MUERTE SBITA
Publicado en Oct 27, 2013
Prev
Next
Image
Cuentan que en el universo de la fábula, se reunió su Consejo Supremo para tratar el asunto del conejo mentiroso. Este animalito había causado grandes males a la comunidad. Casi todos se quejaban de él, y hacían reclamos por sus constantes mentiras y travesuras.
—El conejo me dijo que si no comía lodo todos los días, mis preciosas manchas negras desaparecerían—  —se quejó la jirafa.
Luego, entre graznidos de enojo el cuervo agorero se lamentó:   —Ese conejo mentiroso me hizo creer que si miraba al sol de frente durante todo el medio día, mi plumaje se volvería multicolor—.
—Yo acuso a este conejo dientón de que me jugó una broma cruel, escondió los huevos de mi nido en la madriguera del señor castor—. –Se quejó la  paloma.
—Castigo, castigo, castigo—, —exigieron los animales.
Después de meditarlo con la calma que lo caracterizaba,  el búho, quien presidía el Consejo desde la rama de un árbol, sentenció:
—Buh, buh, buh, desde este día conejo, por tus mentiras y travesuras te queda prohibido lo que te gusta más, “reproducirte” y tendrás que vivir apartado de la comunidad—. —Será el coyote quien te vigile y castigue en caso de desobediencia.  
—¡Nooo! — , —gritó el conejo—  y empezó a suplicar clemencia de los otros animales, les hizo mil promesas de enmienda, pero nadie le creyó por la fama de mitómano y tramposo que tenía.
Así, el conejo tuvo que vivir apartado del grupo de animales. Desde lejos  se relamía los bigotes cuando divisaba a las conejitas corretear por la pradera.
Un día, una linda conejita, inquieta y pizpireta se alejó mucho del grupo, el conejo mentiroso aprovechó la ocasión para acercarse a ella diciéndole:
—Hola conejita, estoy perdido y lastimado de la pata y no encuentro mi hogar. — ¿Podrías ayudarme?  
La conejita dudó unos minutos, pero al fin se condolió del conejo y se acercó para darle ayuda. Al hacerlo, de inmediato percibió el olor de los conejos en celo y recordó lo que se decía de aquel animalejo castigado por mentiroso.
—¡Vete conejo malvado!, recuerda el castigo que te dieron y las consecuencias que tendrás si desobedeces— —Dijo la conejita, iniciando la huida a brincos desesperados.
El conejo mentiroso enloquecido por la necesidad de aparearse inició la persecución que duró un buen rato.  Entre carreritas, mordiscos y brincos, finalmente la conejita fue alcanzada justo detrás de un cacto. Cuando el conejo estaba frenético sobre la hembra que ya no quería huir… ¡Llegó de improviso el coyote y de una dentellada devoró a los dos!
Cuenta el vocinglero loro a los demás animales, que el conejo ni agonizó, quien por mentiroso y lujurioso en el “acto” murió.
 
— — — — — — — — — —
“La mujer te domina por el deseo, vence tu deseo y someterás a la mujer”.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Página 1 / 1
Foto del autor kalutavon
Textos Publicados: 186
Miembro desde: Jun 19, 2012
13 Comentarios 782 Lecturas Favorito 4 veces
Descripción

Palabras Clave: muerte sbita

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Relatos



Comentarios (13)add comment
menos espacio | mas espacio
 1 2
 1 2

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy