Textale es la red social de la expresión literaria
El sitio que te ofrece un espacio abierto donde puedes publicar todo tipo de textos y escritos en la red, presentándolos de la forma más óptima e innovadora, bajo ningún costo, a un público abierto, o a gente de tu entorno.



Regstrate gratis, tan slo toma unos minutos.
 /   / 
Registrate


Recientemente Agregados a Favoritos
  Para tu paladar de gato de angora he cazado los peces más finos,y frutos de nombres extraños hicieron fiesta en tu boca. Para tu boca preparé los besos más antiguos que se hicieron nuevos en tu arte de besar. En tus pies he calzado flores griegas que dedicados enanos fabricaron con extrema dulzura. Licores libres han pasado por tu garganta en noches navideñas. Para tí los mismos enanos tradujeron los versos más hermosos de Horacio, y tú lo celebraste. Mi sexo enamoró tu sexo en largas sesiones donde tu cuerpo fulgíaentre cardúmenes en el nido de algún mar. Alguna profecía mal iluminada me avisó que te ibas a hundir  en el pecho de las rocas amarillas en un ascender y descender de montañas. Ahora,alas, en una tarde,me llevarán silente donde lavas tu traje de espumas infinitas. G.C. 
        El otro día escuché que escribir no es trabajar, una ofensa no solo dirigida a mí, sino a todo aquel profesional o enamorado que dedica su vida a ello. De repente me sentí cansado, justo a pocas semanas de comenzar un nuevo viaje ligado estrechamente a este OFICIO.   Mi opinión, aunque merezca ser tildada de insolente, me confirma que cada persona explota sus aptitudes y desarrolla los recursos que posee, sean manidos o escasos, Sin embargo la experiencia se traduce en que nos dejamos olvidado el barro, con la intención de construir de adobe el futuro, creyéndonos ideólogos de la construcción por poner paja sobre paja, prescindiendo de la masa que la une En cualquier caso, la frase caló con posos, y me cuestioné: ¿Será que levantar yunkes es el único trabajo que concebimos digno y productivo, o que las ideas nacieron solas y fluctúan entre la niebla ascendiendo como el globo que perdió aquel niño? Las piezas encajan en este puzzle trasnochado y resulta  tristemente cierto, aun a día de hoy, y en lugares no tan recónditos, hablar de asuntos de hombres y de “cosas” de mujeres al margen de un todo. Heroicidades viriles frente a labores femeninas y abnegadas contradicciones que se camuflan en una atmósfera insostenible.   No hablaré una vez más de sexismo, sino más bien de las exiguas lindes que dispone nuestra mente anquilosada en el buen hacer y en la rectitud de una persona honorable Se me ocurren muchos ejemplos bien cercanos de frases entrecomilladas  “trabajar para ganarse el pan”, “eso son mariconadas…”,“ muchos pájaros en la cabeza…”que han conseguido bloquear nuestra creatividad, abocándonos a caminos sin salida. Pero no se trata de enumerar el  profuso legado de garrote vil que hemos mamado, sino de rebelarse contra las osadas sentencias de quienes nos ningunean y pretenden convertirnos en víctimas del tiempo que nos ha tocado vivir.   Queremos un futuro menos precario, lejos de pucherazos, con menos fútbol, con más verdades, con justicia y menos alardes. Partiendo de estas premisas, habría que ir pensando más en el deber que en los anhelos utópicos de “un mundo feliz”, donde todos nos miremos un poco menos el ombligo y prestemos un ápice de nuestra atención ahí fuera. ¿O sería ésa la verdadera utopía?
A veces, una piedra se enreda en mis pasos y vuelvo como si estuviera contento al sitio del desamor profundo.   A veces, mis días toman un tono carmesí y se estremece mi alma prisionera de tantos sueños en aquello que no pudo ser.   A veces, soy feliz con tan pocas cosas apenas el fuego dulce de tu ausencia.   A veces, soy yo a pesar de todo el que vive en este cotidiano no vivir. 
Vuela magestuosa el águilasobre las altas cumbresy canta el jilguero con su trino musical alegre.¿Sienten que viven su momentode esplendor, breve y pasajero?¿Acaso, nosotros sentimos la vidacomo don sagrado en cada momento? Se impregnan las célulasde sol brillante y de suave brisaque abren el azul del mar,las nubes pasajeras,el rumor sereno de las olasque traen y llevanel latido interminablede las aguas del mundo. ¿Sentimos la vida que vivimosen este instante plenode luz, aroma, sonidos...?¿Sabemos que viajamos por estos paisajes diversoscamino de una estación de término?¿Sentimos que vivimos?¿Vivimos nuestro ahora? ¿Vivimos el aliento que nos llena?                                                      E.G.M.     
 En la intensidad del sueño algo se pierde.Es el último recuerdo que tuvimos del día,el entusiasmo de un magnífico instante,los grandes ojos tibios donde reflejamos nuestras dudas;quizás el ruego de piedad  para que la ciudad no caiga sobre nosotros.El sueño mueve su hilo pendular,y  el recuerdo final escapa:esa vaga historia de nosotrosy de los otros,la repetida historia de la infamiay del amor; quizá la historia que hablaba de infinitos,y sólo fue un puñado de salbajo la lluvia.Tantos inacabables nombres,y detrás de nuestras espaldastantas hojas caídassin otra explicación que el otoño.Tantas estrofas que quedaron sin decir.El sueño duerme.Algo que jamás podremos recoger,queda, en algún rincón del jardín, detenido,esperando rosas.  G.C.Direc.Nac.del derecho de autor   
Recientemente Comentados
Vuela magestuosa el águilasobre las altas cumbresy canta el jilguero con su trino musical alegre.¿Sienten que viven su momentode esplendor, breve y pasajero?¿Acaso, nosotros sentimos la vidacomo don sagrado en cada momento? Se impregnan las célulasde sol brillante y de suave brisaque abren el azul del mar,las nubes pasajeras,el rumor sereno de las olasque traen y llevanel latido interminablede las aguas del mundo. ¿Sentimos la vida que vivimosen este instante plenode luz, aroma, sonidos...?¿Sabemos que viajamos por estos paisajes diversoscamino de una estación de término?¿Sentimos que vivimos?¿Vivimos nuestro ahora? ¿Vivimos el aliento que nos llena?                                                      E.G.M.     
  Para tu paladar de gato de angora he cazado los peces más finos,y frutos de nombres extraños hicieron fiesta en tu boca. Para tu boca preparé los besos más antiguos que se hicieron nuevos en tu arte de besar. En tus pies he calzado flores griegas que dedicados enanos fabricaron con extrema dulzura. Licores libres han pasado por tu garganta en noches navideñas. Para tí los mismos enanos tradujeron los versos más hermosos de Horacio, y tú lo celebraste. Mi sexo enamoró tu sexo en largas sesiones donde tu cuerpo fulgíaentre cardúmenes en el nido de algún mar. Alguna profecía mal iluminada me avisó que te ibas a hundir  en el pecho de las rocas amarillas en un ascender y descender de montañas. Ahora,alas, en una tarde,me llevarán silente donde lavas tu traje de espumas infinitas. G.C. 
A veces, una piedra se enreda en mis pasos y vuelvo como si estuviera contento al sitio del desamor profundo.   A veces, mis días toman un tono carmesí y se estremece mi alma prisionera de tantos sueños en aquello que no pudo ser.   A veces, soy feliz con tan pocas cosas apenas el fuego dulce de tu ausencia.   A veces, soy yo a pesar de todo el que vive en este cotidiano no vivir. 
        El otro día escuché que escribir no es trabajar, una ofensa no solo dirigida a mí, sino a todo aquel profesional o enamorado que dedica su vida a ello. De repente me sentí cansado, justo a pocas semanas de comenzar un nuevo viaje ligado estrechamente a este OFICIO.   Mi opinión, aunque merezca ser tildada de insolente, me confirma que cada persona explota sus aptitudes y desarrolla los recursos que posee, sean manidos o escasos, Sin embargo la experiencia se traduce en que nos dejamos olvidado el barro, con la intención de construir de adobe el futuro, creyéndonos ideólogos de la construcción por poner paja sobre paja, prescindiendo de la masa que la une En cualquier caso, la frase caló con posos, y me cuestioné: ¿Será que levantar yunkes es el único trabajo que concebimos digno y productivo, o que las ideas nacieron solas y fluctúan entre la niebla ascendiendo como el globo que perdió aquel niño? Las piezas encajan en este puzzle trasnochado y resulta  tristemente cierto, aun a día de hoy, y en lugares no tan recónditos, hablar de asuntos de hombres y de “cosas” de mujeres al margen de un todo. Heroicidades viriles frente a labores femeninas y abnegadas contradicciones que se camuflan en una atmósfera insostenible.   No hablaré una vez más de sexismo, sino más bien de las exiguas lindes que dispone nuestra mente anquilosada en el buen hacer y en la rectitud de una persona honorable Se me ocurren muchos ejemplos bien cercanos de frases entrecomilladas  “trabajar para ganarse el pan”, “eso son mariconadas…”,“ muchos pájaros en la cabeza…”que han conseguido bloquear nuestra creatividad, abocándonos a caminos sin salida. Pero no se trata de enumerar el  profuso legado de garrote vil que hemos mamado, sino de rebelarse contra las osadas sentencias de quienes nos ningunean y pretenden convertirnos en víctimas del tiempo que nos ha tocado vivir.   Queremos un futuro menos precario, lejos de pucherazos, con menos fútbol, con más verdades, con justicia y menos alardes. Partiendo de estas premisas, habría que ir pensando más en el deber que en los anhelos utópicos de “un mundo feliz”, donde todos nos miremos un poco menos el ombligo y prestemos un ápice de nuestra atención ahí fuera. ¿O sería ésa la verdadera utopía?
 En la intensidad del sueño algo se pierde.Es el último recuerdo que tuvimos del día,el entusiasmo de un magnífico instante,los grandes ojos tibios donde reflejamos nuestras dudas;quizás el ruego de piedad  para que la ciudad no caiga sobre nosotros.El sueño mueve su hilo pendular,y  el recuerdo final escapa:esa vaga historia de nosotrosy de los otros,la repetida historia de la infamiay del amor; quizá la historia que hablaba de infinitos,y sólo fue un puñado de salbajo la lluvia.Tantos inacabables nombres,y detrás de nuestras espaldastantas hojas caídassin otra explicación que el otoño.Tantas estrofas que quedaron sin decir.El sueño duerme.Algo que jamás podremos recoger,queda, en algún rincón del jardín, detenido,esperando rosas.  G.C.Direc.Nac.del derecho de autor   
Ms Ledos
Por una vieja puertadesclavadaentreviendo un finalse fugaron calle abajo los recuerdoslos pensamientos atrapadoscon algunas ideasse esfuman, caen ligeros.Como los díasA donde iránSe pierden solosSolos se olvidanComo la puertavuelvo a clavarAl quedar fueraSolos se quedanSe olvidan solos
La Suma de los Días se trata de una novela autobiográfica, aunque, tal vez se aproxime más a una recopilación de memorias que a una biografía. En ella Isabel Allende cuenta a su hija Paula, ya fallecida victima de una ataque de porfiria en el año 1992, los sucesos que tras su muerte sucedieron con el paso de los años, no sólo en el círculo de su familia, sino también en su núcleo de amistades más próximo, lo que ella denominaba “su tribu”.Nos confiesa sus  amores,divorcios, conflictos de pareja, reconciliaciones y nos adentra en otros semblantes de la vida privada de estas almas como el sexo, la religión, el apego a las drogas, cambios de identidad sexual, y cuadros de situaciones incluso muchas veces difíciles de creer por su gran voltaje dramático. Isabel Allende relata sus memorias en segunda persona, pues es el medio, a través del cual, Isabel mantiene contacto permanente e íntimo, con su hija aun después de la muerte. La Suma de los Dìas, no es otra cosa que la continuación de la obra ” Paula”. A través de esa comunicación tan estrecha con su hija, Isabel nos va confesando sus experiencias, con ese talante mágico, repleto de entelequia y enigma. Estas, sus vivencias, sumadas su esencia natural, son lo que ayudan a redondear el carácter de la mujer adulta, en la que Isabel llega a convertirse.Una mujer feminista, nada sumisa y, renuente en desnudar sus sentimientos a los hombres. Mujer enérgica de personalidad combativa, Isabel Allende, nunca se dejó intimidar. Ambiciosa, briosa y precursora, jamás reparó en romper estereotipos, tradiciones y costumbres fuertemente arraigadas . Isabel, siempre se propuso dar muestra de ser independiente y enormemente capaz. Como adulta, Isabel también siempre fue dominante y atrevida, y casi simultáneamente efusiva e inexperta. Isabel registra marcado interés por ese hombre, que le trasmite, tranquilidad, confianza y simpatía. La muerte de Paula, su hija, como no podía ser de otra forma termino cambiándole el rumbo de su vida. Isabel siempre estuvo conciente de que arrastraba traumas desde muy joven. Por las venas de Isabel, siempre corrió un incontenible afán de mantener siempre unida a la familia. Lograr su propósito, compensó los traumas de Isabel, vigorizándola y dándole ánimos para a seguir adelante durante tiempos de crisis. Su objetivo de seguir siempre unidos, se convirtió en una prioridad imperiosa para la autora. A su núcleo familiar original( su segundo esposo, los hijastros de ambos, su madre, su padrastro, su hijo y familia, la abuela postiza, su ex yerno, etc.) y a ese espíritu misericordioso que poseen, el hogar de Isabel y Willie se convierte en un refugio para ”el despojado y el indefenso”. Es así como Isabel pronto se convierte en “matriarca”, regente, absoluta, y protectora. Tanta complejidad implica nuevas adaptaciones, especialmente para Willie e Isabel, originándoles problemas íntimos, por lo que tienen que acudir a terapia simultáneamente.. Isabel, se distancia con su hijo Nico, ya que no lo toma en cuenta como individuo y adulto que es. Quizás, solo fueron momentos intangibles, pero pudo, advertir los momentos de fama.. Una sapiente y madura Isabel Allende nos hace participe del vacío infinito dejado por la ausencia de su hija, como asimismo de las asombrosas señales y extraordinarios rastros de la misma a lo largo de los años. Este trabajo de la escritora chilena como todas sus narraciones está signado por los sentimientos maternos de Allende, quien intenta contarle a su hija Paula lo que ha pasado con su familia después de su muerte.“La suma de los días” es un viaje en el que la autora desanda hasta cientos de años en su ascendencia; nos narra anécdotas de sus tatarabuelos, que llegaron al continente, y de su ya mítica abuela Hilda, musa de su amado personaje Clara; de su madre, relacionada con un diplomático y forzada a respetar las tradiciones de los extraños países a los que éste era consignado y, finalmente, arriba a la misma historia de la autora: sus primeros empleos , sus libros, sus encuentros amorosos, la pérdida y el temor a la ausencia, la  adicción, la muerte, los espíritus, la porfíria (el fantasma que llevó a su hija a la muerte, el presente en su hijos y nietos), y de la historia de amor de un hombre y una mujer formales, arribados simultáneamente a la madurez . También, cuenta sobre su experiencia al cargar la bandera olímpica en las Olimpiadas de Turín, junto a mujeres galardonadas con el premio Nobel “La suma de los días” resume la vivencia intrínseca de la vida de una mujer enérgica e inteligente, con una larguísima trayectoria, una visión extremadamente singular y única del mundo y una vida todavía intensa, aun cuando Isabel Allende hace tiempo que es abuela Autobiográfico a simple vista,“ La Suma de los Días no cuenta solo una historia, sino una sucesión de ellas, lo que en parte (si el lector lee por vez primera vez a la escritora trasandina) no permite hinoptizar al lector como otras obras de la gran Isabel Allende, sin embargo, es un libro completísimo y sugestivo en muchos aspectos.
¿Qué decisión tomar con respecto a sus Seguros? En épocas de recesión económica, como la que estamos viviendo, todo mundo busca y yo me incluyo el reducir nuestros gastos lo más que podamos. Sin embargo, hay "ahorros" mal entendidos que a la larga pueden traer como resultado exactamente lo contrario: Gastos imprevistos, más y más gastos.Permítanme explicar este concepto, con un caso de la vida real: Un cliente que tenía un Seguro de Gastos Médicos Mayores con una Compañía de Seguros muy grande, se cambió de una Compañía de Seguros a otra más pequeña, porque su esposa le aconsejó hacer eso para ahorrarse unos cuantos cientos de pesos al año.Sin embargo, al paso del tiempo, le vino una enfermedad tremenda: Esclerosis Múltiple y él estaba 100% seguro de que contaba con la cobertura para ese tipo de enfermedad.¿Cuál sería su sorpresa? Al pedir que el AJUSTADOR le diera luz verde para su HOSPITALIZACION, no lo autorizaron¿Cuál fue la razón? Él omitió escribir que ya le habían operado anteriormente tiempo atrás, ese pequeño detalle de haber omitido el decir que ya le habían realizado una intervención quirúrgica, fue un motivo suficiente para que ese "supuesto ahorro" se convirtiera en su peor decisión.Este cliente pasó por una situación realmente inimaginable, su familia sufrió muchísimo, sus hijos      - gemelos por cierto -  tuvieron que dejar de estudiar y ponerse a trabajar a sus 14 años de edad, su esposa estaba arrepentida de haber sido precisamente ella, la que sugirió cambiar el PLAN a uno más económico, nunca se imaginó las graves consecuencias: En lugar de "ahorrar" perdieron todo lo que tenían, desde sus autos hasta su propia casa y su Papá, de todas maneras falleció, pues esa enfermedad es fatal.Por otra parte...En un momento de incertidumbre donde la morosidad no para de subir las entidades financieras están comenzando a protegerse. En primer lugar hace tiempo que se ha restringido el crédito y endurecido las condiciones para los préstamos personales e hipotecarios. En segundo, tanto bancos como cajas de ahorro empiezan a exigir o por lo menos recomendar la contratación de seguros asociados a los préstamos.En el caso de las hipotecas,  incentivar al usuario a contratar algún producto financiero adicional es algo habitual. Entre las ‘estrellas' destacan tarjetas de crédito y sobre todo seguros de vida vinculados al pago de la hipoteca. No existe ninguna obligación legal para firmar estos seguros y su conveniencia dependerá del nivel de endeudamiento y la capacidad de pago de cada usuario. En general se trata de una buena herramienta para protegerse ante imprevistos de causa mayor (por norma sólo suelen cubrir el fallecimiento y la incapacidad) ante los que cancelan el importe del préstamo. Como su propio nombre indica, se encarga de la amortización del capital pendiente del crédito.En este sentido, cuanto mayor sea la deuda y más limitados los recursos, más recomendable es su contratación.  Del mismo  modo, menor es la necesidad conforme desciende el importe de la deuda. Por eso, es importante no contratar seguros de prima única.Visión internacionalEn España, el sector de SEGUROS y FIANZAS movió 55.078 millones de euros en primas en 2007, encabezadas por las del automóvil (38,75%), multi - riesgos (17,67%) y asistencia sanitaria y enfermedad (16,44%), según datos de la dirección general de Seguros.El colectivo empieza a notar que ha bajado la contratación de pólizas para el sector de la construcción y el transporte, aunque en el primer trimestre del año todavía ha habido crecimientos.Las Compañías aseguradoras esperan compensar el descenso con otro tipo de productos, por ejemplo los relacionados con las insolvencias, aunque destacan la complejidad del contrato de seguros. El colectivo cree que el sector todavía tiene potencial porque la media europea de gasto en seguros es menor a la media Europea.En el caso de las pólizas de hogar, por ejemplo, el porcentaje de viviendas que tienen una póliza no llega al 70 por ciento. En el sector trabajan 11.000 profesionales colegiados: 3.780 corredores y 7.500 agentes.Visión NacionalLos seguros de automóvil, son una víctima más de esta crisis y seguramente van a tener un cierre de año con una tendencia de ventas a la baja. El primer semestre no ha traído buenas noticias, porque de forma inaudita, algo que no pasaba "en muchos años", como reconocen desde la patronal del sector, los ingresos de este ramo registraron una caída no muy acusada, del 0,1%, pero caída al fin y al cabo.De hecho, son conscientes de que, en tiempos de vacas flacas, uno de los capítulos de gasto a los que se puede dar tijeretazo es precisamente el de los seguros. Por algo éstas se afanan en proponer diversas modalidades, al gusto del consumidor. En este sentido, una de las novedades que sacudió recientemente al mercado, es la decisión de Línea Directa de proponer a sus clientes una nueva modalidad de pago, en forma de plazos mensuales que rompe con el tradicional esquema limitado a anualidades, pagos semestrales y trimestrales. La finalidad, según comunicó la propia compañía, es "hacer más cómodo el abono de la prima para sus asegurados y potenciales clientes, ante la actual situación económica". De este modo, ofrecen la posibilidad de dividir el pago de la póliza en doce mensualidades.¿Será el reducir cuota de la prima del seguro, buena o mala decisión?Una de las mayores tentaciones cuando el presupuesto familiar no es boyante es reducir cuota de los seguros incluyendo el del auto, y si por ejemplo se paga una póliza con cobertura amplia y que cubra todo tipo de riesgo se pondrá en la balanza el cambiarlo a un tipo de póliza que sólo incluya la responsabilidad a terceros. Este movimiento, en efecto, hace reducir el pago de la póliza de forma automática pero de forma paralela también recorta las prestaciones y los beneficios de esa póliza.Imagínese por un momento que Ud. tiene un auto modelo 2006, cuyo valor en el mercado es de 180,000 y que tenía asegurado en una póliza con cobertura amplia y  que por ahorrarse una mínima cantidad de dinero, toma la decisión de reducir la cobertura y ponerla en lugar de amplia a limitada, su ahorro en término de prima a pagar mensual no llegara ni siquiera a ser figura.Sin embargo, su hijo le pide el auto prestado, un típico fin de semana, para llevar a la novia al cine y sucede que él - si, su hijo  -  de repente tiene un accidente, donde él resulta ser el responsable.Aquí es donde realmente tomará importancia aquélla su decisión de reducir el costo de la prima y a la vez reducir la protección.Una vez que se reporte el accidente...Llegará el AJUSTADOR y una vez realizado el dictamen se procederá a entregar un documento que amparará la reparación total del auto que pertenece al afectado. Pero y aquí viene lo grave del caso... en cuanto a los daños de su propio Auto aquí la cosa cambiará radicalmente.Si usted tuviera cobertura amplia, todos los daños correrían por cuenta de la Compañía aseguradora, pero al haber tomado la decisión de cambiarla a una Cobertura Limitada se enfrentará que todos los gastos de su Auto ahora correrán por su cuenta.¿Habrá sido un ahorro realmente o fue una falta de previsión?  ¡Usted tiene la última palabra!Antes de firmar el contrato debe prestar atención: 1. InformaciónLa clave esencial: Compare coberturas y precios.2. Todo claroLea la póliza, pregunte sobre los términos que desconozca. Pida que le expliquen las interpretaciones de cada cláusula. 3. Coberturas Determine con el asegurador lo que cubre el contrato, y las exclusiones 4. Por escritoExija que todas las modificaciones o adiciones del contrato sean formalizadas por escrito. Que consten también por escrito en el contrato las bonificaciones a las que opta si disminuye el nivel de siniestros. 5. Bajo llaveGuarde una copia de la póliza, y conserve los recibos del pago de las primas. 6. Sea escrupulosoEn cada siniestro, respete los plazos y formas de comunicación a la compañía. Facilite información sobre los hechos y circunstancias del siniestro en que se vea inmiscuido.7. En caso de cancelación del seguro,Comuníquelo a la compañía por escrito y con dos meses de antelación y asegúrese de que le firmen y sellen la copia de "recibido" Ejemplo típico:Un cliente le pide a su AGENTE de SEGUROS que haga la reducción de las garantías de una póliza de gastos médicos mayores, con la idea de ahorrar algo de dinero. Tras el análisis de las ventajas y desventajas de esa decisión, el  AGENTE de SEGUROS recibe por escrito su instrucción de aplicar una aparente y mínima modificación que le podrá abaratar su póliza en una cantidad mínima. Al AGENTE de SEGUROS no le queda otra opción que pedir a la COMPAÑÍA ASEGURADORA que proceda a seguir las instrucciones de su cliente; es decir pide a nombre de aquél que sea eliminada una "X" cobertura, con tal de que se reduzca el pago.Algunos días después le ocurre un siniestro que casualmente hubiera cubierto si contase con dicha garantía eliminada, a esto se le conoce como la Ley de Murphy.Desgraciadamente su intención era ahorrar dinero en ese seguro; sin embargo su realidad ahora es exactamente lo contrario, pues el hecho de no contar con esa "pequeña cobertura"  le ha provocado más gastos.Nota: Lo mismo suele ocurrir al cancelar o modificar algunas cláusulas de las pólizas de vida, seguro de su auto, etc.  Aunque lo más común se da en las pólizas de gastos médicos mayores. En épocas donde la economía es estable en casi todas las PyMES los seguros son considerados como una inversión necesaria, más que como en un gasto; sin embargo en épocas de crisis, esta visión puede llegar a cambiar y por querer ahorrar un poco se puede cometer un grave error.Siempre he dicho que los seguros son como los paraguas, más vale tenerlos y no requerirlos que necesitarlos y no tenerlos.     Breve comentario con respecto al tema de las FIANZAS   Últimamente hemos recibido telefonemas de clientes que desean contratar una FIANZA y nos comentan que quienes se dedican a brindar este servicio, les dificultan la contratación.Este comentario lo hemos recibido principalmente por parte de clientes foráneos quienes se sienten desesperados al intentar adquirir una FIANZA.Sin embargo, nosotros tenemos clientes tanto del Distrito Federal como del Interior de la República que cuando les hemos ayudado a tramitar una o varias Fianzas se han quedado gratamente sorprendidas al ver lo rápido que resulta este trámite cuando hay una correcta asesoría.Considero que lo importante en este proceso de asesoría patrimonial, la visión de cualquier AGENTE de SEGUROS es diseñarsiempre un "Traje a la medida" ya que cada caso es diferente.Lic. Teresa Dehesa Pulido  Tiene más de 10 años laborando como Asesora en Seguros y Fianzas  además forma parte del Equipo de Consultores de Quality Business Consulting  tere.pulido@qbc.com.mx 
Recientes
Cuando llegaba el crudo invierno, el barro se nos pegaba a las botas y éstas comenzaban a pesar muchos más gramos que durante la alegre primavera. Entonces, en medio de la lluvia, el barro y el viento, el ardor que poníamos durante la batalla campal se traducía en crudeza, arisca sensación de que había que moverse, y movilizarse, para no quedarnos helados en aquel pleno pulmón de la Casa de Campo de Madrid donde el vaho era tan continuo que notabas, en el cogote, la respiración incontrolada de los rivales. Sorteando charcos, piedras, ramas caídas de los árboles, luchábamos hasta con los dientes por poseer el balón. Aquel campo era una verdadera olla de grillos enloquecidos por el canto del gol. Si alargabas la mano podías notar cómo el frío te hacía correr o, en caso contrario, te equivocabas a la hora de la creatividad.  Aquella presión la vivíamos todos cuando, más allá de la arboleda perdida, yo me sentía poeta trazando líneas estrechas de pases imposibles que se hacían realidad; y miraba al cielo gris pidiendo a Dios que mis músculos no estallaran en plena lucha. Corríamos hasta por las bandas imaginarias bajo la niebla y el vaho. Jugar así era muy duro; pero nos hicimos fuertes gracias al clima áspero y a ese viento que nos tallaba el rostro como cincelados por un escultor invisible.  Hasta el último segundo de los interminables partidos, cuando ya el cuerpo nos pedía alimento, sentíamos que la grandeza de aquellos partidos de fútbol era sentir la ilusión sin precio. Podíamos valer más o menos como atletas pero, todos juntos (amigos y enemigos) conformábamos el pelotón de los heroicos chavales de barrio que animábamos las mañanas domingueras con esa esperanza soñadora de quienes madrugábamos para iniciarnos en el arte de los pequeños grandes deportistas. Por mucha lluvia, mucho barro y mucho viento que tuviésemos que soportar, nuestro ardor era indomable. También se puede hacer arte en estas condiciones. Y lo demostrábamos. Y no nos lo regalaba nadie salvo ese bondadoso Dios que presenciaba nuestros encuentros y desencuentros más allá del etéreo paisaje. En lo alto de los pinos, los pájaros temblaban ante el peligro de poder recibir algún balonazo; pero nosotros afinábamos solamente la puntería para fusilar al portero rival. Y en medio de aquel fusilamiento colectivo, siempre salíamos vencedores del espacio y triunfadores del combate.  A veces, muchas veces, el cantor lleva razón... y algún maravilloso e increíble pase de tacón mirando al infinito quedó para la Historia como un recuerdo imborrable...           
Una gala de la noche Previa, del fin de la tarde, Que comienza con la alegría De todas las sonrisas que quedan tan expuestas Al deseo de repartir y compartirlo todo Comenzando con los últimos destellos de un sol Que muere de tristeza ardiente Por tener que partir siempre En cada tarde, antes de cada una de todas las noches.
Un canto, de viuda, blanco.   Canto de hermanos ciegos, grisáceo.   De hijas e hijos, nietas y nietos, bajo la sombra negra del dolor más desconsolado.   Un llanto de soledad con piel de alma.   Un alarido de puño al cielo, que aprisiona a la nada íntegra.   Un ácido que avanza, desde los ojos a la garganta, y nunca se detiene, de ida y de vuelta…   Un silencio que estalla y se hace disfonía y una disfonía que se corroe líquida…   Un cajón cerrado para siempre, ofrendado a la tierra a cambio, del consuelo urgente de todos los cielos…   Muerto en vida habéis muerto! Ahogado en tus propias lágrimas, sin dique ni muralla… Y en mis entrañas…!!!                            Agoniza tu alma ausente…   No sé, tu muerte en piel se siente, cubiertos por la misma transparencia. Piel de ángeles endurecida y seca…   Como siempre fuimos, de la mano,  la esencia dejó solo huellas que nunca vimos detrás o por delante de “esta existencia nuestra”…   Vulnerables, apenas perceptibles al tacto o a la quemazón que irrita, por pasión al sacrificio…   Fuertes...por fuera, para madurar el alma...interna.   Que hasta… Apenas asoma el “nuestro corazón”,  hoy infinito… En estos “tantos atardeceres y anocheceres” ya terrestres y mortales y expectantes al próximo milagro… de la revelación de secretos descubiertos cada día, al recordar cualquier día de tus días.
Esa tarde en particular usé el auto de mi padre para ir al trabajo. Recuerdo que era un auto llamativo, de un intenso color rojo.Como siempre, después de cumplir las horas de clase en el nivel medio, me disponía a pasar por la escuela primaria para recoger a mi hijo Mariano y así, juntos, regresar a casa donde mi madre cuidaba a la menor de mis hijas. Antes de salir de la institución me detuvo la directora para ordenarme que asistiera a una reunión donde los docentes de una división debíamos resolver una situación problemática. Según ella, la presencia era obligatoria y después del timbre del recreo debía instalarme en la sala de profesores junto al resto de mis compañeros. Le expliqué la urgencia que tenía por estar al momento que mi hijo saliera de su escuela y que ni bien terminara de acomodarlo en mi casa, regresaría. Con los labios fruncidos demostrando el desagrado que le provocaba mi excusa, jugó unos segundos con su reloj de pulsera y sin mirarme me dijo, secamente, que tenía diez minutos para atender mis quehaceres domésticos. Desde ese momento, mis recuerdos se proyectan como si se tratara de una película, incluso me veo protagonista obediente, corriendo hacia el auto, lanzando insultos por lo bajo y acomodando los útiles en el asiento de atrás para no demorar al ubicar a Mariano. Me veo impaciente revisando el reloj del tablero mientras disminuyo el volumen de la música que sonaba en la radio como un disco puesto en una revolución equivocada.A gran velocidad tomé la calle menos transitada que me llevaba a mi primer destino. Mi hijo me esperaba en la vereda tomado de la mano de su señorita. Parecía más pequeño en ese lugar vacío. Sin pérdida de tiempo, lo ubiqué en el auto, en el asiento del acompañante. Por esa época se consideraba los cinturones de seguridad unos adornos inservibles.Durante el viaje, Mariano permaneció quieto mirando siempre hacia su ventanilla y yo no insistí con preguntas porque supuse que no quería exponer sus pestañas húmedas. Era la primera vez que regresábamos a casa sin emitir ni una palabra, sólo el estribillo de una canción pegajosa parecía cambiar la letra para repetir una y otra vez los reproches que él no me hizo. También fue la primera vez que al verme llegar no embadurnó mi mejilla con sus labios de caramelo.No llegamos a casa. Tampoco llegué a la reunión que se pudo llevar a cabo sin mí. Un camión fue el impedimento, un camión al que le llevó treinta metros para frenar mientras arrastraba la lata roja que nos alojaba. Recuerdo esa parte de la cinta en cámara lenta, los vidrios picados caían sobre nosotros mientras todo giraba. Fueron segundos, segundos hambrientos de nuestras vidas.Cuando el auto se detuvo, alguien abrió la puerta del lado del acompañante y nos encontró hechos un ovillo de carne bajo la guantera. No sé cómo llegamos allí, en qué momento decidí soltar el volante y pegarme a Mariano. Me resulta imposible explicar hasta hoy la sensación que me recorrió después de palpar su cuerpo y comprobar que estaba ileso, una sensación que puso su carita como ícono del momento porque me dedicó una sonrisa mientras regresaba a mi abrazo. Un amigo que presenció el accidente se llevó a mi hijo a casa y mientras yo esperaba que llegara la policía y el fotógrafo del seguro, me rodearon los curiosos. Para todos, dentro de la chatarra humeante, estaba  la protagonista de un  milagro verdadero.Unos minutos después comprendí que tenía una fractura en el pie, producto tal vez de la maniobra que hice para cruzarme de asiento o de la fuerza para frenar lo que nunca pude frenar.En mi casa recibí la visita de la directora. La atendí sentada en un sillón, con la bota de yeso recién hecha reposando sobre una silla. Se mostró preocupada y la vi sincera. Me dio los detalles de la reunión que para ella había sido tan importante y agregó sentirse culpable porque sus exigencias, de alguna manera, habían acelerado el auto. No se lo negué, ni siquiera la miré porque tenía las pestañas húmedas de bronca; tal vez, la misma bronca que sintió mi hijo esa tarde cuando le fallé. Silvana Pressacco 
                                Me pregunto, cómo puedes vivir sin mi,si yo no puedo y me la paso viviendode todos nuestros recuerdos. Cómo puedes vivir sin mi,si yo día a día muero porque no te tengopor qué no sientes lo que siento yome siento perdida sin tu amor. Enseñame, cómo le haces para seguir,cómo puedes ir por  la vida sin sol,sin luz, sin mis versos  de  amor. Cómo puedes vivir sin mí,si yo a toda hora hablo con tu sombraDime, cómo le haces para seguirsi yo no puedo amordazara mi boca  que te nombra,Acaso tu corazón se ha quedado ciegoy tu alma ya no escucha...Enseñame, aprenderé pronto,por favor dime ¿ Cómo puedes vivir sin mi? D.R. 66arcoiris/liaazhany  
Para subir una escalera tendrás que empezar por pisar el primer escalón. Tendrás que subir con calma, con tranquilidad, pues no sabes cuántos escalones hay. A veces te cansarás de caminar despacio, de subir poco a poco y echarás a correr. Avanzarás unos cuantos escalones del tirón pero llegará un momento en el que no puedas más y necesites parar a descansar. Entonces permanecerás demasiado tiempo atrapado en el mismo escalón. Notarás como tu vida no avanza, como la rutina se te come vivo, hasta que tengas fuerzas para seguir subiendo. También habrá veces que optes por subir escalones de dos en dos, avanzarás más rápido pero todos esos escalones que no pises serán cosas que no vivirás, cosas que jamás sentirás por miedo o por vagueza simplemente. A veces tropezarás con algún escalón roto y rodarás escalera abajo, cayendo sobre algún escalón que ya has vivido antes y que solo te recordará todo lo que acabas de perder. Otras veces aterrizarás sobre escalones que no habías pisado antes, y si vuelves  subirlos de dos en dos irás pisando todos esos que dejaste atrás sin pisar. Supongo que por eso dicen que es bueno equivocarse, porque nos enseña, porque las caídas nos hacen más fuertes. Durante toda esa escalera por la que caminas perdido conocerás a personas que te harán compañía para que subir te sea más fácil, otros tan solo se pondrán detrás y te empujarán para que sigas subiendo, pero otros en cambio se te pondrán delante, impidiéndote avanzar o empujándote hacia abajo de nuevo. Habrá veces que nadie sea capaz de tirarte y otras que la más mínima brisa de aire sea capaz de hundirte. Pero no te preocupes, de vez en cuando pararás unos segundos a coger aire y echarás la vista atrás, observando todo el camino andado, todos los escalones pisados, todos los momentos vividos y te sentirás orgulloso de ver hasta donde has llegado. No dejes de subir ni de avanzar, nadie quiere desvelar que hay en el último escalón o que se siente al pisarlo por fin, pero aseguran que merece la pena llegar hasta él.
Veneno Siempre ha carcomido bajo la piel, quemando y corriendo como la sangre desde un comienzo, y no, no es explicación ni disculpa suficiente, pero es lo que es, y frente a eso se pregunta, qué más se puede hacer.Es la clave para la formula perfecta, cada fino detalle se va entrelazando, adquiriendo forma, y es curioso como algo tan peligroso e incluso, tan letal, podría dar vida y consecuencia.Se vive en lo ilusorio, porque se ha escapado demasiado y las piernas también se cansan, pero aun así, el alma que sigue vagando, de vida en vida, hasta el día de hoy.Queriendo que el veneno no brote de la herida, que los golpes y balazos fuesen una fantasía, pero todo queda expuesto y te arrodillas. Nada más que implorar perdón. Corrijo lo anterior, misericordia.
Sí. . . Volaré  hacia  cielos, respiraré  estrellas guardaré  la   vida, en  cualquier  galaxia y cantaré  melodías  para que regreses.   Porque aún, siguen vírgenes, las  ansias de  mirarte  cada  tarde esperándome  a  la  salida.   ¡Necesito  encontrarte!   Esparce  imanes  de  cúmulos estelares y  al instante, fugaces  vientos te  llevarán mi aliento.   Pero . . . Si  decides  seguir  en  la inmensidad   entonces, ¿Qué  debo  hacer  para    recuperarte?    
Textaleros
josefina
Tere
Alejandra Eliana Marin Jara
Maria de los Angeles Mascareo
The Quiet Man/ LAAS
Jyosti
liliana
Vicky Arizpe B.
Afrodita
BLACKDRAGON
Kirigaya Kazuto
FERNANDO CARRERAS
Trece Cabrera
Lupita Arciga
Angie Hernandez
Carlos Eduardo Mendoza Muoz
Luigi
Guillermo
Elizabeth
MARIO
Carla
FRANK LUIS RODRIQUEZ OROZCO
alejandro esteban marin hincapie
Lourdes
Diana Robles
Ignacio.Castellanos
nicolas
Nuria Pozas
Oscilando en un Pndulo
melanie heredia
JOYCE FLORES
Marcelo
Robeto Crdenas Cachoa
braulio ruiz trigoso
SPK
Fabiola Ballesteros
Hugo Guardaviento
Francisco Diego Mucha Reyes
EFREN SANCHEZ
Sandra Brand
Danny
Robinson de Neurus
ecilia
Vctor Macedonio.
JULIA MARIN
geison
Sabrina
Un sentimiento
Jorge Castillo Fan
Zacara Omar Avilez
Tobi
edgar herbert de lynx
sergio olea
Marina Gmez
Daniela
andrea
jorge Gonzalez Attolini
juan jose lopez falcon
Ricardo
matiduropoeta
Ruth Celada
Andrs Vlez
anna
Skold Black Rainbow Adicction
Ana C. Velasco Martin
Hazel
Andrs
ANDRES
Genesis.Bravo
Ral Vera Prez
carmen angelica valerga
Itzell Bautista
Isabella Nazaret
David Baldion
Brenda Lpez
Horacio Najle
soul
Felix Alexader Bravo Mtz
Manuela
Ana
daandra
Jorge
Monica Davila Tamez
Ella Kent
Eylin De la hoz
zerus
dariovier
Solange Paez
Juan Sebastin Rodrguez Camero
Alejandro
Vanessa Rivas
Piki
fianma
Ariel Torre y Molino
Yaneth
Micky Angel
Mariana  Venegas Martnez
Rodrigo Barrera
Grecia
Donnie Valente
Gonzalo
Selene Ars
Lucinda Gray
Csar C