Desmedidamente ( A Neruda )
Publicado en Feb 11, 2024
Prev
Next
 
               Desmedidamente busqué en mi memoria
               tu mirada quemante, la luz de tu ceniza,
               tu cintura serrana guardada en los armarios,
               que en mi mente archivo, con sus ganchos oscuros.
               Nunca tu figura excesiva se me vaciaba al toque ,
               de las densas regiones en que existí en misterio.
               Era yo aquel esquivo que te ensartaba lanzas imaginarias,
              que eran de amor macizo y celo solitario.
              Como todo el aroma de tu ensueño fue un sueño,
              me lancé a la mar a nadar desagravios, a ingerir gemidos,
              y llorar los cristales de tu nuca invariante 
              que venían de un horizonte templado por guitarras.
               Pero algo de ti tocó mi vida, destruida en destierros:
               algo que se palpaba al fondo de las músicas:
               Un rostro constelar que preservó a mi rostro.
               Un verano de azules sostenido en sus gajos.
               Como la que promueve sentires a destiempo,
               de lo remoto a mí venías en mi copa:
               cáliz que me contuvo al retener mi vida
               cuando a toda farola la iban apagando. 
               Como el arrullo interno en que vienen las reinas
               sentí el imperitativo de ti y de tu reinado
               adherido a mí, de magro frontispicio
               cubierto por estelas que sedaban mis rictus.
               De súbito proclamaba la piel de tus indicios,
               quemándose en los leños de mi garganta, suave
               como lo que es muy dócil y vive en transparencias:
               Tan ténue que extraviaba la luna y el trazo del albatroz.
               Ausente entre mis ausencias te sentí como anillo,
               sencilla y tan silente como el canto del aire.
               Yo, el que había renuciado a ser una sonrisa iba
               ante el mar rectilíneo oyendo caracolas, persiguiendo tu espuma,
               y la arena labial cayó de ti y bastaba para reinventarte
               entre poemas frescos y el fuego sin tinieblas.
               Eras, entonces eras noción entre palomas, cántico articulado.
               Voz que iza las cañas y trae vida a los nidos
               tal vez robe de ti tu aliento y tu reposo y en el vaho vibraste,
               o fuíste jubileo de alguna boca en agosto y fragancia precisa.
               Pero estás y vas camino de mí y vienes de entre los promontorios,
               quitando la ebriedad del que nada sentía y que si hizo harapo quemado por fogatas
               y consumio su llama en una quema agreste. 
                
            
                
                
Página 1 / 1
Foto del autor Richard Albacete
Textos Publicados: 5266
Miembro desde: Jul 05, 2009
3 Comentarios 29 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

poema sencillo

Palabras Clave: Desmedidamente

Categoría: Poesa

Subcategoría: Romntica



Comentarios (3)add comment
menos espacio | mas espacio

Elvia Gonzalez

Ecelentes versos para un gran poeta, Neruda, felicitaciones, grato leerte.
Responder
February 12, 2024
 

Richard Albacete

Gracias Elvia, por pasarte por aquí y gastar de tu tiempo. Un abrazo.
Responder
February 12, 2024

Richard Albacete

Salve, Maestro inmenso e inalcanzable !!
Responder
February 11, 2024
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy