DOS MUJERES
Publicado en Oct 19, 2020
Prev
Next
Dos mujeres acaparan hoy toda la atención de mis letras.  La una se ha ganado el respeto y la admiración de todo el país por su profesionalismo y valentía; y la otra desde el anonimato me ha ratificado con su ejemplo que “la voluntad es el camino”.  Por supuesto, estas se garantizan sus derechos cumpliendo con sus obligaciones. 
Clara Ximena Salcedo Duarte, es una abogada bogotana de 32 años, juez 30 de control de garantías.  Esta joven mujer tuvo la responsabilidad de decidir jurídicamente y en estricto derecho, el hecho político más complejo de la historia del país. Frente al más selecto grupo de juristas y constitucionalistas, la doctora ni se minimizó ni se engrandeció; conservó una ecuanimidad admirable y envidiable, expuso sus argumentos con profesionalismo y con plena autoridad dictó su veredicto.
Sin tener en cuenta su condición femenina, la doctora Clara Ximena Salcedo Duarte, ejerció con autoridad y profesionalismo su papel en el caso que tiene enfrentado al PODER del poder en Colombia.  Sin inmutarse por el hecho de tener al frente solo varones, todos curtidos profesionales del derecho que le doblan la edad, no se asustó por presidir y decidir en la audiencia que tuvo los ojos de la nación encima. 
De igual manera, hay una mujer que desde una condición inversa y adversa por completo, me ha dado una lección de resistencia ante la dificultad física inimaginable.  
Mary Cely Correa Martínez es mi hermana menor, padece artritis crónica desde que tenía más o menos 25 años.
A pesar de sus enormes dificultades físicas, ahora se propuso pintar una pared de unos 15 mt. de largo por 3mt. de alto.  Por supuesto, en un principio yo me negué a semejante despropósito; mejor dicho, me asusté previendo las consecuencias del enorme esfuerzo para ella.  No obstante, fue tan evidente su necesidad de mi apoyo, que no tuve otra alternativa sino secundarla, a pesar de mis temores.
Como es lógico todo el tiempo estuve pendiente del proceso esperando verla rendirse ante la descomunal tarea.  Sin embargo, su abnegación y entrega son el soporte de su férrea voluntad.  Desde luego, una vez terminada la labor, no me fue posible poner de acuerdo a mi corazón con mis ojos… pero mi corazón, como siempre obstinado y posesivo, ahorcó mi vista hasta hacerla claudicar.
Dios te bendiga mujer de mi vida… mi soporte y mi motor.   
Página 1 / 1
Foto del autor Magnolia Stella Correa Martinez
Textos Publicados: 61
Miembro desde: Apr 04, 2011
4 Comentarios 195 Lecturas Favorito 1 veces
Descripción

Palabras Clave: Apoyo hermana juez político jurídico nación

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (4)add comment
menos espacio | mas espacio

Magnolia Stella Correa Martinez

Gracias María Jose por detenerte en este espacio y comentar.
Saludos.
Responder
October 20, 2020
 

María José Ladrón de Guevara

Lamentablemente no cuento con el privilegio de conocer a ambas; sin embargo la descripción que haces de ellas no dudo es absolutamente autorizada, considerando la génesis que te corresponde.
Por varios factores me complace y enorgullece el buen relato y detalle que haces respecto a cada una de ellas destacando valores inmensamente loables con lo cuales una podría sentirse identificada si hiciere el esfuerzo.
Digno y bello texto, amiga.
María José.
Responder
October 19, 2020
 

Magnolia Stella Correa Martinez

Como siempre recibo con total atención tus comentarios, Kalutavon. No quise detallar el caso de la juez, precisamente por eso, porque se me hizo cansón para quienes no están familiarizados con la realidad nacional de Colombia. Sin embargo, trataré de detallártelo de manera resumida.
1) Un expresidente de la república detenido por una investigación (no acusación) sobre falsos testigos,
2) El ordenamiento jurídico colombiano garantiza el derecho de la "defensa en libertad",
3) La juez tuvo la responsabilidad de vigilar y garantizar los derechos a las dos partes implicadas.
Gracias infinitas por tu siempre valioso comentario.
Un abrazo fraternal.
Responder
October 19, 2020
 

kalutavon

La intención de tu texto estimada Magnolia resulta más que evidente, homenajear a dos mujeres por su actitud ante la vida y sus circunstancias. Respecto del primer caso, lamento que hayas omitido alguna referencia, aunque hubiera sido breve, del asunto que dictaminó la juez que mencionas. Hay lectores, me incluyo,que leemos con verdadero interés tus aportaciones en este sitio, pero que somos de otras nacionalidades y por ende, desconocemos el día a día de lo que acontece en tu Colombia. Sin embargo, complementaré la información sobre el caso a través de la red. Del otro personaje que refieres, tu hermana, me resulta muy comprensible el desborde de admiración, cariño, aprehensión y solidaridad que manifiestas cuando expresas esa parte. En el ser humano se dan dos partes motivacionales estimada amiga, la emotiva y la racional, ambas las has expresado muy bien en este texto que termino de leer, Te saludo con el afecto de siempre.
Responder
October 19, 2020
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy