Ilusiones
Publicado en Aug 09, 2018
Prev
Next
 
 
Ilusiones
Mantener viva la ilusión es como mantener iluminado el corazón, es bendición, es felicidad, es esperanza, es alegría, que se vive en sueños dormidos y despiertos. Lo bello de las ilusiones sería que no se apagaran en la realidad, pero, la ilusión, no es garantía eterna y es cuando el corazón oscurecido entristece sueños del alma.
Existen ilusiones, que nacen y mueren, entristecen y destruyen felicidad, como quedar en embarazo y perderlo, como creer en un gran amor y descubrir que es falso, como empezar un buen trabajo y ser despedido injustamente, creer en fidelidad y descubrir infidelidad, querer terminar una especialización, enfermarse y no poder terminar, querer viajar y no poder por cualquier razón muchos casos más…

Hoy relato un caso especial:
“Perder una gran ilusión”.
Hace un año, un padre de familia compró una casa pequeña, eso sí con patio grande y tres habitaciones. Integraban la familia: el papá, la mamá, una abuela y cuatro hijos:  faltaba una habitación para su hija que en pocos meses daría a luz un par de hijos gemelos. El padre encontró como solución construir en el patio una amplia habitación para su hija, -futura madre-. Hizo préstamo de dinero para comprar los materiales necesarios, inició la construcción, muy ilusionado, a diario comentaba: está quedando amplia, tres ventanas amplias, entra bien la luz, buen aire, todos estaban felices, está quedando linda la habitación, el techo, listo, paredes forradas en madera. Cada día aumentaba la felicidad de la familia, hasta que un día llegó sorpresiva citación a una querella interpuesta por una de las vecinas. El señor cumplió la cita, sin tener idea de qué se trataba.
El inspector dio libertad para que hablara el que primero quisiera, la señora vecina tomó la palabra para acusar al señor de que estaba haciendo ruidos, se escuchaban martillazos, golpes, levantaba polvo de la construcción que estaba realizando en el patio de la casa, causando problemas de salud para la familia. El inspector preguntó al señor: ¿Qué está construyendo?, el señor respondió: estoy construyendo una habitación para una hija, porque no son suficientes la q
ue hay ¿tiene licencia de construcción? El señor respondió: no porque la construcción es interna, tengo entendido que cuando se hacen modificaciones externas que cambian la fachada, si se debe pedir licencia, pero, dentro de la casa no, porque veo que en muchas casas construyen, modifican, instalan baños y, esas personas, no solicitan licencia. Se equivoca usted señor, hasta para construir una pared hay que pedir licencia y grabe si usted construyó una habitación sin licencia, tendrá que pagar multa de siete millones por metro cuadrado y tendrá que demoler la construcción. No puede ser respondió el señor, yo no sabía, no han advertido por ningún medio dicha norma, pero construí con ignorancia, sin mala intención… Lo lamento, señor, desafortunadamente “la ley no perdona la ignorancia”. “La ley no tiene corazón”.
Pasados unos meses se hizo la inspección ocular, dando como resultado plazo de un año para demoler y pagar la multa.
Tristemente, el señor y la familia iniciaban la demolición. Sacar ladrillos era como sacar lágrimas abundantes del alma, quitar puntillas era como punzar el corazón, retirar listones de madera, era como clavar astillas en la garganta, el polvo y la arena, eran como el resultado de pisotear y destruir las ilusiones, y, como si fuera poco seguir pagando la deuda del préstamo.
Lo peor del caso fue, que ese padre de familia, que con tanto amor por su familia construyo ilusiones para luego destruirlas, lo llevaron a enfermarse, a cambiar su temperamento alegre por silencio y decaimiento. La esposa y los hijos buscaban la forma de distraerlo para que no sufriera. La hija que se encontraba en embarazo propuso que la dejaran quedar en la sala social con su bebé, así se cumplió. Ella, sonriente y amable decía: “Padre lo importante es que tengo cama donde dormir, mi bebé y yo, somos más importantes que los muebles de sala que ayer vendiste y lo mejor es el amor, la paz y la esperanza de progresar algún día, con el esfuerzo de nuestros trabajos”.
   
 

 
Página 1 / 1
Foto del autor Lucy Reyes
Textos Publicados: 36
Miembro desde: Aug 25, 2013
15 Comentarios 113 Lecturas Favorito 3 veces
Descripción

Tristeza de una gran desilusin de una familia

Palabras Clave: corazn casa querella vecina hija.

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (15)add comment
menos espacio | mas espacio
 1 2 > 

Mara Vallejo D.-

Hola Lucy.
En nuestro País parece que se volvió algo repetitivo la situación que nos compartes; realmente no es historia, es una verdad que camina por pueblos y ciudades con el triste final . . .
Fuerte , doloroso y profundo tema, amiga mía.
Abrazos, espero que la buena salud los abrace a todos.

María
Responder
September 06, 2018
 

Lucy Reyes

Gracias María, tienes razón, es una verdad que afecta en muchas partes, es doloroso y creo que deberán dar información por los medios de comunicación sobre la importancia de solicitar licencia para construir internamente en las viviendas,, ya con conocimiento y advertencia sería distinto.
En cuanto a salud puedo decirte que voy ganando alivio, saliendo de una especie de túnel oscuro a la claridad, poco a poco se abren mis ojos, se tranquiliza mi corazón habiendo superado tres problemas de salud en mi familia, puesto que casi siempre los problemas y las felicidades van en cadena en más de dos o tres enfrentamientos enlazados, pero ya vuelvo a mi estado normal, podré dedicar unas horas a la lectura y escritura, después de mis trabajos habituales.
Abrazos querida amiga.
Responder
September 06, 2018

MAVAL

Aprendemos de todo lo que nos sucede en la vida
y mas de las veces debemos asumir la responsabilidad d elas propias decisiones
Responder
September 02, 2018
 

doris melo

Lucy, agradecida de conocer tu escritura, sobre todo este texto que habla de las ilusiones en sus diferentes formas . Como afectan al ser humano. La vida esta llena de ilusiones o la fe puesta en algo que no se puede ver porque no existe tangible pero marcan el destino de todo el que las vive ... sea esto para bien o para mal . Es un tema profundo que tu lo traes como mucha claridad y nos deja una buena reflexión. Gracias.
Doris Melo.
Responder
August 12, 2018
 

Lucy Reyes

Doris, agradezco tu tiempo, tu comentario. Me alegra que el tema haya dejado reflexiones sobre las ilusiones y las desilusiones en diferentes formas, es algo recurrente que tenemos que vivir.
Cordial saludo.
Lucy
Responder
August 13, 2018

Samont H.

Demoledor tu relato. Flagela la sensibilidad. En otras palabras, la ilusión no vale nada, cuando le realidad golpea de revés. Aquí un claro ejemplo de que la ilusión costó caro.
Saludos, estimada Lucy, en contacto, leyéndonos y comentándonos.
Responder
August 11, 2018
 

Lucy Reyes

Gracias Samont, maravillosa tu reflexión: "la ilusión no vale nada, cuando la realidad golpea de revés"
Claro que sí, Samont, seguiremos en contacto, leyéndonos y comentándonos.
Cordial saludo.
Responder
August 11, 2018

Raquel

Tremendo impacto me causó leer "Ilusiones"...realmente es imperdonable que en una sociedad no se respeten como "derechos",esas clases de ilusiones, las de un padre, las de un abuelo, las de una madre por construir un lugar habitable a la espera de los bebes. La vida de ellos es LO MAS IMPORTANTE ante que cualquier protocolo de construcción, donde el "papeleo" es lo que , para hacer más alta una carpeta de "trámite" ignorando mucho lo que significa el PROTOCOLO HERMOSO DE ESPERAR una nueva vida, de alguien por nacer.A veces ....cuanto más papeles se agrega a la carpeta de trámites y permisos...."más importantes se creen lo señores"..
Emotivo texto...fue un placer Raquel
Responder
August 11, 2018
 

Lucy Reyes

Qué bue comentario haces de esta historia, tienes razón, es imperdonable que no se respeten aquellas ilusiones de un padre, de un abuelo, de una madre por construir un lugar habitable para una madre y un bebé que va a nacer y que a tal injusticia se le castigue con una multa tan alta, una multa injusta, sin reflexión alguna dirigida al sentimiento humano, que además de la multa, no se consideren casos específicos como este que merecen ayudar a buscar a esas personas buena calidad de vivienda, pero no existe la calidad humana, sólo adquirir dineros, quien sabe para qué.
Muchas gracias Raquel.
Responder
August 11, 2018

Gustavo Adolfo Vaca Narvaja

"Vivimos el mundo de la violencia, de la simulación y el ninguneo .El de la sociedad cerrada, que si nos defiende nos oprime y al ocultarnos nos desfigura y mutila" Octavio Paz

¡Que difícil es ser justo y peor aún....se bueno!. Un relato desgarrador entre la inocencia sana y pura de un padre para con su hijs y nieta y la ferocidad envidiosa la una vecina amarga y venenosa que lleva al hombre a destruir lo construido. Lleva mucho tiempo en la vida construir ilusiones y consolidarlas. Imagino el dolor, imagina la frustración, imagino la injusticia e imagino el sentimiento confuso de la justicia ante unos de los siete pecados del mundo, "la envidia". Si a un artista le obligan a borrar su obra, si a un poeta le obligan a cambiar su poesía, si aún a un padre le obligan a demoler su ilusión, se habrá cometido un acto de crueldad más que de injusticia. Pero, así está el mundo: frío, duro. insensible, condenatorio, implacable.
Felicitaciones Lucy
Responder
August 11, 2018
 

Lucy Reyes

El encabezamiento de tu comentario: "Vivimos el mundo de la violencia, de la simulación y el ninguneo. El de la sociedad cerrada, que si nos defiende nos oprime y al ocultarnos nos desfigura y mutila" es tan cierto que valdría la pena gran publicidad en periódicos de amplia circulación, es una verdad amarga que los ciudadanos tenemos que vivir, bajo la injusticia sufrida por gente buena, como el citado padre, que buscando un lugar para su hija embarazada, se convierta en delito y en vez de dar alegría, da amargura, dada por una vecina mala y envidiosa.
Qué injusticia sería destruir importantes obras, como las que citas, el sólo hecho de reflexión, produce nudos en la garganta,
Tus opiniones y reflexiones dejan emociones y admiración a tus buenos sentimientos.
Hoy he recibido emocionantes comentarios de mis amigos virtuales.
Gustavo, te mando un fuere abrazo de agradecimiento.
Responder
August 11, 2018

Antonio Valenzuela Vargas

Muy buena la historia, duele lo que le ocurre a esta familia, pero me quedo en el final positivo de la hija......... Ella, sonriente y amable decía: “Padre lo importante es... ................................. Eso es lo importante, la actitud positiva ante los inconvenientes...... Te felicito.
Salud
Responder
August 11, 2018
 

Lucy Reyes

Muchas gracias Antonio, por encontrar la parte positiva de la historia. Tienes razón, todo problema tiene solución, buscando encontrar la parte positiva del conflicto
Cordial saludo.
Responder
August 11, 2018

Enrique Gonzlez Matas

Relato de gran realismo, amiga Lucy, que añade un ejemplo magnífico de cómo las ilusiones, a veces, se convierten en desengaños que, como tu planteas, adquieren caracteres muy amargos.
Enhorabuena con mi abrazo agradecido, ya que siempre nos enseñas algo de la vida real.
Responder
August 11, 2018
 

Lucy Reyes

Gracias Enrique, sí, es un relato de gran realismo, y me gustaría que mucha gente leyera mi texto, para que se enteren de lo complicado que resulta no pedir licencia de construcción. Me dedicaré a comentar en varios lugares y a muchas personas el problema que se causa por ignorar las leyes.
Construir ilusiones y luego destruirlas causa grandes amarguras.
Un abrazo de agradecimiento querido amigo.
Responder
August 11, 2018

Daniel Florentino Lpez

La burocracia y la mala voluntad de algunos vecinos
puede complicar bastante la vida
Buen relato con un final agridulce
Felicitaciones!
Un abrazo
Responder
August 11, 2018
 

Lucy Reyes

Grcias Daniel Florentino, Tienes razón, la burocracia y la mala voluntad de algunos vecinos complican bastante la vida. Lo triste de la historia son las injustas multas y la falta de perdón de la ley, por no considerar determinados casos. Lo insólito es que hay que incurrir en contravenciones para luego saber las implicaciones.
Cordial abrazo.
Responder
August 11, 2018

juan carlos reyes cruz

Pena, Lucy querida, es lo que he sentido al leer esta historia injusta que no por ser un cuento deja de revelar verdades tales como la indolencia de las autoridades, de leyes indeseadas, de envidias y de frustraciones.
No alcanzo a conocer las normas existentes en Colombia, frente a situaciones como las que narras, pero lo que sí te aseguro, que si eso mismo sucede aquí en Chile, la desagradable vecinita aquella que hace la denuncia, el juez le hubiera multado por entrometida y al señor constructor y padre santo le hubiera felicitado. Aquí la norma deja que levantes ampliaciones y una vez terminadas presentes en el municipio un dibujo aproximado a las estructuras realizadas. Esto está definido en una ley municipal general del país y se le denomina "La ley del mono", porque en jerga chilena un esquema gráfico hecho a la ligera se le llama vulgarmente "mono".
Responder
August 11, 2018
 

Lucy Reyes

Gracias juan carlos, siempre analizas con sentido común. Tienes razón, no es sólo un cuento, es realidad. Te cuento que hace más de ocho años que no ejerzo mi profesión de abogada, pero para actualizarme procuro informarme de nuevas leyes, leo las normas que me impactan, leo e invento casos que ocurren, me dedico a hacer videos de historias con conflictos, busco las soluciones a manera de consultorio jurídico, con la intención de que le sirva a varias personas, pero, aún no publico en YouTube, porque me falta saber más sobre elaboración de videos. Bien te refieres a las injusticias, ¿Cómo es posible que una contravención cobre como multa siete millones de pesos por metro cuadrado?, sin considerar los gastos de inversión más el dolor de la demolición, que más bien merece indemnización por el sufrimiento moral. No me opongo a que haya que pedir licencia o permiso para construir para evitar perjuicios a terceros o, a sí mismos, pero no son justas las multas tan excesivas ni que la ley no perdone en determinados casos, así las cosas los inspectores y los jueces tienen que sujetarse a la ley. En cuanto a las vecinitas, las hay que ni siquiera son vecinas las que denuncian, son entrometidas, felices sabiendo el sufrimiento ajeno, lo hacen por maldad y envidia.
Hace falta publicar información sobre las consecuencias de construir sin licencia.
Muchas gracias querido amigo por compartir el dolor de las injusticias.
Un abrazo cordial.
Responder
August 11, 2018
 1 2 > 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy