ASOMBRA LA COTIDIANIDAD...
Publicado en Mar 06, 2020
Prev
Next
Amparándose en un dictamen psicológico que le diagnóstico una severa depresión por causa de su embarazo y haciendo uso del derecho a decidir sobre su cuerpo, una mujer resuelve abortar a la criatura de 7 meses de gestación.  Esta historia trae a mi memoria un episodio del cual puedo dar fe.   
Recuerdo como si fuera ayer, pero ya hace 24 años, cuando nació Miguel Ángel, sietemesino; yo los fui a visitar cuando llegaron de la clínica; era tan pequeñito que cabía en mi mano.  La mamá me contó que tendría que hacerle masajes durante algún tiempo hasta que el bebé alcanzara su desarrollo normal.  Yo salí bastante afectada  y hasta incrédula de la posibilidad de que este niño llegase a tener un peso normal.  Sin embargo, a los 15 días que volví a visitarlos: ¡Oh, sorpresa!...  Miguel Ángel era ya un bebé con talla y peso acordes con su edad.  Como ya dije, hoy en día Miguel Ángel tiene 24 años, es una persona normal, un muchacho universitario que va y viene sin limitaciones.  Se quedó como único hijo de esta pareja.
Volviendo al caso poco usual, de la mujer que decide interrumpir su embarazo tan avanzado atendiendo a un concepto científico sobre su salud mental, han surgido en Colombia todo tipo de razones y argumentos tanto a favor como en contra de este hecho; tan válidos para unos como inválidos para otros y viceversa; como siempre y como en todo: “esto se reduce a una simple percepción individual”.  En definitiva, el Ser Humano no encuentra la unidad que le indique el rumbo.  
Razones jurídicas justificadas en leyes incompletas o confusas que sirven en la misma medida para culpar o liberar a la mujer involucrada y a quienes practicaron el aborto “legal” para algunos, para otros “ilegal”
Argumentos científicos que prevalecen la condición emocional de la madre porque la depresión pone en riesgo su vida y que encuentran en el aborto la única solución eficaz contra esa enfermedad.
Ni hablar del análisis religioso que mientras por un lado invoca la voluntad de Dios por el otro nos está hablando de pecado; y juzga y condena… Al fin qué, se hace la voluntad de Dios o el Ser Humano se le salió de las manos a su Creador y está haciendo lo que quiere?
Reconozco avergonzada que mi incesante pensadera solo me ocasiona confusiones irresolubles y por eso cuando trato de escudriñar en mi consciencia la voluntad de Dios, solo atino a preguntarme: “¿conoce el Ser Humano el pensamiento de Dios, conocemos Su concepto de vida y muerte?...”.  Y… si fuera posible que Dios no hiciera distinción entre vida y muerte…?  Será… que el Ser Humano llega a este mundo dotado de su fiscal y su juez propios, que llamamos consciencia, y siendo así, todo se limita a ella, a su juicio… y solo ella nos libera o nos condena? 
Sigo sin respuestas… casi sin criterio propio porque la realidad está empecinada en ocultarme la verdad por toda la eternidad… en consecuencia, no sé qué tan cierta o falsa es esta realidad…
Página 1 / 1
Foto del autor Magnolia Stella Correa Martinez
Textos Publicados: 58
Miembro desde: Apr 04, 2011
4 Comentarios 111 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Un posible aborto de una vida de 7 meses de gestación.

Palabras Clave: Depresión aborto derecho Dios mamá mujer vida niño embarazo salud razones análisis respuesta.

Categoría: Artículos

Subcategoría: Actualidad



Comentarios (4)add comment
menos espacio | mas espacio

JUAN CARLOS

Hola Magnolia. Un gusto saludarte.
Un tema dificil y de tantas respuestas como personas encontraremos en este magnífico texto que nos hace reflexionar. En loque a mi respecta. El aborto es posible en casos puntuales, como la violación, inviabilidad o malformaciones que lo llevaran a una precaria sobrevida .Tambien hay factores religiosos,morales y de pobreza que incentivan o desincetivan el aborto. Cada cual tendrá siwmpre una mirada desde su propio prisma.

Un saludo cordial!!
Responder
March 08, 2020
 

Maria Jose L de Guevara

Desde mi punto devista y hasta el punto en el que los opinantes (dos) hacen notar su crietrio, me sumo a ellos desde la perspectiva que es un tema muy complejo y aun débil cuando se recogen los argumentos realizados por las partes. No obstante, y como hago referencia al comienzo de mi comentario, en mi consideración frente a ésta disyuntiva, mi posición es discrepar sobre el derecho general de la mujer a respetar la decisión de hacer valer el suyo solo desde su indivildualidad: Que está en riesgo su seguridad, su comodidad y su decisión; pero no se detiene a respeter el derecho de la criatura en gestación.
En el caso descrito en esta historia las fortuitas circunstancias nos revelan que esa criatura llegó a poseer en la consciencia de su ser todos los derechos que la vida ofrece a todos, aparte de existir en él una establecida senda de provecho tanto para su persona como para el entorno social en el que quedó inserto. Frente a esta realidad yo le preguntaría a esa madre ¿Cómo evalúa hoy la decisión que quiso tomar en la víspera del nacimiento de ese hijo? Y también le preguntaría directamente a ese joven ¿Te hubiera gustado que no te hubieran permitido no nacer?
A lo largo de mi vida y por diferentes razones me ha tocado ser testigo de nacimientos de individuos que llegaron a este mundo desafiando las conocidas tres causales que han justificado una ley de aborto en algunas legislaciones de muchos estados del planeta y parte de algunos han superado los obstáculos que se presagiaron y otros sufren esos obstáculos y las auguradas consecuencias. Sin embargo, ¿Acaso la vida misma, en otras diferentes materias, no es una inmensa dificultad con la que tenemos que luchar arduamente? Hacerle frente a tales amarguras y buscar soluciones sin recurrir a la muerte es lo nos hace dignos, porque sin dignidad, es mejor irse a la mierda.
Te felicito amiga por poner este argumento en la palestra.
Cariños y besos, Magnolia Stella.
María José.
Responder
March 06, 2020
 

Enrique Gonzlez Matas

Buen tema, de gran actualidad y de difícil definición ética, ya que confluyen aquí ciencia, psicología, religión...
Yo escribí en estas páginas, anteriormente, que estaba de acuerdo con el aborto en los tres casos que lo permite la ley actual española: por violación, cuando peligra la supervivencia de la madre y cuando el feto presenta anomalías graves. La decisión debe quedar en manos de la madre, ya que las circunstancias pueden ser muy diversas. Es mi opinión.
Felicidades, Magnolia, por tu escrito.
Responder
March 06, 2020
 

kalutavon

Buen texto Magnolia. Induce a la reflexión seria y desencadena una gran cantidad de conjeturas sobre lo que llamas "la realidad". Quedo pues cavilando sobre lo que has escrito. Afectuoso saludo.
Responder
March 06, 2020
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy