SINFONÍAS DEL MUNDO
Publicado en Aug 01, 2020
Prev
Next
SINFONÍAS DEL MUNDO


“Escucha, hermano, la canción de la alegría, el canto alegre del que espera un nuevo día. Ven, canta, sueña cantando, vive soñando el nuevo sol en que los hombres volverán a ser hermanos. Ven, canta, sueña cantando, vive soñando el nuevo sol en que los hombres volverán a ser hermanos.” Himno de la alegría, Novena sinfonía de Beethoven.
 
La sinfonía de la guerra está escrita en “sol menor”. Ella inspira odio, tristeza, temor, maldad, crueldad y venganza. Se interpreta todos los días, en algún lugar del mundo, en alguna región en conflicto, en alguna zona en tensión.
La sinfonía de la paz, en cambio, está escrita en “sol mayor”. Ella inspira amor, alegría, confianza, bondad y canciones que mueven al perdón. Se interpreta algunas veces, en algunos lugares del mundo, pero no como uno quisiera, no como se debería.

De las dos sinfonías anteriores, es preferible la que está en “sol mayor”, porque es interpretada por la Orquesta Filarmónica de la Ciudad del Amor y porque su tema principal es el triunfo del bien sobre el mal, la victoria del compartir y del amor sobre toda mezquindad. También es preferible porque sus otros temas son un sinnúmero de cosas sencillas, pero muy hermosas y valiosas que no pueden ser descritas en cuartilla alguna. Esta sinfonía está llena de acordes alegres, de bellas melodías que dan al espíritu una sensación de bienestar que no se puede comprar con billetes y monedas. Gracias a esta obra, se puede apreciar con tranquilidad el brillo de las estrellas, los ciclos de la naturaleza, los cantos de los pájaros, sin tener que vivir en la zozobra y el estruendo causado por las bombas. La sinfonía en “sol mayor”, ejecutada por la Orquesta Filarmónica de la Ciudad del Amor, tiene un sonido de calidad infinita; no es estridente, como sí lo es la sinfonía escrita en “sol menor”.

El mundo pide, entre lamentos y lágrimas, la sinfonía en “sol mayor”. ¡La necesita urgentemente! ¡Por supuesto que es así! Los ciudadanos que no ven aumentadas sus cuentas bancarias gracias a los conflictos bélicos, son los que piden, con todas las fuerzas de sus voces, la sinfonía escrita en “sol mayor”, opus 3.000.

“Ya el público está cansado de oír la sinfonía en ´sol menor´: las bombas, las balas, las granadas, las metralletas, los estruendos de la guerra”, dice una voz que prefiere que no sea revelada su identidad.
“¡Ya basta de guerras! ¡Dejen que nosotros tengamos un futuro mejor!”, gritan los ojos de los niños.
“¿Es que acaso no ven que nos están negando la posibilidad de vivir una vida plena, una vida en paz, en armonía?”, preguntan los ojos de los bebés.
“Las conflictos bélicos y la contaminación de este planeta no pueden ser nuestras opciones”, dice un venerable anciano, en una entrevista.
“Pero llegará el día del cambio, de la regeneración de los tejidos de la Tierra. Eso es tan seguro como que existe el cielo y su contrapartida; tan seguro como que todos vamos a morir. Llegará el día en el que dejaremos de vivir en el submundo, día en que todo dará un giro radical y el caos sucumbirá ante el orden supremo”, dice, con mucha pasión, un predicador en una plaza ante un grupo de personas.
“Yo creo que, para desgracia de todos nosotros, el público de todo el mundo seguirá escuchando por un buen tiempo los acordes disonantes y los largos y complicados movimientos de la sinfonía escrita en “sol menor”, expresa un profesor de música.    
“¡Basta! ¡Basta! ¡Ya basta de tantas guerras!”, son gritos que se oyen en inglés, en alemán, en español, en francés, en portugués, en italiano, en japonés, en mandarín. Y también en otras lenguas, en dialectos, hasta en esperanto y latín
“Yo creo que la sinfonía en “sol menor”, por la misma lógica de la música, por las leyes de la armonía, va a modular, va a cambiar en alguna parte a su relativo mayor, a Si, y se quedará en una tonalidad mayor y concluirá en ésta, decepcionando así a todos aquellos oyentes y melómanos que quieren que la obra termine en una tonalidad menor, oscura, triste y sombría”, dice otro músico.    

