LABERINTO DE VENTANAS
Publicado en Aug 24, 2009
Prev
Next
Image
                                                                                                          
                                        LABERINTO DE VENTANAS
                La primera vez que  supe de su existencia fue en los confines de  mi ventana, una noche que se  hizo muy larga, plagada de encuentros y  de inauditos presagios. Me llamó dulcemente como si nos conociéramos de toda la vida. Le respondí con un  inmediato y gentil ademán; raro en mi a esas altas horas de la madrugada, cuando las fuerzas empiezan a flaquear, dominadas por el cansancio de buscar aunque sea un breve consuelo a nuestra apesadumbrada soledad.
             Sucedió lo que al principio ocurre en estos fortuitos diálogos nocturnos: un sinnúmero de coincidencias, que no viene al caso contar aquí, nos hacían permanecer conectados  más de la cuenta. Ella hablaba de su vida como si relatara la mía pero en sexo femenino. Las concomitancias  recorrían  un camino virtual que iba desde el arte hasta la filosofía, pasando por la música y la historia. Éramos de la misma generación, nacimos en la misma ciudad y teníamos un historial común.
            Nos conectábamos siempre a la misma hora, después de la cena, cuando lentamente los restos del día se disipan en la sombra de los recuerdos. Yo esperaba con ansiedad la llegada de ese momento tan especial, cargado de magia y ternura. Cuando entraba en su ventana, sentía que iba hacia mi propio mundo y no hacia el de ella.
          Con el correr de los días, me fui construyendo una imagen con las palabras que surgían detrás de la pantalla. Esa imagen se parecía cada día más a alguien que  yo había conocido muchos años atrás,  cuando inocentemente soñábamos con un mundo mejor.
           La revelación ocurrió como a la quinta noche de ingresar en su ventana. No recuerdo como fue que sobrevino la confidencia. Los vocablos partieron casi al pasar, camuflados entre otras  palabras cargadas de sentidos, como si en el fondo ella no quisiera reconocerlo.
          Lo tomé al principio como una broma, pero el tiempo y los hechos me confirmaron lo contrario. Según sus dichos, ella no tenía cuerpo, estaba hecha de palabras y evocaciones celosamente guardadas en la memoria de la red. Ignoraba cómo había llegado hasta aquí; su mente deambulaba por los circuitos, como un fantasma en busca  de un envase corpóreo.
         Yo era, incomprensiblemente,  parte de ese mundo ideal al cual sólo algunos privilegiados podían acceder. Quizás por miedo o vergüenza, lo cierto es,  que esa fue la última vez que me conecté con ella. Lo lamenté, porque su idea me resultó de lo más original y divertida.
          La busqué (no sé cuánto tiempo) dentro de una suerte de laberinto de ventanas intercomunicadas entre sí por delicados hilos de sentimientos. Utilicé el arte de la conjetura para arribar a un destino cierto. El camino se hizo muy largo. Inventé nuevas ventanas, algunas no me conducían hacia ningún lado; otras me otorgaban cierta esperanza de volverla a encontrar. A medida que me acercaba, ciertos recuerdos afloraban en mí como la triste revelación de un pasado trágico.             
                   Fue en una de éstas  ventanas que la intuí nuevamente. La seguí por el laberinto virtual. La encontré en una sala única y especial  para los dos, la que ellos  no pudieron destruir.  Me estaba esperando, desde siempre, desde aquel terrible día que nos hicieron desaparecer. Estábamos hechos de letras y signos; habíamos vencido al olvido. Tenía mucho para preguntarle. No me apuré. Atesorábamos por delante, una eternidad.
                                          
                                                       GABRIEL FALCONI
Página 1 / 1
Foto del autor gabriel falconi
Textos Publicados: 82
Miembro desde: Aug 10, 2009
22 Comentarios 1279 Lecturas Favorito 3 veces
Descripción

Palabras Clave: ENCUENTRO VIRTUAL

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (22)add comment
menos espacio | mas espacio
 1 2 3 > 

gabriel falconi

anna
jajaj siya lo habias comentado
a veces pasa eso que uno entra a escritos que ya leyo
gracias igual
Responder
February 28, 2010
 

Anna Feuerberg

Gabriel, ya he comentado este relato con anterioridad, pero lo reitero. Buenísimo, me encanta!
Un abrazo,
Annita
Responder
February 28, 2010
 

gabriel falconi

roberto
no es que vos me leas poco es que soy yo el que estoy un poco ausente
quizs porque soy un poco reacio a leer poesia( defecto que reconozco)
me gustan los relatos cortos
graciass por pasar
voy e leerte mas seguido
Responder
February 28, 2010
 

Roberto Langella de Reyes Pea

Hay defectos peores, no te preocupes. Un abrazo.
Responder
February 28, 2010

Roberto Langella de Reyes Pea

Excelente relato, amigo. No te leo todo lo que me gustaría hacerlo, creeme. Me encanta este estilo reposado, que gana progresivamente en tanta intensidad y altura.
¿Por qué no te leo más frecuentemente, decime, eh?; bueno, es que a tu escritura, que alguien como yo la lea o no la lea, no le agrega nada, será eso... (bueno, espero que este comentario no moleste a los que sí leo, je). Ya se sabe que soy muy vanidoso...
Responder
February 27, 2010
 

leticia salazar alba

ES UN RELATO EXCELENTE, COHERENTE, TIENE COHESIÓN, NARRADO DE UNA MANERA IMPECABLE, ABARCAS MÁS QUE UN MUNDO, ABARCAS EL COSMOS, TE PUEDES TRANSPORTAR CON FACILIDAD DESDE LA REALIDAD EN TIEMPO PRESENTE HASTA LO VIRTUAL EN TIEMPO FUTURO, Y ALGO REALMEMNTE CURIOSO O DIGNO DE TOMARSE EN CUENTA EN QUE EN MÁS DE UN AÑO DE QUE SOY PARTE DE TEXTALE NOS REUNIMOSD DEBIDO A UNA COINCIDENCIA NUESTRO CUMPLEAÑOS, HOMERO ARIDJIS ESCRITOR MEXICANO Y UNO DE MIS GRANDES FAVORITOS ESCRIBIÓ UNA POESÍA LLAMADA "AMOR CIBERNETICO" ES COMO YO, MEXICANO SI NO LO ENCUENTRAS HAZMELO SABER, POR FAVOR, Y TE LO MANDO POR MENSAJE, TE QUIERO, LETY
Responder
February 27, 2010
 

gabriel falconi

jesus me encasnto que pasaras por aqui

me parecio que valia la pena ya que tu texto tiene cosas en comun con el mio
hablamos de lo virtual desde lo virtual.!!!!...
me imagino un mundo donde ya nadie salga a la calle y todo pase en la red
un abrazo
Responder
December 04, 2009
 

Jesus Eduardo Lopez Ortega

Muy bueno Arcangel. Detras de las ventanas, siempre habrá una gran historia de amor. Felicidades. Es una gran historia de muchas madrugadas que se perdio entre ventanas y en la virtualidad de la eternidad...
Responder
December 04, 2009
 

gabriel falconi

gracias maria sabia que te iba a gustar
los laberintos ahora son virtuales....
un abrazo y nos seguilos leyendo
Responder
September 08, 2009
 

Mara

Buen trabajo, Falconi. Creo que supiste contar adecuadamente esta historia. Hay ficción, mucha y hay ceratividad. Me encantó cómo concluíste el encuentro redondeándolo con la idea de etrenidad. me gustó mucho este relato. Los escritores le debemos mucho a los laberintos, en todas sus formas y disfraces...nos ragalan buenos poemas y relatos. Un abrazo!
Responder
September 08, 2009
 

Gabriel F. Degraaff

jajaja por eso lo de "papá"!!! jaja un abrazo!
Responder
September 08, 2009
 
 1 2 3 > 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy