• Jorge Luis Cervantes
joluis
Me dedico a la consultoria de obras, me gusta escribir aunque no soy bueno con la gramática.
-
  • País: Perú
 
Para cantor nació el ruiseñor Consciente de su don el avecilla Alegre cantaba cada mañana Infundiendo  entusiasmo a los hombres.   Una mañana enmudeció el ruiseñor Siendo aun de la primavera, tiempo Un flechazo mortal atravesó su corazón Y por causa de esa irresponsable acción A todos les llego un prematuro invierno.
PARA CANTOR
Autor: Jorge Luis Cervantes  189 Lecturas
CUAL AVES QUE INFATIGABLES  MIGRAN CON LAS ESTACIONES PEREGRINOS SOMOS LOS HUMANOS PEREGRINOS POR ESTE ANCHO Y ESTRECHO MUNDO TERRENO MUNDO TRANSITORIO AL CUAL  AMAMOS MUNDO QUE NOS DA PRIMAVERAS E INVIERNOS.
SOLO DE PASO
Autor: Jorge Luis Cervantes  208 Lecturas
CON LA PENUMBRA Y EL CANSANCIOYA MI MENTE NO RAZONAY TODO EN TORNO MIO SE VUELVE LUGUBRE.LAS FLORES DEL JARDIN POR LAS NOCHESYA NO SE VENLA LENTA AGONIA DEL SOL EN EL ATARDECERLOS COLORES CIUDADES Y PRADOSTRISTES SE VENDESNUDO EL MAR DE VERANOEN UN DIA DE INVIERNO SOLO SE VE.SIENTO UN CHASQUIDO DE LAS COSAS QUE RUEDAN A LAS LOCAS SIENTO UN MAL QUE ME DEVORAY OIGO UNA EXTRAÑA MELODIANO SE SI MUERO O VIVOSOLO SE QUE DESESPEROCUANDO EL GALLO CANTOTOCO MIS MUSCULOS, MI PIELY OIGO A MI CORAZON DANDO BRINCOS DE ALEGRIAAUN SOY PARTE DEL MARAVILLOSO MUNDO MORTAL. JORGE LUIS CERVANTES LLAUCA CUANDO EL GALLO  
Hermoso es bregar por el ancho mundo tras un idealHermoso es ser alumno y maestro en la vidahermoso es ser solidario, sencillo y saludable.Hermoso es amar y ser amado con la misma intensidad.Hermoso es creer  en los valores eticos y morales Mucho mas hermoso es que otros depositen su confianza en ti.  Jorge Luis Cervantes Llauca 
HERMOSO ES
Autor: Jorge Luis Cervantes  305 Lecturas
De nada valen las lucescuando por la fe se es ciego.mejor valdrian mil crucesque hombres sin voluntadni anhelos.Jorge Luis Cervantes Llauca
Cuidate de los calladitos, solia decir mi abuelo Andres, al cual Dios lo quenga en su gloria, porque como mortal fue bueno. porque  en el momento menos esperado sacan a relucir lo que son. A ese dicho yo agregaria otro " cuidate de los adulones" Jorge Luis Cervantes 
DICHOS
Autor: Jorge Luis Cervantes  326 Lecturas
Cada generacion goza de sus encantos, con los adelantos que la ciencia les brinda. Y aunque se diga que todo lo pasdo fue mejor, es solo una apariencia, particularmente pienso que asi es. Afortunado los que vimos aparecer las primeras pantallas en blanco y negro, afortunado los que teniamos amplios espacios donde estirar los pies, afortunados los que estabamos mas cerca del mundo natural, y afortunados tambien los que hoy disfrutan a su modo en este mundo de cemento, lleno de rascacielos y de comodidades que la ciencia de hoy les brinda.Jorge Luis Cervantes 
 Busco a la morena Que me dejo una pena Y se llevo mi alegría.   En esta hora serena En que la noche reina Espero verla aparecer.   Asomo a la ventana En cada mañana Creyendo oír su vos.   Su silueta tras la cortina Se dibuja y me emociona Mas todo es ideal.   Divago entre la luna Pensando cuan lejana Como ella debe estar.   Autor : Jorge Luis Cervantes Llauca 
Una pálida sonrisa Deja el sol en sus mejillas Y la noche asoma Y la ciudad indiferente Enciende sus farolas.   Lánguida asoma a la ventana Las calles lucen bacías Su madre aun no regresa Y ella no quiere dormir Sin recibir las buenas noches de ella.   De pronto a lo lejos Asoman unos pasos Llena de emoción se para tras la puerta Despierta quiere sorprender a su madre Pero la puerta no se abre.   Lejos se van los pasos, no era su madre Pero tal vez era la madre de otra niña Que tras la puerta también esperaba Y que quizás su alegría A la luz de las estrellas vibre.   Otra ves unos pasos a lo lejos Otra ves la emoción de abrazar a su madre Otra ves el desencanto en ella Y siente que la espera desespera Y que sus parpados se buscan incesantes.   Es ya de madrugada y los gallos cantan Por fin llega su madre Se miman, se abrazan y platican Hasta que confundidas entre abrazos Viven la felicidad más infinita.   Mas el bullicio de curiosos y vecinos La transportan del cielo al infierno Su madre no llego aquella noche Tampoco volverá mañana, ni nunca Por que un ebrio conductor le arrebato la vida.   Autor: Jorge Luis Cervantes Llauca
DIENTES DE LECHE Dientes de leche Sonrisa de conejo Buscan tambaleantes En los brazos un refugio.   Y los trozos de huesos Cubiertos de músculos y piel Se transforman en almohada Donde puedan reposar al sueño.   Y los brazos al sentirlos palpitar Se tornan en hoguera para calentar El frio invernal que con el viento Parece, rugir de puma hambriento.   Dientes de leche Sonrisa de conejo Llenan con su vos los muros Antes parcos y penumbrosos.   Y los gritos y las risas Te motivan a dejar la siesta Hay que parar la mesa Para que no decline en ellos la alegría.   Autor: Ing. Jorge Luis Cervantes Llauca 
Llego la estación       florida Los campos lucen su verdor frondoso ¡Hoy   mi   amor, se   que  vendrás!   Entre    árboles   y    montes Cantan  ya   los     pajarillos Es  setiembre  y  tu   sonrisa                                ¡Es    felicidad!   Hoy     en    el      celeste    cielo El   sol   brilla    más      temprano Y el viento se va llevando la frialdad del invierno   Hoy   desde    la   estancia  en  la    loma El  viento  nos trae una risotada  de  oro Y entre el relincho jubiloso de un corcel Resalta el canturrear alegre de un jinete.    Es setiembre, mes primaveral Hay murmullo de flores por doquiera Más de un corazón palpita emocionado De las entrañas de las cumbres Cual bella sinfonía de himnos Acaricia la   bastedad    del    planeta Un coro que repite una y otra vez.   Campos  verdes   y  floridos Cantos de musas y jilgueros mundo de ternura, de calidez    y    de    ensueños     ¡Primavera, primavera!  ¡Oh belleza de setiembre!   Setiembre-1970 Autor: Jorge Luis Cervantes Llauca
EL PUMA Y EL CONDOR   De los andes milenarios del Perú Hacia las ciudades de  Europa El puma da un ágil salto El cóndor un majestuoso vuelo.   Entre rascacielos de concreto El cóndor y el puma van Ese mundo les fascina Y ya piensan habitar en el.   Convertidos en hebras de hilo De pronto el puma y el cóndor son Chompas, chalinas  y chuyos Que abrigan sus noches y madrugadas.   De pronto el puma y el cóndor A ese mundo que va presuroso Además de un fraterno calor Le dan alegría y color.   Y entre sus costumbres hallan cabida Las melodías de un charango Las armoniosas notas de una quena Que son, de los cholos, inspiración. 
LA PIEDRA DEL CAMINO   En   el   horizonte   de  los andes, del valle y de las montañas. Sobre    el     lomo   de   los escarpados cerros y quebradas. Sobre los desiertos de arena. Sobre   las  inmensas     sabanas Yace   la   piedra  del   camino.   De pronto en tu caminar te pone el alto, y como quien apoya su mano en tu pecho, te grita ¡Hasta aquí llegaste! Y ese suceso   inesperado, cual    sombra     infranqueable Surge frente a ti, como una cortina de hierro, cerrándote el paso. Ese suceso inesperado, esa cortina de hierro es la piedra del camino.   Esa piedra, ahí esta de noche y de día. Desafiando a cada hombre en su raudo caminar. Ahí esta desde el inicio de la vida. Ahí estará  hasta el ensombrecer Del  hombre  sobre  el   planeta.   No   se  ve  su  tamaño, ni su forma Su presencia se siente en cada paso que damos Cuando el cansancio llama a desistir de nuestros propósitos. Cuando de improviso surgen los problemas Cuando entre sombras agoniza la esperanza. Es la piedra del camino, que  esta poniendo un alto al propósito de lograr nuestros anhelos.   Por eso amigo mío, Avive el seso y piense que con quejas  y con  llantos No   se  va  a  ningún lado. En la vida, con inteligencia se clarifican los caminos y con férrea voluntad se   vence   y   se   avanza sobre las piedras del camino.   La     piedra   del   camino Es  noche que  invita al ocio. Es    sombra  llena  de  envidia Es nido de los perjuicios.   A    la     piedra    del    camino No la hallara aquel que lleva vida sedentaria. A la piedra del camino, la hallara siempre   aquel   que  paso  a  paso, es hacedor de sueños, labriego de su destino, peregrino tras un anhelo.   Cuantas   más   veces   la    halle Mejor   aprenderá   a  encararla y quien sabe si algún día de tanto encontrarse  uno frente al otro, ambos terminaran caminando  juntos.
SON  LAS TRES DE LA MADRUGADA   Son las  tres  de   la madrugada. Las    estrellas   siguen vibrando Pero  ya   es otro día.   Sembríos, andenes y     caminos Aun reciben   de   la   luna   sus plateados rayos. Pareciera  que   aun es   noche Mas no se engañe, que el otro día, ya llego.   Son las  tres  de   la madrugada. Pasos, voces y más de un   silboteó acentúan sus ecos.   En la  frescura      del horizonte,            Hurgan novedades y  posibilidades Para  acceder    a    lo anhelado.   Son  las   tres  de   la madrugada. Y el   ande  en   movimiento trajina    otro    ves    mas.   Quiquiriquean  los  gallos en los tejados. Junto    al      fogón      los gatos  maúllan. En  el  palote  rebuzna   el jumento. Y un huayno vigoroso se oye junto  al  desfiladero.   Son las  tres  de   la madrugada. Comienza   un nuevo día. Y con el, nuevos   rostros,  nuevas ideas. Pero el mismo sentimiento ancestral. Tratar  de   ser  siempre mejores.   Autor: Jorge Luis Cervantes Llauca
UN AMOR DEL BUENO   No tengo chacras ni vacas Solo un corazón enamorado Para ofrecerte como dote.   Mejores chacras se pueden comprar Mejores vaquillas también Pero un amor del bueno ¿Dónde?   En esta fría mañana Me baño con el sol de tu sonrisa Y agonizo en tu silencio.   Que tus labios callen Pero que al mirarme en tus ojos Vea de tu corazón la puerta abierta.   A la mañana sus templadas horas Al viento su canto inspirador Les pido me lo presten.   Tal vez así calme mi ansiedad Tal vez así a tu alma llegue Y de tu pecho oiga un suspiro.   No pido pruebas de amor Tampoco de prenda, besos Solo confianza en mí.   No tengo chacras ni vacas Más lo tendré a montones Si tu me dices que si. Autor : Jorge Luis Cervantes Llauca 
ALTO ANDINA   Acariciando su espalda Una trenza dorada Que en los campos de trigal Se confunde con la espiga.   De las madrugadas el lucero La magia que ahuyenta el frio La deidad de los sueños Que hace palpitar los corazones.   Fruto de semillas lejanas Del cielo en sus ojos el azul De las ninfas de los ríos En su espigado cuerpo la escultura.   Oh bella alto andina Bajo el sol tu hermosura Tus labios, tu sonrisa Tus sentimientos y emociones.     Antes de conocerte Habitabas ya en mis sueños Ahora que te conozco Habitas en mi encendido corazón. Autor: Jorge Luis Cervantes Llauca 
ALTO ANDINA
Autor: Jorge Luis Cervantes  285 Lecturas
MENTIR SERIA…   De flores amarillas Las retamas en el rio Despedían su aroma.   Ocultos entre sus ramas En un pozo cristalino Solíamos bañarnos.   En aquel entonces En nosotros el vigor Era sol radiante.   No había imposibles Éramos el viento impetuoso Éramos la tempestad invernal.   Aun recuerdo aquel día Que por tu primer beso Baje las estrellas a tus pies.   Como olvidar entonces Esos días junto a ti Mentir seria, decir que te he olvidado. Autor: Jorge Luis Cervantes Llauca 
MENTIR SERIA
Autor: Jorge Luis Cervantes  371 Lecturas
DESDE ENTONCES   En un puquial te vi Jalando agua te acompañe En tu puerta me gritaste No, no, contigo no quiero   A reunir bosta Fui contigo A ordeñar vacas también Al volver me miraste y te fuiste.   Otra vez en la chacra Te encontré comiendo choclo Y al verte dije Ese choclo quisiera ser.   Me tiraste la coronta Y te diste media vuelta Terca y espigada Diste  al viento tu silueta.   Entonces me convertí en viento Y tú te hiciste agua de ccocha Desde entonces somos Agua y viento de los andes.   Cuando soplo lejos Reposas en calma Cuando llego hasta ti Te agitas y saltas. Autor : Jorge Luis Cervantes Llauca 
 TUNA ROJA   Tuna roja de cálidas quebradas Quebradas de   cielo  limpio  y azulado Cielo limpio en la mirada amada De la dueña y señora de mis sueños.   Tuna roja, en un beso ardiente Beso ardiente, refrescante fuente Que sacia mi sed desesperada Tuna  roja  en   esos   labios Que insinuantes llaman al apasionado beso   Chola de quebrada ¡Oh bello ensueño¡   Fruta  carnosa  en  la  penca Que entre tonadas de danza aborigen Florece bajo el sol de las mañanas.   Por ti las quenas modulan sus dulces notas Notas que al besar tus entrañas Te arrancan del alma un suspiro.   Del tunal,    ¡Oh  tuna  roja! Degustar  de sus encantos quiero Vibrar con cada una de tus emociones Ser la tarde crepuscular que tanto admiras.                          Agoniza el día en el   horizonte El tunal entre las sombras es la mujer Que con sus mimos invita hacia el monte.   En el monte mis labios rozan tu piel Y los astros del universo vibran Y gozosa la noche, canta en mi.   Oh encantadora tuna roja. Mujer hecha pasión y fantasía Para amar y ser amada. Autor Jorge Luis Cervantes Llauca 
TUNA ROJA
Autor: Jorge Luis Cervantes  337 Lecturas
si solo me quisierasuna milesima partedel infinito amorque por ti siento. de los mil dichosossin duda seria el mas afortunado de todos los que en secreto te aman.Autor Jorge Luis Cervantes Llauca 
POBRE CON DIGNIDAD   En un rincón de la azotea Vive abrazada a la batea Palmoteando siempre  prendas.   Mira sus manos encallecidas Y recuerda su infancia ida Al lado de mama´ y papa´.   Mimada y consentida A veces resentida Por una llamada de atención.   Ahora no están sus padres Más si un par de comadres Como moscas tras el plato.   Con un viejo rosario Que cambiara su vestuario Insinuándole al paso.   Que en ves de tanto refregar Se quite las prendas Y se ofrezca al mejor postor.   Ella no tiene dinero Pero aun conserva eso Que se llama dignidad.   Y no piensa bajar la frente Por que dentro de su mente Aun abriga sueños dignos.Autor: Jorge Luis Cervantes Llauca 
MANUELA   Heredo el dedal de su abuela La cual reía ya sin muelas Y con el dedal entre los dedos Fue creciendo la niña Manuela Alternando el dedal con la escuela.   Entre botones hilos y telas Se convirtió en la flor más bella De su humilde vecindario Y a su recinto de costurera Los gorriones llegaron por Manuela.   De flaqui niña Ni siquiera media mirada Hoy con los ojos la devoran Y sueñan con ella en la almohada. Autor Jorge Luis Cervantes Llauca 
MANUELA
Autor: Jorge Luis Cervantes  311 Lecturas
CON UN ÁNGEL O MADRINA Muchas buenas mozas Sueñan ser doctoras Ingenieros y arquitectas.   Más llegada la hora A sus sueños ahogan Entre suspiros y abrazos.   Fructifican hijos Y se convierte en hito Todo lo soñado.   Podrán con sus esfuerzos No ser el triste eco De llantos y lamentos.   Más realizar sus sueños Solo con empeño Del caso contrario Con un ángel o madrina.
EN LA CAMPIÑA   Allá en la campiña Grandecita esta la niña Con un aire que apasiona.   Ya están en campaña Las aves de rapiña Que probar su néctar quiere.   Con arte y mala maña Cada cual se empeña Ganar la elección.   Para sus padres dulce niña Para el chaucato de la viña Fresco fruto de uva.
UN DOMINGO DE ENERO   Juntaremos dinero Para un domingo de enero Ir en busca del mar.   Llevaras tu playero Yo mi viejo sombrero Para cubrirnos del sol   Con tan lindo cuero No faltara un joyero Que te quiera encandilar.   Más como viejo aventurero Seré  de la flor florero Siempre atento de ti.   Sin duda este verano Será tan placentero Que no olvidaremos jamás. Autor : Jorge Luis Cervantes Llauca 
EN ELLAS   Miro a mis hijas y me veo en ellas Mis gestos, mis ocurrencias Mis defectos y mis virtudes.   Contemplándolas, aprendo de mí Por que en cada una de ellas Estoy yo.   Y sus pasos de infantes Y sus alegres sonrisas Son mi luz.   Mis alegres horas De mañanas, tardes y noches Para ellas, con amor.   Ellas en mí Mi sangre en ellas Bajo el sol, la luna y las estrellas.
EN ELLAS
Autor: Jorge Luis Cervantes  324 Lecturas
PIEDRA O ESPERANZA   Acariciar y dejarse acariciar Acceder  al cielo entre suspiros Es del alma inspiración Y de la materia gran placer.   Hermoso es trajinar beso a beso La redondez de unas caderas La curvatura de unos senos Y dejar en ellos una huella de pasión.   Lo más hermoso de esa entrega Recién fructifica al noveno mes Con ese fruto nace un hogar Con papa y mama separados o juntos.   Ese hogar naciente Es para su patria Una nueva esperanza que emerge O simplemente  una piedra del camino. Cambria�� ei���cii-theme-font: major-latin;mso-fareast-font-family:"Times New Roman";mso-fareast-theme-font: major-fareast;mso-hansi-theme-font:major-latin;mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:major-bidi'>   Tu amor es suave almohada Que me acaricia noche a noche Y hace que el tiempo vuele.   Tu amor en el silencio Me alienta y reconforta Bajo el sol, bajo la lluvia.   Tu amor es el fuego Que tus frescos labios Apagan con un beso. Autor Jorge Luis Cervantes Llauca 
TU AMOR   Tu amor es el abrigo Que en las heladas cordilleras Me brinda calor.   Tu amor es el manantial Que después de trajinar Sacia mi sed.   Tu amor es suave almohada Que me acaricia noche a noche Y hace que el tiempo vuele.   Tu amor en el silencio Me alienta y reconforta Bajo el sol, bajo la lluvia.   Tu amor es el fuego Que tus frescos labios Apagan con un beso.Autor : Jorge Luis Cervantes Llauca 
TU AMOR
Autor: Jorge Luis Cervantes  290 Lecturas
                                               EL OBSEQUIO DEL BUEY   Parado sobre un andén, un hombre veía a otro que por un camino lejano, apuraba los pasos Se trataba de uno de sus grandes amigos de juerga, al cual en más de una ocasión, invito a brindar en su casa y a compartir de su mesa el pan. Este amigo era una persona que solía hablar muy poco, razón por lo cual sus conocidos y amigos le gastaban bromas para reír a sus expensas.   Y aunque por ahí reza el dicho- Dios cuídame de las aguas mansas que de las bravas me cuido yo, por su carácter reservado, todos solían reír a costa de aquel. En esta ocasión el amigo que desde el andén lo diviso a lo lejos, deseaba gastarle algunas bromas y reír para matar el rato, seguramente alguien con buen sentido de apreciación se este preguntando ¿amigo?, un amigo no hace burlas a su amigo, ello es cierto, tal ves a fuerza de verlos brindando y compartiendo en su mesa el pan, se podría creer que se trataba de amigos aunque en realidad no lo fueran. ¡Cachudo! ¡Ten cuidado con esos cachos, que en las ramas se te pueden enganchar le repitió una y otra ves, pero el amigo ensimismado en sus cosas no lo oía, o simplemente hacia oído sordo a aquellas frases, el otro a toda costa tratando de ser escuchado gritaba vos en cuello ¡cachudo cuidado con las ramas, te puedes enredar con ellas! ¡Cachudo, corta un poco ese cacho! Cachudo para acá, cachudo para allá, hasta que de improviso de entre los montes emergió la ruda silueta de un buey, quien sintiéndose aludido repuso, ¡que pasa con tanto cacho!, ¿acaso te gustan mis cachos? Entonces el hombre explico al animal que no se refería a el, sino a aquel amigo que trajinaba a lo lejos. El buey miro el camino y no viendo a nadie repuso- allí no hay nadie, ¿me quieres ver la cara? , el hombre porfió, en verdad no te miento señor buey, por aquel camino  pasaba un amigo, resulta que ya se perdió en la distancia, el buey asintió con la cabeza y dijo –claro si tu lo dices, así debe ser, no se diga mas y aclarada las cosas, quedo claro el mal entendido y como muestra de amistad y lealtad con un nuevo amigo, te daré un obsequio. ¿Ves aquel camino que se pierde a lo lejos?, así es –repuso el hombre, bien, continuo el buey, ese camino conduce a una hermosa quebrada, en esa quebrada hay un rio de aguas cristalinas, en las riberas de aquel rio hay retamas floreciendo, y oculto entre las retamas hay una discreta poza que muy pocos conocen, en esa poza todo los días se baña  una paloma, esa paloma que esta en la plenitud de sus encantos, tiene para ti un obsequio, de seguro, ese obsequio te impresionará tanto, tanto que mientras vivas, jamás lo olvidaras y recuérdalo bien ve no antes de las doce, ni después. El hombre se encogió de hombros y se marcho murmurando no se que pretendes señor buey, pero sospecho que no es nada bueno lo que te traes, y mientras se alejaba, en su mente la curiosidad fue ganando espacio, hasta que al final opto por el obsequio del buey e intrigado marcho por el camino señalado y pronto accedió a la quebrada donde las aguas cristalinas del rio parecían tararear una dulce melodía, las riberas de aquel rio estaban tejidas de amarillo con flores de retamas y cauteloso mientras se deslizaba entre las flores en busca del pozo y de la paloma oía risas cargadas de pasión se deslizo entre las retamas y mientras se aproximaba al pozo, oía risas y suspiros llenos de pasión que le intrigaron aun mas todavía; y justo cuando el sol se posesionó en el centro del cielo, era la hora indicada, es decir era la hora de entrar en escena y ver a la paloma, la cual a decir del buey le tenia un obsequio. Vaya, aquello si que fue un obsequio, cuando el hombre asomo el rostro en el pozo, ahí en medio estaba su linda mujer luciendo su desnudes entrelazada con los brazos con el amigo de poco hablar, bien solía decir mi abuelo que hoy de Dios goza, ten cuidado taytito de esos callados que lo que se ahorran en palabras lo invierten en actuar. De improviso el hombre lamento haber decidido por el obsequio del buey, por que ojos que no ven corazón que no siente, y mientras  envuelto en un cumulo de emociones que iban desde la tristeza mas infinita hasta la ira mas irracional no atinaba a actuar, en medio de ese cumulo de emociones se oyó la vos del buey que le decía-ahora dime tu, ¿Quién tiene mas grande los cachos?  Autor: Jorge Luis Cervantes Llauca 
                                                            UN DIA CUALQUIERA Era la década de los setenta y aquella  noche estrellada, dormía como de costumbre y en mis  sueños era el anochecer de un día cualquiera, en el me encontraba trajinando por un pueblecito desconocido  cuando el eco de una voz lejana llego hasta mis oídos y decía “los animales sienten, son como seres humanos, tienen sentimientos ¿nos has visto acaso a una vaca mugir por su crio, a un gata lamer el pelaje de sus críos, a una gallina enseñarle a comer a sus polluelos? Y continuo preguntando ¿Por qué crees que el huacho te da su confianza y te sigue a donde le lleves?, ¿porque crees que el perro mueve su cola de alegría cuando te ve y te cuida cuando otros te agreden?. Entonces un poco desconcertado, volví la mirada hacia las ventanas de las casas, hacia los eucaliptos y oscuros rincones de las calles, quería ver al autor de aquellas frases y preguntas, pero fue en vano, más bien el frio comenzó a penetrar en mi piel y un viento silbaba extrañamente. De pronto vi siluetas de personas que volvían de sus chacras y se metían en sus casas y de la oscuridad de sus recintos  brotaba una pálida luz hacia las calles, hasta ese momento yo no sabía que hacía en un pueblo desconocido y desorientado sin saber hacia dónde ir o que puerta tocar, me puse las manos en el bolsillo y empecé a silbar un huayno. De pronto todo se hiso silencio y otra vez la voz resonó en mis oídos –hay gente que maltrata a los animales, muchas veces le revientan los tronadores en los lomos, otros les dan de pedradas, pobres infelices no saben lo que hacen, creen que eternamente van a reinar en este mundo, aquí solo son gente de paso hacia la otra vida, ¿Quién habla? Pregunte y sin responder la voz continuo, en la otra vida los seres que los pueblan son crueles, los hombres que dan mal trato a los indefensos animales, van a ese mundo, apenas despiertan como de un sueño en ese lugar esos seres crueles los atacan y al hombre indefenso no le queda mas que huir o dejarse destrozar, allí sangras sientes dolor pero no mueres, por eso prefieren huir atravez de inmensos ríos, de nevados, de cumbres espinosas, de áridos desiertos. En ese mundo el hombre con su conocimiento pero sin armas es más que una indefensa presa para esos seres; a ese mismo mundo van los animales que en la tierra nos sirven de alimento, nos trasladan de un lugar a otro o cuidan nuestras pertenencias. Esos animales que maltratamos son seres nobles cuyas almas no guardan resentimiento contra sus agresores, porque allí ellos se convierten en nuestros defensores, los perros nos defienden a mordiscos, los asnos y caballos a patadas, las vacas con sus cuernos y que eternamente nos proporcionan alimentos naturales, y como una brisa que se aleja sentí que la voz se silenciaba. Lleno de inquietud trate de despertar pero el sueño me vencía y de nuevo volvió la voz a mis oídos y me dijo-las animas que vagan por los diferentes parajes de la tierra, es porque la muerte se los llevo antes que pudieran completar sus anhelos, ya sea logro o reparar el mal que hicieron, me dijo que mas allá de la vida hay muchísimos misterios. Esa voz me dijo tantas cosas que cuando desperté al canto de los gallos, era un mes de marzo se oían los truenos de los rayo y las nubes derretidas en trozas de hielo golpeaban incesantes los tejados y calaminas de las casas.
ECLIPSE DE UN MUNDO El tiempo va transcurriendo A su paso los acontecimientos Se suceden unos tras de otros Y las generaciones pasan Y las generaciones vienen Dejando cada una el vestigio De sus huellas. En medio de esas huellas Voy forjando mi destino Y mis risas y mis lágrimas Divagan entre los que se van Y acarician a los que vienen. En mis tempranas horas Al calor de los que se van Forme parte de ese mundo Hoy formo parte de otro Al cual amo con hartura Como ame en su momento Aquel mundo que se fue.
                                         EL LLANTO DEL INFANTE Todas las noches en hora de soledad y de luna ausente, cuando las sombras se multiplicaban, las pocas almas de carne y hueso que transitaban por el camino grande que besa al cementerio  se llenaban de temor, por que oían el llanto de un recién nacido que emergía desde el mismo campo santo, se persignaban y aceleraban sus pasos rumbo al pueblo, y no faltaban  aquellos que por evitar oír esos llantos, rodeaba el camino por lomas aledañas. Tanto perturbo la paz del pueblo el llanto del infante que el asunto se trato en cabildo, donde se acordó visitar el camposanto una noche, para ello se prepararon con aguas benditas, crucifijos y oraciones a tayta Dios para que proteja sus almas de mortal de aquello que a su entender se trataba de un alma maligna. Dos días después del cabildo tal como acordaron, se reunieron a la salida del pueblo y marcharon rumbo al cementerio, eran tantos y hacían tanto ruido que posiblemente espantaron al almita, porque por más que esperaron esa noche no hubo llantos de infante, mas si bostezos de hambre y de sueño, que no les quedo más que volver al pueblo sin haber dado solución alguna al llanto del infante. La existencia del llanto infantil que nació de una sepultura desconocida y que atormento a casi todo un pueblo, se propago por las comunidades vecinas al pueblo y a la vez por las vecinas de estas, de manera tal que de su existencia se comentaba en el tiempo a lo largo y ancho de los horizontes andinos. Noche a noche el llanto, cada vez más fuerte y lastimero que capto mayor atención que las otras animas que usualmente solieran espantar a los mortales, ya sea en los caminos o en los  rincones de las viviendas. Noche a noche el llanto parecía no hallar sosiego y sus cada vez mas ensordecedores gritos se oían en todo el pueblo, destemplando los nervios de sus habitantes, quienes a la luz del sol luciendo ojerosos sentían mermadas sus fuerzas físicas e iban postergando muchos de sus quehaceres cotidianos para un mañana que demoraba en llegar. Más de cinco cabildos, más de cinco intentos por descubrir la tumba de donde provenían los llantos, y estos se hacían cada vez más sonoros haciendo que algunos pensasen ya en emigrar del pueblo. Por fin llego el día de la santa patrona del pueblo y con él, el párroco para celebrar las misas, no bien desmontaba el cura, desesperados los pobladores le pusieron al corriente de los hechos y casi en peso llevaron al religioso hasta el campo santo deseosos de oír las frases o palabras que acabasen con los llantos del infante. En esta ocasión el representante del reino de Dios en la tierra, era un hombre de unos sesenta años de edad, bastante trajinado por los rincones del ande y conocedor de las costumbres y creencias de estos pueblos. Mientras marchaban al campo santo pregunto sobre el momento en que empezaron los llantos, si tiempo antes habían sepultado a alguna mujer en edad fértil, los pobladores respondieron negativamente, informando que el ultimo entierro fue de un  anciano y se realizo un mes antes de que empezaran los llantos, y aquello aconteció en un mes de febrero. En el cementerio por orden del  cura hurgaron por los rincones hasta que descubrieron una tumba clandestina que les lleno de curiosidad, asombro y temor. Por que las tumbas oficiales coincidían con los amigos del pueblo sepultados entre ccarawis y dobles de campanas, una tumba clandestina no era natural de aquellos lugares. Con el permiso del cura, y de las autoridades presentes, profanaron la tumba y hallaron los restos en estado de descomposición avanzados de una mujer a la cual el cura roció con agua bendita y le prodigo de oraciones, luego de que se asentara en acta el hallazgo de la tumba clandestina, enterraron el cadáver e identificaron la tumba, para luego volver al pueblo y empezar las indagaciones en las comunidades colindantes sobre la desaparición de alguno de los miembros de su comunidad. Días después, enterados del hallazgo, arribaron de una comunidad vecina donde una joven en estado de gestación había desaparecido y que tanto los familiares y vecinos estaban convencidos de que la joven y su pareja habían huido hacia la costa para evitar los comentarios de sus paisanos que no veían con buen agrado su estado  sin estar casada aun,  tiempo después se supo que su pareja había sido capturado en una estancia ubicada en las lomas y que habiendo reconocido su brutal acto, había sido mancornado y conducido por dos  gendarmes hacia la capital de la provincia para ser juzgado y sentenciado. Con el agua bendita sobre el cuerpo de la victima hallada en la tumba clandestina, se puso punto final al llanto del infante y noche a noche los demás seres del mas allá, fueron volviendo a tener vigencia plena.
     QUINCE DE AGOSTO   Quince de agosto del dos mil siete Envuelto entre las sombras en complicidad con la muerte Arribaste de improviso Y trajiste el luto eterno para la ciudad del sol eterno.   En la iglesia San Clemente de Pisco Sepultaste vivos a cientos de fieles Que llenos de fe, abarrotaban aquel  recinto. Para haber colapsado en los primeros segundos del evento sísmico Las estructuras de dicha edificación religiosa ya estaban falladas ¿Dónde estuvo la supervisión de defensa civil? Si además la iglesia San Clemente de la ciudad de Pisco era un legado cultural ¿Dónde estuvo el Instituto Nacional de Cultura? ¿Por qué dichas instituciones actúan después y no antes? Se supone que las personas que están a cargo de dichas instituciones Deben evaluar y cuantificar lo que gerencian El problema en nuestro País pienso, es que no están en manos idóneas.    Quince de agosto del dos mil siete En Pisco, Chincha e Ica Destruiste las viviendas de los más humildes. Consecuentemente se oyó entre sollozos reprochar al creador “¿Por qué, ¡oh Dios mío!  Te ensañas con nosotros?”   Al oírlos en esos momentos de angustia Quisiera decirles que están equivocados Pero la madre experiencia enseña Que es mejor dejar que se desahoguen y serenen Entes de decirles Que los únicos culpables de que colapsen sus viviendas son ellos. Quince de agosto del dos mil siete Así como tú Han llegado y llegaran otros eventos más Y sembrando cruces Harán brotar desolación y hambre Sepultaran esperanzas y sueños. Volverán a reprochar a Dios el creador del universo   Dios existe, por que los hombres necesitamos que Dios exista.   Dios es aquel a quien recurrimos Cuando en nuestra frágil existencia, no hay mas camino y necesitamos seguir caminando. Cuando los eventos van más allá de nuestras fuerzas.   Dios existe Por que como mortales necesitamos creer Que más allá de la muerte La vida existe.   Dios es la fe A la cual nos aferramos en busca de consuelos y de milagros.   Una edificación colapsa No por obra de Dios Sino por que esta mal edificada.   Una obra esta mal edificada Por falta de tecnología Por falta de economía Por falta de conciencia.   Habitamos una zona sísmica Por tanto habrá terremotos.   Sin embargo cuando invertimos en la construcción de nuestras viviendas. Escatimamos en material y en mano de obra. Con poco dinero Queremos construir bastante.     Muchas veces preferimos Guardar para un par de cervezas que comprar un fierro mas para la construcción. ¿A quién engañamos cuando obramos así?   Mientras no ocurra un evento sísmico No hay por que temer.   Pero   tarde   o    temprano Acontecerá      un      sismo Y   en   esas  circunstancias Los fierros ayudaran a mejorar el comportamiento de nuestra edificación.   El par de cervezas el mismo día que lo ingerimos, se habrán esfumado entre la orina.   Recordad siempre Dios no se ensaña con los más desfavorecidos Ni esta con los más favorecidos.   Una vivienda colapsa Por que no esta bien estructurada, ni construida con el material adecuado.   