Categorias
Recientes Más Leídos Mejores Calificados Más Comentados
De: Hoy Esta semana Este mes Siempre
Imagen
Defraudado.
Autor: carlos reyes navarrete 
En: Ensayos 
44 Lecturas
Imagen
Esta soy yo.
Autor: Constanza Reyes 
En: Ensayos 
27 Lecturas
Vivo una pesadilla aplastante, aplastante como la verdad que enfrento hoy. Estoy aguantando la situación, no puedo hacer otra cosa que aguantar. El mundo ha perdido su magia, el sol no da calor, la oscuridad y el silencio son mis nuevos mejores amigos, existe un grito desesperado dentro de mí que no puede salir, que nunca podrá salir, solo morirá como todas las cosas que están destinadas a hacerlo, mi destino es este, ya no habrá salvación, no puedo seguir soñando, aunque lo intente. Dios dame la fuerza.
triste realidad
Autor: Robert Vogt 
En: Ensayos 
11 Lecturas
                                                                                Septiembre o9 de 2019   El ruido de la máquina era una constante de cada día, cuando Clarita hacía rítmicos movimientos con sus pies al poner en marcha el pedal de metal entretegido que formaba rombos mientras ella hacía girar con su mano una rueda que tenía una correa de cuero en cada tramo de la costura en ropa de hombres, mujeres, chicos, grandes.. ¡No importaba cuan pesada era esa máquina , ni cuantas veces debía ponerle aceite cuando se trababa!..¡No!, no importaba porque ella era fiel a su vieja máquina de coser , a la que decía no la cambiaría "ni por todo el oro del mundo", ni aun siquiera "ante un paredón de fusilamiento".Durante el día, Clarita se daba maña para atender su hogar:esposo y cuatro hijos, sumado a esto, la tarea de la casa que le demandaba mayor atención:que limpieza; que la cocina; que el lavado de ropa..¡y también las costuras que le encargaban y debía terminar!- Por las tardes sentaba a sus hijos alrededor de la mesa y los hacía trabajar con las tareas de la escuela, o los hacía dibujar copiando lo más exacto posible aquel super héroe o aquellas hadas y princesas de los libros de cuentos que la escuela les prestaba...O también animales de la selva que en los cuentos estaban-Cuando a su esposo lo habían indemnizado del trabajo, en aquellas durísimas épocas  del cierre de los ingenios azucareros, con honorable orgullo , Clarita mantenía su hogar con lo que ganaba de costura que no era muy mucho pero para ella ¡era una fortuna!.A veces le pagaban con verduras, con huevos o con alguna gallina  a lo que ella agradecía con una sonrisa que iluminaba los malos momentos económicos y nadie, ¡pero nadie los notaba!.Cuando el ingenio le cortó la luz eléctrica, ella confeccionó un mechero con una mediana botella que tenía una tapa de corcho y puso su interior un poco de kerosenne e introdujo un cañito hecho de chapa que cubría con un retazo de camiseta a la que predía fuego y la llama duraba unas horas.Nunca hizo notar a su familia ni allegados que sufrían careciendo de muchas cosas básicas en el hogar. ¡No se quejaba!. ¡No comentaba!..La pobreza económica era profunda, pero la riqueza del alma, su fe y la esperanza que sus hijos estudiaran eran  el máximo axioma a alcanzar en su vida., esa misma fortaleza hacía que ella imaginara castillos en el aire con cada pedaleo que daba en su ya gastada máquina de coser en el recorrido de las costuras con prolijos trancos de hilos.Al llegar la noche, la máquina se hacía sentir a pesar de que ella trataba de no hacer ruidos y cuando el alba despertaba a sus hijos para ir a la escuela, Clarita se encontraba firme en su silla con sus trazos de costura. Alguna vez le habían preguntado si no se había acostado a lo que ella respondió:__"Acabo de levantarme..Yo te he ganado___" La sopa, el guiso y el pan casero eran el manjar de cada día; la hortaliza que ella misma trabajaba le proveía de : zanahoria, lechuga, tomate, cebolla...¿Milanesas?. ¡No!, no podían darse ese gusto.Tal vez alguna vez...Muy de cuando alguna vez pero así y todo, ¡eran felices!.Los hijos habían terminado la primaria y la secundaria. Seguir una carrera, ¡imposible!! porque no había medios para que  ellos pudieran acceder ya que debían viajar o instalarse en la ciudad, y no se mostraban con muchos deseos porque habían empezado a tomar seria conciencia de la crisis económica con la cual habían llegado hasta donde pudieron.Felipe, el tercero entre los hijos en rueda de amigos había expresado sus deseos de seguir una carrera para  planificar y construir casas: en una palabra quería ser Arquitecto. Su madre había escuchado esta conversación notando en expresiones de su hijo un gran dejo de tristeza al decir:___"....pero yo no voy a poder seguir, no me pueden costear la carrera__"Clarita escribió una carta a su tía, hermana de su padre , que vivía en San Miguel de Tucumán, capital,porque ella, su tía  tenía hospedaje para estudiantes. Al responderle le dijo que Felipe sí podía estar allí, que le cobraría el mes por adelantado, que debía ser el pago puntual, que Felipe deberá adaptarse a normas y reglamentos de la pensión; que no haría ninguna diferencia entre él y los otros pensionistas, que esto, que lo otro, que ustedes; que yo...En fin!!, cientos de condiciones.Felipe se instaló allí.Con el  tiempo resultó ser una gran sorpresa para esa tía: joven refinado, educado, prolijo en su vestir, excelentes modales, muy adaptado a norma y pautas de convivencia, excelente alumno universitario, ayudante de cátedra por sobretodo ¡muy querido y respetado por todos los que estabn en la pensión!.Clarita enviaba o llevaba puntualmente lo del mes. Llevaba también para los gastos extras , como compra de algún libro o insumos de uso personal .Felipe, en esas ocaciones abrazaba y besaba a su madre mientras le decía que cuando se reciba de arquitecto ella sería la primera en estar y también sus hermanos  al recibir al  título.Así pasaba el tiempo. Días...Meses...Años y con tremendo sacrificio de su madre porque ya había perdido a su esposo. De repente, cuando Clarita viajaba para verlo mientras llevaba el dinero, Felipe ¡oh casualidad!, siempre estaba ocupado.En una de esas tantas veces su tía le informaba que ese día en que había llegado su madre, Felipe debía rendir un importante examen y que se había ido a la facultad. Ante el apuro por volver al pueblo, a su casa  ese mismo día, Clarita comenzó a caminar y llegó hasta la universidad donde lo iba a encontrar.Allí, en un patio frente a unas aulas se encontraba su hijo en ruedas de amigos muy animoso, sonriente , feliz. Ella se había acercado con gran timidez pero muy emocionada diciéndole:__"¡Hijo, que alegría me da verte contento hijo querido!__"Se había acercado tratando de bajarle el rostro para darle un beso en su mejilla pero él, Felipe la retiró con seriedad alejándola y les dijo a sus compañeros:__" Amigos...Es la empleada de la señora dueña de la pensión donde yo estoy parando___"Clarita saludó y se retiró sin darse vuelta..Caminó hasta la terminal repitiéndose a sí misma:__"Se ha equivocado, claro que sí..Seguro que estaba nervioso por el examen__"Durante todo ese año, el más largo para Clarita porque su hijo ya no le venía como otros fines de semanas , ni noticias tenía de él..Cuando viajaba ya ni lo veía , pero ella continuaba día y noche sentada al frente de su máquina de coser para que nada le faltara a su hijo que muy pronto sería ARQUITECTO.Pero el tiempo siguió, hasta que una mañana en que Clarita esperaba a una clienta para medirle su vestido, el que usaría para su casamiento por civil, tomó el diario que estaba sobre la mesa y vió esa noticia en primer plano:"EL ARQUITECTO FELIPE ALVAREZ FLAMANTE EGRESADO DE ESTA UNIVERSIDAD NACIONAL SERÁ PREMIADO EN FRANCIA POR SU GRAN PROYECTO DE DISEÑO DE CASAS MODERNAS EN UN BARRIO RESIDENCIAL. EN LA FOTO SE MUESTRA CON  SU SEÑORA ESPOSA, SU SUEGRA Y CUÑADAS QUIENES LO ACOMPAÑARÁN A SU NUEVO DESTINO EUROPEO ...."El AMARGO SABOR de las lágrimas que tocaban sus labios era más fuerte que el desgarro que  Clarita sentía en su corazón mientras éste latía sin darle tregua a tanto dolor. Dolor que se vestía de silenciosa y sangrante humillación  causada por su hijo el ARQUITECTO ,quien había recibido su título entre gente extraña mientras ella sentía orgullo de brindarle todo lo que él necesitaba, sin importar aquel ruidoso andar de su vieja máquina de coser. Clarita lloraba..Pero más lloraba aquella ilusión, la que se vio partida en pedazos y la que guardaría para siempre en secreto dentro de su corazón...                                       Raquel Cristina Zurita
Amargo sabor..!
Autor: Raquel 
En: Ensayos 
7 Lecturas
Las Mascotas En Las Camionetas Pick Up.   Muchas veces cuando queremos salir de paseo, nos queremos llevar a nuestras mascotas, pero como son muy inquietas, no lo hacemos, tenemos la camioneta pick up, para subir atrás a nuestro perro o gato, pero no sabemos cómo decirle, que no se espante o que no se salte. Lo que podemos hacer es, decirle no verbalmente, a nuestra mascota, que vamos a salir de paseo y que queremos que nos acompañe, seguramente lo entenderá y si quiere ir con nosotros, nos lo dejará saber también, por eso el paseo podría llevarse a cabo sin contratiempos.  
<< Start < Prev 1 Next > End >>