..palabras fraces.....siento q se perdio toda la magia ....quiero volver a sentir ese cosquilleo entre las teclas ... entre mis lapices y  mis hojasya no volvera?? les pasa a todos ??no la recuperare?  
    Vive,pervive, sobrevive    al minuto largo envuelto en noche,    al día tragicómico que escoge la tragedia,    ve absorto en tu sentir más íntimo,    al quehacer de las manos, que todo lo rebuscan.    Lo que te venga, hazlo según tus fuerzas:    No te creas principio o fin pues por ti no se miden las edades.    Permanece siempre amable, cerca de tu discurso....    Para tener amigos, amigo debes mostrarte.    No te dejes llevar por el ajenjo de la ajena:    prosigue con tu cierva que es de tenor perfecto.    Al que te pida dale aún más que una moneda:    dale la luz de tu color, el apaciguamento de tu canto inmediato.    No sustráigan tus dedos de las manos pobres ni perdidas.    Sé ejemplo ante ti : Ama el caminar en bondades.    Séle muy justo al justo y dulzor al amargo.    Para que vivas próspero en tu sendero de años    y se te reconozca con la buena memoria ,    Y quede tu recuerdo como laurel pulido.  
EVANGELIO “Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.”  Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo  6, 1-6. 16-18 Que tu mano izquierda no sepa qué hace la otra diabla experta/Ni cuentes todo lo que haces/ A nadie le importa lo que comes/El mundo no gira sobre tu ombligo/Ni alrededor de tus uñas postizas que se notan de aquí a 10 leguas submarinas/Has venido aquí a no exhibir tu raíz negra en tus largos cabellos decolorados con Blondor 2000 de Wella/Nada más lejos de la belleza/La real/Tú no sabrías distinguir un ataúd de un cofre./ Que no sepa tu mano diestra de lo que hace tu siniestra/ Reclamona por naturaleza/Desconfiada y envidiosa/ Perturbada y pendenciera/Que no sepan tus manos lo que piensa tu cabeza/Menuda porfía la que llevas en tu mochila/Al final del día/ lo que contará/ será tanto lo omitido /lo pospuesto como lo negado.//14.02.2024 
Recientes
 Vuelvo de un largo viajecon el sol y la lluvia en mis recuerdos y la nieve envuelta en bufandas de hilo que amenazan con romperse una vez más.Vuelvo casi vacía de esperanzas,de canciones y romances,Vuelvo solo por volver. En mi alma traigomiles de estrellas rotasY en mi rostro una leve sonrisaque disfraza mis ojos rojosllenos de lágrimas ocultas.Traigo también sonrisas genuinas,suaves, frescas y añejas;tan frescas y tan añejascomo el pan y el vino.Traigo también mi fe arraigadaen la tierra que hoy no es mía y que un día me vio nacer.Sol del campo en cosecha,mar de costas olvidadas,aire fresco de flores danzandoY hojas secas de amores perdidos.Vuelvo y traigo una vida de sueños, dos vidas de esperanzasY tres de promesas olvidadas.Vuelvo, con lo que queda de miy con lo que espero conquistar.   
A alguien más le pasael encanto de escribir en el transporte público?mientras observas rostros de cansancio físicoY emocional...Intentas decifrar expresiones,conversaciones sin entrometerte por supuestoCada historia de vida es interesanteCada historia tiene lo suyo, sus matícesSus coloresPrefiero escribir de todo aquello, intentar hacerloPor lo menos, antes de mantener mis ojos fijosA través de la ventana y sumergirme en cuantoPensamiento nostalgia llega a mi memoria.  
En primera instancia aparenta ser una incongruencia magna. Bueno, es lo que sugieren estas dos palabras juntas, pero si observas un poco más,  en realidad son una causa y un efecto. La negatividad aparece comúnmente por pensar que nada te funcionará bien. En realidad no sólo es pensar, también es imaginar, pronosticar, asumir y hasta desear que nada te resultará bien. Así de disparatada es la mente humana, te atrapa con lo irreal. Sin embargo, también es un punto de partida para los seres humanos sublimes, para los que AUTÉNTICAMENTE, de la nada y de un momento a otro,  deciden poner punto final a esa patética situación que los tienes aprisionados como supuestos perdedores. Desde luego no basta una decisión, pero es el primer golpe a la negatividad, por lo menos al nivel etéreo de una idea POSITIVA. Así es como inicia todo crecimiento. Lo mejor de todo, estas ideas siempre van acompañadas de un sentimiento motor, el de sentir que tienes la capacidad del lograr. Vuelves a considerar que vales, ¿la causa? La negatividad ya se ha desparramado volviéndose tan perjudicial que ya no te soportas tú mismo. El efecto obligatorio, el surgimiento natural de la decisión de cambiar, CRECER, pero hoy. Ahora estás CONSCIENTE de que es posible, pero lo más importante, estás consciente de que puedes conseguirlo.   ¿Por qué acogemos la negatividad? Por tantos resultados inesperados que destrozan todo lo planeado, soñado, imaginado o propuesto, pero ya sabes, “¿Quieres ver sonreír a Dios? Cuéntale tus planes.”. Sin tantas vueltas, no resultó. Lo que “debía” ocurrir, no pasó. ¿Qué sigue? La desconfianza en ti mismo. El convencimiento de que eres un incapaz. Un fracasado. ¿Cuánto durará esta “convicción”? Depende de lo que hayas perdido o dejado de ganar, como quieras verlo. Mientras más apreciado sea, más tiempo durará la desconfianza y tu desastroso posicionamiento como fracasado. ¿Cómo y cuándo reaparece la confianza? Con la aparición de una nueva ilusión. A las veinticuatro horas o a los veinticuatro años, pero cuando aparezca la ilusión, aún respirarás todo lo negativo que trae consigo cualquier fracaso. Piensas de nuevo en un, “y si…”. Sólo considerarlo, ayudará a disipar un poco la obscuridad. Lo negro se vuelve gris y cada día se vuelve un poco más claro. Sin embargo, los pensamientos negativos continúan ahuyentando la acción y mientras esta no aparezca, nada cambiará Es un círculo vicioso. No tienes el ánimo ni la confianza de avanzar. Temes volver a fracasar, pero ese bendito instante es el definitorio, por lo que tienes que  avanzar a pesar del miedo, de la desconfianza y ese desquiciante sentimiento de considérate un perdedor. La otra opción es la más cómoda. La que escoge la mayoría, permanecer impávido e inmerso en la agonía lenta de la inacción. Lo bueno del instante definitorio es que te vuelve a colocar como el decisor. TÚ DECIDES, captas lo que conllevan estas dos palabras. Tú eliges la opción de vivir o sólo existir que, en este contexto, sería el mantenerte en la negatividad tal vez, “¿cómodo?”. Sin  aspiraciones, sin ninguna intención de crecer o arriesgar.  Estás en la posición de “producto terminado” o como lo llama la sociedad actual, muerto en vida. Aunque te parezca increíble, la mayoría lo prefiere. Por respeto a ti mismo, esta vez aléjate de las preferencias de la mayoría. Experimenta una vez ir en sentido contrario de lo que mayoría haría para vivir “tranquilamente”, ¿será? Porque esa decisión te mantendrá negativo y frustrado por el resto de tu vida. Como dijo el sabio, “no sólo se vive una vez, ¡se muere una vez!”. Tu vida serán muchas actitudes, muchas posiciones, condiciones decisiones y opciones, a veces atinarás otras fallarás, pero al final, habrás vivido y la negatividad que aparecerá varias veces, será el impulso para tu crecimiento, no un freno. Muere una vez, pero sonríe muchas veces, incluyendo la sonrisa final, que exhiba tu satisfacción total. 
             Nací en país sin puertas ni ventanas           donde el vecino era mejor que cada hermano.           No se necesitaba de sótanos ni áticos           para guardar dolores, pues no había desencuentros.           Todos nos fundímos allí en un amor unánime           juramos entendernos más que palomas en un nido.           Respirar la verdad de los que nada alteran.           Estrecharnos las manos hasta reconfortarnos.           Como espigas al hilo nos batimos riéntes.           Amigos que en las tardes compartían la plaza:           No faltaba el abrazo que nunca está de sobra.           Ninguno era arisco y tenía dos alas por brazos.           Era ese un tiempo idílico tan lleno de odaliscas.           La sensatez indómita borraba los temores.           Las mujeres ajenas siempre fueron ajenas           y ninguna tramaba despojar a otra de amores.          Era como antes de la caída del mundo:          ni en mí ni en ellos se presenció pecado,          pero vino un diabólico a traer su diablura         y alguien de lengua blanda que al chisme fomentara.          Y, casi de repente se hizo pueblo mustio         de muy mala melena y de apariencia errática.         Resonó la vitrola mojada por tequila y derramose en vasos.         Y fue otro muladar poblano el que llenó la sierra.         Desde entonces mi pensamiento no logra la pureza         y presiento se tiñe de disonancias graves,         que traerán el tormento del inmisericorde          de lascivias intensas y mentiras erosivas.....          Ahora nos volvimos ciudadanos del mundo          y el mundo sucio arrastra con sus garras pesadas,          cayendo cada quien en su centro vicioso          inhalando, esperando, al incauto que pase...                                            
No quedarán mis pasos en el asfaltoquedarán mis textosY ese creo es el mejor caminoque puede dejar unx ser humanx       
      Bendita inspiración:          Dí, por favor, quién te necesita?          Existes o no existes en tu solar de aire?   Yo te busqué en agosto, y febrero y después....              y no estabas prendida de mi desilusión.    Te esperé cual a un destino que viene en traje grave.           Creí que calzarías tus botines de luz       y un arcoiris brotaría de tus serenos vidrios .        Más que a hogaza de pan yo te busqué,        en el Africa absorta de tribus sin metales.  Te perseguí hasta el Asia para hallarte en exilio      y no te encontré a ti, ni a tu cetro de nieve.       Te llamé con los gritos y todas las vocales          de este contexto mío, más no te asomaste.      más que el cardo que ruega agua al arrecife.       Yo te creía magnánima, matriarca del poeta        pero de ti no hallé ni una pisada ambigua y,         ni siquiera un retazo de tu ser en el aire.     Jamás viniste a mi con tus delirios rojos       y no bebí una copa de tus anales místicos,  pues no me la cediste ni en mis diarios desmayos      y supe entonces que te atrapó el crepúsculo  /con sus celos de otoño y que estábamos huérfanos /     de tus bellos lunares y tu manto velloso:      Y...    que cada quien debía valerse con sus manos.
       El ardid            pende y se prende                 en las ramas más sagacez                       aparentando prudencia                      perspicaz y espabilada                         y nadie sabe la astucia                               que ese mañoso gasta ....                                 Ladino que no da angustia                                   hasta enterrarte la estaca.....                                     En las sienes más agudas                                        entra sin vestir de caza                                           siendo sutil al despierto                                            cuando le pone la trampa:                                  El ardid que me trozó en mí no encontró piel lozana:                                       le hice perder el tiempo de engañar con malas mañas. 
                        La sencillez                        de tierra, viento y agua,                        en sus enaguas se prensa                        y no enoja a las lanas gruesas.                        En su camino simplícimo,                       marcha sin perder mirada                       haciéndole el malecón                       de escollera que no estalla.                       Tierra, viento y agua                       se perfuman al unísono                       por un ancho mar de plata:                       No quieren saber de rimas                       ni de las hojitas íngrimas                       de arbolitos con escamas:                       son tres y una ese trío                       en que el elemento brota                      desde las cunetas blancas. 
“Cada detalle de la vida es un interesante matiz que, si les ordenamos adecuadamente, pueden conformar un importante drama…” JCRC                                                                          - I - El mejor y elemental matiz que integraba su esplendor era, sin dudarlo, la deliciosa y particular esencia que le rodeaba y, precisamente, el más nítido recuerdo suyo que de inmediato me salta, es aquel de mi olfativa memoria salpicada, lamentablemente, por una inevitable humedad nostálgica,    pero buscando de si y con premura esa adorable y privilegiada esencia que le pertenecía exclusivamente, la de su piel aromada por el delicado bouquet de su jabón de cara.    Así mismo, se produce en mi epitelio sensorial, el exquisito olor herbáceo de sus aventados cabellos sueltos…¡fragantes… divinos… soñados..! que, cuando libres, ondeaban en las otoñales brisas de nuestro idilio y se apoderaban de las ansiosas expectativas de mis neuronas.  También, de fácil manera, llega a mi añoranza, el recuerdo suave del efluvio de sus besos,  gustosos a sedosa tibieza pincelada con mieles de secretos…    los que me hacían perder la noción del centro y extraviarme, obnubilado, en el laberinto de su constructa semblanza.   -II - Un segundo matiz de su recuerdo era el no menor detalle que, en mucho, definía su personalidad:  Cada uno de los relevantes instantes de sus placeres culpables,  aquellos que, con recato e íntimamente, ella misma me confesara;  específicamente los inéditos y bellos versos de su propiedad, plasmados en geniales poemas,   encarnados por sí en una gran escena concurrida y con su voz encantadora y especial. Además, cuando nos obsequiaba sus interpretaciones musicales    con aquel acariciador contralto vocal que dominaba fácilmente      y capaz de infundir, en los que le oíamos, nítidas vivencias y sensaciones de tierno arrullo.  No obstante, si de culpables placeres hablamos, tampoco olvido lo mucho que gozaba con el lúdico y cadencioso contoneo de su cuerpo, espontáneo, galán y coqueto, que, de cara a los inusitados compases que se emitían en la radio,  bailaba espontánea, sensual y risueña sobre las paredes de mi cuerpo,  como una seductora maja gitana danzando la rumba…   Disfrutaba, también, su sentido éxtasis interno causado por el efecto esculpido en los rostros inocentes de sus alumnos infantes de la clase de historia, que, tras sus didácticos relatos, acababan con un merecido aplauso…     Pero la mayor dicha suya, era la inmensa conformidad causada por ESTA vida que, según su convencimiento, disponía ella –la vida--, para todos nosotros:  de la fruta, el pan, la tierra, las dichas, el amor…   (nosotros, los gentiles seres de buena voluntad, dignas criaturas del Señor ???), lo que agradecía con cabizbaja humildad en su nombre, el mío, el de la familia y de toda la humanidad, al Dios Todopoderoso, por todos sus designios, bondades y concesiones; tema que, en muchas y demasiadas ocasiones, discutimos de seria e intensa manera, llevándonos, incluso, a un  tenaz enojo mutuo, lo cual –esto—me produce hoy un lacerante arrepentimiento, por no haberle dado la razón y haberle brindado el mejor de todos sus placeres culpables.                                                       -III- El concupiscente matiz de mi recuerdo… Pese al respeto que ahora reservo para su trascendido virtuosismo, sería una hipocresía de mi parte negar que inspiraba en mí potentes señales de lascivia, dado que su deliciosa figura pueril, aparentemente inmadura, con apetitosas –para mí-- puntualidades que solo eran propias en cuerpos adolescentes… fijaban en mí obsesiones. Como, por ejemplo, su pecho pequeño, erguido y sugerente que me tentaba a morderle su botoncito rosa y libarlo suavemente, o su reducida población pubiana de ligeros vellos rubiales, perfectamente triangular que, con su detalle, embellecía aún más la desnuda curvatura de su cadera y me hacían soezmente fotografiarle;    más aquel mágico tono suyo de piel marmoleada como el de las estatuas de las diosas griegas,   lo que me obliga hoy, secretamente, a confesar que tales rasgos suyos enajenaban seriamente mis instintos. No obstante, la generosidad de su incondicional amor por nuestra unión férrea, nunca la restó para imponer límites o evasiones porque, dichosa, siempre se empapó con una determinada actitud en el derroche desenfrenado de mipasión.                                                     -IV- El idealizado matiz que tengo yo de su recuerdo,  hace que se forjen en mí, rebeldes protestas por la mezquina indiferencia social institucional para las generosas y conspicuas ideas suyas que, de haberlas oído mayormente la gente, la hubieran colmado de merecidas glorias   y haber cubierto sus abrigadas y múltiples esperanzas,   con justificada abundancia, de frutos sustentables  y haber inmortalizado, sin objeciones, su bien invertida capitalización transcendental de sus pensamientos,   porque su idealismo para la vida, para el mundo y para los semejantes, le acercó siempre a una divinidad maravillosa y ser, casi,  una verdadera santa.                                                    -V- El acongojado matiz de su recuerdo recrea en mí esa angustiada mirada de sus ojitos medio apretados,    aprehendida a mi infecundo  y baldío amparo que, acaso, buscaban  el milagroso bálsamo para su horrendo padecer inocente, o la rápida salida de esa hoguera insolente y aterradora que le abrazaba… Fue, sin dudas,  esa rechazada e injustificada agonía suya, taxativamente, la que destrozó mi maldita y reducida fe que aún me quedaba por deducir, luego de agotarlo todo; el no menor universo de mis recursos materiales, el reforzado y mayoritario repertorio de indulgencias solicitadas por amistades y familiares, hechas en medio de un infinito mar de dolores y lágrimas y conmigo estúpidamente hincado frente a una lucha estéril,  burda y podridamente indolente… ---------------   P.D.: María José falleció el 16 de febrero de 2024 a las 0:20 hrs a la edad de 33 años, tras ser víctima de un paro cardíaco causado por su agresivo cáncer. A su lado estuvimos acompañándole, hasta su último instante, todos sus seres más queridos y en la ciudad de Viña del Mar, lugar que albergaba a nuestro hogar. Sus restos serán trasladados a Santiago el día 17 de febrero y velados de manera privada en la capilla del cementerio
                                                         EL FUMIGADOR                  El fumigador venia siempre los martes a la misma hora. Debo reconocer que yo sentía como una especie de compasión por el hombre cada vez que cruzaba la puerta de mi casa; no quisiera yo terminar ejerciendo esa profesión, siempre pensaba yo, pero uno nunca sabe,               Lo curioso era que parecía gustarle lo que hacía y a veces hasta intercambiábamos alguna palabra sobre los insectos que él tanto conocía y yo aborrecía. Su especialidad era el exterminio masivo de los pobres insectos, para eso le pagaban, sin embargo, a veces demostraba un poco de piedad.                   Un día me contó algo que me llamó mucho la atención. Me dijo que las cucarachas podían sobrevivir congeladas en el freezer durante un largo periodo de tiempo, como una suerte de hibernación, y que lo había podido comprobar con su propia experiencia una vuelta que abrió el congelador y cayeron varias cucarachas congeladas que al poco tiempo revivieron como si nada.                  No me pareció muy disparatada esa anécdota ya que se sabe que las cucarachas salen airosas hasta de una bomba nuclear. Ese mismo día se despidió porque terminaba su contrato con nuestra finca, tuvimos que reducir los costos de mantenimiento del edificio. Lo extraño de toda esta historia fue lo que sucedió luego de que él se fuera.             El fumigador siguió viniendo sin que yo lo llamara, dispuesto a trabajar sin importarle si le pagaban o no, lo que llamó poderosamente mi atención, sobre todo porque nadie en el edificio se percató de ello.               Estaba tan compenetrado con su tarea que yo ya no sabía cómo agradecerle. Un día decidí terminar con esa situación y le hice un regalo a manera de despedida. Le regalé un libro sobre la supervivencia de los insectos. Nos dimos un gran apretón de manos, pero la suya estaba tan congelada que se partió, se cayó al piso y se rompió en mil pedazos.               
Tu cadena, es el dolor. Vivir siempre con amargurala cual te lleva a estar maly no tener ganas de nada.No tenes más esperanzas.Tu cadena es la tristezael silencio que hay en tu corazónen esa alma llena de problemasproblemas y más problemas.que te hieren por dentroy por fuera te destrozan.Tu cadena es el frío que hay en tiese rocío que esta en tus ojosesa lluvia que se desprende de éstosy que al fin no puedes controlarte.No puedes parar.Tu cadena es la broncade vivir siempre asi.Siempre con una injusticia.Siempre preguntarte el porquey no hay ninguna respuesta que te lo pueda aclarar.Tu cadena es vivir asíes estar así.Pensar en lo negativoy dejar a un lado lo positivoque es lo más importante. Siempre llenándote de mil dudassin saber que camino elegir.Tu cadena es la rabiade no llegar a una solución.De siempre ver la misma historiay tener en cuenta que nada cambiaque todo sigue igual.Esa cadena cruelllena de lo malo y que está atada a ti tienes que romperla.No es fácil, verás que no.Pero con una sonrisa y que no sea obligadapuedes lograrlo.Con una sonrisa admirablelograrás que tu corazon cambiey que todo tu ser cambie.Te sentirás tan bienque verás el mundo de otro color.Verás que crecerá otra cadena en tipero ésta no será la de la amargurasino será la que tanto esperabas.Ésta permanecerá por siemprea pesar de todo: será tu cadena amiga.Tu cadena es entonces el amor,ese regalo de tu corazón.Tu cadena es la felicidadlos buenos pensamientosy nuevas escenas en las cualeste verás enredado/ay descuida, porque serán fáciles.Porque si pones un poco de tiverás algo distintoverás que tu cadena es viviry vivir bien.Tu cadena es llenarte de alegríay sentirte re bien.Tu cadena es, desde ahora y siempreser vos.Y nadie te cambiará.Tu cadena es luchar por vivir mejordestruyendo a lo opuesto de ésto.Y así descubrirás algo esencial de ti.Verás que tu cadena es lograr la felicidad.Entonces para lograr estoponete el escudo del amory afrontarás todo  hasta lo más imposible.Tu cadena es la del corazón.Es cuando éste te hablay tú lo sabes escuhar Él tiene la verdady esa es la meta en tíla verdad.Tu cadena es  la cadena de tu corazónla cadena de la claridad.Ninguna otra la superaráporque será de oro.Y aunque alguna tristeza vengay pegue fuertela sabrás afrontarporque tu cadena te dará las fuerzas necesariasy podrás ver al fin la verdadque el tiempo no te dejo ver. Tené en cuenta que tu cadena es la felicidad.Lo demás es algo pasajero.                                                                                                                                                                                                    From 1997 - 1998  
                     Átame, secreta y silenciosa                 con tus goces y roces cadenciosos,                 con lo que te el fuego por cadenas, aprésame.                Amárrame, los celos tan hambrientos y grandes.                 Dame tu gracia de oleaje y espuma que quebranta la roca:                 apacigua mi lengua que devora sin tacto.                 Pon tus cabellos, tus puentes, tu desnudo                 en un viento hacia mí, en tu oleaje humillado.                 Derrámate, ola de aire en mi pecho caliente,                 mánchame con tus manos de algas y amapola.                 zigzaguéa con la fuerza que sale de tus lomos.                  Ven, espacio crujiente, muslos ya apaciguados.                 Desciende sobre este loco como tierra nocturna.                 Ámame como se ama a aquel que está de viaje.                 Inúndame de espumas y adhiérete a mi cuello:                 Sé todo lo que alzas en tus pequeñas manos.                 Dáme del maná blanco de donde haces tus ósculos.                 Y sé tu mi sangría y mi vida de tarde y mi excelsa mañana.                 Cuál mínimo asterisco remójame en tus cauces:                 sé en mí suavidad y avidez desbordada.                 Desemboca en mis partes y deja tus furores:                que vengan y me quemen y me vuelvan delirio:               Mi fijación reclama que escampes en mis muslos.....                  y tus pétalos caigan en mí, tersa gladiola anegada en su brillo.                 Que me azoten tus besos, que mis sabores quieren                  despojarse de ropas y de árboles y en nada combatirte...                  pues vieron tu cintura de semi luna roja y leona provocativa;                  Ven a lo que me empujas: a unos labios que exhalan al lado del gemido.              Ven y átame todo y en mis formas complícame con tu marea de miembros.                      Por que me es requerido llavarte al viento en velas                         a la isla que forman los tréboles brillantes                       y ensarcharme en lo nuestro, lubricando los poros.                        
Textaleros
Catech
Alexandra
Gabriel Zamora Melndez
julieta fernandez
karen irlanda velazquez brambila
daniela.soprano
Miriam Argintxona
RAFAEL GAMERO BORREGO
Lissi Olazar
rocio nava
Elisa
Chicky Salguero
Tatiana
Esther Vargas Loredo
melanie heredia
Lali
KruegerDCuecuec
anibal
Hanna
ericson
sethsagus
andreiitha lopez
Tatiana C Molina Vargas
Maria Cristina Diaz Gomez
luisafer
marcela lozano
Momoko
Marco Varrala
silvia
Katherine Ursula Palomino Balvin
argelia cervantes
Pedro
stia
Paola Pia Garett
Paula Araneda
Ooz Areyano
kabikay
Olga
Octavio Cruz
Krushian Imbus
Isabelle Guerra
Lucero
Juan Arrieta Fernandez
miguelitoturtle
Mia
Maria Castaeda Pons
M. Paz
Dominique
ana
yosesita vega rodriguez
Cecilia Espinoza
Valeria
Nataly Garca Montoya
Claudia Patricia Hernandez Betancur
Gilda
eduardo urrieta delgado
Carmen Rosa
Lautaro
VICTOR FARIAS
Jude Emiliano Palau
Alejandra Correas Vzquez
Daymer Quintero
jorge camargo
PAMELA
Latoya  Canibal
Merari Lugo Ocaa
Mael Taboada
Eduardo Fabio Asis
Siagrio Elijah
Enmanuel
isabella
Angelique Ruthven
Jaime Contreras Huerta
Damaris Cordova
Rosiliteratura
Francisco
Areli Mercado
CarloMiguelDanilo
Alba Perez Primo
darthny
Morrighan
Natalia Gmez
bryan ulloa
SAMMANTA
Estephany Priego Vazquez
Matias
Gerlin
Karen Elizabeth Benegas Schiewe
Rudy Soteldo
Andres
tomas gabriel asaad
eVelYn
Julio Martn
miguel angel guillen teixeira
Karliana
Paris
Damin de Lioncourt
Hamlet Alexandre
leslie hdez
Carolina
Caroline Malone
MANUEL JESUS LOPEZ GRANADOS
Selene
meilis paola pava mieles