Los Patinadores
Publicado en Jun 05, 2013
Prev
Next
Image
Estaba listo para entrar, tenía muchos nervios, no es que quisiera impresionar a alguien porque nadie me
 fue a ver.
Volar así, como se vuela allí creo que es como escapar de todo peligro, de todo dolor, cuando se 
encienden las luces en la pista me siento muy dentro de mi, en mi mundo interior.
Suelo pensar en campos de diversos colores, lleno de aromas y pequeños insectos que revolotean
 alrededor, y cuando existen los aplausos entonces siento como si fuera el rompe olas de aquella bahía
 que siempre solíamos visitar cuando el tiempo era mas lento y todo parecía mas grande.
Pero entonces cuando ya había comenzado la rutina y di un giro para poder terminar con un aire de
 pulcritud fue cuando lo vi, parecía que me conocía o tal vez desconocía al resto, pero la reacción fue
 instantánea, solo al girar y detener el tiempo, todo se volvió blanco en mis ojos, había caído muy fuerte
 sobre el hielo.
Al final parecía que todo era una gran ilusión, él no estaba y yo había perdido la competencia, como si
 nunca hubiese patinado.
Llegué a mi casa, allí estaban los fantasmas sobre la mesa, cenando quizá algo que también es fantasma
 en la despensa.
Me fui a mi habitación como en una especie de caminata rutinaria, tal vez a dormir o meditar, tampoco
 sé si tal vez a soñar o recordar a ese sujeto que me miraba patinar sobre el hielo.
Cuando caí en aquella laguna viscosa llena de algas que enredan los pies con la profundidad llegaron
 ellos, como de costumbre a visitar mis sueños. Querían al parecer enseñarme algo importante o darme
 una lección para alimentar el alma.
En mi surrealismo me llevaron al jardín donde los animales aullaban hacia el cielo, todo parecía un 
carnaval de luces muy alegre y entonces subí.
Había un gran ventanal, donde se veía la magnificencia de la creación y unas ampolletas que pasaban
 raudas alrededor, sentí miedo, a pesar de que estaba consciente, mi cuerpo no respondía a las ordenes voluntarias de mi mente. No sé si Sigmund Freud realmente haya podido describir con exactitud el 
mundo de los sueños, porque muchas veces no representan nuestros traumas ni anhelos, a veces son 
medios de conexión.
Conecté entonces con otra realidad, con un mensaje mucho más hermoso, aquellos campos de los
 que solía pensar cuando sentía que volaba sobre el hielo se materializaron en el sueño.
 Los colores inundaban cada centímetro de espacio, un gran árbol parecía florecer con mi llegada,
 a pesar de la belleza que contemplaba el temor crecía a cada instante, sentir que estaba tan lejos de
 casa me producía una angustia incalculable.
Ellos se acercaron antes de despedirse y me dijeron: “Nada es imposible a través de lo invisible”.
 
Entonces desperté, parecía que estaba encerrado en mi carcasa de carne, ningún miembro me 
obedecía, solo podía observar la luz que se colaba por la ventana iluminando la habitación. 
¿Cuánto tiempo habría pasado? Nunca lo supe, pero cuando al fin luego de cinco minutos de 
petrificación y todo volvió a la normalidad, me pude sentir más seguro.
Las dudas persistieron todo el tiempo incluso hasta hoy. Por la tarde de aquel día entonces sonó 
el teléfono, me necesitaban para ir a la pista de hielo. Me vestí con ropa muy cómoda, guardé mis 
patines y me fui rápidamente.
Al llegar entonces una de mis dudas quedó contestada, allí estaba el sujeto de aquella vez, y seguía
 mirándome como si fuera la primera vez. ¿Por qué sentía yo que ya lo había visto mucho antes?
Me saludó y me sonrió, el profesor me pidió que les enseñara a los nuevos todas las técnicas del
 patinaje, partimos con lo básico.
Cuando el día entonces se volvió noche y las luciérnagas se posaban sobre los altos postes de la 
ciudad, se acercó hasta mí.
¿No me recuerdas? Me preguntó. Y es que su rostro me era familiar pero nada podía construir 
una maquina del tiempo en mi cabeza para poder analizar segundo a segundo esa mirada tan tierna.
Nos conocimos cuando las letras eran algo importante para los dos. Me dijo, y entonces como 
si hubiese sufrido algún disparo mental, recordé todo.
Cada tarde de cada día de la semana partíamos juntos a nuestros destinos, recordando tantas cosas
 del pasado que nos ponían contento. Pero en cada partida entonces mi mente me atacaba como 
si fuera un juicio, me cuestionaba a cada instante si lo que comenzaba a sentir era correcto y si ya 
era hora de darme una oportunidad de mostrar aquellos campos tan hermosos a alguien que quisiera
 visitarlos.
Y cuando la noche entonces se hacía presente, el mundo de las redes nos unía cada vez más, 
¿Cómo poder evadir un anhelo?
Entonces recordé que nada es imposible a través de lo invisible, y comenzamos aquel sentimiento 
mal visto cuando las manos no son compatibles para el resto, era tres veces el miedo, tres veces 
el misterio, tres veces la mentira y tres veces la vergüenza.
Y en todo momento entonces cuando veía el sol ponerse tras sus oscuras pupilas siempre venía 
a mi mente aquella canción con la que nació del vientre el ser estrafalario del cual me enamoré.
¿Qué importaba la guerra y su humanidad, cuando solo existía el amor? Y aquellas vergüenzas, 
temores, mentiras y misterios se volvían humo, se desvanecían. Todo lo prohibido se volvía realidad,
 en un mundo sin sociedad. En aquel lugar donde éramos invisibles nada era imposible.
¿Qué importaba si estábamos vivos o estábamos muertos? Solo importaba que estuviéramos y yo era
 entonces sustancia dulce en un mundo amargo.
En cada lección de patinaje volábamos sobre el hielo, y aprendíamos a la vez que cuando  dos vectores 
van en la misma dirección no hay nada que los pueda anular, ni tampoco existía coeficiente de roce
 cinético posible que pudiera hacernos caer de nuestro movimiento dinámico ni tampoco retardar 
nuestra trayectoria.
Qué bueno que te sentaste a ver cómo caía en el hielo, porque de no ser así jamás habría vuelto 
a contestar el teléfono. Me enseñaste una gran lección.
Página 1 / 1
Foto del autor C.S Marfull
Textos Publicados: 73
Miembro desde: Oct 23, 2012
3 Comentarios 365 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Palabras Clave: patines amor pareja

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (3)add comment
menos espacio | mas espacio

Guille Capece

Muy buen relato, muy sentido
mis felicitaciones
Guillermo (Argentina)
Responder
August 03, 2013
 

Romani

admito que al principio me parecía un tanto plano, una historia ya repetida pero conforme avanzaba me di cuenta de la excelente calidad de tus letras, las escenas juegan entre si y el discurso es muy bueno. La trama está clicheada pero la descripción y forma de narrar son a mi parecer bastante buenas, ademas de que combinas un ensayo y un cuento (como lo es la hoja final)
saludos amigo!!!
me gustó leerte.
Responder
June 11, 2013
 

C.S Marfull

Muchas Gracias Romani, espero mejorar con el tiempo :)
Responder
June 12, 2013

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy