La Evaluacion de los aprendizajes en el aula
Publicado en Mar 13, 2023
Prev
Next
Introducción:
El presente ensayo habla sobre la importancia de la evaluación de los aprendizajes en el aula, define que se entiende por evaluación, habla sobre la definición de Joint Committee on Standards for Educational Evaluation, habla sobre algunas características de la evaluación del aula como debe darse, y finalmente habla sobre diferentes tipos de evaluación.
 
Desarrollo:
La evaluación se puede entender de diversas maneras, dependiendo de las necesidades, propósitos u objetivos de la institución educativa, tales como: el control y la medición, el enjuiciamiento de la validez del objetivo, la rendición de cuentas, por citar algunos propósitos. Desde esta perspectiva se puede determinar en qué situaciones educativas es pertinente realizar una valoración, una medición o la combinación de ambas concepciones Algunas definiciones presentan una orientación meramente cuantitativa de control y medición del producto, se pueden concebir como “una fase de control que tiene como objeto no sólo la revisión de lo realizado sino también el análisis sobre las causas y razones para determinados resultados,…y la elaboración de un nuevo plan en la medida que proporciona antecedentes para el diagnóstico”. (Duque, 1993, p. 167). A la vez, la evaluación está orientada por una teoría institucional (leyes, reglamentos, decretos y circulares) y por la cultura evaluativa existente, entendida como la forma que se han realizado los procesos evaluativos. Ésta “se construye a través del conjunto de valores internalizados por docentes, alumnos, directores, supervisores padres y representantes de entes empleadores, acerca de la forma de concebir y practicar la evaluación en un determinado proceso educativo.” (Duque, 1992, p. 170).
 
El Joint Committee on Standards for Educational Evaluation señala que "la evaluación es el enjuiciamiento sistemático de la validez o mérito de un objeto" (Stufflebeam y Shinkfield, 1995, p. 19). De tal manera, que en un estudio es importante tanto lo bueno como lo malo de la situación evaluada, de lo contrario no se trata de una evaluación. En consecuencia, Stufflebeam y Shinkfield (1995, p. 20), consideran que la evaluación es un proceso complejo pero inevitable. Es una fuerza positiva cuando "sirve al progreso y se utiliza para identificar los puntos débiles y fuertes, y para tender hacia una mejora bases de valoración que deben considerarse al evaluar algo son: expectativas de los usuarios, mérito del servicio y hasta qué punto éste es necesario. Además, se deben considerar otros aspectos de la evaluación: así como la viabilidad y la equidad y si requiere ser comparada, centrándose en un producto o servicio. También se debe tener claridad en las principales utilizaciones tales como: el perfeccionamiento, la recapitulación y la ejemplificación y hasta qué punto los evaluadores requieren cualificaciones especiales.
 
Otra posición señala a la evaluación como una herramienta para la rendición de cuentas. El concepto no es solo rendir cuentas de los aciertos y desaciertos de un plan o programa de estudios o del desempeño profesional, sino también recibir retroalimentación para el mejoramiento académico y personal tanto del personal docente como de la población estudiantil y, por ende, de la institución educativa. La evaluación educativa, se puede considerar como un instrumento para sensibilizar el quehacer académico y facilitar la innovación (González y Ayarza, 1996).
 
La evaluación de los aprendizajes en el aula nos permite conocer varios aspectos de la asignatura que se esta impartiendo y como mejorarla al mismo tiempo, es importante considerar siempre la evaluación inicial, durante y final son elementos muy importantes que no debemos olvidar.  Los docentes debemos impartir una evaluación con carácter regulado que la educación sea calificativa y que mida los objetivos de los aprendizajes esperados en el alumno que esta aprendiendo. La evaluación debe tener en cuenta las siguientes posturas Tomar en cuenta las siguientes posturas: primero con que finalidad evaluamos es decir cómo se está dando el aprendizaje, segundo cual es objeto de la evaluación es decir en quien nos estamos centrando durante la evaluación, tercero cual es el procedimiento es decir conocer más las características de nuestros alumnos. La evaluación no solo se toma para dar calificaciones, decir el alumno que hizo bien y que hizo mal, es decir realizar una devolución al alumno. Hay que preocuparse que el alumno tome conciencia de lo que ha aprendido y que lo aplique en su diario vivir.
 
La Función de diagnóstico es la evaluación de un plan o programa de estudios debe caracterizar el planeamiento, ejecución y administración del proyecto educativo, debe constituirse en síntesis de sus principales aciertos y desaciertos. De tal manera, que les sirva a las autoridades académicas de orientación o de guía que permita derivar acciones tendientes al mejoramiento de la calidad de la educación
 
Función instructiva: el proceso de evaluación en sí mismo, debe producir una síntesis de los indicadores de la puesta en práctica del currículum. Por lo tanto, las personas que participan en el proceso, se forman, aprenden estrategias de evaluación e incorporan una nueva experiencia de aprendizaje laboral.
 
Función educativa: a partir de los resultados de la evaluación donde el personal docente conoce con precisión cómo es percibido su trabajo por sus iguales, por el estudiantado y por las autoridades académicas de la institución, puede trazarse una estrategia para erradicar las insuficiencias que le han señalado en su desempeño profesional. Por lo tanto, existe una importante relación entre los resultados de la evaluación del plan o programa de estudios y las motivaciones y actitudes del personal docente hacia el trabajo.
 
Función auto formadora esta función se cumple principalmente cuando la evaluación ofrece lineamientos para que la persona responsable de la docencia oriente su quehacer académico, sus características personales y para mejorar sus resultados. Poco a poco la persona se torna capaz de autoevaluar crítica y permanentemente su desempeño, no teme a sus errores, sino que aprende de ellos y es más consciente de su papel como responsable de diseñar y ejecutar el currículum. Desarrolla habilidad en cuanto a lo que sabe y lo que no sabe y necesita conocer; de manera que desarrolla la necesidad de autoformación tanto en el plano profesional como en el desarrollo personal. El carácter formador de la evaluación, por sí solo, justifica su necesidad.
 
 
La función auto formadora es la persigue la autora en los procesos evaluativos, de la experiencia obtenida se puede concluir que es un proceso difícil dado que se presentan obstáculos tales como: la resistencia al cambio, el poco interés en asumir compromisos de participación y el miedo a enfrentar nuevos retos. La evaluación es lenta y debe ser un proceso de análisis y reflexión constante, hasta lograr un cambio de actitud ante las situaciones problemáticas que se están evaluando y mejorando. Cuando el análisis y reflexión del desempeño docente, por ejemplo; se convierte en una práctica diaria, se empieza a notar el mejoramiento en la calidad de la enseñanza
.
Conclusión:
La evaluación es una herramienta diagnóstica que se emplea inicialmente, durante el aprendizaje y finalmente, le evaluación debe calificar los objetivos de cada unidad, además de esto debe ser autorreguladora, es decir que la evaluación de los aprendizajes escolares se refiere al proceso sistemático y continuo mediante el cual se determina el grado en que se están logrando los objetivos de aprendizaje. La evaluación del proceso enseñanza y aprendizaje el retroalimentar el proceso enseñanza-aprendizaje; esto significa que los datos obtenidos en la evaluación servirán a los que intervienen en dicho proceso (docentes alumnos) en forma directa para mejorar las deficiencias que se presenten en la realización del proceso e incidir en el mejoramiento de la calidad y en consecuencia el rendimiento en el proceso Enseñanza y Aprendizaje. La evaluación es un instrumento regulador de la enseñanza y como la evaluación ayuda al aprendizaje, el alumno debe regular su propio aprendizaje, el maestro estimula haciendo preguntas y estableciendo actividades para modificar en el aprendizaje del alumno. La evaluación no solo se toma para dar calificaciones, decir el alumno que hizo bien y que hizo mal, es decir realizar una devolución al alumno. Hay que preocuparse que el alumno tome conciencia de lo que ha aprendido y que lo aplique en su diario vivir. Como docentes debemos saber que evaluamos, que criterios aplicar, tener en consideración siempre la evaluación inicial que viene ser el diagnóstico.
 
 
 
 
 
Bibliografía
Alfaro, Gilberto. (1996). Evaluación cualitativa: técnicas y estrategias. San José, Costa
Rica: UNA.
Arríen, Juan. (1997). Calidad y acreditación exigencias a la universidad. La Educación
Superior en el Siglo XXI- Visión de América Latina y el Caribe- Tomo I.
CRESALC-UNESCO.
Ayarza, Hernán. (1994). Calidad y acreditación universitaria. Modelos de acreditación.
Canadá, Organización Universitaria Interamericana, Instituto de Gestión y Liderazgo
Universitario: Revista IGLU, No.6, Abril.
Badilla, Leda (Compiladora). (1996). Tendencias Actuales en la Medición y Evaluación
Educativa: Memoria del Foro Taller Internacional. San José, Costa Rica: Oficina de
Publicaciones de la Universidad de Costa Rica.
Bogoya, Daniel. (2000). Evaluación de competencias. En Revista Javeriana. Abril.
Bok, Derek. (1990). Universities and the Future of America. Durham, N.C.: Duke
University Press.
Castillo, Jonathan. (2000). Estrategias docentes para el aprendizaje significativo.
Recuperado de www.monografías.com
CONARE. Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (SINAES). (2000).
Manual de Acreditación convocatoria del año 2000. San José, C.R.: CONARE,
OPES.
__________________________________________________________________. (2000).
Modificaciones al Manual de Acreditación Edición Año 2000. San José, C.R.:
CONARE, OPES.
__________________________________________________________________. (2004).
Carreras acreditadas por el SINAES. Recuperado de
http://www.conare.ac.cr/sinaes/carreras.htm
___________________________________________________________________. (1990).
Leyes, convenios y decretos de la educación superior universitaria estatal en
Costa Rica. San José, C.R.: CONARE, OPES.
Copri, J. Elizabeth; Ortiz, Sergio. La Educación Basada en competencias. México:
Publicaciones de la UIA-Noroeste.
CSUCA. (1997). Sistema centroamericano de evaluación y acreditación de la educación
superior, SICEVAES. La Educación Superior en el Siglo XXI- Visión de América
Latina y el Caribe- Tomo I. Caracas, CRESALC-UNESCO, 1997.
De Alba, Alicia. (1996). Análisis de Discurso Educativo Curricular: Una Propuesta de
Evaluación Curricular. México: UNAM.
_____________________________________________________________________________Volumen 4, Número 2, Año 2004 25
Revista Electrónica “Actualidades Investigativas en Educación”
Dell Ordine, José Luis. (2000). La evaluación educativa. Club Caminantes- Pedagogía.
Buenos Aires, Argentina: BANFIELD-PCIA.
Díaz Barriga, Angel. (1998). Evaluación Académica: Organismos Internacionales y
Política Educativa. México: UNAM.
Díaz Barriga, Angel. (1992). Docentes, planes y programas de estudio e institución
educativa. Perfiles Educativos, #57-58, Centro de Investigaciones y servicios
educativos de la UNAM, México.
Dobles, María Cecilia. (Directora Doctorado Educación UCR). (1996). Acreditación en
educación superior: orígenes, prácticas actuales, perspectivas. Comunicación
personal.
Duque, R. (1993). La evaluación en la ES Venezolana. Planiuc. Números 17-18,
Aniversario X.
Farbara, E. (1996). Situaciones de los Sistema Educativos en América Latina. Santa
Fe de Bogotá: Editorial Guadalupe. Convenio Andrés Bello (CAB).
Garita, Luis. (1995). Ceremonia de inauguración. Seminario: Evaluación de la calidad y
gestión de cambio. Evaluación de la calidad y gestión del cambio. Pallán y Van
der Donckt (editores). México: ANUIES.
Gento Palacios, Samuel. (1998). Marco referencial para la evaluación de un proyecto
educativo. Revista: Educación XXI, # 1. Madrid: EUNED.
González, Luis E.; Ayarza, Hernán. (1997). Calidad, evaluación institucional y acreditación
en la educación superior en la región Latinoamericana y del Caribe. Documento
central. La educación superior en el siglo XXI. Visión de América Latina y el
Caribe. Documentos de la Conferencia Regional Políticas y Estrategias para la
Transformación de la Educación Superior en América Latina y el Caribe, La habana,
Cuba, 1996. Caracas: CRESALC-UNESCO.
 
 
.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Página 1 / 1
Foto del autor psicologiaposmoderna
Textos Publicados: 42
Miembro desde: Nov 22, 2012
0 Comentarios 23 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

La necesidad de la evaluación en el aula

Palabras Clave: Educación Aula Evaluación

Categoría: Ensayos

Subcategoría: Análisis



Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy