El ltimo tren (corregido)
Publicado en Feb 15, 2020
Prev
Next
El último tren
Pensaba:                                                                                                             
En la juventud se vive  la eternidad del instante.
Un día miré y me vi en un espejo
Con un rostro demacrado y viejo
De aquí en más esta Imagen vana,
Infestada, será dura y cotidiana.
En esta carne hecha de muerte:
Es el ocaso, la tarde corre inevitable;
 como un río, en su curso irrevocable.
Con los años, o mejor dicho: Al final de los años, a este cuerpo uno no lo siente completamente propio, intuitivamente uno entiende que hay que devolverlo, entonces se hace mas que evidente: El desengaño del estuche se hace ostentoso y vacio, uno odia las necesidades físicas, los dolores físicos, los miedos físicos y el temor a devolver lo que era mío
En el último andén, en  un espacio casi vacío, acomodar las valijas cuando casi arranca la noche. Yo, ya había perdido hace tiempo y allá lejos  ese aire de juventud y con  la vacilación de una cascara vieja que le infunde la noche, pensaba:
Hasta la ceguera y el vértigo, el impulso de la sangre me tapó los ojos, ciego a las culpas, solo veía el deseo y hoy me doy cuenta; fueron miserias flacas.
 Pensando que la casa era sólo mía, ahora veo la posesión abstracta.
Algunas veces me siento como dos hombres a la vez: Uno, con un desafío; lograr el desapego balsámico, renegando de la propia identidad,  pensando que así el hombre, se queda  más limpio, con el ama luminosa, mientras te tira y tira la montaña de los deseos, como un imán del otro lado y el hombre va deseando matar a este cuerpo vacilante, hasta terminar la historia y cerrar este librito de cuentos; mientras el otro, ese otro anclado a la carne y la sangre aún, sigue añorando la juventud perdida, vive la fugacidad del tiempo y revive el cuento y no le sirve de nada o de poco, la certidumbre que le dan las cosas
La última despedida, para algunos por el miedo es como la del perro encadenado, que rompió a llorar,  tira y tira de la cadena sin poderse soltar, para otros es como una convención, está aceptada, fácil,  como quien atraviesa esa calle hacia otro espacio, más amplio, más firme; diría: Sagrado, para saludar a la  Divinidad en el tiempo de la sucesión.
Cuentan algunos que han vuelto de ese viaje. Si alguna vez durmió suave y lentamente, es como ese sueño íntimo y secreto, en la soledad perfecta. Es hora de dejar el andén, ya se acerca  el tren, como sol de mediodía, esa luz blanca quiere colmarlo todo, se van borrando los contornos y uno, así… va soltando la cuerda.
¡¿Qué será de esta pluma, ahora que deja de hablar
Con una flor en el pecho y un verso sin terminar?!
 
Página 1 / 1
Foto del autor gonza pedro miguel
Textos Publicados: 329
Miembro desde: Nov 03, 2012
6 Comentarios 54 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

poema

Palabras Clave: tren

Categoría: Poesa

Subcategoría: Romntica



Comentarios (6)add comment
menos espacio | mas espacio

Enrique Gonzlez Matas

Muy buenas las dos últimas líneas de tu escrito, amigo Gonza. Elucubras acertadamente sobre las fases de la vida y sobre el tren que nos recogerá en la última estación, y hay que estar preparado para el viaje.
Enhorabuena con mi abrazo.
Responder
February 21, 2020
 

gonza pedro miguel

Hola Enrique, es verdad hay que estar preparado para ese viaje, recibo tu abrazo y te envío el mio, con afecto.
Responder
February 21, 2020

Raquel

Estimado Gonza..Mi nombre es RAQUEL....
En primer lugar deseo darte las gracias por gustar de "Deporte" y de "Traje gris"...No importan las palabras en devoluciones , más yo me he sentido feliz de solo saber que los leíste...¡Por ello.GRACIAS MIL!.
Y ahora paso a tu emotivo texto comenzando por el final..Final que llenó el alma de algo muy bonito y que a la vez hizo que se me humedecieran mis ojos.(no había humo por ninguna parte), además se atoró en mi garganta un nudo...(se desató con la lágrima).
"Que será de esta pluma ahora que deja de hablar con una flor en el pecho y un verso sin terminar?..¡Dios mío..!.Que tremenda sensación estremeció mi cuerpo..Tristes versos reflejan ese, a la vez , un hermoso final poético..
Hablas del último tren...De la vida ...Del recuerdo de aquella alejada juventud, la cual tiene atributos que ya están ausentes en este presente...Al igual que yo y todos quienes transitamos por esta vida, tarde o temprano vemos el desgaste de esa construcción corporal, modelo que Dios construyó a imagen y semejanza. Todos los seres humanos pasamos, pasaremos por ese cambio. De alguna manera somos como dos personas al mismo tiempo: una quiere luchar y arrancar las cadenas que nos martirizan por el paso del tiempo y ver cada mañana un nuevo sol--La otra persona , siempre dentro de una misma, se aferra a los recuerdos de un juventud brillante de momentos felices, de un juventud gladiadora en todos los aspecto,donde hasta la adversidad tenía colores radiantes. Juventud que siempre se mostraba como soporte del universo ,con sus dotes y aventuras, con sus amores o desamores...El tiempo nos quita algunas atribuciones corporales pero en su lugar nos pone otras; sabiduría, acercamiento, madurez, sueños maduros y cabales, momentos puntuales y un día a día a pleno para la amistad y la fortaleza de saber vencer y aceptar si hay algo ya distinto ¡ en nosotros mismos.!.Me dejó un poco triste el texto..Pero confío que solo sean expresiones vertidas y que son verdaderamente útiles para reflexionar sobre nosotros mismos y buscar que "El último tren tenga asientos específicos para ser felices...Fue un placer...Me gustó "El último tren"...(espero no lo sea Gonza)..Que Dios te bendiga..Hasta mañana...Rq
Responder
February 17, 2020
 

gonza pedro miguel

HOLA RAQUEL, Me alegra que el texto sea de tu agrado, es para reflexionar, la escritura siempre nos hace reflexionar cómo somos, no solamente para el que escribe, algunas veces también el que lee y por lo que veo en usted logró su cometido,un abrazo y Bendiciones Raquel
Responder
February 17, 2020

Raquel

Así es Gonza---Estos textos son hermosos porque nos permite reflexionar y ,por lo consiguiente, cambiar lo que hay qu cambiar...Cordial saludo...Rq
Responder
February 23, 2020

Maria Jose L de Guevara

No es que tenga la experiencia, pero imagino y comprendo el tránsito de ese tren que nos describes, mi querido amigo ( aun no lo somos oficialmente). Es innegable la frustración manifestada cuando muchos de los deseos emergidos desde lo profundo de nuestras necesidades no pueden ser cumplidos, sin embargo, la vida -- especialmente la humana-- ha hecho que "la necesidad cree el órgano" y ha dispuesto dentro de nuestros recursos la imaginación, la memoria y los sueños, capitales que no necesitan ser movidos por la articulación corporal y, no obstante, sí pueden estar vinculados al placer, la dicha, o la felicidad; como tú quieras llamarle.
Apuesto a que sabes de lo que digo.
Mi cordial y cálido saludo.
María José.
Responder
February 15, 2020
 

gonza pedro miguel

Hola MARÍA jOSÉ a medida que pasan los años, la vida nos hace un poco más reflexivos, entonces crece: la necesidad de pensar en: Dios, la vida, la muerte,, se hacen temas recurrentes.
Hay que preparase para la despedida, dejar los miedos y aceptar que un día nos pondremos a cuenta con el creador.
!Abrazo María José!!
Responder
February 17, 2020

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy