Categorias
Recientes Más Leídos Mejores Calificados Más Comentados
De: Hoy Esta semana Este mes Siempre
  Sé que es raro lo sé, admito que la vida es un gran misterio que nos lleva por muchos caudales,ríos, desiertos. Aspiramos mucho conocer y contemplar nuevos horizontes, llevamos vida en nuestra vida, el reflejo de una sonrisa en el corazón y el alma en todo su esplendor en cada atardecer. Usualmente, no escribo textos de esta manera, ya que lo mío es la poesía pero resulta que hoy quiero improvisar un poco con las palabras que me otorga el alma y que deja mi corazón en cada línea de este texto.  Cuando empieza el atardecer y pienso mucho en todo aquello que me dio la vida siento una conexión que es interna entre mi y la naturaleza, todo aquello que me rodea purifica mi sentir, sana mi alma. Es ahí cuando me doy cuenta lo maravilloso que es el mundo, he de admitir que siempre tuve mucho pavor con respecto a lo que usualmente nosotros los individuos pasamos día a día, vendavales, truenos, tormentas, giros de 360 que nos da la vida. Pero, hay algo mas significativo que todo lo que afrontamos día a día y es descubrir el porqué estamos en pie caminando los lineamientos de esta vida, podría escuchar en muchas ocasiones que es para cumplir metas, objetivos, aspiraciones,etc. Ahora teniendo en claro estos aspectos, un día me sente sobre mi columpio y empezé a mirar las estrellas cada una de ellas era tan pequeña que no las podia divisar hasta que salio la hermosa radiante y esplendorosa luna. En esa noche comprendí que todos nosotros somos constelaciones, un grupo de estrellas que al juntarse entre si forman cosas especiales,lo que trato de decir es que somos especiales cada uno dentro de nosotros mismos poseemos algo que inevitablemente diseña algo nuevo para este mundo, un mundo de caos e inseguridad. Somos luz, somos vida, somos constelaciones luchando día a día y diseñando algo nuevo para este mundo pleno y vivo. 
REFLEXIONES PEDAGÓGICAS:                                               ¿SI USTED CAMBIA, YO CAMBIO?                                                                               Germán Alexánder Molina Soler    "Con las ensoñaciones de cosmos, el soñador conoce la ensoñación sin responsabilidad, la ensoñación que no exige pruebas. Por último, imaginar un cosmos es el destino más natural de la ensoñación".                                                                                      GASTON BACHELARD.  A Carlos Arturo Cruz: Un maestro con mucho carisma...  He sabido que la Educación está cambiando, que estos cambios son fuertes además de lentos; pero que son necesarios para darle sentido real a nuestro oficio.  En lo más profundo de mi ser, yo he querido cambiar; siento que estoy agobiado de rutina; Sin embargo...  He visto a mi Institución languidecer en su  infraestructura; transcurrir  sin trascendencia; pasar por el tiempo y el espacio sin tener definido ningún destino. Nos fuimos dejando arrastrar por la inoperancia, la  lentitud, en la espera inconforme por la ayuda gubernamental. Caímos, desaceleradamente, en la  teoría del  "dejar hacer".  Recuerdo, con nostalgia, los colores vivos de las paredes que compaginaban con el espíritu alegre de mis compañeros y, más alegre aún, de mis estudiantes. Es irónico, en ese tiempo las paredes existían como parte viva del establecimiento; y aunque estaban ahí, fraccionando el espacio, nos incrustábamos en éllas, rompiendo sus reglas fronterizas. Nuestras clases se ampliaban tanto que la calle misma era nuestro salón.  No sé si mi concepto sobre la Administración del colegio sea errado; pero, sí estoy seguro de que nuestro potencial humano, como educadores, y el de los estudiantes como centro del proceso educativo, no fue aprovechado; es más, pienso que ni siquiera fue ubicado o dimensionado. Nos sumergimos en una labor rutinaria que nos protegiera de los memorandos y los descuentos de salario. El pensamiento administrativo, vertical y radical, hacía ver en nuestras propuestas pedagógicas un inexistente rechazo al trabajo y la necesidad de ser dirigidos o controlados para no malgastar el tiempo escolar.   Nuestra responsabilidad, nuestros retos y desafíos, nuestra inventiva y creatividad fueron siendo relegados por órdenes programáticas sin sentido y sin la visión clara del compromiso institucional para  satisfacer las expectativas de estudiantes deseosos por progresar, o de padres de familia inquietos por el futuro de sus hijos.  Las relaciones entre el establecimiento educativo y el entorno se demarcaron en un ámbito administrativo impulsado por el deseo de colmar los salones de individuos, no personas; y por crecer las arcas de la tesorería. Los procesos pedagógicos se hicieron a un lado y dieron paso a "hechos administrativos" fundamentados en la disciplina de los grupos; de tal manera que la calidad de nuestro trabajo empezó a medirse por el silencio y la actitud estática de los estudiantes.  Aquellos debates abiertos, realizados con ahínco y mucho respeto en la sala de profesores, sobre el sentido básico de nuestra profesión, sobre cómo influenciar en la conducta de nuestros estudiantes, sobre cómo conducir el aprendizaje sin caer en la enseñanza y sobre cómo hacer significativa la experiencia en el aula, fueron decayendo, poco a poco, hasta convertirse en comentarios insulsos e intrascendentes, en los espacios del tinto y el "recreo". Mis compañeros fueron cediendo sus ímpetus. Empecé a notar en ellos una actitud displicente hacia las actividades de la Institución.  Aquel afán por llegar al trabajo se convirtió en un desaforado anhelo por "huir" del establecimiento. Los toques de campana marcaban el paso desacelerado, intrascendente, e inconforme hacia ningún destino. No nos dimos cuenta en qué momento los padres de familia renunciaron la suerte de sus hijos; desertaron del proceso educativo y delegaron su empeño a  los medios de comunicación, a los amigos de sus hijos y a la misma calle. Confinaron sus ilusiones en el mundo del desengaño y del desencanto; agobiados, quizá, por los regaños, los bazares, las rifas, los bonos, las reuniones tediosas, las explicaciones sin sentido...  Por mi parte, perdí el interés por ser educador. Me convertí en un autómata didáctico; e, inconscientemente, empecé a "calificar" a mis estudiantes; les prohibí las preguntas, les inculqué el conformismo, odié sus juegos, y hasta llegué a sorprenderme por mi actitud rígida para cumplir con los "programas" y los horarios impuestos por nuestra "administración".  El clima de libertad, de respeto y de confianza que algún día ambientó nuestras clases, se tornó tenso, aburridor, amargado y lleno de rutina. Ya perdí la cuenta de las "máquinas humanas" que en los últimos tiempos ayudé  a "formar" para entregarlos a nuestra sociedad. Esos "autómatas sin futuro" deben estar deambulando por las calles en busca de ese sueño que un día los animó, desahogando su silencio, e intentando, quizás en vano, desposeerse de su actitud estática.  Hoy, (acaso porque mi culpa me obliga), deseo firmemente, reencontrarme con el pasado. Devolver mis pasos y sentirme a gusto trabajando en equipo; participando en la toma de decisiones, haciendo parte de una organización eficiente y productiva, dinamizando un currículo construido de la síntesis cultural de nuestra región; seguro y optimista por hacer las cosas bien, por tener como amigos a mis compañeros de trabajo y a mis estudiantes, y por influir positivamente en su formación integral.  Quiero volver al ejercicio físico y mental de mi otra época, a tener autocontrol y autodirección, a comprometerme con los objetivos de mi Institución, a asumir nuevos retos y nuevos desafíos, a dar rienda suelta a mi imaginación, mi creatividad y mi inventiva;  es decir, a disponer todo mi potencial en pro de la organización a la cual pertenezco. Anhelo cambiar; volver a ser libre. Confío confundir, otra vez, los colores vivos de las paredes con el espíritu alegre de mis compañeros y de mis estudiantes. Se me antoja un ensueño entrado en confianza con el universo pedagógico que nos donó la vida.  He empezado a adquirir consciencia sobre la necesidad de "problematizar" los procesos pedagógicos, administrativos y de proyección que se cumplen en mi establecimiento. Volver al diálogo. Fundamentar nuestra acción educativa en la creatividad, el razonamiento y la realidad propia de nuestra comunidad. Redefinir nuestro papel docente con relación al aprendizaje y a las características de nuestra sociedad. He internalizado, con bastante fundamento,  los objetivos de mi Institución y los he convertido en mis propios objetivos. Mi voluntad, mi experiencia y mi entusiasmo los he comprometido para lograr motivar a mis compañeros, a mis estudiantes, a los padres de familia y a mis directivos en el propósito de satisfacer sus aspiraciones personales, y que éstas redunden en los intereses de la Institución.  Ya  tomé la decisión. He identificado el verdadero problema y he definido que voy a encararlo. Las consecuencias de mi acción las he estudiado y sé que  su curso se encamina hacia la calidad de los procesos en los cuales estoy implicado. Son muchas las ventajas y pocas las desventajas. He dado a conocer mi propuesta al grupo y he logrado el consenso. Ahora, sólo se requiere construir un currículo enfocado a la formación integral de nuestros estudiantes, basado en la síntesis cultural de nuestra región y nuestro país, y determinado por actividades y procesos que  tengan como finalidad pedagógica la comprensión de situaciones sociales, la comprensión de los mismos actos humanos y la exploración de la naturaleza del entendimiento.  Permitirnos  ser críticos, no simple calificadores. Convertirnos en investigadores de nuestro entorno, no reformadores del mismo. Partir de situaciones problemáticas y no de las soluciones existentes. A ser competentes en la construcción del conocimiento y no poseedores de alguna razón vacía. Es decir, asumir el conocimiento dotado de sentido; ese que requiere ser comprendido para ser dominado. Elaborar en equipo un plan de estudios sustentado en asignaturas y proyectos pedagógicos que revelen nuestros saberes de base; pero, al mismo tiempo, reflejen los objetos de estudio que son interesantes para nuestros estudiantes. Los programas que vamos a implementar apuntan al desarrollo de la personalidad, a la formación ética y moral, a la sana sexualidad, a la responsabilidad y autonomía, a la identidad cultural y la consciencia educativa de nuestros discentes.  Los contenidos temáticos, las habilidades, las aptitudes y la motivación que se relacionan con cada área de conocimiento o de la formación estarán en función y al servicio de los logros institucionales previstos y de los logros nacionales exigidos.  Mis compañeros me lo han dicho: “SI USTED CAMBIA, YO CAMBIO”: Por eso, por mí y por ellos, por nuestros estudiantes y sus padres, porque todos necesitamos situaciones sociales que nos devuelvan el mundo donde nuestra vida tiene esplendor y expansión, donde debemos vivir para ser nosotros mismos; por mi derecho a experimentar; por ese silencioso respeto que aún tengo por mí mismo.... YO VOY A CAMBIAR.
                                                               Enero 23 de 2020  Desde muy pequeño se destacaba en la escuela primaria y más que ninguno. Su materia preferida era aquella en la que se hablaba de los astros del universo.Era siempre el primero en alegrarse cuando debía leer las informaciones requeridas al respeto y él mismo buscaba con muchas ansias en los libros prestados de sus compañeros o maestras Le encantaba trabajar con las guías donde había preguntas a responder de todo lo que podía averiguar del universo porque  leía, comparaba,  seleccionaba a las informaciones más destacadas de todos los libros para aprenderlas  y ampliar sus curiosidades o darles respuestas.Las Ciencias Sociales y las Ciencias Naturales eran las disciplinas curriculares que le atraían porque le gustaba buscar información y practicarlas con la exposición oral en clase.Cuando se hablaba de eclipse donde intervenían el sol, la luna , la tierra y sus respectivas posiciones al interponerse entre ellas, ¡era puro delirio para él!,Gaspar era su nombre , y soñaba con conocer el universo a lo largo y a lo ancho de su magnífica existencia..Su padre, le confeccionaba un telescopio como conitos de cartulina o de alguna cañita hueca (tacuara) . Nunca le faltaba la complicidad de su abuelo y de su tío, quienes tenían la santa paciencia de sentarse junto a él en las serenas noches de verano y mirar hacia el firmamento horas tras horas hasta casi el amanecer.El abuelo le hablaba del sol y su Planeta más próximo ; de Venus; de la Luna; de Marte, planeta rojo...¡De las estrellas y de los nombres de ellas! . Le encantaba cuando le contaban que Saturno era el planeta que tiene  los anillos, ¡y él preguntaba y preguntaba cada vez más sobre lo ya explicado una y otra vez!.El tiempo pasó rápido . Gaspar creció y habiendo sido muy buen alumno en secundaria a la que su padre lo mandaba con muchísimo sacrificio, considerando de que vivían muy en el campo, los profesores lo orientaron a donde debía ir para continuar la carrera que a él le gustaba: Astronomía...Para ello tuvo que instalarse en Capital Federal, Buenos Aires y asistir a la universidad adecuada.Apenas años después, la situacion caótica y deplorable de Argentina  en cuanto a lo sociocio-económico-político-cultural  que causó el  cierre masivo de los ingenios azucareros en  el país  entre ellos los  de Tucumán , obligó a Gaspar a regresar al lado de los suyos para  ayudar a su padre.Gaspar nunca dejaba de soñar. Continuamente dibujaba " el universo y los astros " en cualquier papel, en el barro, en la tierra con un palito o astillas de los árboles ,hasta con el pincel para pintar las paredes del galpón donde el patrón tenía los ladrillos que sacaba del horno y los guardaban allí...El tema de conversación entre sus compañeros de trabajo era siempre el mismo: que si había vida en otros planetas; que si había o no oxígeno; que si Marte era de verdad rojo; que si era o no brillante el anillo de Saturno; que si las estrellas eran muy grandes ; que porqué se las veía tan pequeñas y juntas; que si estaban en el mismo lugar de durante el día...¡Eso y mucho más!Y pasaron los años y Gaspar sin alcanzar su sueño,era alto e imposible de llegar...Pero se casó y tuvo hijos y a ellos les comentaba todo lo de su sueño ; el mismo de  cuando era chico , sueño que compartía junto a su abuelo y a su tío.Las hermosas maquetas de los planetas alineados en órbita, eran expuestas con orgullo en las muestras escolares de sus hijos, como cuando él tenía la misma edad de ellos y presentaba su maqueta del universo igual..¡Hasta con Saturno y su brillante anillo adornado con las luces del árbol navideño...¡El tiempo pasaba a pasos muy agigantados...!!El Alzheimer se había instalado en la vida del ya Don Gaspar. Estrella, (su hija antes Estrellita), Licenciada en Astronomía, sentada en la cama al lado de Don Gaspar su ya anciano padre, le contaba con puntos y comas; con formas y figuras; con colores del cielo , de las nubes  y del sol..¡Con todo lo que ella había aprendido , visto y conocido desde su experiencia en los grandes campus de Astronomía que dependía de la Universidad ..Con todo eso del saber de esa misteriosa ciencia  del amplio espacio sideral que alberga a grandes y extraordinarios astros imposibles de alcanzar, ella , Estrella aferrando las manos de su padre entre las de ella le contaba todo lo que sabía del sol; de la luna; de Marte; de Venus ; de Saturno; de los eclipses  de lo mismo pero más completo de lo que su padre le hablaba a ella cuando era niña .Estrella tenía una magestuosa preparación  en esa ciencia de la Astronomía..Ella le había prometido a su padre y se esforzó cada vez más para cumplirle.Lágrimas humedecían los surcos del rostro marcado por los años de don Gaspar.Su aquella lejana niñez seguramente estaba dentro de él , en el barro, en la tierra, en hojas de papel, con una varilla en el piso dibujando; mirando al cielo en noches estrelladas sentado en el fondo de su casa..Seguramente en la mente de don Gaspar y en SU ÚLTIMA LÁGRIMA , mientras su hija le contaba todo ese  sueño que era de él pero que ella le había cumplido,  gozaba ya  de ese maravilloso sueño que siempre lo acompañó y con fuerte apretón de mano así se lo hizo saber a ella y se despidió...                                                                                                Raquel C. Zurita   
Su última lágrima.
Autor: Raquel 
En: Ensayos 
13 Lecturas
Y aquí estoy... Aceptando tu adiós... Suspirando... Deseando que no sea verdad... Que sea un sueño nada mas... Pero te tengo que dejar... Tengo que dejar a un lado mi felicidad, para que tú encuentres la tuya, porque yo en ti, la perdí... Aquí estoy, una vez más, recordando todo tu amor, que ahora solo será contado como historia... No acepto irme, por querer dejarte... Me voy, porque te amo tanto, que verte sufrir a mi lado, me está matando... Eres un castigo, desearte tanto y tener que amarrarme a la idea de que mio no serás más... Sé que felicidad encontraras y es eso lo que me motiva... Quiero verte de lejos... Apoyarte en silencio... Pues tus brazos y tus labios... Tienen límite y ya no puedo pasar... Perdí mi vida... Sin ti no sé que podré hacer... Tú eras mi hogar... Mi camino... Y ahora el destino se ríe de mí... Porque fui tan ilusa para pensar que tal maravilla para mí sería... Adiós mi amor... Adiós para siempre... Quise ser tu camino... Y termine siendo un bache... No lamento dejarte ir... Lamento no haber hecho más en el pasado... Lamento haber sido estúpida e inmadura... Lamento que perdí lo único que le daba color y brillo a mis días... Ahora son lúgubres de nuevo... He muerto por dentro.
Perdón
Autor: Joana 
En: Ensayos 
7 Lecturas
   Siento que voy hacia atrás. Más que eso, que debo ir hacia atrás, porque, ir hacia adelante es el engaño mayor que nos contaron. A todo aquel al que todavía en los tiempos que corren le queda un resquicio de alma, que con la mano en el pecho señale de quién fue la culpa, por qué diablos llegué a predicar lo que juré extinguir, en qué momento la debilidad se apoderó de mis entrañas o, dígame si alguien sabe, por qué razón dejé mi vida en manos de repugnante chatarra llamada dinero.En verdad me arrepiento de sofocar mi llama, aniquilar mi instinto y destrozar mis valores aunque... ¿Qué opción tenía? ¿Qué camino me quedaba si a través de mi propia creatividad y entusiasmo no hallaba forma de mantenerme? Tuve que venderme. Tuve que cambiar mis rutinas, mi mente, mi cuerpo, tuve que actuar de otro modo acallando el espíritu, llenando las carencias de complacencias vacías, de sonrisas muertas y llantos ahogados.Y a fin de cuentas esta es la vida que me queda, lejos de tu vera, la cual rechazé en la juventud sin sospechar cuánto en falta echaría. Te dedico estas letras porque sé cuánto las entiendes. Espero que te vaya bien de corazón. Te lo mereces.  
Añejo
Autor: Nicole 
En: Ensayos 
3 Lecturas
Sobran las palabras a la hora de describir este milagro, un personaje que hizo aún más grande su talento que la estatura de su propio cuerpo.Sus piernas hacen sombra a cualquier imagen inteligente predominante en el mundo, parecen computarizadas para quien no sabe de esta profecía andante.Puede que existieran muchos gigantes, pero ninguno como este; con cuerpo de buen jugador y con alma de salvador del mundo. Carga con cruces sobre la espalda, con la propia y la de díez jugadores argentinos que al verlo se arrodillan a sus pies. Cualquier persona sedería a rendirse, pero Messi, Dios convertido en zurdo, con un balón chocando sus pies carga y crucifica al mismo tiempo miles de humanos que pisan sobre la tierra.Fiel como un perro, ojos en todas partes y a la vez en ninguna, con sentimientos frágiles pero con el corazón más argentino que ninguno.Dentro de la cancha es la magia que ilumina y una vez fuera es el ejemplo de lo que todos esperan ser.No habría precio que pueda ser pagado para esos goles convertidos de tiro libre, ni habrían lágrimas válidas para  la proeza existente, pero sí hay un sueño increíble de todos los que aman y es verlo regodearse llevando en sus manos la gran copa del mundo. 
   
<< Start < Prev 1 Next > End >>