Los derechos fundamentales como una caparazn de la democracia actual
Publicado en Jul 02, 2012
Prev
Next
"Los derechos fundamentales, como señala la experiencia, no caen nunca del cielo, sino que llegan a afirmarse cuando se hace irresistible la presión de quienes han quedado excluidos ante las puertas de los incluidos"(1) Ferrajoli
 
            Esta frase del jurista italiano Luigi Ferragoli, sin duda ha sido citada en muchas oportunidades; en numerosos desgloses sobre los derechos fundamentales, quizás en las más variadas lenguas ¿Qué hace que tal conjugación gramatical tenga tanta preponderancia entre quienes analizan tales derechos? De mayor relevancia aún ¿Dónde radica la importancia de los mismos? La respuesta a estas interrogantes no se encuentra en una simple definición de los derechos fundamentales, y contrariamente a la primera impresión, no intentan enaltecerlos, pues es inherente al consciente humano el gran valor que en ellos radica. De hecho, su importancia se encuentra en la relación que establecen con la aún mayormente citada “democracia”.
            La relación entre ambos fundamentos tiene indudablemente un origen histórico. Cuando se creía que la democracia era el principio supremo que había constituido a las sociedades como cuerpos inquebrantables de derechos, y la representatividad los consagraba como tales, no obstante, la segunda guerra mundial nos dejó una gran lección: esa democracia formal, por sí sola, no logra sustentar sus propios principios, como expresa la segunda aporía de Ferrajoli: “Siempre es posible, en vías de principio, que con métodos democráticos se supriman los mismos métodos democráticos”(2).
            Debido a lo anterior es que luego de la positivación de los derechos fundamentales con tratados internacionales, que además fueron adquiridos en las constituciones de la gran mayoría de los países, se genera esta relación entre derechos fundamentales y democracia. Son múltiples las interpretaciones que de dicha relación se han generado, desde una concepción de subordinación entre ellos, hasta la necesariedad de uno para definir al otro.  No obstante, sin poner en tela de juicio cada una de ellas,   no hay duda de
 
(1)FERRAJOLI, Luigi. “Derechos y garantías: la ley del más débil”, pp180.
(2)FERRAJOLI, Luigi. “Sobre la definición de democracia. Una discusión con Michelanagelo Bovero, pp229
que existe una relación irrevocable entre ambos fundamentos, que genera la real concepción de lo que entendemos modernamente como democracia, o lo que hoy en día se conoce como “democracia constitucional”, que en palabras de Ferrajoli constituye tanto las dimensiones formales como “sustanciales” de la democracia. (3)
            Respecto a lo anterior y a modo de interpretación de las concepciones de Ferrajoli, el abogado y docente  Marcelo Silva* nos señala: “Frente al debate sobre la democracia no pueden estar ausentes los derechos fundamentales y sus mecanismos de garantía, tutela y protección. De lo contrario, la institucionalidad ve menoscabada parte de las bases sobre la cual se construye una comunidad política, incubando el germen de su propia destrucción como bien lo demuestra nuestra historia”. En tal declaración no solo reafirmamos la conexión necesaria entre ambas, sino que además establecemos a los derechos fundamentales como “garantes” de la comunidad política que se desarrolla en una sociedad democrática, señalando precisamente, la existencia de aconteceres históricos, que hicieron precisar la positivación de los derechos considerados de primer orden, y consolidaron el concepto de democracia moderna.
            Es por ello, que aunque se pueda considerar que los derechos fundamentales cumplen un fin de control para el desarrollo de la democracia, es de mi interpretación corregir tal afirmación, para estimar que tales derechos no tienen un origen teleológico. En cambio, expresare que los mismos cumplen la función de cuidado la democracia en su sentido formal. No son un límite para el desarrollo político, sino una especie de “caparazón” que la resguarda frente a los vicios políticos, garantizando su correcto proceso; no es la imagen de la relación de un padre autoritario corrigiendo las malas actitudes de su descendencia; es una configuración pictórica de un adulto ayudando a un niño a cruzar la calle. Siendo así, no podemos hablar de democracia sin contener en nuestro pensamiento la importancia de los derechos fundamentales para la misma, y a su vez, no podemos expresarnos respecto de esta relación como la demarcación de límites fronterizos entre ambas, pues aunque se definan y contengas principios individuales, comparten ambas el resguardo de la consciencia y desarrollo de la sociedad.
 * Marcelo Silva es abogado de la Universidad Diego Portales. Magíster en Derecho Constitucional e Instituciones Públicas, Universidad Diego Portales. Profesor Derecho Político y Derecho Constitucional Facultad de Derecho, Universidad Diego Portales
(4)SILVA, Marcelo. “Democracia y Derechos fundamentales”, Diario Constitucional, el jue 05/01/2012 a las 9:52
 
Página 1 / 1
Foto del autor Tamara Alejandra
Textos Publicados: 22
Miembro desde: Nov 27, 2011
1 Comentarios 691 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Ensayo de democracia

Palabras Clave: democracia derechos fundamentales

Categoría: Ensayos

Subcategoría: Sociedad



Comentarios (1)add comment
menos espacio | mas espacio

LIBARDO BERNAL R.

INTERESANTE TU ESCRITO; HE APRENDIDO ALGO MAS EN MI VIDA; TE FELICITO Y GRACIAS POR COMPARTIRLO. UN ABRAZO AMIGA.
Responder
October 27, 2012
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy