...PORQUE ERA MA.
Publicado en Nov 10, 2022
Prev
Next
...PORQUE ERA MÍA.
 
Tuve que atarla o la perdía, y tuve que esconderla o me la quitaban. No podía consentirlo y por eso la tuve así, porque ella era mía… Estaba completamente sola cuando regresó; vagaba totalmente perdida. Recuerdo cómo arrepentida y desesperada, desahuciada, me lo pidió ella misma. Y no fue otra cosa que su voluntad la que en uno de sus escasos momentos de realidad y lucidez, consintió que pasase semejante cosa.
 
Al principio sufrió sin medida retorciéndose como una posesa ante mis órdenes o mis ruegos. Blasfemaba como un arriero y gritaba al sentir que me acercaba siquiera a la sórdida barraca en medio de la huerta, donde en completa soledad, la tenía alejada de ojos y oídos que nunca lo entenderían... Encerrada. Solo entraba la luz en aquella ruinosa barraca a través de dos ventanucos rácanos, ambos fuera de su alcance. Atada a una argolla anclada en la pared -antaño para inmovilizar a las bestias cuando había que refugiarlas en el interior de la vivienda- sólo le llegaba la cadena para sentarse frente una mesa cercana, mear y cagar en un cubo, lavarse en una jofaina, y acostarse en un camastro… Justo, el espacio de un semicírculo de no más de cuatro metros de radio.
 
Nadie podía saberlo. Furtivamente, dos o tres veces al día venía todo el tiempo que podía a pasarlo con ella; le traía comida, velas, algo nuevo que leer o una cerveza. Limpiaba un poco, comprobaba si le falta tabaco, fuego, agua, o algo. Me sentaba a su alcance y esperaba en silencio a ver si con suerte deseaba mi compañía. Por las noches nunca me iba hasta que se dormía.
 
La piedad de ceder al alivio de su agonía y de sus ruegos, tentaba lo férreo de mi voluntad. El hecho de presenciar todos los días ese dolor y esas súplicas, yo ya sabía que no debía ablandar ni un ápice mi decisión de salvarla, purgándola a cualquier precio y arrancándole aquel puto vicio de cuajo. Daba igual si chillaba o si lloraba; si sudaba fría como el mármol o si temblaba hirviendo en fiebre. Yo debía permanecer impasible hasta cuando se golpeaba contra la pared con desespero. Inmutable había de parecer incluso aunque se abrasaran sus tobillos, erosionados por el hierro de los cepos implacables de aquella cadena que la ataba a mí.
 
El peso de soportar a solas semejante secreto estaba royéndome las entrañas. Allí la tenía, atada como una perra a una cadena. Pero ya casi estaba a punto… Hacía una semana que había empezado por fin a ceder, poco a poco, al ir permitiéndome ciertos acercamientos.
 
Casi ni asearse había consentido en aquellas semanas. Pero esa tórrida noche llené con agua fresca la jofaina, le di dos toallas limpias, y la obligué a lavarse o la amenacé de veras con hacerlo yo… Para respetar su pudor me retiré a un rincón de la estrechez de aquella barraca en penumbra; pero no pude evitar el asistir, conmovido, a su desnudez... Y así, a la luz de una sola vela y como al acecho y a lágrima viva, descubrí el espanto del vicio de su condena. Aquel cuerpo en cueros; demacrado, macilento y abusado. Brazos y manos, piernas y pies horadados sin piedad a la búsqueda ansiosa de un hueco en la vena. Moratones, sangre y roña en esa carne trémula, infamada… Carne de mi carne.
 
Me acerqué a ella, y por fin, se me permitió volver a besar aquella frente. Deslicé mi dedo índice bajo su barbilla y en silencio alcé su cara para que me mirase; y en aquellas lágrimas vi por fin redención, contrición y alivio… Pero sin cantar victoria me marché como todas las noches, sin hablarle; cuando se durmió.
 
Casi dos meses más tuvo los cojones de estar allí: atada… Seguí llevándole todo lo necesario a aquella barraca que poco a poco se transformó de cárcel en refugio. Lugar, donde reencontró la salud y la libertad, ambas dilapidadas, perdidas por la heroína. Droga, cepos y cadenas que fuimos soltando juntos con dolor, charlas y paseos matutinos; poco a poco… Y llegó el momento en el que dejé de velar todas las noches hasta que se dormía. Pero sí seguí amaneciendo todos los días a su lado con el solo objeto de llevarle un desayuno decente y verla, aunque encadenada, sonreír por las mañanas.
 
Casi nunca hemos vuelto a hablar de aquéllo; no ha hecho falta gracias a Dios… Tengo ya nietos de ella y claro, es nuestro secreto.
 
Las cosas no siempre son lo que parecen... Que no nos engañen.
 
Juntaletras.
 
Te invito a seguir leyendo mi blog... Graciaaasss.
 
https://historiasenunfolio.wordpress.com/2021/07/04/drogas-2/
Foto del autor JUNTALETRAS
Textos Publicados: 104
Miembro desde: May 18, 2021
10 Comentarios 84 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

HISTORIAS EN UN FOLIO

Palabras Clave: DROGAS AMOR CASTIGO

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (10)add comment
menos espacio | mas espacio

Julio Beltrn

Me gusto mucho, saludos.
Responder
November 18, 2022
 

JUNTALETRAS

Gracias Julio. Me alegro que te haya gustado mi relato.

Un saludo.
Responder
November 18, 2022

Gustavo Adolfo Vaca Narvaja

“La locura muchas veces se viste de muerte; no dejes que me destroce” Zito Lema

Crudo relato aun cuando sea ficción. Hay espacios que se mezclan con realidades conocidas o vividas. El sentimiento de propiedad (en el buen sentido de la palabra) en este caso; el pedido de salir del infierno de la droga que esa muchacha en algún momento pidió y que se lo haga a su propio padre luego de fracasos seguramente previos, es el núcleo descarnado de una realidad que vemos y asistimos en hospitales o clínicas con esta gente jóven atrapada por la droga. Supongo que el haber realizado este acto de encadenar, secuestrar, cuidar en su propia celda creada para su curación a su hija; debería haber sido muy doloroso para ambos. Si se toma tamaña decisión, fue porque habían fracasado todas las terapias previas y en esta última se jugaba la vida de su propia hija. No es fácil ponerse en ese lugar y poder estar dos o tres meses dispuesto a no ceder ante los aullidos, y pedidos de que terminara con este martirio. Durísimo relato, pero aparentemente con el buen resultado de que hoy, ese padre ya tenga carca de sus afectos nietos.
Felicitaciones Juntaletras

Responder
November 13, 2022
 

JUNTALETRAS

Muchísimas gracias Gustavo por tu comentario. El relato es por completo verídico salvo un par de detalles que por la intensidad del relato he cambiado. No soy yo el protagonista, pero sí lo es un viejo amigo mío.

Pone los pelos de punta...

Un abrazo.
Responder
November 14, 2022

Raquel

Hasta en mi piel sentí la emoción causada a leer tan espléndido, emotivo , doloroso relato. Considerando que ya el título lleva algo muy personal más lo sentí porque vi la profundidad del dolor de quien cuidaba a ella en "su prisión ". Como alguien de su propia sangre, hacer todo lo que el relato dice, ¡Dios mío!!, parece y se siente cruel pero es una absoluta verdad y una grandeza de un gran amor filial demostrado plenamente en cada acción para cuidar el detalle de que NO vuelva a ultrajarse ni su espíritu ni su cuerpo con esa infeliz sustancia adictiva que la mataba en cada segundo de su vida, denigrándola en su inocencia , en su pudor , en su femineidad . Me dio un soberano golpe al corazón este relato..Un padre como el de este doloroso y a la vez valiente relato
tiene el orgullo de haber reaccionado así , alejándola del infierno en l que vivía porque en su corazón seguramente repetía una y otra vez : " PORQUE ERA MÍA ..." porque era sangre de su sangre..Felicitaciones a ese papá que da a conocer lo que seguramente muchos otros padres o madres hicieron o lo hacen sin medida de tiempo , pero con esperanza y la frente en alto. Muy hermoso ...Fantástico..Triste aunque se sienta cruel, pero para un padre era necesario..Un abrazo..RQ.
Responder
November 12, 2022
 

JUNTALETRAS

Me alegro de haber sido el causante con mis palabras, de despertar las tuyas, para que me hagas este comentario tan bonito después de leerme.

Gracias Raquel... :)
Responder
November 13, 2022

Raquel

Te lo mereces Antonio. Impacta porque rasga a más no poder la piel de quienes tuvimos esta oportunidad de leer semejante historia, más que nada decirte que eres genial, intento saber cómo has estado literalmente dentro de tus propios sentimientos para narrar con tanta contundencia y verdadera evocación estos duros momentos de ella...de él..unidos por sangre como padre e hija..Solo llegue a ti mis palabras: felicitaciones papá y la frente bien en alto..RQ .
Responder
November 14, 2022

JUNTALETRAS

Quiero lector@s com tú...

Un besooo.
Responder
November 14, 2022

Luz Lobos

Tremendo texto!!!
Un abrazo
Responder
November 11, 2022
 

JUNTALETRAS

Gracias Luz por tus comentarios. Me alegro de espertar cosas entí cuando me lees.
Responder
November 11, 2022

DEMOCLES (Mago de Oz)

. Esta noche me he desvelado, busque algo de lectura para volverme a dormir, veo tu comentario en mi texto y decido visitarte.... Y Woo me encuentro con este texto.. No se si sera ficción pero la narrativa huele a vivencias, cuantos padres esmerados otorgan, aunque sea doloroso, una salida decidida del vicio y las drogas... Me gustó y ya siento las ganas de volver a dormir.. Son las 4:30 de la madrugada. En horabuena y saludos.... >
Responder
November 11, 2022
 

JUNTALETRAS

Me alegro de que al final hayas cogido el sueño, y de que te haya gustado mi relato. El relato es mitad verad y mitad ficción: como la vida misma.

Mil gracias por tus preciados comentarios.
Responder
November 11, 2022

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy