Sangre de Chocolate (segunda parte)
Publicado en Nov 05, 2009
Prev
Next
Mientras terminaba la tarea me entro la curiosidad de saber que era lo que se traían en manos Ethan y Josh ya que habían estado susurrándose en clases de manera sospechosa; por mas que pregunte no me quisieron decir nada .
Terminando los deberes supe que estudiar no era una opción para mi ya que en esos momentos no tenia el humor suficiente para seguir pretendiendo que queria hacerme la inteligente.
Sin saber que mas hacer me limite a mirar todos los rincones de mi desordenado cuarto hasta que mis ojos se posaron en el viejo Ipod que tanto me había alegrado días sombríos, mis padres habían salido a cenar con unos amigos y no volverían hasta pasadas las 10 y apenas eran las 7, me encogí de hombros y lo tome.
Mi perro me siguió hasta que baje las escaleras a la sala mirando con nostalgia su amada correa, lo mire con el ceño fruncido puesto que ya lo había sacado al llegar de la escuela. Cerré las cortinas con disimulo y encendí la lamparita que había en una de las mesas cerca del sofa para no gastan mucha energía eléctrica; encendí mi aparatito y comencé a buscar una buena canción para bailar sin control. Por fortuna la encontré (Believe de Sher) y sin mas baile como loca sin control.
Yo era una persona completamente diferente cuando bailaba, m sentía nueva y sexi, como si fuera realmente hermosa (y no era que no me quisiera si no que no me consideraba guapa en extremo) seguí bailando hasta que la canción termino y busque otras canciones para seguir agitándome y moviéndome.
Le di la vuelta a las canciones mas movidas hasta que no pude mas, resoplando llegué a la cocina y me serví un gran vaso de agua y me lo tome rápidamente de un trago; y me dirigí al baño para tomar una buena ducha para ponerme a hacer alguna otra cosa. Después de ducharme me puse la pijama y sin mas me puse a ver televisión en la pantalla de mis padres, sin embargo fui interrumpida por el sonido incesante del teléfono que se encontraba en mi cuarto, sonreí para mi misma cuando reconocí el nombre del directorio telefónico.
-¿Diga?
-Ay si como si no supieras que soy yo- reí con Ethan mientras una sonora carcajada salía de sus labios.
-Era para ver si tu me reconocías a mi.
-Si bueno creo que conozco tu vos de modelo de perfumes bastante bien- su comentario me hiso sonrojarme mientras se volvía a partir de la risa.
-Si bueno, dejando aparte tu "halagador" comentario. ¿Necesitas algo?.
-Que vergüenza pensar que solo crees que me comunico contigo para pedirte cosas- Le gruñí ya que eran raras las ocasiones en donde me hablaba para saber cosas mas importates que lo que dejaron de tarea- Pero si te hablo por que necesito de tu precencia con nosotros el viernes.
Yo sabía de sobra a quienes se referia con lo de nosotros asi que no tuve la mala educación de preguntarle.
-Claro, ¿pero que es lo que quieren hacer?
-Planeabamos salir a acampara al bosque de Stacontale el viernes y volver a casa el sábado.
-¿Stacontale? Pero siempre acampamos en Comboc
-Si, pero en Stacontale  ya tienen mas guardias forestales y el peligro de los animales es realmente bajo, mas bajo que el de Comboc.
Lo pense unos segundos y asenti.
-Okay le pregunto a mis padres y te aviso mañana.
-Muy bien, te cuidas, bye.
Colgué y termine de ver el pograma que veia.
El frío de la noche nos tomo por sorpresa ya que estábamos a mediados de septiembre y no era del todo común tanto frío pero de todas maneras no era muy incomodo hasta le daba cierto encanto a la noche.
Mientras la fogata chispeaba alegremente hablaba con Cristela sobre lo mucho que se parecía ese lugar a Comboc, no se podía negar que era mucho mas bonito pero de todas maneras había algo que no me hacia sentir muy segura...
Ethan acababa de hablar con uno de los amables guardabosques amigo de su padre, el cual nos había revisado antes de entrar para cerciorarse que ninguno de nosotros tenia armas ni bebidas alcohólicas, ni mucho menos drogas. Al encontrarnos limpios nos dejo instalarnos; todo estaba planeado para una noche bastante movidita la radio de pilas sonaba entre la negrura de la noche mientras el sonido de las papas fritas lo acompañaba como música de fondo. Después de unas horas de hablar de tonterías y reinos de estupideces quedo claro que teníamos que dormirnos, las chicas nos quedamos en una tienda y los muchachos en otra; los ronquidos llenaron el ambiente, las respiraciones de cada una de mis acompañantes eran relajadas, pausadas y rítmicas, Supe que no dormiría con la vejiga llena así que no me quedo otra que salir al frío para dirigirme a los baños que había a unos cincuenta metros, tome la lámpara que había sobre una roca y camine rápidamente. Yo no era ninguna cobarde pero esto de estar sola en la oscuridad era algo diferente mientras miraba el techo me puse a pensar en lo que Lucy me había dicho esa tarde, al parecer en ella había empezado un cariño poco usual por Robert una chico que estaba en tercero de prepa y el cual era amigo de ella desde hace 4 meses. Sonreí mientras me lavaba las manos pensando en ellos dos como pareja, mis imaginaciones llegaron a su fin cuando unos horribles y estremecedores gritos llegaron desde el campamento.
-¡No!
Seguidos de mas gritos.
-¡ETHAN! ¡NO!
-¡Ayuda! ¡Socorro!
No pensé en nada mas mientras salí del baño corriendo en dirección  al departamento, el  movimiento que había en mi cuerpo era nada comparado con el caos que había ahí , los chicos salieron corriendo de su tienda dejando a mis amigas solas y sollozantes.
-¡¿Qué paso?!-les exigí casi sin aliento.
-Ethan... Ethan...-gimoteaba Lucy.
-¡¿Qué?!
-¡Alguien atacó a Ethan!-grito Cristela, acto seguido rompió a llorar de terror .Sin pensarlo siquiera  eché a correr en dirección en la que habían ido los muchachos, no tardé en encontrarlos ya que las luces de sus linternas los delataron, todos tenían la misma cara de angustia y miedo mientras gritaban a vos de cuello.
-¡Ethan! ¡Ethan!
Cuando me vieron llegar se congregaron a mi alrededor, al ver que no venia nadie conmigo todos nos miramos tratando de entender que era lo que había pasado. El sonido de mas personas llegando con asusto, eran los guardabosques. Nos enviaron a  el campamento pero ninguno de nosotros acepto irse, sabiendo que no íbamos a ceder nos dieron una bengala y se nos dijo que la prendiéramos si necesitábamos ayuda.
Corrimos en distintas direcciones, gritamos su nombre pero nada pasaba solo ellos segundos que incrementaban nuestra angustia, yo tenia la mente bloqueada, no pensaba en otra cosa que no fuera el rostro de mi amigo; supe que me había adentrado en el bosque por que deje de escuchar los gritos de mis acompañantes. El silencio era insoportable, el frío incremento, presa del pánico corrí hacia cualquier lado desesperada, pero fui torpe y tropecé con algo, la linterna salio de mis manos cuando las use para amortiguar la caída, , creí que había caído en un charco por que cuando me levante tenia el frente de la chamarra y las manos mojadas, recupere la linterna y la encendí pero de inmediato me congelé en el suelo,  era un charco si pero no precisamente de agua... sangre
Página 1 / 1
Foto del autor Sandra Miranda
Textos Publicados: 111
Miembro desde: Jul 28, 2009
3 Comentarios 901 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

Palabras Clave: Los vampiros son geniales

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Ficcin


Derechos de Autor: Sandra Miranda


Comentarios (3)add comment
menos espacio | mas espacio

helena de kranny

ey me esta gustando tu historia es buena
Responder
February 11, 2010
 

JUAN CARLOS

Sandrita..Uuffff cuánto misterio ehhh ¡¡¡¡¡ Me he leído sin pausas esta segunda parte,donde cada vez son mayores los peligros que les acechan. Logras crear suspenso y recrear una buena secuencia de imágenes y situaciones ..Muy entretenido y ansioso por seguir leyendote..Felicitaciones y estrellitas ¡¡¡¡¡

Mi Cariño y besos..
Tu amigo..Juan Carlos...
Responder
November 07, 2009
 

Sandra Miranda

Lean y comenten.
Gracias
Responder
November 05, 2009
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy