• javier castillo esteban
raskolnikov
-
  • País: -
 
En los vestigios de una verde pradera entre los escombrossolo quedan el tablazón y los harapos de una vidael viento sopla ahora con fuerza revisando instintos y notas perdidasrefugios indemnes de una esencia libre y ricael cielo sórdido de  un apoteósico desenlace regresa hoy azul y límpido desvaneciendo las brumas de un terreno hollado por tu presencia 
Libre
Autor: javier castillo esteban  256 Lecturas
CRÁTER   El día que nos conocimos yo no me tenía en pie, después de las siete  no tenía un plan más apetecible que ir a la librería más cercana y sucumbir a la voracidad de la literatura. Saludé con ademán educado  a la dependienta sin caer en cordialidades y me dirigí a mi sección favorita, el siglo xix, Los dorsos rocambolescos eran mis víctimas preferidas y siempre buscaba una excusa para decantarme por su contenido antes que adquirir los libros comerciales que pregonaban en la última sección del telediario. Al cabo de media hora me ardía la nuca y mis dilemas llamaron la atención de una mujer  con el cabello alborotado y unos ojos marrones que evocaban la tierra húmeda de marzo, de una profundidad impenetrable. Pese a su corta edad tenía una presencia curtida que exaltaba gravemente su belleza Se acercó sin tibieza y con una elegante sonrisa inquirió   -veo que no te decides Se me cayó un libro que sostenía en la mano izquierda y petrificado sólo se me ocurrió responder -         el otro día lo tenía, pero … ( la mujer no pudiendo contener la risa)- que tenías el qué? -         eh, pues.. -         bueno.. si te consuela a mi me ocurre lo mismo cada vez que me paseo por aquí, vengo con  una idea en la cabeza y después de embarullarme una y mil veces  acabo  diluyéndome y preguntándome qué era lo que realmente buscaba, si te interesa el siglo xix,  te recomiendo memorias del subsuelo -          ¿dostoievski? -         Sí, un genio explorando la condición humana desde las raíces, un hombre de su tiempo, comprometido,¿ sabías que fue preso en un campo de concentración? -no, no lo sabía… - pudieron apretar el gatillo, pero no tuvieron el coraje necesario,  consideraron que sus balas y su cinismo tenía un valor insignificante comparado con su prosa -una manera poética de describir su vida en pocas palabras - he leído algo de su biografía recientemente, me apasiona la literatura rusa - Lo tendré en cuenta, pero si te digo la verdad, estaba desquiciado, me han hablado muy bien de Goethe, venía con esa intención  parecía convencerme pero cuando voy a sacar la cartera descubro algo dispar que en el momento se adapta más a la coyuntura, -         supongo que es natural, nunca nos contentamos con algo que a priori es propicio y ventajoso -          esa creo que es la clave de todo, y en cierto modo es bueno el hecho de ser inconformistas me refiero ( la mujer quedose reflexiva y con la mirada fija en el suelo) -         inconformismo como motivo de cambio, un acicate que lo impulse y fortalezca la acción -         sí , estoy de acuerdo -         pero si ese cambio no llega ¿es decir,  burlamos a nuestro inconsciente creyendo que hay más, y si no hay más? ( Sentía el calor y sosiego de la conversación , y eso me elevó) -         Más bien digamos que el camino lleva otros derroteros, es tortuoso y en momentos como un oasis , caprichoso. El que es capaz de lidiar con ello, con esa lucha por una victoria utópica, con el laberinto de mil puertas e interrogante pintado en rojo en cada una de ellas. - Quiero entenderte… -         A lo que voy es que quizá no exista esa respuesta final, o ni siquiera exista un final a todo esto sino una pregunta imperecedera que muta dependiendo de nuestra senda, siendo el trayecto una evolución en sí mismo -         Yo ahora mismo podría decir que soy más feliz que infeliz y he conseguido muchos de los objetivos que me he propuesto, sin embargo me preocupa la desazón como una constante, un telón de fondo en nuestra vida. -         Intenta no pensar en ello, es algo duro e inabarcable,no estamos preparados para adaptarnos a una respuesta satisfactoria.             Suponiendo que la genética y nuestro entorno tengan que decir algo al respecto,  no es un matrimonio, no tienen una vida en común y  muchas veces rigen nuestro comportamiento inexorablemente -         Quieres decir que no podemos controlar nuestro destino?, no tenemos capacidad  brincar sobre el condenado!? -         Piensa en Dostoieveski, puedo la bala cambiar el destino, cuando se hallaba casi incandescente, lista  y dispuesta para verter la sangre de la pluma y acallar sus letras? - Si piensas así y pretendes que reforme mi panorama  te equivocas, sin embargo, no pudiendo atisbar el  instante que sucede a este, voy a  besar tus labios y los dos sin saberlo nos ahogaremos bebiendo de lo incierto. ¿ no es asi?
crater
Autor: javier castillo esteban  260 Lecturas
Ayer cuando llegué al despacho el miedo se apoderó de mi. No creí que fuera real  puesto que acostumbro entregarme a la ficción constantemente, pero cuando miré por la ventana una multitud de sombras tenían fija la mirada inquisitiva en el piso primero. Merced a una fuerza desconocida  pude responder escudriñando desafiante a los entes. Pasaron los minutos y mi visión se tornó paulatinamente borrosa no pudiendo discernir lo que  unos instantes atrás era  una tarea sencilla.  Cuando  recuperé el conocimiento  las sombras ya no estaban, pero una fuerte jaqueca se instauró en mi cabezaMecánicamente deslicé mi cuerpo hasta la silla de ruedas  y comencé a batallar con los correos que se encaramaban a mi ordenador , aborto en el trabajo me sobresalté al escuchar dos timbrazos procedentes del interfono. No era posible porque me hallaba solo en la oficina., mi corazón martilleaba con fuerza y un incipiente sudor caía de mi frente. Al punto histérico y desconcertado, cogí las llaves y me dispuse a bajar a la calle, comprar aspirinas  y atajar  la ansiedad La puerta estaba atrancada desde el otro lado, miré por la mirilla pero sólo la negritud habitaba el rellano. El interfono volvió a sonar , esta vez sin detenerse me acerqué temeroso a él posé mi mano hasta notar el frío plástico recorriendo mi brazo,.DescolguéHoy me he levantado en mi cama  desnudo con una energía inusitada.no puedo describir lo que sentí a partir de la llamada porque el recuerdo se mezcla con la fantasía y mi percepción no es la misma de ayerEs un nuevo día , mejor dicho es el mismo que ayer pero camuflado con otros acontecimientos sigue siendo 28 de febrero  , mi despertador de fe Mis manos trémulas invitan a jugar con los  botones de la camisa  no atinando con su atadura,  me enfundo el primer pantalón colgado de la mesilla antes de salir corriendo a la oficina . Son las ocho y llego  tarde  Decido cambiar el itinerario y me desvío por la calle amaya, la gente tropieza conmigo y se extraña mirando frenéticamente  en derredor. están aterrados, me disculpo pero no comprendo el entuerto. Abro el portal, y recojo la prensa deshojada en el buzón Una pinza abre mis ojos tensando los párpados hasta sobresalir mis globos oculares , impidiéndome cerrarlos, La portada del diario tiene fecha de 28 de frebrero de 2015  y conmemora el primer aniversario el incendio que devastó las oficinas del edificio nº 13  ocasionando una víctima mortal tras quedarse dormido sobre su ordenador
nebulosa
Autor: javier castillo esteban  242 Lecturas
El mimoEl jueves  a una hora muy temprana la gente había desaparecido de la calle A. , copas rotas y restos de comida esparcidos por el adoquín eran los únicos testigos de la algarabía previa. En el último bar iluminado, Martín de ojos tristes, rezumaba litros de sudor sobre su frente mientras recogía bancos y mobiliario indemne del local, última tarea después de cuartear sus manos fregando toda clase de cacharros  La jornada concluía a la vez que se fraguaba una nueva, Peio, su jefe, de largos ojeras  levantó la mano y con un exabrupto propio del hombre montaraz que era, se marchó. Había sido criado en las entrañas de un valle despiadado en el que seguían  enjauladas las tradiciones  más arcaicas , sumidos en los convencionalismos de una tierra que no avanzaba . Despedía un fuerte olor a mierda de vaca a su paso mezclado con vinoPresuroso , bajó al sótano para comenzar con el ritual que se repetía al albaDelante de un ojo de buey cuidadosamente aplicaba  sobre su rostro una  película  de maquillaje blanco confiriéndole un aspecto  entre melancólico y mortecino .Botas negras de fieltro un sombrero de tres alas ajado y una suntuosa capa negra  conformaban su atavío.Ensimismado en  su quehacer , apagó la corriente eléctrica y el agua asegurándose de  cerrar con llave el anclaje de tijerilla del tugurio. Corrió hacia la gran plaza donde cabezas unísonas ladeaban la borrachera contra suelos y portales vomitando retazos de momentos gloriosos y lastimeros de la noche  Quedaba su sitio tácitamente reservado en el centro de la explanada donde se erigía un coqueto quiosco de hormigón sobre el cual se vislumbraba  la arteria principal de la ciudad y centro neurálgico de grandes franquicias. La plaza por sus cuatro esquinas respiraba Tomó la postura del arquero y esperóSu rostro permaneció hierático hasta media mañana , lanzó su primera flecha al corazón de un niño de rosados mofletes, que  esbozó una sonrisa y fugazmente apartó la mirada timorato refugiandose en el regazo  de una  mujer edad mayor ,ésta asintió con otra sonrisa  en gesto de agradecimiento  cogió la mano del niño y se perdieron en el bullicio.
EL MIMO
Autor: javier castillo esteban  250 Lecturas
amarte... de eso estoy ansiosode adormecerme en el ocaso, al calor de tu cuerpo que vuelve el mío rusientede advertir como brota la raíz sobre el páramo yermo,dimanante  vergel que ilumina las gritas de mis manos, mientras espigamos exhaustos los frutos de la ternurame embelesa perder después de cercenar en vano el hilo de tu mirada  concluyo que no lo quiebra ni la más  mundanaescudriño tu pelo desde que nace, cómo recorre los avernos, sortea las ascuas y se derrite sobre mi pecho, Siento la humedad del lago en tus labios delgados, misteriosos, poseen ese inescrutable secreto que anega mi pensamientoHoy es una noche distinta a las otras, extraña a las de perenne soledadAgita el farol un viento desdeñado que tintineante insufla una ráfaga de tu olor ...presencia cercana a mi piel y dentro , en lo más hondo , en la exorbitante oscuridad    yace mi alma frente a la tuya
amarte
Autor: javier castillo esteban  263 Lecturas
De verdad que da lástima este país intento no compadecerme de él pese a los motivos que nos brinda El pasado domingo se celebró en Madrid la gala de los premios Goya, donde el archiconocido elenco de actores españoles sonreían y levantaban el puño( Antonio de la torre) mientras se fotografiaban  con ANTIGUOS Y PRESENTES ESTUDIANTES de la Resad .y ACTORES EN PARO.Estudiantes que, como todos los jóvenes españoles tienen un futuro muy crudo, más aún si se tiene en cuenta que Resines y los serranos que tiene colgados en la taberna van a sudar hasta perder el color . Porque si alguien todavía piensa que esta generacion va  a dejar  los vestidos de gucci y versace  en el armario para abrir la puerta a savia  nueva....  Lo que más me gustó fue Bardem desarrollando su campaña política,no tuvo suficiente cuando hizo de embajador de ZAPATERO EN eeuu  que el canario ni corto ni perezoso gorjea una perorata( si es que llega a ese nivel) de la incultura de este país , ojo que razón no le falta ..Ciertamente hubiera cerrado el puño y, como fanático del cine y utópico de la justicia social, saliendo de la boca de alguno de los currantes que se gana la vida en obras de teatro cobrando una miseria de ciudad en ciudad,  , apasionado de su profesión , transmitiendo ese calor a nosotros pasivos espectadores, a pesar y conociendo  que el arte dramático está en horas muy bajas y lo va a seguir estandoPero es que se lo oigo a un tío que nace en el seno de una familia de actores que acaban su carrera anunciando el pato a la naranja y que ha chupado de la borrega del país más capitalista y con las políticas más antipopulares, poniendo a caldo a los mismos gerifaltes  que le han  llenado la endolga y digo ,,, QUÉ PAYASO MÁS GRACIOSO!Y nuestro amigo Wert... pues no seré yo quién apoye a este mequetrefe y a sus medidas draconianas, pero joder! si quiere una CRONICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA  es normal que escoja leer al genial Márquez y no a ir a ver como Mario Casas le acojona marcando mandíbulaSacamos en conclusión que otra vez el director de la academia se lleva varios Goya por una película que  en su primera parte  es prometedora, luego se diluye hasta convertirse en un disparate  completo y absoluto, mezclando folclores navarros sin sentido.Las brujas me crearon expectación me gustaron, pero no me embelesaron con su aquelarre.otros tantos  Goyas recibió  " vivir es fácil con los ojos cerrados", pero no puedo juzgarla, pues no la he visto he empezado diciendo que este país me da lástima , y sería un hipócrita dejando esa sentencia en la palestra porque al fin y al cabo formo parte de la INCULTURA de mi país y de sus modales que a veces me enorgullece y otras veces me da náuseas, pero que revienten el cine de esta manera... que lo empequeñezcan camuflándolo de homenaje al    cine y a los cineastas  es cuanto menos  grotesco  en fin.. Larga vida al cine con ceja o sin ella
En el mar, cuando observo el mar....no se encoge la rebatiña de los peces ni fondea el barcoSólo veo sucumbir ondulaciones En la altura, desde un punto invisible Veo hayedos y  montañasdescendiendo al río serpenteante que fluye entre susurros En la tierra, cuando piso la tierraNo la intuyo húmeda ni distanteSólo la recuerdo quebrada y  palpitante al mismo tiempo Aquí, cuando caigo en este cuarto  Una honda bocanada  abre mis porosSólo abro el corazónGracias
ruego me disculpéis por la grosería y vehemencia de este texto, y es que leyendo un artículo de un diario de mi ciudad sobre EXTREMODURO, grupo de rock consolidado hace mucho en España, me ha venido la náusea. No la de Sartre, sino la del trago amargo y con regusto a realidadEstos payasos sin tener gomaespuma roja en su nariz, se jactan en su canciones irreverentes de ser los paladines de una tropa de transgresion, rock y  movimiento antisistema. Indudable es su valor como artistas musicales, pues hacen de la composición, punteos y melodías su insigniaen todos sus discos. Por otro lado,  lo que realmente venden son sus letras, llenas de odio y amor, desarraigos y putadas..Denuncian en un comunicado el robo y la filtracion de su nuevo álbum a un mozo de almacén, para después presurosos y resollando llamar corriendo a denunciar como un niño llama a su mamá cuando llega la hora y su madre no está esperándole en el lugar acordado. Su colaboración encomiable con los cuerpos de seguridad se ve enturbiada con la intención de demandar a Guardia Civil, Dscográfica, jóvenes que bajan sus discos de internet por no tener 20 euros en el bolsillo todos los días, deberían enseñarles a ser como ellos, unos "chorizos" que desalojan a unos chavales de un tejado por no poder pagarse el concierto de su grupo favorito. Como era previsible todo el proceso frena en seco y recula puesto que el sonido del metal se va diluyendo en sus oidos, perdíendose, hasta convertirse en algo imperceptible. Así que sanan sus conciencia,echándole un poco de agua de romero  y descargan toda su ira contra la policia, políticos y sus mariachis en sus canciones para luego dorar la pildora a quien haga falta con tal de no perder un céntimo.Seguidores acérrimos de EXTREMODURO calientan los bolsillos de un tío que se hace llamar "Robe",instigador del consumo de drogas entre los más jóvenes. por qué, ya puestos, no le piden  las familias solo una decima parte del dinero recaudado en los conciertos para pagar las adicciones que ha fomentado y apoyado en centros de reahilitacion Yo digo iros vosotros a tomar por culo!!!
Amanece  creyéndose en otra cama y en otro cuerpo .Empapado en sudor y jadeante corrobora que sigue inmerso en la pesadilla. No era otra que la que se repetía cada noche, sin duda para él era nueva, pues no recordaba nada de la incesante actividad de su cerebro. Finalmente se despierta.Cuando abre los ojos ,atezados, de una intensidad aterradora, sólo queda el aturdimiento y una fuerte jaqueca. Mitiga el  desasosiego con dos orfidales, después del desayuno mientras se disipa su nerviosismo. Paulatinamente comienza a encontrarse mejor. Emplea la mitad de la mañana escribiendo, continuando  su vasta novela, que agoniza por no ser acabada. Se viste y prepara el sillín de su bicicleta negra del ejército sueco para visitar a su madre en la otra orilla del puerto./ El edificio, moderno y blanco, aunque carcomido por la humedad, ofrece a los visitantes un hall bastante frío con unas paredes desconchadas, disimulando la suciedad con  las creaciones de los internos. Por encima en un lugar destacado se observan los méritos de  médicos residentes en el centro. Dondequiera que pasees la mirada puedes hallar un reconocimiento enmarcado, tanto de instituciones públicas como del propio gobierno , donde se alaban  de forma grotesca y fingida las maravillas que obran los cirujanos en sus pacientes. Lobotomía  perofrontal, parietal...  "Una delicia", según comenta el doctor Moniz; Sí, es una delicia realmente, observar  cómo se hacinan hordas de enfermos dándose cabezazos en paredes de colchón mientras abrían la boca como muñecos en las manos del mejor ventrílocuo emitiendo sonidos guturalesEl hilo musical de la sala de espera reproduce una machacona ranchera americana que recuerda a la sempiterna y hacendosa madre de familia  americana anunciando refrescos americanos con un pañuelo rojo de cuadritos blancos sobre un cuatro latas americano más largo que los días sin mamá.  Afortunadamente para mi salud, la displicencia del bedel  y sus exabruptos frenan en seco mi desbordante imaginación ( el bedel sin levantar la vista puesta en una revista de jardinería)- Ya le he dicho mil veces que no, señora! Su hijo no puede salir hoy ni durante unas semanas por lo menos, no insista! - Hágame el favor, sólo quiero que le de el aire y que vea a su abuela,que está muy mayor ya.- Confórmese con verle usted, ya que no es precisamente una chavala- Oiga, ¡Yo no le he faltado usted al respeto en ningún momento!- ( incorporándose y de forma autoritaria ) ¡Señora, se lo he repetido por activa y por pasiva, su hijo! no  va   a salir, ni ahora ni nunca! ¡Siéntese por favor!- Es el único día que puedo venir, por favor... Usted no sabe el dolor que arrastro...(El bedel abandona unos instantes su puesto detrás del mostrador acristalado para ir al baño( se oye un golpe seco y estruendoso que hace que todos los que estamos allí demos respingo regresa y retoma la lectura, haciendo caso omiso de los ruegos de su interlocutora- (Silencio y tristeza se mezclan en su rostro constreñido que aguanta las ganas de llorar. La mujer  sexagenaria  obediente y resignada se sienta a esperar la llamada para entrar en la habitación de su hijo, Las sillas destrozaculos, cubos sin respaldo, en apariencia de plástico, sugieren haber sido construidas  con cemento armado, puesto que la hormigonera abandonada en el soportal , parece que aun funciona y las obras de la fachada concluyeron hace algún tiempo.La visita dura apenas una hora, por lo que no  puedes distanciarte demasiado de la entrada si no quieres que interpongan una denuncia de fuga  tras dos minutos del toque de queda, Según el protocolo, y la costumbre salen en fila de a uno los pacientes recogiendo dócilmente en la recepción sus pertenencias que son  requisadas de nuevo al regresar. Los objetos  más comunes son las benditas cajetillas de cigarros que los pacientes arrancan al bedel de sus manos  para, seguidamente, aporrear las puertas del hall hasta que éste pulsa el botón y salen a trompicones al exterior para expulsar el humo que han  inhalado en el infierno. Esta escena se repite todos las mañanas a excepción de alguna en la que se interpolan forcejeos con puñetazos mientras acude el personal de seguridad y soluciona  con más puñetazos  y patadas la disputa por los enseres.Minutos después, da parte de los sucedido  por walki al director de  la empresa de seguridad encargada del centro comunicándole  la resolución pacífica y sin altercados del incidente
La inspiración viene cuando le place, y utilizo "placer", porque me recuerda a "beber", y porque a estas horas de la noche no me salen ni las groserías. Llamar la atención de un buen escritor no es una fácil empresa, quizá nunca lo consigas aunque no por ello significa que tu prosa sea magnificamente buena y que la admiren escritores más flojitos que parece que no escriben, pero que escriben más hondo, no al alcance de petulantes y engreidos sino más adentro, ahí es donde quiero llega. No sé si me explico Adentro..Donde la injuria parece bella y quedan fielmente acompañados por un  buen bolero, melancólico donde los haya, destilando tristeza, llegando a tocar con un palito abrupto el corazón blando del hombre misántropo, de un lobo estepario que lima su carácter áspero consigo mismo. Mas adentro..Embriagando  las noches que huyen hasta de la oscuridad que las viste para quedarse  desnudas frente a tí, enseñándote sus ojos plateados que miran y reverberan su fulgor contra tu pecho Más adentroDonde la guitarra repiqutea sus cuerdas para maniatarte con su aroma bodeguero y sensual a una vez. Memorando el cáctus que echa  raices entre tu retina y el pasado incorruptible, formando un gran desierto blanco, de una blancura que consume la mirada mientras crece lentamente y es guardián de los días que se suceden Más adentroDonde la ilusión se ha recompuesto y abandona sus cenizas, renovada necesaria imperiosa y finalmente celosa y caprichosa, acercándonos a nosotros  y desuniéndonos por el pescuezo, demostrándonos que el iluso no es feliz ni el pesimista triste. diriemiendo el casamiento entre el odio y el amor para amar nuestro aliento y el odiar eternamente nuestra obra imperecedera hasta ser reconocida Más adentroEchando más ron con pimienta a la copa para degustar la agridulce melodía que nace de una trompeta oxidada y un trombón desafinado en compañía de nosotros. Nosotros, !ah! que con hielos consolamos la soledad del vaso que no tiene más confidente que el bebedor, eso es seguro.Al final del camnio,la inseguridad que más me duele y golpea la aldaba  de mi testa con violencia es la certeza de que el recuerdo es más intenso que la brasa bajo mis pies. Que aun queriendo desquitarme de las reminiscencias que se ensañan y me traicionan la pesadumbre gana la batalla suponiendo que  adentro, más adentro, en lo más profundo del valle cuando la alameda sortea rios y piedras en su camino de rosaledas  y donde fuentes suntuosas  se vuelven timidas ante el coloro rojizo de un atardecer menguante nos guarda cobijo en su espesura para descansar cuando el silencio nos busca desesperadamente  
escribir
Autor: javier castillo esteban  258 Lecturas
 He tropezadoes posible que estés aquí?el rincón anegado de polvo y serrín? Donde ayer maté al sol por flirtear con la Auroraes posible que el tiempo nos haya borrado la sonrisa? que me haya olvidado de aprender a  olvidar? miedo a recoger mis desvaríos del mismo alféizar que ayer sucumbió al atardecer?temor de verme vestido por no ridiculizar mi cuerpo desnudo?Por no conceder la caricia eterna del viento que arrulla al mar?quedarán otoños para refugiarme en su sombra? Será el quebranto de mi voz la esclavitud de mis versos cuando anochece? Por qué formular preguntas dentro de una misma pregunta? Si es verdad que existe esa gran pregunta, quién pregunta?Tendrá sentido realmente lo que pienso y plasmo? o es que estoy plasmando sin pensar con sentido?Seguir y no frenar en esta dificil empresa que nos halla feneciendo días tras día, trago tras trago sinsabor tras sin saborCobertura de largo carmesí dibujado en tus labios de carne rojiza me estremece el pensamiento y me nubla en efímero recorrido el espinazo.¿ Nos ha roido los huesos el resentimiento o es esta humedad la que degrada mis huesos y me hace sollozar?¿ sigo vivo? o es que vivo habiendo muerto?estoy recordando que ayer escribí bajo el sepulcro de lo que ha quedado de mi pluma?  y si no hay pluma? por que escribir cuando ya está escrito el anuncio de mis versos? por qué adelantarme a lo que ya he alcanzado, incluso sobrepasado? por qué? por cuánto tiempo seguiré enterrado en los resquicios de tu olor ? Por qué encarcelarme para siempre? Por quñe seguir describiendo lo que por ti yo siento? Por qué me he casado con la ausencia?
temo
Autor: javier castillo esteban  299 Lecturas
LA CONFERENCIA DE LOS GATOS                                                              Acto 0   Se abre el telón en medio de un vertedero y una  luz blanca y cegadora baña el escenario Aparecen tres gatos en un cestillo ligeramente magullados, tiritando,pidiendo clemencia. Son dos gatos  blancos y uno atigrado con betas ocres. Entran en escena una pareja de novios Jorge y Daniela acompañados del tio abuelo de ésta.   Daniela-   ¡¿Los has visto? Son preciosos!, Nos los podríamos llevar…   Jorge-   Sabes de sobra que tu padre note dejaría tenerlos en casa, además seguro que tienen cualquier enfermedad   Daniela queda sinceramente triste, sin fingimientos   Rafael-   Los he descubierto esta mañana cuando tiraba al contenedor las ramas del jardín de la abuela. He oído unos maullidos y aquí me he encontrado a los tres. Deben de haberlos abandonado.   Jorge-   Igual los ha dejado su madre en este rincón mientras busca comida.   Daniela-   No digas tonterías Jorge! Son demasiado pequeños para desmamantarlos de repente   Jorge-   ¡Hombre, la madre también necesitará alimentarse, sino la van a dejar seca.!   (silencio) Daniela y Rafael miran a Jorge dubitativos.   Daniela-   Vamos a llevarlos a casa de mi abuela, les damos de comer y de allí llamamos a la protectora del pueblo más cercano para que se hagan cargo de ellos   Rafael( compasivo y con un brillo plateado en su frente)-   Montaros en el coche y los llevamos a casa. Tapad el cestillo con un pañuelo para que retengan el calor.   Daniela-   ¡ sí, eso!      Jorge con gesto contrariado monta en el asiento del copiloto, haciendo patente su desaprobación.   Acto 1 Una casa de piedra con las paredes exteriores desconchadas por el tiempo y la humedad se yergue en las afueras de un pueblo navarro. El crotoreo de las cigüeñas forma un gran alboroto que termina con un gran portazo tras de si.   Entra la abuela, entra la tia abuela   Consuelo-   Ay.., madre mía! pero qué majos! ¿Dónde los habéis encontrado?   Daniela-   En el vertedero abuela! Están muy débiles hay que darles de comer ¡ hay leche en la despensa?   Consuelo-   Creo que sí, voy a ver   Merche-   Ya me había dicho Rafael que los había visto en el vertedero, que eran recién nacidos  Sabía que se apiadaría de ellos, y los acabaría trayendo a casa   Rafael mira con una mezcla de ternura y preocupación a los tres mininos famélicos y helados.   (Consuelo acaricia timorata el pelaje grasiento de uno de ellos)   Consuelo-   Están muy sucios Daniela, trae un paño caliente y vamos a pasárselo por encima   Rafael-   Uno de ellos tiene cerrado completamente el ojo   Merche- (elevando el tono de su voz)   ¿No has oído a Consuelo, coge un trapo que tiene que haber por la cocina y empápalo lo justo           Daniela-   Seguramente lo tendrá infectado, en la farmacia vendemos muchos colirios, aunque dudo que surtan el mismo efecto con los animales.   Jorge-   Pregúntale a tu jefa, igual sí que cumplan la función   Los gatos se arrebujan con el pañuelo de Daniela, mientras intensifican sus llamadas de socorro traducidas  en estridentes maullidos. Son sirenas en el corazón de un inexorable fuego   Los intentos por darles leche en un cuenco de plástico se frustrados por la incapacidad para ingerir nada que no sea inyectado directamente a su garganta     Consuelo-   El otro día estuvo aquí Sofía que vino con la nena y se dejaron olvidadas estas jeringuillas   Todos clavan la mirada en la abuela   Daniela-   No le importará a Sofía que las usemos?   Jorge-   Podemos comprarles unas nuevas sino. En la farmacia venden también no?   Daniela-   Sí, pero…   Consuelo-   Me dijo que no las utilizaba apenas porque ya no medía las cantidades que le daba a la nena en el plato   Merche-   Les damos leche y en cualquier caso Rafael podría ir a por otras.   Daniela-   Voy a llamar  Sofía mejor antes   Merche ( con voz estentórea)-   ¡Si no les damos algo pronto morirán, el negro prácticamente no se mueve del sitio y los otros dos están escarbando en su vientre buscando mamar!   Jorge espeta   - Vamos a darles de comer y luego veremos.   Rafael juicioso y moderado escucha la discusión alternando vigilantes miradas al refugio que empieza a desmoronarse.   Daniela- Míralos, qué hambre tenían.   Los gatos maman con fruición de la diminuta aguja de plástico. Parecen saciarse rápidamente y consiguen conciliar un ligero sueño. Se duermen posando sus insignificantes cabezas  sobre el lomo del gato negro de betas ocres, que ahora tiene que cargar no solo con su cuerpo.  
He perdido a alguien .No era la persona con la que te das de bruces en la plaza mayor, que cruzas dos escarceos nocturnos y cuatro copas malparidas que desembocan en conversaciones vulgares con un visos de verborrea y realidad absurda Era alguien  y algo, siendo una relación curtida y alicatada por los incontables otoños. Una conexión desprendida y fraternal al mismo tiempo, donde sobraban las palabras y bastaban los hechos.Simplemente eras tú   Hablo en pasado, pues no queda de ese amigo sino una enfermedad brutal, sin meta, que ha arrasado hasta con los rescoldos de un ayer. La cadencia de los días se repite siendo el más bueno de estos, sórdido Su corta edad consigue acrecentar la compasión de los hombres, que temerosos se acercan a él, fingiendo un falso interés. Rechazar a cada instante la caridad ofrecida a espuertas consciente de vivir en un mundo impío y verdaderamente interesado por el chismorreo, me parece una postura sabia.   Deambula un fantasma errante siendo mártir de un mundo loco y atormentado. Avezado reo a los grilletes como estampado lúgubre de su imagen, donde sus desvaríos son perros fieles de su viaje, donde la dirección de sus ojos se ha extraviado y no advierte las lindes de la desesperación   Descansa ahora para coger más fuerzas, las necesarias para querer a quien te quiere. Buscando entre los estantes sucios de mi conciencia y de lo que queda, desde lo más hondo, puedo aseverar que te quiero   Hace tiempo que me siento acosado por un sueño   Sueño con vivir después de la tormenta, sueño con que allá a lo lejos, quizá, exista una gran linterna que me ciegue y me devuelva a ti, y tú vuelvas a mí, que solo haya sido una pesadilla dentro del estribillo onírico, que tuerza este camino para que  regreses con nosotros, con los vivos dementes, que no estamos enrejados y que se nos convida a ser libres    Sueño despierto y dormido con mariposas de enormes y fastuosas alas anaranjadas volando sobre nuestras cabezas, que descubriendo sus entrañas nos demuestre que la fe, si bien tarde, solo es mensajera de buenos presagios.   Dedicado sinceramente a tí, uno de mis mejores amigos y una referencia a lo largo de mi vida, Te extraño 
tu
Autor: javier castillo esteban  409 Lecturas
Esta es la historia de una estrella de mar buena y perezosa en la misma proporción. Sus brazos granulados buscaban siempre la manera de aferrarse, obstinados, a cualquier roca para que su madre no tirara de ella  cuando llegaba el momento de acometer con las faenas de la cueva.Dormía prácticamente todas  las horas de la noche y algunas del día y  el resto del tiempo lo dedicaba a engullir peces multicolores que  no  destacaban por su astucia a la hora de zafarse de su perseguidora. La tranquilidad imperaba en su pequeña república gobernada por algas y moluscos varios, que vivían en armonía con el resto de las especias marinas. Tenía una frágil salud, sin embargo había sobrevivido gracias a la magia, que convertía en recursos y alimentos todo los que sus brazos acariciaban con su suave tacto,  duplicaba la existencia de objetos animados e inanes. Había sido protegida y conservada para la supervivencia y el desarrollo de la comunidad, pues estaba escrito por un cangrejo en la piedra más grande de la república un texto  tallado a pinza, indescifrable, que desvelaba el misterio de un poder inimaginable, sin lindes.Vivía sola con su madre, pues su familia milenaria compuesta por más de 200 hermanos, primos, tíos, padres… repartidos por el océano, había sido prácticamente esquilmada junto con la mayor parte de los demás equinodermos merced a una moda, hoy trasnochada, de los visitantes que con consistía en darnos caza con afilados y relucientes arpones  para degustar nuestras suculentas carnes en braseros y grandes pucheros. La situación  se volvió insostenible y  catastrófica y se encomendó como requerimiento  a los tiburones, avezados cazadores, la vital misión de salvaguardar  la república y ahuyentar a posibles intrusos, extranjeros de su patria.Se cosechó una gran victoria que aguantó incorruptible tres días, durante los cuales se recuperó la paz y el sosiego. Se ornamentó a los hogares coralinos con enormes y soberbias caracolas que evocaban el transitar del agua salada el  melifluo canto eterno de las sirenas, hechizando a todo ser vivo que quedaba prendado con su mirar… Los caballitos retozaban jubilosos, pues nunca antes habían sido tan felicesImplacables en otro tiempo en su  cometido,  los escualos mostraron su  flaqueza y cedieron apáticos ante tan largas horas de ardua tarea la de vigilar. Olvidaron sus quehaceres y durmieron por largas semanas, menos cuando comían,que aletargados, tragaban el suficiente plancton y regresaban al  apacible sueñoLos visitantes, iinsaciables, idearon un habitáculo aparentemente  infranqueable, una especie de prisión con barrotes de acero, donde  pudieran escurrir sus extremidades en el interior para cuando los tiburones exhibieran sus incisivos, ávidos de una carne más blanda que las estrellas.Su sorpresa fue encontrarse un ejército de tiburones, algunos dormidos, los menos sonámbulos y la sencilla tarea de arrasar con bancos de atunes muy apreciados después del fervor de las estrellas. Al igual que su inteligencia, los visitantes se mostraban también inagotables en voracidad. Una voracidad que nunca más se volvería a ver en la república, ni en el marLos tiburones fueron desterrados de la república y considerados non gratos,  debido a la  negligencia y su holgazanería.  A partir de entonces se les habría de temer y ellos corresponderían con la indiferencia de considerarse los primeros habitantes de agua salada, prescindiendo de cualquier camaradería con el resto de las especies. La estrellita observaba con mirada luctuosa como se marchitaba todo lo que en su día vio crecer a su alrededor, como el brillo de sus ojos se tornaba mate, sin detalle. como lo  creado con  el esfuerzo y sacrificio  de millones de siglos , se destruía con la misma intensidad. Decidió por tanto poner un fin al  infinito, ofreciendo su tesoro escondido  como desagravio. La única herramienta capaz de mitigar el dolor y aliviar las penalidades del corazón que afectaban de igual manera a los animales de la república como a los visitantes. Pretendía suprimir el apetito y la maldad sólo por ver  de conseguir el eterno descanso de su pueblo. Por ver una sonrisa en lo más recóndito del coral, incandescente, imperecederaOfrecer su cuerpo, en apariencia esponjoso aunque duro a la mandíbula de los visitantes, pero con el poder suficiente que acabaría por saciar el apetito  y el anhelo de los visitantes. El jeroglífico que ella misma mandó garabatear al cangrejo para siempre encontrarse segura en su morada. La inmortalidadMientras en la superficie, a 10 km  al norte, un barco escupía sus últimos quejidos, agonizante, antes de ser devorado por las fauces del piélagoUna mancha oscura traspasó la primera y superficial telaraña coralina y fusionó su color negro y viscoso con el agua de cristal ahogando en un silencio a toda la población submarina.Pocos años después del desastre un marinero encontraría el fósil de la estrellita  en una playa desierta y siendo fiel a la correspondencia  que mantenía con su amada y a la costumbre de enviarse recuerdos de cada lugar sobre los que sus pies posaran, facturó una postal a Bruselas sellando en un instante la inmortalidad de su amor
                                               1Un periodista hojea con parsimonia y con cierto aire altivo diferentes periódicos en la hemeroteca de la universidad, buscando una noticia que sirva de base para el relato que pretende comenzar. Es un hombre cínico y sin principios muy consagrados, excepto el de rendir culto a su inteligencia y a su cuerpo, cualidades que  considera innatas, por lo que decide brindarse su propia obra y exhibir su pluma sin más demoraEntre las efemérides le llama la atención una, que abunda en los disturbios que se produjeron al cerrar varias empresas de fundiciones del metal  en Bilbao.Las revueltas duraron Varias semanas, y la tensión se apuró hasta el último aliento, dejando un bagaje de 3 muertos y cientos de heridos, amén de la quema de varias naves industriales. La incompetencia de la clase política y sus  dirigentes, que gobernaban sin criterio ni mesura,  terminó por provocar la desazón y el hastío de un pueblo que decidió tomar sus propias decisiones y acarrear con sus consecuencias   Diario de Bilbao16 de enero 1985Yorket, empresa matriz dedicada a la fabricación, gestión y comercialización de perfiles; quiebra junto con todas sus filiales y buena parte de las empresas  que tejen sus redes comerciales más allá de la frontera. El anuncio, un secreto a voces, se  intenta encubrir por empresarios y colaboradores que temen la respuesta irremisible del sector 1. Se ha cerrado la puerta a medios de comunicación externos que llevaban merodeando varios días las instalaciones y se vierten  las más grotescas falacias, por medio de faxes y correos,  a los periódicos vizcaínos. 17 de enero de 1985La situación se hace insostenible, el hermetismo de los gerentes de la empresa se traduce en una incipiente desconfianza, que a raíz de no celebrarse la reunión ordinaria anual  se acrecienta a marchas forzadas. EL sector 1 exige conversaciones y conocer  futuro más próximo. La mediación entre sindicato y directivos se vuelve un obstáculo y proponen acciones directas. 18 de enero 1985 Hordas de trabajadores coléricos, ante la amenaza que planea sobre ellos y sabedores que los malos presagios son pacientes confidentes, se atrincheran en la sede central exigiendo lo que es suyo, su pan. Asimismo, en otras comunidades en un acto de confraternización, las  principales empresas metalúrgicas convocan paralizaciones, pretendiendo, y logrando ser una mancha de tinta indeleble en la portada de los periódicos durantes las siguientes semanas. 19 de enero 1985 El humo, las deflagraciones y el ruido ensordecedor de las sirenas componen un paisaje dantesco. Las fuerzas de élite de la policía no consiguen siquiera contener la sedición, y se ha impuesto el toque de queda por orden del gobernador civil                                        2Después de leer con una avidez enfermiza los pasajes más inquietantes, y saltar como un antílope los últimos párrafos que trataban asuntos políticos de difícil comprensión, abandona su lectura. Apoya los codos sobre la mesa y enreda los dedos de sus manos en su oscura y frondosa melena. Reflexiona unos minutos acerca de la noticia y busca un resquicio donde hincar el diente. Su primera tarea es elaborar una tormenta de ideas, haciendo y deshaciendoUn estridente pitido le eriza la piel arrancándole de su ensimismamiento, alza la vista y ve a un hombre escuchimizado que con deje displicente hace un llamamiento a los estudiantes para que abandonen la sala, se trata de un simulacro en caso de incendios. Reverbera en la cúpula de la biblioteca el sonido de los libros como un mazo al cerrarse, y los estudiantes abandonan mansamente en fila de dos la gran sala, como si todo hubiera sido programado para esa hora. Al ir a depositar el diario plastificado en el carrito, se escurren unas hojas sueltas de cuaderno, amarillentas y ajadas por el paso del tiempo. Reúne todos los fragmentos de lo que parece una crónica con firma propia, sobre los acontecimientos de aquellos días. Ordena el documento por el patrón de numeración  que figura a pie de página, percatándose de que faltan páginas, y lo mete en su carpeta estimulado por la creciente curiosidad.Afuera la multitud se apiña en la entrada del edificio para fumar entorpeciendo el paso a toda persona ajena a su distracción. Finalmente,  consigue salir trastabillado de la marea humana y busca un sitio donde apaciguar sus nervios. Un árbol remoto, en la zona más alejada del campo, parece el lugar idóneo para sumergirse en lo garabateados papeles amarillos donde la letra es casi ilegible en determinadas líneas.                    19 de enero 1985Primer día en la guerra...
SEDICION
Autor: javier castillo esteban  241 Lecturas
Yace un hombre de avanzada edad en mitad de la acera con la cara desfigurada y la piel ennegrecida, balbuceando rezos ininteligibles, la multitud se arremolina en la parada de la línea 9 cuando todavía las pastelerías despiden un inconfundible e intenso aroma a café recién molido y a tostadas con mantequilla. La marabunta, describiendo un círculo en torno a él, mira de soslayo al pobre desgraciado que pide limosna inútilmente en cuatro renglones mal escritos sobre una caja de cartón desvencijada, y una platito con monedas de cobre que el mismo ha dispuesto estratégicamente. La noche ha sido fría y sus huesos y riñones se resienten, pidiendo calor en forma de punzantes y sordas súplicas.Un hombre alto y de fuerte constitución repara en el mendigo y ofrece algo de cobre que es aceptado con una sonrisa lastimera y una mirada de complicidad, con la intención de crear un vínculo con su benefactor. El hombre generoso guiña un ojo y sigue su marcha pues no posee más tiempo para asistir al anciano.Despierta  cada mañana, aterido y con una fuerte migraña que no lo abandona hasta media mañana. Su primera tarea autoimpuesta consiste en caminar trabajosamente, debido a su maltrecha pierna derecha, hasta el parque que domina desde su mirador la periferia de la ciudad. Realiza como todos los días sus abluciones con rigor junto con otros mendigos como él en una fuente suntuosa donde dos siglos antes se recogían con pozos el agua que escupen las grandes cabezas de leónSu estómago, ridículamente pequeño subsiste a base de raspas de pescado y sobras putrefactas rechazadas por los perros. Sin embargo el bocado más amargo y repugnante es el de la soledad, que impregna  su alma y engulle sus  sentidos, como un relámpago que aterriza violentamente en el mar.
"Los sueños sueños son", calderón de la Barca , han conservado el mismo traje inmaculado desde el principio de los tiempos, cuando reinaba la nada, incorruptibles a pesar del transcurrir incesante del tic tacCreo, por tanto, que la bondad de los sueños radica precisamente en su inexistencia en la irracionalidad de nuestra mente que tiene recursos para crear un desahogo pues recaban retazos de nuestra historia y presente, jugando con presagios, levantando muros invisibles, Son invitados de lujo de nuestro dolor aquí en la tierra , donde zurcimos nuestras penas a conciencia dando puntadas de amargura, tejiendo una compacta teleraña de soledad, asisitiendo impertérritos al lamentable espectáculo  Merced a la conmiseración hacia los hombres, los sueños ,mediante su daguerrotipo creado en lo vericuetos de nuestra alma, proyectan imágenes superpuestas en blanco y negro  en nuestro cerebro mostrándonos nuestros anhelos, perversiones,placeres,ilusiones,delirios...A pesar de no sanar nuestras heridas ni devolvernos a un pasadao roido por el comején, nos envuelven con la calidez del abrazo fraternal. Sin embargo, los hombres cansados de bañarse en albercas de dicha, recalcitrantes en el sufrimiento, abren sus ojos y  se despiden quizá, hasta otra noche más en la que poder escapar y soñar 
Como un pájaro de fuego irrumpiste en mis entrañas para derretir el frío que hostigaba mi cuerpo exánime en la cama de un hospital gris abandonado contaban mis párpados los minutos,los segundos...me despojaste de la soledad,mi bendita concubina, la misma que arrullaba mis noches y desterraba el albor de la mañana, que hacía de mi alma oscuridad y silencio, un refugio cetrino en medio de las tinieblas.La ciénaga de mi corazón arrastro torrentes de un lodazal pétreo en otro tiempo, dejando paso a una luz blanquísima que engalanaba los resquicios de mis tumefactas heridas con incipientes lirios de claros tonosDejaste que muriera para regresar y descubrir tu piel angelical, arribar al confin de tu zalema y  antes de quedar varado ahogarme en el requiebro y olvidar que haya existido siquiera en tu mirada
DESPERTARLa noche se cierne, y el olor a tierra húmeda penetra en el interior. Confuso y aturdido, nuestro protagonista busca a tientas sus gafas sin resultado. El exiguo  habitáculo no ofrece margen al movimiento y sus piernas, inertes, no responden. Se halla atrapado en seis paredes que cierran un cubo perfecto, dos bombillas expanden una luz mortecina sobre los escasos  metros cuadrados de madera vieja revestida de la desgastada pintura ocre. La fobia a los espacios reducidos  hacen de sus latidos  bombas, su respiración se torna infernal, mientras implora el final del delirio Una mano temblorosa rastrea el suelo hasta que finalmente encuentra sus gafas y se despoja por un momento de sus nervios. Un inciso de  deliciosa calma ahuyenta momentáneamente el terror. El pensamiento es más fluido e intenta reconstruir la situación-... (sueño) Su memoria resulta borrada parcialmente a corto plazo. Vagamente y no sin dificultad, recuerda que es un ser humano. La ausencia de garras y de vello diluye la idea de ser un animal enjaulado, esa sensación le provoca sosiego. Ataviado con una camiseta ajada y unos vaqueros descoloridos, siente la necesidad de desnudarse. La piel suave y sensible parece derretirse  mus susceptible a la  asfixiante temperatura del lugar, el sudor se hace una constante en su frente.-... (Mente)¿Qué es? Frunce el ceño, comienzan a arremolinarse frases como púas, en su mente la niebla no permite discernir lo que es falso de lo real, palabras inconexas, aparentemente sin sentido obligan a nuestro protagonista abandonar la inútil tarea. El tiempo se ha convertido en una quimera, una barca a la deriva. Su móvil ha dejado de contar las horas, sólo muestra una pantalla de 3 pulgadas negra. No dice más.Le llama la atención el contoneo de un escarabajo de rutilantes tonalidades, viste su cuerpo un abdomen dorado, y una cabeza verde . No dedica más tiempo observando al insecto.Decide moverse merced a la desaparición del hormigueo que atenazaba sus piernas.Buscar el camino se hace un objetivo prioritario y sin excusas. Afuera el viento ruge sus lamentos y  arrastra en su frenesí todo tipo de objetos  contra el cubo, quebrando la madera en uno de sus costados.  Francisco, guiándose por impulso  asesta un golpe seco y certero con su puño derecho, creando una hendidura que permite  adivinar el exterior. La imperiosa urgencia por escapar  transforma sus manos en  agudos punzones que consiguen ensanchar la grieta. Sangrante y resollando,precipita su cuerpo a la noche, dejando la prisión habitada por un escarabajo.                                                         2                                                                                       ...                                                                                  IDENTIDAD-... (Recuerdo)Recuerdo  el último día en la oficina. Una pila de papeles amontonados en mi mesa abrazando el polvo. Recuerdo enviar un correo muy importanteRecuerdo la última  insípida calada apostado en la pared de mi despachoRecuerdo mirar por el cristal y ver una señora acariciando a su perro. El animal había correspondido con grandes lametazos a su  bondadosa ama. Recuerdo salir a la calle y escuchar el estruendo de una mañana  en la ciudad, la vorágine de la cotidianidad, el vertiginoso ritmo del mundo                                                                          LA NOCHE -... (Silencio)Un vasto campo en derredor, tan solo iluminado por  un manto de diminutas estrellas lideradas por la luna. en contraste con la vegetación reinante, pequeños cerros y promontorios rematan un paisaje por lo demás llano.  Cuando era niño otorgaba un nombre a cada una de ellas,  formando constelaciones en sus ensoñaciones infantiles. Ahora las miraba más que observarlas y no las percibía con el mismo brillo que antaño.No hay atisbo de civilización, hasta donde llega su mirada se extiende un paisaje inhóspito.Piensa en sus padres:Está solo,  recrea sus rostros queriendo besarlos, abrazando sus abrazos, entregándose a la ilusión, hasta que sus espectrales cuerpos se desvanecen como si de un espejismo se tratase, deshaciéndose en el resplandor de la noche.Camina dando cortos y vacilantes pasos sin saber a donde le conducen, desconcertado. El terreno es arcilloso ,  grandes grietas lo surcan formando trochas entre matorrales bajos y quejigos. La dirección que ha tomado dibuja círculos que confluyen en el punto de partida, restos del cubo esparcidos por el suelo hacen de la idea una certeza, un bucle. Abrumado por el trasiego, posa su espalda sobre un risco que sobresale de la tierra quebrada, dando tregua al descontrol y a sus fantasias duerme largas horas utilizando un puñado de hojas secas a modo de almohadaAl despertar Sumido en el silencio, se regocija con la fragancia que mana de la oscuridad de la noche.Cierra los ojos transportándose a casaA unos cien metros vislumbra un riachuelo, se escucha el rumor quedo de sus aguas. Despertado por una incipiente  sed camina sobre sus pasos ,retumbando las pisadas en las sienes.Coloca  sus manos bajo una sinuosa cascada formada por dos grandes rocas. Bebe con avidez, calmando paulatinamente la sequedad de su boca.La luna reverbera en el agua confiriéndole el color de una navaja plateada recién afilada.sus anhelos por encontrar vestigios de vida, hace que analice  el agua con detenimiento aguzando sus sentidos en vano.Evoca las largas tardes con su padre en el gran río esperando que mordiera el cebo alguna de las carpas que merodeaban sin rumbo el agua dulcesueños de otro tiempo  le mantienen ligado a una vida inerte, yerma. LA TIERRADesde su posición, en lontananza se fusionan cielo y tierra, formando un horizonte difuso. La certeza de la realidad le hace sentir un terrible frío que contrae su piel, intenta mitigarlo manteniéndose absorto en su pasado, en sus recuerdos, en los recuerdos de otros recuerdos, en ese recóndito refugio decorado con begonias y exuberantes rosalesSin  referencia ni orientación decide poner sus pies camino al norte, sorteando a su paso los pequeños obstáculos del terreno. Recorre tantos kilómetros que la distancia  se hace insondable, el paisaje no cambia de muda y su ánimo comienza a languidecer pensando que morirá allí, en medio de ninguna parte, devorado por el silencio ANIMALESSobresaltado por unos débiles rugidos gira su cuerpo 180 grados distinguiendo unos brillantes ojos  rasgados en la maleza, su corazón vuelve a emitir graves plapitaciones como lo hiciera en la prisión y su cuerpo pétreo queda inmóvil ante la fija mirada escrutadora del animal 
despertar
Autor: javier castillo esteban  507 Lecturas
<< Inicio < Ant. 1 ... 5 6 7 [8] Próx. > Fin >>

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales85883
Textos Publicados299
Total de Comentarios recibidos666
Visitas al perfil32980
Amigos70

Seguidores

1 Seguidores
Septiembre 13
   

Amigos

70 amigo(s)
julian pecina
Karen
ROBERTO LUNA
Raquel
no hay
Tancor Cial
Viviana H. Mondragón Morales
Joseline Chillogallo
Daniel Florentino López
Natalia
Amanda White
Johan Eduardo
ana reyes
Emme
Micaela
Mia
maria del ...
María Ester Rinaldi
Carlo Biondi
jorge pechi
ViudaNegra
kalutavon
gisela
Oscar Ruano
NELMAR
Silvana Pressacco
MAVAL
MARINO SANTANA ROSARIO
Eduardo Fabio Asis
GAF
Diego Luján Sartori
Sara
Juan Carlos Calderón Pasco
Marìa Vallejo D.-
Kelly Lisbeth Martinez Hernandez
Enrique González Matas
Edgar Tarazona Angel
inocencio rex
José de la Cruz García Mora
Guadalupe Mendoza
German Karel Hanisch
Sandra María Pérez Blázquez
Juan Alvaro Quintero Ramirez  JOMBO
nayareth vega
Artorius
IVONNE RAMIREZ GARCIA
**Leticia Salazar Alba**
esmeralda
LUZMA54- LUZ MARINA VASQUEZ
Azucena
Lucy Reyes
Esmeralda Tabullo
luna austral
Gustavo Adolfo Vaca Narvaja
antonia
estefani
Luz Margarita Cadavid Rico
Liaazhny
Nooemar Hevia
Abraham Arreola
DEMOCLES (Mago de Oz)
Elvia    Gonzalez
José Orero De Julián
Roberto Funes
Getzemaní González
Cande
daniel contardo
un sentimiento
LAHILA ARANDA
ALFREDO MENDIOLA
  
 
raskolnikov

Información de Contacto

-
-
jcepioxvii@hotmail.com/facebook

Amigos

Las conexiones de raskolnikov

  julianpecina
  Karen RZ
  ROBERTO LUNA
  Racrizu
  juan carlos reyes cruz
  Tancorcial
  anyel
  jhove98
  DanielFL
  Natu.alegre
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 7 Próx. > Fin >>