La sptima ola
Publicado en Nov 02, 2009
Prev
Next
Image
Llega la hora
y escribo como niño aturdido
pero sin querer ofrecerle alas ni a la pena ni al dolor
confiando que del esfuerzo por las palabras
brote la chispa de luz
que me regale la fuerza necesaria
para sufrir lo insufrible, si llega
aceptar el absurdo
y plantarle cara a los alardes de las muertes estúpidas e inesperadas
 
Pero si las palabras deciden no ayudarme
no renunciaré a la lucha
Aunque sea a cuerpo yaciente, lucharé
 
Sacaré fuerzas del gran misterio
La sacaré de mi regalo de mujer
La sacaré de mis hijos, de mis amigos, de mis hermanos
De mis ilusiones, de mis sueños
De mis mundos
De mi fe
 
Y si a pesar de tanta fuerza y de tanto coraje
me vence el final inoportuno y frío
que me descubra con luz amable  en la mirada
que me descubra con el corazón repartido, ni una gota de mi amor para robarme
que me descubra presumiendo de gratitud a la vida en flor imperturbable
que me descubra abrazado a la paz amorosa de mi gente
que me descubra desplegado a los vientos como vela de esperanza irremediable
que me descubra jugando en la arena a levantar tras la séptima ola
Castillos risueños en el aire.
 
  
Hospital Clínico
Barcelona  21 de diciembre 2001

 
Página 1 / 1
Foto del autor miguel cabeza
Textos Publicados: 199
Miembro desde: Jul 08, 2009
22 Comentarios 1241 Lecturas Favorito 2 veces
Descripción

poema

Palabras Clave: Clinico muerte lucha

Categoría: Poesa

Subcategoría: Poesa General



Comentarios (22)add comment
menos espacio | mas espacio
 1 2 3 > 

miguel cabeza

Así es Haydee, recuerdo esa lectura. Un abrazo
Responder
November 07, 2009
 

miguel cabeza

Un abrazo y gracias por tus palabras, Verano
Responder
November 07, 2009
 

miguel cabeza

Gracias Enrique Alberto por ese contagio emocional.
Un abarzo
Responder
November 07, 2009
 

miguel cabeza

Carol, el nene te devuelve los cariños
Responder
November 07, 2009
 

haydee

Papillon, condenado y deportado en Cayena, contaba que los presos dispuetos a evadirse, esperaban la séptima ola que los internara en el mar, con sus gomones ó balsas improvisadas. Las otras los devolvían a la playa. Había una hora en que disminuía el riesgo de estrellarlos contra las rocas para festín de los tiburones.
Tu séptima ola, ponía en riesgo tus construcciones. El lado positivo es que pudiste perfeccionarte como arquitecto de CASTILLOS DE ARENA:
Responder
November 05, 2009
 

Verano Brisas

Bello y sentido poema Miguel. Felicitaciones. Cordialmente, Verano.
Responder
November 04, 2009
 

Enrique Alberto

Lo encontre precioso, me conmovio te dejo cinco estrellas y me lo llevo a favoritos, gracias Miguel
Responder
November 04, 2009
 

Carol Love

Ya intuía la belleza que se escondía en ese ir y venir de versos profundos y espejados verde mar...
Le mando un abrazo y un mimo a ese chiquito apurado junto al mar...
Responder
November 03, 2009
 

miguel cabeza

María, Jesús Eduardo, Norma, Edgar,
Muchas gracias por vuestros cálidos comentarios.
Un abrazo
Responder
November 03, 2009
 

miguel cabeza

Te cuento, Carol,
Cuando yo era pequeño me encantaba, como a casi todos los niños, jugar a hacer castillos en la arena. Lo que más me gustaba era hacer las zanjas de agua alrededor de las murallas y que el agua entrase y llenase toda la fosa protectora. Entonces mis castillos tenían que estar muy cerca del agua, pues de esta forma conseguía, escarbando un poco, que el agua asomase el hocico, pero para ello tenía que ponerme casi sobre el mismo perfil de la playa.

Así es que, a base de construir castillos, descubrí un día, que cuando el agua andaba un poco más movida, al cabo de unas siete olas solía venir una ola más grande. Ola que aún siendo pequeña era la que ponía en peligro mi castillo ( y dejo aparte las sorpresivas olas de las lanchas).
Empeñado siempre en construir sobre la frontera de la arena con el mar, tenía que acelerar la reconstrucción cuando la séptima venía un poquito más brava y destruía toda o parte de mi obra en un momento. Más o menos contaba con el tiempo de siete olas para volver a fortalecer mi castillo.

Bueno, pues esta es la historia de aquella “séptima ola” de mis castillos de arena infantiles.

(*quede claro que la séptima es la referencia a un ritmo más o menos aproximado, que cambia según las circunstancias climáticas o naturales)
Responder
November 03, 2009
 
 1 2 3 > 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy