los designios de calvin klein
Publicado en Jul 27, 2010
Prev
Next
Guerra de los sexos. Lucha por el poder real coexistiendo con la existencial necesidad del amor, generando una crisis espiritual sin precedentes. El sexo terminó siendo la mar de fácil (jamás será gratuito), y a la vez, el amor lo más difícil de todo; con la fe en la humanidad sepultada y el lirismo en franca bancarrota, ya no hay inocencia; y todo ideal está sancionado por las mismas leyes de mercado: nuestro amor actual es una batalla de egoísmos que, buscando satisfacciones constantes, se sumen en la también constante insatisfacción.
De haber habido una verdadera revolución sexual, en las reuniones de amigas tóxicas: ¿habría, al menos, lesbianismo explícito? ¿habrían más orgías, sanas y mixtas, sin reproches? Toda aquella perorata de la tóxica nueva ex esposa de Gómez ¿empezaría con la práctica efectiva del pete perfecto?
¿Los 60`s nunca existieron?
Maldito sea el SIDA. Qué bien les vino a las recalcitrantes sotanas de los regentes de éste actual mundo de muerte signado por el miedo. Qué bien a la industria, que con una imagen afecta al erotismo histérico en aumento nos lo vende todo, desde coches hasta caramelos, a una civilización en constante deseo (y en una insatisfacción también constante) como gancho de todo el negocio. La calma de espíritu hiere de muerte a un mercado que crea tus necesidades para vender las satisfacciones, y que vuelve a crear nuevas necesidades para que nunca te alcancen las satisfacciones. ¡Mantente con miedo!, porque en esta sociedad de consumo, debemos consumir seres humanos. -Si. Quiero consumir mujeres y desecharlas. ¿Por qué me voy a quejar si Isabel me se va? ¿No era yo más hot que Jude Law?
Cuando miro carteles, hojeo las revistas o en la tanda, esperando a que vuelva mi programa favorito... -tome Coca-, dicen carnosos labios sibilinos, rojos como el mismísimo diablo... -tenga el nuevo Audi-, y nalgas satinadas se me pegan al hipotálamo. ¿Soy libre? Seguro que no.
Son días en los que dos solitarios, desencontrados, se miman sin ternura ni esperanzas, sólo por escapar de sí, para consolarse masturbándose con los guantes puestos, creyéndose libres de estar tan tristes según los designios de Calvin Klein.
Página 1 / 1
Foto del autor inocencio rex
Textos Publicados: 216
Miembro desde: Jul 22, 2009
9 Comentarios 766 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

polmica en el bar

Palabras Clave: calvin klein

Categoría: Ensayos

Subcategoría: Sociedad


Creditos: Inocencio Rex

Derechos de Autor: inocencio Rex


Comentarios (9)add comment
menos espacio | mas espacio

natalia

Excelente!! me lo llevo a favoritos para poder desmembrarlo y digerirlo parte por parte.
Responder
August 26, 2010
 

inocencio rex

y sí, gabriel.. hay artículos que parecen de primera necesidad pero dpues no se sabe donde meterlos.. igual me gusta mas la pepsi jejej.. abrazo, amigo y gracias por tu visita
Responder
August 03, 2010
 

gabriel falconi

fijate la botella do cocacola estuvieron años para diseñarla
es un pene nirala bien o no??? pero supongo quemno es por eso que me gusta jejej
buena su reflexion amigo.... parecemos libres pero estamos bastante condicionados
abrazo
Responder
August 02, 2010
 

inocencio rex

pero el lado bueno de la cosa es que el matrimonio se está volviendo una institución eminentemente gay
Responder
August 01, 2010
 

inocencio rex

más que estrenar los ck, fabio, mejor es tener con quien no necesitar usarlos..
la idea era que venció el capital, y somos desechables para las otras soledades, o algo así.
salute!
Responder
July 29, 2010
 

Eduardo Fabio Asis

sí señor... tanto invento boludo para terminar... en bolas... y aún en bolas, a veces, seguir solos. Cosas del capitalismo... que lleva en sí su propia destrucción... a apurarla se ha dicho. Salute!
Responder
July 29, 2010

Eduardo Fabio Asis

No me gustó para nada. Me hizo comprender que una parte mía no soy yo, sino la propaganda que me fue dada. Y no me gusta saberlo, pero después de todo, es cierto... mañana me compro un Calvin Klein y se me pasa... jajajjaja... ¡Buena Inocencio! salud! (lo más importante del Calvin, es con quien estrenarlo?)
Responder
July 29, 2010
 

inocencio rex

creo que sí, eso mismo quería decir... tristes según los designios... gracias robert por pasarte, abrazox
Responder
July 28, 2010
 

Roberto Langella de Reyes Pea

Qué se puede decir, en Buenos Aires, tenemos a la Salada, ahí te podés comprar unos calvin klein, que si no los tocás, no te das cuenta que no son originales.
Una duda, la última frase, "creyéndose libres de estar tan tristes según los designios de Calvin Klein"... Así, ¿está bien armada?. No sé, no etendí; los designios de calvin klein, ¿serían de estar tristes?. Abrazos.
Responder
July 27, 2010
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy