Los sonidos me acechan.
Publicado en Feb 17, 2015
Prev
Next
Image
 
  Me atemorizan los sonidos. Me he escondido debajo de las cicatricez, quizás, cinco o siete veces esta mañana, me he despertado con el sonido del despertador y ha buscado alguna reacción en mi rostro, luego, todo aquel sonido que se escapaba por entre el piso y la suela de mis zapatos, todo ese recorrido crujiendo debajo de mis pies, cómo corre el agua de la ducha y me evapora, cómo todo me nubla en unos instantes y me hace retroceder. Busco alguna emoción en mi rostro al mirarme al espejo, pero sólo encuentro un sonido, aquel sonido lleno de soledad que me hace recordar que he perdido algo, intento quedarme al margen del silencio, pero los sonidos continúan acechando mi hogar. Miro mis manos avanzar por entre los objetos, no hay nada material que me devuelva el brillo y la cálidez que mi cuerpo necesita. Miro las fotografías colgadas en la pared y mi sensibilidad duerme, no hay nada que me sacuda y me haga despertar realmente. 
  Una taza de café y me encuentro nuevamente con los sonidos en un especio en dónde el negro habita, todo está tan limpio, el aire huele a vainilla, un perfume en particular, se me cuela por las narices y me hace sentir más tranquilo, esparce pequeños hormigueos por todo mi cuerpo, es un olor familiar que no me hace sentir tan solo. 
  No puedo recordar cómo he llegado a este lado de mi vida, cómo me he despertado con los sonidos apretando de mi, no sé que he perdido, ni me esmero en buscarlo, mis brazos se cruzan esperando que el fuego me toque.
   Estoy mirando el cielo, en dónde todo se mezcla de colores, algo de allí me está mirando fijamente, eso es, he dejado algo olvidado en el cielo, ¿Un globo? No, es algo mucho más grande, ¿Un pensamiento? No, va más allá de aquello, ¿Un ave? No, mi mente avanza lentamente. Me siento drogado, totalmente drogado, el reloj no avanza y los segundos me lastiman los brazos, no puedo moverme. Cierro los ojos pensando en que los malos sueños me hacen caminar por lugares peligrosos, pero no, algo allí realmente me está lastimando.
   Sí, lo siento, es un rostro añejo que me cala el sufrimiento, es un sonido que me recuerda que ella se ha ido, que ha olvidado poner el despertador, que el sonido del agua por sobre su cuerpo era más hermoso, que el espejo recuerda haber memorizado dos caras felices y no una llena de amargura, que el café con su compañia, me hacía olvidar lo amargo que se deslizaba por mi garganta. Lo siento allá afuera, cómo ha emprendido un viaje, muy lejos de mi. Mientras yo le espero con una esperanza entre la manos, que se vuelve cada vez más difícil de sostener. 
Página 1 / 1
Foto del autor Daniela
Textos Publicados: 18
Miembro desde: Nov 26, 2012
0 Comentarios 462 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

Oigo algunos pasos por los pasillos Es mi mente la traicionera o ella ha dejado algn recado para mi?

Palabras Clave: #silencio #sonidos #tristeza #soledad #abandono

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy