Categorias
Recientes Más Leídos Mejores Calificados Más Comentados
De: Hoy Esta semana Este mes Siempre
Imagen
Sin remedio
Autor: kalutavon 
En: Cuentos & Historias 
61 Lecturas
  Si la fantasía se convierte en realidad, deja de ser una ilusión intangible para volverse algo palpable y posible.Los sueños  son una mezcla de eso, realidad inconsciente plasmada en ilusiones mentales. Ella lo sabía, y lo sabía bien, por eso el mundo se tambaleo ante sus pies cuando lo vio ahí, de pie frente a ella, contemplando el paisaje correr a través de la ventanilla del vehículo. Recordaba su rostro a la perfección, rostro dentro de sus  sueños, sueños esporádicos, cotidianos, muchos premonitorios, sueños que venian a ella desde que tenia uso de razón, siempre el y ella, juntos uno del otro, irreales. Pero ese día estaba ahí, al alcance de su mano. Tangible. Real.  Ese día, cruzar del plano abstracto al efectivo y caer en un abismo habia tomado solo segundos. Porque eso fueron, segundos. El tiempo que tarda una mariposa en batir sus alas fue el tiempo que le tomó a él levantarse y desaparecer tras la puerta del omnibus, y con él, su vida.No volvió a verlo jamás.Paso años esperando, buscando en vano.La esperanza es lo último que se pierde, dicen, pero ella ya se alejo para siempre de su caja de Pandora. Ahora camina tratando de entender, cargando un eterno sentimiento de duda, y de olvido, para avanzar, para poder un día, finalmente, decir adiós.  Nunca más volvió a soñarlo.
 En  el  silencio  de  la  vida.La  luna  despliega   destellos  de  plata.Las  estrellas   como  prendedores,resuelven  el  conflicto  de la   noche  oscura.Con  la  llegada   del  alba trae   de  compañia   al  sol,quien  posa  sus  labios  en  nuestra  tierra,transmitiendo  aquella    ternura,  todavia  no  destruida. Esperando  el  milagro  de  la  vida.en  epocas  de   sombras  esteriles.conservando  en     vigencia   la  ilusion.Creando  un  manto  protector,en  el  giro  de  la   existencia.rueda   dirigida  hacia  el    renacer.fruto  renovable   de  la  vozperdida  en  otros  campos.Quiere  regresar   a  sus  origenes.Sin  tener   sentencia.En  el  veredicto  del   tiempo.NocheSiempre  perfilas   enigmas.Yo  sali  a  recorrer  las  llanuras, me  tomaste  de  la  mano,sin  miedos.Peregrinamos  a  borrar  la   letra  de  la  pena.intentando    ser  refugio,de  la  ESPERANZA.      
Imagen
Historia
Autor: kalutavon 
En: Cuentos & Historias 
33 Lecturas
                                             Junio 29 de 2020 Es invierno.El frío, con todas susgalas se hace notar.Por las huellas del tiempola vida pasa y nos regalamomentos quedándose todos los días en cadahogar.Entra por la puerta.Entra por la ventana.Entra por aquella mirillade quienes no la aceptano no la saben valorar.El sol tímidamente asoma,¡oh sorpresa!, las florestardarán en llegar y el con sus rayos no laspodrá acariciar.Los pájaros bañan susplumas antes de queel sol se quisiera marchar.La vida espera..¡Esperaque la reciban con alegría,con esperanza, con felicidad.!Es invierno.El frío ,con todas sus galasse hace notar.Las hojas de los árbolesabandonan su lugar, ¡quiénsabe a qué parte del mundoellas se irán, para quedarseun tiempo sin regresar! y por las HUELLAS DEL TIEMPOla vida pasa y nos sorprendecon cada latido que desdeel corazón nos hace escuchar       Raquel C.Zurita   
Huellas del tiempo.
Autor: Raquel 
En: Poesía 
33 Lecturas
Por Roberto Gutiérrez Alcalá   Antes de ser escritor, Antoine de Saint-Exupéry se convirtió en aviador, profesión que ejercería hasta el último día de su vida. Nacido en Lyon, Francia, el 29 de junio de 1900, Saint-Exupéry sin duda tenía algo de ave, pues desde niño se sintió atraído irresistiblemente por la posibilidad de volar. En 1921, su sueño se concretó: mientras cumplía su servicio militar en Estrasburgo, se hizo piloto. Por esa época comenzó un noviazgo con la escritora Louise de Vilmorin; sin embargo, como ésta no quería que se dedicara a la aviación, abandonó todo lo que tuviera que ver con vuelos y aviones…, hasta que rompió con Vilmorin. La compañía Aéropostale lo contrató como piloto del correo para que cubriera la línea de Toulouse a Dakar. Posteriormente fue nombrado jefe de la base aérea de Cabo Juby, en el protectorado español de Marruecos, donde permaneció un año y medio. En 1929, luego de publicar su novela Correo del Sur, viajó a Buenos Aires para asumir la dirección de la Aeropostal Argentina, filial de la compañía francesa donde trabajaba. Allí, en esa ciudad, conoció a la millonaria salvadoreña Consuelo Suncin, con quien se casó en 1931. Ese año también publicó su segunda novela: Vuelo nocturno, con un prólogo de André Gide. A partir de 1932, como consecuencia de las dificultades financieras por las que atravesaba la Aeropostal Argentina, Saint-Exupéry se entregó al ejercicio del periodismo (escribió reportajes sobre Indochina  y España, entre otros), sin dejar de volar, con cierta frecuencia, como piloto de pruebas. El 30 de diciembre de 1935, a bordo de un monoplano Caudron Simoun con el que buscaban romper el récord de tiempo de vuelo entre París y Saigón, Saint-Exupéry y su amigo André Prevot se vieron en la necesidad de hacer un aterrizaje forzoso en el desierto del Sahara. Ambos sufrieron una severa deshidratración y estuvieron a punto de morir. Basado en esta experiencia, Saint-Exupéry escribió su novela Tierra de hombres, la cual se publicó en 1939. Ese mismo año, ante el avance de las tropas nazis, se integró a una escuadrilla de reconocimiento aéreo del Ejército del Aire. Y tras el armisticio del 22 de junio de 1940, firmado por el Tercer Reich alemán y el gobierno francés del mariscal Pétain, él y Consuelo cruzaron el Atlántico y se instalaron en Nueva York. Entonces, Saint-Exupéry se puso a escribir y a ilustrar la que sería su obra más aclamada: El principito. No obstante, la idea de retornar a Francia para combatir a los nazis no lo dejaba en paz de día ni de noche. Finalmente, a principios de 1944, Saint-Exupéry le comunicó a Consuelo su decisión de sumarse a los Aliados en Europa. En sus Memorias de la rosa, Consuelo recuerda los días anteriores a su partida: “Tonio quiso que también el bulldog se acostumbrara a su marcha. Hacía pompas de jabón y el perro las aplastaba contra las blancas paredes de la casa de Greta Garbo [la actriz les había alquilado la casa que tenía en Nueva York]. –Cuando regrese –decía–, cuando vuelva a verte con tu perro, si no me reconoce no le pegaré, haré pompas de jabón y él sabrá que su amo está de regreso.” Pero Saint-Exupéry nunca regresaría. El 31 de julio de 1944, a las ocho cuarenta y cinco de la mañana, a bordo de un caza bimotor Lockhedd Lightning P-38, el escritor francés despegó de una base aérea en Córcega para llevar a cabo una misión de exploración y ya no se supo de él. El 1 de agosto, una mujer dijo haber visto un día antes la caída de un avión cerca de la bahía de Carqueiranne. Y días después, al este del archipiélago Frioul, al sur de Marsella, se halló un cadáver con insignias francesas que no pudo ser identificado. Es posible que, entre los innumerables lectores de Saint-Exupéry, no haya uno solo que no recuerde cuando, en el más famoso de sus libros, el zorro le revela su secreto al principito: “Sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.”
  Hoy, 28 de junio, celebro mi aniversario número 45 de casado. Cuatro décadas y un lustro, dicho de otra manera. Por el camino de la vida nos encontramos con María Luisa Morales Carrillo, al principio ni nos mirábamos, pero Cupido o Eros o como se llame el dios del amor, nos ensartó con una flecha y nos enamoramos. Tuvimos un largo noviazgo de cuatro años (algo que ahora no se ve, porque más demoran las parejas en enamoriscarse y meterse a la cama como amantes o como casados de afán) Lo cierto es que, después de mucho pensarlo, decidimos unir nuestras vidas hasta donde pudiéramos aguantarnos, aunque el cura dijo que “hasta que la muerte los separe”, pero no hemos soportado y ayudado en las buenas y en las malas, como debe ser, porque en las buenas todo el mundo es amable; y en las malas es cuando se conoce si hay amor y amistades de verdad. Nos preguntan cual es el secreto para permanecer unidos tanto tiempo y es muy difícil responder a esa pregunta que, además, no funciona para todas las parejas. Y digo que no hay un elemento único sino pequeñas dosis de todo: amor, comprensión, tolerancia, amistad, humor y también sexo, por supuesto. En 45 años son muchas las situaciones que han pasado, de todas las clases y tamaños; algunas difíciles con peligro de separación, otras tristes y amargas, dificultades económicas, enfermedades leves, rebeldía de los hijos, problemas con los familiares, etc. No es fácil convivir casi medio siglo con la misma persona, pero se puede. Para mi ella ha sido mi fuerza porque siempre he podido contar con su apoyo y su amor, a pesar de los contratiempos del momento. Otra parte del secreto para permanecer juntos se llama PERDÓN porque todos los seres humanos cometemos errores, y conocemos parejas que, al primer disgusto ya están pensando en separarse y muchas lo hacen. Si no hay tolerancia, comprensión y aceptación del otro como es en su realidad personal es muy jodido permanecer en pareja porque se acumulan odios y resentimientos. Por supuesto que hemos tenido problemas graves de todas clases, pero procuramos dialogar y a eso se debe que estemos celebrando hoy con el afecto de toda la familia y muchos amigos que nos felicitan en las redes, en Facebook subí una foto del día que nos casamos y llovieron las felicitaciones. Edgar Tarazona Angel
A TODOS LOS POETAS y NO POETAS DEL MUNDO.AUTOR: RAYMUNDO REYNOSO CAMA. Hoy y todos los días de mi vidatengo el alma una inquietud,de sembrar dicha en la mentedel niño, adolescente, joven,y del adulto, hombre o mujer.Entonces a los poetas del mundoles sugiero que siempre escribanversos que animen la inquietudde nuestra gente ávida de amor,tal vez de los padres mismos,de las amistades, del gobierno,del destino que no le fue fiel.Busca poeta en el viento la fèque le va a devolver al corazónde todos y cada uno de ellos,los desamparados en la ilusión,haz pues, que canten tus estrofasal oído de tus lectores atentosy deseosos de ternura y cariño.Dios bendito, ilumina la mentede toda y cada una de la gentepara que nunca maltratena sus menores, ni con la mente.
03.01.02 Si el mundo me conociera. Si el mundo me conociera realmente como soy me condenaría a la muerte más cruel existente posible o me aprisionaría en un cuarto lleno de máquinas de torturas en las cual me harían a gritos pedir perdón o tal vez me enviarían lo más lejos posible para que mi presencia no perjudique el diario andar de la puta sociedad. Si el mundo supiera que mi forma de pensar sobrepasa todo límite de locura existente se daría cuenta que entre ellos hay un ser espeluznante que a su forma de pensar debiera ser destruido, mi ser es oscuro y hay veces en las que incluso yo temo de lo que pudiera realizar. Yo mismo voy más allá que el más temido de los psicópatas, mi mente es una suerte de ruleta rusa a la que nadie sabe si en realidad voy a acertar, como me encantaría realizar mis más ocultos pensares, pero creo que cuando los escriba todos me van a rechazar y si hay algo que no quiero perder, eso es a mis adictos lectores que se han creado su propio mundo en base a lo que yo, la bestia, les ha revelado. 
UNA  VISITA  INTEMPESTIVA Por Alejandra Correas Vazquez                 Corría un día de un mes del año de 1935…  El Dr. Stuckert ,medico alemán,  tocó muy de madrugada entre las primeras claridades el timbre de una casa particular en la calle Dean Funes al 800 de la ciudad de Córdoba. Vivía en ella un diputado nacional, enemigo político suyo, en aquel tiempo cuando las enemistades políticas eran graves.                Casi todos dormían en la casa y sólo el jefe de familia estaba despierto, tomando el mate que cebábale una chinita enfundada en uniforme de mucama, adornada con una cofia blanca y bordada sobre su frente, bajo la cual sus ojillos indios, semidormidos, parecían más oblicuos. No era común ese disfraz en una casa de estanciero criollo, pero a un diputado le quedaba bien, sin duda.                  —¡Quiero hablar de inmediato con el Dr. Eudoro!—.... exigió en su tono habitual el profesor emérito de la Universidad, a la chinita cuando ésta asomó bostezando su rostro a la puerta                  Como era de esperar demoraron un tiempo prudencial en abrirle, tratándose de un enemigo político. Pero al fin franqueáronle la puerta al científico alemán, cuya presencia en sí misma, representaba todo un honor en cualquier domicilio cordobés. Y lo hicieron pasar al escritorio del diputado perteneciente al partido político opositor al suyo, el cual hallábase ubicado en el centro de esa casa, iluminado por una ventana con vista hacia un patio adornado por mayólicas valencianas azules.                      El dueño de casa brindóle un saludo de estilo, con gran formalidad. Abogado aguerrido, corpulento, rubio, de mucha prestancia física y conocido por su sombrero “hongo”. Con su gesto altivo de siempre, estaba realmente sorprendido por la visita de un enemigo político, en momentos álgidos de la campaña proselitista. Tanto como satisfecho por ser honrado con la presencia del médico famoso en su casa. Su llegada intempestiva lo llenaba de asombro y una vez frente a él, miró al Dr. Stuckert con un gesto airoso y de intriga, que le era característico. El científico alemán le preguntó entonces :                      —¿Se apresta usted a viajar muy de mañana Dr. Eudoro?— díjole sin preámbulos el Dr. Stuckert             —Sí. Debo abrir un acto político en Plaza de Mercedes, pueblo de hacendados que pertenece a la zona departamental de Río Primero, solar de mi familia donde yo mismo he nacido.           —¿Y es indispensable su presencia allí señor diputado Eudoro?            —No tenga la menor duda profesor, pues yo represento a Río Primero en el Congreso Nacional y por ello en mi calidad de diputado nacional debo acompañarlo en estos eventos.                 —¡Pues no irá usted allí porque yo se lo impediré!— le expetó el visitante intempestivo con gran énfasis, mientras sacaba de su bolsillo una pistola con la cual encañoneó al diputado.                    Y luego con gran tranquilidad el profesor prosiguió :                      —Está cargada y ya conoce usted que mis afirmaciones son siempre seguras ... ¡Usted no irá hoy a ese acto de “Plaza de Mercedes” porque yo voy a impedírselo!                    —¿Es que piensa matarme?                    —¡No!— gritó espantado el profesor alemán              Y quedó asombrado el Dr Stuckert al oír aquello, sin advertir que la circunstancia que protagonizaba no parecía favorecer en nada su afirmación.               —¡...Todo lo contrario, doctor Eudoro, yo no quiero que lo maten a usted...!              —¿De dónde saca usted eso, profesor?            —Como se lo estoy diciendo. Vengo de una reunión de mi partido donde, pese a mi oposición, usted ha sido condenado a muerte. ¡Y yo no lo voy a permitir!               —¿Cómo? ... ¿En qué momento?            —Este mediodía en “Plaza de Mercedes”. Ya está allá todo preparado.                     El diputado se desplomó en su asiento. El tren que lo llevaría esa mañana a Plaza de Mercedes partía de la estación de ferrocarril en un par de horas. Una gran festividad de campo se había preparado para recibirlo, con los consabidos asados, cuadreras, bailes, juegos y misa. El iba a abrir el acto cortando la cinta azul y blanca con los colores patrios y dar comienzo a los discursos inaugurales del evento político, seguidos por la fiesta campera.   La fiesta criolla daría comienzo con el desfile gauchesco con arneses adornados de plata, briosos potros alazanes, sortijas, cocina criolla al aire libre, reparto de empanadas, locro y quesillo, matizando todo aquello con los mejores vinos regionales “pateros”.                        Todo... Todo habíale parecido a este diputado tan ingenuo, tan simple, tan bucólico, tan acostumbrado ...¡Tan de Río primero!... Como cuando de niño cabalgaba por la estancia paterna en esas extensiones ilímites y pampeanas, saludando a los puesteros, los boyeritos, el capataz, los peones gauchos, los aparceros gringos y a las gringas rubias y chinitas  morochas mezcladas entre ambos. Gente simple y campesina. Al cura párroco, el jefe de la estación de tren y al chasqui repartiendo a caballo la correspondencia entre las estancias.                   En un lugar así... ¿Cabía una tragedia?   ---00000000000000000-------            —¡Escúcheme muy bien señor diputado!- volvióle a exigir el doctor alemán mientras continuaba esgrimiendo el arma en dirección a su pecho en forma amenazadora– Si usted intenta salir de este escritorio o de su casa en este día... ¡Yo lo balearé! No tenga la menor duda. Usted se quedará aquí a mi lado todo el día... Así lo he decidido yo.                No habría nada más que decir en aquel día. Ya estaba todo dicho. Al Dr. Stuckert nadie podía discutirle nada y menos aún, con un arma cargada en la mano. Nunca iba a decir algo de lo que no estuviese convencido y jamás hablaría sin cumplir con su palabra. Era totalmente alemán. Nadie se atrevía en aquella década de 1930, a desautorizar o desafiar al Dr. Stuckert. Su saber. Su seriedad profesional. Su sobriedad, imponían un respeto solemne. Su Clínica particular era toda una garantía. El era un científico alemán.             Como centinela de guardia la pistola del profesor emérito se mantuvo en su mano apuntando al condenado a muerte, para impedir que se cumpliera tal condena. Solución ésta, que sólo podía habérsele ocurrido a un germano.      PLAZA  de  MERCEDES               En Plaza de Mercedes en tanto, esa mañana la masacre sería escalofriante. Fue la tragedia más grande del caudillismo criollo cordobés en el siglo XX, que marcaría la memoria por mucho tiempo. Décadas. Pues en la lid las víctimas habíanse transformado en victimarias. Es decir, el partido político que presuntamente iba a ser atacado, esgrimió imprevistamente armas. Hubo sin duda otras filtraciones en la lamentable reunión nocturna que indignó al científico alemán, las cuales dieron voz de alarma.                      Advertidos a tiempo, los partidarios del diputado que debían abrir ese acto político en el pueblo campero de Plaza de Mercedes, rodeado de gauchos y estancias ganaderas, llevaron hombres duchos para el caso, bien armados, desde Tulumba ... Y comenzó la batalla, al mediodía, dejando ambos contendientes un saldo trágico, con víctimas famosas como el Dr Vivas…. del partido de Stuckert.                          En la ciudad de Córdoba mientras tanto, a la cual todos ellos pertenecían, se aguardaban noticias de ambas partes. Hacia el atardecer, la sirena del diario “La Voz del Interior” que anunciaba siempre a la ciudadanía cordobesa peligros o dramas, comenzó a sonar en forma patética y persistente, a todo lo largo y lo ancho de esta ciudad.   DOS  HERMANOS  DIALOGAN —¿Has oído esa sirena?   Le preguntó así el hermano mayor Orencio, un joven militar, a su hermano menor Oscar reciente médico,, quien hallábase de visita en su casa viendo el estado de salud del primero, el cual estaba en cama con “parte” de enfermo             —Sí... ¿Qué habrá pasado?--- contestóle el muchacho               —Acaban de matar a tu futuro cuñado.           —¡Eudorito! ...¿Cómo es eso?... ¡Y cómo lo sabes!— saltó espantado Oscar                    Orencio, perteneciente al mismo partido de Stuckert y que conocía todo lo programado, dirigióle una fuerte mirada a su joven hermano. Luego le explicó, con mesura:                     —Quisieron que yo me encargara de ese crimen y me negué. Como puedes ver no estoy enfermo, a pesar de haber dado “parte” de enfermo— y luego guardó silencio           —No te calles, quiero saber— insistió Oscar angustiado            —Pues bien, como lo oyes... Yo me negué. Pero le he hablado de frente como poca gente se atreve a hacerlo, diciéndole: “Doctor Z. ... Yo soy usted lo sabe bien, su correligionario, un partidario leal que no va a traicionarlo, pero tampoco a doblegarse... ¡Pero sigo siendo un soldado de la patria! No cedí en el 30, hace cinco años, y dejé por ello mi carrera militar, debido a mis convicciones a las cuales no voy a abandonar. Pero sigo siendo siempre, un soldado de la patria ¡No! No soy un asesino. No seré un criminal. Busque usted a otro. Yo no estoy a su lado para eso” ... Esa sirena mi indica, Oscar, que lamentablemente, acaban de matar a tu futuro cuñado Eudoro, en Plaza de Mercedes.              Oscar era muy joven. Mientras que su hermano mayor Orencio le llevaba veinte años de vida, experiencia y convicciones. Era un político, un militar y un empresario. Un hombre de mundo, siempre seguro de los pasos que daba.   Diez años después de este día luctuoso, un ex-condiscípulo de Orencio en el Colegio Militar (compañero de “camarote” en dicho centro de estudios) llegó a Córdoba y lo visitó, para que lo acompañase en una gran asonada política que iba a imponerse en toda la nación durante décadas, Orencio lo atendió, le abrió su casa, le convidó mate y pan criollo,, habló largamente con él, escuchó sus proyectos y sus propuestas, le sumó observaciones y algunas críticas, siguió en buenas relaciones con él en atención a los mutuos recuerdos juveniles ...Pero tampoco cedió. Y si no dio la espalda a sus ideas para colocarse en la cúspide del éxito…¡Menos aún iba a ceder para llenar sus manos con sangre en Plaza de Mercedes!    LA  SIRENA         Aquella sirena de 1935 provenía del diario “La Voz del Interior” que siempre anunciaba accidentes, inundaciones u otras tragedias. Y ese día iba a resonar con espanto en las almas cordobesas. La ciudad enlutada. Lacerada. Dolorida. Pero sin embargo …aquello que habían creído los dos hermanos Orencio y Oscar… no había sucedido. Fue en realidad lo único que no sucedió, precisamente lo que estaba programado. El blanco verdadero. El que debía cortar la cinta de colores patrios y comenzar los discursos. El destinatario auténtico de aquella espantosa sangría. El verdadero objetivo sindicado para ese día ...Y el único de todo el conjunto, en sobrevivir sin mella alguna.         UN  CIENTÍFICO  ALEMÁN                ¿Y el científico alemán? Continuó dando notas exóticas. Aquel día luctuoso de 1935 había concluido. Al escuchar la terrible sirena del diario cordobés “La Voz del Interior”, el Dr. Stuckert consideró las cosas a su modo. Todo estaba ya concluido. El aún continuaba con la pistola en la mano y ninguno de ambos quería otro mate. La verde yerba asomábales por los ojos, cual cuadro vivo de esa selva misionera que la cultiva. Dio entonces por terminada la tarea que habíalo llevado esa madrugada entre las primeras luces, hasta el domicilio de la calle Dean Funes al 800.                   Cumplido su complejo cometido que habíase propuesto, saludó como un caballero y se retiró. Sencillamente... Pero la familia observó en los meses que siguieron, que existía un policía uniformado frente a su domicilio... ¡Encargado de la seguridad del diputado opositor!                     El Dr. Stuckert tal como a sí mismo se lo había propuesto, continuó preservando la vida de su enemigo político. Con más ahínco aún, por los hechos ocurridos...                                       EL era…  Un  científico  alemán.  -----------ooooooooo--------------
Imagen
ACRÓSTICO (BACH)
Autor: Ibrahim Fajardo 
En: Poesía 
14 Lecturas
Ser hija liberal de padres autoritarios es vivir bajo la presión y tension de que brote una pelea... [Y digo vivir por qué con 20 años todavía no se acaban] Más de una vez he escuchado de mis propios padres, y de otros decir de sus hijos "yo lo eduqué así y termino siendo asi" Se esfuerzan tanto en que sus hijos sean buenas personas, que nunca falten el respeto, que hagan cosas productivas en sus vida ¿Es así? Pero en todo eso entra sus juicios y prejuicios. De que si le decís que no a alguien o que no lo queres sos mala persona. Esto es algo muy personal, pero en mi sano juicio insultar por qué si, por avivada etiqueta de maleducado; pero hay gente, hay acciones que se merecen un par de insultos  [que tengas 15 años y quieras decir algo mientras tenes a alguien de 21 queriéndote callar  diciendo que mentis... todavía me acuerdo cuando el forro de mi hermano me insultó por lo bajo y yo lo insulte por lo alto y mi viejo me retó diciendo "que soy una señorita y no tengo que insultar" y yo queriendo defenderme mientras mi hermano mentia "que no dijo nada" y todo se quedo ahí. Injusticia de la vida.] Y desde cuando algo productivo tiene que ser aburrido, como bailarín de danzas.... Se enfocan tanto en que sus hijos sean de cierta forma, presionando a más no poder; que cuando dicen NO! es por qué llegaron al quiebre se cansaron de reprimir y ahí es donde nos volvemos la contradicción y no por llevarles la contra por qué somos duros de entender. Sino por qué hacemos lo que queremos, somos lo que queremos ser, lo que sentimos tomamos nuestras riendas... Una vuelta sentada en la mesa me reclamaban que nunca le contaba nada y por mi mente pasaba esas veces que me cerraban la boca de chica "con que yo no sabia nada, que me la pasaba haciendo boludeces" y por mi boca salia: es mi vida, no se que quieren que les cuente. También me arrastra a esas situaciones en donde le cuento algo y solo escuche cosas negativas... lo mismos padres que reclaman que sus hijos no les cuentan nada que esconden cosas o les mienten, son los mismos que de chicos le cerraban la boca con esa pelotudes!... Y tengo 20 años, soy liberal por que eligo escuchar al otro, de preguntarle ¿si quiere o no? Tengo esa capacidad de sentarme con alguien de 5 años y preguntarle ¿si esta enojado y si quiere hablar de por qué está enojado? Soy fruto de padres autoritarios con mis luchas de todos los días! Escuchar a tu hijo, darle a elegir lo que el quiere no te va a hacer un padre permisivo que le chupa un huevo la vida de su hijo, te va a hacer un padre comprensivo que está dispuesto a tener en cuenta la opinión de su hijo respecto a cosas que interfieran con el 
Dejar atrás el lugar de origen para vivir y adaptarse en otro país culturalmente distinto y con otro idioma, siempre se sufre y se siente un impacto psicológico y emocional por la pérdida de los lugares que construyeron todos los recuerdos de toda una vida, el pais, sus costumbres, sus tradiciones, su cultura, su familia, sus amigos y seres queridos. Todo esto llena el corazón y la mente del emigrante de nostalgia, estres, sentimiento de perdida de identidad, de miedo al fracaso y hasta de depresion, por todo lo que se ha dejado atrás y por la inseguridad ante lo desconocido. Y estos fueron precisamente los problemas y los obstáculos que yo tuve que enfrentar y vencer como emigrante en Los Estados Unidos de Norteamerica, donde he estado residiendo por los últimos cuarenta y siete años. Yo provengo de una familia muy numerosa y pobre de la República Dominicana, pero mi madre y mi padre se esforzaron para que nunca nos faltara un plato de comida en la mesa y un lugar donde vivir. La casa donde vivíamos era muy pequeña, solo tenía dos cuartos de dormir, un baño, una cocina, una sala y un pequeño pórtico descubierto y abierto al frente de la casa, donde todos nos sentabamos a tomar aire fresco y a charlar. En esa casa residíamos mucha gente: mi padre, mi madre, algunos de mis hermanos y hermanas, nietos, sobrinos y sobrinas, y otras personas que llegaban como visitas a la casa y terminaban quedándose a vivir con nosotros por mucho tiempo y pasaban a ser ya parte de la familia. Pero a pesar de nuestra pobreza y a pesar de haber tantas gente viviendo en aquella casa tan pequeña, mis padres siempre se las arreglaban para que todos tuvieramos comida y un lugar donde dormir, y eramos todos muy felices. Sin embargo, cuando yo tenía unos doce años, mi padre falleció y como él era el principal proveedor para la familia, todos pasamos por un período de gran escasez económica y llegamos a pasar hasta hambre. Por lo que mi madre un dia decidió dejar a sus hijos e hijas más pequeños, incluyendome a mi, al cuidado de una de mis hermanas mayores e inmigró a Puerto Rico en busca de un mejor futuro para ella y para nosotros. Una vez  allí, mi madre consiguió un empleo como cocinera en un restaurante, donde trabajó sin descanso dia y noche para enviarnos el dinero para el sustento de la familia y despues de algunos años logró también sacar a todos sus hijos e hijas de la pobreza en que vivíamos en la Republica Dominicana y nos llevó a vivir con ella a Puerto Rico. Yo tenía unos veinte años cuando fuí a Puerto Rico a vivir con ella y con mis demás hermanos y hermanas. Pero despues de unos cuantos meses de estar residiendo allí con mi familia, decidí emigrar solo a Los Estados Unidos, donde he permanecido residiendo por cuarenta y siete años y donde he tenido la oportunidad de aprender el idioma, trabajar, estudiar y cambiar mi vida y mi futuro.  Pero lo más dificil y doloroso para mi es tener que aceptar que despues de tantos años de haber dejado mi país atras para vivir en otros paises extraños, despues de haber pasado por todas esas odiseas y haber vencido todos esos obstaculos, y despues de haber logrado aprender bien un nuevo idioma, obtener una buena preparación académica, conseguir buenos trabajos profesionales y haber adquirido ciertos conocimientos que me han permitido alcanzar y obtener ciertas comodidades economicas y materiales, ahora tengo que enfrentar la cruda realidad de que aquel pais tan amado y tan querido al que yo siempre he mantenido la esperanza y el deseo de regresar para vivir, constribuir y compartir mis logros y conocimientos, no es hoy ni la sombra de lo que fue en aquellos tempos de mi niñez y de mi adolescencia. Ya que aunque en aquellos tiempos había pobreza y desigualdades sociales, aún se podía vivir, salir a las calles y viajar todo el país con toda tranquilidad, sin temor alguno a la delincuencia, crimenes, robos y asaltos. Además, en aquellos tiempos existía en todo el país cierto orden social donde no existía el consumo de drogas con excepción del alcohol y el cigarillos y donde había un alto sentido de comunidad entre la gente, las personas se ayudaban y se protegían unos con otros y los jovenes todos estudiabamos, trabajabamos, practicabamos ejercicios sanos y saludables y nos preocupabamos por los problemas socio-politico y economico del pais, por lo que existía un muy bajo indice de delincuencia y criminalidad.  Desde hace ya muchos años, en la Republica Dominicana ha existido una clase politica-gobernante corrupta y ladrona que ha convertido y sumergido a mi amado país en un desorden social, politico y economico, porque se roba todos los bienes y recursos del estado, robandole a la misma vez, el derecho que tienen los ciudadanos al trabajo, a la educacion y a la salud. Y estas privaciones y carencias que tienen principalmente los jovenes de nuestro pais, llevan a muchos de ellos a delinquir y a tener que salir a las calles tanto en la noche como a plena luz del dia, para con pistolas o revolveres en manos, robar y asaltar a los demás ciudadanos en las calles y en sus hogares para robarles sus pertenencias que tienen en sus casas o para quitarle sus carteras, vehiculos, relojes, telefonos o cualquier otras cosas de valor y para matar a cualquier persona que se resista al robo, al asalto o al atraco. Por lo tanto, la mayoría de los ciudadanos dominicanos tienen temor de salir a las calles y tienen que vivir encerrados en sus casas para evitar ser victimas del crimen y de la delicuencia que existe y que reina en todas las calles y comunidades del país. Pero peor aún, las drogas y el narcotrafico han invadido el país porque muchos politicos, altos militares, jueces y policias que son los llamados a establecer el orden en el país, actuan en complicidad con los narcotraficantes, quienes libremente hacen vidas sociales en el pais y se les permite hacer todos sus negocios ilicitos, hasta el punto de distribuir sus drogas en todo el pais y establecer puntos donde se venden estas drogas a plena luz del dia y la noche como si se tratara de negocios licitos. Lo que ha creado nuevos adictos y un aumento mayor en la delincuencia y en la criminalidad de todo el pais. Por lo tanto, esta inestabilidad social y política, y la inseguridad ciudadana que existe actualmente en mi amado país, República Dominicana, me ha robado a mi también, la posibilidad de yo poder lograr mi sueño de regresar a la tierra que me vió nacer, y a la misma vez, me ha obligado a convertirme en un autoexiliado, despues de haber sido por muchos años un emigrante,Pero como dice el refrán: « No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista » Por lo que yo espero que algún dia las cosas en mi país cambien para bien y asi poder yo regresar a mi terruño querido.   
 Hace unos 55 años o quizá más, ya en otra generación, se forjó el mal. "No te volveré a hablar nunca jamás", y así fue. Ni en el lecho de muerte, ni llamándote a gritos antes de morir. No viniste. Cumpliste tu promesa.¡Cuanto daño te tuve que hacer para llegar a esto!Sin embargo, aunque mi alma voló con pesares y parecía que me dejabas ir, la energía nos seguía uniendo. Fue cuando me marché que dejaste de comer y sin tú saberlo me dijiste que querías venirte conmigo.Tardaste un poco porque el daño era tan grande que tu dolor y tu necesidad de venganza tenían más fuerza.¿Cómo te hice sentir? , ¿cómo te sientes? yo lo se, te sientes sola, sola y abandonada. Pero yo te quería. Nunca supe demostrártelo pero te quise mucho. Te quise mal pero te quise mucho.
 Mis humildes aspiraciones. Autor: Raymundo Reynoso Cama Quiero sentirme siempre un tierno poetapara, hacer feliz al mundo, esa es mi meta.Estar toda mi vida cantándole al vientopara que èl les cuente lo que yo siento. Quiero contarles en silencio a la gentelo màs hermoso que guardo en mi mente.Decirles que en la vida no todo es dolor,También hay momentos de mucho amor.Busquemos hasta en todo lo que no se ve,al memos un poquito y con muy buena fè,lo que de alguna manera nos da valorpara seguir viviendo con mucho amor.
 Entre el misterio de la noche Se esconde mi corazón Llorando por aquel amor Triste y vacío con mucho dolor O penumbra tómame en tus brazos Llévame a tu regazo Quisiera estar preso entre tus cuartos Estoy muerto cuanto la amoMi alma envuelta en llamas Atormentada por tu fracaso Cuántos mares he llenado con mi llanto Acaba noche pronto que no aguantoEs mejor estar muerto Que llorando por tu engaño Quisiera ir al cielo y olvidar el pasado No quisiera seguir viviendo angustiado “O luz divina dame vida, para no seguir esta agonía” 
Luz divina
Autor: Ricardo Ortega 
En: Poesía 
11 Lecturas
<< Start < Prev 1 2 3 4 Next > End >>