No olvidéis que bajo el techo de un vivienda Se cobijan las personas que mas queremos. Por lo tanto debemos no escatimar gastos al momento de encargar los planos y la construcción de la misma a los profesionales idóneos.   Construir una vivienda  cuesta bastante. Pero también es cierto Que después de la educación y de la salud de los hijos El techo bajo el cual se albergara el hogar. Es la segunda inversión más grande que realiza toda familia.   Como tal La construcción de toda vivienda Merece la atención y la inversión debida.   De otro lado Es necesario que ciudadanos y autoridades tomemos conciencia De que eventos como el del quince de agosto no avisan.   Una visita al santuario de Luren Por cuya lateral circulan vehículos de servicio público. Otra visita a la catedral. Y para no cansar una vueltecita por las diferentes calles de Ica ciudad Y veremos que existe riesgo latente contra la integridad física y mental de los ciudadanos.   Por ello, a veces causa hilaridad Cuando se publicitan los simulacros de eventos sísmicos Los simulacros son bienvenidos cuando no son solo  para las noticias.   Si en verdad queremos evitar o minimizar desgracias en un evento sísmico Debemos empezar ordenando de fuerza la destrucción de aquellas paredes que están a punto de colapsar Porque por más preparada que este la gente al encontrarse transitando cerca a esas construcciones falladas se convertirán en las primeras víctimas.   Por otro lado hay legados culturales que el instituto nacional de cultura tiene bien identificados entonces es su deber de solicitar los fondos económicos necesarios para su adecuado reforzamiento, pero cundo ya están fallados, valdría la interrogante ¿Quién es primero, la vida del ser humano o una antigua construcción? Autor: Jorge Luis Cervantes Llauca 
                      VII. EL PRECIO DE LA CURIOSIDAD Ingenio que yace  en  la pampa. Eco  distante  de  una  realidad. Realidad  que    es    historia. Realidad que   es    ciencia. Realidad  hecha  obra  de   arte.   Sobre la inmensidad de  la pampa Te vas mostrando  muda e  inerte. Inerte  como   un  difunto. Sin   embargo  estas  viva Más vida aun que aquellos  que  se  ufanan  en descifrar tu enigma.   Suelto   mi   vos   al   viento  para acariciar tus sentidos. Mil  ojos  escudriñan  en tus  líneas un   indicio. Mil detalles muestran más de un camino.   Mientras tú  en   actitud   de  paciente  espera. Ves  el  amanecer  y  el  ocaso   de diferentes  generaciones.   Un  día   el tiempo enmudeció tu  vos. Así  como  un  día  silenciara  a la mía. Mas al  final de los tiempos Cuando no haya vos que silenciar.   No  importara ya  saber  quien  fuiste,  ni quien  soy.   Muchas  veces  lo simple  es  complejo. Y  lo  complejo  termina  siendo  simple. Así  tal vez en el trajín de cualquier día. Un  curioso  cualquiera nos revele lo  que  eres.   En  silencio   a través   del  tiempo. Los cavilantes  han  hecho   de   ti una     inquietud. Y      tú,   hecha Inquietud       Te      has        vuelto depredador   de    sueños.   Y siendo depredador de sueños, eres sepultura. Sepultura de aquellos a quienes les arrebatas el sueño Porque un ser humano sin sueños. Es  un  muerto   cuyo  cuerpo purga  la   condena  de   la  apatía   y   del conformismo.   Más, al     final   del   camino Tal vez   tu secreto   no    satisfaga  tan larga espera. Quizá tus secretos  rebasen las expectativas de esperadas. Lo que es cierto y seguro, es que acabara  la  agonía  del suspenso. Y conformes o no por lo revelado Habremos pagado el justo derecho. Por ver satisfecha nuestra curiosidad y  sentirnos por fin libres  del tormento de la  duda.
        IX.  EL CAMARON   Horas   cálidas,   celeste   cielo Aguas cristalinas, manso río Río  que humedeces la quebrada Río que haces emerger de sus entrañas naranjos, mangos y ciruelos.   Quebrada   de   celeste  cielo Donde   dulces    y    jugosos Cual mujer en  su amanecer primaveral Lucen en las ramas los frutos.   Río grande, aguas de quebrada Cuna  de  encantos y de manjares. Cebiche    ,  tortilla y chupe de camarón.   Mientras al  camarón   de río le siembran las isangas. El molusco lucha férreamente Para evitar que otros dispongan de su frágil existencia.   Aquel que logre permanentemente burlas las isangas, posiblemente envejezca en el pozo, pues la vida es un constante reto.   En tanto en los ríos de cemento Otros tipos de camarón, viven de los esfuerzos del ingenuo.   En   el   río   grande   de    palpa, abunda   el  camarón  que se come. En las esquinas de las calles Abundan los camarones que comen gratis.   ¡Camarón, camaroncito de agua dulce! Mientras te deleitas soñando. Los humanos   Hacen  de   ti,   un  sabroso  chupe.   ¡Camarón Camaroncito! Si por casualidad caíste en las isangas, mejor ni te ufanes en abrir los ojos Que del plato, el ingrediente más sabroso ¡Camarón Camaroncito! Ese, eres tú. Autor Jorge Luis Cervantes Llauca 
EL CAMARON
Autor: Jorge Luis Cervantes  338 Lecturas
  De la vid El racimo en sus senos al viento mece Para que no cuelguen, un sostén de seda Para que se estremezcan, un ardiente beso   En cada paso, están ahí saltando alegres Suaves y curvados, derramando gotas de blancura Vistiendo de calidez a la noche otoñal En la campiña que sonríe amorosa.   En torno al valle el arenal reposa Sobre las dunas por el sol acariciada Cuaja en su gustar la dulzura Que atraves del beso, el alma siente.   Noches de campiña constelada Envuelven del valle en su extensión a la llanura. Donde más de una mestiza canta Donde se acunan del amor los sueños.   De la vid Su corazón el sol ardiente Que me elevan al cielo cada mañana Haciendo que en mi, cante el jilguero.   Bebiendo de las entrañas el agua pura Del amor fructificas al hijo amado Que con un beso canta bajo el cielo tu hermosura.     Autor: Jorge Luis Cervantes Llauca
  Mesera que limpias con esmero mi mesa En tus negros ojos te llevas mi recado En tu bella sonrisa me dejas una promesa.   Dale a mi paladar el gusto Si tú supieras OH mesera Veras que tu atención no es por gusto   Sírveme un suculento plato. Que si a comer tanta gente aquí viene No creo que  tengan tan mal gusto.   Mi fe en ti es integra Mi apetito  infinito OH jovial mesera.   Sírvele a este caserito tuyo Que con tu atención se engríe Y se siente enteramente tuyo.   Acaso no te das cuenta Que por sentarme en tu mesa Pago sin reparo la cuenta?   Autor: Jorge Luis Cervantes Llauca
MESERA
Autor: Jorge Luis Cervantes  347 Lecturas
Radiante de hermosura Mimada y por muchos pretendida Creyó que de la vida la dulzura Estaba para ella asegurada.   Se equivoco al elegir A quien por trofeo la tomo Y transformo su reír En melancólico tono.   Arrepentida de su elección Quiso otra oportunidad Para cambiar su situación   Disfrazada de gaviota alzo vuelo Sintió otras ves la libertad Y otra vez fue feliz mientras duro   Un flechazo hirió sus alas Y su alegría se evaporo Porque tenía dueño y no amor.   Sin riego y sin cuidado Su hermosura marchito Y de su error el gran milagro Una agraciada niña.   Más en las playas bajo el sol El eco de su alegre risa Sigue siendo de mi amor el crisol. Autor: Jorge Luis Cervantes Llauca
MALA ELECCION
Autor: Jorge Luis Cervantes  336 Lecturas
MAGICA CREACION   Cansado de ser nómada, el hombre decidió acampar en las orillas de los ríos. Para satisfacer su alimentación, se dedico a la caza, a la pesca y al cultivo.   Aumentaron las familias y el campamento se transformo en pueblo. Así a lo largo y ancho del planeta, fueron surgiendo los pueblos.   Cada pueblo, según su configuración geográfica, topográfica y climatología, fue adoptando formas de expresión y de comportamiento, dando nacimiento a las primeras costumbres. El hombre que un día fue nómada, dejo de ser errante, pero no renuncio a su espíritu aventurero Ni a su inquietud por lo desconocido, Ni a su ambición que es su talón de Aquiles.   Con el tiempo Los pueblos se fueron descubriendo unos a otros y los más fuertes sometieron a los más débiles.   Los pueblos conquistados y conquistadores Queriendo o sin querer, compartieron costumbres.   La convivencia de pueblos y costumbres diferentes dieron vida a nuevas costumbres.   El hombre se multiplico en la tierra, y aumentaron los pueblos.   Crecieron los pueblos y se convirtieron en ciudades.   El hombre  jugando a ser inventor, creo la computadora. Computadora, creación mágica del hombre.   Mágica por que sacia inquietudes e instintos, con solo pulsar unas teclas. Mágica por que te da o te quita mundos.   Las costumbres, identifican a un pueblo, a una región, o a un país. Con las generaciones, las costumbres se renuevan pero sin perder su esencia, por que  una costumbre, es la partida de nacimiento de un pueblo.  Como el aire que  inhalamos, la computadora se ha vuelto necesidad primaria en nuestra vida cotidiana. Así como da, la computadora quita.   Quita al niño su inocencia. Quita al adolescente su pudor. Y si los pueblos no previenen un uso racional y concienzudo de esta mágica creación, pueden terminar perdiendo sus costumbres. COMENTARIO: JORGE LUIS CERVANTES LLAUCA 
         Al  fulgor   de   una   mañana Una   gaviota     mal    herida Jadeante  asomo  a   la playa.   Con   su   dolor   a     solas, permaneció sobre  la  arena mirando    al   mar   en   su bravura.   El viento, que       alegre jugueteaba La miro    e     indiferente A pasear se fue a otras playas.   Al   verlo  que    se     iba ¡No   te   vayas!, le pidió    la gaviota Pero el viento igual  se fue.   Sin  la  frescura del      viento El sol descendió hasta  la playa Y lo convirtió en infierno.   Mal  herido y     sediento En agonía  la     gaviota Vio evaporarse  las  aguas del mar. También  su  sangre     se agoto Y   convertida   en   liviana pluma, alzo  vuelo hacia la eternidad.     Antes de irse A lo   ancho  y  largo de los mares Dejo   el  eco  de un suspiro lleno  de honda melancolía.   El ocaso y la noche, quedaron atrás. Tras el    alba     y    la    aurora Asomo el nuevo día.   Volvió   el  viento  a  la  playa Y   entre   la   arena     reseca Vio a  la  gaviota  muerta.   Los curiosos  se   acercaron Y el viento  exclamo ¡OH  mi gran amiga!   Y silbando mil lamentos, continuo ¡Oh como duele tu partida! ¿Por qué tuviste que marchar?   De   pronto   una   gran  ola Recogió a la gaviota muerta Y se la entrego al mar.   Pero  antes  sobre  la  arena Con letra grande   y  legible Dejo   un   recado  impreso.   ¡Viento   petulante,  acalla      tus lamentos! Cuando mas necesito de ti, ella Te fuiste de juerga Ya muerta, ella  no     siente! ¡Remordimientos  son ahora! ¡Tu comprensión   y   afecto!                     Autor: Jorge Luis Cervantes Llauca
<< Inicio < Ant. [1] 2 Próx. > Fin >>

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales16897
Textos Publicados53
Total de Comentarios recibidos67
Visitas al perfil7214
Amigos27

Seguidores

Sin suscriptores

Amigos

27 amigo(s)
Laura Alejandra García Tavera
Edith Zepeda Hermenegildo
Hoz Leudnadez
jose abraham ardiles
raymundo
Iván Domínguez Leal
ALFREDO MENDIOLA
Samont H.
Luvinosa
ALONDRA
Patricia del Valle
IRMA PERIBAN VILLA
sharon desiree
El...vi...ra
Carlos Alberto Agudelo Arcila
MARIANO DOROLA
PABLO
Ana Belen Codd
Umberto Senegal
Suley
Miriam
Héctor Restrepo Martínez
Eliza Escalante
kalutavon
Julieta Torres
MORENA CHALAN RUBIO
angelita
 
 
joluis

Información de Contacto

Perú
Me dedico a la consultoria de obras, me gusta escribir aunque no soy bueno con la gramática.
-

Amigos

Las conexiones de joluis

  LAWPOWER
  Lunaoscura
  Hoz Leudnadez
  abrajam
  raymundo reynoso cama
  prosivan
  CACA
  misamont
  Luvina
  Alondra
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>