LUNA
Publicado en Apr 13, 2013
Prev
Next
Image

 

 Eras una golfa, una perra callejera de
esas que mendigan lo que los demás tiran.  Te gustaba todo, te
comías lo incomible y aceptabas cualquier sobo, de quien fuera,
correspondiéndole con tu típico contoneo de  trasero. Eras muy
joven, tu cara de cachorra te delataba y tus ojos tenían el brillo
de pensar que todo te pertenecía, por eso nunca mirabas mas allá de
las cuatro esquinas de donde sacabas todo lo que necesitabas, y,
ciertamente  por eso... nunca supiste que te miraba desde el bus,
cada mañana, cuando iba hacia el instituto.
 
Me costó convencer a mis padres para
que formaras parte de mi vida y de las suyas, pero te acabaron
queriendo, como yo, porque eras guapa, inteligente, cariñosa y con
el tiempo, educada y tranquila. De nuestros paseos llegué a
comprender que el silencio puede ser la mejor comunicación, pues tus
ojos me decían toda la adoración que me tenías y mis caricias, te
hacían sentir la más feliz del mundo.
Hace quince años que te cogí en
brazos por primera vez, temblabas por el miedo y ahora, ya ves,  te
llevo en brazos por última vez, y tiemblas porque te estás
muriendo. Espero que sea rápido y que nuestros ojos no se
encuentren, porque no podría soportarlo, luego, te llevaré a donde
te saqué, y te fundiré con el aire de esas calles que te vieron
nacer y corretear hasta el día en que decidí  que tenías que ser
mía.
No sé si te di la libertad o te la
quite, no sé si tenía derecho a imponerte una vida diferente a la
que llevabas, solo sé que fuiste la primera responsabilidad de un
crío que se gastó la paga de un mes, en una correa y un collar con
una chapa, en la que mandé grabar tu nombre, Luna
Página 1 / 1
Foto del autor mariajo
Textos Publicados: 14
Miembro desde: Mar 20, 2013
3 Comentarios 243 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Palabras Clave: Cario respeto fidelidad

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (3)add comment
menos espacio | mas espacio

kalutavon

Un texto lleno de ternura, hasta puede decirse de candor, sin embargo, en el trasfondo encuentro detalles que bien pudieran ser aleccionadores, por ejemplo, el que los padres promueven en los crios, como dices, el sentido de responsabilidad por otro ser, en este caso cuidando una mascota. Aquello de que el silencio basta para comunicarse entre quienes se tienen afecto me parece una buena idea a considerar. Luego, me quedo con ese sentimiento de algo anda mal, cuando el protagonista habla de ir a tirar al animalito en la calle de donde fue recogido, la contaminación ambiental es un problema de nuestros tiempos, instalado por nosotros mismos para nuestro futuro, no es bueno contribuir con ella. Interesante y emotivo texto, me ha sido grato leerte amiga.
Responder
May 08, 2013
 

estefani

Que lindo de verdad , todas tus palabras me conmovieron se siente el sentimiento en todo tu texto . saludos ;)
Responder
April 27, 2013
 

mariajo

Muchísimas gracias. Es un placer para mi que te haya emocionado. Un fuerte abrazo.
Responder
April 27, 2013

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy