Hora Cero
Publicado en Nov 20, 2012
Prev
Next
Image
-Sam, ¿estas segura que no quieres salir con nosotros? – dijo mi mamá en la puerta de mi habitación, estaba muy concentrada en unos foros de internet que apenas le respondí con un movimiento de mi cabeza indicando que no.
Luego de terminar de leer el artículo que me llamó la atención giré en dirección a la puerta y mi mamá había desaparecido, había estado tan concentrada que ni la escuché alejarse. Salí de mi cuarto con la intención de despedirme de ellos pero ya no había nadie en casa.
 
-¡Se fueron sin despedirse! – dije a mi vacío hogar.
 
Me serví la cena y la llevé a mi cuarto. Luego de ver unos videos paranormales me di cuenta que ya no tenía nada en el plato, lo dejé a un lado y me concentré más en los videos, era la primera vez que me atrevía a verlos sin la compañía de otra persona y comenzaba a darme cierto temor.
 
De pronto y sin querer me fijé en la hora, no falta mucho para las 12 am, me pregunté porque mis papás no habían llegado hasta ese momento, pero otra vez dejé de preocuparme y seguí con mi insistente tarea de llenarme de temor mientras aún podía soportarlo. Era masoquista, pero el miedo hace que uno se sienta vivo, ¿no?
 
Un video captó mi atención, no tenía un nombre extravagante, solo decía “00:00”, me pareció aún más interesante cuando noté que tenía muchas visitas y ningún comentario, además tenía una indicación “No corras, has una cuenta regresiva de las 12 campanitas”.
 
La pantalla se puso oscura apenas le di “play”, por un momento pensé que saldría una imagen aterradora y me preparé para lo peor, pero no sucedió así. Una pequeña luz que provenía de un encendedor iluminó apenas la habitación, la reconocí como una celda cuando se pudo ver los barrotes, la luz se movió un poco hacia la derecha y vi una cama, las sábanas estaban tan sucias y raídas, el colchón prácticamente inexistente y los fierros de la cama se notaban tan oxidados que parecían poder quebrarse si alguien se echaba en ella. La luz se movió un poco más, esta vez se vio un lavabo casi negro por la suciedad y colgado sobre este había un reloj, era al parecer, lo único que estaba en un estado considerablemente bueno. La cámara se centró en el reloj, noté que daba las 11:58, miré el reloj de mi pantalla y ¡Oh coincidencia!, la hora era la misma…
 
Mi móvil comenzó a sonar insistentemente, me sobresaltó pero recuperé la compostura. Vi el identificador, “llamada entrante” decía pero no había ningún número, marqué el botón de contestar y antes de que pudiera decir cualquier cosa un extraño sonido invadió mi habitación, eran como gruñidos de ultratumba y eran muchos los que hacían ese gutural alarido y provenía de mi celular. Lo solté y se deslizó bajo mi cama, pero el sonido se hacía más potente y ya no parecía venir solo de mi teléfono, ahora el sonido parecía estar en el primer piso de mi casa.
 
Miré la pantalla de mi computadora, la cámara estaba temblando pero aún podía ver el reloj avanzando lentamente y los sonidos seguían en aumento y más cerca… más cerca a mi habitación.
 
Mi respiración se volvió más acelerada, ¿Qué estaba pasando?, ¿Por qué esos ruidos extraños?... ¡Mi puerta!, recordé que no le puse seguro, me acerqué tan rápido como pude y presione el seguro, tan pronto como lo hice la manilla giró y yo di un grito.
 
Me alejé todo lo que pude de la puerta y comencé a sollozar por el miedo. La puerta comenzó a ser forzada, tiraban de ella con fuerza.
 
-¡Fuera de aquí!, ¡Ayuda! – grité desesperada, pero sabía que era inútil, la cosa que intentaba entrar no tardaría en desbloquear su camino.
 
-¡TIN! – un sonido proveniente de mi computadora hizo que gritara otra vez, pero entonces recordé la indicación.
 
-12… “¡TIN!” 11… “¡TIN!” 10… “¡TIN!” 9… - la puerta estaba siendo azotada con mucha fuerza, mi voz se hizo más fuerte cuando escondí mi cabeza entre mis piernas mientras seguía contando – “¡TIN!” 8… “¡TIN!” 7… “¡TIN!” 6… “¡TIN!” 5… “¡TIN!” 4… “¡TIN!” 3… - la puerta se abrió con un golpe fuerte contra la pared, grité asustada mientras las campanadas me parecía demorar una eternidad - “¡TIN!” 2… - no podía ver, pero podía sentir, algo estaba a punto de tocarme… ¡lo sabía! - “¡TIN!” 1… - una mano me tomó de la muñeca y me alzó como si nada, mantuve lo ojos cerrados esperando lo peor, el horrible aliento del ser que me sostenía chocó contra mi rostro…
 
-“¡TIN!”… ¡cero! – chillé y de pronto la fuerza que sujetaba mi muñeca desapareció y caí de bruces al piso.
 
Me puse de pie como pude y miré la pantalla de mi computadora, el video había terminado, desconecte la computadora sin apagarlo adecuadamente.
 
-¡Sam! – la voz de mi papá me sobresaltó, estaba en la puerta con una expresión de enfado – vas a malograr tu computadora si la apagas así. – lo miré incrédula de verlo ahí y luego lo perdí de vista.
 
Abrí los ojos por la molestia que el sol me causaba, estaba echada en mi cama con la pijama puesta. Comencé a recordar lo que había sucedido y por un momento pensé que se trató de una pesadilla, pero una punzada en mi muñeca hizo que la viera y descubrí la huella de una mano que me sujetó con fuerza.
Página 1 / 1
Foto del autor Karla Alvarado Salazar
Textos Publicados: 2
Miembro desde: Nov 16, 2012
0 Comentarios 385 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Creepypasta

Palabras Clave: hora cero hora medianoche terror videos paranormales reloj

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Terror & Misterio


Creditos: Karla Stefany Alvarado Salazar

Derechos de Autor: Hecho por Karla Stefany Alvarado Salazar


Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy