Cartas para Valentina CCCXXXVII (Penúltimo)
Publicado en Nov 08, 2019
Prev
Next
Nubecita, ahora que te encuentras cada vez más cerca de este corazón que late a rabiar, solo quiero decirte... que tomaré tu mano en cada paso del camino. Voy a abrir el corazón y vamos a caminar juntos.Créeme que me tomó mucho tiempo darme cuenta de lo maravilloso que es este mundo, ¿sabes? La gente pasaba a mi alrededor, el viento soplaba mi rostro y el atardecer me sonreía. Aun así, preferí cerrar los ojos y seguir de largo. Parecía que estaba vacío, no vivo, y me arrepiento.Quiero enseñarte el mundo, mi Valentina. No quiero que lo descubras a través de mis ojos o mis palabras, sino que lo celebres cada día de tu existencia. Porque, todos tenemos experiencias diversas de disfrutar esto que se nos ofrece; desde el simple hecho de abrir los ojos y respirar, hasta ver pasar el último pensamiento por nuestras cabezas, antes de dormir.Ya estoy ansioso de tu llegada, vida mía. Y sé que aún no lo sabes, que no lo esperas ni en tus sueños más salvajes. Pero, cuando arribes suave hasta mi cielo, espero que te sientas orgullosa de tenerme como padre.Hasta entonces, solo se me ocurre amarte.
Página 1 / 1
Foto del autor mitzio antonio
Textos Publicados: 338
Miembro desde: Mar 02, 2013
0 Comentarios 2 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Nubecita, ahora que te encuentras cada vez más cerca de este corazón que late a rabiar, solo quiero decirte... que tomaré tu mano en cada paso del camino. Voy a abrir el corazón y vamos a caminar juntos. Créeme que me tomó mucho tiempo darme cuenta de lo maravilloso que es este mundo, ¿sabes? La gente pasaba a mi alrededor, el viento soplaba mi rostro y el atardecer me sonreía. Aun así, preferí cerrar los ojos y seguir de largo. Parecía que estaba vacío, no vivo, y me arrepiento. Quiero enseñarte el mundo, mi Valentina. No quiero que lo descubras a través de mis ojos o mis palabras, sino que lo celebres cada día de tu existencia. Porque, todos tenemos experiencias diversas de disfrutar esto que se nos ofrece; desde el simple hecho de abrir los ojos y respirar, hasta ver pasar el último pensamiento por nuestras cabezas, antes de dormir. Ya estoy ansioso de tu llegada, vida mía. Y sé que aún no lo sabes, que no lo esperas ni en tus sueños más salvajes. Pero, cuando arribes suave hasta mi cielo, espero que te sientas orgullosa de tenerme como padre. Hasta entonces, solo se me ocurre amarte.

Palabras Clave: cartas para valentina cartas de amor romantico perfectamente imperfecto romantico incurable romance microcuento microrelato historias del alma hasta entonces paternidad nubecita latidos del corazon juntos padre e hija valentina tiempo atardecer vacio no vivo arrepentido celebrar la vida abrir los ojos respirar ansioso sueños salvajes amandote

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy