Categorias
Recientes Más Leídos Mejores Calificados Más Comentados
De: Hoy Esta semana Este mes Siempre
                                                                                                                              Mayo 26 de 2019      Por el campo soleado paseaban ellos todas las tardfes, mirando cada forma, cvada color que la naturaleza  con orugullo les mostraba . Cientos de pájaros buscaban refugio en los algarrobos , alborotados y ansiosos trataban de encontrar una rama y allí posarse.    Cada mañana y cada tarde, entre las malezas , siempre había una liebre arisca que los observaba ,pero rápidamente , ella se ocultaba para que no la cazaran. Y allí iban elllos: Tincho y "Caramelo"...."Caramelo " y Tincho...    Tincho, niño de unos ocho años de edad, delgado, de piel armoniosamente dorada por el sol, de sonrisa amplia y blanca como las nubes que, desde lo alto siempre los acompañaba con su cómplice sonrisa de su suave algodón. Ni qué decir de sus alpargastas, las que él lucía orgulloso en sus pies sin importar si era verano o invierno pero él las adoraba porque su abuelo lo había llevado una vez a la doma de potros y ahí, en esa gran feria se las compró..¡Ah..! , también usaba unos pantalones de la época de antaño, que eran de su bisabuelo y que él había heredado de su padre y así...de generación en generación, aunque se los arremangaba hasta cerca de las rodillas porque su abuelo le decía que iba a crecer y que el pantalón le tenía que durar..No había plata para comprarle otro pero para él era orgullo de campo. No le gustaba ir a la escuela, pero como en la escuela había comedor y las madres cocinaban muy rico, entonces Tincho no se perdía ni un día de clase...¿Leer..???, hasta ahí nomás...Ni muy ,muy...Ni tan, tan. Silbando y silbando una cumbia o un chamamé que escuchaba en la feria cuando iba  y montando a su fiel amigo...Su querido compañero...Su escucha secretos...Su hermano del alma...Su caballo "Caramelo".    Caramelo era así: como un caramelo , como esos que me hacía mi padre en la infancia: un poco de azúcar en una plancha o sartén, removiéndolo constantamente tomaba ese color caramelo o ambar, le ponía un palito , uno de esos de helado y ¡listo el caramelo chupetín !!  Los domingos por la tarde  en la zona hacían carreras de caballos..¡pero con los grandes, con los imponentes y hermosos caballos cuyos propietarios eran los mismos finqueros !. ¡Qué joyitas!.    Tincho era muy querido por ellos  quienes los incentivaban a darle duro al estudio, que con esfuerzo y con ahínco podría alcanzar un título y así tendría un mejor trabajo y por ende una mejor vida; que mire a su  padre que trabajaba de lunes a lunes  sin descanso para poder mantener a la familia. En las carreras de los domingos también participaba "Caramelo". Parecía un granito de arena al lado de los otros caballos muy lustrados, con sus crines al viento y con aire de "grandes señores".   El pobre "Caramelo", flaco, áspero, sin brillo y sin esos "zapatos" que les ponían a sus opositores ¡nunca ganaba!!, pero eso sí: ¡llegaba a la meta hecho un "trapito"  pero llegaba horas después  y entonces la máxima autoridad de la finca le colgaba a "Caramelo" una medalla grandota en mérito al "esfuerzo", a la "dedicación", a la "valentía", a las "garras"..bueno, en fin, mérito a todo lo que "veían" en tan desapercibido caballito. ¡ni siquiera se movían sus pelos porque estaban duros de tanta tierra...¡jamás lo cepillaron ni nada por el estilo, pero él era "Caramelo" con una gran y bulliciosa barra que lo alentaba gritando:  __" ¡Vamos caballo bueno para nada...si ni huesos tenes, como pensás ganar.¡Vamos , movete po lo menos ___",    Y caramelo recibía en silencio y con  cariño esas alentadas palabras de su barra.    En clase de Plástica, el profesor les había pedido que dibujen a su mascota preferida porque era el "Día del animal". Tincho pidió en Dirección de la escuela tres papeles afiches blanco y comenzó a dibujar a "Caramelo"con mucho entusiasmo, el Profe, le ayudaba arreglándole algunos trazos, terminaciones , detalles que eran propiamente de "Caramelo". ¡Y todo quedó hermoso!!  En una de esas carreras de los días domingo, "Caramelo" se había fracturado una pata.  Uno de los finqueros, Médico veterinario avisó al padre y al abuelo de Tincho que había que sacrificar al animal. Tincho lloró día y noche...No podía conformarse y se sumergió en una gran tristeza.   El tiempo había pasado y Tincho amortigüó su dolor. ¡Pero nunca se olvidó de "Caramelo"!    A los dos años de este episodio , yo me había trasladado con mi cargo  a la ciudad, donde vivo y fue el año pasado que llegaba a mis manos una invitación de autoridades de esas escuela en la que yo trabajaba y Tincho era alumno...   Un 20 de junio, precisamente en fecha patria, la escuela cumplía sus primeros  veinticinco años de actividad. El día precioso con sol radiante.  La gente del pueblo, emocionada recibía la visita de sus docentes que habían tenido parte de su vida en la historia de ese lugar y en la  de Tincho desde Nivel Inicial a 7°..    Cuando la voz de la docente que conducía el acto solemne nombró a sus ilustres visitantes entre  el gobernador de la provincia, Ministro de Educación y Cultura,  autoridades del Destacamento Policial de la zona, Ministerio de Salud, Re´presentante de la Iglesia , profesores que  habían desempeñado sus tareas allí ,padres , ex alumnos y escuelas vecinas, se escuchó con mucha emoción y sorpresa decir:    __"En este día tan especial para la comunidad educativa y vecinos nos honra con su visita el Doctor Pablo Gerez, nuestro Tincho ,ex alumno de esta escuela ___"   Lágrimas ante quienes lo vimos crecer entre el frío, heladas, calores, lluvias con sus típicas alpargastas y su pantalón arremangado hasta las rodillas montando su caballo flaco y sin brillo.    El doctor veterinario Pablo Gerez, Tincho para sus amigos había entregado  como regalo de cumpleaños de la escuela que un tiempo de su infancia fue suya , un hermoso cuadro con marco dorado, donde con elegancia estaba "Caramelo" dibujado por él y ayudado por el profe que allí estaba presente. Debajo del dibujo, muy cerca de la pata derecha accidentada  de su caballo, una dedicatoria que decía:  " En mi escuela querida dejo el más preciado tesoro mío: a "CARAMELO" mi caballo, porque el descansa aquí y al que jamás lograré olvidar.." Tincho                                                                                                              Rq .................................................................................................................                                  "No borres ningún día de tu vida :                                  LOS DÍAS BELLOS, te han dado felicidad                                    LOS DÍAS MALOS, te han dado experiencia.                                    LOS DÍAS PEORES, te han enseñado a vivir "                                                         (Un sentimiento llamado amor)   
"Caramelo"
Autor: Raquel 
En: Cuentos & Historias 
5 Lecturas
    
<< Start < Prev 1 Next > End >>