TITO
Publicado en Sep 28, 2022
Prev
Next
Tito
El paso de una vida normal a una vida transformada implica nuevas historias inesperadas, cambios positivos y negativos. En esta historia, Tito y su familia conforman variedad de situaciones, emociones y sentimientos.
***
A la edad de siete años mis padres no me consienten, debo obedecer y entender el comienzo de mi vida.
Mi tía Pepita me sigue consintiendo, no está de acuerdo con mis padres, piensa que aún soy niño, ayer me visitó, me regaló una cajita de chocolates, me alzó, me dio besitos y me invitó a pasar unos días en la casa de ellos. Pedí permiso a mis padres de ir a casa de mi tía Pepita, mi tío Josué y mi prima Adelita, fue concedido el permiso, aprovechando que era la semana santa y no tenía que ir al colegio. Una hora después fui conducido al auto de mis tíos. No resultó lo que esperaba, todo fue más allá de lo que yo creía. ¿Por qué? Se detenían en distintas partes, primero a un hermoso parque en el que nos divertimos con mi prima, luego seguimos a un museo de oro infantil en el que me explicaron qué es el oro, de dónde viene y para qué sirve, eso, me encantó y como si fuera poco me llevaron a una heladería y pude disfrutar la delicia de un helado de frutas. Al llegar a la casa, mi prima y yo vimos en TV. un bello programa de animalitos, después una deliciosa cena servida en platos con figuras y colores, reposamos y luego a dormir, mientras mi tío Josué leía un cuento.
Al día siguiente, me despertó el aroma de café y la voz de mi tío Josué que llenaba los rincones de la casa declamando una poesía un poco larga. Todas las mañanas mi tía Pepita, toca una campana, para que Adelita se duche y luego yo. Nos arreglamos, nos vestimos bien y a desayunar. Mientras tanto escuchamos música y hablamos, aprovecho para preguntar a mi tío: ¿Por qué recitas antes del desayuno? Mi tía Pepita responde, es costumbre, todos los días declama una poesía diferente a la misma hora, toma café, frota sus manos y sonríe para continuar con sus deberes y empezar un día animado. Tío, ¿es verdad todos los días? Bueno, sobrino Tito, a veces no, porque estoy en un hotel, o tengo un compromiso de madrugada, o ir al aeropuerto desde las 5 am, o cuando estamos enfermos. Hola tío, ¿por qué te gusta declamar poesías? Porque me gusta el sentir de los poetas, su sensibilidad, su modo de expresión, su lenguaje, su estilo literario ¿qué es eso del lenguaje? Son palabras o forma de expresar todo aquello que se quiere decir y ¿qué es eso de estilo literario? Son versos o prosas que emocionan, que apasionan, son figuras literarias. Aún no entiendes, cuando seas mayor entenderás, pero… ¿cómo qué? Está bien: metáfora, hipérbole, Elipsis, metonimia, Anáfora, no, no, no, más tío, es verdad no entiendo. Tío, ¿eres un poeta? No mi querido Tito, no soy poeta, ¿por qué no? Porque nunca he escrito poesías, sólo me gusta apreciarlas declamar y aprenderlas, y… ¿por qué no escribes poesías? Porque no tengo talento para escribir, uch tío, no creo.
Todo me parece raro en casa de mis tíos, qué diferencia, mi papá y mi mamá, desde que se levantan es a discutir, mi mamá con su cantaleta diaria y mi papá mientras se arregla para ir al trabajo se burla de mi mamá y me regañan por todo lo que hago.
 La casa de mis tíos es bonita, bien decorada, lo mejor es la alcoba de Adelita con juguetes, mini teclado, pandereta, peluches, letreros con frases cariñosas. También me parece raro ver lo que hace la cocinera:  llena una copita de jugo de limón, en otra, crema de leche, en unas tazas, cebolla picada, ajo picado, algo blanco como harina, huevo, frutas picadas y pregunto a Diocelina ¿qué es todo eso? Mi tía no deja que responda la cocinera, ella responde: Mira mi amor esos son los ingredientes que se necesitan para hacer el almuerzo, ¿ingredientes, ¿qué es? Jajaja, amor son los elementos que se alistan para preparar el almuerzo, como cebolla, ajos, harina, huevos… A… ya entendí. ¿Tía me presta un bolígrafo? ¿para qué? Para escribir en unos papelitos, ¿sabes escribir? Claro que sí tía desde los cuatro años, es por eso que ya hice transición, primero, segundo y estoy en tercero de primaria, que bueno mi amor. Tía, ¿por qué no dejaste que Diocelina respondiera? Porque yo te digo “mi amor con mucho cariño”, ella no sabe quién eres y responde sin amor, pero tía yo le pregunté a ella no a ti, no importa que no me diga mi amor, -Diocelina sonríe-. Mi tía me entrega el bolígrafo y una hoja blanca de papel, yo corto en cuadritos el papel y escribo en cada cuadro las figuras literarias de la poesía, las que mi tío enseñó: metáfora, elipsis, anáfora… Bueno, ya. ¿Tía me prestas unas copitas? ¿para qué? Para guardar los ingredientes o  figuras de la poesía, no son muchas, no dejé que mi tío nombrara todas las figuras, pero éstas, ya mismo se las llevo para que prepare la poesía de mañana. Tito, debes esperar hasta la noche que llegue Josué del trabajo. No, aún no ha salido a trabajar. Tío, tío espera, ¿qué quieres? Sobrino. Tío, toma las figuras literarias de la poesía de mañana, Tito, esas copas ¿qué son? Ya te dije, las figuras literarias de la poesía para mañana. ¡Oh!!! Qué maravilla, gracias sobrino, déjalas en mi mesita de noche y hasta luego, voy al trabajo, ¿trabajas en semana santa? No hasta hoy miércoles, a. chao tío.
 
                                                              ***
 
Adelita y yo jugamos. El jueves nos interrumpe la tía Pepita, niños, vamos todos a las iglesias hoy y mañana, tía queremos seguir jugando, no se puede Tito, no hay quien los cuide, ¿y Diocelina? Ella no trabaja los días santos, ¡qué lástima! Adelita protesta, nosotros no queremos ir a la iglesia, pero prima no hay quien nos cuide, tenemos que obedecer.  
 Adelita comenta a Tito: eso de ir a las iglesias a rezar es una jartera, tanto tiempo cansados en esas iglesias, ni sabemos rezar, sólo la señal de la cruz, si prima tienes razón, pero a mí me gustó observar todo, el altar, el cristo, la virgen, los ángeles, los techos, los vitrales, las bancas para que la gente no se canse, esa cantidad de columnas como con fotos o cruces, lo aburrido es ver a mis tíos diciendo retahílas en cada una de esas columnas, no primo eso se llama rezar sí, es como declamar, como mi tío en las mañanas, no primo, es orar, es hablar con Dios, verás prima, me gustó mucho ver la iglesia, las personas, la música, los curas que hablan desde púlpitos, sí primo, pero los niños no podemos hablar ni jugar en la iglesia, es verdad.
El permiso de visitar a mis tíos se cumple hoy sábado, debo volver a casa, pasé muy rico con Adelita y mis tíos, también me alegra volver a casa con mis padres y mi gatito.
Mis padres estaban tristes sin mí, se alegraron al verme y yo les conté todo lo que hicimos en casa de los tíos, ellos me escucharon atentos, luego me dijeron que terminara mis tareas, que alistara mi maleta y útiles para ir al colegio el lunes. Todo hay que alistar, hice las tareas, hice un dibujo para regalarlo a mi profe Conchita, la quiero porque enseña mejor que otros profesores. Me ha costado trabajo dibujar lo que me gustó dentro de la iglesia, es más fácil dibujar la iglesia por fuera, será mejor contar a mi profe lo que hice en la semana santa y lo que me gustó estar dentro de la iglesia.
La profe agradeció mi dibujo, me felicitó, pero a menudo me llama la atención por no poner cuidado a las clases, por no estar concentrado, por estar pensativo, recordando a mi prima Adelita, a mi tío Josué declamando, a mi tía Pepita consintiéndome, a Diocelina cocinando, a los paseos en parques, museos, iglesias, a mis padres discutiendo, a mi gatita, a mis deseos de paseos, mis deseos de terminar este año y que se cumpla la promesa de mis tíos de llevarme a conocer el mar. Sí Adelita también quiere ir a San Andrés, a Cartagena, a Santa Marta, a Coveñas, a conocer la isla Múcura. Quiero estar juicioso en el colegio, en casa con mis padres para merecer esos viajes con mis tíos, con Adelita y parece que mis padres también quieren disfrutar de ese viaje. Pedí disculpas a la profe y me concentré en las explicaciones.
Terminó el año escolar, solicité a mis padres visitar a mis tíos para ordenar lo del paseo a la costa.
¡Vaya sorpresa! Mis tíos ni Adelita nos reciben al enterarse de nuestra visita, respondieron al celular de mi papá: Lamentamos no poderlos recibir debido a que coronavirus nos tiene enfermos a todos, cuando nos den de alta los médicos, “si nos recuperamos”, debemos dejar pasar unas semanas aislados, el tiempo pasa pronto y nos volveremos a ver. Mi papá dijo ¡qué vaina!, mi mamá dijo: ¡Ach, se varó el viaje!, a mí me da tristeza que mis tíos y Adelita estén enfermos, lo importante es que se recuperen, lo del viaje será cuando se pueda, ojalá cuando no se use tapabocas.
Mis padres creen que mi tristeza es por no viajar, me quieren consolar,  me prometen pasear a lugares cercanos, no, les digo, no es por el paseo, es por la enfermedad de mis tíos y Adelita, quiero saber cómo siguen cada día, hay que llamarlos.
Durante las vacaciones fuimos invitados por amigos a reuniones, cumpleaños, a novenas navideñas.
 Pasaban días sin que mejorara mi tía Pepita, pero mi tío Josué y Adelita sí mejoraron y les dieron de alta, nos preocupamos mucho, porque a mi tía Pepita la hospitalizaron, dicen que está en cuidados intensivos, mi mamá llora, ora, pide a Dios que Pepita se salve, todos estamos muy tristes, sigue grave mi tía, un médico dijo a mi papá: si se salva, es un milagro. Mis padres lloran, a mí no me salen lágrimas, siento dificultad al pasar saliva, perdí el apetito.  Así ha pasado el mes y medio de vacaciones. Volví al colegio ya con más de uso de razón, le cuento a la profe Conchita lo de la enfermedad de mis tíos, ella me consiente, me cuenta muchos casos, parecidas a las de mis tíos, de personas que casi se mueren, pero se salvan, igual puede suceder con tus tíos, sí profe, ojalá mi tía se salve. Mis padres llaman todos los días a preguntar por la salud de mi tía, yo me porto juicioso, vivo pendiente de noticias, no me interesa jugar, ni pasear, ni comer helados.
 Días después mi tía mejoraba y llegó el día en que los médicos le dieron de alta, yo quiero visitarlos, pero no es posible, hay que esperar un tiempo de aislamiento, mientras tanto, yo hablo por celular con mi tío Josué y con mi prima, pero Pepita no habla por celular, dicen que está muy débil. Pasan días y más días sin que mi tía mejore. Mis padres y mi profesora tratan de tranquilizarme, no es fácil, el tiempo parece eterno, no entiendo, dicen que ya casi se alienta, luego, que está grave, tanto misterio, que mejoró, que le dieron de alta y… ¿no la veo? Volvimos a llamar al celular de mi tío, escuché que Adelita lloraba y decía: mi mamá está muerta, muerta, supliqué a mi tío que me dijera la verdad, él dijo: tu tía está en el cielo, yo no tengo valor para entristecer tu corazón, tus padres saben la verdad, tampoco se atreven a decirte la verdad, no queremos que sufras, la vida sigue, nos tenemos que unir más, Adelita necesita consuelo, tú la puedes ayudar, pasarán unos diez días para vernos. No me gusta que digan mentiras si de todos modos lo sabría, digan la verdad ¿cuándo es la misa y el entierro? No sobrinito, ya todo pasó, ¿todo pasó a escondidas? No te enojes, creo que sabes que en esta pandemia sólo avisan que murió el paciente y no permiten aglomeración de gente, es por seguridad y cuidado, no es como antes que mucha gente iba al entierro. Por fin abundan las lágrimas sobre mis mejillas, mi papá se despidió de mi tío. Mi mamá se colocó gafas oscuras y dijo: tenemos que ser valientes, recordarla y distraernos para no sufrir, mi papá dijo: “LA VIDA NO ES ETERNA, ALGÚN DÍA TODOS MORIREMOS, ES ALGO TAN NATURAL, COMO CUANDO NACEMOS. Yo digo: qué tristeza… ser natural no volver a ver a mi tía, imagino cómo estará Adelita de triste, la ayudaré.
No entiendo por qué tengo que esperar diez días para visitar a mi tío y a mi prima, le pregunto a mis padres, sí Tito, te debemos una explicación, pasa lo siguiente: Josué y Adelita quedaron solos, necesitan consuelo y estar acompañados, entonces resolvimos proponerles que vivan en esta casa por un tiempo, fíjate que en esta casa grande sobran dos habitaciones en el tercer nivel y un inmenso patio en el que puedes jugar con tu prima así estaremos acompañados y Adelita no estará sola, muy bien, ¡qué inteligencia!, una advertencia Tito, debes controlar tu mal genio, pero mamá tú y mi papá son de muy mal genio, viven discutiendo; en casa de mis tíos no hay discusiones, pero hijo, debes entender que tu papá y yo somos abogados y tenemos que discutir cuando no hay acuerdo, es normal, sí mamá, pero no es normal que me regañen por todo lo que hago, Tito respétame, ¿mamá decir lo que pienso es irrespeto? No sé qué es respeto; Tito, es apreciar, valorar a los padres y entender que corregirte es por tu bien, pero mis tíos me corregían con amor o con miradas que entiendo cuando es bien y cuando es mal lo que hago, además me explican, por qué es malo lo que hago y me estimulan cuando hago bien, ustedes me regañan, me dicen sabelotodo, se burlan, a veces me pegas, mi papá no me pega, ¿Tito no quieres a tus padres? Si los quiero mucho, toca aguantar regaños, eso es respetar…
Tito, tu tío ha tenido que poner en venta su casa con los muebles, por eso las demoras, pero parece que pronto harán el contrato de compraventa tenemos que alistar lo necesario para que estén cómodos, sí y que se sientan acompañados, si, papá y mamá, tienen razón ¿a qué ayudo? Pareces mayor, eres inteligente, gracias pa… claro son diez días para alistar todo, bueno eso es un alivio.
La directora y profesores del colegio celebraron en la capilla del colegio una misa por el alma de mi tía que está en la gloria. La profe Conchita me regaló una cámara video infantil, puedo tomar fotos, grabar videos y tiene varios juegos para niños, me encanta el regalo, mañana le tomo una foto a la profe y se la muestro. He pasado unas horas distraído con la cámara, tienen razón mis padres, debemos distraernos para no sufrir   
***
Llegó el día de traslado a nuestra casa, mi tío y Adelita, sólo traían ropa y los juguetes de Adelita, agradecieron el alistamiento que hicimos con mis padres, las habitaciones con sus camas, mesitas, sillas, escritorio, cuadros, fotos, libros y más juegos para Adelita, ella es un año mayor a mí. Lo curioso es que mi tío colocó en la mesita de noche, al lado de la pantalla, las copitas con las figuras literarias que yo le había alistado.
Al día siguiente, antes del desayuno, mientras me duchaba, a mi parecer escuche la voz de mi tío, sí era una dulce voz diferente a la que antes escuchaba, era una voz apagada. Terminé de ducharme, subí al tercer nivel, vi a mi tío recostado en su cama, acomodado con cojines, tenía en sus manos  la foto de mi tía Pepita y con voz suave y dulce declamaba la poesía “Una despedida” no lo interrumpí, recordé que tía Pepita tocaba una campanita para que Adelita se duchara, hice lo mismo toqué la campana cerca al dormitorio de mi prima, ella se levantó obedeció, luego todos desayunamos, el tío salió al trabajo, se despidió de mis padres y de todos, Adelita se veía triste, volvió a su cuarto, dijo a mi mamá que no quería ir al colegio. Yo también me encerré en mi cuarto, me recosté en mi cama, pensando: igual que mi tío: no tengo talento para escribir poesías, tampoco tengo talento para declamar, pero siento en mi alma cierta cantidad de sentimientos que quisiera explotar, pero es mejor mantenerlos despiertos en mi espíritu, ¡qué importa que nadie los lea, que nadie los escuche, sólo importa lo que pienso!
Tía Pepita, en el silencio de mi alma muda, tus recuerdos siempre guardaré, la mirada de tus ojos era mi guía, tus ojos hablaban, yo entendía, tus ojos amorosos cuando me consentías, tus ojos enojados por mis malas actitudes, tus ojos felices por mis progresos, tus ojos tristes, por mi rebeldía. Tía Pepita, tus ojos en mi alma no han muerto, siguen vivos. Mis actitudes seguirán guiadas con el recuerdo de tus miradas, mi mamá interrumpe mi pensamiento, se enoja por dejar pasar la ruta al colegio, ella va al trabajo, igual mi papá, -quedo sólo con Adelita-, ella permanece dormida. Tomo mi cámara de video  y me dedico a jugar. Veo desde la ventana de mi habitación algo que me parece increíble, casi en la esquina de la cuadra del frente, hay un lote, veo un camión cargado de ladrillos, a otro lado otro camión con unos bultos de cemento y lo increíble es ver al obrero que está en el camión de los ladrillos, tomando ladrillo por ladrillo y mandarlos a otro obrero encaramado en una pared alta, parece un juego, no se caen los ladrillos, el que está, arriba los recibe perfectamente, así lo hacían como si fuese fácil, sin cansancio, los grabé en mi cámara, quedé pensando en esos obreros, cuánto les pagarán por ese pesado juego al calor del sol, los admiro y sigo pensando en los ladrillos y el cemento, sirven para hacer paredes, los mismos del juego con ladrillos ¿harán paredes?
Han pasado dos días, ya hay más confianza, mi papá, mi mamá y mi tío comentan sobre el clima, los problemas del invierno. De pronto mi mamá interrumpe la charla, le cambió la cara, abre los ojos coloca su mano al lado izquierdo de la cabeza y en alta voz dice: ¡No puede ser! ¿qué pasa? -dice mi papá- no, no…llaman del celular de Pepita y otra voz dice que a doña Josefina (Pepita) mañana le dan de alta, que algún familiar la debe acompañar para pagar y poder salir de la clínica, no, no, diga que están equivocados que ella ya falleció. Mi mamá no alcanzó a decir nada, se escuchó la voz débil y real de Pepita, saludando amorosa como siempre y rogando que acompañen a Josué para que le den salida y tener la felicidad de volverlos a ver. ¡No puede ser estamos locos!, ¿quién llamo?. ¿alguien de la clínica? No es desde el celular de Pepita, Josué, toma el celular y habla con ella, dice: ¿Pepita?, sí mi amor, quiero verlos y contarles lo que sufrí con el virus, a Josué le temblaba la voz, tuvo el valor de responder y prometer que ya mismo irían a la clínica por ella. Mi papá pregunta a mi tío, ¿es real la voz de Pepita? Sí, es ella misma, mi mamá dice: sí, es Pepita, ¿por qué dirían de la clínica que murió, que fuéramos por las cenizas? Mi papá y mi mamá dicen que hay que denunciar, por engaño y perjuicios morales, mi tío se enoja, nada de nada, vamos ya mismo todos a la clínica, sí vamos, Josué maneja el auto a mucha velocidad, todos van muy nerviosos.
-Adelita y yo estamos ansiosos por ver a Pepita.  ¿Será un sueño? -dice Adelita-, no es ningún sueño. Tito, creo que mi mamá va a extrañar la casa, ¡oh sí… ¿qué pasará? ¡grave problema! Mi tío por el afán de ir por mi tía no caerá en cuenta, ojalá mamá o papá piensen qué hacer, y con semejante sorpresa, pero si es verdad, pagan lo de la clínica salen, y es cuando no sabrán lo que deben hacer. Adelita, creo que lo mejor es, cuando veamos a tu mamá abrazarla, besarla y recibirla con mucho cariño, sí, pero cuando se dé cuenta que no es su casa ¿qué pasará?
Pepita en silla de ruedas espera a su familia, el primero que ve a Pepita es Josué su esposo, los otros dos buscan por otro lado a Pepita, Josué corre a saludarla, llega a la silla, abraza a Pepita, queda mudo, pálido y se desmaya, vienen enfermeras lo ayudan, lo llevan a urgencias, a su vez Pepita se estresa demasiado al ver lo ocurrido al esposo, a ella la tranquilizan con pastas que la relajan y le produce sueño, también la trasladan a urgencias por su estado de depresión. Tatiana, hermana de Pepita y su esposo Raúl están perdidos, no encuentran a Josué, van preocupados, pensando, ¡Qué problema tan grave! Pepita sin casa, sin sus muebles, sin su ropa, sin cama, sin sus cosas ¿qué hacemos? Tatiana, Se me ocurre que tú conoces las tallas de tu hermana y el gusto de ella, será comprarle ropa, zapatos, carteras, cobijas, juegos de cama, pero Raúl ¿y la casa? No sé, ¿qué se te ocurre? Será decirle que yo la 
quiero atender en mi casa mientras se recupera y poco a poco irle contando la mentira de la clínica, lo que ha venido ocurriendo, el dolor de Josué y de todos. Luego la propuesta que le hicimos a Josué, sí, de acuerdo Tatiana, piensas bien, pero ¿qué pensará Josué? Pues le advertimos en el celular que guarde silencio mientras Pepita se va recuperando, sí, está bien. Ahora a buscar a Josué, a preguntar por Pepita ¿vale? claro vamos. ¡Vaya sorpresa! Informan que Josué encontró a Pepita, que se desmayó y está en observación ¿y Pepita?, ella también está mal. Solicitamos que nos dejaran verlos, pero sólo permiten visitas de   uno por cada uno. Tatiana logra visitar a Pepita, está incognoscible, pálida, muy delgada.
 Mi mamá también casi se desmaya cuando vio a Pepita incognoscible, pálida, muy delgada, la cara arrugada, ojos hundidos, se acercó a saludarla, la abrazó, ¡qué felicidad volverte a ver Pepita!, ella, con lágrimas en sus ojos respondió el saludo y suplicó a su hermana que ayudará a Josué, que de la emoción de verme se desmayó. Hermana, -no quiero dejarte sola-, tranquila Tatiana, cuando vea que Josué ya está bien, yo también lo estaré y volveré con mi esposo a nuestra casa. 
Raúl encontró a Josué, le estaban haciendo cantidad de exámenes, los resultados demoran más de tres horas, quedó hospitalizado, mientras tanto mi mamá comenta a mi papá el estado de salud en que vio a Pepita. Por desgracia, la depresión de Josué es severa y tiene que seguir hospitalizado. A Pepita si le dan de alta, la han calmado con pastas, ella nos debe estar esperando, está entre dormida y despierta.
 Un enfermero fue contratado por mi mamá y mi papá, para que atienda a Pepita, pudieron salir de la clínica, era una situación deprimente, de mucha incertidumbre.
Mi abuela, se mantiene preocupada por la demora, son las 11 de la noche, nada de dormir. Adelita y yo también estamos preocupados.
Tito ve la luz que ilumina el garaje… Llegaron… llegaron… sí vienen acompañados del enfermero, la abuela se asusta al ver que entre Raúl y el enfermero suben alzada a Pepita hasta la cama, porque viene dormida. Tatiana y el enfermero nos explican los cuidados que hay que tener con la enferma.  
***
 
Cuando Pepita se enteró de la confusión de la clínica, de la venta de la casa, del abandono de su esposo, de quedar sin su ropa, sin sus joyas, sin recuerdos, más esa veloz locura de tomar decisiones, como si la muerte fuese motivo de negocio, vender en vez de arrendar la casa, sin averiguar en la clínica la razón de la muerte, seguro habrían descubierto la confusión, me abandonan, ni una llamada, qué tristeza.  Pepita piensa: ¡Oh mí familia! parecen ineptos o no me quieren ¡Vaya desilusión! siento que dejo de ser Pepita, esa dama decorada de virtudes, de poderes, de amores, de proyectos…, soy otra, vuelvo a nacer, como chiquilla huérfana, como “golondrina buscando primavera” No es mi sentir vivir arrimada en casa de mi hermana Tatiana, nada le creo de lo que me dice, es hipócrita, no me quiere, no más Josué, se alejó, me abandonó, lo único cierto es mi hijita Adelita y mi anciana madre, quien volverá a tenerme a su lado con Adelita.
Nadie imagina el dolor de sufrir esa enfermedad Coronavirus agravada, sometida a aparatos, a la lucha de los médicos, queriendo salvar mi vida, fatiga, fiebre, dolores corporales y espirituales, incertidumbre, ¿moriré? ¿Dejaré a mis seres queridos? ¿saldré de este deprimente ambiente hospitalario pleno de aparatos, enfermeras y médicos?, aplicación de inyecciones, sacrificios, oraciones a Dios, contar horas y minutos cuando es posible la salvación y regresar a casa,  vale decir, es como permanecer en un mundo desconocido y a la vez aquella ilusión de regresar a casa, recuperada mi salud y el bienestar familiar, pero mi regreso a casa es como estar casi perdida al encontrar un mundo desolado, casi perdido, sin bienes materiales y poco espirituales, ese camino distorsionado que poco ofrece, no hay más remedio que volver a casa de mi infancia, recuperar mi salud, cuidar a mis dos seres amados, olvidar al ser que tanto amé y a Tatiana, su esposo y a Tito, no a él no lo olvidaré, el chico me ama como si yo fuese la mamá, Tito será como un hijo mío.
 
En el electrocardiograma y otros exámenes practicados a Josué, se descubre que sufre del corazón, de riñones y de severa depresión, debe someterse a tratamiento hospitalario. Dicho estado de salud de Josué se le oculta a Pepita, quien no puede recibir graves golpes sentimentales, se le ha dicho a Pepita que por trabajo Josué fue trasladado a otra ciudad bajo la esperanza de establecerse allí por un tiempo temporal. Por desgracia Josué permanece bastante tiempo dormido y dopado con pastas, no le permiten hablar con nadie. Ella cree en el abandono de su esposo, no entiende la razón por la cual él desapareció de su lado sin explicación, parece un cuento de misterio y resuelve aislarse de inmediato.
Pepita se despide de Tatiana de Raúl y abraza a Tito, le dice al oído, te quiero como si fueras hijo mío, Tito la abraza, le suplica que se quede y con voz temblorosa dice: yo también te quiero como si fuese mi mamá, jamás adivinarás mis pensamientos ocultos en mi alma mientras estuviste ausente, te prometo ir a diario a donde mi abuela a visitarte a ti, a mi prima Adelita y a mi abuela.
 
Mis padres esperan que pase la ruta del colegio, que siga recibiendo clases extras de inglés hasta la noche cuando regrese a casa.
A diario escucho los comentarios y los disgustos de mis padres se culpan el uno al otro de ser responsables de todo lo ocurrido con Pepita y Josué. Yo deseo opinar, pero me callan, no me dejan hablar, sólo hablo “yo con yo”: No me parece bien que le mientan a mi tía Pepita, debo dejar la pendejada del respeto a mis padres, esta misma noche me rebelo y protesto, aunque me peguen. Tomó la campanita, la hago sonar, ya mis padres me van a regañar, pero, grito: “ustedes son burros”, ¿se creen inteligentes? ¿no son capaces de decir la verdad a mi tía? Mentir no arregla la vida de mi tía, deben decir la verdad. Cállate Tito, tu tía sufrirá menos creyendo que Josué está bien y que volverá pronto, si sabe que está enfermo sufrirá más, -nooo… “ustedes son burros”, Tatiana lo calla con una cachetada y lo manda encerrarse en su cuarto a dormir. Sé que a mi papá le duele la cachetada más que a mí. Mi mamá es dominante, manipula a mi papá, lo minimiza, lo hace sentir mal profesional, Me trata bien delante de mi papá, pero sola me trata mal, bien dicen “El amor es siego” mi papá le perdona todo, le obedece, ella le pide que me castigue, pero mi papá no me pega.
Tito no puede cumplir la promesa a la tía de visitarla a diario, tiene que esperar el fin de semana que sus padres lo lleven, lo peor es que también ellos hacen visita, hablan y hablan mentiras a mi tía, dicen que mi tío regresa en dos meses, que gana mucha plata, yo quiero hablar y decir la verdad, pero me callan, así pasan varios días, sólo puedo jugar con Adelita y le cuento que mi mamá me trata mal, me pega si hablo, ¿en serio te pega si hablas? Si, deseo que me dejen aquí igual que el año pasado en la semana santa, claro que sí, suplicaré a mi mamá que te invite a pasar aquí la semana santa.
 
Al día siguiente, mi tía me invita y pide a mis padres que me den permiso de pasar la semana con ellas, mis padres me llevan a casa de mi tía, mi mamá advierte que no debo jugar con Adelita por ser mujer y mayor a mí, mi papá y mi tía se oponen, consideran que podemos jugar. Termina la visita de mis padres y me siento feliz de quedar con las que me quieren.
 
A dos días de estar en casa de mi abuela les digo: Quiero contarles la verdad, no quiero mentir como mi mamá. Tía ¿me puedes escuchar? Claro que si mi amor, te escuchamos… Tía, no es cierto que mi tío Josué esté trabajando en otra parte, la verdad es que mi tío sufrió mucho la enfermedad de mi tía y mucho más cuando le dijeron que habías fallecido, sufrió tanto que se enfermó de depresión, además sufre del corazón y de los riñones, él está hospitalizado en una clínica de reposo, lo mantienen dormido y dopado, así no puede hablar con nadie. ¿Cómo? ¡Increíble! No puede ser, mamá ¿qué hago? ¿por qué no me contó? -Yo no sabía nada de ellos- Tatiana ni me visitaba. Tito, lo que dices es muy triste, si tía falta que sepas todo, entre Adelita y yo te contamos,
Adelita se adelanta, dice: mamá es mucho lo que pasó en tu ausencia, yo también te quiero contar… mis amores, cuenten todo, sí tía, ya dije lo principal, pero estoy cansado, tengo hambre, quiero jugo y pastel, yo también tengo hambre -dice Adelita- enseguida la abuelita prepara el jugo y sirve a los dos el jugo y el pastel. Pepita está ansiosa por seguir escuchando.
Tía Pepita, cuando te fuiste a la clínica, mi tío lloró de tristeza, sí mamá se angustió mucho, todos los días llamaba a la clínica, le decían que estabas grave, mi papá sufría mucho, casi no hablaba, no comía, sólo desayunaba, Diocelina lo consolaba le suplicaba que almorzara y cenara, además ella me cuidaba hasta la hora que mi papá llegaba del trabajo. Tía, cuando mis padres se dieron cuenta de la tristeza y soledad de mi tío y Adelita le propusieron a mi tío que vivieran en nuestra casa, así no estarán tan solos, mi tío aceptó por un tiempo, si mamá yo me sentía bien, quería vivir con ellos. Mi papá decía que cada recuerdo de mi mamá lo hacía llorar, miraba fotos, videos, mensajes del celular.  A veces declamaba en las mañanas una poesía de dolor y despedida.
No puedes imaginar tía, la locura que despertó la noticia de que estabas viva, sí mamá, no entendían la mentira de la clínica, mi papá no quiso comentarios, sino ir de inmediato a la clínica a verte y traerte a la casa. Tía pepita no te enojes con mis padres, ellos querían que Adelita y mi tío Josué vivieran con nosotros, que vendieran esa casa porque los llenaría de tristeza ese vacío de tu ausencia. Creo que no imaginaste nuestro dolor tía, te queremos mucho. Pero, ¿por qué me dicen mentiras? Mamá ellos creen que si tú ignoras la enfermedad de mi tío, estarás más tranquila, sí tía piensan que cuando él se aliente, te cuentan la verdad. Una pregunta tía, ¿Tienen ellos la razón?, o  ¿nosotros al contar la verdad?
Claro hijitos, ustedes piensan mejor, así yo visitaré a Josué ya mismo, ayudaré a cuidarlo, hablaré con mi hermana para que me informe la dirección de la clínica y me cuente todo lo ocurrido, pero la verdad. Bien tía, bien mamá. También les agradeceré las consideraciones y actitudes, bien, muy bien tía.

 ***
 
 Doce días después de esperar la recuperación de tío Josué, tía Pepita logró visitar y hablar con mi tío, todo está claro, parece que la emoción deja sin palabras a mi tío  “Vuelvo a vivir a tu lado” nada más dice, mi tía ío abraza y dice:
 Amor mío, nacen de mi alma las más sinceras palabras para decirte cuánto te amo. Brillan todos los planetas del universo al volver a tu lado. Brillan nuestros ojos de alegría al volvernos a ver. Brilla la vida a tu lado con Adelita y familia, Brilla mi alma al saber la verdad. Brilla sobre todas las cosas tu recuperación. Brilla la luz del día de mañana, cuando te den la salida.
 Josué, emocionado, abraza y besa a tía Pepita.
 +++

“Nueva vida”
Es difícil romper la barrera del silencio. Adelita pregunta ¿por qué no hablan? Tito, si, ¿qué pasa? Pepita dice que la emoción de volvernos a encontrar nos tiene mudos, Josué dice, si tenemos que despertar la emoción y seguir el nuevo camino, Raúl anima con música alegre. Pepita manifiesta su agradecimiento a su hermana y cuñado, Josué también agradece. 
Empiezan los comentarios sobre lo ocurrido, todos quieren recordar, hacen planes hacia el futuro. Compraremos casa en buen sitio, -No tío, una casa no- ¿entonces? Un lote, para mandar hacer la casa como se quiera, ¿cómo quieres que sea la casa? Yo vi a unos obreros jugando con ladrillos, con los que se hacen las paredes de las casas y… Tatiana se enoja con Tito, “No sea lambón, no decida nada, son ellos los que deciden” Pepita interviene, perdón hermana, Tito es un hijo más en nuestra familia, nos gusta que ayude a pensar, gracias tía. Hola tío Josué ¿me quieres como hijo? Claro que te quiero, como al sobrino más bello del mundo, me encanta que me llames tío, es mejor que si me llamaras papá. Tatiana dice, entonces que Tito viva con los que se quieren, porque Raúl y Yo seremos felices viviendo solos sin ese hijo, que no es mío, es de Raúl, 
-¿Cómo, no eres mi mamá? 
-Pepita se enoja con Tatiana, no hermana, no es la forma de enterar a Tito, el niño merece respeto. 
-Mira Pepita, tú que tanto dices querer a Tito, ¿por qué no le has revelado quién es la mamá? 
-Me parece que Raúl y tú son quienes están obligados a explicar al niño quien es la mamá y qué pasó con ella. 
Tía Pepita y papá, por qué se callan ¿por qué no me han dicho quien es mi madre? Entonces ella, es tía y no mi mama? 
Perdónanos hijito, esperábamos que cumplieras más años y comprendieras mejor la verdad. Pero papá ya tengo más que uso de razón, hasta creo entender las cosas mejor que los adultos, no soy bruto, lo son ustedes. Demuestro con mi verdad a mi tía Pepita que pienso mejor que todos ustedes. Papá, necesito la verdad. 
Hijo mío tienes razón de enojarte y exigir la verdad ahora mismo.
 
Raúl abraza a Tito, lo besa y dice: Yo  soy tu papá y te adoro con amor de papá y mamá.  Siéntate en esta cómoda silla y te cuento la historia que tienes derecho a saber de tu mamá ¿te parece?
 Claro papá, dale.
Bien hijo: tu mamá daba clase de inglés a domicilio, yo recibía las clases en casa de mis padres durante un tiempo y nos enamoramos. Yo estudiaba derecho y ella idiomas, éramos muy jóvenes, ella tenía 19 años y yo 20, nuestros padres no querían que fuéramos novios, no permitieron que yo siguiera recibiendo clases, entonces nos veíamos en paseos, fue cuando concebimos un hijo y ese eres tú, nos hiciste feliz. Vivimos en un pequeño apartamento mientras terminé mi profesión de abogado y ella también recibió su grado. Tú tenías dos años, jugabas, corrías y te gustaba que habláramos. Un día resolvimos casarnos, alistamos todo lo del matrimonio. Diana se despidió de su alumno por ser la última clase de inglés, por su matrimonio. Los padres del alumno la felicitaron, le agradecieron y le pagaron las clases. Yo siempre la recibía con un café y una empanada y tú la abrazabas, me preocupé, porque no regresaba, averigüé en la casa donde dictaba ese día la clase de inglés, me comentaron que ella contó lo del matrimonio, salió feliz y nada más supieron de ella, me desesperé, pedí ayuda de búsqueda a la policía, a las emisoras, la buscamos por todas partes, yo no dormía pensando en ella, se hizo publicidad por todas partes y nada, no aparecía. Bueno papá dime cómo se llama mi mamá, Diana es su nombre, pasó mucho tiempo y jamás apareció, sufrí demasiado, me desesperé, me enfermé, no podía ejercer bien mi trabajo, otros abogados me ayudaban, tu tía Tatiana  me ayudaba, me consolaba, me seguía a donde yo iba, estaba enamorada de mí, a ti te consentía, yo le agradezco a Tatiana, porque, me amaba y a ti también. Así pasaron unos años, me sentía triste, pensaba que tu necesitabas un hogar, entonces Tatiana y yo resolvimos vivir juntos Tatiana me prometió ser como tu Mama. Te dejábamos en una guardería, luego a la casita a dormir,  los fines de semana te llevamos al parque y a visitar a tu tía Pepita.
 Vamos, hijo, ahora te explico lo que dice la ley. 
 LA LEY EN Colombia considera que después de la ausencia de una persona a los dos años se presume muerta. Han pasado más de dos años sin que Diana aparezca, por tal razón,Tatiana y yo resolvimos vivir juntos, ¿y quieres más a Tatiana que a mi mamá? Imposible amo a Diana, convivo con Tatiana para formar una familia y sentirnos bien, además, porque ella quiere e insiste en que vivamos juntos por tener la misma profesión, bueno papá entiendo por qué viven peleando y ella me odia, sin que yo tenga culpa de nada. No conozco a mi mamá Diana, la amo, ¿algún día la encontraremos?, ojalá, pero papá, si mi mamá aparece, ¿qué pasa con Tatiana? Bien, te explico lo que hice, mira hijo  declaré ante un juez la presunción de muerte de Diana y se llevó un proceso en el que, como dice la ley después de dos años de ausencia de la persona, se presume que está muerta, explícame bien claro eso de proceso. Bien: la muerte presunta es un proceso que se tramita ante un juez como en el caso de Dana al desaparecer y no volverla a encontrar. 
Cuando una persona desaparece, se ignora su paradero, se han hecho las posibles diligencias de búsqueda como yo lo hice, con la policía, los medios de comunicación, avisos de la pérdida, es cuando el código civil colombiano contempla la figura de muerte presunta y se parece a la muerte real, se debe aclarar la fecha en que desapareció, esto se configura cuando la persona desaparece sin tener noticias de ella. Un artículo del código señala que si pasan dos años sin haberse tenido noticias del ausente, se presume que este ha muerto, pero antes de la declaratoria se debe citar varias veces al desaparecido por medio de periódicos de amplia circulación, ¿ cómo así papá qué es amplia circulación, a sí, verás son periódicos muy conocidos que mucha gente los lea, como El Tiempo, El Espectador y es en ellos en los que se cita al ausente, eso ya lo hicimos en el periódico el tiempo y Diana no apareció, entonces una vez cumplidos los requisitos y declarada la muerte presunta, se nombra un curador ad litem, papá ¿que es curador ad litem? Mira, el curador ad litem es un abogado que protege los derechos del ausente, es decir, los derechos de Diana, el curador la representa y como te dije, es un abogado defensor de oficio, es gratuito, es importante por que al no estar ella presente puede ocurrir que el tratamiento procesal sea desventajoso para ella, en nuestro caso la sentencia se publicó. Papá y ¿qué pasa si después de publicar la sentencia mi mamá aparece? En ese caso se puede revocar la sentencia que declara la muerte, papá ¿qué es revocar? Es dejar sin efecto una ley, es como si se borrara y ya no fuera válida esa sentencia- 
Papá qué quiere  decir se presunta, que no se tiene certeza, solo indicios, como desaparecer y no aparecer. Papá no me gusta esa ley, eso de declarar que una persona está muerta, dudando si está viva o no, la duda no asegura, si no hay cadáver ni nada que demuestre la muerte, entonces es mentira. Eres todo un chico pensante, lo que pasa es que muchas veces la persona si está muerta y aunque esté viva hay que hacer proceso de sucesión, ¿qué es eso de sucesión? te lo digo en forma elemental para que entiendas: es la repartición de los bienes que deja el que muere para sus familiares, es por eso la importancia de esa figura que considera el código civil colombiana de “muerte presunta” sin esa figura no habría repartición de bienes y quienes tienen derecho a recibir herencia nada recibirán, por ejemplo: tú como hijo recibirías todos los bienes que tu mamá dejó, si no existieras esos bienes quedarían para los padres de ella, si no existieran los padres, los bienes quedarían para los hermanos y la esposa, si ellos no existen quedarían los bienes para los sobrinos y si no existieran ellos los bienes quedan para el Bienestar familiar, según  el código de procedimiento civil colombiano.. Si la persona está viva, la ley considera un tiempo suficiente para que aparezca   ya te expliqué lo que se hace cuando aparece, todo queda normal, nada de repartir, el ausente que aparece mantiene sus bienes. Bueno papá, si hay duda de que mi mamá está viva la buscaremos más y más, que no pase como lo de mi tía Pepita, que estaba viva y la creían muerta, por no investigar. Tienes razón hijo, seguimos buscando a tu mamá. A…me falta entender qué ¿es repartir bienes? mira Tito los bienes pueden ser muebles o inmuebles, muebles, son los que se pueden trasladar de un lugar a otro, como, carro, cama, mesa, silla, televisión etc..los bienes inmuebles son los que no se pueden trasladar de un lugar a otro y están adheridos permanentemente a la tierra, como casas, edificios, lotes, fincas… Gracias papá y tú y mi mamá ¿tienen bienes? No hijo, ninguno de los dos tenemos bienes, nuestros padres sí, pero Diana y yo nada, vivíamos en arriendo..Bueno hijo es hora de volver a casa y resolver problemas.
Al llegar a casa, mis dos tías están discutiendo, yo digo Tía Pepita ¿estás enojada? Yo no Tatiana si está disgustada con tu papá, ¿conmigo? ¿Por qué estás enojada conmigo? Por falso, por mentiroso, te odio. Cálmate Tatiana, te amo  y agradezco tus ayudas, no niego amar también a Diana, mi historia con ella es conocida y comprensible que yo la siga amando.  Tía Pepita debemos buscar a mi mamá, puede que esté viva y la quiero. Tatiana solicita que la dejen sola con Raúl para aclarar la situación..
Raúl, yo te amo, pero tú dices que no me amas, entiendo la razón, no obstante hemos vivido unos años y aunque discutimos también pasamos tiempos agradables, bien dices que me amas un poco y agradeces, Creo que lo sensato es que los dos vivamos sin Tito, sobre eso dialogamos con mi hermana y ella dice que si Tito se siente más feliz con ellos que conmigo, no hay problema. No Tatiana para ustedes no hay problema, pero para mí es doloroso vivir sin mi hijo, él me ama y creo que le gusta visitar a Pepita mas no vivir con ellos, el niño tiene sus juguetes su ropa y su gatito en casa, no es bueno incomodar a Josué y a Pepita, bien las visitas y, nada más. Entonces Raúl,¿cuál es la solución? La solución es seguir como siempre, sólo con una condición: que no maltrates a Tito, si él se comporta mal contigo yo me encargo de corregirlo. 
Raúl, seré muy franca contigo, aunque te duela, dime lo que quieras, “Eres débil de carácter, dices que amas más a Diana que a mi y eso no es verdad, lo dices sólo por quedar bien con tu hijo, no niegues que me amas, si así fuera no vivirías conmigo, eres muy cariñoso cuando estamos solos ¿por qué no decir la verdad a Tito?, tu hijo ama la verdad lo demostró con la tía Pepita, no es malo que me ames y tu hijo entenderá que con el tiempo las cosas cambian y que es mejor que él viva con mi hermana ya que los dos se quieren mucho. Bueno Tatiana, no niego que te amo, pero no pidas que mi hijo viva aislado de mi. Entonces, Raúl, resuelve ¿tu hijo o yo? mil veces mi hijo, no eres madre y no entiendes lo que es un hijo para los padres. Podremos vivir los tres si tú entiendes que el niño no merece maltrato de nadie, ningún niño merece odio, ni injusticias, así que ahora soy yo quien pregunta,¿mi hijo o tú? Pues yo, entonces el remedio es separarnos, de acuerdo Tatiana sufriremos los dos por tu incomprensión. Bien ahora no es Pepita la que quiere vivir con la mamá, soy yo, viviré con mi madre, bien Tatiana es tu voluntad.
Tito, hijo querido, vamos a tu alcoba, quiero volver a charlar contigo ¿de procesos? no hijo, es algo muy personal. Bueno papá, pero antes quiero jugo y pastel, claro que sí mi amor. Mientras Tito toma el jugo, me siento nervioso, ni sé cómo empezar a decirle.. Listo papá, te escucho: gracias hijo. Dialogué con Tatiana, ella acaba de reprochar  que yo te prefiera más a ti que a ella y claro yo respondí: mil veces mi hijo, lo adoro y no acepto que te maltrate, así las cosas Tatiana y yo nos separamos ella vivirá con la mamá y yo con mi hijo ¿qué te parece? pues, sería mejor que yo cambie, me comporte bien con ella hasta que me quiera y podamos vivir  los tres sin sufrir la separación, hola hijo cada vez me sorprendes más.     
  Han pasado dos años separados y mis lágrimas no se secan a pesar de los consuelos que me brinda mi madre, dicen que el tiempo se encarga de arreglar problemas, no a mí. Hay algo que me mantiene en suspenso… He recibido notas de cariño de parte de Tito, no creo que sea él, pienso que es Raúl, aunque lo amo y he sufrido demasiado la separación, no quiero vivir con ese niño, si Raúl pretende conquistarme con mentiras no me convence, continuará mi sufrimiento. Mi madre me aconseja que no sufra más, que no me enferme más con tanto dolor, que responda a las notas de Tito y así me daré cuenta si es él o no. No sé, no sé… las notas están escritas con letra que no es de Raúl, puede ser que él obliga al hijo a que me escriba, eso me molesta más, así aumenta mi fastidio por ese niño. Mi madre se enoja suplica a Dios que yo cambie, que ame a los niños, entre más súplica más odio a Tito,
Raúl y Tito han querido ocupar el tiempo en deportes para no sufrir la ausencia de Tatiana, practican tenis, natación y ajedrez. Tito y Raúl visitan a Pepita y Josué, ellos viven en un pequeño apartamento mientras construyen la casa en el lote que compraron, Josué agradece el consejo de Tito de comprar lote y hacer casa como se quiere, vivimos ilusionados viendo los avances de la casa que nos muestra el arquitecto, estamos construyendo una habitación especial para Tito, Raúl y Tatiana, cuando nos visiten, la habitación tiene balcón, un mini jardín, una de las paredes tiene repisas con formas geométricas, rectángulo, cuadrado, triángulo, rombo, círculos, para decorar. 
 El cuarto de escritorio para Raúl y Pepita tiene cuadros al óleo hasta la mitad de las paredes, de la mitad hacia abajo poesías con fotos de autores importantes, un sofá grande, dos sillas, piso en madera, una alfombra pequeña y dos escritorios uno para josué y otro para Peita, cuando termine la construcción , veremos el jardín las habitaciones, los juegos, la fachada.
Siempre le cuento a tía Pepita que le mando  notas cariñosas a tía Tatiana, ella no me responde, he pensado no decirle tía, sino decirle mamá como antes le decía, tía Pepita me aconseja que no le mande más notas, sino que la visite, le hable con cariño o como yo quiera, creo que mi tía, igual que yo, quiere que nos queramos y vivamos juntos, pero Pepita no interviene que se sólo mi actitud, puede ser que ella algún día me quiera. Mi tía Pepita tiene razón, es mejor visitar a Tatiana, pero Adelita me aconseja que no la visite, recuerde que ella te trata mal, te pega, no te quiere, sí Adelita tienes razón, pero mi papá sufre mucho de no vivir con ella, la ama mucho, además, algo de ella me gusta “Ama la verdad” y aunque me trataba mal también me cuidaba y yo le contestaba mal, creo que si me propongo a conquistar su cariño algún día lo logro, pero prima no le cuentes esto a mi papá,  que también sea una sorpresa para él, bueno primo, te guardo el secreto. 
Papá, quiero visitar a mi abuela, hace rato que no la veo, quiero llevarle unas manzanas, claro hijo, llama a tu abuela y dile que el próximo sábado la visitamos en las horas de la tarde.
Tatiana, te cuento que Tito me llamó para avisarme que nos visitará el sábado por la tarde. No mamá no quiero ver a ese chico, ese día visitaré a mi mejor amiga, no Tita no seas rencorosa, mira que vas a ver a tu querido Raúl, no me obligues mamá visitaré a mi  amiga, bueno…
Se cumple el sueño de Tito, visita a la abuela lleva manzanas, una rosa para la abuela y otra para Tatiana, Raúl saluda a la abuela y promete volver en la noche para regresar con Tito a casa. 
Tito pregunta por Tatiana, la abuela dice que Tatiana llega a las nueve de la noche, el chico se entristece “quiero ver a mi mamá” abuelita, ¿me puedo quedar aquí unos días? Claro que sí mi amor, pero debes pedir permiso a tu papá, sí, pediré permiso. Cuando Raúl llegó, Tito súplica al papá que lo deje quedarse tres días con la abuela, pero el permiso concedido por Raúl, es sólo por un día, hasta el día domingo.
Tremenda sorpresa se lleva Tatiana cuando encuentra a Tito en casa, aún más sorpresa cuando Tito la saluda con  cariño la abraza, “buenas noches mamá” Tatiana responde; no soy tu mamá ¿Qué haces aquí? quiero ver a mi abuela y a tí mamá, me haces mucha falta, tú, a mi no me haces falta y me molesta que Raúl te obligue a decirme mamá y a que me visites, no mamá mi papá no me obliga a nada, yo te quiero, soy yo quien te quiere y deseo que vivamos como antes, te prometo cambiar, te respetaré, te obedeceré y me portaré bien. ¿Para qué dices tantas bobadas? no mamá, no son bobadas, te habla mi corazón, no quiero seguir solos con mi papá´viéndolo sufrir, mirando tus fotos, recordando con tristeza y llanto tu ausencia, igual, yo también sufro por tu ausencia, por eso vine a visitarte a ti y a mi abuela y a suplicarte que vuelvas a vivir con nosotros, mentiroso, no te creo, díme ¿qué debo hacer para que me creas? No pareces un niño, pareces un adulto maduro,  me dejas sin palabras. mami, dime que aceptas vivir con nosotros, pero ella no responde. Mami mi papá me dio permiso de quedarme aquí hasta mañana, vendrá para regresar a casa y ojalá los tres regresemos. La abuela sirve la cena, habla con Tito y le promete leerle un cuento a la hora de dormir. 
Mientras Tito duerme Tatiana dialoga con la mamá.
Madre, estoy confundida, Tito me asusta, parece un adulto maduro. 
¿Estoy soñando?
-No hija, no sueñas, los niños de esta época parecen más adultos que los grandes, es increíble la forma como analizan, su forma de actuar, parece que los niños, hoy día dicen la verdad, están en una etapa increíble de crecimiento intelectual, desde pequeños planean lo que quieren ser en el futuro y distinguen lo bueno de lo malo, así es Tito, pensante, sincero, debes creer lo que te ha dicho, es la posibilidad de reconciliación y es posible que nuevamente unidos, se logre una familia feliz.
-Tal Vez, tienes razón, pero aún sigue mi incertidumbre, no sé qué debo hacer, si aprovechar cuando Raúl regrese y dialogar. Creo que no es fácil para mí amar a Tito de un momento a otro, igual creo que para Tito tampoco es fácil amarme sin ser yo la mamá, a veces me arrepiento del mal trato que le he dado a ese chico.
-Hija, debes apreciar la actitud de Tito, también él parece arrepentido de contestar mal y tiene propósito de cambiar.
Al día siguiente, Tito, después de ducharse saluda “Buenos días mamá” buenos días abuelita.
Tatiana, “Buen día Tito”
Mamá, cuando venga mi papá ¿podemos dialogar?
-Lo primero es desayunar, ayudar a lavar la losa, ayudar al oficio, almorzar, reposar un rato y esperar que llegue tu papá.
Listo mamá
Llega Raúl, lo recibe Tatiana se saludan de abrazo y beso en la mejilla, se miran, como recién enamorados, la abuela saluda a Raúl y dice: he preparado exquisito almuerzo, por favor, sigue a la mesa del comedor, se ve bien decorada, además, vino, copas, hermosa vajilla, vasija de cristal con agua, servilletas y cubiertos, la abuela, Tatiana y Tito, sirven las porciones de comida. Tito dice: papá, no creerás, pero ayudé ayude a la abuela a cocinar y a mi mamá al oficio de aseo, lo hice para que todos me quieran y para obedecer a mi mamá, ¿en serio? confirman la abuela y Tatiana. Te felicito hijo, nos haces felices, no cambies sigue así, gracias, En la medida que van almorzando Tito observa las miradas de Tatiana y Raúl, Espera terminar de almorzar, ayudo a recoger la loza, lavo mis manos, invito a reposar en el sofá de la sala y digo: estamos aquí cuatro corazones, palpitando amor, nos queremos y quiero proponer cinco cosas: 1. que mi papá y mi mamá se amen hasta siempre. 2. Quiero ganar el cariño de Tatiana, yo a ella la quiero por amar la verdad, ojalá ella algún día me quiera. 3. que nos reconciliemos y vivamos todos en paz en la misma casa 4, que también vivamos con la abuela y compartamos con ella el bienestar y 5. que me respondan todos  ya, si aceptan o no mi propuesta.
 Gracias Tito, no acepto, estoy acostumbrada a vivir sola en mi vejez y en mi libertad, me encanta que me visiten los días festivos, los esperaré con mucho cariño querido nieto. 
De mil amores acepto tu propuesta querido hijo.
 Bueno también acepto la propuesta si es sincera y con algunas condiciones. Claro que sí mamá, dime cuales son las condiciones, Las condiciones se darán en los momentos en que no esté de acuerdo con lo que dicen o hacen.
 Tito y Raúl abrazan a Tatiana, Tito dice: ¡qué raro!, siento felicidad más en mi estómago que en mi corazón, estoy muy feliz. Quiero que visitemos a mi tía Pepita, mi tío y mi prima, para contarles la feliz noticia, estás de acuerdo mamá?
Si, pero no hoy, hasta dentro de quince días que Pepita y Josué inauguren la nueva casa. Sí mamá, ¡qué alegría!
 
 FIN
Página 1 / 1
Foto del autor Lucy reyes
Textos Publicados: 89
Miembro desde: Aug 25, 2013
7 Comentarios 125 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

HISTORIA DE VIDA DE TITO CON SU FAMILIA.

Palabras Clave: PEPITA TIAS ODIOS AMORES SORPRESAS.

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Ficcin



Comentarios (7)add comment
menos espacio | mas espacio

Raquel

Qué historia la de "TITO"..Un niño que tenía un hogar con una vida normal de estudios , responsabilidades, tal vez sin mucho juegos o diversiones lo que va a experimentar cuando visita a sus tíos y primos, con quienes pasea , conoce lugares, comparte momentos muy agradables . Su esmero por estudiar y terminar bien el año escolar y así poder ir a lo de sus tíos en vacaciones, hacen de Tito, el pequeño actor de este hermoso relato que mantiene latente el interés del lector , un niño preocupado y ocupado en sus estudios para poder cumplir sus deseos. Ya en casa de sus tíos, comienza una etapa diferente en su vida , lo que no experimentaba en su casa: escuchar por las mañanas a su tío recitar poesías y ver cómo separaba los ingredientes para cocinar Diocelina (cocinera) le llama mucho la atención y sus preguntas a quienes competía no se hicieron esperar. Su tío le cuenta que el recitar sus poemas , era una manera preciosa de cerca del poeta, de sentir , vivir , experimentar sus versos y era ya su costumbre de hacerlo todos los días. De tantas preguntas , Tito comienza a aprender algunos términos poéticos,que su tío le nombraba explicándoles como: la existencia poética de dos elementos en la poesía : uno real, otro imaginario (o que no lo nombraba ) como en el caso de la metáfora y otras licencias poéticas . De esta manera hacía igual que la señora o señorita cocinera de esa casa, cuando la veía separar lo que necesitaba para cocinar : las herramientas o elementos y él hacía lo mismo todas las mañanas para su tío , escribiéndoles estos nombres para su tío para que prepara más poesías. Tito vivía la vida feliz con ellos. El tiempo pasó y llegaba la pandemia, esto obstaculizó sus vacaciones nuevamente en lo de sus tío y por mucho tiempo más, ya que ellos enfermaron de coronavirus y tuvieron que aislarse. A su tía Pepita le habían dado por fallecida a causa de este virus , pero la realidad era que estaba muy deprimida y con secuelas seguramente, Su tío Josué también enfermó y toda la familia estaba sumida en gran preocupación... Cuando se pudo concretar nuevamente el encuentro de tíos , primos y sobrino después de mucho tiempo, Tito se enteraba que su verdadero padre no era quien lo había criado sino que era Raúl , el esposo de su tía hermana de Pepita , su madre . Tanto tiempo antes y después de la pandemia , marca en la vida de Tito un antes y un después porque se une una nueva familia con Tito, Raúl y Tatiana (no era la madre de Tito sino Diana la que nunca más apareció). Tatiana debía querer a Tito, quien no era sus hijo..pero su padre Raúl lo adoraba ...¡Qué hermoso es saber que Tito, su padre y esposa Tatiana habrían de ir a visitar a Pepita y Josué en algunos días en los que ellos inauguren su nueva casa ya con el virus alejándose un poco más...Ojalá y así sea..,, Muy hermosa historia de Tito, un niño que tenía lo mejor y que mereció seguir teniéndolo en su vida, con sus padres , con sus tías, con sus primas .. con su papá Raúl y ojalá con su mamá Tatiana... Un fuerte abrazo..Rq
Responder
October 02, 2022
 

Lucy reyes

Querida Raquel, despiertas mi alegría cuando encuentro tus comentarios a mis textos, porque te integras en las historias como si las estuvese viviendo de cerca y las sintieras como tales, nada se te escapa y todo lo tienee en cuenta.
Pienso que tú como profesora que eres de niños, recorriste el camino de Tito lo entendiste muy bien y lo comparas con tantos otros niños que son diferentes y a veces parecidos. sabes que el mundo de los niños es tan interesante, que también son como profesres, porque de ellos cada día aprendemos más y mas, despertando admiración y ternura a la vez.
Te felicito de todo corazón por ejercer esa profesión educatiba.
Te abrazo con admiración y agradecimiento
Lucy.
Responder
October 06, 2022

juan carlos reyes cruz

Seré honesto: Aún no he terminado de leer su totalidad, pero lo recorrido me tiene bastante simpatizado con el pequeño Tito.
Más adelante haré mi comentario de forma cabal como lo mereces.
Un abrazo.
Responder
October 01, 2022
 

Lucy reyes

Gracias juan carlos
Responder
October 07, 2022

Gustavo Adolfo Vaca Narvaja

“Fíjate como se amontona la Historia, como muere y renace todo…” Tuñón

He podido leer en papel, la historia que si bien comienza como un relato frecuente y habitual, en la medida que avanza, las intrigas , las dudas, la imaginación de cada personaje, los entreveros de sentimientos, aceptación, rechazos e historias anteriores van haciendo que el lector trate de ir descubriendo los diversas posturas de adultos y niños… luego adolescentes, que ante situaciones muy personales de la familia se van descubriendo por casualidades más que por intención; sin embargo hay que rescatar que aún con las noticias del dolor, ausencias, declaraciones judiciales, van triunfando las posturas maduras del más inmaduro en ese grupo en su conjunto, dando tal vez una lección para ambas partes, hay datos sobre legislación Colombiana interesantes de conocer. En definitiva, el transito del conjunto de personajes en la mecánica del narrador, logran complementarse y hacer que el lector reconozca las virtudes, defectos y cualidades de cada uno. No me referiré al final porque eso cerraría la posibilidad de otras opiniones, pero creo que logras el objetivo
Felicitaciones Lucy
Felicitaciones y a continuar escribiendo
Responder
October 01, 2022
 

Lucy reyes

Gracias Gustavo, me encanta tu análisis en cada situación de los personajes, siendo todos diferentes y especiales ya que es un conjunto de historias reflejadas en mi entorno y despiertan mis deseos de exponer, por ejemplo: Josué que ama declamar poesías mas no escribir, es parecido a mi esposo que declama muy bien y lee mucho, pero no tiene talento para escribir, y lo contrario me ocurre, no declamo poesías y leo menos que mi esposo y me gusta atreverme a escribir. El personaje Titto es parecido a un primo mío cuando era niño y su nombre es Tito. Las hermanas Pepita y Tatiana son diferentes, pero en algo se asemejan, así somos los hermanos. Las mentiras piadosas y las angustias, son recurrentes como también imaginar lo que no es cierto y sufrir sin razón.
Admiro mucho a un niño que me hace muchas preguntas sobre las leyes y hace que yo invente, imagine y vaya de la mano con la realidad y la ficción.
Gustavo agradezco mucho que me regales minutos de tu tiempo y analices mis textos.
Cordial saludo,
Lucy
Responder
October 06, 2022

Gustavo Adolfo Vaca Narvaja

Buenas tarde Lucy
Bueno bueno....esta vez voy a imprimir porque en pantalla
la luminosidad molesta de manera que despues haré la devolución
FELICITACIONES POR ESTE LANZAMIENTO
Responder
September 29, 2022
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy