Categorias
Recientes Más Leídos Mejores Calificados Más Comentados
De: Hoy Esta semana Este mes Siempre
En el umbral...A media luz,lloras poeta,El rey ha muerto,La herida esta abierta,Situación terrible.   Cierra los ojos,Vistete de ángel...Lanzate al abismo,Abre bien tus alas,Y llega a la fiesta,Que ya eres libre. 
  En las primeras horas de la madrugada llego a Sentisemo, luego de una larga noche de insomnio, en busca de un poco de alivio al maltrato ocasionado por la mala noche que he pasado. Deambulo sin rumbo durante largo rato aprovechando, eso sí, en todo momento la paz y la tranquilidad que inunda este fantástico lugar; sin que alguien me distraiga de este solaz en el cual me sumerjo cada vez más profundo.  Ya casi llegando al fondo del abismo puedo percibir que alguien me hala hacía sí, sin que yo tenga albedrío para resistirme; solo alcanzo a distinguir, en medio de una luz extrañamente blanca, una mano larga que intenta entregarme algo.  Al recibir ese algo, la mano desaparece y yo me doy cuenta que he recibido una tarjeta de invitación… solo acato a sonreír ante el despropósito.  Me invitaban a degustar un exquisito y suculento plato de letras… ahora mi carcajada resuena en todo el reino.  Sin embargo, superada la sorpresa, dispongo de toda mi voluntad para asistir al inusual convite.   Con una curiosidad delirante ¡me voy al ágape!!  Por poco me retiro antes de entrar a la reunión; una especie de apocamiento se apoderó de mí al ver tantas y tan finas palabras allí congregadas… un complejo de inferioridad y timidez me amedrantó al escuchar el contundente mensaje de bienvenida con el cual me recibieron: “apreciadas palabras, con nosotros la invitada principal de la pareja real a este evento” … con su característica elegancia los miles de palabras se levantan ovacionándome con un sonoro y fino aplauso.  Demasiados halagos para mi humilde persona; no obstante, ahora envanecida por ser invitada principal de los reyes, ocupo mi lugar en el puesto de honor.  El exquisito aroma del plato de letras incita a comerlos con ferocidad; el subyugador olor que emana del suculento plato de letras me tiene tan absorbida, que no alcanzo a entender lo que se acaba de anunciar por el micrófono; solo la sorpresiva reacción de la palabrería me trae de nuevo a la realidad.  Sigo a la palabritud cuando todas se levantan, pero me confundo al ver que unas lloran y otras ríen; algunas saltan felices mientras las demás se sujetan tristes; ¡Qué pasa?! Pregunto al aire, no sé… pero me responde, tampoco sé quién… “Los reyes anfitriones acaban de morir víctimas de la pandemia humana”.   -De nuevo la algarabía de las palabras me confunden… no entiendo lo que está pasando; ahora todas se abrazan brincando de alegría como si se hubiesen liberado de algo muy cruel y al momento, todas lloran de tristeza como ante una gran pérdida-.  “Como ustedes saben queridas palabras, la única manera de combatir estos dos virus de la pandemia humana es unirse en busca de una colaboración mutua, pues es una realidad que estos virus, pereza y envidia, tienen una altísima velocidad de contagio y un alto porcentaje de letalidad”.  Yo sigo sin saber quiénes son los reyes, mis anfitriones y, por ende, no sé a quién agradecer esta distinción.  Anticipándose a mi pregunta, alguien, no sé quién, me contesta: “el reino de la literatura está de luto, acaba de fallecer la pareja real; el rey Ingenio desapareció sumergido en el virus de la pereza y la reina Creatividad entregó su vida al virus de la envidia…”
Con audífonos en el ombligo de las orejas, y un cintillo rojo atado a la cabeza. Una mueca pintada con rouge en la boca bajo un mosquitero taponeado de algodones,y las manos atrapadas dentro de guantes de boxeo rotos por el tiempo, parchados con plomo,portando una mochila llena de teclas y pantallasvolando sobre un sillón de gerente ejecutivo de cuentas corrientes hacia el gran escenario del mundo entero en 5D al otro lado de los lentes de ficción,que va sambulléndose en la oscuridad de la arena/buscando la salida por el pasillo a medio iluminar de una vetusta sala de cine mudopor donde vamos arrancando de la moleque se nos viene encima desde la sábana blanca media rota,hacia al campo,a la montaña,al valle eterno,volver a los días soleados de brisa alegrea deshojar margaritas,despreocupados. 16.01.2021.
La Censura
Autor: Oriana Di Gonzalo 
En: Poesía 
8 Lecturas
Crecer y desarrollarse como mujer con la imposición de ser una “buena niña” fue una mochila con la que siempre cargué, y en verdad, nunca entendí muy bien el peso que eso significaba. Nací rodeada del amor de mi familia y con buenos amigos. Sin embargo, siempre me sentí distinta a mis pares…diferente tanto física como emocionalmente. Ellas eran mucho más jugadas, aperradas y atrevidas que yo…con mucha más personalidad para enfrentar cualquier situación que se les pusiera por delante. Vivir los días a concho es algo que aprendí muy tarde, para mi gusto…disfrutarme y disfrutar en todos los aspectos en que un ser humano puede hacerlo es algo que vino a mí muy lentamente. Si pudiéramos graficarlo, sería algo así como cuando se vive en una burbuja…donde eres tú y tu mundo…donde la zona de confort no nos permite dañarnos. Donde no hay cabida para el dolor ni el fracaso, menos para los cuestionamientos existenciales… ¿y vaya que aprendemos cuando nos permitimos vivirlos verdad? Pero sin duda, una vez que te das el permiso de realmente “vivir”, no hay vuelta atrás. No hay punto de retorno, y desde ahí lo que venga hacia adelante, es puro aprendizaje y experiencia. Recuerdo perfecto cuando comencé a trabajar, todo era color de rosas. Estaba a cinco minutos de casa, hacia lo que me gustaba, tenía la posibilidad de compartir a diario con gente buena…bueno, otras no tanto, esto es algo que también logré visualizar con el tiempo y en perspectiva. Así comenzaron a pasar los días, los meses, los años…y yo seguía ahí…en el mismo sitio, con la misma gente, haciendo lo mismo…una perpetua rutina y un eterno estancamiento. ¿Cuál era la salida? ¿por donde empezar? ¿Cómo avanzar? Me repetía a diario estas preguntas, y por más que buscaba no encontraba las respuestas. comencé a buscar un nuevo trabajo. Quizá ahí estaba la solución a esta búsqueda incesable de encontrarme, de descubrir de una buena vez, mi verdadera esencia. Iba a entrevistas laborales y el típico “te llamamos”, se hacía cada vez más intolerable y frustrante. Seguía donde mismo y mi vida continuaba paralizada, los días seguían pasando como si nada y yo, sin saber lo que realmente significaba vivir. A esto se sumaba la bendita “presión social” que te dice que a cierta edad debes “conseguir cosas”. Auto, casa propia, pareja, hijos, éxito laboral, etc. Han visto algo más detestable y frustrante que eso… ¿por qué nos tienen que decir lo que “debemos” lograr? Un día recibí un llamado que cambiaría el sentido y el rumbo de las cosas. Me ofrecían un reemplazo laboral por seis meses, en un área que no era la mía, por lo que era un trabajo completamente desconocido. Para muchos era una locura pues de tomarlo, después de ese tiempo, pasaría a ser una cesante más. Pero bajo todas las expectativas decidí tomar el riesgo y aventurarme a aceptar, ¿Qué era lo peor que podía pasar? En menos de dos semanas yo ya tenia una renuncia a cuestas y un nuevo desafío laboral que afrontar. Llegué a la que sería mi oficina llena de miedo e inseguridades. Llena de temores y fantasmas, que se fueron disipando con el paso de los días, gracias a la ayuda del que se transformaría en el motor de todo lo nuevo que vendría para mi vida, él…
Ya no son sombras de antorchas sobre una caverna,tampoco es la luz a través de ventanas con vidrio de colores de una catedral parisina,ni es lo que ves por la ventanilla de un A320 sobre el Atlántico rojo turquesa.Ni es lo que ves por la ventanilla de un A320 sobre el Atlántico rojo turquesa.  No es la manzana,es lo que recuerdas haber mordido,lo que tus papilas desean volver a sentir.Los sueños caen en cascadas de letras y guarismos en verde visión nocturna.Los sueños caen en cascadas de letras y guarismos en verde visión nocturna.   Bajo la tapa de mis ojos y te dibujas y desdibujas frente a mí.No estás allá. Es que yo quiero que lo estés. Yo estoy aquí,si tú no quieres que yo esté al otro lado del insoportable charco. 21.01.2021.
