Valiente es quien finge amistad, sintiendo amor.~
Publicado en Apr 13, 2014
Prev
Next
Hoy encontré mi lugar en el mundo: es un café del centro, pequeño y acogedor, al que vine por primera vez con una de mis mejores amigas a comer un helado en un día soleado. Nos sentamos en un patio interior al que llaman terraza a conversar de la vida, de los actuales y antiguos amores, a intentar arreglar el mundo cucharada tras cucharada. De aquella visita resultaron planes y muchas y muchas sonrisas. 

Hasta hoy, siempre vine acompañada, el garzón ya reconoce mi cara cuando me ve entrar y estoy segura de que de aquí en adelante ya no tendrá que preguntar más que se me ofrece si no que solo traerá para mí un tazón de chocolate caliente que suelta vapor con la fría brisa que entra a ratos por una puerta abierta.
Hoy estoy sola, sentada en la misma mesa de la esquina de siempre y el resultado de hoy serán estas líneas, y probablemente alguna que otra traidora lágrima. El día está frío, pero me agrada, a tal punto que podría acostumbrarme a este ritual e incorporarlo a mi rutina de escribir, incluso a la de estudiar. Aquí hay paz, no entra ni sale mucha gente, hay siempre buena y tranquila música, un televisor encendido cerca del techo sobre mi cabeza con el volumen casi inaudible, luz natural y tenue, y cada vez el chocolate caliente sabe mejor.
Si hace poco más de un año atrás, me hubieran preguntado cuál era mi lugar en el mundo, habría respondido sin lugar a dudas: "los brazos de la persona por la que más me he apasionado en mi corta vida", él, el mismo del que tantas veces he escrito, del que tantas veces me he despedido y jurado que no volveré a escribir, pero nuevamente hoy me resulta inevitable. ¿Después de tantas palabras, aun me quedan más? Sí, y creo que siempre las tendré, así es que no batallaré más contra el pensamiento de hacerlo o no hacerlo.Si me nace, simplemente lo haré.
Hace poco más de un año atrás, no veía mi mundo propio gobernado solo por mí, me aterraba la soledad y aunque a ratos la disfrutaba, nunca lo hice por tardes completas como lo hago ahora. El tiempo y la distancia me ensañaron a poner energía y amor en otros lugares donde antes mi mente y corazón no estaban tanto tiempo y no ocupaban tanto espacio. Siempre estuve presente para mis amigas, pero mientras estaba acompañada era muy difícil que tuvieran mi prioridad a menos de que fuera realmente importante. Nunca las dejé, pero ahora las compensé, lo sigo haciendo, y lo seguiré haciendo. Ahora, cuando se trata de mi, ya no está ese sin sentido pensamiento de sentir que estoy perdiendo el tiempo cuando podría estar en otro lugar o con alguien más, ahora ese tiempo lo vale cada segundo. Creo que a todo esto le llaman crecimiento, y creo que nunca dejaré de crecer, tampoco de creer.
Porque cuando creía que ya no había más espacio para un “nosotros”, el destino me mostraba un camino que yo no había considerado, ojos brillantes que no esperaba por nada del mundo volver a encontrármelos de frente, saludos cariñosos, conversaciones banales y una promesa que hace varios años atrás me juré a mi misma que no aceptaría de ningún antiguo amor: “¿Amigos?”.  Y como dice la canción: ¡Amigos para qué maldita sea!
¿Se puede? El cariño con el tiempo se transforma así que sí, sí se puede, pero solo con el tiempo, sin contacto permanente, guardando distancia y siempre y cuando ambos hayan continuado con sus vidas y tengan el corazón cien por ciento volcado en ello, en ella o en él, porque si uno de ellos aun mantiene la esperanza de un reencuentro, la promesa se vuelve una agonía, que queda flotando en el aire, porquedespués de todo cuando se trata de las cosas importantes de la vida, seguimos estando aquí, yo para ti como siempre a pesar de todo y tu para mí; pero sin los besos y las caricias de antes, demostrando a los demás que formaron parte de nuestra destrucción que está todo bien y mejor que nunca,  pero sin los compromisos que trae implícito el amar.
No sé exactamente qué es lo que sucede para que dos personas se unan. Tal vez la sintonía, tal vez la sonrisa, tal vez las palabras o probablemente las ganas de compartir algo nuevo, de hablar de sí mismos, de descubrir lentamente lo que el corazón desea, aprender a quererse o tal vez todo esto sucede sólo porque tenía que suceder, porque las almas están destinadas a encontrarse antes o después, pero sucede. Llegamos a convertirnos para algunos en “lo más importante que haya tenido”.
Pero que no sea tarde, que no sea demasiado tarde, para darse cuenta y recordar el sentimiento, para que el universo nos guíe para hacer todo por amor y con amor, a sentir desde adentro. Quizás puedas ver lo que muchos ven y nadie te dice y tú te niegas a ver y puedas volver a maravillarte con aquella pequeñez que te enamoró. Un día marqué tu vida y precisamente ese día fue un antes y un después, para ti y para mí. No estás solo, mira en tu interior, escucha a tu corazón y aléjate del miedo que nunca ha sido buen consejero y que precisamente hoy te tiene donde posiblemente no quieras estar.
No espero que se la juegue por mí como yo lo he hecho por el hasta el cansancio. Deseo que apueste la suma más alta por si mismo, por sus sueños y metas, por su crecimiento y ser mejor persona cada día; porque guardo la mínima esperanza de que cuando lo haga realmente, se despojará definitivamente de todo lo que no aporta en su vida, de los buitres que lo rodean, del deseo mal canalizado de querer a alguien, y que al fin de ese proceso, cuando esté realmente consigo mismo y con el tremendo ser humano que lleva dentro oculto y muestra solo a algunos, vuelva sobre sus pies y caminos que lo llevaron un día a preguntarme si era capaz de acompañarlo a vivir una vida a ochenta kilómetros por hora, porque llevaba un ritmo de doscientos, mismo día que respondí con la mayor convicción de la que soy capaz: “si puedo, si quiero”. Que ese día que recuerde todo ello, recuerde también que jamás en la vida le haría daño y que tampoco volvería a ser capaz de aguantar que él me hiriera a mí, al mismo tiempo en que entono al cielo la plegaria de que no sea demasiado tarde, que no sea demasiado tarde.
Durante algo así como una hora, en la mesa de al lado, un par de colegiales adolescentes de último año, conversaron sobre la pena del más corpulento de los dos, su compañero de café, de extrañar a una compañera que este año ya no está en su colegio, y de su tranquilidad de saber que aunque sus amigos le decían que ya bastaba con seguir jugándosela por ella, él ahora sabía que había hecho de todo cuanto pudo y no pudo por tenerla con él, pero ella había decidido bajar los brazos definitivamente: “Amigo-le decía- palabras solo traen más palabras, quédate con los hechos que son tan diferentes de sus palabras, esos son los que realmente cuentan y lo que nunca vas a olvidar. Le demostraste que la querías para no tener que decírselo más, tal como tiene que ser. Eso es amor. Tú lo intentaste y ella se rindió, ahora tienes que continuar viviendo como hacías antes de que ella apareciera en tu vida.” “No puedo- respondió-” “¿No puedes o no quieres?-replicó”.
Página 1 / 1
Foto del autor Daniela Saleh Naveas
Textos Publicados: 13
Miembro desde: Oct 10, 2012
0 Comentarios 384 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Palabras Clave: amor amistad desamor

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy