• Richard Albacete
ralbacete
-
-
  • País: España
 
                                 Si algo detesto de aquí, de esta página llamada Textale, es la competencia que existe entre muchos de publicar más que otro. Durante 10 meses no escribí nada por acá, el año 2012, pero el bendito " Diesel " siempre está acosando y enviando mensajitos. Es lamentable que un escritor que es PROFESIONAL, quiera pretender absorberlo todo....Quizá vive de las bajezas de las llamadas " Glorias Humanas ", que nada son y nada valen....En fin, allá él con sus prominentes soberbias y constante acoso, pues ninguna página de redes literarias es más que algo totalmente intrascendente si no se abre.                El que mucho acosa y se trasnocha escribiendo, aquí y en cualquier otra parte, no es más que una presa de su propio ego.                               
Imagen
Bella
Autor: Richard Albacete  305 Lecturas
                                  Guardo distancia                                                paso la página:                              Dejo tu ser allá en lo oscuro:                             Alejo mi presencia de tu sombra.                           Sobre mí demostráste indebida                        que me pensabas y en mí te presentías                        como si fuera yo a degradar mi carne                            y prestarme a tus teatrillos de locura.                        Devaneo fuiste en tu forma vana                      como si fuera yo a rendirme ante tus formas                        Baratas, como un anillo póstumo                         tomado ya por  otros y por otro, poseído.                        Apegada a la tristeza de tu lengua                          anhelabas los caminos deshonrosos                        en los que no suelo jamás poner mi pie                       pues mis veredas son veredas de santo                        ante las impurezas en las que creces                      y la ceniza que, se ve, llevas a cuestas.                      Que tu libertinaje sea tomado por otro                   que se arrastre hasta el sepulcro de su nombre. 
Guardo distancia
Autor: Richard Albacete  210 Lecturas
                                       ¿ La mujer más bella                                             después de Eva ?                                        Sin duda alguna:                                           DASHA ASTAFIEVA !!! 
Imagen
Callaré
Autor: Richard Albacete  150 Lecturas
                                        " Gracias a la vida                                         que me ha dado tanto !! "                                                          Juan Vené, periodista. 
                                        " Aquí yace Pepe Davison,                                        quien en vida llevó todo con                                        muy buen equilibrio, menos su                                        moto, con la que se mató "                                                        Tomado de la Internet 
                                 " Quien pregunta es tonto                                   durante unos minutos,                                   pero quien no pregunta                                   es tonto para siempre "                                                             Proverbio Chino 
                                  "En Colombia claman porque                                   Sofía Vergara no use ya brassieres.                                   Así el Senado tendrá en ella a su                                   imagen internacional "                                             ... Sábados Felices.                                   
                                Cuando crezcas entenderás las cosas                               que ahora apenas puedes imaginarte:                               Sabrás que el desamor es desamor a solas                           y que el resentimiento habita al insensible                            Que todo en la vida tiene su melodía,                          que las lágrimas pueden llenarte de sinsabores.                          Que es gratis hacerle daño a otro y no saberlo                           que es caro morir por menosprecio dado.                             Que sólo está esta vida para vivirla ahora                            aunque sólo se nos muestre en puñales.                          Que encontraremos más fuerza entre los débiles                            que temores pueblan los ceños amargados.                         Cuando crezcas entenderás que cada quien ya tiene                             la ceniza que debe acarrear desde la infancia.                          Comprenderás lo bueno que es ser agradecido                             y a no pagar jamás con afrenta a lo bueno.                          Entenderás que la luna se entreteje en su ojo                            para mirarnos lejos de unos calores vivos                         que hay que vivir sin prendarse en furores                        aunque una dama rubia nos niegue la mirada                           y que aun con las musarañas y en harapos                           se puede vivir bien con dos bocados                            y que exigirnos no lleva menosprecio                        pues es bueno el trabajo con las manos ajadas.                           Cuando envejezcas encontrarás sabiduría                         y más si has degustado de tardes deliciosas                        a la orilla del mar o un río combativo                     arrojando racimos de tréboles trémulos al mundo.                          
Cuando crezcas
Autor: Richard Albacete  350 Lecturas
                                 En mi primera tierra                                 lugar de mis andanzas primerizas                                 solía estar en prados de diamantes                                 extendiéndome por todas las terrazas                                 en que se desplazaban tus volúmenes:                                 Allí me trancé con mi codicia                                 para obtenerte y embriagarte con mis copas                                 y endulzarte con sésamos y unguentos                                 y rozar, como al inicio del inicio,                                 por tus protuberancias y terrazas                                 tomando y desgarrando aquellos velos                                 que se rompen cuando más nos anudamos                                 y cada uno se secuestra en el otro                                 en la ceguera de la pasión indómita                                 que hace una carne al destilarse en otra carne                                 y rodar como cántaro, prado abajo                                 hasta las rosaledas interiores                                 donde los dos somos furia nutrida                                 en el presagio del fuego que vivimos                                 desnudados de pechos y cinturas                                 esculpiéndonos como lo hacen los náufragos,                                 sofocados en el gemido cierto                                 de nuestras pieles por siempre socavadas:                                  Eramos allí, vida y veneno                                y extensión de placeres presurosos                                  arrebatándonos en horas de deshora                                  bebiendo el salitre de los poros                                  bajo la simetría de las constelaciones. 
                                No quiero sobre mí águilas negras                               que vigilen mis pasos por la vida:                            Que no me persigan con ojos de guepardo                   ni me acechen desde los promontorios más siniestros                        como si fueran las fieras que me arroja el destino                           para ahogarme entre sus garras sólidas                            y entregarme el zarpazo postrimero                    de un final funesto que quiere romperme con sus fauces.
                             Tú también estás en la noche,                             como yo con mis himnos,                       como los frutos que quieren disolverse                       como el trueno que palpa a la piel blanca                  como el velo de amores que me envuelve los ojos                    extendida a lo largo de un camino de pétalos                     con tu cuerpo lleno de nacientes y redomas                       que es palpado por inmensas almendras:                    Lugar donde la luna se interna en sus sueños.                       Tú estás aquí, compartiendo espesuras                      y haciendome perder en delirios intensos                         Debajo de los ojos de los búhos                      eres la que relumbra con cada resoplido                       y se desnuda en la misma piel del vaho.                   
Tú también
Autor: Richard Albacete  378 Lecturas
                              Psiquis:                               Cuando soplas sobre frentes hermosas                               ( en la concavidad de un pelo bello )                               siento tu aletear dulce en sus raíces                               y la savia pacífica que les vas colocando.                               Cuando revoloteas sobre las mesoneras                               sus sonrisas despiertas en tierna mansedumbre                               y las haces pensar retozar en tus sueños                               y sentirse femeninas, como flor halagada.                               Sobre mis sienes dejas cimas de paz                                y aquel largo sosiego con que duermes al lago. 
Psiquis
Autor: Richard Albacete  306 Lecturas
                                 Como volviendo de un " no retorno ",                                al punto de un " perpetuo recomienzo"                                  la negra nube de la " no presencia "                                 regresa a sus orígenes brumosos...                               Vaho denso que apaga a espesa llama                                  y repite desnudo sus ocasos                              eternamente, consumiéndose a sí mismo                                  en pliegues de perpleja reticencia.                               Lo oscuro me muestra sus matices                              y lanza hacia adelante, una ola de ecos                               que imprecisos, repiten lejanías                             y se apega a lo extremo de mi carne                                aferrada a una hora que se pierde                             en lo inacabable de un vestigio ciego                            cuando los vértigos se visten de matices                           dando el mundo otra vuelta hacia lo lúgubre                             desplomándose mi idea por mi mente                             y es mi sangre concepto de lo obscuro                           que desdevana su presencia ante oráculos                          mientras los nombres se eximen de ser alguien                              y en un baile de máscaras silentes                              aquellas existencias en que oscilo                          siendo borradas las caras de los rostros                              y todo es liviandad y peso oscuro                           sobre un río de intangibles meridianos                            perdido donde todo se hace oculto                             y no se atisba ni un solo reverbero                           de aquello que, en la luz, es infalible                            y traspasado por visos y palabras. 
Como volviendo
Autor: Richard Albacete  288 Lecturas
                           Eterna: para mis amores, prohibida.                       Veo tu pasar airoso entre los cántaros blancos                        oigo cantarte al aire con soplos amarillos                       y rendirte homenaje el maíz siempre verde                       Te miro, te suplico y te rezo, cual indígena                  que le contó a su tótem cuando estaba en suplicio                      y el conquistador albino castigaba sus pasos                      clavando en sus espaldas el peso de su fuete.                       Centella mía, relumbras en vapores                   y, adonde quiera que mires el mundo va mirando                    que en todo engendras vida y voluntad arcillosa                    y las mariposas tienden a sosegar a las piedras.                    Si nombras a los vientos, estos nacen y crecen.                    Si nombras a las aguas se levantan y tuercen                    los cauces siempre secos hasta tornarlos ríadas                   que pasan por los puentes que hacen las alamedas                   hasta dar impetuosos con su misma vorágine.               Si hablas de los tiempos, estos se hacen transparencias                  y me penetran el pecho sembrandome las dudas                    que para conquistarte tiene mi yo lacónico                   que jamás cuestionó tus gestos de princesa                  ni la alfombra de reina que brilla cuando pasas.
Eterna
Autor: Richard Albacete  205 Lecturas
                      Para mi libertad                                no pido nada                     y si algo pidiera bastaría con muy poco                       como lo es un beso, un adiós, y una orquídea....                        Ni siquiera requeriría de una carta                       ni un camafeo, ni una nota, ni un rústico relicario                            porque ya voy entre cavilaciones                             y no soñaré más con amoríos nuevos                         pues en mi pecho me latigó la sangre                            cuando el mulato se adhería a tu cintura amorosa....                              
Para mi libertad
Autor: Richard Albacete  296 Lecturas
                            Cuando me haya ido                                  a través de rotos tajamares                               dejaré que mi angustia se ancle en los muelles                                 y que mis perplejidades las disuelvan las sales                                     y arrojaré a las olas los imprudentes ecos                                  que me estremecieron el alma el día en que partiste:                             Tras de mí dejaré un ropaje de sombras                                  y un sudor cenagoso empapado de lágrimas.                             Y mientras el barco roce las constelaciones marinas                                   echaré las valijas al más severo oleaje.... 
                          No sólo es invisible el viento en las peñas,                            ni la tarde en la piel del mediodía,                         ni el drama de las cimas en la aurora                         ( en las que golpes de ecos se disipan                         y el día se asperja entre montañas )                          sino tu despertar entre sainetes.                          Despunta el día y tú ocurres                        y el tiempo se detiene y te abre paso                        mientras callan ante ti las reticencias                          y te convoca el vaho sonmoliento                        a la vez que te vistes de esa luminicencia                      con la que andas en el mundo, como númen                        de aquellos que te intuyeron cuando eran                         momentos de tibias claridades                         y caían las corolas desde el cielo                         atestiguando que serías y vencerías                        con tu volumen de densas epopeyas                     el arquetipo de mujer que entre mis sienes                        habría de refundar mis fundamentos                       y dar en mi cabida a unos reductos                       donde el amor sembrara su armonía                      ahogándome en tu acontecer de aguas                       que, asimilada desde sus raíces                      me harían perfeccionarme y deslastrarme                 de unas ansias que me enterraron como a piedra                     cuando iba yo en caídas y atropellos                      entre otros cabellos menos claros                    en una guerra de garras y de dientes                    de furores que pasaron en tumulto                    en los que aullaba mi carne en tropelía                    conquistando a mujeres que cegaban                     el buen juicio que me fue dispuesto                    desde que anduve en mis modales de niño,                    tomando mis primeras deferencias                   siendo perfecto a las manos de mi madre                      y honrando a mi linaje paterno                 con la sabiduría de aquellos que se abstienen                   de enredarse en brindis y codicias                    y desnudar a la mujer casada                  que merodeaba mis bondades latientes.....                     Ahora tu mano sanadora me persina                   y soy bautizado en los mares de tu calma.                                                                     
                                 Vencedora: Insiste, insiste                           en mis visiones de amores instantáneos:                            Bordeame con tus gritos sedosos                       mientras me vas besando con tus labios verdes                            y me demuestras que aún los grillos                         te piensan, como eminencia enamorada:                        Como aquella que tiene boca de flor y humo                          y es capaz de disiparme en su ceniza                       Insiste en que, aunque nadie te aborrezca                         has advenido para ser mi arcoíris                         y hacer que yo tiemble por tus selvas                          mientras planeas bodas de bienvenida                    en la tierra frondosa en la que te haz acostado                       para el deleite de mis pupilas rígidas                   y el desaparecer de las amarguras en mi ceño.   
Vencedora
Autor: Richard Albacete  101 Lecturas
                                  " El ser que aquí yace                                    nunca más tomará licores.                                    ¿ Y cuál es el problema "                                              TRAPICHITO EL BORRACHÍN 
                               " Lo siento mucho por mis                                 acreedores ".....                                                    ANÓNIMO 
                              " Aquí yace el cadaver                                de un hombre que hizo mal e hizo                                 bien...El mal lo hizo muy bien                                 y el bien lo hizo muy mal ...                                Ahora él descansa en paz                                y nosotros también ".....                                                 ANÓNIMO 
                                                     " No viví más porque no me dió                               más tiempo  "                                                  ANÓNIMO 
                   Cruce de soledad                           en mi bohemia,                      cruce de soledad                            sobre mi sombra:                       voy por la vida  recorriendo lo dulce                           que en los campos hermosos, va espigando:                     Llevo en mí un andar cadencioso                            y un himno que se entona como cantar de cánticos.                      Los vientos me miran en sus sesgados giros                             y a ellos les arrojo mis optimismos puros                       que pueden investir a la más dura encina                             de esa vida que viene, fertilizando todo.                        A extramuros, me rodean los pájaros                             y yo paso a lo largo de su mirar soñado.                            
Cruce de soledad
Autor: Richard Albacete  122 Lecturas
                                           Misterios                                               del                                           mediodía                                                tus                                                dos                                               ojos                                             testifican...                                                  Y                                                 tu                                               frente                                                 es                                                 en                                                tarde                                                 una                                               redoma                                                 de                                                nadie                                                   y                                                  el                                            pensamiento                                                navega                                                 donde                                                   boga                                                    tu                                                 melena.                                                                                                   
                          Cántame con los ojos.                          Háblame con las manos:                          Sube a mí por el camino serpeante                          que se repite, en cada brizna verde.                          Percibe con los poros la adusta melodía                          que fabrican los vientos en su paso modoso                          al rozarte ese vientre de tréboles                          que es a la vez, modesto y encurvado.                           En una gabarra de luces, yo navego                           hacia el trance cierto de tu centro                           para recoger de las flores que te sobran                          y saborear tus almácigos y sales.                           Quiero probar del vino que te moja                          y rodar sobre ti como los truenos:                           Por cada una de tus cimas, ateridas                          mientras las aguas te toman la cintura                           y tu carne y tu pulpa hacen batalla                           para domar al hombre y conquistarlo.                        
                           Los jueves                             se antojan pocos                               los poemas                                 a mis ojos:                              Y mi mano se reserva                                de acercarse al silabario                                   y se va a abrir tus puertas                                       llenas de olor delicado                                    de tus sabores a nardo! 
Los jueves
Autor: Richard Albacete  299 Lecturas
                       Más allá del comienzo, de las perturbaciones reservadas.                    Más allá del alarido último, de el postrer legado de violencias                 donde las palabras y las lajas y las formas cobrizas pierden cuerpo                 y todo se detiene o se inmoviliza, inmerso en un letargo solitario             la misma luz de la aurora, desangrándose, se quita su sombrero de milagro                 al contemplar que tus ojos tienen un fulgor nuevo, fresco, fugitivo               y eres tú la que camina por las terrazas luminosas de la parsimonia          entre alientos parasitarios y temblorosos, cuando cruzas los bordes del crepúsculo.              En la amalgama de tus anunciaciones están los signos de tu advenimiento               y una alegría sinuosa recorre al mundo y le dice de tus actos honrosos             de tus cantos de reina, de tus inmensas bondades inalienables:                de tu boca de rima nueva y tus cabellos que encienden a las galaxias. 
Más allá
Autor: Richard Albacete  257 Lecturas
                                        Va                                     tranquila                                        la                                      niebla                                      entre                                      tus                                      labios                                        de                                     yerbabuena....                                                                                                                       
                          En las esquinas del mundo                           dos girasoles blancos                             me ven pasar entre humos                                     inmediatos....... 
                    Se tejen las encinas                    sobre los bordes verdes                                   del camino.                      El vergel se descuece                             al magno paso de lo pálido:                          Yo concurro aquí, en esta hora                               que horada a la peña y desafía                                   a la fuente en que salpica tus pasos                                          mientras el sol te devora la nuca                                  con besos paladinos                                        que quieren llevarte hasta su pecho                               que él no conoce es de sinsaberes                                      al lado del bronceado pecho mío                                     que te brinda placeres!                              Sin la argucia picante del segundo                                que, prístino agoniza                                 mientras el cielo a sí se estratifica                                        y te enarbolo quimera                          a la que debo andar por esta tierra                                sin concepción de santo                                y exento de sembrarte de mis males                         mientras amores y deseos canto                                con el embrujo de manos inguinales                       que buscan explayarse                                por ti y tus sinuosas partes                            al pie de la colina / en mansedumbre /                              lejos del ulular de muchedumbres                            y acoger tus manglares                                 llenos de arrecifes, himnos y prodigios                             mientras mi boca invoca, la concepción celeste de tu boca !                               y te declaro mía:                                      mi contricción, mi gusto, mi agonía !                                    
                          Disipaciones del poniente                              sobre tu frente pura:                  Santuario de las cavilaciones más alegres                  que tuvieron caída debajo de la tarde.                  Entre las sedas que te forman el cuerpo:                   pliegues  abiertos en su hondura blanca:                   El rumor de mis deseos te recorre                    y, apenas los atisbas, se desmoronan.                 Mis ganas merodeando tus lunares albinos                  mis sueños como mirándote a los ojos.                  La luz hace maromas en tu nuca y hay eco            de pájaros alrededor de las charreteras que te pone.                 Constituída mujer, junto a un abismo             se lanza a buscarte la idea de mi lujuría               haciendo los alardes que hace el contencioso               cuando está cerca del tesoro santo                 guardado por murmullos que levitan               en el cinto mañoso de tu ombligo.                Sobre dos piernas de anclaje indómito              y los diminutos arcos que te forman el pie:              Allí, en ese lugar maravilloso, me persigno               y rindo culto al polvo en que caminas.... 
Disipaciones
Autor: Richard Albacete  393 Lecturas
                          El siguiente epitáfio lo escuché en la televisión Española y me pareció gracioso; lo comparto aquí:                           Sobre una lápida, la siguiente inscripción:                           " AQUÍ YACES                           YACES BIEN....                            TÚ DESCANSAS                            Y YO TAMBIÉN ! "                             Comentario: je je je                             
                     Saludo a los domingos                   como a los desterrados de nuestra Señora:                    Como hijos postreros de la tolvanera                         que se irán yendo, en su urna de aire.                    Saludo a los domingos                                      con pañuelos celestes                       como aquellos lugares pasajeros en que nací                           y fueron asolados y azotados, sin goce,                               mientras mi tierra natal,  quedó sin nombre                                   danzando desnuda en sus cimientos                              cuando era destruida por escuetos cuchillos                                    y el polvo de las casas cayó sin santos óleos.                             Pasajero domingo, peregrinas                                  como lo hago yo, por prados y caminos. 
Saludo
Autor: Richard Albacete  151 Lecturas
                        El páramo te mira y se sobrecoge:                     Eras fruición, eras minuto de descanso:                  Lugar donde el corazón desdecía de cenizas                   y los lutos perdían su intuición melancólica.                    Como manzana plagada de deleites                 y dádiva comprometida a bendecir la tierra                 venías como pomelo desgajado a la boca                       entre las madrugadas de durazno.                  Hoy, que has perdido esa sonrisa verde            que me rasgaba los sentidos con sus cuchillos santos                  haz descendido a ser como rictus mortuorio                  y no queda de ti más que polvo y migajas:                En tus ojos no hay más que silencios negros                   y algunos orificios donde vibró la vida.                          
El páramo
Autor: Richard Albacete  145 Lecturas
                     He reservado el orbe                   para tus ojos verdes                     y la luz, soterrada, para el andar de tarde:                    me he desvestido del luto que me mancha                    para acercarme a ti, maravilla opalina:                    cuerpo cristalizado, piernas de tornasoles,                     que en el vaho caminas mientras la llovizna mengua                    siendo  vapor y éter y mariposa atlántica                     que acude a la bungavilla con sus seis girasoles                    mientras un río de sávila se desborda en mi lengua:                    Ansiedad de ansiedades ante tu cuerpo cárdeno:                    Precipitado, quiero estar sobre tu cuello                    donde contemplaré tranquilo el Fin del mundo                    mientras la paz del cielo nos penetra la frente                    y las cosas se celan de ver nuestro armisticio. 
                      Tibia                        es la tarde                             de élitros                      donde mis quereres                                muevo                         y cantas                           a sotavento                           himnos de pasar tranquilo                       sobre mares bizantinos                           con femeninos encantos                           para mi vivir, marino. 
Tibia
Autor: Richard Albacete  140 Lecturas
                              Que no arda en nosotros el dolor oscuro:                            Que no nos desilache el ardor de la daga                             Que no caiga en nosotros el mudo maleficio                           que de sí, vence al mundo y a todo lo divide                            para que seamos siempre, río anudado                          y nos estremezcamos ataviados de lianas:                          Corona de mi vida: sólo anhelo tus ojos                          para abrigar en ellos las luces de mi vida                            y depositar en ti, como en tierra silente                           el amor que germina en mis densos vacíos.                       Dame aquellos colores con los que nutres a la ola                              y la espada que vence a los fríos sediciosos                           También aquel anillo de luz desparramada                         que al momento del beso, revienta mis cristales                             y olvido, por instantes, mis sonoras angustias                          para extenderme al lado de tu dorso leñoso:                         que tu pulpa abrasiva me abrase y me demuela                          los quejidos que llevo desde que vine al mundo.   
               Alboroto                    hay en las íslas                        cuando te declaro mía. 

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales660442
Textos Publicados4964
Total de Comentarios recibidos6148
Visitas al perfil193277
Amigos462

Seguidores

36 Seguidores
Mauro
Gerardo Llamozas
Nathalia
Ángela Gullón
Sonia
vladimir
Maria Jose Acuña
XIme Ramirez
Carmen Hernández
Carlés
Jesica Galeano
Daniela
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>

Amigos

462 amigo(s)
María Ester Rinaldi
Mía Luna
Florcis
MONICA DENIS
Daniela Alejandra
esmeralda
aidee montserrat aguirre varela
germariels
Luciana Alfonzo Garcia
yessica pitalua suarez
Shoegazer
un sentimiento
gimena
gabriela.piris.
Alejandra Mora Lopez
El rincon de la Chelita Aguilar
Andy C. Revilla
Silvana Chavez
Gesc
Añete
EL MUNDO DE COLORES
Carlo Trejo
itza pichardo
Alizia Froyd
Samont H.
Elmer Rivero
Eleonora Beecroft Bustos
Ada García
Elvia    Gonzalez
Luz Margarita Cadavid Rico
Nyx Sheila Charlotte
Karmen HG
Rocio Alem
arjona28
Impacto de Reino
Daniela osorio
A....
Marìa Vallejo D.-
Carolina
Marcelo Ignacio Mendiburu
Charlie Lopez Briseño
maribel gonzalez navarro
Stella
atzu
Liman
Isaí de León S.
Victoria María Allais
Marina Gómez
Celina
Sadako
German Karel Hanisch
Edisson Martinez
gregorio salomon garcia cabrera
kathy
JENNY JARAMILLO LASSO
jessy santiago
Alejandra
Ari Treekie
Veronica Molina Diaz
Oscar Ruano
claudia janeth cuero
Carolina Aguilar Vélez
Elian
jesuseduardo.mo
Emmanuel Alvarado
Lay Black
Josefina Arévalo
Issa Martínez Llongueras
José Javier Doncel
Afrodita
barbara
ALMA CERVANTES
tahity pikeyt sanchez hernandez
jesus.bardon.11
Sara Luz
karla lorenzo
valeria elizabeth contreras aguilar
Jean Ching Lopez
Elitza Galor
ALFREDO MENDIOLA
estefani
Enrique González Matas
Greta Etura
Uriel Delgado Méndez
Ro
virgos
María de Montserrat Zenteno Palacios
Laura María
GRACIELA BRASCA
LIHUE
lorf
Karla   Figueroa
luna austral
wendy gutierrez
marlyn ruiz
Ignacia
noelia andrea
Julián
Mariana Silva
Nereida Rubí Deâk
 
ralbacete

Información de Contacto

España
-
-

Amigos

Las conexiones de ralbacete

  Marité
  Mía Luna
  Florrta
  MONICA DENIS
  dani briam
  esmebueno
  aidee aguirre
  germariels
  lucianaalfonzogarcia
  ykpisu
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 47 Próx. > Fin >>