Categorias
Recientes Más Leídos Mejores Calificados Más Comentados
De: Hoy Esta semana Este mes Siempre
Imagen
Orgasmo
Autor: Jesus Eduardo Lopez Ortega 
En: Poesía 
74 Lecturas
Imagen
TANATOSIS
Autor: kalutavon 
En: Cuentos & Historias 
66 Lecturas
                                                  Noviembre 30 de 2020 Se presenta la nocheentre cadenas de miedo.Se extremece mi alma,cuando con su mantome envuelve.Los ecos distantes de ruidospasados ,decifran sus códigosen renglones adormecidos.Miro hacia el manto del cielo. Las estrellas se alegranporque la luna las llama,y  es entonces cuandose reflejan en mi rostro,aquellas  ilusiones primerasque formaron parte mi vida.Se presenta la noche entre cadenas de miedopero , ¡el alba la sorprendecon encantos nuevos! y aquellos ECOS DISTANTESque en el ayer quedaronse engalanan con florecidossueños que en tibios rayosde sol ,me despiertan al entrarpor mi ventana.                      Raquel Cristina Zurita 
Ecos distantes..
Autor: Raquel 
En: Poesía 
56 Lecturas
Imagen
La pelea
Autor: kalutavon 
En: Cuentos & Historias 
49 Lecturas
ㅤㅤ ㅤㅤ ㅤㅤ ㅤㅤ ㅤㅤ ㅤㅤ ㅤㅤ ㅤㅤ⌕ Orangeㅤㅤ ㅤㅤ 𝘈𝘮𝘰𝘯𝘨 𝘜𝘴• ¡Es el morado! Lo vi cómo mataba al amarillo y se metió por la trampilla para esconderse.Acuso el color rojo y apuntando hacía el asesino que rápidamente este negaba diciendo que era imposible por que andaba arreglando los cables de colores.Sonrió ampliamente, cerrando sus ojos por ello ante tanta información y gritos que había en esa sala.• ¿Tú que piensas de todo esto, naranja?Preguntó el color negro mirando a este.- Yo creo que si el rojo dice que lo vio esconderse en una trampilla, es por qué es él.Señaló a ese color para luego pulsar el botón de votación y entre un par de palabras más, echaron al color morado de la nave por la acusación de asesino y de que finalmente no era.Se sorprendió al ver esa información en la pantalla de la nave, para colocarse de nuevo el casco y así ir corriendo hacia las pocas tareas que le quedaba. Sonrió de nuevo para esconderse en una de esas salas, colocándose el cuchillo en la mano derecha para esperar a que alguno de sus "compañeros" apareciera por ahí.Vio pasar al color negro que iba solo, para acercarse a él por detrás y así clavarle el cuchillo en el cuello, dejando ahí el cadáver y así mirar hacía detrás suyo que no había nadie, para meterse dentro de la trampilla y aparecer en la sala de cámaras, lejos del crimen que había cometido.Y es que con esa sonrisa que esté poseía, nada ni nadie podía sospechar de él en la nave, iba a salir con vida de ese lugar e iba a ganar el premio de muchos millones de dólares.
08.05.02 Ni ahí con nadie. La verdad amiga mía tus disculpas me importan menos que la basura que me saco de entre los dientes luego de comer tus mentiras, simplemente nada, fuiste injusta conmigo, si me preguntaste algo, tú sabias que te lo iba a responder con la verdad, pero lo que más me cargo fue la actitud con la que tomaste mi actuación. Bueno esto no es para hablar solamente de ti, es para demostrarles a todos los que leen que mis sentimientos han cambiado mucho en este tiempo y ya no siento cariño por aquellas personas que una vez me importaron, antes jamás hubiera negado las disculpas a aquella mujer perfecta, ahora aquellas palabras pronunciadas con el tiempo se perderán en el viento, ya no me interesa nadie, ahora la único que deseo es fingir que no he cambiado para en un momento no lejano estallar y lanzarles en la cara todas esas cosas que quiero gritar, no, mejor no finjo desde ya se pueden ir al carajo. Ni ahí con nadie, de ante mano váyanse todos a la cresta. Chaolyn.
Ni ahí con nadie.
Autor: Jonathan Ibarra 
En: Poesía 
24 Lecturas
     Volviste con el viento, aquella noche los amantes cerraron las ventanas Afuera, los pájaros dormían era invierno.   Cómo medir la luna desde el cielo sin la mirada clavándose en mis senos. Cómo ser buena y no ser fiel y acaso, estar tan ciega, cuando veo la luz que todos niegan   Lloraban los cipreses (cuentan) yo no los vi, estaba acostada en mi alma, desprolija, llegaste al borde de mi cama  y el viento se detuvo entre mis piernas.
EL REGRESO.
Autor: María Ester Rinaldi 
En: Poesía 
23 Lecturas
    El viento sopla suave y fresco y sentirlo rozarle la piel le produce una agradable sensación de bienestar; consigo trae las presencias sonoras de las olas rompiendo contra las rocas en la playa cercana y de las hojas inquietas de las palmeras sobre su cuerpo acostado sobre la blanca arena. El hombre sin nombre medita sobre ese momento de su realidad, único e irrepetible, que es,  nunca y siempre, el mismo, el que importa por ser el instante significante que confirma el ahora. Se siente satisfecho, completo, tranquilo. Chasquea los pocos dientes que le quedan, los dolores frecuentes que siempre lo han acompañado a lo largo de su vida hace mucho que ya no lo molestan, como si finalmente se hubieran cansado de acosarlo. Contrae al máximo de sus fuerzas los músculos vencidos, tensando el cuerpo débilmente por un par de segundos; tras la relajación siente, a pesar del andar ya vacilante y las manos temblorosas, que no hay nada de malo con su organismo. Ya los aplazamientos y desplazamientos de la memoria no le preocupan en absoluto, porque en aquel mundo aislado de todo y de todos no tiene ni muchas cosas que recordar ni mucho espacio para extravíos. Abre los ojos, ve las hojas de las palmeras bailando en lo alto y entre ellas la luz del sol escurriéndose en destellos titilantes. Voltea la cabeza en dirección a la vieja cabaña que aún mantiene el encanto que él siempre se preocupó que tuviera. Desvía la mirada hacia la playa, piensa que, sin duda, hay magia allí, con cualquier tiempo y bajo cualquier circunstancia. Abstraído en su contemplación suele pasarse muchas horas circulando entre los laberintos de los recuerdos o volando por mundos imaginarios. Aspira profundamente el aire puro, levemente oliendo a mar,  luego exhala lentamente con satisfacción; hasta el respirar en su pequeño reino es diferente, y no por el aire puro solamente sino porque todo allí todo es grato a sus sentidos. Se siente feliz de ese existir sin la incómoda presencia del otro: el vecino, el jefe o la desgracia de algunos parientes ineludibles que la suerte madrastra impone al nacer, entre tantos otros ejemplares de la vasta fauna humana por la cual siempre sintió indisimulada animadversión. La otredad, que es siempre intromisoria y amenazante y tantas veces enemiga, allí no puede clavarle las garras ni inyectarle su ponzoña disfrazada con imaginativas argucias. La sola compañía de aves y bichos le bastan para alegrarle la vida en aquella isla olvidada por todos, y en donde llegó un dí­a ya lejano a esconderse de los hombres.    "Ninguna enfermedad, ningún vecino", se dice, porque ésto es realmente lo que le significa la paz y la tranquilidad. Pasea la vista lentamente por todo lo que hay a su alrededor, detalle por detalle, como se hace cuando se quiere retener en la memoria algo querido al contemplarlo por última vez; en seguida reanuda el diálogo interior consigo mismo con palabras que expresan un último deseo: "el mejor lugar y el instante propicio, hermosa coincidencia para decir adiós". Enseguida sus ojos se van cerrando poco a poco. Un instante después parece estar durmiendo.                                                                              Fin.
    Jean Aristide siente la losa de la tumba ser arrastrada y luego percibe la tapa del ataúd ser abierta. El aire fresco de la noche le recuerda la noche de anteayer cuando volvía del trabajo y desde las sombras una niebla polvorienta se le metió en el alma.    Por la mañana, el hougan François lo embarca en un navío rumbo a Argentina. En Buenos Aires consigue, a través del programa de ayuda a refugiados haitianos, un trabajo de sereno en una constructora.    Todos los meses, después de recibir el pago, Jean Aristide se acerca a la oficina de Correos Argentinos y hace un giro postal hacia su patria a nombre de François, el bokor que lo ha esclavizado. La chica que siempre lo atiende piensa que el silencioso Jean Aristide debe ser una buena persona, porque nunca se olvida de sus parientes en Haití.    ¿Como siempre a nombre de François, don Jean?, le pregunta la chica, pero Jean Aristide, el zombi, apenas asiente con un gesto silencioso de cabeza.                                                                                 Fin. 
  ¿De dónde vienes, amor, que me provocas este temblor de estrella, esta agonía que sin querer me sube por las piernas?   Cómo has llegado si cerré las puertas y dejé de soñar con las auroras, te vienes y caminas en mi cuerpo y no sabes de mí más que mi sombra.   Déjame que enajene mi cordura que aparte de mi cama estos cuadernos Hay un libro de Borges en la almohada y un silencio que a veces me preocupa.   He olvidado mis miedos, ya no lloro guardé mi corazón en la nevera pero sé cómo estar de primavera para el hombre que viene hasta mi lecho.
   Guillermo Enrique Hudson hijo de padres norteamericanos,  nació en agosto de 1841, en Argentina, en una hacienda en la localidad del gran Buenos Aires, donde hoy se encuentra el Museo que lleva su nombre, ubicado  en Ingeniero Allan, partido de Florencio Varela, a mitad de camino entre la ciudad de Buenos Aires y La Plata. Allí transcurrió su infancia, en un permanente idilio con la naturaleza. A los 34 años debido a una enfermedad, viaja a gran Bretaña, donde se establece hasta su muerte, en 1922 A los 44 años comienza a escribir su vasta obra literaria donde reivindica los paisajes rioplatenses, la vida gauchesca  y su relación con la fauna y la flora, a través de su estudio y observación con una visión ecológica y fascinante casi mística, que llevo a decir  a Joseph Conrad, “Hudson escribe como crece la hierba”. En 1904 escribe Mansiones Verdes, la novela de Hudson de mayor éxito en Inglaterra, incluso en Estados Unidos, y que aún hoy es de consulta en el sistema educativo. Mansiones verdes es una obra de una gran belleza sobrenatural, donde el autor busca un personaje que integre, finalmente, al hombre con la naturaleza, Abel es un muchacho venezolano que huye de la revolución para salvar su vida, y convive con los indios de la Guayana, donde conoce a Rima, la niña pájaro, un personaje, según los críticos, único en la historia de la literatura, Abel se enamora de Rima, que pertenece a una raza extinta, se comunica con los animales, habla un idioma que suena como el canto de los pájaros, ella se diferencia de los indígenas del lugar, porque protege a los animales y evita la muerte de estos a mano de los salvajes. Hudson la describe como un ser de una levedad etérea, que aparece y desaparece, de un modo extraño, representa el nexo con la naturaleza en estado puro, Abel es la civilización, y en el transcurso del relato, esta dicotomía, demuestra que, finalmente el progreso de la civilización  corrompe  toda fuente de felicidad y pureza. Los indígenas le dicen a Abel que Rima es hija de Didi, la diosa del río, y la ven como una enemiga que actúa en contra de su cultura. Rima salva a Abel de la mordedura de una serpiente, y lo lleva a conocer a Nuflo, su abuelo. Se establece una relación donde el autor desarrolla su admiración por la naturaleza y su amor por Rima, en un lenguaje delicioso donde integra a ese ser con el paisaje, y la vuelta a un mundo sin maldad, de un idealismo fascinante. Rima quiere conocer el país donde murió su madre, para encontrarse con su identidad, y parte en compañía de Abel, pero al no encontrar a nadie, regresa sola presa de una gran tristeza. La influencia indudable entre ambos personajes, tan disimiles, logra que Abel se aísle de la sociedad y Rima se vuelva vulnerable, y esto desencadena la tragedia. Rima muere quemada por los indios que la consideraban un espíritu maligno, y Abel toma venganza exterminando a la tribu. Esto demuestra finalmente la imposibilidad de una convivencia ideal entre el hombre y la naturaleza.   Esta novela afianza a Hudson como el gran escritor  de la naturaleza y su visión ecológica, rescatando el misterio de la selva en las márgenes del río Orinoco,  y el avance implacable de la civilización, en una historia de amor inolvidable. Como dijo Edgardo Dobry, “Esta novela sigue irradiando una luz muy pura, que no ha perdido un ápice de su fresca novedad”   Mansiones Verdes, fue llevada al cine, en estados Unidos, dirigida por Mel Ferrer, y protagonizada por Audrey Hepburn y Anthony Perkins, en el año 1959.          
04.06.02 Dedicado. Se podría decir que en tu obra artística hay un querer y un cariño que no puedo descubrir, hay secretos, hay magia y por su puesto hay mucha belleza. En realidad me es muy difícil explicar lo que quisiste expresar, tengo una mente abierta para lograr expresar muchas cosas, pero tu arte es diferente, tu arte es perfecto, tu arte es como la flecha de un guerrero, la cual es lanzada con rabia para que este se de a entender y gane su respeto, tu arte es la flecha y tú la guerrera, yo soy la persona que te ha dado su respeto. Mi inspiración es solo viento furioso ya que se da a entender por su violencia y forma de expresarse, pero tu arte es un viento con calma, es aquel viento tibio que rosa tu rostro por las tardes, es un viento fresco y helado que es difícil conocer, pero llama tanto la atención que al respirarlo inspira querer. Marcela, tu obra es el viento tibio que sopla con calma en dirección al este y por siempre será el viento que limpió por un momento mi interior. Marcela en mí siempre habrá cariño para ti…
Dedicado.
Autor: Jonathan Ibarra 
En: Poesía 
12 Lecturas
    Alguna vez fui de luz y primavera me movía dichosa por el cielo Tuve un amor de calesita, y era un damasco la lluvia de mi pelo   Mi cuerpo aromaba a nomeolvides, jugaba con el viento y las espigas, Cántame otra canción, para que olvides que me viste llorar... ay, no lo digas.   No lo digas, mi niña, las mañanas tenian ese olor a fruta y rosas Los sueños anidaban las ventanas   Hoy me quedan mis versos y mis cosas y a veces sin quererlo, tengo ganas de perseguir como entonces, mariposas.  
NOMEOLVIDES.
Autor: María Ester Rinaldi 
En: Poesía 
11 Lecturas
24.05.02 No creo nada. Me contaron que la chica con la que ando se besó con una persona, le pregunté y obvio que me lo negó a pies juntos, pero la verdad no le creo a nadie, quizá la palabra de alguien que vio me servirá y no la de cualquier persona, sino una de la cual yo pueda confiar. No creo nada y la verdad no me interesa, prefiero quedarme tranquilo y no darle importancia, si fue realidad y ella me miente, bien, si se aburrió de estar solo con mis besos no me interesa, ya que también lo he hecho en un pasado, no con ella aun, pero lo hice y no puedo sentirme mal por una tontería. Y si solo fue falso, si solo fueron rumores, ya tampoco me importa, porque ya me pase películas y eso me tiene medio afectado. Ella me prometió que no me iba a joder, pero cómo confiar en una persona, si ni yo puedo cumplir lo prometido. Esta es una nueva forma de pensar, este es mi nuevo desinterés, ahora ya son pocas las cosas que me pueden dañar.
No creo nada.
Autor: Jonathan Ibarra 
En: Poesía 
11 Lecturas
  E & E Mini novela La vida está llena de sorpresas. Te veo preocupada, pálida, pensativa, ¿puedo saber qué te preocupa? Desahógate y descansarás. Gracias amiga, eres mi paño de lágrimas, sé que eres prudente con los secretos que te cuento.  Anita, bien sabes que somos cinco hermanos unos son felices, pero Emilio y yo somos la burla de la familia, nunca me llaman por mi nombre, Elisa, sino por los apodos que me tienen: Margaritón, burro, don silviu, Juanito, lulito, potra, hasta tú me llamas potra y, por desgracia, mi hermano Emilio también es bruto. Perdón amiga, no sabía que te llamas Elisa y, ¿el apodo de Emilio? A él lo llaman “Purgante”, a Teresa, a Lola y a Alfredo no los apodan, los llaman por sus nombres, son los inteligentes. ¿Y por qué? Pues, porque Emilio es bruto y yo no soy inteligente, casi todo lo digo al revés. Si me mandan comprar 20 panes donde la vecina, voy a la tienda y digo: señora pan, véndame veinte vecinas, si me dicen échele azúcar al café, echo café a la azúcar, me pongo las medias al revés, mi mamá me dice que le alcance las gafas y yo le alcanzo los zapatos, no sé qué me pasa, todo me distrae y sólo cometo burradas, lo que si hago bien es pedir lo que quiero comer. Me regañan, que no muevo los ojos, por pereza. Lo triste no me entristece y lo alegre, no me alegra, no rindo en mis estudios tengo que repetir los cursos en el colegio. No me gusta tener amigas, sólo tú, que eres la única que no se burla de mí. Bueno amiga Elisa te prometo reflexionar sobre tu problema, todo tiene solución, ya verás que con el tiempo todo será mejor. Ahora cuéntame ¿qué pasa con Emilio? Él se parece a mí, es peor, todo lo entiende mal a pesar de ser mayor a mí- Precisamente, ayer mi hermana Lola le mandó una cachetada por ofenderla, ¿cómo la ofendió? No la llamó ´por el nombre, la llamó Pilar Ternera, ¿por qué? porque los inteligentes muchas veces comentan sobre la novela “Cien años de Soledad” y repiten ese nombre. Emilio pone cuidado, pero no entiende y ha cometido cualquier cantidad de burradas. A Lola la llama Pilar Ternera, a Teresa la llama Rebeca, le dice: ¿no le da vergüenza orinarse en la cama? y a Alfredo lo llama Arcadio, entonces, ellos se disgustan, lo insultan, le prohíben que hable y no le permiten que nos acompañe a la hora del almuerzo, tiene que almorzar en la cocina, además porque Emilio se dedicó a cavar la tierra del patio, buscando oro, dañó matas y dejó desorden, no valió que dijera, que buscaba oro para regalar a la mamá y a las hermanas, lo tratan de bruto, lo humillan y se burlan ¿Y tus padres no los defienden? No, ellos dicen: “qué vergüenza tener hijos brutos”, no nos permiten estar en las visitas, nunca nos compran ropa, tenemos que usar lo que ya no les sirve a los inteligentes, a nosotros no nos pagan estudios, porque perdí primer año de bachillerato, Emilio estaba en segundo de bachillerato, pero los profesores se quejaban de su indisciplina, era insoportable, mis padres lo retiraron del colegio y lo castigaron, no volviendo a matricularlo en ningún colegio ¿En qué trabajan tus padres? Mi padre es plomero y mi madre es costurera ¡Aja! Y tus hermanos inteligentes ¿qué hacen? La mayor va en tercer semestre de contabilidad, Alfredo va en segundo semestre de arquitectura, Teresa cursa primer año de derecho, Emilio no está estudiando, yo tampoco.  Bueno Elisa, fíjate que Emilio también les tiene apodos a los inteligentes, jajaja, qué buenos apodos.  Cuéntame, ¿tú y Emilio se llevan bien? Sí, pero casi no nos hablamos. Emilio vive pendiente de lo que hacen los inteligentes, a veces quiere intervenir en lo que ellos comentan, cuando escuchan la grabadora sobre esa novela, pero ellos humillan a Emilio y, a él le da rabia que no lo dejen escuchar, procura esconderse y seguir oyendo, porque le parece chistoso lo que oye, y eso sí me comenta… lo que se habla en la grabadora, me encanta,  he aprendido a buscar oro, cavando la tierra, he aprendido a elaborar jarabes, quisiera hacer lo que ellos hacen, casarme, tener hijos, tener varias mujeres, pero que no se sienten sobre el fuego cuando se asustan, porque no cuentan cómo les queda la cola, ni cómo se curan, como si eso no doliera. Me gustaría hacer magia como el gitano para arreglar los problemas y que Pilar Ternera me consintiera, porque ella si sabe hacer felices a los hombres y, no entiendo la razón del disgusto de Lola cuando le dije Pilar Ternera, no sé por qué me pegó, si debería gustarle, puesto que el señor que oigo de la grabadora, piensa bien de ella, dice que no es prostituta, que es buena, que enseña a ser felices a los hombres. También me llama la atención algo que oí, y me gustaría hacer espejos con el hielo o diamantes, aunque no sé qué es eso, pero debe ser algo bonito, porque los inteligentes hablan de chivos y eso me gusta. Verás Anita, oigo lo que Emilio me comenta, pero no entiendo ¿qué será eso de espejos y chivos, me pasa como a ti, mucha risa. Bien Elisa, tú y Emilio necesitan estudiar más para entender. Sería bueno que Teresa le explicara a Emilio quien es nuestro compatriota Gabriel García Márquez, el tiempo que duró escribiendo la novela, la razón de haber ganado el premio Novel de la Literatura y que adelanten la lectura de la novela hasta el final, para saber cómo fue el final de los personajes y de la obra, pero para comprender es necesario estudiar y leer. Elisa, ¿por qué los inteligentes pasan el tiempo comentando los Cien años de soledad? Porque a la que estudia derecho le dejaron de tarea comentar la novela y los inteligentes repiten, y comentan, en cambio a mí, no me interesa esa novela. Elisa, ¿puedo saber tu edad y la de Emilio? Ayer cumplí diez y seis años y Emilio tiene 19 años. Increíble, imaginaba que eras de más edad, me alegra conocerte personalmente, igualmente quisiera conocerlos a todos ¿ellos dónde están? Mi padre trabajando, mi madre en un taller de costuras en otro barrio y Emilio en la calle con los amigos. Bien Elisa, termino la visita, otro día nos volveremos a ver. Ay amiga, quisiera que no te fueras, hemos sido amigas, por línea equivocada desde la distancia por teléfono, sí Elisa, pero debo asistir a mis clases de italiano, siento dejarte sola, mañana te llamo y hablamos, chao… 2 No imaginé que Elisa viviera en un barrio de invasiones, cómo es posible que los padres de Elisa no vivan mejor, cómo si pueden pagar el estudio de los hijos, o tal vez por pagar estudios no pueden vivir mejor, talvez no les alcanza el dinero que ganan, no es fácil alimentar cinco hijos. Este sitio es peligroso, difícil marchar a la altura de una montaña, menos con zapatos de tacón alto. Voy bajando con miedo de resbalar, el viento desordena mi cabello, levanta mi falda, puntos de arena cierran mis ojos. Seguiré este pedregoso camino, imaginando avanzar en un auto, frenando y acelerando despacio hasta llegar a mi casa. No alcanzo a llegar al Centro Colombo Italiano, será mejor llegar a la ruta de buses, esperar un taxi, destino a mi casa. Han pasado dos horas pensando y recordando los problemas de la familia de Elisa. Cuánta ignorancia, cuánto egoísmo, cuanta pobreza, cuánta injusticia. desahogaré mi preocupación con lluvia de ideas, hay mucho que pensar.  Llegué a mi casa, me esperaba mi hermana, me ofreció chocolate y tamal, agradecí, pero no pude comer, el cansancio me agotó, quedé dormida, no obstante, es como si no hubiese salido de la visita con Elisa,  En sueños veía a Elisa llorando, los padres regañando, las hijas ignorando la situación. Amaneció y no fue un dulce despertar, la lluvia, el fuerte viento, el silbido y ruido de tejas desbaratadas me aturden. Esta tormenta es como los problemas familiares de la familia de Elisa, ¿estoy despierta? ¿será una pesadilla? No, no es pesadilla, hay aroma de café, debo pasar al comedor a desayunar, me ducharé, pediré disculpas a mi familia por la demora. Se mezcla el café, el pan y los huevos con preguntas y respuestas, hasta terminar de relatar a mi familia el resumen de problemas de mi amiga Elisa. Mi familia promete solidaridad para con mi amiga. Llevo buen tiempo sentada en el sofá de la sala, pensando en lo que espero del futuro. Mi trabajo en el colegio de mi madre, mis clases de idiomas y de guitarra y ayudar a mi amiga Elisa. Tomo mi agenda, escribo lo que debo enseñar en el curso cuarto de primaria, presentar en el ministerio de educación el libro de diarios, asistir a las clases y ordenar las estrategias para ayudar a Elisa y Emilio Lo primero es ofrecerles mi amistad con amor, generosidad y cariño[LRdL1] . Visitaré de nuevo a Elisa, para conocerlos a todos. El día de mi cumple años, invitaré a toda la familia de Elisa a un almuerzo muy esmerado, sabiendo que a Elisa le gusta la buena comida. Arreglaré bien mi casa, especialmente, la mesa del comedor bien adornada, luego los invitaré a escuchar música, a todos los trataré con mucho cariño, les haré preguntas para lograr que ellos hablen más que yo, a todos les gustará hablar. Poco a poco quiero ganar el cariño de ellos. En dos visitas más, a todos los he conocido. Todos llegaron muy cumplidos el día de mi cumpleaños, me obsequiaron un collar de fantasías. En el puesto de cada uno coloqué un mini ramito de pequeñas florecitas y dulces envueltos en papel pergamino y en el pergamino un escrito; con mi puño y letra “Gracias por tu compañía, te amo”. Todos leían el pergamino y sonrientes me agradecían. Elisa pidió que le repitiera el almuerzo, comía con agrado, mientras los demás se burlaban de ella, entonces a todos les repetí los platos como a Elisa y ella se sintió mejor “Pobrecitos, viven hambrientos como yo” -les dijo, en burla- Pasaron a la sala y para romper el hielo me preguntaron la forma como preparé los deliciosos platos y ese fue el tema. Luego, Lola ayudó a partir la torta, Teresa sirvió el vino. Fue una agradable celebración de cumpleaños. Se cumplió el inicio de mi plan de ayudar a esa familia. Han pasado unos meses y he logrado que me tomen cariño, ya me invitan a sus reuniones, me cuentan varias cosas, me atienden, manifiestan que me quieren. Así las cosas, ya puedo tratar de ayudar a resolver los problemas de la familia. Ayer pude hablar en confianza con los padres de Elisa. Pregunté ¿cuál de los hijos o hijas es más consentido? El papá dijo: Alfredo es el más inteligente, la mamá dijo: Teresa, es inteligente y detallista, a Lola también la queremos por inteligente, pero es de mal carácter ¿y Emilio? –pregunté- Ese es ave negra en la familia, ¿por qué? Es bruto, me da vergüenza presentarlo como hijo, comete muchas burradas y nuestros amigos preguntan que de quién heredó ser bruto, la verdad es que ni sabemos a quién heredó. ¿Y Elisa? Ella también es bruta, nos hace reír y enojar, lo único que le gusta es estar comiendo, como lo demostró en el almuerzo de su cumpleaños, ¿recuerda?, bueno; todos repitieron, igual que Elisa. Es verdad replicó la mamá. El papá insinuó seguir con un café y escuchar historias de mi vida, pues, no la hemos dejado hablar. Está bien, serví los tintos y conté algunas anécdotas, los hice reír. En mi familia somos tres, mi hermano Rodrogo es el mayor, sique Isabel y yo soy la menor, la insoportable, los otros dos son formales. Recordé lo que en mi agenda escribí: “No debo mostrarme como ser ejemplar”. Debo dialogar con los hermanos universitarios de Elisa y Emilio, con ellos es más fácil entender la importancia de un cambio en los comportamientos familiares. Invité a los inteligentes a mi casa y dialogamos sobre temas que propuse.        Amigos, los admiro por inteligentes y por tal razón creo que será fácil entendernos. El tema es sobre Elisa y Emilio. Si ustedes consideran a esos dos hermanos como seres brutos, ¿No se han puesto en los zapatos de ellos? ¿están seguros de que son brutos? ¿No han analizado, que si es verdad que son brutos, no tienen culpa? Es como si se nace sin belleza física, no hay culpa, o que tal que no sean brutos, o que las burlas y apodos los Haya minimizado. ¿Qué opinan? Lola, Nos da risa las brutalidades de ellos, nos hacen reír y enojar, pero la verdad, no me he puesto en los zapatos de ellos. Teresa, yo tampoco. Alfredo: Anita tiene razón, sólo nos interesa nuestra propia vida. Creo que hemos sido injustos con Elisa y Emilio. Lola, Alfredo dice la verdad, en nada ayudamos a Elisa y a Emilio. Teresa dice: Lo más importante es recapacitar la opinión de Anita sobre nuestros errores con los hermanos menores. Anita, ¿cómo sabes que apodamos a nuestros hermanos menores? Porque soy amiga de Elisa y ella me cuenta sus sufrimientos y los de Emilio. A ellos les duele mucho que ustedes se burlen, que no los llamen por sus nombres, que no les den ropa nueva y lo peor que no les hayan perdonado la pérdida de los años de primero y segundo de bachillerato y se les agote la posibilidad de progresar. Pienso que el sufrimiento de pérdida de un año en bachillerato duele más que el castigo de los padres, conozco muchos estudiantes desesperados por perder el curso de bachillerato. Hay padres que se dan cuenta del sufrimiento del hijo, analizan el porqué de esa pérdida, dialogan con ellos los perdonan, hacen que vuelvan a estudiar, que repitan el curso y ellos, mejoran, no vuelven a perder cursos, progresan, logran ser universitarios y buenos profesionales. Otros padres castigan, no perdonan y los hijos quedan estáticos, sin más estudios, sin progreso, se convierten en sometidos, conformes, obedientes, otros se vuelven rebeldes, buscan malos amigos y hasta buscan drogarse. A ver mis queridos amigos ¿qué opinan? Lola, ¿qué opinas? Pues, tu comentario me deja preocupada, llevas razón. Alfredo, ¿qué opinas? Opino que debemos dialogar con los hermanos menores, saber que piensan y cómo se les puede ayudar. Teresa, ¿qué opinas? Opino que es necesario un cambio en la familia, que todos y cada uno, -como bien dice Anita-, nos debemos poner en los zapatos de ellos, escucharlos ayudarlos y apoyarlos. Muy bien amigos, ¿qué proponen? Lola, propongo pedirles perdón por nuestras burlas y ofensas. Alfredo, propongo, dialogar con ellos, ser cariñosos y comprensivos, ayudarlos y apoyarlos. Teresa, propongo hablar con nuestros padres, reflexionar con ellos sobre los problemas sufridos por nuestros hermanos menores, resolver los problemas con amor, generosidad y sentido común. Muy bien, de mi parte propongo que dialoguen con sus padres, para solucionar los problemas de Elisa y Emilio. Descubran sus talentos apoyen, ayuden y trátenlos con mucho amor. Les agradezco mucho su presencia, su atención, y espero volvernos a reunir para saber que se ha logrado y en qué puedo ayudar. 3 Pasaron unos cuantos meses, sin que todos los planes propuestos se cumplieran. Emilio protesta, no quiere ser molde de los demás, que Anita no lo presione a ser como ella quiere, dice: es mi vida, no la de ella, quiero ser yo, vivir donde tenga libertad. Elisa piensa que vivo vagando en la calle con amigos, no se imagina que he trabajado cuidando carros, que he sufrido rechazos con los que hacen lo mismo, me dicen que tengo que usar uniforme y pedir permisos. Cambié de trabajo, limpiando los vidrios de los carros, vendiendo limpiavidrios y repuestos. Aumentaron mis ingresos económicos. Nadie imagina lo que pienso, ni lo que quiero, como bruto. Vi que arriendan una habitación amoblada, hablé con el dueño, dijo que debo cumplir con el pago de la renta, preguntó que cuántos son mis ingresos, le parece que no alcanzo a pagar esa renta, pero llama a un señor y le dice: Le tengo el cliente preciso para que le arriende una habitación, dice que soy pobre, pero buena persona y buena pinta. Me aconseja que sea aseado y cumplido. Da la dirección de ese otro señor, busco y encuentro la dirección hablo con el dueño y acepta mi traslado dentro de un mes.  Guardé en mi morral unas mudas, cerré la puerta de salida de mi casa, dije chao, seguí hacia la dirección del señor que renta la habitación. Quiero ser independiente. Lo mejor ha sido tener ahorros, nada de copiar lo que otros hacen, nada de dormir en el aeropuerto, robar, inventar mentiras. El señor que renta la habitación, parece ser buena persona, ojalá todo salga bien. Me extraña la belleza de esta casa, en conjunto cerrado. La señora que me recibe me conduce a la habitación que rentan, está amoblada, con televisión, se ve amplia, una cama grande cubierta de bellas cobijas, paredes adornadas con cuadros, un espejo grande y un baño muy blanco y limpio. No sé dónde descargar mi morral, la señora me indica que lo deje en el closet, dice que el dueño ya viene a recibirme. Así es el señor aparece, me saluda cordial, explica advertencias que debo cumplir. De mi bolsillo tomo la billetera, saco los billetes que tengo listos para pagar el primer mes de arriendo, el señor dice que permanezca un mes aquí, si me gusta me recibe el pago de la renta. Suena el celular del señor, parece que habla con el que recomendó que viniera aquí. Dice: si ya llegó, no, no he dicho nada, será más tarde con más confianza, sí, parece tímido, sí ya veremos, le comentaré todo, se despide. Saco mis cosas de mi morral, las dejo en orden y digo: es hora de ir a trabajar, un momento dice el señor, usted no necesita trabajar en la calle, aquí se le da trabajo, pero antes tiene que recibir un curso de liderazgo, aprender cosas nuevas, manejo de computador, verá unos videos que le enseñarán cómo debe actuar. “Siento desconfianza” gracias señor, pero prefiero que reciba el dinero de la renta, quiero seguir en mi trabajo diario, no me gusta el encierro, agradezco su oferta, pero no la acepto. Ya verá jovencito, no puede salir de esta casa sin que llene las preguntas de este formato, porque es necesario saber quién es usted, así que le dejo esa tarea, vuelvo en dos horas, ya tendrá que haber respondido las preguntas, me entregó los papeles y salió, cerró con llave la habitación. Sentí como un baldado de agua fría que corría por mi cuerpo, me recosté en la cama, tomé el esfero y los papeles, los leí: Mi nombre y apellido, mi edad, nombre de mis padres, si tengo hermanas y cuántas son, la dirección y barrio donde vivo, mi lugar de trabajo, cuánto gano, diez nombres de mis amigos y el número de sus celulares, mis deportes favoritos, mis gobernantes preferidos, mis comidas preferidas, razón por la cual busqué rentar una habitación, nombre de 12 familiares y amigos, mis gustos, si fumo, si consumo drogas y otras preguntas. Maldita sea ni siquiera tengo celular para llamar a alguien. Recordé tantos casos peligrosos que vi en tv. y escuché del radio… tocan la puerta, no pude abrir, parece ser la señora que me recibió, dijo en voz baja, pobrecito le enseñarán a mentir, nada más dijo. ¿Me enseñarán a mentir? Pues empezaré a mentir en mis respuestas. Me llamo Roberto Roa, tengo 16 años, soy huérfano de padre y madre, no tengo familia ni amigos, vivo como los gitanos, en diferentes lugares. En este momento vivo en un caserío sin nombre ni nomenclatura, trabajo en la calle vendiendo diferentes cosas, a veces gano $8000 mil pesos mensuales, a veces más, no me gusta ningún deporte, no sé quiénes son los gobernantes, ¿Mis gustos? Dormir y comer mucho, fumo cigarrillos, si tomo pastas para el dolor de muela, las personas que hablan conmigo dicen que soy muy inteligente, busqué rentar una habitación porque donde vivo la gente es mala. Listo ya respondí todo ¿qué seguirá? ¿por qué ese señor cerró la puerta con llave? ¿Por qué dijo, parece tímido?, dijo que después pregunta con más confianza, ¿Será que me van a mandar llevar y traer mariguana? Prefiero que me maten, no lo haré. Qué vaina, no poder contarle a Elisa lo que me está pasando. Regresó el señor, abrió la puerta, dijo: ¿listo? Sí señor, soy doctor y seré su patrón, nada de decirme señor. 4 ¡Aló!!! Anita, te llamo porque estamos muy preocupados Emilio desapareció, hace un mes, tomó su morral y dijo chaos, no volvió a la casa y todos estamos preocupados. ¿Hace 30 días y nada han hecho para encontrarlo? No sabemos qué hacer, no tiene celular, no sabemos dónde viven los amigos ¡Qué difícil! Elisa, hay que buscarlo en hospitales, pedir ayuda a la policía, mostrar alguna foto… no jamás le tomamos fotos, ni conocemos sus amigos. Antes de salir de la casa ¿pelearon con él? No, se veía bien. Todos tenemos que buscarlo como sea y donde sea, que nos ayuden en los medios de comunicación, daremos su nombre y suplicaremos ayuda a vecinos, en tiendas y en parques. Ya mismo voy a tu casa y les ayudo a buscar, gracias Anita tu ayuda es valiosa, te esperamos.   5 Han pasado seis años, aprendiendo mucho, me regalaron celular, computador, aprendí a manejarlos. Todos los días nos reúnen con otros muchachos y muchachas, nos dan conferencias, enseñan a conocer barrios, pueblos ciudades, personas importantes, gobernantes, artistas, casas, gentes elegantes, centros comerciales. Muestran videos de gente en juzgados, en indagatorias acompañadas de abogados, muestran debates en el congreso, al presidente en Facebook, funciones de los magistrados en las cortes, muestran clubes, casinos, paisajes, montañas, armas…  Todo interesante hasta aquí, pero lo que sigue no me gusta. Dicen el Patrón y el subcomandante “GER” y otros desconocidos, que la mentira está de moda, que unos países funcionan con mentiras, que quienes mejor mienten, son famosos, poderosos y millonarios. Hacen ejercicios para saber cuál de los que nos reunimos goza del arte de mentir y premian al mejor. He recordado que mis padres y hermanos decían que soy bruto, eso aquí me parece ventajoso, nadie imagina que mis datos son mentirosos, pienso que es mejor que sepan que soy bruto, así no me obligan como a otros que les dan buenos trabajos, con excelentes ganancias monetarias, pero expuestos al peligro, enseñan a enfrentar a los peligrosos, a la defensa, a manejar armas, a calumniar, a secuestrar, a torturar, muestran videos de personas a las que hay que dañarles la imagen con mentiras, hay que secuestrarlas, hacerlas sufrir, amenazarlas a muerte, torturarlas, para callar a quienes denuncian los delitos cometidos por el tal “Patrón” que me rentó la habitación, el tal “GER” y un grupo de sus amigos y amigas corruptos, que quieren aparentar que son excelentes personas. Quienes logren mejores mentiras y fechorías ganan más dinero, viajes, se vuelven poderosos. Como no demuestro ser avispado, más bien medio bobo y medio bruto me mandan simplemente a ser falso testigo, lo he venido ejerciendo, sólo así he ganado mucho dinero de poderosos que me pagan bien. Lo malo es que de tanto hacerlo cada día miento mejor, pero siento miedo de que me maten, como a otros ya les ha sucedido, además siento lástima de mis víctimas, pobrecitas sufren mucho, aunque nos hayan enseñado que debemos ser sangre fría, tranquilos y orgullosos de nuestros actos, no lo siento así. 6 Después de mucho buscar a Emilio, sin resultados, el tiempo permite disminuir la angustia, no del todo. Los cambios en la familia de Elisa han sido increíbles. Cambiaron de barrio y de casa. La madre del hogar tiene su propio taller de modas en su misma casa. El papá, compró un auto de segunda. Lola consiguió novio y calmó su mal carácter, ya trabaja en su profesión, vive alegre e ilusionada. Teresa no quiso seguir estudiando derecho, le parece que casi ninguno de sus compañeros es consciente de la importancia del estudio de las materias, sólo les importa mantener las notas necesarias para continuar, sin verdadero conocimiento, no investigan, no se interesan, viven más una vida social que una vida de estudiantes. ¡Increíble!!! Siendo tan interesante la obra de Gabriel García Márquez: “Cien años de Soledad”, sólo a seis de los compañeros les interesó leer, interpretar, analizar, entender y disfrutar, los otros compañeros leían unas 10 hojas y nada más. Continúa Teresa diciendo que algunos profesores desilusionan, no permiten preguntar, exponen algo sobre los temas, sin importar si quedó claro o no, prefieren a los hijos de ministros o poderosos. Cuando menos se piensa dicen, saquen una hoja y respondan sobre un tema desconocido, no respondemos bien y nos califican mal, otros coquetean con las compañeras y ellas responden. El profesor de penal si es excelente, es interesante recibir esas clases, esas casuísticas que despiertan interés e intervención de los alumnos. También desilusiona la actitud del presidente del curso al calificar como el mejor de los profesores a los que regalan las notas. A mí, no me quieren porque discuto, contradigo y rechazo a los malos profesores. Para mí el mejor profesor ha sido aquel que nos cuenta los errores que cometió cuando empezó a ejercer la profesión y el esfuerzo que hizo al seguir estudiando, investigando y practicando su trabajo. Estoy de acuerdo con ese profesor en el sentido de que, aprender del trabajo, es la mejor práctica y el mejor conocimiento es la investigación.  Sinceramente no me gustó llegar a ser abogada, el estudio es interesante, pero ejercer la profesión es distinto, como enfrentar a los corruptos, los falsos testimonios, el no cumplimiento de la ley. Estudio filosofía, es lo que más me interesa. Alfredo si está feliz con su estudio de arquitectura, pasa noches enteras haciendo maquetas, trabajos hermosos, además investiga los trabajos de arquitectos famosos, vive ilusionado y con ganas de ser original en sus trabajos. Ha sido felicitado en la universidad.  Después de escuchar dichos cambios Ana preguntó varias veces: a Elisa que es lo que más le gusta hacer, ella siempre dice “nada” por fin un día dijo que le gustaría ser bailarina, pero no de valet clásico, sino de salsa. Ana se preocupa, Elisa debe terminar bachillerato y estudiar alguna profesión como los demás hermanos. No es justo dejarla en la ignorancia en esa condición vivirá confundiendo la verdad con la mentira, lo bueno con lo malo. No se debe confundir la ignorancia con la brutalidad. No me parece bruta Elisa, no sé Emilio, no lo he tratado.    7  Ya no sé si me llamo Emilio o Roberto, no aguanto más este trabajo, aunque gane mucho dinero, aunque viva cómodo, aunque reúnan lindas chicas, tomemos licor, den libertad de bailar con chicas que acosan a comprometernos al acceso carnal, esas viejas me fastidian sólo me gusta Amira, ella es linda, es la única que no acosa, al contrario, yo la acoso, ella es tímida, me hace recordar a mi hermana Elisa que es tímida y se cree bruta. Estoy enamorado de Amira, yo la miro, ella me mira, quiero abrazarla, no me atrevo, por fin bailando la acerco, ella se retira, pero poco a poco acepta, estrechamos más y más nuestros cuerpos, nuestras mejillas, nos miramos fijamente hasta unir nuestros labios, besarnos, acariciarnos, beber licor, desearnos apasionados, nos hizo felices y, así nació nuestro gran amor. Queremos vivir los dos, pero eso si no lo permiten nuestros jefes. Aunque me cueste la vida, -como dice la canción-, quiero ser libre, vivir con Amira, odio este trabajo, quiero saber de mi familia. Lo difícil es desaparecer sin que se den cuenta. Habiendo aprendido a mentir mejor, he dicho que estoy feliz con el trabajo, pero pensando la forma de aislarme, lo he intentado y nada. Cargo mi billetera con dinero y tarjetas de crédito, por si me puedo volar de ese conjunto residencial en que vivo con los corruptos.  Mañana tengo que ser testigo de falsedades en la Corte Suprema de Justicia, en contra del demandante que acusa al Patrón como autor intelectual de delitos de lesa humanidad. Siento desesperación de tener que calumniar, he pensado toda la noche como volarme, no estaré solo, ¿cómo hago? Seguiré pensando hasta que amanezca, ojalá con alguna buena estrategia. 1. Ir al baño y ver si hay ventana por dónde escapar, 2, entrar al ascensor, bajar del tercer piso al primero, ir a la calle y tomar el primer taxi que pase. 3 hacerme el loco y que me lleven a una clínica y de allí volarme. Nada más se me ocurre y ya amaneció. Ya en la Corte empieza el interrogatorio, no me puedo concentrar, no respondo como me indicaron, me equivoco, muestro videos que no debo mostrar, van muchas preguntas, mucho tiempo, me absorben los nervios al temer que se me olviden algunas de esas calumnias ¿qué pasará?, ¿interrumpo el interrogatorio?  no quiero que el que me vigila se entere de nada, busco la manera de alargar mis respuestas, para arreglar mis contradicciones, pido disculpas y suplico que me repitan el interrogatorio por sentir un fuerte dolor de cabeza. De malas, en vez de alargar el trabajo lo acorté, se suspende el interrogatorio, lo aplazan para otro día. Salgo apresurado, por las escaleras, el vigilante me llama, Roberto… corro hasta ver un taxi. Mientras paraba el auto, me alcanzó el vigilante del trabajo, me detuvo, no dejó que ocupara el taxi, me trató muy mal, preguntaba el porqué de mi actitud, respondí agitado y algo agresivo. Tengo dolor fuerte de cabeza, no pude responder bien el interrogatorio, el vigilante no me creyó, dijo: de ser verdad no correría, al contrario, permanecería inmóvil, solicitando un remedio. Le va a costar caro, Ya conoce el recinto sombrío donde surge el castigo y la tortura ¿verdad? No me joda, póngase en mis zapatos, sí, me quedaré sin trabajo, sufriré la pena y no me importa, prefiero morir, no me hable más, que sea el Patrón quien me castiga, usted sólo vigila, maldito sin sentimientos.  En la oficina del patrón, el vigilante relató lo ocurrido más unas cuantas calumnias, el patrón tomó el celular, se comunicó con uno de los abogados que lleva sus casos, comentó lo ocurrido en la Corte con Roberto y ordenó al par de muchachos que se retiraran de la oficina, al vigilante le extrañó que el Patrón no ordenara castigar a Roberto. Al día siguiente el abogado se dirigió a la Corte, leyó las respuestas de Roberto sobre el interrogatorio, solicitó le compulsaran copia de lo actuado. “Grabe problema”, la prueba testimonial y los videos favorecen a la parte demandante, se dañó todo lo actuado en la contestación de la demanda. Y claro, era de esperarse, el abogado poderdante del demandante presentó a la Corte un memorial bien sustentado, en el que demuestra la verdad de los hechos de la demanda, cuyas pruebas contundentes y testimoniales coinciden con las de Roberto; involucran al Patrón, al “GER” y a varios que organizan grupos criminales. Son visibles las mentiras, calumnias, secuestros, torturaras, muertes y formas de negar. Según el testimonio de Roberto pagan bien a los integrantes del grupo criminal, que previamente reciben instrucciones de expertos, ven videos y películas de criminales, que son verdaderas escuelas del crimen. El Patrón, el “GER”, el grupo de criminales y los abogados se reunieron para buscar soluciones: ¿matar a Roberto? No, sería lo peor, ¿torturarlo? Es lo que merece, pero de nada sirve, ¿Amenazar a los magistrados de la Corte a matar a sus familias o a ellos para que demuestren que somos inocentes? Si, buena idea. Se adelantó “GER”, el que recomendó al Patrón que le arrendaran la habitación a Roberto y dijo: tengo la solución, mi hermana está casada con uno de los magistrados de la Corte, ella nos hará el favor de lo que propongamos. Los demás integrantes del grupo, también comentaron ser de la familia de jueces, fiscales, procuradores, registradores, notificadores contralores… no obstante el Patrón dijo: no conviene involucrar a nuestras familias, lo mejor es: amenazar y cumplir “billete o muerte” y que las sentencias sean a nuestro favor ¡quien quiere morir! Aceptarán por dinero o por miedo de morir, así lograremos nuestras propuestas, “GER” dijo: sí, pero no faltan los opositores que nos denuncien a nivel internacional, a “esos” no se les puede amenazar, también son poderosos y tienen importantes pensantes, inteligentes, aunque les hayamos dañado la imagen, tienen muchos seguidores que protestan, nos acusan, nos atacan y, entonces ¿qué hacer con Roberto?¿Matar a la mamá, al papá y a la familia?, Patrón dice: pero él es huérfano, vive solo en un caserío sin dirección, entonces hay que torturarlo, dejarlo sin alimento hasta que muera de hambre, ¡buena ideal ¿verdad? sólo es dar la orden y ya 8 ¿Me atrevo a volarme?  los corruptos no saben nada de mi vida. Mis mentiras piadosas sirven de mucho, castigarán a los vigilantes   no les conviene matarme, ya nada pueden negar puesto que mostré videos que los comprometen y son pruebas contundentes de corrupción, deben estar asustados ¿Qué les pasará a esos corruptos? ¿qué me pasará? Ya es hora de proceder, llevan mucho tiempo reunidos, no les importa lo que yo haga en este momento, es la oportunidad de volarme, no puedo salir con maleta, debo salir con mi cédula, billetes, la tarjeta de crédito. Dejo mi celular para que piensen que estoy cerca. Listo, aprovecho este momento en que el vigilante está en el baño, salgo despacio… los otros vigilantes no se dan cuenta por estar mirando futbol en la tele… ¡Ya en la calle!!! no veo venir taxi, pero si bicicletas bici – taxi, tomo una, sin saber a dónde pedir que me lleven, si, al barrio Ricaurte, luego, en taxi hasta donde se pueda iniciar camino a casa de mis padres. Voy subiendo y subiendo a pie por la montaña, llego a la casa de mis padres ¡no puede ser!!! ya no vive nadie, es un rancho abandonado como los otros ranchos. Va oscureciendo y la lluvia está cubriendo mi cansancio, mi angustia, mi soledad, mi hambre, hay animales, corro peligro de que me ataquen. No tengo ni una maldita linterna, dejé mi celular, lo único es bajar por la montaña hasta llegar a ese pequeño pueblo llamado “El Delirio” Bueno, mis zapatos son antideslizantes, voy dejando mis huellas en estos barros. Pensar que las huellas de mis padres y hermanos se habrán borrado en el fondo de este camino, ¿dónde estarán ellos? qué van a imaginar que voy bajando, casi resbalando bajo la lluvia, equilibrando los pasos para no caer en el barro, llevo más de dos horas, recordando el destino que, no era el mío, fue obligado por el Patrón, pero lo que siga, no será mi destino, será lo que yo decida, buscar a mi familia y encontrarlos me hará muy feliz. ¿Cuánto tiempo duraré relatando lo que viví en esos años lejos de mis seres que se burlaban?, pero me amaban, ahora los valoro, los amo. Tantos recuerdos y pensamientos dejan pasar los minutos sin darme cuenta que a lo lejos ya se ven las luces que iluminan la torre de la iglesia del pueblito, ¡qué bien!!!, ya falta poco camino… 9 Maldito Roberto ¿dónde está? ¿Cómo es posible que los vigilantes digan que no saben dónde está ese traicionero? Dicen que debe estar cerca porque dejó la maleta, el celular, la ropa y otras cosas, debe estar escondido en alguna parte, por miedo, ya sabe que será torturado y que lo mataremos. Hay que empezar por torturar a los vigilantes, por irresponsables y que otros vigilantes sigan buscando al traicionero. Por desgracia ese desgraciado de Roberto mostró videos de nuestros planes, para secuestrar, robar, matar y aunque por miedo a nuestras amenazas estemos libres, lo malo es que esos videos circulan en las redes sociales, figuraremos como los más peligrosos narcotraficantes, verán nuestras fotos, nuestros diálogos, lo bueno es que descalificarán a las Cortes, a los juzgados, en fin, a todos los amenazados como estúpidos, ineptos. Pero patrón, que importa que digan lo que quieran si lo importante es que estamos libres y cumpliremos todos nuestros planes, podremos dar de baja a los que nos atacan, no sin antes dañarles la imagen, tiene razón “GER”. Han pasado días, semanas, meses y no aparece el maldito Roberto, increíble ese tipo parecía feliz en este trabajo, era un poco raro, no tenía amigos, era callado, pero obediente. En las noticias dicen que un muchacho joven apareció muerto en un parque cerca de aquí, puede que ese sea Roberto. Sería lo mejor, evitaríamos investigaciones no convenientes. Los comentarios de la gente confirman, que se trata de Roberto, que se suicidó y claro no aparece el arma que aquí se le dio. Bueno Patrón de todos modos hay que seguir buscando a ese muchacho y no olviden que mañana tenemos que ir a votar por nuestro candidato presidencial, claro, madrugaré a dejar mi voto.   10   Qué alegría, hacía mucho tiempo que nada sabíamos de Anita hasta hoy que nos encontramos en el teatro Colón, la vi desde el escenario, ella también me vio, mientras danzábamos, hizo señal de saludo y yo también. Terminada mi actuación de bailarina me dirigí al lugar donde se encontraba Anita, ella me abrazó, Elisaaa, te felicito, cumpliste tu sueño de ser bailarina, yo vi en los anuncios de noticieros que hoy te presentarías en este teatro, me sentí feliz, no podía faltar a tu debut. Anita, jamás imaginé encontrar aquí a la amiga que solucionó nuestros problemas familiares. Te casaste, te aislaste y no volvimos a saber nada de ti. Bueno Elisa, cuéntame ¿cómo están todos? Pues Emilio no volvió, hemos sufrido su ausencia, ojalá aparezca un día, los demás vivimos separados, cada uno en su hogar, con sus familias, mis padres están solos, nos visitamos con frecuencia, tengo muchos sobrinos y, tú Elisa ¿estás casada? No Anita, no me gusta, mejor no me interesan las relaciones amorosas con nadie, vivo entregada a la danza, empecé con salsa, luego al valet y viajo mucho, ¿pero el trato con tu familia? Claro que mi familia es lo principal, mis sobrinos son como si fueran mis hijos y a mis padres los invito varias veces a viajar conmigo. Elisa te invito a mi casa, quiero que conozcas a mi hijo Daniel. Gracias Anita, pero no es posible por ahora tengo que reunirme con mis compañeros y la directora, para celebrar nuestros éxitos en varios países, dame el número de tu celular y nos ponemos de acuerdo el día que nos podamos reunir. Listo Elisa, saludes a tu familia, claro todos nos reuniremos cuando se pueda.   11   Llegar a este pueblito “El Delirio” es una bendición, pero todo el comercio está cerrado, no tengo reloj ¿qué hora será? El cansancio me domina, veo a media luz, un para-sol, tres asientos y una redonda mesa, serán por esta noche, mi casa, mi cama, mi cobija. ¡Qué descanso! De qué sirve el dinero y la tarjeta de crédito que tengo si nada puedo comprar, mi vestido empapado de agua, mis zapatos embarrados y mi cabeza escurriendo agua es lo que recibe este lugar, pero bueno, qué descanso poder sentarme, sin saber por cuántas horas… pensar y pensar… De qué sirvió enamorarme de Amira si la tengo que olvidar, ella fue la única que me brindó felicidad, no podrá olvidarme, aunque viva en ese trabajo con prostitutas, ella estaba allí obligada, quería retirarse para vivir conmigo ¿Cuál será el futuro de ella y el mío ya separados? Los corruptos me estarán buscando, no me encontrarán, viajé lejos, no saben dónde buscar… ¡increíble! Un pajarito sobre mi cabeza me ha despertado con un pio, pio. Lo tomo en mis manos lo acaricio y le agradezco que me despierte, el sol alumbra la iglesia y el parque. El pajarito quiere volar, lo dejo libre. Se acerca una señora policía, me mira mal, claro estoy sucio y trasnochado. La agente hace varias preguntas, le cuento la razón de mi cansancio y le pregunto si hay hotel en este pueblo, dice que sólo hay uno y me indica la dirección. Antes busco un almacén donde vendan tenis, yines, camisas y ropa interior, compro lo que necesito, voy al hotel, me hospedo, me conducen a mi habitación, me ducho, desayuno, vuelvo a la habitación me acuesto, de vez en cuando me despierta un ronquido y sigo durmiendo y roncando… He permanecido en este hotel más de un mes, volviendo a nacer, deseando encontrar a mi familia, hace quince días compré un celular, nadie me llame, pero, por Internet puedo buscar mi familia. A todos he buscado y no los encuentro. Todos los días recuerdo a cada uno de mi familia, se burlaban de mis burradas, me encantaba escuchar lo de la grabadora de García Márquez, claro nada entendía debido a mi ignorancia, ahora entiendo después de lo mucho que aprendí en el computador que me dieron los corruptos, hice curso de inglés, aprendí historia de importantes personajes, investigué todo lo que llegaba a mi pensamiento, soy bruto, pero con buenos conocimientos que me dejan comprender lo que Ana aconsejaba, los chistes de Elisa, por falta de concentración y conocimiento, tantas veces se burlaban de ella por decir y hacer las cosas al revés. Si ella aceptó los consejos de Ana ya hará bien las cosas. No sé si mis hermanos de verdad eran inteligentes o estudiosos, mis padres ignorantes, pero juiciosos y honestos en sus trabajos. Seguramente cada uno de mis hermanos se habrá casado y mis padres envejeciendo. He pensado mucho sobre la forma de encontrar a mi familia, me martilla una solución medio chistosa, ¿me atrevo, o no me atrevo? Sí, no dudaré más, así lo haré…   12.   Increíble, no puede ser que haya ganado la presidencia ese idiota de Santiago, nadie daba un peso por él, era más posible que ganara ese que tanta campaña hizo. Perdimos nuestro voto, lo seguro era que ganara nuestro candidato, habiendo invertido tanto dinero más la estrategia de asustar a los campesinos, a los ignorantes ciudadanos, creyendo que se volverán como los infelices de otros países, si esas mentiras las creen. Entonces ¿qué pasó? Pues patrón ahora que ganó ese idiota del Santiago, no se sabe la estrategia de ellos cuánto diéramos por saber esos secretos. No sea imbécil “GER” qué importa saber los secretos de ellos, lo importante es pensar  en lo que debemos hacer para que no nos ataquen, cómo defendernos, cómo fastidiarlos con maldades, usted si es mucho pendejo, piense con inteligencia, no en bobadas, pero Patrón, no se enoje, cómo que no me enoje, carajo, usted es pendejo, no sería raro que se volteé, que no luche, que admire a los enemigos,  pero patrón cómo no reconocer  que si Santiago ganó, es por ser, fuerte, inteligente, poderoso, dominante,  no es el idiota que creíamos, que vaina, ante tantos votantes a favor de Santiago, nada podremos hacer. Tendremos que seguir con mentiras, calumnias, lo malo es que la gente ya no come cuento. Pues, ahora el idiota es usted, no merece pertenecer a nuestro grupo de valientes, Patrón, merecemos la derrota, ya era hora de que la mayoría de la gente descubriera nuestros delitos. Mire desgraciado, lárguese, adule, arrodíllese, bese los pies, aguante humillaciones, ofensas desprecios que es lo que merece. Bien ex patrón, me siento orgulloso de salir de este antro. Usted, “GER” es otro traicionero como Roberto, lárguese y escóndase, ya sabe lo que le espera.    13 Una solución para encontrar a mi familia puede ser producto de un pensamiento bruto, pero con buen sentido de humor. Suena chistoso, pero efectivo. Es concretar el chiste de mi hermana Elisa: “Señora Pan, véndame 20 vecinas” Abrir una tienda, conseguir una señora vendedora, vestirla de pan rollo, y 20 vecinas. No, muy difícil, conseguir 20 vecinas que presten servicios, tendría que pensar la clase de servicios: peluqueras a domicilio, conductoras de autos, damas de compañía, mensajeras, todas con práctica, repartir porcentaje de las utilidades para todos. No eso sería muy difícil ¿compartir modos de ser con 21 mujeres? No. Otra solución: 1. una sola señora vendedora vestida de pan, fácil. 2. Nada de señoras de carne y hueso no, mejor mini señoras hechas de los mismos materiales de los maniquíes y vestirlas con elegante ropa[LRdL2] , bien…  buena idea, las puedo manejar como yo quiera, comprar, vender, cantidad y calidad. Pero… ¿Conseguir la señora vendedora que acepte vestirse como un pan rollo? Tal vez, pagando bien. La señora que lleva mi desayuno a mi habitación del hotel, ella es simpática, no es fea, amable, a veces me cuenta sus alegrías y tristezas. A ella le estaré contando mis planes, si veo que le parecen bien, me atreveré a proponerle que sea la señora pan, pagándole buen sueldo. En este pueblo hay un señor que hace bellas muñecas y bebés en plástico, yeso y porcelana, es el preciso que quiero que haga a las vecinas. Mi idea es que gusten los mini maniquís, lo principal es el diseño de modas, vecinas vestidas muy elegantes. Mi mamá que ha elaborado bella ropa, podrá dedicarse a elaborar lindos modelos y el vestido parecido al pan de rollo, mi madre será mi mejor colaboradora si la encuentro.  Quiero abrir la tienda en este pueblo pequeño, El “Delirio” pero grande en artesanías, atraer turismo con la creatividad. Pienso que para encontrar a mi familia antes de abrir la tienda debo hacer publicidad con el nombre de la tienda, que indudablemente atraiga a alguien de mi familia. El nombre de la tienda debe ser: “LA SEÑORA PAN, VENDE VEINTE VECINAS” A mucha gente le parecerá raro el nombre de la tienda, pero mi familia pensará que soy dueño de la tienda y vendrán, eso espero. Por fortuna tengo dinero suficiente para invertir en la tienda. Ya están elaboradas las mini-vecinas. La señora que sirve desayunos en el hotel, aceptó ser la señora pan, ya compré el local para la tienda, está bien decorada, también compré mi casa de un piso y bello jardín, compré telas, botones, adornos, pieles, cintas y más cosas. Hace doce días publiqué el negocio, pero nadie ha venido. ¡Qué sorpresa!!! Ana ya vio la publicación de la tienda en Facebook, pide la dirección de la tienda, le mandé un mapa que la ubica. Ana manda un mensaje: PRÓXIMO DOMINGO GRAN ENCUENTRO FAMILIAR. Hoy es martes, empiezo a sentir que se prolongan los segundos, los minutos y los días, qué ilusión poder sorprender a mi familia de manera positiva. Hoy es viernes, sólo faltan dos días para que sea domingo- “Anoche vi en televisión que el Patrón y su equipo de corruptos van a la cárcel, por pruebas contundentes de corrupción. Gracias a mis confusiones, que resultaron efectivas y maravillosas” ¡ES DOMINGO!!!  Dos de la tarde. No puede ser: Una fila de carros ocupan una cuadra, frente a la tienda, es mi familia, la emoción me deja inmóvil, van saliendo de los carros muchas personas, primero veo un viejito bajito, corcovado, con sombrero y bastón, es mi padre, mi madre se conserva joven, Lola, alta, flaca, morena de ojos vedes, con su esposo y sus hijos, igual Teresa, bajita, blanca, cachetona, Alfredo, alto tiene un tic en un ojo, parece coqueto, Ana, mediana estatura, trigueña, bonita. Son muchos: Padres, tíos, abuelos, hijos, nietos, primos sobrinos, cuñados, suegros, todos me quieren abrazar, se confunden abrazos, manos, besos, saludos. Los curiosos del pueblo chismorrean, palpita fuerte mi corazón, todos hablan al tiempo. Las campanas de la iglesia los callan, miran pasar mucha gente con coronas, es un entierro.  Invito a mi familia a que conozcan mi casa, les ofrezco las onces de bienvenida que preparé. Les cuentos mis proyectos con la tienda. Ana no está de acuerdo con la idea de los maniquís, le parece mejor la idea de las vecinas prestando servicios, ese sería buen negocio, a las vecinas les gustaría encontrar trabajo y como bien dices, todos ganarían dinero en porcentajes. Además, tu mamá elabora ropa para gente grande, no para maniquís pequeñitos. Tienes razón, pero lo original me gusta y es más fácil vender muchas mini-maniquís elegantes, que sean novedad, que soportar a veinte señoras diferentes, además, con esta idea vivo tranquilo, me preocuparía mucho tratar negocios con muchas mujeres. Ya las mini-maniquis están listas, bien elaboradas, falta vestirlas  Mi mamá promete elaborar la ropa de las pequeñas maniquís y el vestido parecido al pan en su color y forma con las telas que compré. No imaginé que mi madre se ilusionara tanto, quiere hacer vestidos de novia, de calle, de fiesta, abrigos, faldas, ropa de veraneo. Piensa atraer a la gente con bellos modelos, de los más chic, para señoras y señoritas. Presentar desfiles de modas, hacer mucha publicidad con ropa pequeña para que los maniquís muestren distintos modelos Mi padre promete ayudarme en todo lo que se ofrezca, todos me felicitan, me apoyan y me quieren ayudar. Descubro que Ana quedó viuda y luego se casó con mi hermano Alfredo, tienen dos hijos. La única que no vino fue Elisa, por hallarse en un país lejano, pero promete venir en un mes y darnos una sorpresa. Luego los invité a conocer la tienda, les encantó, aplaudían y me felicitaban, también les gustó el pueblo. Mi papá y mi mamá vendrán a vivir a mi casa. Todos me preguntan si estoy soltero, enseguida les presento a Fabiola, la que va a ser señora pan y también próximamente mi futura esposa Todos se alegran, nos felicitan y regresan a sus casas. Han pasado dos años, la tienda es un verdadero éxito, vienen muchos turistas, les encantan las pequeñas maniquís, he tenido que mandar hacer muchas más, esa venta ha resultado mejor que la moda. El pueblo “Delirio” es de gran atracción turística. Mi madre se dedica a elaborar toda clase de uniformes y ropa para varias personas, tiene clientas, pero nada de lo que soñaba, sin desfiles, lo mejor ha sido la ropa que elabora para las maniquís, por la cantidad de compradores tiene que coser mucha ropa pequeña hasta mi papá ayuda a cortar las telas. Ellos viven ocupados y felices. 14 Ahora es Elisa, quien promete próxima visita familiar en un mes. Insinúa que todos alisten elegantes vestidos para ceremonia matrimonial, quiere contraer matrimonio en la iglesia del pueblito “El Delirio” y la reunión en la casa de Emilio. La sorpresa que promete, será presentar al novio oculto el mismo día del matrimonio. Le llueven llamadas a Elisa suplicando que presente ya al novio, ella quería sorprender, pero ante tanta súplica de días y días se expresó así: ¿Recuerdan el día del almuerzo donde Ana? Ese día Rodrigo, el hermano de Ana, no se reunió con nosotros, pero pasaba por los lados de la sala, me miraba, no nos lo presentaron, no obstante, un día, después del almuerzo yo llamé por teléfono a Ana, ella no estaba, respondió el hermano, dijo que por referencia de Ana me conocía y que el día del almuerzo me conoció en persona, así que tuvimos extenso diálogo, también como Ana quería mi amistad, seguimos siendo amigos sólo en audio, aunque decía que le gustaría que fuéramos novios, pero yo jamás, pensaba que fuéramos novios, porque Ana le debe contar que soy bruta y todas las burradas que cometo, sería causa de burla y no de amor. Seguimos de amigos hasta el día del matrimonio de Ana con Alfredo. En el momento de la celebración bailó conmigo todo el tiempo, me propuso que fuéramos novios, yo también estaba enamorada de él, acepté, pero me daba vergüenza que Ana supiera, creía que a ella no le gustaba que su hermano fuera mi novio, entonces supliqué a Rodrigo que fuéramos novios sólo por teléfono, cosa que causó risa a mi pretendiente, ¡No, cómo se te ocurre Jajaja!!!, pues por un tiempo mientras pensamos mejor la forma de anunciar nuestro noviazgo, así será mejor, nooo, de una vez, sin embargo, aceptó, pero por poco tiempo. y todos los días hablábamos por audio, nos mandábamos besos. El me llamaba muñequita, yo lo llamaba mi Ro-Ro. Él era feliz cuando yo le contaba que le hice caso a Ana de estudiar bachillerato y danza, él me estimulaba, me felicitaba y me rogaba que me dejara ver.  Por fin lo invité a una presentación de danza en un buen teatro. Terminada la función, lo busqué nos vimos, me regaló un bello anillo de compromiso, me preguntó si aceptaba casarme con él, acepté. A Rodrigo se le ocurrió que nos casáramos el mismo día en la misma iglesia, a la misma hora del matrimonio de Emilio con Fabiola.  sorprender a la familia, puede ser increíble. Tendremos que consultar. La propuesta sorprendió a la familia, pero fue aceptada. Comenzó el alistamiento, la mamá a elaborar dos vestidos de novia y vestidos de fiesta para las invitadas, nada para hombres por no saber cómo se hace. Por tal propuesta el tiempo no alcanzaba para el alistamiento de todo, no quedó más remedio que prolongar las bodas por tres meses más Parece increíble, todos los habitantes del pueblo se entusiasmaron de asistir a la misa, entonces sería una misa campal, decoraron el pueblo con flores, adornos, llenaron las calles de festones, pétalos de rosas rojas y rosadas, de globos. Ya todos se conocían y así se celebraron las dos bodas: A la llegada de los novios y sus familiares al pueblo, fueron recibidos con la marcha nupcial, de la banda del pueblo, aplausos, lluvia de arroz y el famoso canto “Que vivan los novios, viva la alegría”. Ya en calma el sacerdote se ubicó en el altar que tenían preparado. Se inició la misa, luego lo acostumbrado en los matrimonios, con pajecitos, damas de honor, padrinos e invitados. Nuevamente, se escuchaba música gregoriana, mientras el sacerdote procedía a casar a los novios. Ya se podían besar, aplausos, fin de la misa. Los novios e invitados siguieron a la casa de Emilio, lugar de celebración de la fiesta. Terminada la fiesta, ese mismo día, los invitados regresaron a sus casas, los novios salieron de viaje. El pueblo quedó en silencio, reviviendo en sus mentes la alegría de los habitantes del pueblo y deseando felicidad a las dos parejas. FIN                                                [LRdL1]  [LRdL2]
  En la lóbrega habitación el silencio apenas es quebrado por el leve arrastrar del grafito del lápiz sobre el papel. Detrás del cuerpo encorvado sobre el escritorio, muy apretujados los unos a los otros, lo vigilan La Muerte, algunos fantasmas, otros tantos muertos vivos, zombis, mosntruos impensables y demonios. Siguen con suma atención, palabra tras palabra, el transcurso de la trama; vigilantes a que su amo, H. P. Lovecraft, no se olvide de ninguno.                                                                                 Fin. 
<< Start < Prev 1 2 3 4 5 Next > End >>