DE MI GUERRA, A MI PROPIA PAZ
Publicado en May 21, 2020
Prev
Next
Detente!... Respira! …
Estas dos palabras me repetía una y otra vez en mi cabeza, antes de entrar en una crisis de ansiedad…
Todo comenzó cuando callaba todo lo que sentía, cuando para mi callarme era mejor que estar peleando, cuando prefería evitar las muecas que a entrar a discusión donde claramente siempre sería yo la causante del problema. La falta de amor propio me hizo aceptar las migajas del amor que juraban tener, y lo peor del caso es que aun sabiéndolo seguía ahí, sin importar nada. En ese momento el estado que presentaba era depresión, una constante depresión al caer la noche, cuando todo estaba en silencio y solo estaba a la par con mi mente y los recuerdos, mismos que le dieron invitación al insomnio, consumida en lágrimas que solo podía dejar caer estando dentro de mi habitación y lo más silencioso que se pudiera. Despertando y empezando un nuevo día sonriendo sin que sospecharan nada. Era como tener doble vida, desgastante conforme avanzaba.
A pesar de todo esto, lo que me daba tristeza es que sabía que engañaba a las personas que realmente me amaban, mis padres. No tenía ni la más mínima pena por mí, que baja autoestima se tiene que tener para no sentir un poco de eso. Y sin cambiar ni lo más mínimo de la situación en la que constantemente vivía, fue que apareció la ansiedad. En mi mente me formulaba diferentes situaciones de reacción ante alguna discusión, discusión que ni siquiera estaba por pasar, pero tenía que estar preparada, o eso es lo que mi mente me dictaba. Y ahí estaba ya predispuesta para la pelea que ni existía, pero yo ya sentía esa adrenalina, esa palpitación rápida y sudoración en las manos.
Tarde tiempo en comprender que esto no era una buena forma de vivir. Solo tenía que tener un detonador para lograr salir de esto. Como mucha gente cometí el error, pensando que alguien más me podría salvar, pero lo único que hacía era que yo misma alejaba a las personas o las orillaba al agrado de no poder comprenderme y así dejarme. La respuesta era yo misma, pero necesitaba saber cómo hacer las paces conmigo, porque parecía que todo el tiempo yo me hacia la guerra.
No les diré que fue fácil, creo que perdonarse uno mismo puede ser de las cosas más difíciles pero que al momento de lograrlo, nada vuelve a ser igual, sientes una paz. Hoy en día la ansiedad ha desaparecido, pero me dejo el recuerdo de no volver a guardar lo que siento.
 
Página 1 / 1
Foto del autor BRINA NJD
Textos Publicados: 23
Miembro desde: May 01, 2020
0 Comentarios 6 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

TU ERES LA CLAVE

Palabras Clave: AMOR PROPIO ANSIEDAD DEPRESION

Categoría: Ensayos

Subcategoría: Pensamientos



Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy