COSTUMBRES DE PUEBLO
Publicado en Apr 13, 2013
Prev
Next
Pocos
sitios están más poblados de niños en un pueblo como Teodelina que un ciber a
la hora de la siesta. Estos espacios que han proliferado en los comienzos de
los años dos mil para estar en comunión con lo virtual antes que con lo real
con la omnipresente Internet. Si bien en su momento, como toda moda, hubo en un
pueblo cinco de estos cibers, el tiempo puso las cosas en su lugar y quedaron
en pie nada más que dos. En un pueblo eternamente escindido en un par de
mitades. Dos clubes: el Racing y el Teodelina F.B.C. Dos  bancos: el Banco Provincia de Santa Fe y el
Banco de la Nación
Argentina. Dos colegios primarios: la Nº 6382 y la vieja 177.
Retomando el curso del relato digamos que subsistieron en base a añadirle
juegos a lo básico de la red de redes como es recopilar información y ser
elemento de consulta, además del propio Chat. Los niños juegan en las máquinas
sus aventuras de muerte, mientras los otros esperan su turno o simplemente
dejan que les pase el tiempo porque ya han gastado su dinero. En todo caso,
siempre molestan. 

- ¿Qué
hacés puto? Rajá de acá, la concha de tu hermana. 

Desbocado
el niño de una edad que ronda los diez años.

- Dejame
puto, salí de acá, correte, no ves que no veo a los viejitos que me quieren
matar. Para qué mierda te metiste conmigo? boludo.

A menudo
suelo preguntarme porque estos niños que gritan sin cesar no quedan afónicos.
Como ocurre en las canchas de fútbol, donde los barras si quedan en ese estado.
Las cuerdas vocales de los párvulos deben estar más entrenadas.

El ciber
es un espacio de unos pocos metros cuadrados, donde con notable astucia logran
caber diez máquinas y en un rincón un pequeño escritorio donde controla la
máquina central el consumo de minutos de las demás máquinas. Atiende una secretaria
de diecisiete años.

En un
momento, el griterío y barullo que implica además la música de fondo torna una
atmósfera hostil. Música de fondo que como no puede ser de otra manera es una
atroz cumbia. Los niños repiten esas letras asquerosas con gran conocimiento,
es que en la Argentina
puede saberse cuál es la raíz cuadrada de cuarenta y nueve pero jamás no
conocer a los grupos de cumbia de moda. A veces también se pone de moda el
cuarteto y la locura en ese caso ya torna a estupidez.

Ingresa un
muchachito de trece años, delgado y morocho, además de dientudo y cara de
bonachón. Andar pausado. Se nota su timidez. Uno de los jugadores de lo virtual
gira su cabeza y advierte su presencia.

- Eh,
Cabral, qué hacés. Vení boludo, fijate que ya maté a siete. Soy un genio.

De pronto,
otro chiquilín sin darse vuelta empezó a canturrear algo parecido a la marcha
peronista, aquella que le hizo honor al político más influyente de los últimos
sesenta años de la
Argentina.

-¡¡¡
Cabral, Cabral, qué grande sos!!!

Uno, que usaba
visera y tenía doce años, riéndose:

- Cabral,
Cabral, soldado heroico? Che Cabral, dónde lo dejaste a Perón.

Y todo
continuó en la mayor normalidad. Cabral, se metió a manipular una computadora y
fue uno más de los combatientes de ese juego apasionante que le ganaba
holgadamente horas al estudio de esos niños que quizá nunca supieran que el
soldado heroico de la batalla de San Lorenzo había antecedido por ciento
treinta años al general Perón. 

De fondo,
como no podía ser de otra manera, cumbia. La droga de los que nada tienen.

 

 

Zapatillas
Nike Pantalón negro de buena marca. Las grandes marcas sirven para identificar
a los jóvenes más que un documento nacional de identidad. A los D.N.I. los
expiden el Registro Nacional de las Personas y a las marcas las estruendosas
campañas de publicidad. Las marcas permiten que un joven pertenezca a un
determinado grupo. Mientras más caras sea lo que viste y calza más personalidad
cree él ostentar. 

Grandes
ojos negros. Cabellos bien peinados. Chica de nueve años. Hija única de madre
soltera. Sus caprichos y sus marcas a la orden del día. La mejor vestimenta.
Gran encono porque su madre le trajo un celular que no colmó sus expectativas.

- No,
mami, yo no uso este celular ni loca. Es una porquería.

- ¿Y por
qué no? Mirá que lindo que es?

- Es re
fiero? Usalo vos si querés. A mi no me gusta esta porquería.

- Pero
mirá que hizo la publicidad Messi. 

- ¿Y qué
me importa? La Charito
tenía uno de estos hace mucho. Ahora los padres le compraron uno mucho mejor.
Filma, tiene eme pe tres y está re bueno.

- Pero
mirá que este saca fotos.

- No lo
quiero, es re fiero. Es re viejo.

Y la
madre, resignada, a guardar el aparato en la caja y envoltorio originales. Para
cambiarlo por un modelo más sofisticado. Y más caro.

- ¿Cuál
querés? ¿Querés que te lo cambie por otro?

- Bueno.

Casi
llorando.

- ¿Y cuál
querés?

- Uno como
el que tiene la Charito,
que tiene para escuchar eme pe tres y también filma.

La madre
frunció el ceño sospechando lo que podía llegar a costarle. Pensó que nada era
lo suficientemente sacrificado a la hora de brindarle satisfacciones a su
hijita. Con la tarjeta podría pagar una suma de manera mensual hasta cancelar
el monto total. Ya lo había hecho antes cuando a la niña le despertó el gusto
por el jockey sobre césped y el patín artístico.

La niña
después de esta escena, corrió a jugar con su tía de once años y un primo de su
madre de siete años. Al correr se le cayeron unas monedas. Recuperó hasta
treinta y cinco centavos.

Los otros
niños se acercaron a ayudarle a buscar la moneda caída. Por unos minutos, los
cuerpos encorvados y la mirada posada en el piso buscando el vil metal.

De pronto,
la niñita hija única, muestra fastidio de esta situación y con tono superado
manifiesta:

- Dejá,
total por diez centavos no me voy a morir.
Página 1 / 1
Foto del autor Hugo Nelson Martn Hernndez
Textos Publicados: 43
Miembro desde: Mar 31, 2013
6 Comentarios 398 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Situaciones de algunos pequeos pueblos de provincia en la Repblica Argentina.

Palabras Clave: Teodelina pueblo historias

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Ficcin



Comentarios (6)add comment
menos espacio | mas espacio

Zulema

Me gustó mucho la narración. Creo que describe muy bien lo que sucede actualmente.
Responder
April 19, 2013
 

Hugo Nelson Martn Hernndez

Gracias Zulema, aprecio tu comentario.
Responder
April 20, 2013

Elvia Gonzalez

Me gusto y a la vez entristeció, es la cruda realidad de la sociedad actual, importa la apariencia, no los valores íntimos, cuando tratas con distintas realidades de la sociedad, este relato es calcado, es el presente en muchas familias.
Responder
April 14, 2013
 

Hugo Nelson Martn Hernndez

Es una cuestión tan remanida en la humanidad y que la literatura ha abordado con diversa felicidad la preponderancia de la apariencia por sobre la esencia.
Responder
April 20, 2013

Jessica

A mi juicio, deberías darle una vuelta a cómo está redactado. No sé si a todos les pasa lo mismo, pero a mí me cuesta un poco seguir el hilo por la forma en que lo escribes.

Saludos
Responder
April 14, 2013
 

Hugo Nelson Martn Hernndez

Gracias Jessica, creo que tienes razón, en ese momento hace como unos 10 años atrás estaba bastante fanatizado por las formas de redacción de Cortázar y su permanentes juegos literarios. En tí observé mucha prolijidad y profesionalismo. De cualquier modo son estilos, no hay una sola manera de comunicar. Tu opinión es muy valorada.
Responder
April 14, 2013

GLORIA MONSALVE

u saludo hugo
creo que esta es una realidad, no solo de la provincia de argentina... esto es algo mundial...las antiguas costubres han cambiaddo.. los juegos de niños han sido eemplazados por la computadora. la iternet y la maquinitas... la tecologia haciendo estragos en su mala utilizacion...el consumismo y la moda prevaleciendo sore los verdaderos vaoes
tu mensaje es hermoso... me parecio coomo si fuese un librete... por los detallado,, no se si e equivoque...
un abbrazo de amistad
Responder
April 14, 2013
 

Hugo Nelson Martn Hernndez

Gracias Gloria pues el relato surge a partir de ciertas decepciones. La idea no era dejar un mensaje, sino más bien describir algunas realidades de lo diario. Si fluye algún mensaje tal vez se deba un poco a algún sentimiento de bronca que quizá tuve en ese momento y que hoy ya ha sido superado.
Responder
April 14, 2013

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy