• Richard Albacete
ralbacete
Persona que siempre intenta escribir algo.
-
  • País: United States
 
                        Como me han pedido que escriba menos, eso hago.                      Mas veo a muchos escribiendo sus textos más rápido que yo.                      Y la frecuencia de todos los escritores va en aumento,                      así que, de vez en cuando, no me refrenaré y escribiré                  poemas y, quizá relatos, a un ritmo mucho mayor de lo que lo hago hoy.                   Trataré, con la ayuda de Dios, llegar a 6000 publicaciones dentro de no                    muchos meses.....Saludos a todos, mayormente a los que me leen poco                    o nada y jamás me comentan. Especialmente porque no me entienden.                                                   R.A. 
                       La mano zurda toca la amplitud de la espalda: y esa mano,                   filamentada baja a lugares de arte y lascivas cavernas.                   Mi mano toquetéa cada palmo en tus claros: la curva solidaria                   de tu nuca a tus piernas.....La curvatura espesa que se torna aguamieles...                   Algunas comisuras al borde de tus poros se presentan en fragancias.                   Y el río de tus costados corre por tus laderas, armónicas que aman                   que mis yemas la aborden en reflexión colérica, pero en letra pequeña                   para que nadie más encime las simas de tu torso ni tu sabor a savia.                   Bocarriba te pones y el sueño no proteje de estos mis dedos mórbidos                   que palpan tus laureles....me ataca lo morboso de ese continente.            Cae tu pelo encima de tu ser evocado y del cuello sugerente que atraerá al malsano.                 Sobre la cama eres lo que respira y lentamente se mueve: tú misma te descubres                  si me sueñas besándote o pasando una flama en algún ángulo frío.                Más alta que tu nombre que en los cúmulos cala, tu estatura me alegra                  y estoy en lo acallado y levemente vibro cuando rozo tus lados.       Puedes llover, si quieres, en mí y mis cobertizos o caer en tus sierpes encima de mi Olivo.     Te otéan las paredes más no lejos se escapan y la lámpara danza con ligero erotismo.            Los cuerpos se entrelazan, fertilizan y mueren... más no esta noche de alas            donde todo te observa... y el lugar de tu musgo discretamente abrelas puertas de la entrega, la mayor de las dádivas, la dulzura que eres y que duerme a la perla.           Por donde yo te toque se plantarán escalas y oscilaré de noche como eco de Bavaria        y pondré ese nombre repetido en las piernas...y todo lo asiré pues eso es lo que hago          mientras los astros tratan de mirar en la cama y ser repetición del mármol y del bronce  que en un momento eres mientras te pienso estatua...Y vuelves a ser carne cuando aparto mis sombras...           
La mano toca
Autor: Richard Albacete  29 Lecturas
                       Brotan violines hermanos                               y claveles enrollados a cada mano de Esparta,                         larga, como yo las creo y de nácar aliñadas.                        Tras la muerte de la pólvora y el rompimiento de estacas.                      Aparecerán las teclas, donde nacen las mañanas:                      Irremediable se muere la muerte en las madrugadas y se sepulta en filones,           donde al respiro ultrajara y persiguiera los latidos con una infausta guadaña...              El segador fundirá el yelmo que ya tanto le pesara y se perderá en la hierba:                   Todo será desatado de sus torturas baratas y se alejarán los llantos                     que noches multiplicaran........ y no habrá desventurado                       que se unificará a una espada porque la paz del que fuera                      las quebrantará en su vaina.....Cuando fallecen  heraldos                       también lo hacen fusileros y el tamborilero llega y no se acerca a sus sesos...                   Mas... con un obóe y se rompen subitamente las letras y se despierta el acorde                        de anunciaciones mesiánicas, más no con temple tan alto                           pues el Mesías ya vino y ni se le diera caballo.....y de un asta le colgaron... 
Brotan
Autor: Richard Albacete  62 Lecturas
                 Los que vestimos de Noche, de la noche sabemos,               Nos movemos tras la corteza de los  átomos y árboles, nos mecemos.                 Nunca nacio de día mi ser de cuerpo entero ni rocé madrugadas.               Agua y nieve nos tapan y somos oquedades abiertas sin ideas de sueño....               Hay una gallardía inherente a la niebla y verdad que se agarra a las piedras.     Somos lo decidido cuando el tiempo no pesa y lloran muchachuelas abandonos funestos.       Los seres que la luna le concediera al cielo son nefastos y aciagos: mano de la hecatombe. Con nuestra trato trato que no sean nefastos ni los sacie lo indigno pues son viajantes tenues.            El Amor de las cosas penetra en esas cosas y revienta el silencio entre cada amopola.       Escarbaré los aires con mi mano de tuétano, tocaré las melenas de las hembras doradas...        Pero el día vendrá con su inquietante pausa y creará las bestias que lo oscuro borrara    penetrará en las nubes que hay en los cerebelos y ninguno sabrá que la noche es gallarda.             Yo de la noche salgo, como raíz erguida, como paloma ciega y soledad de caballo                              
De noche
Autor: Richard Albacete  35 Lecturas
                  Me he acostumbrado                                       a la soledad del sitio:                 Ni leen ni comentan mis últimas palabras.....                 Cuando me cruce una manada de pajaros deformes                 me marcharé con ellos dejando mis retratos y mis entrañas sucias....                 Me he quedado y visto marchar las golondrinas, halando sus recámaras.         Y hasta un piar pequeño de un cardenal diminuto ve desaparecer el pasar lo que yo era.              Muchos espacios hay para el caminante con crías de lagartos y amarillos unánimes.        Se me ha ido la cara en algunas siluetas, más  no del todo: han dejado mis ápices totales ..       Ni el vértice de mi sueños que en cúspides llevará mi alma a jubileos y cediera indulgencias.                 Mi beso solitario ya se secó en sus fuegos junto a besos baratos.          El páramo penetra lo que me deja el tiempo y que carga el minuto en ritual de desgaste.     Para partir se zarpa y se dejan los puertos...Para marchar se marcha con prendas regaladas.         El Sol será lo mismo con o sin astrolabios tan odiado por Géminis que se cree una mancha.             Por este firmamento sellaré recorridos y dejaré gabarras atadas a los juncos.    Para el que quiera hurgar en rincones de aire nuevos y ver más mariposas en villas alejadas...  
             En la mesa vaga un vaso, pulido por sus esquinas.            Se aleja a un rincón y entiende que es pileta de las eses.            Los platos crecen y se rompen desde un extremo a su norte.            La mesa ahora es barricacada y fogonazos le caen al que sale de la lámpara...            Todo lo vivo está en calma y hay un encuentro de objetos            hasta hace minutos, yertos: me ha golpeado el paraguas que timideces callaba.            El mantel sube el relieve de un terreno de montañas que se esperan en batalla.            Todo arde y está inquieto: el tenedor que se apaga, la cuchara que no muere            y cuchillos enrolados en una milicia apática, que hoy al fin se levanta.            Los relojes pasan altos, más que las altas muchachas y hay picas en mi ventana...            Los collados hacen agua y ceden lanzas de fuego para el que en líquido baila.            Hay bahías en la mesa que no desean palabras sino huestes sucesivas            para que mueran ahogadas en su oleaje libérrimo que puede volverse fuego.            Gira todo entre reyertas bautizadas por azogue y su ser de espuela libera,            taconcitos y tacones, que arden en humaredas antes que sean las doce.            Los comensales se fueron al comenzar los redobles y al recio tamborileo            que ha tomado los mesones y son sus miradas largas como sacadas del bronce.            Es un guerra que sueño y a la vez me sueña ella, aferrada a mi, zelote            de puño y letra engendrado.....Algo me seguía de cerca y ese cerca ya era lejos                               y sólo yo quedo mirando lo que me muestran mis ojos...   
En la mesa
Autor: Richard Albacete  30 Lecturas
                  No madrugo ni duermo...             Velo entre las manías de esta casa horrenda:             No la hice de cristal ni la cribé del agua.....              Tampoco la vió Altazor mientras iba cayendo..             Es una casa aguada en un terreno líquido             que se liquida al alba en mis sonambulismos....              Y mi cuerpo agotado se merma y entre guijarros calla....             Jamás poseeré más que un grano de tierra...             y la tierra no me dijo que ella se resembraba .             Recojido del viento, como un  arenal insano.              No amo a las tragedias donde rompen guitarras             ni a la mujer marcada por la letrilla " A "             Quizá me ponga el vaho un cimiento de tierra o una diestra colmena              y su vapor conceda los rigores de aquello que a mi costado pasa y evita el tocarme...             Los pilares oníricos se alzan y acalambran....y borrosos los veo             parpadear a los cerros, que vienen en errancia repitiendo solapas.             Quisiera levantar mi choza de bahías, más, a esta hora, estan acuarteladas.             Y con cuatro pilares de contristado viento las erijo y me duermo             bajo los alfabetos de nubes congeladas que me sirven de techo.             Nada tiene barandas ni hoyos por ventanas y mi cama es de suelo...             a veces está huraña y muchos siglos lleva soportando mis peso:             se deshará mañana cuando los soñadores apenas la presientan y quedaré sin capa..             y caeran sobre mí las tristezas de todos, quien nadie más atrapa.             Nunca cargo murallas ni arranco puertas de bronce pues no soy Sansón o  nada             que a una fuerza asemeje: Quizá una tromba erguida que termine doblada.              Todo lo que no sueño me atrapa mientras la guardia vela..y se va su velada.              Siento que todo pesa en mis cargados ojos que algún descanso anhelan...              Pienso que soñaría si no hubiera rigores que al somnoliento hieren...              Quiero probar la almohada que me hicieron los pájaros: aligera modorras              y dicen que da descansos que no puede algún cántaro sustraerla de un pozo...         Que sabe esconderse de terribles heraldos y da paz a las noches y nuevos recomienzos.      Anhelo que me drene de todo lo que aterra a mi alma de paso, siempre subiendo cuestas,            tan llena de trabajos que espantan a las sienes y despierta arrolluelos                que percibían descansos y limpiaban las frentes de motivos pesados....        Ahora buscare para mí unos laureles y me echaré a esperar que el sueño me libere... 
No madrugo
Autor: Richard Albacete  27 Lecturas
               Cosas que cansan y a algunos, desesperan:             El amor mañanero pie de las gardenias.             El mazazo sectario de un ramazo en mi cara.              La semilla elogiada hasta verse fecunda.             El periódico diario echado entre naranjas.             El tabaco alabado por cientos de viciosos.             Una anciana que jura vió pasar a la virgen.             Los tallos derruidos por la cíclica plaga.             En toda repitencia se ha envejecido un día            y es, cada segundo, uno nuevo que pasa.             Y  demuele al reloj por ellos destruído:              De un día para otro se pudrirán las natas.              Mis ancestros me vieron quizás en sueños ellos,              o ellos vuelto sueños que veían el futuro.              Veo a la urraca y noto su pata encanecida              y rotas aún las botellas de aquel licor barato.               El tiempo nos empuja a otro tiempo de vida              mientras recoge muertos hasta en los palangreros..              Hoy se repartirán las bocanadas diarias ya desde antes medidas              y calzaré el anillo con forma de sandalias.              Me petrifico y calmo y ya no estoy molesto,              pues el tiempo que trilla me ha traído un alivio              que dure hasta que salga de mis epifanías              y siga, como todos, la tenaza que templa:              No se estiran mis días .... se me permitió sus hechos              en mi existencia elíptica de muy contados giros...                                    
           Inasible, si te busco:          Inalcansable al canto que ilustré anoche.          Siempre en el piso de arriba, siempre arriba, siempre,          aunque yo vocalice tu pronombre en el ático:          Hay buhardillas más altas a las que yo no llego,          tampoco  los adverbios que doy de madrugada:          llegarán hasta el cielo traspasando los techos          en cada hora larga en que me empeño a hallarte....          Salgo y veo el honor de los bosques salvajes          elevados al tiempo que contó la secuóia         y cada rama larga termina en campanilla         y de estampillas verdes el follaje es blindado.         A veces, veo un cristal muy pálido en la tierra         y lo recojo y cuido como a hijo soñado...algo después lo suelto.         La selva crea latidos y sarta de escondrijos         en que pueda esconderse una hembra descalza.         Hay vergeles edénicos rodeandolo todo:         Su albricias espinozas con una espina hiere         más no aparto a la rosa, que huye a lo recóndito         de las hojas más grandes: íntimas y profusas         que algo profundo sienten más no sé definirlo:         No sé si exhuberante removerás sus tallos,         o serás lo copioso del calor de sus tardes.         Abundante, penetras cada cosa y desfloras sus látigos         atándolos a lo ajado de un lugar que deslustras.         Quisiera que vinieras a mi en tu trapecio y ser de terciopelo.         Que tocaras mi dermis que es de apariencia erótica más de lo vulgar  escapa.          La hora te cincela más no veo a la hora detrás de tantas frondas          y tu pie se levanta para pisar al aire que para servirte se hizo.          Si creo presentirte en murmullos con alas alguna copa cae y cesan los cuchicheos...          Ahí es que estás tú, rodeada de hiedra y viendome silenciada en la vasta madera.          Como a la no presencia siento que habré de hallarte y hacerte celeberrima,          más que las cofradías de árboles acerados o floras sin desorden,          y que rozaré tu piel de candor divinísimo y seguiré tu rostro a donde muere el Vesubio.   /Para vivir los himnos de las constelaciones que te crearon unánimes con sus sagrados soplos /Para verte: oh hija de astros pacíficos y de candor modesto precipítate a mí antes que alba mate el color de mi cuerpo y deba derramarme como vino en las tapias .....    
Inasible
Autor: Richard Albacete  44 Lecturas
                Pasa el ámbar y deja                piruetas en la arena                donde el cristal cruzado                se afila y despelleja                y hay un prisma en un átomo                que a los colores cela.....                Más amo al amarillo                mezclado con canela.               Él me quita lo apático               y ella rompe dolencias.             
Pasa
Autor: Richard Albacete  41 Lecturas
                 Me desgasto y te hallo                 casi desnuda y casta...                 Y más que la azucena                 por tus luces, cegada..... 
Me desgasto
Autor: Richard Albacete  41 Lecturas
              Por la caminería              se oyen reptar los rastros               de algún absolutista              caído en las desgracias              de una horca sublime ..              Más el Estado ilímite              romperá su garganta              y su cuello de mimbre..
Caminería
Autor: Richard Albacete  40 Lecturas
           Lo que tengo es de ambos:          Una ola donde se hundió la nieve         y los semblantes blancos de una esquirla muy breve          Y el giro de los astros cortejando a Selene...
Lo que tengo
Autor: Richard Albacete  44 Lecturas
                     Sinceramente amargada, palomilla cortada de alicaídos pétalos                    en tu negliyé holgado se quedan tus miradas: y ves el piso inmenso...                    Todo lo que tuvo de malo las discordias se metió entre esas cuerdas                   de suave lencería, donde hoy te complemplo apartada del nailón:                   Te llenas de dolor en la tela sintética y al pecho van tus lágrimas.                   Es un dolor profundo que reside en las penas de las monjas eclécticas                   que lloran hasta la última gota de su duelo por virginidad no dada....                   Así como lo hizo lo hija de Caleb y la de de Josué endechaba.                   La vida te ha lanzado sus certeras tormentas, pues es en sí pesada.                   El corazón que tienes se dividió en tu pecho y marchó con las aguas.                   Corazón huidizo entre dedos ilícitos, que diluido exhala                   tristezas muy mayores a las que siente el mundo, cual muerte a puñaladas.                   Cómo no he de asolarme si cayeron tus lunas y tus hombros ya sangran?                    Pequeña entre las cosas que son de las montañas, tu altura se rebaja.                    Tu postura no es la que el trebol quisiera ni aunque se enajenara.                    Dentro de algún patíbulo todos los seres marchan, sean o no asertivos:                    Sin posesión o nombre y talante de eso que devoran las ciénagas.                    Quebrada en tus recuerdos, la congoja te arropa y te esquiva la aurora                     que sabe de venenos que llenaron tus venas y se esconde en el viento.                     En esta hora oscura los pesares se suman más no se hacen delirios.                     Tu lamento es profundo como grito de alcoba cerrada en los conventos...                     Y todo se malogra bajo el peso del páramo que deshilacha hechos                     y es de contrastes tristes: páramo cosumido que resquebraja espectros.                     Más en esa tormenta que apenas te articula sabrás de reformarte,                       de quitar los despechos que hoy se pelean a duelo y te hablará lo limpio                       y en sus sacras costumbres habrá de congregarte quemando tus vacíos                      y oquedades resecas de amores verticales que con lanzas se han ido                       a hacer más estropicios, a increpar más alas y volverlas sesgadas                       y quizás, a cruzar las puertas del infierno, pues sus palabras matan                        como hordas de asesinos que comen salvajadas y pulverizan perlas,          colocando dolor donde ceniza hubiera y malas alimañas que son para el desconsuelo:           Lagrimea lo que puedas hasta que no hayan lágrimas y desilusión muera    ahorcada en sus barandas y se sequen los cáctus dadores de dilemas y se quemen en tierra                     Y que tu raíz nazca como Petunia abierta y olvides lo olvidable y la alegría                   retorne selecta, equilibrada.......................y evite a las tormentas                                                                         
Sinceramente
Autor: Richard Albacete  74 Lecturas
           Pura: como de un almidón que hace casto al Cielo.         De insignes lados blancos....Tan estelar y astral cual no se esperaría.         De orillas planetarias que templa a mis soñares  y sosiega mi calma:         Tus bordes curvilíneos, tu figura que apenas trazan los carboncillos         y que el pincel dibuja como dejando ángulos suaves e inalcanzables,         quizás aún formándose en línea indefinida y adelgazada huella.....         De hilos muy tejidos, de esa luz que se vuelve bendita si te forja         bajando de la melena al pie, como idílico canto de un recrear Divino,         la silueta hermosa que originó a la nieve y a goteos casi tácitos....         Agua que se sostiene en puntos que se acercan y tus partes hilvanan         en cadenas ingrávidas sin vestigio de aguas ni ganchillos efímeros.         Todo lo bello que aleja a la estridencia, plasmada y modelada         por las líneas del cutis y el eje de tus piernas que son de arenas claras.         En tus puntillas eres y obra de maravilla de un escultor celeste.         Caes sobre la cama como nieve engranada a motitas de viento y de lunares albos.         Y Como a los elementos leves te codicio y se plena el vacío que a veces me acompaña.         Frágil como una nota disuelta en un sonido, como cristal ardiente y luna acrisolada         de mis manos te escapas a un piélago de bronce que en una esquina pasa.         Y mi alma te sigue como si en ti cupiera lo tiznado de negro y mis peores mañas.         De varias vetas brotas y mojas mis manías que no lejos se alojan......    El arrebol te cela pues no llegará a ser ni el carmín de tu espalda ni bermellón que alcanza       la flor de tus motívos, el ensueño que eres, la hoja cristalina, la mariposa esbelta,    aquella que camina cuando otros cuchichean y no notan las zarzas por siempre aromáticas.        Como una cima eres que los vientos levantas más allá de cerros de la caída humana             y en tu espacio no tiento que algo oscuro dilata: luz en mi bastimento:          aquello que es vaivén de lo bello que arrastra y ven de reojo los templos....    La que puede adherirse al pecho o a la espalda y dar vigor y sombra a vidas contrastadas./Y extenderá sus manos como ensenada extensa  que da sobreabundancia y afina el gentilicio/       que en su belleza sana, pues es acopio de todo lo que es hermoso y son sus brazos calas                                     y querencia que atrapa.......                   
Pura
Autor: Richard Albacete  42 Lecturas
            Cuando no puedo mirar tus pies, tu cara o tus rodillas        mi imaginación logra atisbar tu cutis sugerente a través de techumbres,.         Lo irreverente que eres al cruce de tus ríos y sus vados velados...        Mi imaginación que antaño fuera permanente sondea tus rincones,         extrayendo tu cuerpo de sueños de extranjeros que tentaban de paso   por villas que se fueron con las huestes lejanas.....A los que parpadeastes y desaparecieron         Me considero humano cuando veo tus rosas que se van enhebrando         y, a veces se me ensarta tu reojo mulato de cuerda estampa fina.         Más, cuando se desvanece esta mañosa niebla, apareces en garbo:   Tal es tu galanura que mis ojos se inquietan y corren a esconderse en tus bucles de pelo.         y la humedad recoloca tus gotas y tu agua sobre amplísimos labios,         que para besar nacieron....eso gorjeaban ángeles que espiaban mi traspatio....         No eres de la tristeza y su filo excesivo, sino excelsa potencia que al barítono arrasa         haciendo de la ópera un lugar de tu trance...Plateas de maravillas e himnos de cordura.         Lo cenital se yergue y en tu nutrido pelo de marañas hermanas, rubor silente pasa.   Y al final de la tarde eres tazón y hoguera y una hogaza nueva que llenará mis hambres.         Hay un palacio alto que erigieron muñecas,  para recrear vestidos todos ignotos juntos...         Si quieres celebrar allí tu contextura de ave bella que resuena al ponerse el plumaje:    llévame a mí: desértico, debilitado, inhóspito como yedra en un yermo que está petrificado.         A ese lugar central donde lo exultante de ti se abre jubiloso, radiante, casi utópico....        Ser de mitologías y libación fozosa y tu entropía hace de los seres dinámicos        dentro de un equilibrio que tus versos resuelven al ordenar a las frondas purificar su savia.        Cuando no puedo verte mi mente te imagina, descalza y reformando a una bahía débil.          Revientas los conceptos de tipo y arquetipo y todo viene nuevo y por ninguna usada.. /Desde el cobre macizo te miran otras piedras con mi amor al unísono mientras que te proyectas/          desde una altura clara, que carece de sismas y retomar pretende mi  cuerpo imaginario....   
Cuando no puedo
Autor: Richard Albacete  26 Lecturas
            Con un pie en el aire me asiento       y con el otro floto, pues hay sendas contaminantes            infectadas de lodo y espinas clandestinas            que velan sin velorio esperando incrustarse            desde el talón al codo y hacer laceraciones                 que agraden a sus cien ojos            que una vez recogieran del mortal purgatorio,            a donde no entró Sade cuando asaron su rostro ....   
Con un pie
Autor: Richard Albacete  38 Lecturas
                   Si te ven las galaxias                     permíteles la vista:                    Jamás vestirán falda                 ni un beso les hará heridas..... 
Si te ven
Autor: Richard Albacete  37 Lecturas
      Entre laja y laja    la vida se levanta    y caen al desierto    de un espinado océano    de una arena empinada    que hace reír por dentro    y les da pieles blancas    y sonrisas atónitas    para que se consoliden    como una unión de verbos    y puedan ser quemadas    en aquello que aturde    la paz de las iglesias..    Pues es pecado recio   y dulzura fantástica   para los que se saben  unidos por sus cuerpos.. 
Laja
Autor: Richard Albacete  34 Lecturas
        Desde la edad del sueño, idénticas a mi fondo,        hay formas lentamente para mí reformadas:        No sé si tristes, pero sí uniformes y algo teñidas en llanto.        Hay un luto simétrico como en las estaciones de los tranvías muertos.        Confuso, veo algo como un gran sol cayendo en su horizonte......        El tiempo agrega largas a todas las palabras y se oculta sereno.        Hay raras geografias que aturdirán al geógrafo y al que mide con palmas.        Ando aislado en mi mismo, sordamente aturdido más un concepto        se agarra a mis adentros de dureza muy húmeda y parcos jeroglíficos .        No puedo aclimatarme a estas paredes largas que presume a sus ciegos.        Ni salir de la roca que me tiene esculpido y sólo deja evadirse a los lutos.        Siento que soy imágen que a otra imagen recuerda: me fuí tatuando solo        en las parcialidades de este pliego confuso que no busca unidades sino poder macizo ...        Y el cuervo del silencio se ríe rodeandome y se presenta ameno....        Como tinta entregada a cegar armisticos quisieran me plagiaran algunos buscadores,        que penetran la tierra con palas y señales...... y con sonrisa déspota...        Podrían bien hallarme entre dos clavicordios o un marfil que ya ondea.        Que me saquen al viento seres devoradores y me graben a fuego        de una teperatura unánime ancestral en que centrarse los ojos de Saturno.     Y que al final yo sienta las capas de los aires, los tercetos del verde, el color del colérico         y sea algo muy sólido entregado al vacio y venga en otro bloque la que habrá de ser tempano...          Es orbe enrarecido el submundo de rocas y de tan lerdas lajas.....        Pero algo rezuma en nuestros modos cúbicos que como a eco lejano de vida se asemeja         
             Si quieres venir a mí, camina en mis pisadas:             En las delgadas huellas que dejé en los líquenes....             Camina a paso lento el rastro de mi recuerdo.....             Soy casi de paso etéreo: el que pisa y no desgarra.             Posiblemente me hallarás entre dos hemisferíos,             o par de costas lentas a las que embriaga mi agua.             No es fácil seguir al que es leve y porta blandas y blancas velas             y, a veces, se despliega en ardientes velámenes....             Más del soneto cae un senderillo de piedras             por si alguna persiste en allegarse a mis lados.             Mis costados son densos y lo desean las bahías             y muchas cantinelas se empeñan en rozarlo.             Debajo de cada talón dejo unas curvaturas             que no borrará el tiempo ni el hurgar de los pájaros.             Trae también las lámparas de las virgenes fátuas             que quemaron su aceite.... y vé mis pinceladas             de trazos consistente: Prosigue a mis inicios que yo sabré guiarte             con los mínimos treboles a los que iré sembrando.             Siempre parto de noche en un adiós silente...              y me esperan los páramos que se abren en reinados.             Pero tú, fugitiva ven al albergue de perlas al que siempre converjo             y sabe percibir mi retorno y mis fugas... .. Y a mi presencia asiente             porque voy con mi todo a su lugar elíptico y sembrado de hamacas..            Allí reheceré todos los elementos y se impondrá mi calma en mis lechos eternos.....              
 Publicar? para qué si es cansino? No preserva su orden el Universo?  Y no se avienta el cuervo en sus alas?   Como cosas teñidas con la luz cada alfabeto exhala sus rondas de palabras     y lo que  ha compuesto ya el día, se tragaran las aguas....
Publicar ?
Autor: Richard Albacete  33 Lecturas
             Tirito de frío y no muero: me arrastró sobre mi hambre             entre ordinarios hielos puestos en lo perdido de un iglú que me salve            y la grasa de morsa, que anteayer yo comiera, ya la gastó mi sangre...            Mis grandes apellídos no sirven de nada en tiempos congelados....,            que me roen las vísceras con furor de sonámbulo que aún no ha despertado.     Mi piel es el cobijo en que ando atrapado....No es suficiente amigo en un Polo de Nadie...      No olfateo al nativo que su mujer te dona, sino a un viento de aire que me estruja la médula,       y la desbarata en partes pues es de larga hacha y da cortes selectos...Por gusto me desmembra       y pondría bajo osos bizarros, cual florestal ofrenda si eso lo deseáran los seres más glaciales        de estas raras estepas que de mí no se apiadan y heladas me contemplan....      Los esquimales pasan oyendo sus sonidos y sembrando más trampas a seres diminutos....        Más yo no valgo nada en el piélago yerto que es ponto silente que a los vivos ultraja,         con sus bocas de bestia y colmillos colosales...El erizo le teme porque corta las rótula de los         sobrevivientes de dérmis y epidermis, sometidas a  látigo hasta que ya no tiemblen.        Algo temborilea como una roca alta que el arrecife arrasa y lo transmuta en témpano.  El calor no se encuentra en entes agarrotados y una libélula ciega mis ojos más que oscuros.   Carezco de lo básico para esta batalla donde no hay peral que brote ni se creen manzanas.      Mi cuerpo será leña que a otros recomponga y comerán mi carne con un rito sagrado.. y agradecidas manos...             
Tirito
Autor: Richard Albacete  34 Lecturas
                  Todo nace de tí: las sílabas, las sombras,                el vaivén intocable  que cubre tus sonidos.....                Lo que se toca nítido y reconforta.....                Y una mar que se forma en tus sencillos trazos.                Goteas en la palabra con tu cintura gótica                y sibilante pasas encima del sereno                 con un matiz de aire jamás muy corpulento                Sé que he hallado tus manos en la piel de mis piernas y tocaste mi cinto.....                 y la larga corbata que extiendo hasta Segovia.....                 Lo que es de carne lo es aunque parezca viento...                y farallón gigante son tus caderas rosadas.......                 Te he lanzado una alfombra que saqué de un papiro,                  Para que sepas que él persigue tu prosodia, tu fulgor elegante,                   la elegía del mundo, la palabra increada que logre resumirte:                  Aquel lema en que danzas y sales de la fonética y lirismos ajados.                  De lo mucho que eres se formarán los pájaros y mi ser de relámpago.               Se consigue en tus pechos el muérdago que te muerde y aquel beso que eres.                 Danzas sobre vacíos, giras sobre las formas que se hicieron maltrechas...                Y se aparta el guepardo de ti, ser que es perfecto y que aloca bahías                 donde yo iba tránsfuga con muchos abisinios y a Etiopía adivinamos.                   Por ti los frurtos verdes marchan en estampida y lises en mí florecen.         No pueden contener tus contextos mis años ni pueden acuñarte los cúmulos más altos.                Que mi verdad se haga donde se vean tus vetas y se fundan las minas                Para enaltecer lo que nace del oro por hornos depurados y se acuesta en veletas .          Caminaría por ti en los mares descalzos y pediría el poder de un cielo ya aceitunado.     /Destilas ese goce que sacia mis colmenas y las hambres profundas que me diera el precámbrico/       Prolongaste a tus uñas para que las besara y mil caricias velan la paz de tus nacientes.          Yo me prendo por ti, siempre escalando lejos....Más allá de la aurora y trinos boreales            Más la luz te persigue queriendo que la enciendas y cures llagas múltiples.        Envuelta en armonía, el jardín te reclama crecer más que el abeto caído por los siglos   y ser esa que vele encima de Hipatía, mientras hace sus cálculos que a los astros ascienden.                                                        
TODO
Autor: Richard Albacete  77 Lecturas
              Cristal,              roca apretada al viento por las manos de Hércules:               Diamante en un momento de fuego cristalino.              El agua da sustancia a la piedra apresada             y sale de ella lluvía y primor de rocío: mística gema extática.             Grabada ha milenios por presiones de tierra y bahías muy secas.             Caen en ellas los siglos que en lluvias se extendieron... y vetustos milenios.             Cuando el obrero clama que te vió en refulgencia se derramará en lagrimas.              Diamante de mil brillos: hay que cortar tu cara con otro diamante ambiguo.              Para que puedan ya admirarte las cosas que tus cortes contemplan               nacientes de agua nítidas.....La singularidad de decir " transparencia",               y como te aquilatas en los trances del fuego, al que dejas depurado.              No pudo el mercurio ni nada sostenerte y eres espeso río y adornas las facetas,              de tu múltiple cara....Eres como agua lavada en una luz espesa, como infinita tea     en el dedo de las novias...Y tu manjar repartes a ciegos con piedades sacadas de tu lumbre. / Eres mucha y ninguna y perfección repetida que anhelan los tenderos que te ansían sin escrúpulos /  / Esas mil caras tuyas llamarán a la muerte que hay en el que roba con dedos de sangre que es ajena/.  Flor de infinitas lágrimas, señora de lo vítreo...la que princesas aman: de corazón durísimo/         Como tríadas de soles brillas en tus hileras, más que el más magno astro..... /Pero tu pecho cubre un comienzo de hielo que sólo ven las frígidas en sus momentos gélidos/.  Bocado del bocado, apetencia de muchos que ven tu transparencias con una mano al fuego...       Nadie puede costearte pues eres maravilla que sacraliza al ojo y a todos pulveriza.       Para tí van mis manos de encanecido obrero y toda disidencia arrodillado entrego.. /Lo mismo harán las musas que a tu lado convergen y cantan como Príamo, salvado por Heracles /                                 
Cristal
Autor: Richard Albacete  75 Lecturas
                Transparente, a veces circulas en tu mundo...           Sales de tu vestido y casi eres evanescencia....           Se disipa la alcoba, el ático, la cama de mis desequilibrios...          Cual indiferente vas en la alfombra o el piso de mimbre.           y proyectas la vida en tus sumisos velos y tu tez serenada....           De ti no salen fríos sino orlas de flores que se ven en lo alegre.           Eternamente eres cuerpo en laxitud.....Revives candilejas:           eres candíl y lámpara y quinqué que se afina en sones saxofónicos           y el liróforo no sabe como escribir tus cuestas y tus grandes llanuras.           Las ventiscas te adornan pues das paciencia y calma y horas serenísimas.      Como aquella que viene surgiendo de sus tallos y soltando grilletes vas gestando tu mundo.           Tu fina propiedad será envidia de muchas, más vendrán los saténes de rasa contextura            y el terciopelo afín clamará por treparte allí donde se origina la curva de tu cuello.     Todas las majestades buscarán revestirte, aún piedras de savila que jamás se supieron: Mírame por tus fuegos, preciosa y descúbreme: yo paso en mil goletas y sublimiso al canto.         Tu cuerpo eterizado da a luz a tu ombligo fecundo e incipiente, y lo protegerán sagas         y dirá la leyenda que eres de Escandinavia o de mitológica estirpe.             Yo me desprendo y caigo sobre los alelíes que a tu cintura crean      y porto la semilla del que vence a las nieves y llevo tu retrato en mil farolas claras...             Esperaré a que dances muy dentro de mi cuerpo y te asiré a mis entrañas..              Para que sepas cómo aferrarte a mis manos si un centauro te ataca   o te celan luciérnagas que quiren dar batalla....les lanzaré sonetos para que se disuelvan...   Y al fin puedan unirse tus brazos con los míos. y los muslos sean uno:Prominente princesa.                          
Transparente
Autor: Richard Albacete  34 Lecturas
          Al fondo de tus adornos          me has empujada:mala...          Y ya no encuentro la sílaba          de esta posición no grata:          Me has echado a los residuos          que toda nada achicharra,          Para que ardan mis muñones          que yo le quitara al prójimo....          Por la llanura cabalga          una venganza con lanza:          labrada en huesos de mártir         para acabar tus andanzas...          y también el cuello mío          desgajarán tantos filos           y lo molerán los siglos          pues es un acto de casta          no de consuelos en asta,           si no de muertes melladas....                                       
Al fondo
Autor: Richard Albacete  37 Lecturas
         Ha finalizado         la vida piadosa         que ignoró tus labios:         Son labios de avate         y no seran sabios:        Pues beso evitaron...                       
Ha finalizado
Autor: Richard Albacete  35 Lecturas
                    Hoy no habrá poemas                   ni angustiosa retórica....                   tan sólo unas palabras                    que sudo, como a gotas. 
Hoy
Autor: Richard Albacete  30 Lecturas
                     Artificioso o fingido...                           Gulutural apenas,                  va el hechizo a cuesta de unos lebreles bellos.                  Según  su ley y arte y su hechura a mano,                   pegadizo al que quiera ceñirse a sus crines                         Pasa sin dar descanso, amasando su magia....                    Puedes verle correr tras las lechuzas verdes y cúmulos oscuros....                    Aglomerado en el borde de muy mancilladas letras                            cae sobre casacas cometiendo maltratos.                   ....Puede salir de ranchos o sordos arrabales y perforar la niebla.                         Cambia la realidad con sus visos de humo y a algunos, desespera.           Hace orbitar al ojo encima de su capa y en su corriente cambia lo que son las verdades.             De la boca de toda ninfa se espolea y aguijonea su marcha aún al contrahecho             que llegará mañana o se disipará cuando la bruja invoque en sus mil acertijos                                 a la espumada araña..... 
Hechizo
Autor: Richard Albacete  32 Lecturas
                Pasa la rosa envolviendo silencios:               pasa en el celofán sin cintas que la abraza.              La belleza impoluta se demuestra al mundo        en hojas inmediatas, rojas como los primeros ríos que bordaran la Tierra            y la pulcra manzana que era incomestible para el ansia de Eva          Las rosas son partícipe del tono de las hembras y dulces resplandores...            Cada mujer aguarda sus detalles pulidos, su orla irreverente             .... A La orilla del pétalo una mujer aguarda a que esta la guarde,                  en su fina cintura de cómodos detalles, superior a las perlas                 o a otras flores rosadas : la rosa es vibrátil y maravillas crea                   y supera al clavel, que va en manto de fiesta...... 
Pasa la rosa
Autor: Richard Albacete  36 Lecturas
                     Caliente,                    en la estola febríl que se oxigena al aire.                    Con tus altos tacones de madera aserrada,                    alta te vez, como torre en la aurora.                    Anduviste en suplicios y súplicas hasta ajenas                    tras la muerte del hijo único que tu matriz cerrara                    y te dejó adherencias en ojos lagrimosos, disueltos en el agua.                    Hay un vacío esférico que tu entraña codicia y es de víscera anhelo.         Imploraste a tu pelvis hasta que amaneciera más no podía ella ayudarte en sustancia...            Rezaste hasta beber la suma del cansancio y tú plegaria alada no la escuchaba nadie.   Ahora vas a los altares donde el vino rezuma y hay cohortes se seres de incomprensible habla      y ves virar los átomos de los dados de piedra y a la dura ruleta que a todos defraudara..         Estoíca y sin amigas, caminas en tu luto y tu sufrir se alza encima de cantinas....   Sigues la triste ruta que siguieron los naúfragos que murieron ahogados donde agua faltara..        Y, mareada a tus pasos llegas hasta tu casa, donde nada te vela ni asiste a tu velorio          y tu cuerpo se arropa en una cama rala mientras se multiplica tu dolor de crepúsculo.                                            
Caliente
Autor: Richard Albacete  33 Lecturas
              La luna roja penetra por las ventanas,           serpea por las escaleras y ve sus tonos naranja:           Hasta el ático llega y son sus dedos ramas recias nudosas.           Desciende hasta los sótanos sin bruñidos tesoros           y allí tamborilea que a la casa ha cercado y quitado bisagras.           Va desarmando puertas, revolviendo anaqueles pues dice que es luna Nueva y tragedia. Aún al viento reta pues se muestra colérica y descimienta las casas con sus hachas sangrientas.   .....Es luna envenada ya antes de que fuera y chimenéas rompe como a un vidrio una piedra.       Es pantera abrasiva y temor de las fieras...la que mancha los palcos y a la sirvienta agrieta          Es astro que alucina en un terror hipnótico y podría cegar mitológicas furias.          No fija coordenadas por donde se desliza y va moliendo tierra dejándola llagada....     Es algo que me apena y suciedad en mi estancia de escalas amarillas...Embiste contra ellas..        Los mandriles la ven con memoria de pájaro que se escondiera en cuevas...        No tiene residencia fija en este cósmos seco y su sabor me consterna y reseca.        Dicen que siglos atrás anduvo en zapatillas, y daba solaz y fuerza y quitaba estertores...  / Más ahora se ve bestia que embiste con las múltiples cabezas de la hidra, escondida en la yedra/     y cuando ya ha partido, mi alma se degrada pues todo se despuebla ante un tono fántástico                                que se ha desdibujado y un gran titán observa.   
La luna roja
Autor: Richard Albacete  44 Lecturas
           A paso de vencedora           traspasaste la hora           y rompíste al segundo           como a una rama loca           que aturde a los sentidos          y los echa en charólas .....           Como si no cupieran           en hogueras nacientes           donde cuezo palomas            y guiso hasta mis dientes....             
Paso
Autor: Richard Albacete  33 Lecturas
           Si viniera la lluvia           que te traiga temprana            y que no te disuelva            apenas yo amanezca. 
Si viniera
Autor: Richard Albacete  33 Lecturas
     Sencillo escribiré     como lo hace el mirlo     a horas muy tempranas,     sobre temple amarillo     y lejos de bravatas     que secundan al río ....
Sencillo
Autor: Richard Albacete  41 Lecturas
           Botija:         cuello roto...        Tan redonda y angosta ....        Mediana y solitaria....        Goteas barro  líquido....        Te cubre el alquitran.        Te aceita la resina,        más vas goteando siempre.       A todo el mesón mojas...        Ya no hay ristras de ajos que se acerquen a ti       y menos, cadenas de cebollas.       Habrá que romperte y rehacerte....      Lo dijo el alfarero, ese de ojos metálicos:      mecánico  del barro, como le digo siempre...      No sirves: todo botas y sin consolación      No existirá la mano mágica que te cree.      Eres creciente estorbo a los pies puntiagudos      del cocinero maula y pésimos ayudantes...      Habrá que deshacerse de ti y volverte rodajas      y añicos cabizbajos....y echar a la Gehenna.        No es pecado tuyo el romperte o rajarte,      más irás a los fuegos que lo destruyen todo:      Aún en la Jerusalen vieja, te tendrían por desecho.      Pero te cederé un ramo de aceitunas que aplacará tu muerte      y lo que fue tu sombra calcaré en los caños ........                
Botija
Autor: Richard Albacete  34 Lecturas
                Cabémos en este escueto espacio,               en la rojiza piedra que el arrecife trajo               y suavizó el escollo con corales y anémonas            reblandecidas, cómodas, como almohadas mojadas....              Las espumas se suman a cosquillear los dedos             Tuyos y míos y mojan los tobillos y las rodillas trepan          Esta agua salada tiene color a cielo cuando el Sol ha espigado:          Los hidrozoos los siente y la anclada medusa que tan sólo es adorno.       Esta gruta es la nuestra: la que tomó las pieles de millones de armiños:    Caverna en que sabemos descansar como flores de espuma sin un remordimiento.,       Hay quietud en la pausa que consolida vetas para cada pareja que se derrama entera     y cabecea en el gusto que es dado a los mortales sin recelo y de buenos escrúpulos.         Las manos enlazamos mientras las labra el agua y de una vez, las lava.        Allí podremos hablar del mítico unicornio y lo que hizo Ifigenia tras el rapto de Helena.       Parlotearemos como dos locos mansos y sin febríl premura: seremos satisfechos         tan sólo con hablarnos ....y escucharnos no es hecho que sólo hacen los sabios.          El mundo rodeará donde nos encontremos, más no oirá nuestros ecos          pues le falta talante para saber lo que hicimos en los juegos mientras Eros soñara..    
Cabémos
Autor: Richard Albacete  24 Lecturas
                   Si yo te cincelara con un cincel magnífico                  se verían tus bordes de belleza instantánea ....                  Y el rubor de tu rostro que a nadie desconsuela                  y caería tu silueta de parda semiluna                  sobre la sombra clara, que a mis manos ven necias.                  Bajaría tu amparo a la estancia secreta....                  Y el vapor velaría por tus largos valores.....                  Serías la que viene cabalgando en su honra....                  La de entornado rostro, la de busto limado y pulido del todo.                   Y algún pincel vendría para pintar tu bruma:                  La que gravita densa entre grandes caderas                  y sale de los mármoles más bellos de Carrára,                  rompiendo el envoltorio con excelsas cadencias.                   Serías carne amable, moldeada en regocijo                  y llenarías mi cielo con tus partes de lumbre .                  Allí existirías....lejos de lo precario y te amarían mis ojos                   tan llenos de castigo: que llené de patráñas y seres congelados.                   Ojos que jamás vieron tan bella tesitura y los buscó el leopardo                   que de muchas saliera en un momento ciego...De rapaz alimaña.                   Cuando otra vida tuve en cuerpos de rapiña y los dardos me hallaran.              Más ahora eres aquí de mil aguamaniles y vertederos grandes y asas rebozadas,               la que quita las noches que antaño connsumiéronme, y recrea verdes tiempos.          Aquella que surgió del centro de la piedra y entrego mis pesares a sitios desolados.           Aurora y hembra eres en corta lejanía... La que le dió el sentido a la palabra BESO             y entró sin insurgencia a mi mente pagana y corazón de ajeno.....             Como lluvia que goza a todos aliviar y entra en mis sigilos y ablanda mi roca             muerta ya a los latidos y siembra esos olivos de una paz extraviada:              Alto ser en los célicos: maravilla que siembra sus flores en mi pechoy que estará a mi lado cuando el siglo culmine y me pondrá en la tierra, custodiando mi sombra                       
                 Descúbreme,               siente latir mis sílabas               en todas las bahías y nichos de las olas:               Quepo donde no dejan las        vocales sus horas.               Un lugar coralino guardado en argamasas.               Pauso cada segundo y los minutos callo               y el tiempo es un milagro que por ti se detiene:               Una pausa que deja que búsques mis moléculas:              Quizá en la oquedad de algún  árbol me hallaras.               Todo se ha congelado en dos magnos paréntesis               para que puedas alzar la roca cincelada y hurgar en lo marino               de las cosas tomadas de carne y lejanía                e inspeccionar el tenso rosedal que desde décadas hierve:               Quizá me encontrarás en sus tersos vapores....                O en el rozar de átomos que inflaman sus moléculas.                O en la raíz hendida por siempre del Enebro                O manchando vitrales en un instante vítreo....                 Quizás las fumarolas me volvieron bismuto,                O algún gas sulfuroso guardado entre los géiseres...                  O soy columna de humo que bordea tu magma                 de dulzura infinita, de muchachuela riente                que busca entretenida la razón del albatros                y dónde es que se halla el ardor de los nidos.... Más                Ya no soporto más y me descubro en verbos,                 en haz enajenado que espanta a cada grillo                 que desee molestarte y estés dormida o sueñes                  con un árbol gigante que crece y al cielo espanta y grita                 Pues es de hojas de fuego que te protegen siempre.....                Aquel que pone en fuego al aire que te escolta                y quema el alfabeto que buscó desfibrarte                para que reconstruyas para siempre unos léxicos                vacíos de lo que hiere: con voces que eternizan               tus pliegues y botones, la trenza de tus ropas, la belleza innombrable           y las radas serviles que te abrigan y guardan: son bellas ensenadas ,            de ti: vértigo al aire. La que doma lirones y seres abrasivos....           La que estará conmigo cuando me vueva pauta y a las brisas disperse...                                                                   
Descúbreme
Autor: Richard Albacete  27 Lecturas

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales1218680
Textos Publicados5523
Total de Comentarios recibidos6391
Visitas al perfil305082
Amigos483

Seguidores

34 Seguidores
Mauro
Nathalia
Ángela Gullón
Sonia
Maria Jose Acuña
XIme Ramirez
Carmen Hernández
Carlés
Jesica Galeano
Daniela
bagheera
ARTELITERARIO10
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>

Amigos

483 amigo(s)
LUNA NEGRA
luz maria valeta
luna austral
Jhimmy Anthony
Vladimir Mlinarevic
Raquel
perla vargas
Lucy Reyes
juan carlos reyes cruz
Marisol
vladimir
milagros
Mati Sait
javier castillo esteban
KKKK
Q
ViudaNegra
Brenda Morales Chang
Leonardo Pizarro
jessica jara
Camila Romero
Esmeralda Tabullo
Gerardo Llamozas
JUNTALETRAS
martina beneton
María Ester Rinaldi
Mía Luna
Florcis
MONICA DENIS
Daniela Alejandra
esmeralda
aidee montserrat aguirre varela
germariels
Luciana Alfonzo Garcia
yessica pitalua suarez
Shoegazer
un sentimiento
gimena
gabriela.piris.
Alejandra Mora Lopez
El rincon de la Chelita Aguilar
Andy C. Revilla
Silvana Chavez
Gesc
Añete
EL MUNDO DE COLORES
Carlo Trejo
itza pichardo
Alizia Froyd
Samont H.
Elmer Rivero
Eleonora Beecroft Bustos
Ada García
Elvia    Gonzalez
Mariana de Jesús
Nyx Sheila Charlotte
Karmen HG
Rocio Alem
arjona28
Impacto de Reino
Daniela osorio
A....
Carolina
Marcelo Ignacio Mendiburu
Charlie Lopez Briseño
maribel gonzalez navarro
Stella
atzu
Liman
Isaí de León S.
Victoria María Allais
Marina Gómez
Celina
Sadako
German Karel Hanisch
Edisson Martinez
gregorio salomon garcia cabrera
kathy
JENNY JARAMILLO LASSO
jessy santiago
Alejandra
Ari Treekie
Veronica Molina Diaz
Oscar Ruano
claudia janeth cuero
Carolina Aguilar Vélez
Elian
jesuseduardo.mo
Emmanuel Alvarado
Lay Black
Josefina Arévalo
Issa Martínez Llongueras
José Javier Doncel
Afrodita
barbara
ALMA CERVANTES
tahity pikeyt sanchez hernandez
jesus.bardon.11
Sara Luz
karla lorenzo
 
ralbacete

Información de Contacto

United States
Persona que siempre intenta escribir algo.
-

Amigos

Las conexiones de ralbacete

  luna negra
  MariaValeta
  luna austral
  Jhimmy
  vlado
  Racrizu
  Miriperlita
  Lucy Reyes Neira
  JCRC
  marisol.coincidir
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 49 Próx. > Fin >>