Amigo lector, como hemos visto, la sinfonía en “sol mayor” es la más esperada por todo el público. ¡Y es que no puede ser de otro modo! Ahora bien, cabe preguntarse lo siguiente: ¿Quién escribirá esa gran obra? ¿Acaso un compositor de la talla de Schubert, o de Brahms, o de Mahler? Probablemente, por primera vez en la historia de la Humanidad, una sinfonía podría ser escrita por muchas personas, por miles de millones, cada una dando lo mejor de su inspiración, cada una aportando sus conocimientos de armonía para el logro del bien común. Sería pues la sinfonía en “sol mayor”, opus 3.000, titulada Del Mundo Nuevo, del mundo pacífico. Y a nadie se le atribuiría su composición, sería un éxito total y de todos. Nadie se cansaría de escucharla, en un mundo diferente.
“¡Que entre, pues, el director! ¡Que se prepare la Orquesta Sinfónica de la Ciudad del Amor! ¡Que se toque la música más bella jamás oída! ¡Música, maestro! ¡Que canten los clarinetes con su clara voz! ¡Que el piano suene como gotas de rocío! ¡Que los violines toquen la melodía de la gloria, de la paz! ¡Que las flautas y los fagots doblen las notas de si, si, si y toda la orquesta haga un colosal crescendo!”, repite una y otra vez un actor que ensaya, ante un espejo, parte de una obra teatral.
“Estamos seguros de que Mozart sonreirá complacido al escuchar los primeros compases de la sinfonía en “sol mayor”, cuyos principales temas son la Humanidad, la sinceridad, la hermandad, la fraternidad, la solidaridad, la comunicación, el diálogo y el respeto entre los pueblos del mundo con todas sus diferencias. Presentimos que Haydn la aprobará enseguida”, dice otro actor al ensayar sus líneas.
Y luego, algún tiempo después, uno de los artistas, ensayando aún su parte, agrega:
“Y al escuchar la sinfonía en “sol mayor”, Beethoven, el genio de Bonn, muy emocionado dirá:
 ´Ya yo había ensayado algo como esto en mi novena sinfonía; pero tengo que decir que lo que acabo de escuchar es una maravilla. ¡La sinfonía en “sol mayor” es una auténtica joya! ¡Guárdenla, consérvenla muy bien! ¡Qué bueno que tantas almas hayan tenido participación en una obra como ésta! Porque éste es el triunfo definitivo del bien sobre el mal, la victoria definitiva de la paz y el amor sobre la guerra y el odio. La crítica especializada y el público en general, sin duda alguna, tendrán que rendirse y sucumbir ante los encantos y virtudes de esta composición. Con la alegría y la admiración que hoy tengo, les digo esto: la última de mis sinfonías, mi novena sinfonía, fue apenas un sueño, un preludio a lo que ustedes iban a hacer, hermanos míos, la sinfonía en “sol mayor”, Del Mundo nuevo, del mundo pacífico, opus 3000. Ha llegado el momento que yo soñaba cuando componía ésa obra´.
 
Ibrahim E. Fajardo
Página 1 / 1
Foto del autor Ibrahim Fajardo
Textos Publicados: 159
Miembro desde: Jan 10, 2016
0 Comentarios 21 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Ensayo sobre Sinfonías del mundo.

Palabras Clave: Sinfonía sinfonías ensayo

Categoría: Ensayos

Subcategoría: Pensamientos


Creditos: Ibrahim Fajardo

Derechos de Autor: Los estipulados en la ley


Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy