Por un pas
Publicado en Apr 09, 2013
Prev
Next
Image
Leximar Hernández 
Sueño despierta. Prefiero así aquella esperanza que se estaciona en un anhelo por la igualdad, la paz y el amor. Dormida suelo revolcarme en una agonía de escalofriantes pesadillas, que tocan, diariamente, las puertas de cualquier ser humano en el país (no preguntan estatus económico ni político y, menos, social). Tampoco, si me gusta el amarillo, el azul o el rojo. Imposible, en estos momentos, que estas pesadillas no ocupen un  lugar en las páginas de los periódicos. Su espacio fijo: sección de sucesos, es lo más seguro.

Quizá pueda caminar con tranquilidad, sí, con tranquilidad en mi habitación, en la cocina y en la sala de mi casa, pero en la calle ¿lo puedo hacer? Tengo que activar mis alarmas: mirar atrás para ver si alguien, con aspecto de ladrón, me sigue, y por último, observar hacia los lados, por si las “moscas”. Aunque, no está de más guardar el celular u objetos de valor. Si comienzo a contar los atracos en los que fui víctima, la lista es larguísima. Lamentablemente.

Ahorita, Venezuela está en cuidados intensivos. No sólo porque una madre venezolana, quizá, en este instante, está afuera de una morgue a la espera del cuerpo de su hijo, víctima de una bala perdida o de la delincuencia, sino por el desgobierno que desunión a un pueblo y lo “educó” para el rencor, el odio y la descalificación.

Mientras muchos ciudadanos de esta tierra se comunican con atropellos, gritos y ofensas, este país se complica en cualquier sala de emergencia. La inseguridad no se cansa de protagonizar los principales hechos, y la economía cae en un barranco por las arbitrariedades de este mal Gobierno, que no es más que una película de terror, contada durante estos 14 años.

No hay. Sí, no hay es la respuesta desalentadora que escucho en cualquier abasto. No hay harina, azúcar, mantequilla, leche, aceite y tampoco pollo. Y si hay, debo formar parte de las más largas filas de la historia. Ahora, los abastos se convierten en rines de boxeo cuando los productos no alcanzan. Incluso, el colmo está en que ahora los miembros de la Milicia me entregan los alimentos en las manos. Antes podía elegir. Ahí está la diferencia.

Las nubes conviven con los precios de los principales productos de la cesta básica venezolana. El precio regulado de la harina Pan es 6, 00 bs, pero los revendedores la tienen a 20,00 bs. Es decir, 14,00 más que el precio normal. El procedimiento de la elevación de los precios es igual para todos los rubros. ¿Y la devaluación? De 4,30 a 6,30 el dólar. Los bolsillos de los venezolanos están en banca rota. ¿Y los míos? Mejor no digo.

Existe un desastre en este país. No se puede ocultar. Los gobernantes intentan tapar el sol con un dedo, pero no pueden. Si me preguntan: ¿En qué siglo vives? La verdad y nada más que la verdad. Vivo en Venezuela, en el tiempo del siglo XXI, que no es modernidad para todos. Todavía veo ranchos de cartón, zinc y de barro. ¿Y el petróleo? El Gobierno lo regala a otros países. Gracias a Dios, yo vivo en una casa con paredes de bloques, pero mis hermanos venezolanos siguen aguantando las calamidades de su rutina, la miserable pobreza. Cuánta razón tuvo Alí Primera al escribir: “¡Qué triste vive mi gente en las casas de cartón!”.

¡Se fue la luz otra vez!, exclamo con rabia y, a la vez, resignación. Aquí, en Venezuela, las fallas de electricidad es otro problema más. Los electrodomésticos se dañan y ¿quién responde? Se quedan dañados, porque Corpoelec no se hace responsable. Los poderes del Estado están en manos de politiqueros ineficientes, sustentados en un fracasado partido político. No hay tiempo para fanatismo. Es tiempo de las soluciones. Es la oportunidad de salvar a Venezuela.

Yo quiero seguridad, unión, paz, igualdad, inclusión y progreso para mi pueblo, tu pueblo, el pueblo de todos. Yo quiero un país libre, sin azotes, sin amenazas… un país con pluralidad de voces, donde mi opinión no sea un motivo de amordazamiento, donde pueda vestir de cualquier color sin ser criticada y excluida y donde la tolerancia sea la protagonista de las relaciones comunicativas de los venezolanos.

Por un país representado por una bandera tricolor y no por el rojo rojito que otros imponen, por un país sin injerencia y sin descontrol, por un país que ofrezca oportunidades a los jóvenes profesionales, por un país sin violencia, donde los adolescentes prefieran los deportes, la educación y no los vicios. Por eso, yo estoy dispuesta a trabajar en la reconciliación de Venezuela, a exterminar, de una vez por todas, la destructora polarización y ayudar a recuperar la seguridad, la paz, el amor, la unión y las oportunidades de progreso. Yo puedo contribuir con el cambio a través de mi voto, un derecho ciudadano de expresar mi opinión y determinación. Ya el tiempo se está acabando para este fracturado y remendado Gobierno. 14 años de destrucción material y humana, pero el 14 de abril es la fecha en que puedo elegir el progreso que quiero y que tú también quieres.

Votaré por Henrique Capriles Radonski,  un candidato con acertadas propuestas, un gran ser humano que se dirige a sus seguidores a través de discursos impecables, un hombre inteligente con capacidad para gobernar este país.

El voto jamás se pierde cuando se ejerce. Al contrario, lo pierdo si no participo. Yo soy venezolana, por eso cumpliré con mi responsabilidad. El 14 de abril, para mí, es una oportunidad de Dios.

¡Venezuela vale la pena y su pueblo también!
 
 
 
Página 1 / 1
Foto del autor Leximar Hernndez
Textos Publicados: 7
Miembro desde: Jul 01, 2009
11 Comentarios 1428 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

Este es un texto que describe la realidad que vive Venezuela.

Palabras Clave: Venezuela pueblo progreso y unin.

Categoría: Artculos

Subcategoría: Comentarios & Opiniones



Comentarios (11)add comment
menos espacio | mas espacio
 1 2 > 

Jos Antonio

Leximar!
No es menos cuestionable el acontecer en que algún jefazo de la boína nos metió. Todo lo que plasmas allí, tristemente es el eterno vivir bajo el trinar de las balas, la escacez, y por su puesto, esa tan trillada parafernalia en que hoy se sentó dudosamente otrora a mandarnos. Me duele creer, que aquí no sabemos cambiar de mando sin derramar un chorrito de sangre, me duele saber que se jactan de una fulana "soberanía" sin que los productos ofertados en taiwan o paris lleven la estampa de Venezuela. Nada de eso camarita, porque los rancios del populismo solo les importa las cantidades adscritas a ese nido de grillo llamado el PSUV.

El odio, la descalificación, la mentira oficial, todo eso, no pierdo las esperranza que algún Pinochet venga y le de un parao a tal desmadre que pretenden eternizar bajo las sombras de un cadáver. No perdamos las esperanzas amiga. Dios nos proteja cuando algún fusil se arreche.

Saludos!

Mi blog: www.paradeima.blogspot.com
Responder
April 28, 2013
 

Leximar Hernndez

El camino es largo y duro, pero seguiré en la lucha. Jamás perderé las esperanzas.
Ese grupito del oficialismo está enfermo de poder y no aceptan derrotas. El 14 de abril, el pueblo de Venezuela despertó y habló, pero la voluntad fue torcida. Eso no es un secreto para nadie.
Saludos, José.
Responder
April 29, 2013

Ada Garca

Lamentablemente esa es la triste realidad de nuestra Venezuela, Leximar, un país dividido por el odio entre hermanos hasta en nuestros mismos hogares existe la intolerancia por ser opositor o chavista. Hasta donde hemos llegado? Hace 14 años eramos magallaneros o caraquistas en los juegos de béisbol pero siempre unidos. Gracias a Dios HAY UN CAMINO. El 14 de abril todos los venezolanos debemos ejercer el voto consciente ya que está en juego nuestro presente y futuro. Saludos desde la Isla de Margarita!!!
Responder
April 11, 2013
 

Leximar Hernndez

Así es, estimada Ada. Con el voto rechazamos tantos atropellos de los enchufados. El 14 es el gran día. ¡Venezuela somos todos! Abrazos.
Responder
April 11, 2013

Agustina Aguirre

que suerte tengo de ser uruguaya. dios te bendiga ojala las cosas mejoren para tu patria saludos
Responder
April 11, 2013
 

Leximar Hernndez

Yo me siento orgullosísima de ser venezolana, Agustina. Saludos.
Responder
April 11, 2013

Filiberto Oliveros

LAS MUJERES CON CAPRILES

Las mujeres exquisitas
siguen aupando a Capriles,
no importan cuantos abriles,
señoras o señoritas,
con sus almas bien benditas
con la segura Victoria,
a las puertas de la Gloria
con el triunfo tan deseado
por trabajo muy labrado,
un hito para la Historia.
Responder
April 11, 2013
 

Leximar Hernndez

Gracias por tus palabras, Filiberto.
Responder
April 11, 2013

Filiberto Oliveros

Gracias apreciada compatriota Leximar por publicar tu sensato texto, cuyo contenido comparto plenamente. Que un Dios justo ampare tu sentimiento. Recibe un cordial abrazo. Filiberto.
Responder
April 11, 2013
 

natalia.oliveros

Es bueno que hallas escritos sobre la situación de nuestro país , yo soy venezolana , pero un consejo:es mejor votar en la tarde.
Responder
April 10, 2013
 

Leximar Hernndez

Naty, soy movilizadora. Ya tengo mi lista y estaré pendiente. Cuidaré nuestros votos. Un abrazo.
Responder
April 11, 2013

Richard Albacete

Apreciada Leximar: No tengo el gusto de conocerte personalmente. Yo nací en el Estado Táchira, en un pequeño pueblo cercano a San Cristóbal, de madre tachirense y padre español, de donde obtuve mi doble nacionalidad. Yo también estoy cansado de que no haya ni justicia ni ley, y que estén matando a nuestros conciudadanos. Como actualmente estoy en Venezuela, en Caracas, este domingo 14 votaré temprano para ver si se cumple nuestro deseo de tener una patria unificada y sin carencias, donde nadie se venda por una bolsa de comida y no existan más las divisiones entre hermanos... Esperemos que la puerta que Dios nos ha abierto sea lo suficientemente aprovechada por todos. Mis sinceras felicitaciones por tu denuncia en en forma de ensayo. Que Dios cuide de ti y de los tuyos. Mis saludos!
Responder
April 09, 2013
 

Leximar Hernndez

Así es, querido Richard. El 14 de abril es la fecha en que tenemos la oportunidad de elegir el cambio para nuestro país.
Un abrazo.
Responder
April 10, 2013
 1 2 > 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy