EL NUEVO
Publicado en Dec 05, 2019
Prev
Next
   Descubrí    en  mí,  la  necesidad   de  estar   cerca  de  su   persona,   cada  vez  que  la  veía,    su  rostro   distraído,  mirada  perdida,  picaban   como  aguijón   en  mi  corazón.    Ella     por  el   contrario    no  quería   dialogo    con  nadie,   se  ubicaba   en  mitad   del  salón   pero   allegada   a  la  pared,   anteponiendo    una  muralla   a  su   alrededor   y    con   rostro    de  enojo    si   alguien   se  acercaba    con  otras   intenciones. 
          Faltaba    con  frecuencia   a  las    reuniones,  pero   curiosamente    siempre  estaba   interiorizada    con  los  temas    tratados   y    eso   me   intrigaba   cada    vez  más,     quien    era   en  realidad    esta   dama    vestida   con  clase    pero   con  una  mezcla    formal   e  informal   dándole   una   apariencia   distinguida   y    moderna,   no   pasaba   los   cuarenta   años,   rostro   dulce y  muy    afable   con   quienes   mantenía    cierta   amistad,   lleva   muy    bien  plantados   sus   años,  sin   arrugas   visibles,   piel   tersa,   hermosa   mujer   en  pocas   palabras. 
           Deseaba    llegar   a  ella   y  no  sabía    cómo,  hasta   que   observe   con  quienes     dialogaba   de   esta   manera     intentaría   amistad    con  sus  interlocutores    y   llegar   a    la    meta    original   nunca    se  me   había     complicado   la  cosa    como   esta  vez. 
           Transcurrían   los  días   y   ella   no  aparecía   echando   por  tierra   mis   deseos    de  conocerla,   lamentablemente   al   ser     nuevo   no   quedaba    bien   preguntar    por  su    persona,  además    desconocía   su  nombre    y   al  ser   todos    ejecutivos,   mantenían     un  circulo   muy  cerrado,  no  permitían   preguntas   fuera   de  lo  laboral.   Sin  embargo   sus   ojos,  su    faz   y   cabellera    me  seguían   en  cuanto   cerraba   mis  parpados,    su   persona    me  buscaba    como   llamándome   y  contra   eso  no  podía    hacer   nada,   pero   distraía   mis   pensamientos   preguntándome   porque   y  con  qué   fin   me   acontecía   este   misterio,
           Día  cerrado   de  lluvia   intensa,    muchos   se  retiraron   temprano   de  sus   oficinas   para   llegar    presto   a   sus   hogares  evitando   los    tacos   que  se  forman   en  las    carreteras    debido    a   este   caos    climático,   yo  por  cosas    del  destino   mi  coche   se  averió   y  el   mecánico   solo   me  lo   entregaría   a   las   20   horas,   así   que   avise   a  gerencia   esta   eventualidad   y   me  quedaría   revisando   trabajos,      tan  ensimismado        me   encontraba  que   no    asimile   de  inmediato  su   presencia     paso   a  mi  lado    susurrándome    un    hola,  aclarando,  mi  nombre   es    Laura    estoy   arriba,    ve   por   las   escaleras,  por    favor    ven.   Fue   tan   impactante    el   momento   que   solo   atine   a  salir   corriendo    hasta   el  salón    de  reuniones,    no  podía     creer   y   entender    esta   situación,    fue    cuando    observe    las  escaleras,    siempre   ingrese   por   los    ascensores ,  desconocía    estos    recovecos    del  edificio,   por   inercia     me  fui    acercando  a  los    escalones ,  desconociendo    el    momento   que  comencé    a  subirlos     y   de  pronto   inicie    carrera   había   un  descanso    y   dos   habitaciones   de   servicio    decía   el  cartel    y   continuaban    donde   había    otro  descanso    y  otras   habitaciones,  una   decía   privado,   otra   cocina   y  lavandería,   raro    me  pareció   se  supone    que   nadie    pernocta   en  este   edificio,   por  lo   manotee   la   puerta   de  cada    cuarto,  en  el    de  lavandería    escondido   en  un   rincón    estaba   parte   de la   ropa   de  la  joven    mujer,  esos    atuendos    vestía    la  última   vez    que  la   vi.    A  estas   alturas   la   intriga   y  los  nervios   hacían    trizas   mis  emociones,   donde    estaba   Laura   si  se  llamaba    así.   Salí   de esos    cuartos    después   de  recorrerlos     todos,    las  escaleras    seguían   hasta   el  techo,  llegando    hasta   un  ventiluz,    las   encare   y   el  ventiluz    estaba   trabado   atado    con    alambre  llevándome    tiempo    abrirla   y   cuando   lo  hice,   logre   salir   al   exterior ,   era  el  edificio   lejos    el  más   alto,  daba    vértigo,    di    un  vistazo   rápido   y    habían    varias   cuchas    de  madera   construidas,        insólito,  todo   tendría    que  ser    de      material ,  inicie   el  recorrido   una    por   una,    tanta   basura   acumuladas    en  algunas    muy    extraño  todo,    finalmente    en   la  parte   de   atrás  de  lo  que   sería   una   puerta   de   salida   de  emergencias,   había   como  una  habitación    de  material ,  estaba    cerrada   la   puerta,    mire   por  la  ventana   muy  chiquita    muy  sucia,   y  alcance   a  ver   como  tres    cuerpos    atados.  No  se  distinguía    si  eran  mujeres,  varones,   a estas    alturas    colapse,  mi  cabeza    estallaba   al  igual    que  mi  corazón,     necesitaba   aire,  respirar   y    tranquilizarme,    debía   avisar   a  gerencia   y  si   estaban   implicados??’    La   próxima   víctima    yo.     Descanse   un  rato   ordenándome     y        poniendo  mente    fría,   congelando   las   emociones    e   inicie   el  recorrido    por    las    tantas    cuchas  en   busca   de   alguna   herramienta   que   me  permita    abrir   la  puerta,    descubrí   varias   muy  camufladas,   gracias   a  mi  padre   que  me  enseño   algo   de   carpintería,    logre   sacar    la  puerta,   mi   Dios,   un  cementerio    de  huesos   y  entre   ellos   tres    cuerpos   en   descomposición   y    en  una   mesa    atada    Laura,    estaba    viva,   respiraba,   la   saque     como  pude,    como    bajarla,   Llovia   a  cantaros,    improvise   una   camilla    con  la   puerta,     debía    correr   a  las   20  horas   me  traían   el  coche    y  llegaba    la  gente    de  vigilancia,  desconocía    si   eran   dos   o  tres   o  más,       es  un   edificio   muy  grande    con  dos   alas   una   de   cada   lado.  El  portero    entregaba    su  turno   a  la  vigilancia,   hombre     que   solo    deseaba   jubilarse,  no    sabía    y  no    veía   nunca    nada,   bien    entrenado. 
            Logre    que  el   mecánico   me  trajera    15   minutos    antes  el   coche,   no  me   pregunten   como    logre   bajar   a  Laura,     ni  yo   lo  sé,     si    cuide    limpiar   rastros,  huellas,   la    mantuve  oculta     cerca    de  mi  vehículo    y     escapar    antes   que   llegara    la   gente    de  vigilancia,    no   denuncie.  Quedaron    huesos,   muestras    que    se  arrastraron   edifico    abajo. 
             Me  presente    normalmente    a  trabajar,    el   edificio    estaba   invadido   de  policía,  en  cuanto     puse   un  pie   en  la   puerta    de  entrada   fui  arrastrado   a  gerencia ,     estaban    todos   los    cabecillas    de  la  compañía,  no  los    conocía     a  todos ,  fui   sometido   a  un  sinfín    de  preguntas   y     siempre     respondí   con   ignorancia   y    desconocimientos  edilicios,   la   joven   no  la   ubicaba,   nunca    la  vi,     yo   era    EL  nuevo,        salve   mi  pellejo    y  el   de    Laura,   en  una    corrida    al    baño,   busque   ver   al   ventiluz,  nuevamente     estaba     atado    su   acceso.  
 
Página 1 / 1
Foto del autor Elvia Gonzalez
Textos Publicados: 290
Miembro desde: Mar 24, 2013
9 Comentarios 267 Lecturas Favorito 2 veces
Descripción

CORAZN, INTRIGA, AMISTAD, SUSURRO,. VOZ

Palabras Clave: EL NUEVO

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Terror & Misterio


Creditos: ELVIA GONZALEZ

Derechos de Autor: ELVIA GONZALEZ


Comentarios (9)add comment
menos espacio | mas espacio

Lucy Reyes

Felicitaciones Elvia, buen relato de la historia desde el principio hasta el final. Desde el momento en que empecé a leer, el misterio
despertó mi deseo de llegar al final, aunque por el camino se sufre el terror y se admira la valentía de El Nuevo.
Me parece muy bien que pruebes otros géneros, pues lo haces muy bien.
Te mando un abrazo.
Lucy
Responder
January 30, 2020
 

Elvia Gonzalez

Gracias Lucy, agradezco tus palabras, cada tanto incursionó en otros géneros, así es más variado y entretenido el mundo de las letras. te envío abrazos
Responder
February 03, 2020

MAVAL

Muy interesante, estos cuentos son intrigantes...aunque lo sanguinario por así decirse me resulta algo de terror en realidad, ya quye hay cada caso de la vida real que sorprende y espanta...
Responder
January 30, 2020
 

Elvia Gonzalez

efectivamente Maval, pero si la gente que curiosea, o propone nuevas ideas innovadoras, o cuestiona los reglamentos va desapareciendo, arriba en el techo, se encontraron muchas osamentas, el escrache fue silenciado con muchos $$ y todo siguió igual, que tristeza como viene la vida, muchas veces supera la ficción. agradezco tu pasar y comentario por estas letras.
Responder
February 03, 2020

javier castillo esteban

Giro , como dice Maria , hacia el relato, a la puesta a punto de un telón que recoge la historia de este nuevo .
¿Quien no se ha sentido nunca así ?
Un abrazo
Responder
December 11, 2019
 

Elvia Gonzalez

Es lindo recibir buenos comentarios en esta incursión en relatos. se agradece muy gratamente, te envío abrazos
Responder
December 13, 2019

Mara Vallejo D.-

Hola Elvia.
Un giro muy bueno en vuestras letras, la historia compartida está bien descrita, terror hasta el final . . .
Grato leerte.
Abrazos
María
Responder
December 09, 2019
 

Elvia Gonzalez

Es bueno incursionar en distintas áreas, así vamos evolucionando en distintos campos, gracias por comentar, te envio abrazos
Responder
December 13, 2019

Daniel Florentino Lpez

La intriga va creciendo y se mantiene hasta el final.
Verdadero terror.
Felicitaciones!
Un abrazo
Responder
December 08, 2019
 

Elvia Gonzalez

Efectivamente y me siento cada vez mas comoda en este género, gracias por comentar, se ve que me habia saltado responder, mil disculpas. te envío abrazos. y un muy buen 2020.
Responder
January 12, 2020

Enrique Gonzlez Matas

Un relato de oscura intriga, amiga Elvia, donde el nuevo es salvador de Laura, una desconocida.
La verdad es que se mantiene el misterio hasta el final y creo que no se resuelve.
Enhorabuena.
Te envío mi abrazo.
Responder
December 08, 2019
 

Elvia Gonzalez

Agradezco tu comentario, en efecto es así, El nuevo, es capaz de percibir el llamado desesperado de Laura , mujer que lo había encandilado, ha llegado a trabajar a una gran empresa, con empleados, ejecutivos muy cordiales, pero no dan indicio de contestar nada fuera de lo estrictamente laboral. si entendio el juego, no se pueden cuestionar las decisiones de la compañía. toman medidas extremas, los mas rebeldes terminan en el tejado. de ahí su reticencia a dar indicios que anduvo metido en los techos de la empresa, el rescate de Laura, también un silencio sepulcral. ella debía desaparecer o era la muerte misma, ella sabía de eso. el culpable o los culpables, no hay nada que una compañía de esa envergadura no tape, unos buenos y generosos billetes cierran la investigación, el tragaluz al techo, se cierra desde adentro. gracias por comentar, y pasar por estas letras, te envío abrazos,
Responder
December 13, 2019

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy