Textale es la red social de la expresión literaria
El sitio que te ofrece un espacio abierto donde puedes publicar todo tipo de textos y escritos en la red, presentándolos de la forma más óptima e innovadora, bajo ningún costo, a un público abierto, o a gente de tu entorno.



Regstrate gratis, tan slo toma unos minutos.
 /   / 
Registrate


Recientemente Agregados a Favoritos
  Hoy conocí el miedo cuando recibí la noticia, Es como agua helada que cubre tu cuerpo Es el vacio del alma y el flaquear de las piernas, Es el vértigo donde pierdes el piso: Es el sentirte solo y todo te da vueltas.   Se pierde la noción del tiempo, toda gira sin sentido, No escuchas palabras, no aceptas las cosas, Te sudan las manos, te tiembla el cuerpo Quieres llorar, quieres gritar, pero es imposible.   Buscas razones no encuentras respuestas  ¿De qué color es el aire? ¿De qué color son los cielos?, Como saberlo;  si todo se está terminando...
                                                                                                                  Septiembre 11 de 2019           El que trabaja con las manos, es un artesano.     El que trabaja con la voz, es un artista.     El que trabaja con la mente, es un intelectual.      El que trabaja con el corazón,es un poeta.     Pero...El que trabaja con las manos, con la voz,     con la mente y con el corazón, es un....                                          Maestro !!!   ¡FELIZ DÍA A TODOS LOS MESTROS ARGENTINOS!!!                                                              Que DIOS loss bendiga!!                                                                        Raquel Crisstina Zurita 
Recientemente Comentados
Sabemosque no sabemosy buscamos saberen la inmensidaddel Universo. La perplejidadse convierte en admiración,la admiración en deseo,deseo de conocerla Realidad inabarcable. Astronautas del Misterioimaginamos,investigamos, soñamos en sermás allá de nuestro tiempo. Loco, lúcido, soberbio...,¿de dónde tu sedde ser eterno?.                                    E.G.M.  
La vida abre surcos muy profundosy no siempre la tierra está preparadapara la siembra de los nuevos frutos. Pero la tierra eres tú:tu carne, tu corazón, tu mente;todo tu ser es campo llano o abrupto. Y sobre ese campo llueven los hechos,caen terribles nevadas de ausencias inesperadaso, a veces, los aires rudos secan tus sueños. Mas, como siempre, hay primaverase inviernos, otoños tristes y tórridos veranos que dejan en el alma surcos profundos. Los arados más fuertes: el amor y la muerte,dejaron la hondura de la herida o la luz bendita,y en esos surcos crecieron la flor y la espina.                                                                                                                                                      E.G.M.
           1998                    ENDECHA            FLORIMAR DÁVILA    ¡Hoy descansa vida eterna,  sueño sutil y melindroso ¡En lecho de rosas y claveles! Blanca tenue palidez, noche clara en tu ser. Reposas ahora lejano y apacible a la vez.   Tus faroles extinguieron su luz en todo el pueblo. y tus inocuas lumbreras son congojas de mi esperanza. ¡Mi taciturno peregrino, el lino de tus manos yacen gélidos en tu añejo, gris y retraído bandullo! -canta el silencio en mi memoria- Ahora ¿Cuál campo matiza el ámbar de tus cabellos? y ¿Dónde esparcen aún sus fragancias de gloria?   Padre mío, ¿Dónde está tu ilusión y la plegaria de tu alma?   Duele en mi corazón sin lumbre,  en cárcel tenebrosa dejarte huérfano y sin cobijo; En tu otoño has marchado, atando mi vida a tu amargo y hielo refugio.   Todavía tengo agrietada mi coraza y  deshecho mi aliento infantil.                                                                  Y tú… tan solo Sonríes gris cual un arroyo fresco  en la matutina Selva
Charas         ma             nina   Nocturnas noches Embriagan el campo   Masato    -     Shibé    - En porongos   Deleitan a los mingueros   La humedad y la neblina Dan sensación de inquietud   Y tus tardes calurosas   Fatigan                                                 Divierte                                 Deporte   L                                     A                                     E    A                                 L                                    C       T                                    N                            A                  G          R                      A          E                        H                    O             I                     S             D                   O                      L               S                A                                   N                 T             P                 Y              O                   E         O                      E          C                      Z      N                          L     R                       A                                    A        D o m i n a s          e l        P A  I  S   A   J   E  Tucunares Turushuquis Tucanes Tunches          TÚ                                    Flor de María Davila
T I N I EBLA                                             D  O  L O R QUEBRANTO                                             A U SENCIA                               EN          S O L E D A D        ETERNA                               GUARDA    SILENCIO   EL   REGOCIJO                                            O S C U R O                                            V  A C  Í   O                                            N E  G  R  O                                            F    R   Í   O   BALDÍO                                          MELINDROSO                                                                                     INSONDABLE                                                                                                                        Flor de María Davila
QUIERO A MI ALMA CUBIRLO  CON LAS PLUMAS DE UN RUISEÑOR, Y CUAL ÁNGEL LIGERO FUGAR DEL OPROBIO DE TU VOZ. RUEGO AL VIENTO ARCANO QUE MI ALIENTO NO EXPANDA EL POLVO CENIZO QUE SOY.   TENGO EL ALMA CONFUNDIDA, LOS SESOS REVUELTOS, EN RUINA LA ESPERANZA, SIN LUZ Y SIN RAZÓN.   MI   SILENCIO RUEDA EN TU NOCHE LISONJERA.   MI CORAZÓN ERMITAÑO AUN DUERME FURTIVO EN TU SENO DE AVERSIÓN.   CORREN ARROYOS DE LAMENTOS   HACIA UN RÍO SALINO.   CRUZAN MIS BRAZOS EL ORBE DEL AMOR   VACÍOS RETORNAN A MÍ.   CONSUMADO ES…        SIN HABER SIDO DELEITADO.
                                                                       Vida                                             Antes de morir quisiera                                          Revivir mis hojas muertas                                      Entrelazadas en vida y muerte                              Revivir a mis seres queridos ya fallecidos                       Revivir mi infancia de niña inocente y candorosa                    Estar hoy revestida de experiencia y conocimientos                            Haber sido, inocente, ingenua e ignorante                                  Estar aquí y haber estado allí.                                      Hoy, sueños y progresos                                     Ayer, Ilusión y esperanza                                              Juventud y vejez                                                           vida.   
  Hoy conocí el miedo cuando recibí la noticia, Es como agua helada que cubre tu cuerpo Es el vacio del alma y el flaquear de las piernas, Es el vértigo donde pierdes el piso: Es el sentirte solo y todo te da vueltas.   Se pierde la noción del tiempo, toda gira sin sentido, No escuchas palabras, no aceptas las cosas, Te sudan las manos, te tiembla el cuerpo Quieres llorar, quieres gritar, pero es imposible.   Buscas razones no encuentras respuestas  ¿De qué color es el aire? ¿De qué color son los cielos?, Como saberlo;  si todo se está terminando...
Recientes
  ¿Ya te dije alguna vez que eres mi Musa? Si no lo hice es porque siempre que te veo se me agotan las palabras y el desplante, se me olvida y aunque eres mi deseo se detienen mis latidos y galante me refugio en el escote de tu blusa.   ¿Ya te dije alguna vez que tú me inspiras? En efecto, si apareces a mi vera se me vienen pensamientos y locuras que no puedo expresar aunque quisiera porque tanto me dominan las premuras por sentir hasta la forma en que respiras.   ¿Ya te dije alguna vez que eres sutil? ¿y que admiro encantado tu finura que te debe haber llegado desde el cielo? Yo te admiro por la cálida ternura que me exhalas al notar que yo en mi vuelo me solazo contemplando tu perfil.   ¿Ya te dije alguna vez que eres mi Musa? ¿Ya te dije alguna vez que eres hermosa?
 Y el responsable de diseñar políticas públicas para la prevención del delito y la drogadicción juveniles decidió hacer una encuesta entre los numerosos pequeños delincuentes en ciernes que se apelotonaban en los centros juveniles de “prevención” del delito y en colegios de todo el espectro social y ¿por qué eres adicto a la cocaína? le preguntó al primer entrevistado y le respondió que nadie le había dicho que era malo y que se sentía muy bien consumiéndola y le preguntó si su familia sabía de su adicción y respondió que hacía mucho tiempo que no tenía familia porque a su papá no lo conocía y su mamá trabajaba de noche y casi no la veía y le preguntó al segundo entrevistado que por qué se había juntado con esa banda de ladrones juveniles y le respondió que ellos eran sus amigos y que lo pasaban bacán y le preguntó si su familia no lo aconsejaba para que no fuera tan violento y respondió que su padre le pegaba a él y a su mamá desde que tenía recuerdos y que ya no vivía con ellos y le preguntó a otro que por qué se emborrachaba y le dijo que su abuelo tomaba tanto que no lo conocía bueno y sano y que le había comenzado a dar licor desde que era niño ¿y tu padre? le preguntó de nuevo y le respondió que no lo conocía y le preguntó a la muchacha que se prostituía por unos pocos pesos en las esquinas que por qué lo hacía y ella le respondió que no tenía trabajo y que tenía que llegar con algo de comer para su guagua ¿y tu familia? le preguntó y ella le respondió que vivía con una tía que casi no la veía y que su madre se había ido a trabajar al norte y que no tenía familia y le preguntó a otro que por qué robaba en las micros y le dijo que robando ganaba más plata en una semana que dos meses trabajando en una empresa por una miseria y así siguió preguntando y encontrándose con el mismo tipo de respuestas hasta que terminó la encuesta y recomendó a las autoridades aumentar los recursos financieros del Sename y endurecer los castigos para los delincuentes juveniles a fin de “eliminar” la lacra que azotaba a la sociedad.    ¿Fin del cuento?  
Jamás me cansaré de encontrarte, en la magnitud de mis días, y en la tibieza de mi talle, porque eres predicado que se apresta, y en ningún tiempo finiquita, ansiedad que se divulga plenamente, plenamente en sonrisa.   Me complace enfrentarte, minuto a segundo…en mi vida.   AMANECER DE UN DIA JORGE AMADO SERRANO SUARDI – SANTA FE – ARGENTINA
La vida abre surcos muy profundosy no siempre la tierra está preparadapara la siembra de los nuevos frutos. Pero la tierra eres tú:tu carne, tu corazón, tu mente;todo tu ser es campo llano o abrupto. Y sobre ese campo llueven los hechos,caen terribles nevadas de ausencias inesperadaso, a veces, los aires rudos secan tus sueños. Mas, como siempre, hay primaverase inviernos, otoños tristes y tórridos veranos que dejan en el alma surcos profundos. Los arados más fuertes: el amor y la muerte,dejaron la hondura de la herida o la luz bendita,y en esos surcos crecieron la flor y la espina.                                                                                                                                                      E.G.M.
En aquel local abandonado tras la guerra había querido construir un espacio diáfano donde la gente pudiera reunirse para espantar los miedos ensordecedores. No había lectores allí, las personas solo buscaban la supervivencia. Ella creía fielmente que las letras abrían ese agujero ingrávido hacia otra naturaleza donde no cabían los rencores humanos. Pensó que una simple biblioteca no atraería a nadie que tuviera que levantarse a retirar escombros y llorar a sus muertos. La vida había que buscarla en lo todavía caliente y los libros sin abrir guardaban la indiferencia de lo inerte.   Utilizó unos viejos planos dibujados en su niñez autodidacta para delimitar el espacio con utilidad. Al entrar en el edificio la gente subiría una gran escalinata de piedra sin bruñir, al modo de lo que ya está pisado y es familiar. El color del ladrillo sería el ideal para continuar con las paredes del interior, de las que colgarían estantes de madera sencillos y barnizados solo tímidamente. Nada más entrar a la izquierda habría una mesa redonda con faldón rodeada de sillas tapizadas de flores. En ella luciría un bonito tablero de ajedrez con piezas diseñadas por el mejor ebanista de la comarca, corpulentas, con reinas y reyes sin corona y de largas melenas representando la nobleza de la libertad. Tras la mesa se abriría un gran ventanal que daría a la calle y no estaría cubierto por cortina alguna, para recibir a la luz cálida en los días soleados y admirar la lluvia rompiéndose en los cristales en los más desapacibles. También sonaría la música, suave, intermitente, a modo de pulsiones del corazón.   En el ala derecha tras la estantería de libros revestidos de papel pardo podría verse a la gente de más edad jugando a las damas y al dominó. Habría cortinas y divanes al estilo francés y la habitación no estaría cerrada, de manera que el entusiasmo de quien movía ficha podría mezclarse con la algarabía de los más jóvenes que justo enfrente pretendían hacer jaque al rey.   Avanzando hacia dentro habría una barra de bar donde se servirían vasos de fresca cerveza y zumos y batidos de todos los sabores. Tras el mostrador las repisas estarían repletas de vinos de la zona minuciosamente organizados y todo desprendería olores a ramaje, a fruta dulce, a madera, a cielo. Sería el lugar para saciar la sed que no calmaban los despojos del recuerdo. Se establecerían turnos voluntarios para servir a los vecinos y se escaparían entonces las palabras que cuentan lo que siempre se acalla por pudor.   Las cristaleras del fondo serían de colores vivos, anchurosas, y tras ellas habría abundante vegetación. La techumbre sería igualmente de madera, con gruesas vigas de las que colgarían lámparas antiguas que aportarían a la memoria de los allí reunidos el poder de los desahogados.   Ella era una mujer de guerra, hecha para la guerra, y había sido testigo de la masacre más mortífera. De cabellos ondulados y piel dócil, estaba habituada a soñar con la cotidianidad de lo posible, la única solución a tanta derrota. Su biblioteca sería el lugar de encuentro de almas en búsqueda y el mundo se resumiría en una comunidad de hombres y mujeres que no tendrían más diferencias que la escasez diferencial de terruños en sus aceras. Proporciones de belleza de libro aventuradas a calar los corazones de un pueblo que volvería a llenarse de esperanza en el compartir de los días, al acecho de las bombas que seguían cayendo en el mundo. 
CAMILA La belleza no es nada sino el principio de lo terrible (Rainer María Rilke)   Todas las historias fumívoras de mi niñez habían permanecido ocultas tras densos halos de vergüenza, que perdían su tizne suasorio en cada conversación repentina a menos de dos metros. Estaba condenada por el más feroz de los miedos: el que no suena ni grita lo suficiente.   Ese viernes desperté diferente, con soplos de vencedora. Me esperaba en la entrada del parque Guillanoch y la hojarasca acumulada en mi ventana se había escabullido del frío hosco de las últimas tardes. No había vaho en los cristales, pero tuve que empuñar dos veces mis manos por la cornisa y el gozne entreabierto para que la visión de la mañana permaneciera detrás. Estaban abriendo en la vieja panadería y con las sábanas aún calientes fui a buscar unos bollos recién hechos.   La amalgama de ecos de la calle se conjugó en mis oídos con gentileza y en mis ojos estalló el espectro de sangrías violáceas que rasgaban, escurridizas, las últimas nubes de la madrugada. Podría haber dibujado en aquel momento algunas imágenes locuaces sobre mi cabeza, a la espera de su destino horas más tarde, pero estaba acostumbrada al azar de mis titubeos y el encuentro me merecía aquel vigor contradictorio de niña poco resuelta. Al cabo, era una mujer de cuarenta años que se dirigía a su puesto. No iba a resolver la emoción antes de enfrentarla cara a cara.   Crucé solícita el establecimiento de olores dulces y empolvados y las vecinas que olisqueaban el mostrador me saludaron con la venia de todos los días. Mis hogazas humeaban ya en la bolsa, así que dejé las monedas sobre la vitrina y regresé a casa; no deseaba entablar conversación tan temprano. Cuando invadí la calle de vuelta, un conductor con marcado acento varonil hizo sonar la bocina dos veces.   Desayuné con ferocidad, engullendo las ansias del encuentro en una boca que se afanaba en limar las discordancias del labio inferior. Las tribulaciones que me acechaban volvían a retirarse muy pronto, hasta decantar solas, en el silencio. Me dirigí al baño para complacerme en una ducha caliente y lenta, y escogí aquel vestido blanco que de sobra conocía. Lo había guardado para la ocasión, cuando llegara. Me miré al espejo, estaba lista. Junté dos gotas de perfume en mis muslos y salí. Tal vez fuera una locura, pero debía hacerlo.   —¿Conoce el parque Guillanoch? —pregunté al taxista cuando se acercó. Él afirmó sonriente con un balanceo de cabeza.   Nos pusimos en marcha en esa dirección. Las hojas secas que se habían acumulado en la noche volaban libres tras la ventanilla. Me excitaba tanta belleza. Al bajar, la abertura lateral de mi vestido se había deshilvanado y ahora alcanzaba mis ingles. El empuje del viento terminó por desnudarme bajo la cintura. Lo divisé a unos cien metros, justo en el instante en que pretendía adecentarme. Caminó hacia mí.   —Al fin rellenaste mi solicitud, ¿eh?   Me miró con entusiasmo y yo me eché en sus brazos, mientras tiritaba. Nos besamos solo levemente y fuimos hacia el hotel, despacio. El suelo crepitaba con nuestros pasos, la mañana había explotado ya en el cielo. Todo estaba dispuesto cuando llegamos.   —¿Estás preparada? —preguntó, sin esperar respuesta—, quiero que te tumbes sobre la cama y te subas el vestido para ver tus bragas.   Dirigía la escena sin dar opciones al error. Yo me ladeé sobre el edredón añil y recogí las piernas en mi nalgas como reflejo.   —Hazlo —dije.   Me agarró los muslos mientras me sacudía, abriéndomelos con fuerza.   —Ven acá, niñita.   La humedad de mis mejillas comenzó a gotear sobre la almohada. Perdí mi vista en la pared, sin enfrentar aquel cabello rojizo que iba y venía bajo mi ombligo. Minutos desiguales de gemidos, jadeos, gritos fueron aporreando la habitación. Él avanzaba indomable. Me enlazó con sus manos y me abandonó sobre una mesa lacada en negro. Encima colgaba una lámpara de cristal azulado. La luz era muy tenue.   —Ahora quédate aquí muy quietecita y no dejes de mirarme, ¿comprendes? — me ordenó nuevamente, más serio e impasible.   Yo observaba la escena desde lo alto, todo era como la primera vez. Comenzó a masturbarse con fiereza.   —¡Pero ¿no me has oído?, mírame!   Mis ojos dejaron la estancia oscura y perdí la respiración. Sentía que mi pecho sangraba, que mi estómago iba a colapsar. Paré la escena entre hipos:   —¡Basta, cariño, abrázame, abrázame!   Él asintió y me atrajo dócilmente hacia su pecho, sereno, enamorado.   —Estoy aquí, mi vida, soy yo.   Aún nos faltaba mucho, pero treinta y dos años después podía regresar a casa junto a mi marido, desafiando la noche.   —Lo lograremos —dije —y él se irá.   Y lo besé.
24.02.11 Nuevos aires. Los vientos de las blanquecinas costas de tu entre piernas me traen el dulce aroma de los nuevos tiempos mujer. Me tiendo sobre una galería de pinturas eróticas pintadas por monjes en tiempos puritanos, las cuales servían de ejemplo en los templos de lo que era impuro y atentaba contra la moral, hoy erotismo comprado por el dueño de un prostíbulo mundial. Me susurras al oído y muerdes mi oreja, soplas mis mejillas y los escalofríos de los grandes icebergs de tus pechos me permiten refrescarme después de un día de meditación en el desierto. Una rosa se abre para mí y entro fascinado a saborear su polen, me zaceo de dulzura y de sentires sofocados por los brazos de esta rosa que esperara nunca se cerrara, son momentos de libertad viajo por ti en ti en nuestros nuevos aires. Me prometes que la próxima vez no será solo una briza la que me visitará si no un ciclón despedido del tornado de tus caderas huracanadas.
Textaleros
Omar  William Lucas Muoz
Dani
Sastah Nefelibata
Margot Ochoa Castellanos
David
fernando jauregui mendez
S.A.M.
Marcos Jesus Lopez Barbagallo
Marina
Christian Pablo Huamani Loayza (ARDEL)
Gillian Duncannon
oscar
Camila Ignacia Aguilera Alfaro
carola
lucero baltazar
ktery567498221
lucas
Csar Jess Inostroza
Alejandro
Sindel
Yaritza
Brenda
GUSTAVO HENAO CHICA
Jorge Arancio
Ann
Luis Alcazar
Edgardo Castrillon Torres
Eduardo Rangel
virgos
beatriz
cynthia cardozo plunkett
Izzy Rebeld Armstrong
Marianela
Ian Stendal Murtrier
Isidora Sotz
ANGLICA MARIA GUERRERO
Emanuel
Carlos
Ray
Edgar F Carbajal
Luis Armando Granados Martinez
Jesus Emilio
Tobias Sigenza Crdenas
Rodrigo Fredes v.
Melissa
PATRICKCHCH1200
Enmanuel Sanz
Elizabeth
mara cristina martnez
yonathan
jessica viramontes garibay
Ledis Arias
Carla Gallardo
Zulema
Evelin Zapata
Leah Clouds
EDUARDO CASTRO DIEGO
Alma
Cecilia C. Olaciregui Ruiz
gina garcia
montserrat cassot alvrarez
Tricia
ERICK VELZQUEZ GARCA
Seung Ri
Celinda Vergara Ferreira
Jos de Jess Bolaos de Haro
america zurita
Jonatan rodriguez Dur
Mely
CEMENTO.-
Jaqueline Vernica Cruz Gonzlez
Luis Felipe
Lesly
BaaL
Shazadi Rainbow
valentina vasquez contreras
Jonathan Michael Arbul Cueva
Josefa Blair
Islaney
Rana
DelirioSangriento
Caroline Quimeras
Mercedes Snchez Hirsch
Misael Astorga
Karol
daniel mauricio franco roa
Maria Gabriela Vargas
Litza
Eduardo Prieto
wesleepforever
Maria Jose Ferrara
Layla Mariana
AMBAR ORTIZ V
JUAN POZO TEBA
aleyda  franklin
kadez
Federico Damiano
ANONIMUS
Alejo Gomes Coelho
Ceci
Amenhotep
IRMA PERIBAN VILLA
job
sofia