4.- Prisioneras en casa
Publicado en Mar 20, 2012
Prev
Next
Image
Evrart volvió a quedar impactado con la última de las Doherty en aparecer. Ella le miró también, aunque trató de disimular tanto como pudo su sorpresa. Sonrió con diplomacia y saludó de beso a Christine.
Evrart sintió un escozor en la cara. Al parecer, la amistad y cercanía que Christine tenía con aquella mujer era mayor que la que tenía con el resto de las hermanas.
- Geraldine, él es mi prometido, Evrart.
- Al fin está a tu lado- habló la joven con una voz mesurada y educada. Evrart se estremeció al estrechar la mano de ella. Geraldine sonreía pero apenas si le miraba. Parecía más interesada en dialogar con Christine. Sin embargo, tuvo la impresión de que ella retuvo su mano unos segundos más antes de soltarla.
Por lo que escuchó, Geraldine y Christine conversaban siempre que podían y parecían llevarse bien. Esto le agradó en el fondo, aunque por primera vez se dio cuenta de que estaba cayendo en una situación complicada en su relación con Christine.
- ¿Siempre es usted tan tímido?- se burló la rubia Valerie -venga y siéntese. Geraldine absorbe el tiempo de Christine siempre que puede.
- Es una desconsiderada- secundó Tricia -dado que Christine es la única que suele conversar con ella, no pierde oportunidad.
Evrart se sentó junto a las altas y exuberantes mujeres. Todas ellas poseían una linda figura, incluso más que Geraldine, quien al lado de ellas, se veía descuidada. Sus vestidos eran de mejor calidad y lucían un aspecto saludable.
Según dijeron, estudiaban para ingresar en sendas universidades virtuales, pues no se les permitiría asistir a  éstas.
- ¿Así que eres francés?- preguntó Valerie, la más desenvuelta de todas.
- Mis padres son franceses- comentó Evrart -yo nací en Brighton and Hove, en el condado de Sussex, Inglaterra.
- ¡Como el "Vampiro de Sussex"!- bromeó Tricia -¿Nunca has leído la novela de Conan Doyle? Bien puedes encajar en el personaje.
Ciertamente era antipática.
Parecía aquel un momento interminable, y lo que más deseaba era que aquellas hermanas de ácidos comentarios se marcharan de allí. Por más que quería escuchar la conversación de su prometida con Geraldine, le era imposible.
Por fin, Geraldine se levantó y llamó a sus hermanas.
- Christine estudiará aquí. Debemos marcharnos para no molestarles.
- ¿Por qué no nos quedamos?- dijo Valerie burlona -se conversa bien con Evrart.
Pero Marinna se levantó y salió silenciosamente de la sala. Tricia  y Valerie la siguieron a regañadientes. Era curioso aquel cuadro de mujeres saliendo una por una, era evidente que no lo pasaban bien aisladas.
Geraldine tomaba las manos de Christine y se seguía despidiendo encarecidamente.
- Te encargo esa información, por favor. Es muy importante para mí.
- No te preocupes, Gera. Haré todo lo posible.
Luego se acercó a Evrart y se despidió tomándole la mano.
- Ha sido un placer, Evrart.
Esta vez, pudo sentir la electricidad de esa mano recorriéndole el brazo. Sonrió nervioso mientras se despedía efusivamente de esa mirada intensa que creyó no volvería a ver tan pronto.
- El placer es mío, Geraldine.
Ella le guiñó el ojo en señal de complicidad, algo que lo desconcertó un poco. No le era indiferente a Geraldine, aún cuando se hubiera anunciado el compromiso que tenía con Christine.
Luego salió de la sala, detrás de la algarabía de sus hermanas.
Christine trajinaba libros al fondo de la sala. Movía la cabeza, compadecida.
- Pobrecillas... lo pasan realmente mal.
- ¿Están en apuros?
- Su padre quiere regresar cuanto antes a esa desvencijada casa que dejaron. Es un hombre realmente insociable y tiene muy mal carácter. El único momento en que han podido convivir es en este lugar. Desde luego que ninguna quiere volver a ese encierro.
Evrart se imaginó a Geraldine en una oscura y fría mansión con su estricto padre. Ése sí que era un destino desalentador.
Estuvieron estudiando hasta tarde, aún durante el tiempo en que las familias que allí habitaban se reunieron para la cena.
Luego, todos se fueron retirando a sus aposentos.
Alrededor de las once de la noche, Evrart decidió marcharse. Se despidió de Christine, quien estaba muy cansada como para conversar.
Antes de salir y en la penumbra divisó un hombre en la escalera. Era altísimo, y permanecía inmóvil como una estatua de cera. Su mirada penetrante hizo temblar a Evrart, que salió de la casa tan pronto como pudo.
Página 1 / 1
Foto del autor El...vi...ra
Textos Publicados: 53
Miembro desde: May 21, 2009
5 Comentarios 378 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

Evrart se da cuenta de que la mujer de la que se ha enamorado es amiga de Christine. Le es imposible hablar con ella, pero se entera de una parte importante de su vida.

Palabras Clave: familia hermanas miedo tirano casa apoyo

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (5)add comment
menos espacio | mas espacio

Mara Ester Rinaldi

Ah... que bueno, Elvira...la imagen impotente del padre conmocionò a ev...coincido con Bett, Geraldine sabe el impacto que genera en èl, continuemos, me encanta el cariz q toma la historia...
Responder
March 31, 2012
 

El...vi...ra

Algo tenemos las mujeres que enseguida nos damos cuenta cuando no somos indiferentes a alguien ¿No crees amiga?
Saludos.
Responder
April 02, 2012

bett

El padre de Geraldine Nooooooooooooooooooooooooooooo!!!!! cielos la cosa se pone mas interesante, me pregunto como se las arreglará este hombrecito para salir bien librado de su amor a primera vista......
MIentras que Christine, presiento que ya comienza a darse cuenta..... es mujer como todas y eso se siente.... aunque tal vez me equivoque....que decir de Geraldine, me parece que tambien está entusiasmada y se sabe deseada por Evrart....

Fantástica amiguita.... continuemos....

Bett
Responder
March 22, 2012
 

El...vi...ra

Claro que Geraldine ya se dio cuenta, querida amiga! Y la cuestión es que Evrart tiene varios obstáculos antes de llegar a ella: su siniestro padre y la propia Christine. Ahora sí que está metido en líos.
Gracias por pasar y comentarme!
Abrazos.
Responder
March 23, 2012

El...vi...ra

Disculpen ustedes que vaya tan lento, pero si agrego más material la lectrua podría resultar pesada. Por otro lado, es necesario todo este preámbulo para que la acción comience. No esperarán mucho, eln el siguiente capítulo está po comenzar.
Responder
March 20, 2012
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy