SIN MIRAR
Publicado en Apr 20, 2023
Prev
Next
SIN MIRAR
 
Motas de polvo se acumulan/
de los sagrados días acumulados/
sobre los ángeles alados tallados a mano por Nuestro Señor/
que custodian imperecederos e impertérritos desde lo alto/
al altar de la Catedral hecha a martillos y a escuadras/
Igual que la ciudad./
 
A los frescos en la pared del presbiterio/
les está entrando humedad./
Los ángeles custodios que custodian han tomado nota/
que dejan entre las páginas del cuadernillo de los muertos/
pero que el señor cura las pasa por alto/
sin mirar./
Los feligreses observan domingo  a domingo/
como la cara de Cristo y de su madre desaparecen bajo una mancha gris devoradora/
y el señor cura sigue con su homilía/
sin mirar./
 
Una mañana oscura de invierno/
durante la primera eucaristía del día/ 
con  escaso público asistente aún/
hastiado de tanta  indolencia insolente de parte del señor cura/
El mismísimo Jesús en primera persona se desclavó de su propia antigua cruz/
bajó de su pedestal enrejado de hierro forjado,/
se acomodó púdicamente su  arrugenciado pañal/
caminó lentamente como venciendo de apoco un dolor/
por el  medio una Via Appia apática de la nave flotante central/
arrastrando en su mente los recuerdos de su último Via Crucis/
-¿Cómo  poder olvidarlo?-/
 pensó./
 
Se le vio caminar con dificultad/
presumiblemente a causa del frío, los músculos  agarrotados de las piernas  y las articulaciones  de las rodillas atrofiadas/
de tanto estar de pie semiflectado por los siglos de los siglos./
Subió lentamente los dos peldaños de mármol gélido que daban al  altar/  
como si hubiese sido un hombre fatigado de la tercera edad/
y no  uno de treintra y tres prácticamente recién cumplidos./
 
Llegó a la tarima/
tomó la Biblia abierta en el atril y la cerró de par en par suavemente con parsimonia/ 
La levantó entre sus manos como si de una dulce flor se tratase/
y con piadosa  delicadeza por el alma del señor cura/
la azotó con fuerza sobrehumana contra su cabeza./
El señor cura incrédulo cayó derribado de espaldas sorprendido./
 
Jesús  se le quedó mirando con los ojos achinados por unos segundos/
que debieron ser eternos y perfectos en su escala divina de valores precisos./
Sin perder la compostura ni la caballerosidad/
le tendió  la mano al señor cura/ 
y sin decir palabras/
 ante la mirada  atónita de los pocos hombres y mujeres ahí presentes/
 volvió a su cruz también polvorienta./
Desde donde/
cuentan las malas lenguas/
mira hacia el altar/
con una ligera sonrisa esbozada al ver expertos repintando científicamente su mural.//
 18.04.2022
 
 
 
 
Página 1 / 1
Foto del autor Oriana De Gonzalo
Textos Publicados: 200
Miembro desde: Aug 10, 2010
0 Comentarios 97 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Experimento experisencial. Es decir, consiste en asistir a un lugar y crear un texto poético a partir de la experiencia presencial.

Palabras Clave: ángeles señor cura Jesús cruz catedral ciudad homilía eucaristía.

Categoría: Poesía

Subcategoría: Poesía General


Creditos: Oriana De Gonzalo

Derechos de Autor: Oriana De Gonzalo

Enlace: https://www.instagram.com/orianadegonzalo/?hl=en


Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy