Textale es la red social de la expresión literaria
El sitio que te ofrece un espacio abierto donde puedes publicar todo tipo de textos y escritos en la red, presentándolos de la forma más óptima e innovadora, bajo ningún costo, a un público abierto, o a gente de tu entorno.



Regstrate gratis, tan slo toma unos minutos.
 /   / 
Registrate


Recientemente Agregados a Favoritos
París, la Ciudad Luz, llena de museos, de encantos Antes gobernaron reyes en el Palacio de Versalles Reina en la ciudad parisiense la famosa Torre Eiffel Ínmensa es la ciudad de grandes artistas y pintores Sus museos como el Louvre y los Campos Elíseos quisiera poder visitar.   Ibrahim Fajardo Septiembre de 2020.
                                                Octubre 26 de 2020 Cadenas de estrellas se forman en el cieloalumbrando el senderopor donde pasan losruegos:Aquellos en los que sepiden por las penas, por los miedos.Aquellos por los que hanpartido ya pero quedaronpara siempre en nuestrosrecuerdos.Aquellos por los que no hanpodido ser despedidos con un beso, con un abrazo,con un hasta luego.Aquellos por los que nuestraslágrimas aflojaron ante tantosdesconsuelos.Cadenas de estrellasse forman en el cielo.alumbrando el senderopor donde pasan las graciasplenas:Por la vida que late en cadadespertar nuevo.Por recibir esa sonrisa dequienes aún nos rodea.Por esos mensajes dondedicen un "te quiero".Por esas bendiciones pedidasa Dios mirando al cielo.Por ver los colores de lasflores y saber de su fraganciaque perfuma al día.Por contar con los amigos/asque armonizan los virtualesdías. CADENAS DE ESTRELLASse forman en el cieloy eslabones de esperanzasentrelazan anhelos y sueñosque habrán de ser realescuando escuchemos a la vida entonar su más hermosa melodía.                Raquel C. Zurita  
 Pequeña Princesa. Tu nacimiento lleno de mucha alegria a mi corazon, sabia que mi Pequeña Princesa iluminaria con amor y belleza mis dias. Recuerdo ese dia frio de octubre, cuando Dios te permitio llegar a nosotros, el frio del quirofano, el rostro de tu madre, los nervios presentes, a la hora de tu nacimiento. Tu llanto de pronto estallo en mis oidos y mis lagrimas bajaron por mis mejillas, vi por primera vez tu angelical rostro y tu fragil cuerpecito. La prescencia de Dios estaba en el ambiente, recuerdo que filmaba tu nacimiento pero la emocion fue tan grande que unicamente tome techo y paredes, mis ojos estaban viendo el milagro de tu nacimiento, el surgimiento de tu vida.Hoy que te veo tan hermosa y radiante, tan llena de vida, agradezco a mi Poder Superior permitirme llegar a tus 15 primaveras, de sentir tu vida, de disfrutar tus sueños, tus llantos, tus alegrias y tus tristezas. De observar tus miedos, tus grandes logros, tu felicidad y tu belleza, mi Pequeña Princesa.Me fascina cuando escuchas musica de antaño, cuando caminas o ries igual que mi madre, que desde el cielo te abraza y rie contigo. Te admiro mi pequeña escritora cuando haces magia con tus penaamientos y tus historias, se que llegaras a ser alguien muy importante, que llenaras de sueños, de alegria, de esperanza a quien te lea.Gracias por ser parte de mi mundo, que enmedio de esta pandemia, he podido compartir contigo un poco de mi vida, me has dado sin saberlo fortaleza y energia para salir adelante. Mi hermosa Princesa, luz de mis ojos, expresion de mi corazon, tranquilidad de mis miedos y dicha de mis momentos. Te amo y te quiero mucho brianita.  Con amor tu papá.              
Cuando la tierra reclame mi cuerpo Cuando mis párpados no se abran más Cuando no puedas ver la luz de mis pupilas que reflejaron siempre mi amor por ti. Cuando ya no escuches mis noches de poesía Cuando ya no me veas sonreír. . Nada importará ya En vano trates de hablarme, Ya no podré contestarte No me presentes flores, Ya no podré maravillarme de sus colores, Ni siquiera me pongas música, Estaré escuchando la más hermosa, Cuando el corazón de la tierra Reclame mi cuerpo ... No vengas a ver un sepulcro inerte.
