Laberinto
Publicado en Apr 18, 2015
Prev
Next
Image

 
Ensimismado en sus preocupaciones, no se percató que el tren, quizás como asociándose a sus pensamientos, ignoró el tiempo transcurrido y cual bólido desenfrenado, continúo su carrera sobre los rieles paralelos semejantes a la muerte y la vida.
Su mente convulsionada desató, sin escrúpulos, las ataduras que durante lustros, coaccionaban su libertad de pensamiento y por ende de expresión. 
Las vías soportaban el coloso de hierro, vibraban como anunciando la llegada vertiginosa del monstruo que no sabía de razón, las fronteras desaparecieron, no era momento de vacilación alguna, ya era imposible volver atrás, el misterioso juego había comenzado.
Las imagenes volaban a través de la ventanilla, imposible distinguir que era verdadero y que no.
Cerró sus ojos, una luz enceguecedora encandiló sus deseos de recapacitar. 
Entendió que la hora veinticinco repiqueteaba sin cesar, las campanas del raciocinio dijeron la última palabra.
Un escalofriante chirrido logró volverlo en si.
El convoy de la libertad llegó a horario a la estación final del recorrido.
 
                                                  *******||*******
 
Beto Brom 
*Registrado/Safecreative N°1210152510640
Página 1 / 1
Foto del autor Beto Brom
Textos Publicados: 47
Miembro desde: Jan 12, 2012
1 Comentarios 587 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

pensamientos

Palabras Clave: tren

Categoría: Artculos

Subcategoría: Entretenimiento



Comentarios (1)add comment
menos espacio | mas espacio

Enrique Gonzlez Matas

LA HORA VEINTICINCO ERA LA HORA FINAL, PERO DESPERTÓ Y SE ENCONTRÓ CON LA REALIDAD DESPUÉS DEL SUEÑO.
ME GUSTA TU RELATO CORTO PORQUE TIENE SENTIDO.
UN BUEN ABRAZO, AMIGO BETO.
Responder
April 23, 2015
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy