Categorias
Recientes Más Leídos Mejores Calificados Más Comentados
De: Hoy Esta semana Este mes Siempre
La sociedad, en tanto y en cuanto se encuentra a la merced de pandillas que se adueñan de las mayorías  obteniendo el poder absoluto  (como brillantemente describía Ayn Rand en sus obras), es víctima del absolutismo que grandes conglomerados impongan. La lógica y análisis objetivo ofrecen una sencilla regla que explica por qué la dictadura de las mayorías es totalmente inviable y un acto humano autodestructivo: Si solo una minoría es realmente capaz y tiene un entendimiento considerable de la lógica, y a la sociedad la manejan las grandes mayorías (mayorías que, por antonomasia, son ilógicas o están menos capacitadas para dirigir el rumbo de una especie) ¿Cómo podríamos creer que la supervivencia es algo seguro en manos tan torpes e incapaces?  No es necesario plantear una distopía cuando la misma se vive en carne propia, cuando aquellos que gozan de entendimiento tienen que sosegar su vida a la incapacidad de un grupo que lidera no por méritos sino por su propia condición de grupo. Tampoco es algo extravagante, se vive en la política, en el trabajo, dentro de un salón de clase e incluso en el propio seno familiar. Incluso, si uno pecara temerariamente de entusiasta, podría creer que las decisiones de una mayoría no necesariamente apuntan a un lugar desfavorable para la raza humana, y de hecho en ciertos aspectos dicho planteo es real. El asunto problemático nace en los casos donde dicho planteo, por pura decantación y probabilidad, falla. Cuando las decisiones de la mayoría son ridículamente suicidas pero  nadie puede ir a contrapelo de ello porque, justamente, no ostenta el puesto de mayoría, solo ostenta ser una persona lógica (que, en nuestra sociedad, parece ser un acto de rebeldía natural).  Los rebeldes son aquellos que logran inmiscuirse en las ideas resultantes de la mayoría y logran ver más allá, ven el fallo y, en pos de hacer el bien, buscan salvarse y salvar a todos de una mala decisión. Como bien decía Joseph Goebbels “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”, las mayorías caen en lo dicho por el susodicho y esto es ciertamente peligroso. Si una idea logra instalarse y no se advierte a tiempo del peligro inminente que significa, dicho peligro se vuelve inevitable. Hoy reina lo políticamente correcto ¿No es esta potencialmente destructiva situación digna de representarse en una distopía? En efecto, lo es, pero hay un factor aún más doloroso de  esta cuestión, y que termina de coronar la situación como una problemática social enorme pero, a la vez, silenciosa (¿o silenciada?), veámoslo con ejemplos:  En los últimos años se ha popularizado una tendencia supuestamente en favor a las personas que padecen obesidad, la misma es la normalización absoluta de la condición de obeso y la negación de su calidad de enfermedad. El argumento, tan vacuo como quienes lo promueven, es una falsa promoción de libertad y respeto. Ellos se embanderan con palabras de bonita connotación para hacerse, poco a poco, con el apoyo popular. Sucede que esta tendencia no solo es absurda por su clara negación al empirismo absoluto, sino que además va a contrapelo de la verdadera lucha de los obesos para lograr que se los reconozca como enfermos (entre otras cosas para poder ser provistos de medicamentos y tratamientos en función de mejorar la condición de su enfermedad).   Hoy no es sorprendente ver a alguien en la televisión o cual sea el medio saliendo a decir que cada uno debe aceptarse tal cual es; esta última frase es sumamente peligrosa por su amplitud interpretativa. La aceptación, en efecto, es necesaria en uno mismo para poder quererse y vivir, pero sucede que la aceptación de lo que uno es no es inherente a la aceptación de como uno está. Incluso, si profundizamos aún más. La aceptación de lo que uno es en esencia debería ser el puntapié inicial para aceptar sus falencias y salir de la situación desfavorable en la que uno se encuentra (en el caso de este ejemplo, la obesidad). Promover la aceptación de una condición desfavorable (en términos científicos y médicos) es promover la no-salida de la zona de confort, es promover el estanque y el no-progreso.  Hay otro punto a analizar  que es ciertamente curioso, dicho punto es la doble moral absoluta de quienes defienden esta postura. Tal parece que la evidencia científica y médica no es relevante (o es menos relevante que la autodeterminación de alguien que sufre un trastorno) en algunos casos pero en otros su postura se da vuelta de manera repentina. ¿A qué me refiero? A que ante una persona que sufre de anorexia (un trastorno medico alimenticio al igual que la obesidad) la “libertad y respeto” no existe. ¿Cómo, ante casos opuestos pero con una raíz igual la postura puede variar tanto? Aquí se puede ver lo endeble del argumento. ¿Cómo algo tan ilógico puede tener verdadera y peligrosa relevancia en la sociedad? Adueñándose de la maleable mayoría, chantajeándola con discursos políticamente correctos e ideas de pseudomodernidad.  Suceden patrones similares en otros aspectos y fases de la sociedad, un caso también destacable es el de la discriminación. La concepción de las mayorías es anacrónica respecto a lo que se vive hoy en día. Seguir hablando en contra de la discriminación de sectores anteriormente excluidos pero que hoy ya forman parte activamente de la sociedad es un acto sin sentido. Muchas aristas surgen en consecuencia a este hecho, una de ellas es caer en la irracionalidad con el fin de seguir justificando la “defensa” de los sectores “excluidos”. No hay que profundizar demasiado para encontrarnos con personas buscando racismos de manera compulsiva con el fin de solidificar su postura hoy absurda. Pareciese que hacer un comercial basándose en datos que la propia sociedad suelta (en forma de análisis de mercado) es promover un supuesto estereotipo (¿no acaso el hecho que realmente un grupo en su mayoría haga una x acción impide que esa caracterización sea considerada un estereotipo?). Y aquí nace nuevamente la doble moral de los defensores de lo políticamente correcto; si “estereotipas” a un sector que en un momento era vulnerable ganas el odio de estos defensores de la “libertad”, ahora, si vulneras de manera sistemática a la figura del hombre-blanco-heterosexual, por dar un ejemplo sencillo, recibís el apoyo y admiración de este sector tan endeble, argumentalmente hablando, que es incapaz de ver la contradicción per sé que representan.  Los defensores de lo políticamente correcto, aún tras todo lo dicho en estas palabras, tienen un fallo de base muchísimo más grande y profundo: creen ser rebeldes, creen ir a contracorriente de lo normal cuando ellos rigen la normalidad. Hoy, la rebeldía no está en la corrección moral-ideológica, hoy la rebeldía está en la inteligencia, en la capacidad, y en lo políticamente incorrecto pero empíricamente aplicable/aceptable. Una sociedad obnubilada necesita de verdaderos rebeldes para poder recuperar la noción de la realidad, para no autodestruirse. 
La afable mentira
Autor: Damián Campos 
En: Ensayos 
14 Lecturas
Y ahora estoy aquí, en esta cama que solo me recuerda a ti. En la penumbra de la madrugada, cernida por un silencio torturante, me permito ser patética, todo lo patética que la luz y el orgullo del día no me consienten, acaricio las sabanas y me estiro, miro al techo, pensando que estarás haciendo, ¿dormirás? te extraño.Casi inconscientemente mis dedos fríos acarician mis labios, las yemas apenas rozándolos, se deslizan por mi mentón y terminan jugueteando en mi cuello, es solo una pobre imitación de tus caricias, me siento idiota por estar aquí torturándome con el dulce recuerdo de tu tacto, con esos mimos que ahora anhelo y me son negados. Si me vieras ahora, ¿que pensarías? Mi mente no deja de invocarte y mi corazón te llama a gritos, pero ahora estas tan lejos que temo jamas lo sabrás, pero esta bien, esta bien, porque he de olvidarte, debo hacerlo porque a todo le llega su tiempo y el nuestro juntos ya expiro aunque duela y una parte de mi siempre se quede junto a ti, he de olvidarte.Y ahora estoy aquí, suspirando y abrazando a la almohada, para llenar el vacio entre mis brazos, pero esta bien, esta bien, estaremos bien...
He de olvidarte
Autor: Edith 
En: Ensayos 
6 Lecturas
DISCURSO DE GRADO   Es un orgullo dirigirme a ustedes respetados asistentes, como representante y vocero de la promoción 2017 del INSTITUTO PSICOPEDAGOGICO JUAN PABLO II. Quisiera agradecerles por nuevamente depositar un voto de confianza en nosotros y acompañarnos en nuestro primer logro a nivel profesional.   Siendo graduandos recopilamos nuestro pensamiento de niños y reflexionando en ello recuerdo una frase que quisiera compartir con ustedes de el celebre científico Albert Einstein; ‘’ Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar el bello y maravilloso mundo del saber ‘’. Por lo tanto, quisiera gratificarles a ustedes padres, compañeros y profesores por compartir con cada uno de nosotros las enseñanzas, consejos, o una que otra charla en cualquier espacio común de camaradería, con esto, obteniendo como producto de la adición de diversos factores el inicio de el forjar a un grupo de jóvenes íntegros, cuya utilidad sea la participación activa y eficaz en la construcción y transformación de y para una nueva Colombia.   Es ahora cuando con total responsabilidad y madures, yo, en compañía de todos mis compañeros, tomaremos la dirección de este país, y lo reitero con entera confianza, dado que en cada uno de los graduandos presentes el día de hoy se encuentra aquel granito de arena que sumara en la permanente lucha por conseguir lo que en tan recordado primer día de escuela soñamos. Por tal razón nosotros debemos ser los lideres para aquellos infantes que aun empiezan a formarse integralmente, debemos estar dispuestos a conocer y aprender constantemente ya que de esta manera estaremos preparados para ser guías y ejemplo de aquellos que siguen nuestros pasos.   Desde mucho tiempo atrás, siempre soñé con dirigir estas palabras, sabría que seria un momento nostálgico para unos, alegre para otros, sin importancia para alguien más, pero es aquí donde encuentro la belleza del momento, esta mezcla de emociones me hace recordar el porque tanto anhele dirigir estas palabras y ese motivo son ustedes, porque creo en los demás, creo en la vida , creo en un cambio, creo en que esto tiene marcha atrás, creo en que este cuento tiene como lucharlo, creo en una Colombia en paz, creo en la democracia, simplemente nuestro hermoso país esta en malas manos, pero creo en ustedes y por eso muchachos, ánimos, despierten esa hambre de éxito, afuera de este auditorio nos encontraremos con una ciudad llena de oportunidades, de retos, de momentos duros, momentos de alegría, pero tengo fe de que en muchos años recordare nuevamente por qué tanto anhele dar estas palabras y con nostalgia pasara por mi mente cada uno de ustedes, porque si se puede, creo en el cambio.   El momento es ahora, docentes, padres, misión cumplida, cumplieron a cabalidad con su propósito, ahora empieza nuestra misión y la culminaremos de gran manera, es ahora el momento mas esperado por todos los presentes, tanto ustedes, como nosotros, nos esforzamos en gran manera, por llegar hasta aquí y poder decir en unisonó, ¡Lo logramos!, y junto a ustedes compartir este momento de felicidad es lo mas satisfactorio, porque al recibir este anhelado, tan añorado, tan llorado, tan sufrido, pero aquí en este momento donde recordamos alegremente tantas experiencias, amistades, quizás nuestro primer amor, y si, fue la mejor etapa de nuestras vidas sin subestimar las siguientes, pero fue allí, en aquellos salones donde cada una de nuestras cualidades surgieron a flote, donde aprendimos que debemos soñar, reír, compartir, ayudar, quizás así logremos una sociedad mínimamente mejor, por lo tanto esperamos como sociedad que ustedes y el gobierno, nos apoyen para no desperdiciar el talento desbordante de los jóvenes colombianos que deseamos una educación de calidad para cada uno de nuestros ciudadanos, de esto se trata la construcción de país que tanto deseamos.   Directivas, docentes, padres, compañeros y demás asistentes, es momento de culminar esta hermosa etapa en cada uno de nosotros, oficialmente seremos graduandos de esta gran institución educativa, solo resta por decir con un nudo en la garganta, gracias, éxitos en sus vidas, no olviden el sentido de la amistad, de la compañía, de la cooperación, del trabajo en equipo, y para finalizar agradezcamos a Dios por permitirnos llegar a este momento y con el corazón enardecido abrazar a aquella persona que siempre nos acompaño en este camino, y el día de hoy comparte con nosotros.   Muchas gracias. Dios los bendiga, y muchos éxitos. ¡Feliz promoción 2017!   JUAN ESTEBAN HERNANDEZ Estudiante de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia Sede Bogotá Agradecimientos al INSTITUTO PSICOPEDAGOGICO JUAN PABLO II Soacha/ Cundinamarca- Colombia
Pienso en una cuerda de guitarra y en que la belleza de su sonido radica en la profundidad del corte que realice en mi mano.Hoy la vida es distinta a lo que era ayer, huele a pus, sabe a flema y escucho una voz que dice: "aquí estoy pero no puedo salir", sentí terrible lástima y traté de no juzgar a esa pobre alma que se negaba a ella misma su propia libertad, pero luego me rondo en la mente una idea, en si era mi propia voz y mi realidad la que plasmaba esa voz, en si era el motivo por el que pensaba en putrefacción, en como mi otoño no enfría ni reverdece, no muere, solo agoniza y me sigo preguntando, ¿por qué me escucho pero no hablo? ¿cómo me mato?. 
Basurilla
Autor: C J D I 
En: Ensayos 
2 Lecturas
 La vida parece una llama que nunca va a dejar de dar calor. Pero cuando comienzas a acercarte, a observarla desde dentro, y a robarle poco a poco el oxígeno, esa llama que tan inmensa parecía, se consume a la velocidad de la luz, y lo que se hacía ver como algo eterno se convierte en algo que escapa de tu mano con solo un parpadeo. La energía que transmite el ser humano tiene una cantidad de colores y formas intangible. Muy pocas veces se puede encontrar un par que encaje a la perfección, no porque no existan dos que se complementen, sino porque conseguirlo es tremendamente aleatorio y complejo. Si encuentras esa energía que te hace reir, llorar, cantar, soñar, estremecerte, bloquearte, aprender, recordar, amar... Si encuentras esa energía que atrae a la tuya de una forma difícil de explicar, atrápala y no dejes que fluya en otra dirección... Porque aunque haya ocasiones en las que la unión pierda atracción y el color se torne gris, encontrar tu otra energía es algo que rara vez sucede en toda una vida, y su llama se apaga con cada aliento.   
Energía
Autor: Macca 
En: Ensayos 
2 Lecturas
No lo puedo negar, decir que te quiero es decir que necesito este borde, que me retuerzo cuando le paso el dedo, provocativo y peligroso. Quererte. Es como desear mi mal, porque contigo me siento menos, que no alcanza la piel ni el sentido.Si te pregunto donde estas, quien eres tu me preguntas, ¿qué hago aquí?.Ahí es cuando comprendo que si te tengo no te puedo amar, porque no eres mío y yo no soy yo, soy tus anhelos y tus dolores, un nectar dulce que te hace pensar en casa, sedante para un perdido que se buscaba en mi como yo en ti, porque cuando te pregunto quién eres y en dónde estás yo quiero saber a dónde me fuí y que me digas quién soy, que me hagas bella y me hagas vibrar, pero, si no puedo vibrar por mi cuenta, ¿cómo te haré vibrar a ti?.
Basurilla
Autor: C J D I 
En: Ensayos 
1 Lecturas
Cuando pienso en mis acciones lo hago de soslayo, esquivando las partes en las que a través de un silencio abrupto se encajonan como escombro los recuerdos, viendo mi pasado como presente y siendo en ausencia lo que el ocaso es para la luna, eterno acercamiendo deseando ser un fenómeno que entra en contacto. De esta forma broto como algo inevitable, dirigiendo mi pensamiento hacia el fondo, hacia el suelo que e de pisar, pero no hacia el cielo que descubre y cobija mi piel, de modo que la conciencia se convierte en un trago duro que deja en la saliva una sensación áspera llena de inquietud. Si toco mi piel es para recordar que sigo aquí y sentir que las formas que cobra la luna son solo ilusiones que pasan por un trayecto hasta poder vislumbrarla nuevamente en su forma completa, pero entre toda esa oscuridad aguardando disiparse se encentra mi cuerpo inerte, detenido ante el recuerdo, que a través de la negación legitíma esa conformidad, en un silencioso acuerdo donde mi ser deja de existir y paso a ser espectadora de mi propia vida siendo. 
Basurilla
Autor: C J D I 
En: Ensayos 
0 Lecturas
La cosa es que no me quieres, o no sabes como. Me has llevado tanto tiempo pero no sabes quien soy, no quieres verme porque podrías asustarte, descubrir tu propio desprecio, tus tiempos, tus necedades y tus descansos, descansos en los que quieres volver a la vida y en ellos vuelves despacito, queriendome poquito, dejandome salivar por mi presa, persiguiendo estímulos, acariciandome las heridas.Acariciame amorcito, mírame y sonríe, si quieres enojate o si quieres ríete, pero reacciona que solo escucho gritos y me muero por arrancarme esta piel, que a veces amas y otras veces niegas. ¿que no vez que negarme es negarte a la vida? que debajo de mis uñas no esta el candado para tu menosprecio, que mi coraza no es armadura si no conteneor de todos estos refritos, guisandose con tu llama fría que no se decide entre prenderme o apagarte.
Basurilla
Autor: C J D I 
En: Ensayos 
0 Lecturas
  
<< Start < Prev 1 Next > End >>