Recientemente Comentados
París, la Ciudad Luz, llena de museos, de encantos Antes gobernaron reyes en el Palacio de Versalles Reina en la ciudad parisiense la famosa Torre Eiffel Ínmensa es la ciudad de grandes artistas y pintores Sus museos como el Louvre y los Campos Elíseos quisiera poder visitar.   Ibrahim Fajardo Septiembre de 2020.
¿Hasta dónde puede llegar el afán y la maldad del ser humano?, ¿crees que puede llegar tan lejos que no se conforma sólo con pelear con conocidos o amigos, sino también con familia? hasta este punto hemos llegado, creemos que el ser humano es un alma bondadosa y llena de amor, pero lo que sólo nosotros sabemos morirá con nosotros, es triste y frustrante saber que la cara que vemos puede no ser más que una máscara, una careta hipócrita que se ponen cuando los vemos, ¿consejos? sé fuerte, ignora esos comentarios hirientes, porque recuerda que los que juzgan la vida de los demás es porque no están satisfechos con sus porpias vidas.AMCC 
17.03.00 Pensamiento. ¿Qué será de la tierra en el último minuto? ¿habrá algún día un inesperado final?, quizá sí, pero luego quedaran otras personas que empiecen un nuevo destino. Quizá a mí me toque empezar esa nueva generación, con una mujer o dos y sería una producción de bebés imparable, bueno, pero de verdad me gustaría estar con la mujer que siempre he querido. Sí y luego de muchos años tener una generación, yo la nombraría, “La generación odiosa” o “La generación perdida” La generación odiosa porque sería la más descarriada y desordenada que haya pasado por la tierra. Generación perdida, porque estaríamos perdidos en la tierra, solos, habría que empezar todo de nuevo. Algún día esta tierra se va a acabar, así como todo lo que sube tiene que bajar y todo lo que se construye algún día se tiene que derrumbar.  
Cuando la tierra reclame mi cuerpo Cuando mis párpados no se abran más Cuando no puedas ver la luz de mis pupilas que reflejaron siempre mi amor por ti. Cuando ya no escuches mis noches de poesía Cuando ya no me veas sonreír. . Nada importará ya En vano trates de hablarme, Ya no podré contestarte No me presentes flores, Ya no podré maravillarme de sus colores, Ni siquiera me pongas música, Estaré escuchando la más hermosa, Cuando el corazón de la tierra Reclame mi cuerpo ... No vengas a ver un sepulcro inerte.
Brillan  tus  ojos   al  reflejarse  en  los  mios.Poseen  paisaje  propio,Moran  en  ellos   las  aves  que  vuelan,Viven  en  eterna  compañia.La  soledad  fue  desterrada,  fueron  vestidos  con  traje  de  ilusion.Mirarte   es  contemplar  una  llamarada,sin  extincion.Sosiegas  el  alma  de historias  pasadas,Debo  entender,cruce  mi  limite  combativo.Destronaste  mi  olvido.      
Recientes
Por Roberto Gutiérrez Alcalá   1. Cuando Diego Armando Maradona era un niño de tres años y vivía con sus padres y hermanos en una paupérrima casa de Villa Fiorito –localidad ubicada a unos cuarenta kilómetros del centro de Buenos Aires, Argentina–, un primo suyo le hizo el mejor regalo que jamás hubiera esperado: una pelota. Dieguito no cabía en sí de gusto y lo primero que hizo fue salir al patio de tierra de su casa y patear aquella pelota con la zurda, y así, pateándola y jugando con ella, se pasó horas, hasta que llegó el momento de meterse en la cama. Entonces, según cuenta el propio Maradona en su libro Yo soy el Diego, “dormí abrazándola toda la noche”. 2. Maradona comenzó a jugar a los nueve años en el Cebollitas, un equipo infantil creado por un tal Francisco Gregorio Cornejo, alias Francis. De inmediato, aquel niño más bien bajito, con unas piernas flacuchas pero macizas, destacó de entre sus demás compañeros por su inusual capacidad para controlar el balón con la zurda y hacer con él lo que le viniera en gana: dribles, túneles, pases precisos, disparos a la portería… Bajo su liderazgo innato, el Cebollitas le ganaba a todos los equipos con que se enfrentaba. Pronto, la fama del pequeño Maradona se esparció por Villa Fiorito y llegó a Buenos Aires. Fue así como el 28 de septiembre de 1971, el diario El Clarín publicó entre sus páginas un pequeño recuadro en el que señalaba que había aparecido un pibe “con porte y clase de crack” llamado… ¡Caradona! Aunque su nombre salió mal escrito, aquella mención lo catapultó aún más. Tiempo después fue invitado para que, en los intermedios de los partidos de Argentinos Juniors, hiciera dominadas (“jueguito”) en la cancha (también se presentó en “Sábados circulares”, un programa de televisión muy visto en toda Argentina, haciendo lo mismo). 3. El 20 de octubre de 1976, cuando aún no había cumplido dieciséis años, Maradona debutó en primera división contra Talleres de Córdoba, vistiendo la camiseta de Argentinos Juniors, equipo que lo había contratado dos años y medio antes para que jugara en sus fuerzas básicas. Entró por Giacobetti en el segundo tiempo, con el número 16 en la espalda, y si bien Argentinos Juniors perdió uno a cero en su propia cancha, él hizo dos o tres jugadas que demostraron que era un futbolista fuera de serie. 4. Maradona jugó su primer partido con la selección argentina apenas cuatro meses después, el 27 de febrero de 1977, ante Hungría, en el estadio de Boca Juniors. Con dieciséis años, tres meses y 27 días era –y sigue siendo– el jugador más joven en debutar con la escuadra albiceleste. Entró por Luque en el segundo tiempo y estuvo a punto de anotar un gol... Parecía que Maradona podría jugar el Mundial Argentina 78, pero finalmente Menotti no lo incluyó entre los veintidós elegidos, lo cual le causó una profunda decepción. No obstante, en 1979, el mismo Menotti le brindó la oportunidad de sacarse la espina, y no la desaprovechó: con su portentosa zurda condujo a la selección de su país al título del Mundial Juvenil celebrado en Japón, tras vencer en la final tres a uno a la URSS. 5. Argentina llegó al Mundial España 82 como uno de los grandes favoritos para llevarse la Copa FIFA, sobre todo porque entre sus filas alineaba –ahora sí– Maradona, quien para entonces ya era considerado por muchos el mejor futbolista del orbe. Sin embargo, las cosas no marcharon como Menotti y sus pupilos lo habían planeado. Luego de perder ante Bélgica en el partido inaugural y vencer a Hungría y El Salvador, Argentina logró pasar a la segunda ronda, durante la cual sobrevino la debacle: primero perdió ante Italia y después ante Brasil. En este último partido, por cierto, Maradona fue expulsado por el árbitro mexicano Mario Rubio porque le propinó a Batista un infame patadón en el vientre. 6. Mundial México 86. Cuartos de final. Argentina-Inglaterra. Estadio Azteca. Olarticoechea le pasa el balón a Maradona, quien arranca desde la izquierda en dirección al centro. Primero dribla a Hoddle, luego se le escabulle a Reid y, justo cuando Fenwick está a punto de salirle al paso, le cede el balón a Valdano, quien está a la derecha. Valdano toca la pelota con el pie izquierdo y ésta vuela hacia atrás. Para evitar que el delantero argentino pueda alcanzarla, Hodge la patea hacia arriba, sobre el área inglesa. Mientras el balón cae, Shilton corre y con los puños intenta despejarlo, pero Maradona, quien no ha dejado de seguir su trayectoria, salta y aparentemente lo cabecea. El esférico entra botando en la portería inglesa. ¡Goool! Shilton y sus compañeros le indican elocuentemente al árbitro tunecino Ali Bin Nasser que Maradona no metió el gol con la cabeza, sino con la mano, y que, por lo tanto, debe anularlo.... El árbitro, no obstante, lo da por bueno. Este partido no es un juego, sino la continuación de una guerra que comenzó hace cuatro años en Las Malvinas. Y como en la guerra todo se vale, Maradona ha recurrido a lo que él mismo llamará “la mano de Dios” para golpear a sus enemigos. 7. Mundial México 86. Cuartos de final. Argentina-Inglaterra. Estadio Azteca. Batista recupera el balón y se lo pasa a Enrique, quien a su vez se lo da a Maradona atrás de la media cancha. Maradona pisa la pelota, gira sobre sí mismo y deja viendo visiones a Beardsley y a Reid, y con el balón dominado pega la carrera por la banda derecha. Metros más adelante elude a Butcher y se cierra un poco hacia el centro. A continuación dribla a Fenwick y, ya dentro del área inglesa, espera la salida de Shilton para esquivarlo y, con la marca de Butcher encima, puntear la pelota con la zurda. ¡Goool! ¡Golazo! Las tribunas del Azteca se cimbran. Millones de espectadores que ven el encuentro por televisión saltan enloquecidos o se quedan mudos, sin comprender bien a bien lo que acaba de ocurrir. Maradona ha metido el mejor gol de todos los campeonatos mundiales. Una obra maestra. 8. La enjundia y la casta alemana salieron a relucir en la final del Mundial México 86, disputada el 29 de junio en el estadio Azteca: luego de ir perdiendo dos a cero frente a Argentina, con goles de Brown y Valdano, Rummenigge acortó la brecha en el minuto setenta y cuatro y Völler emparejó los cartones en el ochenta y uno. Todo indicaba que se jugarían tiempos extras, pero la magia de Maradona se hizo presente una vez más. En el minuto ochenta y tres recibió un pase de cabeza atrás del medio campo y de primera intención –en medio de varios ingleses– le filtró un pase preciso y precioso a Burruchaga, quien, después de correr más de treinta y cinco metros, cruzó la pelota ante la salida de Schumacher para marcar el gol de la victoria. Argentina, con Maradona en el pináculo de su carrera futbolística, obtenía por segunda ocasión la Copa FIFA. 9. Una de las imágenes más impactantes que nos dejó el Mundial Italia 90 es la de Maradona llorando a lágrima viva, luego de que la selección argentina perdió la final uno a cero frente a Alemania, con un polémico penalti anotado por Brehme en el minuto setenta y tres. Y habría más lágrimas: en 1991, cuando dio positivo por cocaína en un control antidopaje en Nápoles y cuando, al cabo de unos meses, fue detenido por posesión de drogas en Buenos Aires, y también en 1994, cuando fue expulsado del Mundial de Estados Unidos por usar supuestamente una sustancia prohibida. A pesar de estas dolorosas caídas, Maradona sigue y seguirá siendo un ícono indiscutible del futbol.
¿Hasta dónde puede llegar el afán y la maldad del ser humano?, ¿crees que puede llegar tan lejos que no se conforma sólo con pelear con conocidos o amigos, sino también con familia? hasta este punto hemos llegado, creemos que el ser humano es un alma bondadosa y llena de amor, pero lo que sólo nosotros sabemos morirá con nosotros, es triste y frustrante saber que la cara que vemos puede no ser más que una máscara, una careta hipócrita que se ponen cuando los vemos, ¿consejos? sé fuerte, ignora esos comentarios hirientes, porque recuerda que los que juzgan la vida de los demás es porque no están satisfechos con sus porpias vidas.AMCC 
París, la Ciudad Luz, llena de museos, de encantos Antes gobernaron reyes en el Palacio de Versalles Reina en la ciudad parisiense la famosa Torre Eiffel Ínmensa es la ciudad de grandes artistas y pintores Sus museos como el Louvre y los Campos Elíseos quisiera poder visitar.   Ibrahim Fajardo Septiembre de 2020.
Cae sobre mi cuerpoEste diluvio de sentimientosComo cuando te deslizaste en mis ojosQuedate un segundo masQue quiero respirarte en mi silencioAferrarte a mi pechoY amarte hasta que sea el fin de mis tiempos             
Donkey Kong lanzando barriles a Mario  Mario va en busca de la damisela Mario va subiendo las escaleras Donkey Kong, el gorila, quiere detener a Mario.   Mario se llamaba antes “Jumpman” El juego fue creado por S. Miyamoto Puede ser que lo hayas jugado poco Mario pasa mundos y por la princesa va.  ¡Cuidado con los barriles y resortes!Si te tocan, hay que empezar de nuevo¡No puede ser que no te importe!   Es este un juego de plataformas Mario sube, Mario baja, Mario para ¿Puedes de ganar encontrar la forma?  Ibrahim Fajardo18 y 19 de Agosto de 2020.
CUANDO APRENDAS A QUERER.      AUTOR: RAYMUNDO REYNOSO CAMA  Cuando el frío invierno, con sus gélidas horas,agonice una mañana entre hierbas y totoras,contemplarás el bello ingreso de una primaveraacariciante, posada entre el campo y la pradera. Cuando muera el sol en aquel horizonte lejano,crepúsculo y ocaso, cuyo sacrificio no es en vano,vendrá la noche a regalarte ese regocijante sueñode dulzura con aspiración y deseo de  tener dueño. Cuando el día espere que se duerma la nochepara que asome la aurora sin ningún reproche,un tenue rayito de sol acariciará tu despertary verás que la vida es una poesía , un cantar. Cuando sepas sentir las caricias del tiempo,en invierno o primavera, con aire o con viento,te darás cuenta que no todo es sufrimiento,también hay oasis de dicha en el sentimiento. Cuando aprendas a querer  y te hagan sufrir,sentirás la tristeza  en el  alma y en tu existir,creerás que tu adolorido corazón deja de latiry con esa congoja lacerante ya no querrás vivir. Cuando tú quieras alcanzar una caricia y un besodel ser que amas, gritando en silencio tu embeleso,sin que te correspondan, y creas que pierdes la razón,recién comprenderás lo que siente, por ti, mi corazón
Por Roberto Gutiérrez Alcalá  El comandante W. se asomó por una de las ventanillas de la nave: abajo, a más de cuatrocientos kilómetros de distancia, el sur de África se extendía parcialmente cubierto por un gran conglomerado de nubes. A través de un hueco abierto entre éstas vio una porción parduzca de dicho continente y llegó a la conclusión de que pertenecía al desierto del Kalahari. Luego se sentó delante del tablero de controles, presionó un botón y dijo: -Buenos días, H. Aquí, Áyax I. Todo bien, sin novedad. Me dispongo a atravesar el océano Índico. Nubosidad intensa. Cambio. Pero sus palabras no obtuvieron respuesta. Se levantó y, flotando, llegó hasta donde estaba la bicicleta fija. A continuación se montó en ella y comenzó su rutina diaria de ejercicio. Cuando terminó bañado en sudor, se aseó, tomó un poco de agua y se trasladó al laboratorio instalado en la parte posterior de la nave. Ese día debía proseguir, según el programa acordado, un experimento cuyo objetivo era estudiar la conservación de varios medicamentos de séptima generación contra el cáncer bajo condiciones de ingravidez. Colocó sobre una mesita el material que habría de utilizar y puso manos a la obra.   Dos horas después, el comandante W. salió del laboratorio y se dirigió al frente de la nave, donde de nuevo se sentó delante del tablero de controles, presionó el mismo botón y dijo: -Buenos días, H. Aquí, 1. Todo bien, sin novedad. Cambio. Por segunda vez, nadie respondió. Giró levemente hacia la izquierda, donde estaba la pantalla y el teclado de la computadora, se conectó a internet y escribió la dirección electrónica de la Agencia Multinacional del Espacio, pero no pudo acceder a ella. Entonces buscó la del Diario Global y le dio click. Las dos palabras del encabezado principal se desplegaron, enormes, en la pantalla: “Caos mundial”. Empezaba a leer la nota cuando una voz conocida lo distrajo. -Aquí, H. Responda, Ayax 1. Cambio. Él estiró un brazo para abrir el micrófono y dijo: -Aquí, Ayax 1. ¿Qué sucede? Cambio. -Hemos tenido problemas para comunicarnos contigo, y me temó que podrían empeorar. Cambio. -¿Por qué? ¿Qué ocurre? Cambio. Un ruido áspero y metálico invadió la línea y, por unos segundos, el astronauta no oyó lo que la voz decía. -... ha habido motines y saqueos en todos lados. -¡Alto! Repite lo primero que dijiste. No pude escucharlo. Hay interferencias. Cambio. -Decía que hace una semana se detectaron, en todo el mundo, los primeros casos de una nueva enfermedad ocasionada por un virus al parecer increíblemente letal. En la mayoría de los países se ordenó el confinamiento de la gente. Sin embargo, desde ayer, luego de una serie de gigantescas manifestaciones, ha habido motines y saqueos en miles de ciudades. Las comunicaciones vía celulares y la web han colapsado como resultado de innumerables ataques de hackers. Nosotros también nos hemos visto afectados por estos ataques. Cambio. -¿Por qué no me habían puesto al tanto? Cambio. -Consideramos que no era necesario. Cambio. -¿Por qué la gente ha reaccionado así? Cambio. -Todavía recuerda la pandemia de 2020, y no quiere volver a padecer el desastre económico y social que desencadenó. Cambio. -¿No le teme al virus? Cambio. -No cree en él. Piensa que es una treta fraguada para mantenerla bajo control.  -¿Qué debo hacer yo? Cambio. -Continuar la misión. Confiamos en que... Súbitamente, la comunicación se cortó. Había que conseguir más información de lo que estaba sucediendo en la Tierra, en aquel bendito planeta alrededor del cual él daba vueltas día y noche desde hacía más de tres meses. Intentó leer la nota del Diario Global, pero no tuvo suerte: la conexión con internet también se había interrumpido. El comandante W. pensó en S. y sus hijos, y una angustia punzante lo invadió. ¿Estarían bien, a salvo? Por su mente cruzó el pensamiento de mandar todo al diablo y retornar de inmediato, aunque pronto recapacitó. La misión que se le había encomendado era de suma importancia, en especial por los experimentos científicos que debía hacer; además, de seguro, las autoridades se encargarían, por las buenas o por las malas, de que en un lapso corto todo volviera a la normalidad... La normalidad, ese concepto tan relativo como engañoso. ¿En qué se había transformado la normalidad después de la pandemia de 2020? En una continua pesadilla, a pesar de que finalmente se contó con una vacuna contra el SARS-CoV-2. Ante la debacle de la economía mundial y los conflictos sociales que trajo, la mayoría de las personas ya no pudo deshacerse del hábito de experimentar miedo, incertidumbre, ira, incredulidad, suspicacia... Y ahora que un nuevo virus se hacía -o se decía que se hacía- presente, esos ingredientes de un coctel tan inaudito como explosivo se agitaban y desataban el caos, como bien lo había anunciado el Diario Global. Para no estar dándole vueltas al asunto se metió en el laboratorio y pretendió adelantar lo que tenía previsto hacer al día siguiente, pero desistió al darse cuenta de que no lograba concentrarse. Podía organizar sus apuntes, leer o pedalear un poco más en la bicicleta fija. A final de cuentas resolvió asomarse por la ventanilla y observar la Tierra mientras imaginaba lo que a esa hora podría estar aconteciendo en la ciudad donde él, su esposa y sus hijos vivían: tumultos en los supermercados, largas filas de automóviles afuera de las gasolinerías, actos de vandalismo, enfrentamientos de la población con las fuerzas del orden... Más tarde trató de establecer comunicación con H. y, también, entrar en internet. Ninguno de los dos intentos tuvo éxito. Cuando llegó el momento de acostarse y dormir, el insomnio lo atenazó un largo tiempo, hasta que cayó en un sueño inquieto y discontinuo. Al otro día, el comandante W. se despertó ansioso. Apenas probó bocado. No obstante, cuando, al primer intento, la portada del Diario Global se abrió en la pantalla de la computadora, incluso sonrió. Se puso a leer con avidez. Todo era confuso. El número de infectados por el flamante virus, recién denominado ZTR-01, aumentaba en cada rincón del planeta a una velocidad pasmosa y los muertos ya se contaban por cientos de miles. Los gobiernos de las principales potencias se acusaban entre sí de haber diseminado el microorganismo a propósito, aunque nadie entendía qué ventaja supondría esto para nadie. La Comisión Sanitaria Internacional no dejaba de emitir llamados urgentes para que la gente hiciera caso a sus gobiernos y permaneciera confinada en sus casas; y la gente, aterrorizada y enardecida, no tanto por el supuesto virus como por el abismo económico que ya vislumbraba a la distancia, salía a las calles de las ciudades para exigir que esta medida fuera cancelada y era reprimida por las fuerzas del orden. Entretanto, los ejércitos de la mayoría de los países empezaban a sellar las fronteras y, en no pocas ocasiones, a detener, a como diera lugar, a quienes se proponían cruzarlas... El comandante W. quiso abrir otra nota periodística, pero no pudo porque la señal de internet se había perdido. A través de la ventanilla vio la Tierra. Quién lo diría: desde el espacio exterior parecía tan apacible, bella y armónica, y, sin embargo, era el escenario donde, en ese instante, todos los humanos, a excepción de él, se debatían contra un nuevo enemigo microscópico, pero también donde luchaban entre ellos mismos. ¿Qué resultaría de aquello? El resto del día lo dedicó a llamar a H., pero nadie contestó del otro lado de la línea.   En los días subsecuentes, la comunicación con la Tierra no se restableció. Para no ser dominado por la desazón y el pánico, el comandante W. se entregó obstinadamente al trabajo y al ejercicio. Una mañana, mientras aún permanecía tendido en la cama, puso en la balanza las dos opciones que tenía: quedarse en el espacio hasta que la crisis se resolviera de algún modo y así se lo hiciera saber H.; o bien, emprender el retorno a la Tierra. La primera no implicaba ningún peligro, pues disponía de provisiones suficientes para tres meses más, lapso más allá del cual resultaba imposible que se alargara la crisis, según su razonamiento; en cambio, la segunda era muy riesgosa debido a que, sin una vía de comunicación abierta con H., el ingreso de la nave en la atmósfera terrestre y su posterior amarizaje en el océano Pacífico podrían complicarse mucho; además, ¿los radares estarían en funcionamiento para rastrearla y ubicar el sitio exacto donde caería en el mar o también habían sido afectados por los ataques de los hackers? Aunque la idea de regresar lo atraía poderosamente, sobre todo porque no tenía noticias de su esposa y sus hijos, y temía que la estuvieran pasando mal, el comandante W. consideró que lo más sensato era seguir orbitando la Tierra y esperar a que las situación por la que atravesaba la humanidad mejorara, lo cual, por cierto, no podía tardar... Concluyó sus labores en el laboratorio, flotó hasta la parte delantera de la nave y se asomó por la ventanilla. En ese momento, el vehículo espacial pasaba, a más de veintisiete mil kilómetros por hora, encima de la península Ibérica en dirección a Francia. Los contornos del continente europeo se apreciaban con nitidez. Al contemplarlos, el astronauta experimentó una mezcla de ansiedad y nostalgia. ¿Cuándo podría volver al hogar?, se preguntó. Estaba por darse la vuelta para hacer ejercicio en la bicicleta fija cuando percibió, a lo largo y ancho de aquella zona del planeta, el surgimiento escalonado de una gran cantidad de puntos luminosos que poco a poco aumentaron de tamaño hasta tomar la forma de bolas humeantes y rojizas. Se quedó viéndolos como hipnotizado. Era un espectáculo realmente fascinante. Aquellos puntos luminosos no cesaban de encenderse en otras partes como si fueran los focos de un inmenso tablero electrónico. No entendía... Sólo observaba, absorto, aquellos destellos. Al cabo de un minuto tuvo una noción más o menos clara de lo que ocurría, pero todavía pasó un buen rato antes de que, paralizado por el horror, pudiera aceptarlo.
 Extraña e inmutable diligencia,Salvar este amor profano,Que aun a pesar de tu indulgencia,He dejado un ósculo en tu mano. Y tu alma se lleno  de flores,Como en los cuentos de hada,Como al arco iris y sus colores,Amé desde allí... tu alma. Ya no hay tiempo,Las lágrimas llegaron En el mas oscuro momento. Hoy no salió el sol,Ya no hay respuestas,Solo hay silencios. 
La humanidad está maldita incluso sin que yo lo digaLa tierra, en el siglo 38, se tragará a sí misma dejando en su lugar espacial un agujero negro que no llegará a ningún lado, tragándose todo a su paso sin controlY algunos aliens, que pasaron siglos humanos  en sus naves observándolo todo, vendrán luego de la implosión, casi que inmediatamente despues, a revisar si en el polvo espacial quedó algún rastro genético de algún tipoAl ver que no, se fueron sin obtener lo que buscaron, siglos enteros desperdiciados fueron el resultadoNo obtuvieron pruebas luego para explicar en su planeta lo que era el humanoY fueron tomados por los otros aliens como locos, bobos y mentirososPor creer que alguna vez en el espacio, que solo alberga vida trascendental, la que siempre han conocido en SU sistema solarPudiera haber existido, a lo lejos, alguna vez un ser tan risible, una total nimiedadUna esfera de acción metafísica tan baja que es casi ofensiva, una burla para un ser evolucionado en su esencia primordialNo alma ni mente, lo que está mas allá de esos conceptos tan débilesEs imposible imaginarse a la tierra y lo que representabaY como los tales humanos vivían y creían estar solos y ser lo mejor del universoY creían que su sol era hermoso, cuando no era mas que un anciano cansado y muriendo del modo mas cruel, de modo lentoAl tal humano al parecer, le gustaban los cuentos, pero especialmente, amaban los nombres, las definicionesLos títulos y rótulos eran sus obsesiones favoritasA todo le buscaban la forma sin excepciónY asi, al parecer, al nombrarlo todo creían tenerlo bajo su controlOtra cosa que disfrutaban al parecer, eran las confrontaciones bélicasEn eso se gastaron la mayor parte de su historiaDisfrutaban tambien creyéndose unos mejores que otros en todos los sentido, incluso las esferas del pensamiento tambien cayeron así de bajoConstante confrontación, esa era su aficiónOtras constantes en su comportamiento era la crueldad y la ignoranciaTodo eso lo leyó uno de los aliens compañero de los que hicieron la investigación en los folios legajados que ellos trajeron y fueron archivadosAsi, el humano y su planetilla no será mas que una investigación  no concluyente archivada en un archivero extraterraA millones de años luz, y los años y la luz pasarán de largoY será como si no hubieramos existido        
ESCRITOR LUIS FELIPE MEDINA RIVERAMERIDA, YUCATÁN, MEXICOCEL: 529991016452TEL; 9999 490 54 45EMAIL: psicologiaposmoderna@hotmail.com 
Que cantemos los niños que queremos ver policías ardiendoY al tiempo retrocediendo, recompensando todo el daño que han hechoQue bailen las niñas que le dieron de beber a sus novios obtusos aceite hirviendoY se emanciparon incluso de ellas mismas por completoQue bailemos todos los que deseamos que no valga absolutamente nada el dineroY que todo el afán que suscita no vuelva a tener sentidoQue canten y bailen todos los que pensamos en dios como un obstáculoQue bailen todos los que hayamos sufrido a manos del "destino"Y de lo que sucede sin que podamos hacer algo para evitarloQue canten los niños que hayan perdido ante sus demonios personalesY ahora no sean humanos realesY tengan su corazón escondido y apagadoQue canten y bailen todos los niños que anhelamos la destrucción para la creaciónNo se puede crear sobre lo que ya estáQue bailen las niñas que ya no son ni están en pro de ser un simbolo sexual para su entorno masculinoY que han desarrollado garras y colmillosQue canten los niños que sueñan con vengarse hasta del mismo LuciferY ver a los intocables, los no derrumbables caer y arderQue bailen de felicidad los niños libres de "verdad" y de "mentira"Y que ya no se gaste inutilmente saliva en ninguna de las dosQue ya no haya líderes incapacesHaciendo que los demas padezcan por sus ineptitudesY que las aptitudes necesarias para ser fichas sean abolidas y solo tenga validez lo que salga del alma.   
Cuando la tierra reclame mi cuerpo Cuando mis párpados no se abran más Cuando no puedas ver la luz de mis pupilas que reflejaron siempre mi amor por ti. Cuando ya no escuches mis noches de poesía Cuando ya no me veas sonreír. . Nada importará ya En vano trates de hablarme, Ya no podré contestarte No me presentes flores, Ya no podré maravillarme de sus colores, Ni siquiera me pongas música, Estaré escuchando la más hermosa, Cuando el corazón de la tierra Reclame mi cuerpo ... No vengas a ver un sepulcro inerte.
Textaleros
Diego Emmanuel Salinas Bernal
Jose Carlos
Carlos Estrada
Ernesto Sotomayor
ELIZABETH
Ignacio Ivan Jorquera Vera
Miguel ngel Bolaos Vela
tan solo yo
Linda
amairani escamilla
Edgar Cabezas
ABRHAM JOVANNY MONTAEZ ESQUIVEL
Adrian Sebastian Garcia Garza
ruth
Ignacia Carrera
Angeline Sylva
GABRIELA GONZALEZ RAMOS
cecilia pallares
Patricia del Valle
JUANA MARA MRQUEZ PREZ
virginia elena
oswaldo felix quintero
Adriana
Roco Daz
Sir. William
daniela carrion
ngel Mndez Ceja
Reynaldo Ceballos
lupacho
MARIO ADRIAN MELLADO ULLOA
Alejandro Garcia Garcia
DURLEY
Mara Marta Eliggi de Cazau
Hugo Jimenez
Julio Alberto Rodajo
Minerva
JULIO  ATENCIO
isabel bravo luf
sophia
Dante
Amy Carolina Ibaez Ortega
andrea
adriana
Camila Medel
Charles Gauthier B
alicia margarita
jose luis
Aire Lavanda
nicol
Montse
Karla
LIXY
sonsoles
Gabriel mueses
joanna
Tokio
Alexa Gomez Castro
andrea
Enrique Saavedra
Gerlin
iara
Astrid
Karen Leal Rodriguez
ana
Lolshe
Daniel Alvarez Mora
Karen Cano
ESTIBER
Benjamn Holland
Yoxan
Adrin Marcelo Buitrago Gallego
sergio golovchenko
johamar de quilla
calli akabal
Elena V.S.
Jos Manuel Palet
Serena
Robert Jess
mariogalindor52
tatis
hctor Fabio Medina Castaeda
Allison Vasquez
Victor
jannet
Julian Esteban Gomez Gonzalez
Marco Angel Vzquez Gutirrez
Mara del Carmen Chiavaro
Becqpoe
Malena
Florencia Hernndez
TIGRE
Miriam
angellas
rosario
Cristian Jaramillo
Ana Lafuente
Alvaro Rivas Godin
Irma Caropreso
jhonatan
vicente
Ronald Tadeo Ramirez Elizalde
Nicolas
Moira Fernanda Bittner
Nathalie Fernandez