Realidad
Autor: Oriana Di Gonzalo 
En: Poesía 
7 Lecturas
Querido yo del futuro. Debes saber que si ha dia de hoy estás leyendo esto, es porque aprendiste algo , y sobre todo si estás sonriendo al leerlo, felicidades! tu objetivo ha finalizado.He de decirte que te deseo mucha suerte, porque estás apunto de equivocarte y probablemente lo harás dentro de dos minutos al pelearte con alguien de casa, o quizás con algún amigo o incluso cliente en el trabajo. Deseo que te contengas, que tengas mucha paz interior, y que jamás permitas que nadie te la robe. porque creeme, ni el dinero puede darte ese regalo, así que consideralo como algo muy valioso. Te deseo suerte, porque la etapa que te espera esta llena de gente nueva, gente que te caerá muy bien y otra no tanto. Gente que creeras que es imprescindible en tu vida y que nada tendria sentido en ella si te faltará. Estás apunto de coger mucha fuerza, porque hasta familiares tuyos, esos que decian estar ahi siempre, te dejarán caer igual, y este es el claro motivo por el cual por mucha gente que tengamos alrededor, al final somos nosotros mismo quien dependemos de nuestro propio animo, y del sentido que le demos en cuanto a afrontar nuestros problemas. Diria que sacarás tu mejor sonrisa, porque por mucha ropa de marca , y por mucho que quieras impresionar, no hay nada que supere una sonrisa, incluso en cualquier dia gris, o como bien dirias ''de mierda''.Necesito que saques fuerza, y sino que empieces a entrenarla, así como cuando hablamos del fisico. El proceso es largo, y lleva unos dias, pero creeme , el resultado final, es fascinante, así que nunca dejes de entrenarla.Te aconsejo que no tengas miedo a lo desconocido, y que pruebes todo aquello que jamás dirias que no harias, tan solo por llevarte la contraria... tan solo para que sepas que la vida son dos dias, y que preocuparse y darle tantas vueltas a las cosas, tan solo te hace atrasar la felicidad, la paz, y esa valentia que te digo que es necesario que saques. Porque no olvides que el tiempo es muy misterioso, quizás más de lo que piensas, porque jamás te garantiza cuánto vas a quedarte en el mundo. Aprecialo, tanto, como quiero que lo hagas tu misma, y cuando tengas pensado llorar, o fracasar, vuelve a leer esto atentamente, aunque sean diez veces, aunque pierdas ese apreciado tiempo que tienes.No olvides no temer a lo desconocido, pero siempre con ojo. Tampoco ignores vivir nuevas aventuras y sobre todo superate en eso que pensabas que no serias capaz de hacer o lograr, porque la vida no deja de ser un reto, en el que , por desgracia, casi nunca aprendemos a conocernos a nosotros mismos.¿ Qué sentido tiene la vida ?Mejor planteate, si lo tuviese... valdria la pena vivirla tan intensa?Planteate, el porque siempre ponemos lo material por delante, como el dinero. Como cualquier objeto. Tanto, que morimos, sin darnos cuenta, que esto al final deja de tener sentido.Amiga mia, te deseo lo mejor! Y UPS! no, no es una carta de autoayuda, o si, no tengo ni la más remota idea... voy a dejar que el tiempo hable... recuerda, que cada filosofo, necesitó del tiempo para aprender. Procura darle menos sentido a las cosas, a las personas, y a valorar lo que das.Quizás si aprendieramos que lo material deja de tener sentido, cuando tienes una persona que te abrece, o incluso cuando tu misma aprendas a cuidar de ti, seriamos mejor personas nosotros mismos...más solidarios, y dejariamos de dejar que tanta tecnologia, y tanta sociedad de basura, rompa los vinculos tan bonitos.Cómo por ejemplo el de la familia. Porque lo que no dura siempre, pero siempre está, es lo que verdaderamente se deberia cuidar.
Atentamente YO
Autor: Ana 
En: Artículos 
7 Lecturas
09.05.20 12:35 Aquellos sueños. Sobre una montaña corriendo con desesperación, escapando de demonios nocturnos cazadores de espíritus, reclutadores del ejercito enemigo, la montaña se levanta bajo mis pies, es un ser colosal al cual no le puedo dar batalla, no sé por dónde atacar, así que corro sobre su lomo buscando un lugar seguro para saltar, caigo miles de kilómetros en el vacío. Aparezco en una pieza con aroma y colores negros de un calabozo, una única puerta oxidada de fierro, con un corte como ventanilla, afuera se ven seres feroces, con cuchillos, hachas y motosierras, golpean la puerta con violencia e ira, mi hora ha llegado el fin es este mundo onírico de pesadillas y de leviatanicas aventuras. La puerta se abre… estoy sobre un puente y una serpiente negra huye despavorida sobre el agua café de color tierra disuelta, no me gustaría estar nadando en este momento, tras de ella un culebrón de unos 20 metros de largo, grueso como el tronco de un árbol, de cabeza plana, escamas y unos dientes feroces, sale del agua, viene por mí, es hora de volver a correr.
Aquellos sueños.
Autor: Jonathan Ibarra 
En: Poesía 
6 Lecturas
07.05.20 11:02 Noches. Triste violín que en las noches me acompañas, tu melodía dulce y ocre llega desde lejos y entra por la entre junta ventana de la mano de un viento helado que me abriga en la soledad de una noche más sin esperanzas de luz, algún recuerdo a la música del viejo Erich Zann, lugares que no quisiera volver a visitar. Una voz interior que como un artista con su cincel va dando paso al pensamiento reformador, para luego llegar hordas de demonios a vomitar sobre la obra maestra de quien se esfuerza a diario, pero que sin duda es envestido por los vientos de la locura, un batalla que a veces deja el estómago vacío por esfuerzos innecesarios, a veces se siente estar en la prisión del enemigo y que la salida nunca será. Noches sin rumbo de un lado a otro en una habitación de cemento, de paredes color crema estilo años ochenta, el tiempo como un aliado que a la vez hace tratos con el enemigo, un pasado que no se va de la mente y que cual película aburrida y monótona se repite una y otra vez para dejar el recuerdo de viejos amores fétidos y momentos podridos sin valor o sentido alguno. La mente no encuentra calma en la tromba marina de imágenes que van y vienen, un sin vida de estar estirado en la cama viendo como el mundo pasa, viendo como las imágenes derrotan a la voluntad que no encuentra el lugar estable que una sola llamada puede dar. ¡Vamos llama y sácame de este letargo, qué estas esperando!
Noches.
Autor: Jonathan Ibarra 
En: Poesía 
6 Lecturas
03.05.20 12:53 En la protección. Incierto destino que tejo a diario con mis decisiones, desenlace de todas las causas posibles, en la iniquidad de mis acciones, un rayo de energía del centro del cosmos viene a protegerme y a regalarme la vibración para poder volver a empezar. Las ventanas de la habitación se abren y el aire puro baña las magnolias, la flor del inca y a una flor desconocida de nombre olvidado, pero que marca presencia en verdes y rojos fulgurantes que distraen la mirada de un escrito que se da cuando la bendición se siente en el corazón es la ganada e invitación a nuevos impulsos de la creación, otro universo creado en el lienzo blanco de un fondo sin fin, palabras que flotan ahí, un regalo para mí. Padre Creador, gracias por tu protección, me refugio en tu cosmos infinito y la luz del sol quema las alimañas mentales de pensamientos negros que se adhieren en las mentes sin uno poder verlas, pero se sienten y las escuchas en aquellos diálogos sin sentido que se relatan en el espacio vacío de una noche oscura. En la protección de destellos fulgurantes de nuevas oportunidades me quedo en silencio esperando aquella llamada que me lleve al nuevo mundo, de la mano con el nuevo hombre, dejando al viejo hombre enterrado y podrido en su decrepita tumba de prejuicios e ideas de vibración muerta. Tal vez es el instante de ser feliz, ya la desdicha no se ríe de mí, quiero ver el rostro de la verdad en un mundo de vicios, engaños y melancolías pronto ya asesinadas.
01.05.20 12:57 22 Años Dos décadas y dos años han pasado desde los primero trazos pintados en letras sobre el universo blanco de un papel, tinta de viejos lápices hoy se secan en cuadernos regalados por el gobierno para las clases de sargentos disciplinarios, ocupación final en donde en vez de materia inerte se grabó el pensar de un escritor solitario y errante en proceso a la perfección que no piensa encontrar o el camino en ese mismo momento terminará. A veces miro el cielo azul y las nubes rosadas y pienso en las holeadas mentales en las cuales como bravo capitán debo sortear, con la mirada perdida en el infinito de unos ojos que no me ven, pero que me sienten. Sé que en alguna parte fuiste parte de esta aventura y tu nombre está tatuado en la eternidad en las hojas del cosmos, 500 años en el futuro, cuando otros te lean te darán vida y tú quien sabe dónde estarás reencarnando impasible a una vida de la cual nunca terminas de aprender. 22 años sentado frente a universos blancos para llenarlos de letras, festejando en el agua tibia de un mate amargo, dejándome llevar por musas que con el tiempo pierden belleza y sentido, pasando a ser parte de cuadernos y libros polvorientos a los cuales nadie da vida, escritos como una fumada de mariguana que elevaba para luego ser pasado perene en las mentes que prefieren un baúl de vanos recuerdos al olvido. 22 años surcando océanos bravos de profundidades insondables de inspiración, el día de hoy ya soy el sueño cumplido de un pequeño poeta de 13 años. Y tú ¿Recuerdas que querías ser de niño?
22 Años
Autor: Jonathan Ibarra 
En: Poesía 
6 Lecturas
 Candidos sentimientos Llenos de desesperación y de calma Colmados de ternura y templanza Rebosados de deseo y de sueños   Llenos de alegría llenos de calor  llenos de placer  dolor y agonía rie el alma,  llora el cuerpo llora el alma,  rie el cuerpo Ambiguos sentimientos..... Un viaje por los senderos... del sereno y la zozobra de la condena y la gloria de la tragedia y la comedia.Un sentir vivo en la historia eterno en la memoria de toda existencia Se llama amor, gloria y perdición eternidad sin condición Infinito pese a toda predicciónInalterable, cualquier caricia parece renovarle renueva almas cansadas y apagadas desoladas y odiada inmortaliza hombres y diosas,  poesias y prosas enloquece a la razón le da cuerda a la locura y confunde a hombres, mancebos mortales, inmortales diosas y mujeres.  Es de dios para los hombres se llama amor,  es eterno y es todo nuestro 
Amor
Autor: Jorge Franco 
En: Poesía 
5 Lecturas
10.05.20 12:14 Desesperado. ¿Cuántas veces en mi vida ya habré ocupado este título para uno de mis escritos? ¿cuántas veces ya serán que la misma desesperación me ha llevado a los brazos del dulce vicio y atroz tormento? A veces cuesta sacar la cabeza del barro, las mesas que se sirven como realidad no son más que la comida que se le servía a Hansel y Gretel, la paranoia en las calles apesta, el cómo títeres se maneja a la masas que cuales topos quedan ciegos a la verdad y prefieren su caverna de Platón, ante el aire puro que se les ofrece. Los días se transforman en una guerra mental que hace estragos en la razón con fundamentos y verdades, se siente como una rata blanca en una jaula de experimentos, pero no se puede escapar, hasta los semejantes están dispuesto a despedazarte si no sigues la corriente, con mucho miedo como para levantar la verdad del suelo, inmersos en no quebrar sus paradigmas y estatus quo del asco. Tardes y días enteros dándole sentido a lo que no lo tiene, no tenemos nada que nos aferre al gran montón de fecas que nos han hecho creer como evolución del humano, es solo mirar cómo está la situación en el planeta para darnos cuenta de que no merecemos nada, solo juguetes de materia fútil que son las que realmente importan hoy en día, el consumismo y el oportunismo como estandarte de seres egoístas y sin soplo de vida. Desesperado ¿No es una palabra? Es un estado de pasar en un juego del cual nunca se escapa y en donde unos juegan y otros son solo viñetas de artificio.
Desesperado.
Autor: Jonathan Ibarra 
En: Poesía 
5 Lecturas
  A A.R. La ciudad es grande pero el Destino es pequeño. Qué probabilidades había de encontrarnos al girar en la vuelta de una esquina, o de coincidir en un mismo funeral, ode haber escogido un nombre raro y que te hubiera llamado la atención. Qué probabilidades había de atravesar juntos estos tiempos convulsos, manipulados y revueltos, con tintes bíblicos sodomíticos y gomórricos; gangrénicos, góticos y gonorréicos también. Qué probabilidades hay  de que salgamos vivos de ésta que nos está cayendo. De salir indemnes, probablemente no, quizás con más de alguna magulladura en la piel del alma que nos tocó hacer crecer bajo el fuego de la forja en que se prueba al oro de buena ley. Qué probabilidades hay de que resurjamos, remontemos el río hacia el origen como volviendo el tiempo desde el comienzo de la Historia, de cuando comenzó a ser todo lo que ahora es. No me pidas municiones para tu fusil, pídeme abrazos y besos, si quieres, es lo que tengo y es con lo que nos podemos alimentar.  Esto no lo vamos a poder detener poniendo el pecho a las balas porque alguien tendrá que quedar para leer la Iliada.04.08.2020.   
Me soñé a lomo de palomas mensajerasescapando entre las grietas de mi cavernahacia ti con mi corazón en las manos enguantadas Dime cómo hago y yo voy, atravesando paredes,materializándome ante ti como tú quieraso no. Debajo de mis mantas, prisionera de los días,pasa el río y se lleva mi vida sin ti. Mientras busco excusas para no pensarteVoy haciendo y deshaciendo mil cosas pequeñas,Insignificantes. La penitencia de esta clausura absurda fue impuesta por los eunucos. 14.01.2021. 
El Encierro II
Autor: Oriana Di Gonzalo 
En: Poesía 
4 Lecturas
Atrapados bajo la roca de Sísifo.Instalados cómodamente en la posada del laberinto con el Minotauro desinfectando las rocas vistiendo un coqueto delantalcito blanco.Salimos a jugar a la jaula de Faraday, remendando el cinturón de Van Allen que rompió una astronauta descuidado en su último viaje.Aquí estamos,dentro de un submarino atómico con fuga de agua y media de hora de aire más pero con gigas ilimitados.Con una rodilla piadosamente en tierra mientras soñamos en la rueda del hamster con conquistar la cumbre y coronarla con la bandera negra y amarilla de la libertad. 
El Encierro
Autor: Oriana Di Gonzalo 
En: Poesía 
4 Lecturas
04.06.20 12:20 La peste. C. Bukowski dice que la peste es toda aquella situación o persona que llega a molestar el pasar de una persona, en varias etapas hemos sido la peste de alguien, aquella fétida que flota en el aire, situada en  aquel estúpido que coloca la música alto pensando que a todo el mundo le gusta las vibraciones bajas de voces que dan ganas vomitar. O aquel abusador que se aprovecha de las circunstancias, tal vez quien pasa a interrumpir un pensamiento, el maldito que te empuja en la calle, el gobierno y sus pus de mentiras que a diario excretan en la mente de las personas, haciéndolas pensar y expeler olores nauseabundos de pensamientos y conocimientos que retrasan el avance de todo aquel que quiera sacar la cabeza de la pocilga. La peste, aire de mentiras en el viento, información basura consumida con celeridad, la peste, el vecino sin filtros que golpea a la esposa por las noches y en el día vende drogas a muertos en vida, la peste, aquella masturbación nocturna de pensamientos que traen malos recuerdos a una cabeza que no deja dormir. La peste, el ladrón, el corrupto, el que sube los precios en crisis, la religión y su tufo hediondo de mentiras, interpretando la brujería  en ritos llamados misas, la peste, el militar que apunta su arma contra el pueblo, la peste el pueblo que quema el negocio de su próximo, plandemía de peste en vez de una ficticia, real para las mentes dormidas que se alimentan de la dialéctica de quienes comen el oro y defecan centavos para la mesa del pobre, llenos comiendo y bebiendo mentiras.
La peste.
Autor: Jonathan Ibarra 
En: Poesía 
1 Lecturas
01.06.20 12:24 El espejo y el vidrio. Sentado frente a los vidrios que interpretan erróneamente la vacuidad del universo presente, me miro en el espejo de la introspección para encontrar una piedra de forma piramidal la cual en sus rancios colores ha controlado mi vida desde aquel fugaz nacimiento que nunca tuvo lugar como me lo han contado en la vaguedad de detalles. Me levanto de una vieja silla en donde por horas incontables me dedique a tatuar hojas, antes papiros, antes piedras, antes vibraciones, demasiada información para una mente atrofiada encerrada en la habitación de los espejos. Apretó con fuerza la roca de rancia forma, estiro mi brazo hacía mi espalda, lanzo la piedra y quebró aquel espejo falso de doble cara que me oculta la verdad, tras de sí, seres amorfos con vibraciones negras controlan a otros, pero no les pueden ver, así como ya ellos a mí no me pueden controlar. Corto aquellas ominosas conexiones de baja energía y a velocidad fugaz me dirijo hacia la fuente, antes paso por Hunab Ku, en donde soy purificado, mis errores quemados y evaporados, veo la extensión de la verdad y de la misericordia. Recuerdo un pequeña habitación, con dos ventanas de nublados vidrios y un espejo en donde se reflejaba una mentira de ser, una falsedad de la programación a la cual era sometido, ahora veo lo ingenuo que es el humano en el orgullo de decir conocerlo todo. ¡El que tenga conocimiento que entienda!
17.05.20 14:00 La casa. Habitamos en los espacios interdimensionales de mundos cruzados en donde el cuerpo hace de avatar para la vivencias de experiencias que dan forma al conocimiento hecho espíritu, vivimos en la casa de nuestros pensamientos, estamos en medio de las paredes de lo que comemos y nos movemos por medio de lo que hemos creado, cada fuerza es el impulso de energía reservada, cada bostezo es la pereza que alimentamos en el letargo de las tardes vacías sin nada de provecho obtenido, cuales resacas eternas sin haber bebido una sola gota de alcohol. No seamos acumuladores de malas experiencias, no seamos aglomerados compulsivos con una mente llena de suciedad y de valores podridos, junto a un cuerpo en donde solo hemos comido cadáveres muertos en vez de verduras y legumbres, demasiada bebida, cerveza, vinos, fuertes y poca agua. La casa se limpia a si sola sin que te des cuenta, pero cuando la mugre ya está hasta el cuello de sentimientos retenidos, culpas no perdonadas, vicios silenciosos y comidas agonizantes ya se está a un solo fósforo de desatar un incendio que acabará con la propia existencia. A cada decisión en la escalera de la evolución o la perdición, construye el segundo piso de aquel hogar donde vives y ve los nuevos paisajes prohibidos para los del primer piso, no es una batalla fácil, tampoco es un regalo, cada esfuerzo es un elemento más para la construcción del propio ser. Muéstrame tu estrategia en este campo de batalla sobre un ajedrez, en donde las fichas negras han dado el primer ataque aunque no sea su turno.
La casa.
Autor: Jonathan Ibarra 
En: Poesía 
1 Lecturas
15.05.20 10:58 Padre Creador. Te pido desde mi interior que purifiques mi ser, por favor limpia mi cuerpo, quita todo tipo de alimaña que este anidando en vicios y canceres, te imploro que limpies mi espíritu arrancando de raíz la gangrena de malas experiencias que si bien forjaron el camino ya no son dignas de recuerdo, de igual manera necesito aprender de los verdaderos sentimientos y despojarme de ese falso amor que dicen sentir los humanos. La experiencia me lleva a otro bucle de decadencia ya antes vivido y lo menos que quiero es caer en los mismos errores ya una vez cometidos. Te pido libertad a esta angustia y agonía de pensares que no dejan dormir en las noches, el juntar todas las piezas no da la imagen del rompecabezas que uno en  principio pensaba lograr, hábiles artífices de la mentira han truncado la conexión con la fuente. Padre Creador, que la luz del sol me dé los impulsos espirituales que activen el código original para ya no tener que vivir en paranoias impuestas que silentes sombras oscuras me susurran al oído por las noches, yazco solo con la nariz fuera del pantano de un ser que tiene pies de barros por elección propia. ¡Padre de las Luces!, guíame en este viaje que es experiencia de tus múltiples existencias donde vives en tu inmensidad, quiero el agua de tus reencarnaciones, la luz de tu magnificencia, espero alcanzar los más altos estándares de la vida, la juventud de la sabiduría la cual se da a los de búsqueda honrada. ¡Padre Creador! Tú me llamas desde  SHIELHO
Padre Creador.
Autor: Jonathan Ibarra 
En: Poesía 
1 Lecturas
<< Start < Prev 1 2 Next > End >>