LOS DOS SENDEROS
Publicado en Jul 18, 2009
Prev
Next
LOS DOS SENDEROS (I)
 
El ulular del viento de la noche,
Emite  sonidos tétricos,
Así como lamentos de muerte.
El frió  intenso  de la noche,
Entumece la carne, y enfría el esqueleto.
 
En un desfile macabro, cuarenta terroristas,
Ingresan al pueblo, abriendo  puertas;
Sacando a empujones al gentío,
Despertando los más grandes  temores. 
 
¡Todos a la Plaza ¡ Gritan....
Las campanas de la vieja iglesia  repican;
Hombres, Mujeres y  niños, acuden;
A una  cita con la muerte.
 
Una lista en las manos tienen,
Un juicio popular aducen;
Donde ellos se nombran  Jueces y Fiscales,
El  veredicto de antemano tienen;
Las sentencias, son todas de muerte...
  
Uno a uno  se pronuncia  nombres.
No hay apelaciones ni clemencias;
Uno a uno arrastran al patíbulo,
Les arrancan las uñas, les cortan la lengua,
Les vacían  los ojos y luego con hacha y  machete,
Quitan su cabeza, dejando los cuerpos  palpitantes,
Dando sus últimos estertores.
 
Continúa este  juicio macabro,
Ante la mirada horrorizada de los presentes;
Uno a uno  llevan al suplicio.
No existe forma de matar más cruel;
Que  hasta la muerte quien obligada  acude,
A cumplir con su trabajo de siempre;
Contempla horrorizada  y afligida,
Ante tanta maldad  e  insania de esta gente.
 
La noche se torna  tenebre,
Ocultando con su  manto negro,
Este  acto de  barbarie;
En el cielo las estrellas se ocultan.
 
Aun se escuchan gritos y  lamentos.
Son ya  las tres de la mañana,
El juicio dio su fin, ellos se marchan;
Dejando veinticinco comuneros  muertos.
 
El olor de  sangre  fresca,
Emite olores a hierba santa.
Mujeres y niños recogen los cuerpos yertos;
¡Todo el pueblo llora  con gran lamento¡
Han matado hombres, mujeres y hasta niños,
En un juicio sin razón y  sustento;
Donde ellos, fueron fiscales jueces  y verdugos.
  
Son las diez de la mañana,
Mientras el pueblo aun horrorizado,
Vela  y llora a sus deudos;
Por la calle principal  ingresa un batallón,
De cincuenta hombres vestidos de verde;
A empellones  otra vez al gentío sacan;
Y los reúnen en la plaza principal,
A otra   cita con la muerte.
 
La sangre derramada aun huele fresca,
A hombres y mujeres hacen preguntas,
Y al no obtener   respuesta correcta;
Les disparan en la boca, le destrozan la cabeza;
Acusándolos de cómplices, o de posibles  terroristas.
 
A un niño que por ahí llorando pasa,
Le disparan en el pecho.
Aduciendo que cuando sea grande,
Se convertirá en Terrorista;
Y que más vale anticiparse,
A eliminar al futuro enemigo;
Y así continúa el suplicio de esta gente,
Envueltos en una guerra que  es ajena;
Y que no tiene ya,  razón ni sentido.
 
Son las tres de la tarde.
Ya se retira el batallón de militares,
Se van  hurtando alimentos y medicinas,
Y violando a las  jóvenes mujeres;
Dejando veintiocho comuneros  muertos.
 
Ya se fueron.... y los que  vivos  quedan,
Lloran, y reniegan de su  suerte,
Y de vivir en un País,
Donde para el pobre no hay justicia;
Y donde hasta Dios esta ausente;
Y algunos aun se preguntan,
¿Cuál de los dos grupos es terrorista?,
Si ambos les causaron terror y muerte.
 
Autor: Pablo Félix Loza
Página 1 / 1
Foto del autor PABLO
Textos Publicados: 45
Miembro desde: Jul 07, 2009
0 Comentarios 516 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

El terror en un estado viene de 2 partes.

Palabras Clave: LOS DOS SENDEROS

Categoría: Poesa

Subcategoría: Poesa General



Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy