lugares comunes
Publicado en Aug 12, 2009
Prev
Next
Image
                                                LUGARES  COMUNES
            No recuerdo cuando fue exactamente que dije basta, sólo sé que algo estalló dentro de mí, como si hubiese tenido una bomba de tiempo en mis entrañas. La rutina, lo predecible y los lugares comunes, me producían tal aburrimiento que ya ni siquiera quería salir de mi casa. Los diálogos y los gestos de las personas me parecían todos iguales, como cortados por el mismo cuchillo. Siempre aborrecí los modismos y los estereotipos de la gente común y luché  para no contagiarme de ellos.
           Antes, cuando  todavía salía de mi casa, dialogaba con las personas, hasta que un día me di cuenta de que eran como autómatas. Pude comprobar que las conversaciones  eran  un calco una de otra. Ellos hablaban del partido del domingo, y ellas, de las maestras de sus hijos. Encontrar una voz original era como encontrar una aguja en un pajar.
         El portero cada vez que salía me decía: "Buen día señor, ¿siempre en la lucha"?  La vecina  en el ascensor me recalcaba" hoy está fresquito, pero a la tarde va a estar lindo". La panadera siempre le echaba la culpa al gobierno por el precio del pan y afirmaba:" no sé a donde vamos a ir a parar". El mozo cuando me traía  la tapa del diario en el desayuno  decía: "No somos nada".
       Y ni qué hablar de la televisión. Los programas eran semejantes; no podía distinguir entre un locutor y otro; y menos entre una modelo y otra, por más hermosas que fuesen. Me enfurecía pensar que millones de personas  se reían al mismo tiempo cuando a algún tonto se lo ocurría contar un chiste.  Parecía ser que nadie se salía del libreto y si  alguien lo hacía, lo tildaban de loco.
              ¿Cómo escapar de esta telaraña mental? Suicidarme sería un lugar común, salir a gritar por la calle me costaría, quizás, terminar en la cárcel, otro lugar común. ¿Qué hacer entonces?  ¿Cómo saber si uno es realmente libre o está manipulado desde arriba?
          Al final opté por preguntarle al que estaba arriba. Lo llamé por el teléfono de mi habitación. Bajó como lo hacía siempre, de blanco y  con sus armas en la mano.  Le pregunté si algún día iba a ser libre, si algún día iban a dejar de maniobrarme. El doctor me  respondió con un compendio de lugares comunes que prefiero no recordar. Elegí el más común de todos, el que  me sugería seguir con la medicación.
            Cuando se fue, prendí la televisión: ya venía mi programa favorito, el de los chistes malos,  el que religiosamente  yo veía todas las noches para no pensar en estas cosas.
                                                    
Página 1 / 1
Foto del autor gabriel falconi
Textos Publicados: 82
Miembro desde: Aug 10, 2009
14 Comentarios 941 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

Palabras Clave: humor absurdo locura

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (14)add comment
menos espacio | mas espacio
 1 2 > 

Julin Negromanti

Creo que es algo que le debe pasar a mucha gente creativa ¿no? Algo paradójico, para quien escribe poesía, es tener que comunicar lo deseado escapando todo el tiempo a los clisés. Uno se esfuerza y logra expresar lo deseado sin caer en lo convencional; lo paradójico está en que los lectores que no se dedican a producir poesía no captan el mensaje, y el hecho comunicativo termina desmoronándose. Más desesperante es querer, como el tipo de tu cuento, escapar a los convencionalismos en la vida social. Eso es verdaderamente frustrante. Lo triste es acudir a Tinelli para escapar. ¿Qué sería sin el arte como válvula de escape para aquellos que quieren expresar lo individual?
Responder
February 01, 2011
 

gabriel falconi

jose
que gusto tenerte por aca
te mando un saludo
nos seguimos leyendo
Responder
March 22, 2010
 

Jose Oliva

Muy bueno tu escrito. Es una gran invitacion a seguir leyendote. Saludos
Responder
March 21, 2010
 

gabriel falconi

EXACTAMENTE COMO UD LO DICE
GRACIAS CANDIDO
Responder
October 14, 2009
 

candido

Concluye la original reflexión con una sutil paradoja , el elemento que cuestiona los lugares comunes cae tambien en la más adocenada y alineante de las costumbres.
Responder
October 14, 2009
 

gabriel falconi

GRACIAS NYDIA ME HALAGAN TUS COMENTARIOS
Responder
September 17, 2009
 

nydia

GABRIEL..
EXQUISITO..FINALES COMO LOS TUYOS NO HE ENCONTRADO..
BESOS MIL
NYDIA
Responder
September 17, 2009
 

gabriel falconi

GRACIAS INOCENCIO ES MEJOR TU FINAL.... AUNQUE ES PARECIDO AL MIO

DORIS, GRACIAS POR TUS CERTEROS ANALISIS DE LOS TEXTOS
Responder
September 17, 2009
 

inocencio rex

muy bueno (en serio, no como cliché) y risas.
te ofrezco un final alternativo: el protagonista se cuelga dejando una nota que dice
"adios mundo cruel"
un abrazo y gracias
Responder
September 12, 2009
 

doris melo

Querido Gabriel el personaje desde el principio refleja un revelarse a la cotidianidad, esta hastiado de todo lo que lo rodea, se aisla debido a la no tolerancia con su realidad. Pero lo que mas me choco fue cuando al final hace un llamado al de arriba y me imagine que sucederia algo serio sobre el dialogo que hasta ahora ha traido la conciencia poetica y paradogicamente el de la bata blanca le ha recetado que vea el programa de chistes malos. al final algo de humor negro pues el se ha quejado de todo lo anterior y sin embargo esta listo para un programa que uffff . Muy bueno como todos tus relatos.
Responder
September 12, 2009
 
 1 2 > 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy