• Richard Albacete
ralbacete
-
-
  • País: España
 
Arrojaré al fuego mi Blackberrypues me sirve para poco o para nada:No puedo con ella saciar la sed de un niñoni darle un riñón a un ser hipertenso.No me sirve para escalar alturaso pintar cielo rasos u horizontes.Tampoco me da un postrer abrazosi me trasnocho escribiéndo mi responso.No puedo bajar con ella a las marismasdonde cayó un pájaro engullido por el aire.Si acaso pueden arrebatármela de las manostres truhánes para clonar su línea.No tiene la tersura de una piel femeninay consume mi línea crediticia.Más he decidido echarla a una fogataa ver si acaso alimenta a la lumbrey espanta en algo mis fríos visceralesque debo aguantar recodo tras recodo.  
Verdaderamente creo que éste portal es para aquellos que aman escribir cualquier cosa, ya sea poesía, relatos, ensayos, etc. Si es cierto que hay talento de sobra, a muchos de nosotros nos falta conocimiento en letras, es decir, no somos doctos en el manejo del lenguaje como quizás quisiéramos serlo. Veo que se han introducido ciertos lingüistas y filólogos, o especialistas en letras que no hacen más que dejar comentarios insultantes y, a unos tratan de ignorantes y a otros de dar " patadas al diccionario ". Desearía que esta gente fuera más flexible y recapacitara en que muchos escribimos para recreación y distracción. Si no les gusta como aquí se escribe, o insultan a los demás por su superioridad de conocimiento, no les sería mal o moderarse o marcharse de la página.Se está hiriendo a personas de edades respetables y a otra de apariencia débiles con estos comentarios ofensivos....Y creo que una parte de los que aquí escriben piensa igual que yo.                                   RICHARD ALBACETE 
Imagen
A Chile
Autor: Richard Albacete  1330 Lecturas
++++
Imagen
Lesbiana
Autor: Richard Albacete  684 Lecturas
+++
Mi meta debe sermolestar, molestara personas como el maestro Veranoo como la insigne Maria Ester Rinaldio la genial Carol Loveo a otrosque toman este espacio con seriedad.POR ESO ME HAGO LLAMAR DETONADOR. 
DEJANOS DESCANSAR Y TRABAJAR, DETONADORY NO TE PONGAS A VIOLENTAR ESTE RECINTO SAGRADO.TUS LETRAS DE CANCIONCITAS Y TUS TONTERIAS SONDIGNAS DE MEDIOCRES UFANOS QUE ANDAN EN INFANTIL IRREALIDAD.MADURA Y SE RESPETUOSO PARA CON TODOSO TE TERMINARAN POR IGNORAR TOTALMETE.ME MOLESTA QUE TE QUIERAS ERIGIR EN UN LIDER DE NADIEPUES ERES UN PUSILANIME DE LAS LETRAS.  
Imagen
Te deseo suerte
Autor: Richard Albacete  615 Lecturas
+++++
                           Escribo aquí lo que quiero                           y lo que me de la gana:                           Y al que no le guste vaya                           a bañar a su marrana:                           Soy libertino en mi sitio                           y aquí no cabe enemigo:                           Me gusta bloquear lo falso                           y borrar al bobolongo                           que quiere que yo le pare                           como si fuera mi Madre:                           Pobrecito del iluso                           que quiera meterse aquí:                            Ya mis sermones le di                            y lo tengo por intruso. 
                                                   Si tan sólo pusieras                                              en mí, el corazón y la memoria                                      y el rastro de alegría que te estimula siempre                                       más allá de los límites en que ya no soy yesca                                    y de las cicatrices que tomaron desmedidas a mi alma                                    al punto ciego de no dejarme beber de luz alguna                             dejando a mi corazón golpear y danzar sobre tu lomo decoroso                                   lejos de todo lo que es polvoriento, absurdo, débil,                                 replegado sobre tu plexo solar de intensa nube santa                  arriba del estremecimiento de los arpégios donde pueda incrustarse una lírica;                               Cielo extendido que en mis horizontes germinales se levanta                            como andanadas de músicas resucitadas de archipielagos mentales                         podría yo beber de las conmiseraciones hacia las que me rindo y tiendo,                               mujer de mis orígenes, de fundamentales alianzas imbatidas                               árbol de quereres, manecillas de los momentos no afrentosos                           oceano a donde vengo a ahogarme en tus manos de calmas desmedidas.                                 Una respuesta apenas, a orillas de la ensenada de tu voz                                   es lo que necesito para llenar de consuelos a mis sienes:                    Despiértas y volátiles, como venas que claman que le des de  tus oxígenos                  para mantenerse de pie ante reciedumbres y desastres que quieran devastarlas.                          - Eres el ángel que camina a ciegas al pie de mis solsticios interiores:        aquella que es esencial, sensible y vívida: miel derramada sobre peñas que me rompen-                   ( sosiego que me rescata cuando me alcanza alguna sed primitiva y anterior ).                                 
Imagen
Los trenes
Autor: Richard Albacete  512 Lecturas
+++++
Paso mis manos por mis canasy siento ya una calvicie más que incipiente.Con el sudor de mis sienes empapo tus límpidos muslosy trazo círculos encima de tu vientre.Tu boca está llena de migas de amoresy fermentos de besos que nos sobraron.Es casi un vejámenhacer este recorrido voluptuoso en tu cuerpo.Desde las profundidades de mi alma tristesiento como navego por las barreras de los años...Consuetudinariamente haría esto por siglos...Tu boca es fuego lento y ávida flama.Siempre estás griposa y acatarraday te ataca una tosesilla peregrina.Te toco a la vez que te sueñoy abro mis párpados para seguir soñándote.¿ Cómo te enredaste en el fondo de mi vida ?Llegaste como niebla clandestina, una mañanay decidiste hacer un nido en el fondo de mis ojos.
Paso mis manos
Autor: Richard Albacete  505 Lecturas
++++
                                Cuando una mujer bella llora                           se trizan los mundos en plenas alboradas,                              gime el orbe convocando temblores                         se parten los cristales que pare el mediodía.                      Cuando una mujer llora también lo hace un arcángel                        y estallan y se desploman los signos del zodíaco                       se parte en seis extremos los vértices del agua                          y la violencia extrema se preña de congoja,                        se anudan las raíces en sus seres viscerales                   y una anunciación de quejidos cabalga por el mundo.                        Pero cuando la mujer hermosa se consuela                        la más ingente gema se muestra alborozada,                         salen las melodías a propagar sus himnos,                      los pájaros derraman al viento en las cabañas                          una armonía feróz recorre a los leprosos                       y se expulsan de mí los nidos de la angustia                         el mediodía muestra sus sabores salados                    y hay un sabor a dulce en la más negra entraña,                        aún los caracoles se atreven al arrojo                          de seguir socavando espaldas amorosas. 
Llora
Autor: Richard Albacete  714 Lecturas
                       En todos las redes literarias que he visitado, siempre me he topado con algunos que piensan que son escritores, y no es así. Los escritores no son los que toman cualquier cosita y creen hacer un ensayo, un cuento, un poema, etc. En las redes existen muchos que no saben siquiera la responsabilidad de autodenominarse escritor, menos aún, poeta. ESCRITOR y POETA son títulos que se logran con mucho trabajo y tesón, sí es que se tiene la capacidad y el talento para ello. No todos podemos ser lo que nos dé la gana llamarnos, sino lo que logremos concretar a lo largo de nuestra existecia. Unos son entonces, ESCRITORES y otros, intentan serlo, aunque jamás lo logren.               En mi caso, trato de pintar, pero NO SOY "PINTOR ", y toco diferentes instrumentos, pero no por ello puedo decir que soy un " MÚSICO ". Es menester aprender entonces las diferencia y las realidades de cada caso particular.....Creo que es de gente inteligente el saber reconocer los límites que todos poseemos,como humanos que somos .
Si no tengo talento.Si no puedo crear obras de la nada.Si sólo bajo material de internety digo que admiro a algunos grandes.¿ Qué hago yo aquí, si perturbo ? 
Imagen
Amor inmerecido
Autor: Richard Albacete  618 Lecturas
++++
De las emociones inquietas de la vidasólo me queda la Esperanza.Las libaciones se fueron a pasos de seglar.Mi corazón se quebró en incontables añicos.Las torres de mis fuerzas cayeron en el yermoy no hubo lugar que el dolor no alcanzara.El consuelo pasó sobre mí inalcanzable.Paredón de dichas, fusilamiento de risas.Fuí un precepto incendiado, un epitafio caídome hirieron las cenizas de amores reprobables.Comí la podre inmensa que subyace en el mundo.Me inmolé con el viento sobre los arrabales.Sobre los pedregales se esparció mi tristezay mi sangre manchó bastos despeñaderos.Fuí disipación y desesperación simultánea.Mi cuerpo fue vejado por la dejadez.Caminé día y noche desierto y vendavales.Y me tendí extenuado sobre la última piedra nocturna.Y emané de mí, de pronto, envejecido.No podía yo reconocerme con mi larga barba.Las canas caían mutiladas en mis sienes etéreas.Mi tersa piel se volvió arrugada y flácida.Pero fui levantando mis húmeros poco a pocoy volví a recibir el olor de la paja y la manzana verde.Y toque las rendijas y telarañas tejidas en mi choza.Comí pan sin flagélos, tomé agua flagranteme levante sólo sobre mis piernas y nocionesy silbé al viento mis tonadas nostalgicas.Ahora me queda la esperanza de comenzar de nuevo.
La esperanza
Autor: Richard Albacete  519 Lecturas
++++
Imagen
El embustero
Autor: Richard Albacete  448 Lecturas
++++
Deseo ser tu grito inasible:Y tu suave sensación de hundimiento.Trabajar en tu cuerpo como abejay llevarme tus sorpresas apiarias.Ser aquel con quien exterioriceslos deseos de tus savias intensas.Incrementar la taumaturgia de mi bocasobre tus paralelos que  derrochan leyendas.Quiero ser el claro en que navegasy la mañana que llega a tu hemisferio.Y tú para mí oración elocuenteen el revolver de la noche furtiva.Y que ambos seamos brillo mágicosobre todo lo que nos sea brea.Bosteza conmigo sobre mi hombroy riámos al saltar la misma cuerda. 
Deseo ser
Autor: Richard Albacete  679 Lecturas
+++++
Si alguien no te quiere, olvídalo....Si no contesta a tus mensajes, deséchalo: Han pasado los tiempo de las cuitas donde los amantes se dejaban mensajes en los huecos de los árboles y el joven no correspondido se suicidaba por amor. Los tiempos románticos han sido sustituídos por los tiempos " prácticos ", donde todos somos desechables...No llores por quien se fue: Espera al que vendrá.
                                             Avidez, saña clara:                                           ¿ A qué me llevas ?                                ¿ Qué buscas levantar de mi pecho copioso                                 en la extensión de tus piernas cristalinas ?                                     No pudo Hipsísila tenerte                                             ni desbozar tus largos epigramas.                                  ¿ A dónde me diriges, cepa oscura                                  que desde el centro del alma me captura sola ?                                   Vas  por mis venas como por los desiertos,                              con la sed que se aquieta tan sólo con tenerme.                                  Ola precipitada en mi interior vacío:                                   Tomas mi lengua y domas mi garganta                                incontenible hembra en los mares del diptongo.                                    Das vida a aquello que contiene materia                                  y al aire paralítico que encarceló mi entraña:                               Juego de la palabra que engendras mundos nuevos.                                    Estás en los sueños de los que no te palpan.                                  Inundas las sienes con tus mares de llanto.                                     Duerme bajo ti el sueño en alarido                                 avientas sentimientos a siniestra y a diestra.                                 Yo no te pedí o te reclamé, más te constituíste                                    bajo la misma faz de tu anfifaz solar.                                   Nunca clamé a tu ser, ser por ti invocado                                  porque la vida me era aún más fugáz sin ti.                                 ¿ Por qué me digeriste desde mi mar tranquilo                                    cuando no era siquiera un suspiro de sangre ?                                   Yo no pedí que me arrobaran tus volúmenes                                    ni que tus nieves blancas congelaran mi aliento.                                   Pero acechaste allí donde piensa la luciérnaga                                    arrojando tus redes en tu pesca de fondo.                                   Gritaste en mí airosa, yo era nimiedad muda                                  complaciente cualquiera que se entrega a su modo.                                     Tomaste mi garganta, océano de sílabas                                      e hiciste de mi ser esclavo diligente.                                     Tus matices pueden acosar a la aurora                                 y como cruel xilófono, me inmolaste en tus sones.                                     Ví tu calavera de cristal, tu rosa desvestida,                                  el portento que eres cuando a los vientos rozas.                                  Maniataste lo que era para mí más dichoso                                   y tomaste mis cuevas, para que te cantara.                                  Nunca te sacias de devorar resacas ni dolores                                 ni de hacer que las gentes clamen a tu armonía.   
                            Definitivamente, les va mucho mejor a los humoristas que a los poetas:            Tanto Quino en la Argentina, como Pepo en Chile, se hicieron de gran fama y gruesa            fortuna con Mafalda y Condorito, respectivamente. Pero a los poetas, a muchos de ellos            no les alcanzan los ingresos para vivir, de allí que a algunos, como Gustavo A. Becquer,            se les publicó gracias a un grupo de amigos y de manera póstuma. Los humoristas siem-            pre han llevado y llevarán, mejor vida que los poetas, a los que se les advierte que vi-            virán a " Pan y Cebolla ", es decir, en pobreza extrema, como ocurriera conmigo cuando            le señalé a mi Padre la intención de hacerme " escritor profesional ". De allí que tuve             que estudiar Ciencias Exactas, para no caer en la desgracia del hambre que ronda            a la mayoría de los literatos. 
Dulzura mía:Para ti enarboloun canto, de mañana.Levanto una banderade pazsobre nuestras cabezas.Saludo a los hombresque ya no me saludan.Por ti he dejadoguerras y cañones.Mi arma de mercenarioy mi trabajo oscuro.Para vivir contigocada primaveray abrazartecuando el inviernoquiera consumirnos
Dulzura mía
Autor: Richard Albacete  462 Lecturas
+++++
Deja tus alegatos y tus presunciones.Deja de bajar tu cabeza ante mí.Vé y toma tus vestidos eclépticos.Haz la valíja, víbora, vete sin despedirte.Cuánta mentira es la fragilidad de tu cuerpo.Cuánta maldad acumulada en tu alma!Sé sincera, siquiera una vez:Manifiesta que otra pasión te invade y te carcome.Llévate los cosméticos, llévate los juncosy el artesonado de nuestro cuarto si quieres.Ahí está el portón: En él te persinabas.Ahí está tu colección de luciérnagas de cerámica.Llévate los vasos en que grabé tu nombre.Ya siento los sabores amargos de tus insomnioscomo una decepción capilar en mi frente.Llévate la última margarita que deshojaste.Tu primer rumor y tu último eco.El prúrito constante de tus valles y cielos.Todas tus misceláneas y todos tus prefacios.Llévate todas las esperas y tus ignominiosas rabietas.Llévate también mis sobresaltos: Piérdeteen el vaho más fuerte de todas las tormentas.No exrañaré tus melenas ni tus cólicosni las idas de emergencia al ginecólogo a medianocheni tus relatos calientes al final del crepúsculo.Migra de una vez hacia otra mirada y otros brazos.Yo también tengo mi albedrío y mi velero.Besaré otras cimas color canela húmeday bailaré en las suaves ondulaciones de otro cuerpo trigueño.
Vete
Autor: Richard Albacete  488 Lecturas
++++
Imagen
Tarde de besos
Autor: Richard Albacete  973 Lecturas
+++++
La mujer que yo amo aun no existepero bailo en su cintura de plata.Su cabellera es rubia y eléctricay es como un grano a punto de estallar.Viene en el tumulto atribuladopero aún no ha nacido a la mancilla.La mujer que yo amo se moldeacada vez que remuevo la arcilla.Ella sube del vaho hacia mis sueñosy se vuelca en mi ser con sus besos de niebla.La mujer que yo amo quizás existepero aun no se ha cruzado en mi camino.Cortaré para ellas flores gratasy me dará ella sus primeros epítetos. 
                             Abre la boca y testifica                          que no eres niña sino mujer rendida                            muestra tu cintura, tus volúmenes                             las curvas jactanciosas de tus senos                               tu talle general de mil vaguadas                                donde los ojos se prenden al delirio.                                Muestra las cien coronas que te traje:                                la voz de una entraña pulimentada,                                 el corpiño que esconde dos pezones                                  suaves y duros, de sedimento bravo.                                Camina con tu pie por la bahía                                 mientras los ciegos y tuertos te recorren                                     y reconocen diosa en esta tierra:                                 Susceptible a los cantos, tiranía                                   de una melena abierta cual dos cielos.                                 Atraviesa con tus pasos los campos,                                  acarícia a los élitros sedientos.                                   Se aquella que, asentada a su deriva                                    hace que todos vean arcoíris                                     en tu cara que no tiene cenizas                                       en tu cara antojada de mimos.                                    Pasa por esta sierra y vivifícala                                     produce el agua que aquieta a las sedes.                                      muestra tur verdes cicatrices pequeñas                                       de cuando te buscaron los relámpagos                                        para que libertaras al sol vivo                                         e hicieras nacer la paz en la alborada.                                       El follaje es iridiscente a tu presencia:                                        El tiempo, que redobla sus agujas                                          salta por tus hombros a tocarte                                          y sentirse en ti, estrepitoso                                          vulgar, alegre, vespertino                                           deseo de poseso que no es hora                                           minuto que quiere poseerte exacto                                       en la maraña viva de tus piernas.                                       Con todo se levanta el horizonte                                         para tratar de alcanzarte, a horcajadas                                           con ansiedad sexual definitiva                                        Quiere procrearse el horizonte en ti                                         para al fin tener alas de águila                                            y alejarse del viento mañanero                                         Yo te detallo con mi frente lúcida                                          mojada por arrugas milenarias                                           que me vienen desde el vientre materno                                          pues nací para ser paria en las naciones                                             y legionario que milita en los golfos                                             donde la soledad latiga y mata.                                         Cruzarte como se cruza el agua:                                              por corredores de agua, navegarte.                                          Subir a tus cielos primorosos                                            donde el querube te ciñe lazos de oro                                              y el duende de los truenos te abanica:                                            Allí, donde el pensamiento es gárgola                                              y se incendian las íslas y el ocaso                                               y la fuerza es la de tu voz rectilínea                                              que tan solo cede verdades al  oído.                                            Ahí, quiero amarte entre las glorias                                             más rotundas que dan los olivares.                                               subir a tu vientre constelado                                                y esculpir al hijo en medio de la estrella.                                              
Abre la boca
Autor: Richard Albacete  548 Lecturas
                      Se interna en el bosque:            _ rumor de follajes frescos, ríos improvisados _                 la muchacha callejera con pechos de gardenia.                Tiene las marcas y mordiscos del amor                                     en sus ojos,                                 en sus dulces ojeras,                                   en su ombligo de sávila                                En su lengua de látigo riente.                Ella es serena ante los clamores de la noche clara.                 Está rodeado por todos los cantos de la luz de las luciérnagas:                          Es como agua vastísima en confluencia de cielos.                               Atrapa en sus cántaros mi mirada sonambulesca.                          Hace de mí lo que quiere con tan sólo un parpadeo.                              Muchacha desnuda y firme en sus pies  vegetales,                        que horada la tierra negra, de por sí ensimismada.                             Ven a mí y captúrame con tu cintura de río.                              Enfría mi frente con marejadas crepusculares.                      Eres la que captura a mis Ojos con los que atrapo al mundo.                          Eres aquella que profetizaron el trigo y la cebada.                             Por ti pasan las melodías, los acordes, los himnos                                que me hacen silenciar ante las conjugaciones                                                del crepúsculo.                    Mujer rompeolas, mujer farallón, tatúame tatúame                             con esa boca roja que no ordena maltratos.                               Detente a acariciarme con tus dos manos vítreas:                     Puleme con ese aliento que te ordena en tu alma.                        Blanca como vacativo sereno, como piedra pristina                                salvaje y hermosa bajo los vados                        deposita en mi la herrumbre que te halla demolido                        háblame del látigo engañoso de aquél que te contravino.                           Ven a mí, no con argumentos de duna o espejismo                            sino como aquella que quiere consolarme y no ser afanada.                          Para ti estas letras, en las medidas de mis latidos                               y de los cambios de humores de mis                                      sístoles y diástoles                          Hagámos una pirámide constelar, un rellano en el tiempo                                 y sentémonos allí, a permutar lo                                 lenguas nos ordenen.                         No traigo volcánes, ni trucos, ni daños turbulentos                                 simplemente un amor que mana y se disemina.                                           
                                      Como muriendo en sequías muero yo                               en las falsas distancias que me da el pensamiento                                atrapado en los mismísimos caminos de los lutos                                  sintiendo los primeros visos de la inexistencia.                               Lejos de ti: mi pan, mi copa, mi racimo florecido,                                 ajeno a las sonrisas que dejas en el aire                               fuera de los alientos que siempre te entretejen                                como mariposa de fuego en su danza sagrada:                                Quisiera ahora evadirme y retomar al mundo                                donde nos aferramos a enterrar las nostalgias                                 Yo araba en tu pelo de mar maravilloso                               sosteniendo el pie santo de tu tibia clineja.                                   Tu te sostenías en tu talle radiante                                 entregándome a besos tus fibras y tu humus                                 en la extensión misma de rotos tajamares                                   e iba grata mi mano a medir tus bahías                             Ahora, alejado de las balanzas de la paz, y de noche                              algo denso, voluminoso, con garras de salitre                               me ahoga desde el fondo de su mismo arrebato                                 y desplaza mi lengua hacia una sed agónica.                
                                  Escribiré parcamente,                                        comedidamente,                                         con la cortedad que me es por sino:                                No buscaré explayarme sobre pléyades                                     ni superar mi breve condición humana.                                  Dejaré las grandes declaraciones a las mentes                                    que no filosofen ni piensen utopías:                              En los límites de mí mismo me detendré y detengo                                siempre escribiendo de mí de buena fuente                                  sin perderme en palabras fascinantes                                       ni exclamaciones muy altas al sentido. 
                                  País de fuegos, de llamas prominentes:                                  Se queman los números y los abecedarios.                                  Se returcen los hombres en flamas angustiosas:                                  La bestia de la ira se  dispersa en su cólera.                                  Todo arde aquí y es arrasado por las lenguas inmensas                                  que hacen desaparecer inmersas disyunciones.                                  Cargados de carbones, caligrafías sin trazas,                                  el agua se evapora y  huye hacia los ruidos.                                  Confluencia caliente de ramajes de vértigos.                                  Se achicharra la hora, quemada en su andamiaje.                                  El mismo labrador es devorado con su páramo.                                  El tránsito de las ideas se consume en sus lutos.                                  Nada hay aquí que no sea más que una temible intemperie                                  y aun hay flamas en que se cocinan los frutos de ceniza.                                  Hace falta el agua, aún su figura fresca                                  en este golfo frenético que ha desvastado sus formas.                                  La única palabra que sobrevive es la palabra incendio                                  que socava a las rocas con ardiente vorágine.                                  Todo es letal aquí: cuerpos disminuídos:                                  angustia de la angustia ante espejeos lóbregos.                                   Intemperie, intemperie: el Yo está consumido                                    y a mis mismos gemidos el orbe se desploma. 
País de fuegos
Autor: Richard Albacete  312 Lecturas
                           En materia de cocos, siempre es bueno comerlos de dos en dos. Con dos me siento cómodo, con cuatro estoy más que bien, pero ya de seis en seis tienden a empalagar...Queda al criterio del catador el probar lo que es mejor para él...O para ella.                                                                                     R.A.    Nota importante: Para que el deguste sea pleno, se recomienda llevar la boca a los cocos y no los cocos a la boca, pues puede originarse dolores de espalda debido al manejo de peso excesivo. 
                   Estoy impresionado de la gran campaña de censura  con la que se me arremete. No sé exactamente si es la Administración o los Celadores de la página, pero siempre están al pendiente de borrarme comentarios emitidos o recibidos.....¡ Qué barbaridad ! Con razón huyen de aquí los buenos escritores !                                                             R.A.    Campaña que comienzo:                               " DILE NO A LA MORDAZA ".......                             Además, deberían comenzar a depurar la página con dos cosas básicas:                               1 ) Borrar las imágenes o fotografías no aptas para niños.                                 2) Eliminar los múltiples perfiles falsos que pululan aquí                       y que van dejando a los humanos en franca minoría.                                 Sugiero una tercera:                                3) Borrar los encabezados ofensivos de muchos textos, en los que se                        ofende la dignidad de las personas. 
                                " Ante la imponente presencia del cíclope, se abrieron                             varias cavernas, dándole la bienvenida "                                                                               R.A.                             Nota: Este microcuento puede ocasionar sueños bruscos en algunas..... 
Subo por los pasillos de las sílabaspor peldaños implicitos y curvos.Me planto como un puño sobre el abecedario.Veo los caminos largos de las elesy las emes, diminutas como manos.Las eñes se tropiezan y caen en su mareoY la O rueda opípara sobre su redondezVeo los tubos eléctricos de las te.Indago entre las efes diminutas:He entrado en el imperio de las letras.Aquí las sílabas carecen de piedady cada frase es una armonía cruda.Voy temeroso de caer en diéresis fatalessobre una página ya cegada por la tinta.Los puntos se adelgazan como actrices o modelos.Todo aquí son huellas y mareas:Rastros de palabras ya petrificadasy cenizas de párrafos danzantes.Evado a las máximas prosáicasy busco la faz alumbrada de la poesía.Una equis mayúscula se planta en mi camino.Y me obliga a trepar márgenes y murallasy rodear por senderillos de fuego.Aquí no hay mandamientos ni ordenanzas.Tampoco señalizaciones ni inscripciones.Las letras cantan al son de sus acordesy sólo se inclinan para huír de los truenosque salen de la mano del escritor poderoso.Yo voy por caminos inestables y rápidosentre infiernos de siniestros bisílabos.Trepo por los terrenos de la utopíaa ver si consigo la Cueva de los Versos.Para encargar un poema para una ex amada.
Encargar un poema
Autor: Richard Albacete  669 Lecturas
+++
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 125 Próx. > Fin >>

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales660351
Textos Publicados4964
Total de Comentarios recibidos6148
Visitas al perfil193115
Amigos462

Seguidores

36 Seguidores
Mauro
Gerardo Llamozas
Nathalia
Ángela Gullón
Sonia
vladimir
Maria Jose Acuña
XIme Ramirez
Carmen Hernández
Carlés
Jesica Galeano
Daniela
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>

Amigos

462 amigo(s)
María Ester Rinaldi
Mía Luna
Florcis
MONICA DENIS
Daniela Alejandra
esmeralda
aidee montserrat aguirre varela
germariels
Luciana Alfonzo Garcia
yessica pitalua suarez
Shoegazer
un sentimiento
gimena
gabriela.piris.
Alejandra Mora Lopez
El rincon de la Chelita Aguilar
Andy C. Revilla
Silvana Chavez
Gesc
Añete
EL MUNDO DE COLORES
Carlo Trejo
itza pichardo
Alizia Froyd
Samont H.
Elmer Rivero
Eleonora Beecroft Bustos
Ada García
Elvia    Gonzalez
Luz Margarita Cadavid Rico
Nyx Sheila Charlotte
Karmen HG
Rocio Alem
arjona28
Impacto de Reino
Daniela osorio
A....
Marìa Vallejo D.-
Carolina
Marcelo Ignacio Mendiburu
Charlie Lopez Briseño
maribel gonzalez navarro
Stella
atzu
Liman
Isaí de León S.
Victoria María Allais
Marina Gómez
Celina
Sadako
German Karel Hanisch
Edisson Martinez
gregorio salomon garcia cabrera
kathy
JENNY JARAMILLO LASSO
jessy santiago
Alejandra
Ari Treekie
Veronica Molina Diaz
Oscar Ruano
claudia janeth cuero
Carolina Aguilar Vélez
Elian
jesuseduardo.mo
Emmanuel Alvarado
Lay Black
Josefina Arévalo
Issa Martínez Llongueras
José Javier Doncel
Afrodita
barbara
ALMA CERVANTES
tahity pikeyt sanchez hernandez
jesus.bardon.11
Sara Luz
karla lorenzo
valeria elizabeth contreras aguilar
Jean Ching Lopez
Elitza Galor
ALFREDO MENDIOLA
estefani
Enrique González Matas
Greta Etura
Uriel Delgado Méndez
Ro
virgos
María de Montserrat Zenteno Palacios
Laura María
GRACIELA BRASCA
LIHUE
lorf
Karla   Figueroa
luna austral
wendy gutierrez
marlyn ruiz
Ignacia
noelia andrea
Julián
Mariana Silva
Nereida Rubí Deâk
 
ralbacete

Información de Contacto

España
-
-

Amigos

Las conexiones de ralbacete

  Marité
  Mía Luna
  Florrta
  MONICA DENIS
  dani briam
  esmebueno
  aidee aguirre
  germariels
  lucianaalfonzogarcia
  ykpisu
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 47 Próx. > Fin >>