• Richard Albacete
ralbacete
Persona que siempre intenta escribir algo.
-
  • País: United States
 
                Enredar tu pelo quiero                sobre mi plexo de fieltro:                y que se levante en llamas                esa melena sudada .....                que es vitualla de vitualla                levantada en lo perfecto.                 Quiero vestirme de ti                con ese vestido fiero                que te aflora desde adentro ....                y es de carne acidulada                que no tendrán los plebeyos. 
Enredar
Autor: Richard Albacete  18 Lecturas
                Para que me sigas                dejo que mis huellas                las calque de arena. 
                  Canela,                  salvia,                  anís.....Tu sabor específico.                  Con esencia de malta                  y ese excelso matiz que sólo se da en Chipre.                  Aromas que recreas y atisbo en mi parcela:                  de cútis mentolado y de fresas en rodaja.                  Caramelo mayúsculo que jamás probara un César.                  Pasas por las redomas que hace el viento azulino...                  La cintura se hizo de un gran lapislazuli                  y adherencias de algunas otras gemas mayúsculas.                  Esa mixtura tiene una cereza alegre, cual corona de niño.                  Pasa ya por las cosas que a tu vera florecen:                  Utopía del alma, quimera de lo dulce en suavidad fluída.                  Te realizas en todas las playas que lamen los océanos.                  Pilastra en que se hacen mis sueños más legítimos.                  Tu sonrisa es aquella que manchará a la luna.                  Emparamada por todas las miradas del bosque, jamás llevas paraguas.                  La trementina baja su cariz disgustado y segregas emolientes                  que caen mundo adentro para ablandar al átomo y mares de moléculas.            Ven y crece del todo en mi siembra sencilla y enraíza tus lomos de mariposa rosa              a la fruta que debo comer si reconforta mi trajín tan ansiado del que forja cadenas                y es, de su fragua esclavo, aquel que fué verdugo y cumplió penitencia...                   Más nada lo sustrajo de este su hoyo extenso: su celda destazada                 donde hay muslos, piernas, manos desesperadas y colibríes sin hueso.            La espada me cortó con acto permitido:me sesgó la guadaña superlativa, inmensa,               y fueron mis arterias pedazos sin su sangre y se quebró el íjar para volverlo polvo.                   El luto me marcó con sus tizas tan negras que fuí matón tiznado:                   cancerbero malévolo al que molieron anclas y hacha dejóme en trozos.            Mas, pasa ahora con tu esencia ligera, con tus brazos de viento: tan significativa                  que podrás sujetar mis pedazos, mis vidrios y mis oscuros actos                  y ponerme en tu mano como una criatura a la que irás forjando                         en tu mundo de soles y bemoles curtidos y darme un uso nuevo;                      Fuí siempre primitivo y de muy mala saña.....Sin refulgencia alguna...                                    Y no supe del trino que va sembrando almas....                                          
Canela
Autor: Richard Albacete  25 Lecturas
                       Siento que mis párpados se abren y entrecierran.                          Veo interrogaciones ancladas a mi alma.......                        Y desde cada esquina mis visiones me azotan.                     Oigo el segundo nombre que puse a mi ventana.             A veces me encanezco en estos mundos claros y sé que me tornan jóven.               Orbe de comas, punto seguido o final , de acentos acallados...con aromas benditos...                La eñe siempre pasa por lo extraordinario y la interrogación cruza          la cabaña rijosa, y a hembras alborota al pasar sus navios por manadas de pueblos             por el afán que punza a las hembras perfectas en su frenético valle.                  Yo, en mi infinidad me siento soledumbre de ángulos vacíos.                  El cobertor en mí retiene sus bulílcios y me calienta extraño, quemando mi atavío..        Todo es sueño que sueño y verdad que me espanta: poseen albedrio            Es lo que fuerte no era..... y la noche añade otra capa a su capa y apresado me aplasta.                   Mi ser se estratifica, mi ser que no se cambia aunque yo se lo exija.                  La habitación es tácita como yo y mi arquetipo y a la Nada pasamos            Y de allí nos rescata la fiereza de un vidrio que desea cortarnos y ponernos grilletes.                  Pero huye cuando la hoguera se eleva por mis manos y se hace fuego eterno.         Todo está estatizado:pagó cifras la noche y las dejará mañana, cuando vaya a su exilio.                   Lo onirico es palpable sólo con cuatro manos......y la hora se cierra.                 Y yo sigo en la noche redeado de cristales y duermo en vellocinos..                                                                                                
Siento
Autor: Richard Albacete  32 Lecturas
                        Haré                      poemas                      sencillos                         que                      entenderán                         mis                       amigos 
Haré
Autor: Richard Albacete  22 Lecturas
                             Para ti y tu alma de raros corredores,                         en la que te proclamas gema con gentilicio.                         La que vistió el espejo que iba a pasar de largo.                         La que está cincelada por cinceles sin filo.                         Razón de mi razón, lugar de mi codicia,                         templo erigido en carne, cabelleras y pétalos.                         La que sembró arcoíris y me fue misericordia.                         Para ti la palabra y un cántico al oído.                         Desnudada del todo ante objetos que velan.                         Te miran con asombro las estrellas más ávidaz.                         Tu tallo ha germinado y ya no eres niña                         sino primeriza princesa eterizada toda....                         nimbada por auroras que entre sí se entrecruzan.                         siendo el relumbre insigne que vivifica al cielo,                         cáustico a esta hora y dormido en los ciervos.                         Centella tan vivaz: acaloras los fríos que en los yermos llegan.                         Perfilas los contornos de este yerto pues eres fina lírica                         y tus manos conciben al pincel que agregará astros,                         centellas, super novas y galaxias difíciles                          y también las guaridas donde flotan los pájaros.                          Harás las estructuras de los capullos verdes y moldearás al lago                          del que he bebido y bebo y darás el sonido de las frondas acuáticas                          y enseñarás al verde salir del amarillo                          Y al trigo que fue ajado lo volverás mecido....                          Y las lluvias sabrán su estructura romántica y mojarán parejas                          en parajes echados sobre su hierba misma, donde habrá intimidades                          sabiendo tu ordenanzas un coro de palomas que ondularán formadas                          cual saeta de plumas que tus normas protegen, vuelan desenvainadas,                          sobre la petulancia de la ola que encontrara tu alma en un rincón salobre:                    Estaba maniatada a ser inexistencia...Crearás a la musa y a su ser contenido,                        y pedirán permizo para verte azahares y pensarán amarte.                       Con todo consumado volverás a tu estancia y a tu cintura suave                       que es cascada hipnótica para mis alaridos tomados de la Alhambra...        Bajaré y subiré por tus ángulos, tácito, con mis dos manos mansas preñadas de orificios                      Se aferrará a ti toda la esencia humana:te auscultarán sus ojos                       en que jamás el sueño pusiera un arroyuelo para que convergieran               a la paz del delirio y sus tonos dormidos....y todo lo sabrá los que dan los cariños.                                                                                                                                                                                                                                                                                                
Para ti
Autor: Richard Albacete  20 Lecturas
                        Mi irrelevante sombra cubre a tu cuerpo entero                   y se hunde, sin voces, en el mar de tu alma.                   Tú, timida del aire y quieto fuego puro                     eres mar de quietud en tu silencio anónimo.                    Vasta como las luces de tímidas bahías                    portas lo que es severo con clarísima calma.                    Mis gestos fueron duros ante tus ademánes                    pues no tenía oído para entender mis odios.                    Mi ceguera era esclava de otra ceguera antigua...                    Yo era ambivalente suspirando el lo opaco:                    Pero no me adversaban tus manos generesas:                    Tus dedos eran fértiles como cipreses jóvenes.                    La violencia que siempre amarraba a mi torso,                    la diluíste toda con corazón de plata y nubecillas jóvenes.                    Mi recuerdo recuerda tu risa por milésimas                    y tu rosada apariencia como rosa concreta,                    más sin espina eres y de sangre dorada.                    Fuiste quemando el vidrio que más me laceraba:                    Sacastes las espinas que me habían postrado:                   Generosa de todo y de corazón viviente que jamás fuera látigo.                    Amanecias siempre con pureza de gesto y agradable palabra.                    Y serena pusíste las vías del rescate y unos prados de alivio                    para mi vida torva, ha de mucho cortada y de engrisados segmentos.                    Sentada en una roca que se hiciera de aire concentrado y visible                    girastes mis caminos, enderezando escrúpulos que habían finalizado.                    Sembraste en mí el estupor del canario sencillo y las sílabas cortas                    y un árbol de mi sangre elevastes del todo: de copa alucinante                    y frutos de sentidos y la conciencia seca revivió al ser corteza.                    Me entregaste bondades que jamás eran mías....Me desterraste heridas.                    y me volvíste guarida de recreos, la hoja que apacigua y dejó lo inquietante.                 Y entre trinos de luces yo sucedía alto, de vívidas entrañas escapadas del frío.                     Dejé lo tendencioso de mi filo de espada y fue mi pensar simétrico                      y mi habla pensaba antes de pronunciarse: alma antes depauperada.                  Por eso es que te velo cada vez que te sueño y guardo los poros que te cubren.                              Pues pasan las arpías buscando lo selecto y  a todas espanto.                                                                    
Irrelevante
Autor: Richard Albacete  28 Lecturas
                         Como Cántaro roto,                         como piedra olvidada.                         Como paso oxidado entre ecos de bronce                         Como pesada laja de ánimos mortuorios;                         Como lo que no fuera y nunca logró ser.                          Hundido en las ojeras de las negras vasijas                          deshechados por hombres que murieron por Troya.                          Me cobija un sudario que se extiende en lo ancho                          Y botijas que traen la ceniza que absorbe                          un esqueleto reacio a podrirse amarillo.                          Valle Inclan lo sabía pues se esparció entre ellas.                           Al punto terminal no lo alargan los términos:                           Siempre trae su ánfora que llena de exterminios:                           Tan áspera y odiosa que no la soportan muchos.                           En un momento estamos..... y, luego, no seremos.                           Nada me extrañará por mis matices fríos.......                           Pasará la alimaña por lo que fuí y era,                          mordiendo la cereza que no alcancé a tragarla.                          Al cimiento del mundo, procaz, seré encerrado con mi YO demolido,                           y pasará la Nada donde dolío la herida con un dolor enfermo.                           Mi idea será disuelta junto con mi envoltorio y traje color sauce.       Y una pareja nueva soñará en los olivos míos:.... Ya no gira la noche y el cielo ya no canta                         Ni llevaré en mis brazos magnólias amarillas ni helechos tono blanco                             pues pasó mi segundo y, tras él, he expirado.                       
               Me mutiplica la arena                      dándome unas dunas frescas...                   y el agua viene y rasguña                      los contornos de esa duna.                    Miran seres oceánicos                            mi ser, de tórax gallardo.                     Lejos me ve el pescador                            que se deshace en andrajos....                     Y sus aparejos pasan queriendo hacerse de lanzas.                              Y tocar los tamboriles que ama la mujer soñada                                     dibujadas por las algas...                      absorbo al Sol y disfruto                                            del cocotero, su agua. . 
Me multiplica
Autor: Richard Albacete  23 Lecturas
        Tras un regero de pájaros,                        tus migas                           y mis canarios. 
Tras
Autor: Richard Albacete  23 Lecturas
                      Filosofa cada                                 piedra                       tus pisadas en la arena.... 
Filosofa
Autor: Richard Albacete  27 Lecturas
          Escribí en LA menor          la razón que me apartaba          de tu colorido amor. 
Escribí
Autor: Richard Albacete  22 Lecturas
                  Cae por mi mirada: No tengas  miedo, ven                 al centro de estos mis tibios arenales :                 Mira a mi ser centrípeto....y que ante ti se mueve                 a donde encontrarás mis más primeras páginas......                 Mi ser de pergamino, ya algo más que antiguo.                 Cae aún más adentro y ve mis vocales rojas                 y sílabas enteras que no son de promíscuos.                 Al fondo de mí, vocales que claman desde un foso                  románticos endecasílabos y monologos pardos.                  Encontrarás allí la letra y su alfabeto:                   La razón de mí mismo en donde se hace mi hálito                  y el verso es recibido al salir del presidio: No cometió delito.                  Revuélvete en lo denso que quito al diccionario al sustraer sus hilos.                  Todo es murmullo denso y cadencia silenciosa y, a veces, asimétrica.                  Palpa todo mi vidrio y mis cristales raros, toca al monosílabo amplio.                  Estamos yo y más nadie y viene el pensamiento a fraguar remolinos.              Es el levantamiento del tono en mi garganta, lo que acumulado se volverá un grito                y saldrá por mi alma o exclamará en mis manos letreros mal leídos.            Dentro y fuera de mí reencuentro Parísos y escalas, que, un día previeran misticismos.        Y la Rosa es rosa por que yo así lo pienso y libación de aurora en mi universo interno.            Pasa lejos la heráldica con sus celos de fuego y reconstruyo árboles imperiales          y jardínes edénicos....Separo mar y tierra dentro de mi entrecejo e ideas se concretan.         Recreo caracolas, tardes de luz, las ánforas donde la arcilla misma se amasaba naranja.           Escribe mis tablillas, mis estructuras ténues y mis lagos bordados de infinitas esquinas.          Y ve lo imperativo de la imperial violeta y suelta ya las notas del neutro clavicordio....         Amáme como lo que no se contempla y más a leguas se intuyen viniendo en avalanchas  al que siguen laúdes y trombas no menores: quiéreme más que hermana ante un soneto frío.      Saca de mi el arpegió que por tu ayuda vuela, arroja las caracolas encerradas adentro,          en mis lares marítimos: Se tú la que labra las formas de lo no imprecativo      y fuera de mi sé fronda de cabellos turgente y mar de piel amada a la que yo rocío.                               
Cae
Autor: Richard Albacete  49 Lecturas
              Saldré temprano al cementerio:              Ya el verdugo me espera                               y rodará                         una larga tragedia                      que mi cabeza plena:                     No se enajenarán más penas                      en mi lado lunático                      y beberán las yedras                      eso que hoy me atormenta..                                           
Saldré
Autor: Richard Albacete  30 Lecturas
                  Plática                  de dos bocas                  en donde ni otra cabe:                 Son dos seres ceñidos                 que no sacian sus hambres,                  y la boca canibal diente a diente devora:                  Son almas antropófagas                  comiéndose sus ganas....               
Plática
Autor: Richard Albacete  34 Lecturas
              Atrapado              entre nieves              sol y vientos              fenecen:              y exhalación se vuelven              y endulzan los océanos. ...              Los vientos, sin sus fuerzas              se trastocan en lágrimas...              y el Sol se hace pestaña:              Déjalas en la ventana,             quizás un gnomo loco              pueda extraerles alma....                              
Atrapado
Autor: Richard Albacete  26 Lecturas
              Mis dedos             toquetean             los hilos             de tus muslos:             Ambos de oro y plata...             Piel que es pura  proeza             y arrastra cien heráldicas....             Concreción de las artes             que escondes bajo faldas:             Ven y muestra, muñeca             lo que es ser pura estampa:              Mis yemas son sacrílegas             y las bendice tu agua.              
Mis dedos
Autor: Richard Albacete  58 Lecturas
             Si dejo de alejarme             de la luna silente            me volveré poemario             de sonetos eternos,             para encantarte, Vida            cuando la carne es firme           y el furor es travieso. 
Si dejo
Autor: Richard Albacete  49 Lecturas
              Hecho sed me hice agua              para que me encontraras              encima de tus tierras....             Y, gustosa, bebieras.... 
Sed
Autor: Richard Albacete  24 Lecturas
               Los arroyuelos siguen               los signos de tu danza               y de tus muslos baja               lo que aplaca sus sínodos               y furores levanta                en líquidos ojitos....               
Los arroyuelos
Autor: Richard Albacete  37 Lecturas
           Somos los que existimos:           Los que el amor hacemos           en dormidos durmientes           donde el tren es menguado           y huye con su romanza           instrumental, sencillo           con su cariño al aire           y no arrolla los cuerpos           tiernos que se entrelazan...              
Somos
Autor: Richard Albacete  31 Lecturas
        Omnívora, satírica....       Tan mordaz y punzante en un Castillo de Oro:       Todo te lo notifican tus cuervos tan quemantes       con sus murmullo cáusticos, abrasadores y tórridos.....       Eres la que una vez nacía de los crótalos y mágicos violines:       La que extravió el camino que moldeó el apamate y era hembra de feria....       Baletista traviesa que en su eje viraba y así enseñaba al mundo en tarimas de fiesta.       La que comiera uvas antes de la vendimia, la que inventó cosechas de higos macerados.       La de partes solubles, blandas, reblandecidas... La que fue camafeo de alineados relieves.       Y llegó a conocer los trances de la luna y sus pasos hipnóticos: arteriales, sin peso       y como la melodía que afinaba el nocturno se agregaba a los seres de la palabra noche.       Los colibríes venían a ti y los distraías y dabas forma exacta al canario increado. / La que vivía con tez y de holgados sentimientos, moldeada de los cobres dejados por presagios./       Y, se balanceaba alegre en su suave mirada y parecía venida de regios trampolines.       Pero vino el amor con vinagres de luto que siempre le persiguen......   Y ante el mozo fue ciega y creyó en las campanas y utopía fue caminante en iglesias      con ramillete excelso, vestida de los blancos más augustos del cielo y en euforia trizada.    Hasta que vino el borde de la desilusión  pues fue el hombre huidizo más allá que su aroma:         Vino como la Nada y a la Nada marchóse y te quemó el alma de oscuras mordientes           y lo agrio del siglo tomó tu corazón y lo rajo en sus manos...y no dejó residuos.          Desde entonces te aislaste y tumbaste corredores y viviste en lo húmedo...        Hoy vives en lo arisco de una vida seca, insociable y esquiva, como lo es la sátira.          
             El mar me petrifica:             me hace lajas, me esculpe.             Talla mi cuerpo una ola:             Soy estatua, escultura y final de trabajo.             En mi frente me encuentro en dos Océanos,             uno agua licuada que me da jeroglíficos             y otro en nubes indómitas que engendra a las lloviznas.             La conjunción de ambas solidifica el alma             y me pone de trozo cayendo de las rocas....             El cielo tiene cielos que le son complementos             y el mar retiene el agua y hasta exprime los vientos.             Y en la dureza de mí, roca que existo,              esperaré a que venga alguna laja amiga.     
El mar
Autor: Richard Albacete  27 Lecturas
Ardesen el mar: Cobarde,que no dió su cuerpo al fuego para salvar a su amada...En un mar de fuego ardes por no morir por aquellaque guerreó por ti en batallas.Entregandote la vida y la piel quetranspiraba: furor de sangría y cólera entre cien borrachas dagas...Mayor ha sido tu ultrajeque su muerte a puñaladas.       
Ardes
Autor: Richard Albacete  18 Lecturas
                     Hoja de flor, pistilo en su ápice.                  Cúspides sustancionas remojadas en leche,                  oro indiscriminado, detalles más que labrados:                  Cristal que dora a la hora dando pendientes al mundo.                  Como si la llamaras, aparece mi mano                  con olor a manzanas y frutas en racimo                   y se desliza en todas esas caídas tersas                   a la que tenue palpo, con dedos muy simétricos.                   Aquello que permites que me acerque sacrílego,                   Son montañas y valles y piel que no se aleja.                   Salida de las fábulas del cosmos que reinventan                   estás ahí y eres como ser que entreduerme.                   Yo que crucé los pontos no eran tan vinosos...                   Yo que vi a un arlequín danzando entre las flautas.                   Aquel que atravesó por lutos verdinegros                   y creó la organza para el puro y el fieltro para fiero.                   Que caminó y cansó de probar toda hendija:                   Con índice extasiado apartado del filo.                   El que durmió en desiertos con harenes de amadas.                   El que cruzara el Äfrica para gozar de ébanos.                   Hoy tan sólo te cubro de un aceite marítimo                  colocando en tu boca una lenta alcaparra.,                  me echo a tu lado y canto la canción del camino                  y  sé que nunca debí yo marcharme de casa....                                                            
Hoja
Autor: Richard Albacete  29 Lecturas
                            Palideces en los brazos del viento:                        El viento toma formas de árbol y termina en cien manos.                        Y, cada extremidad, se hunde largo en ti y tu mar de señales.                        Los bosques arrebolados desean amarrarte y cederte calores.              Todo se desbocaría en tí como afluentes de río a las que el mar no alcanza.        Lo carmesí te unta de los pies a la cara y es un carmín tan vasto que en orla se enaltece.                   El cielo es pintalabios y sobre los ambos desciende, más entra un aire azul                   y un soplido amarillo y los colores cambian cual tonos de acuarela.            Te mantienes florida mientras todo te atrapa y la liana silente se ata a tu cintura:      Nunca habrá devaneos entre las rosas ágiles que miran el delirio de elementos que ciegas. Pisas la pieza ingrávida madre de la amatista.. y el ónice hace venias...se van erguiendo yerbas                con dedos en dedales para no maltratarte si acaso te tocaran.   Hortelana del bosque más henchido del mundo, no dejes que se caiga tu traje de oro blanco                
Palideces
Autor: Richard Albacete  27 Lecturas
                     Pluma,                   nombre,                   acertijos,                   se riegan en la sombra.                   La mesa se ha entintado....la mesa que pernocta                   bajo las cosas solas que, en sus nombres suspiran.                   Todo cae y se yergue, oscilantes sus nombres se mantienen.                   La cortina tiene ojos para verse cortinas, más no notan a otros.                   Hay como cal y sueño y párpados velando que el tiempo se entreduerma.                   Volteóse el reloj de arena que al mantel empalaga: nace la hora nueva.             Lo que puede se espía pero no se trasnocha....Veo lo aparejos ladeados en la vitrola:                  Cae cada segundo de la hora silvestre como caen las hojas atravesadas de agua.                  Es un descanso breve que trajéa elementos con pudor que no ultraja.                  Las umbras siderales aquí se mimetizan y juegan mientras sueñan.                   Las linternas, ufanas persiguen tu retrato cual terco ladroncillo.                   Yo soy espuma y bebo de la ola que me carga, como otro ser funesto.                   y primoroso engaño a mi ser cohíbido que se cree metafísico.                    Ancho vitral hermoso que se quebrantará cuando caliente el vidrio:                   Correrá como magma, como caudal silente, cuando su hora llegue                                         de ver vivir al mundo...... Y sentirse caliente,                                       animadas las cosas ya vueltas a la vida.....                                                                                                        
Pluma
Autor: Richard Albacete  31 Lecturas
                       Hogueras siempre espantadas,                   perforando con sus brazos los oscuros de la noche.                   Siempre serán piras pálidas que se orean en lontananza....                   No se ha oxigenado el aire tras esa flama barata... ni respirares algunos                   levantada entre cristales, hojas vidriosas y algo de corteza de abedules.                   La oscuridad es maciza y reconstruye montañas y desgasta todo vórtice.                   Es vorágine esa flama y torbellino que logra quebrantar a cada rama,                   y romper callosidades de este paraje que espanta y devora a los amigos.                   Su corazón dan las peñas a las ínsulas del fuego y deja abrasar su entraña,                   como mujer en entrega para el sátiro que hubiera y tenga cola de paja.                   Se disemina mi cuerpo por promontorios de playa y me disgrega la arena          que a mis miembros desparrama y esparce hasta en charreteras y botellas taladradas,                   amontonadas por olas, allá donde vive el muelle y la mujer se constela.              Dentro de mí la hecatombe en calamidad y desgracia y retroceden los lotos   en este cuerpo que gira y crea piruetas cuando la locura insana se derrumba en su facundia..              Me cortaron con cizalla, con uñas y sin sentidos y tijeras no de plata.           En esta noche, mi centro no descansa como nunca ha de reposar mi alma...            No me abrazó la molicie ni me consoló campana y réquiems eran escritos   con cien letrillas prestadas.....La noche no duerme en noche ni callan las madrugadas...             Lo que es prístino de día lo oscuro lo destartala pues porta dientes de fierro:            No escapará un a un desierto donde las magnolias danzan y morirá en su agujero             lo que no tuvo ni mortaja ni dolientes y que gran dolor mermara.           Sobremanera la noche hace sacudir los astros y destroza lo que es cobre            o acuñadura de espejo: todo cae de su molde y lo figurado muere             donde sangran los faroles.....Los ecos se dispusieron a huír con sus laberintos             y puñados de reflejos que saltaran de relojes: entre oscuridad y tiempo             se han deslizando mis pausas  ydestruídos mis alientos....y secado mis deseos.             Veo la flor de las aguas, lo mismo que Borges viera en sus ficciones e itsmo.               A cada minuto embiste una niebla y rompe rocas exactas y arenas espolvorea..         Laxa como cada cosa que precede al atropello la noche, en tropelías demuestra           que es violenta e inconclusa....y sobre ella me echo para calcinar mis huesos..                                                            
Hogueras
Autor: Richard Albacete  36 Lecturas
                     Hay vértigo en tus bahías y el anclaje de mis ganas. /Trago mares de saliva que tomaron mi garganta, como a una amante egipcia a la que Faraón llamara/                    Veo tus costas y esquinas y dos pirámides magnas donde posaré mis manos             como a tórtolas cansadas, como a tordos esquinados que pináculos levantan.             Son tus curvas tan sencillas y de avidéz pronunciada para mis dedos: caballos     mecidos suaves que ya al palpar, atrapan. Tu tinta se ha desbordado en tu dulzura de agua.     Empapada para el lecho te hizo la madrugada y se detenía el tiempo donde terminó tu falda.         La almohada sueña cerezos y dormitar en la Alhambra: Alta enredadera mía, la que es cobre mejorada, oro de  mil arreboles, curvatura de una dádiva que no supo la montaña.        / Luz de desvelos mayores: ser de estilizado orden por universos cruzada y tu melena sinuosa alboroza lo que calla mi yo: de perla incalculable es el centro de tu espalda y tu ombligo ha superado a los que pensé en Granada./          / No me detengo en la métrica por tus labios superadas: eres solaz espumante: la de tezinmaginable de joya que al dueño atrapa... Y por tu cuerpo yo siento cintura que me enajena y perfección que se labra, en húmeda maravilla casi celestial que extiende tus muslos como dos aguas de  tres o cuatro Occidentes.../              / Jamás la belleza pudo fraguarte así en madrugadas: garabateada en mis dedos que ya no cortan ni espantan./          Caes sobre los bemoles de aquel que perdió en Lepanto una mano y fue muy noble       / tu arrullo, en tus arroyuelos en los que duermes a expensas de lo que mi deseo calla y en tiempo, contemplativo, no puede creer lo que eres pues no existe en lo que se narra en creaciónes fantásticas...../ ( Hay alfombras en tu cielo y velas que siempre extrañan )        Celan onomatopeyas ser una sombra discreta que quizá se te acercara y un verbo de mariposas por tus tobillos se cuelan y sabes a mermelada de una especie no nacida, más que provoca a sus bocas y les borra las congojas que les dejaran querellas con arrendajos en un nido de palomas donde se pelea a diario..Y a diario ambién se besa y las virtudes se liman./       Para mi es que te esculpen los átomos y se sonrojan a la vez que van labrando a insignes misericordias...y aparece tu cuello, diáfano, largo y poseído por belleza milenaria.            Cuando el Sol irrumpa en fuerzas se cegará ante tu brillo y refinará tu escarcha....           / Mis ojos siguen en leva mientras en furor contemplo tu cadencia de cayena y el enigma de tus senos.....y quisiera ser curiara para cruzarte en destellos y por pieles de Topacio y lapislazuli firmaremos cada uno de tus hechos....Entre tanto helecho y muérdago y finura que se extiende por las firmes arboledas y las honduras de Gracia, mayores que las morenas tendidas en Salamanca... /                               
Vértigo
Autor: Richard Albacete  48 Lecturas
    Cayó el ángel sin su lira:  Iba colgado a unas ramas  que a querubines, miraran: Angel: ve que a los seres celestiales  también el tropiezo alcanza..   Cuida de tu ala astillada   y no pises a las víboras   que ya Lucifer comprara.       
Cayó
Autor: Richard Albacete  27 Lecturas
         Morí en cada ocasión         en que te pensaba envuelta         en mantillas de ilusión,         que dan calor a las hembras,         nacidas en Guanajuato         donde sombrean las florestas         y se merienda cecinas,         mas al bofe se le olvida. 
Morí
Autor: Richard Albacete  30 Lecturas
         Para       dormir       tranquilo      necesito          ser       un niño             Y       sin pecado          nacer            de           Eva           que             me             ha         pedido           antes             de           pedir              a            Abel.              
Niño
Autor: Richard Albacete  54 Lecturas
             Triste....Arrodillada ante una simple ortiga.            Fría, acallada, con venas en la tierra.....            De raíces amarradas quizás porque no es Dalia,            o porque probó tus gotas y le supieron a sangre            que el lagrimal desocupa en sus momentos negros...            Estás en esa planta con tus uñas de tierra y vencido coraje.           Ya debes de entender que lo ocurrido pesa y es una extensa llaga           que lacera las almas sin promesas ni espera: paredón de dolores.           Lo que hicimos nos corta y sala con desgracia, enteramente honda.           Y es más que peso grave o roca que demuele a los seres endebles.           Yo también estoy triste ante un jardin que rasga            mi dolor como arpía a la que vela un cíclope que custodia al invierno.            Hay un veneno raro que ha tomado mis poros y encharcado mis ojos.            Y baja por mis oscuros costados de silencio diluyendo gramíneas,             asesinando cuervos que piensan en veranos y todo tragan a fondo.             Somos dos seres vivos perdurando en máxima tristeza, carentes de la boca.             Viendo lo mutilado que es la álgida tristura que desflora al humano....             y sollozos callamos mientras se nos permite recogernos en lágrimas             que soltaremos en ríadas cuando Mercurio mande a matar arlequines              y los estambres callen pues no producen pólen y mueran las romanzas....              Desde ambos silencios somos desconocidos y lejanos y parias                                anclados a la tierra.....                 
Triste
Autor: Richard Albacete  23 Lecturas
                      Me han hablado del Haiku                      mientras horneaba las patas                      que les pondré a mis caballos:                      Para luego quedará esa expresión del asiático,                      pues aún no pongo torso a la escultura que trazo...                      Y no puedo descuidarla, pues se iriá tras otras manos.... 
                   Hoy me ha despertado un pálpito                   súbito y fue su pecado el hacerme sentir                   que ponía al Cristo sus clavos y me jugaba sus ropas                   como vacío ser bizarro: ese que colgara a Dios                              con un puñado de esclavos                         todos de pies, perforados.    
Hoy
Autor: Richard Albacete  38 Lecturas
                    Camino del Escorial                   pidió zarzamoras un niño                   mientra un aire de mil dagas                   cortara el bosque a cuchillo.                   Lo verde se trepanaba                   entre otro verde sin ropa....                   y les veían asustados                   varios millares de alondras...                   Cuando vayan por Granada                   y se acerquen a la Alhambra                   Crecerá la sed del niño                   pues le resecan las dagas                   que desfondan laberintos.                                                            
                        Por el camino de arcilla                        marchó el poeta al  exilio,                       y en su maleta llevaba                       una planicie de pinos                       y el espino le agredía,                        y a sus zapatos de vidrio.                       Morirá en la tierra vaga                       y será su tumba un castillo                       visitado por las fábulas                       que en vida verde soñara...                                                    
Por el camino
Autor: Richard Albacete  22 Lecturas
                   Tú, indiferente.....Sin comentarios...con mentol como labios.....                   Sin elegir las sílabas ni morder las vocales: Callabas en tu mundo sin herejías bucales: Sin ver los gatos grandes que a mí me perseguían...               TÚ en tus dientes sumisos, que no mordían lo opaco... y de dentina fresca.   Apartada          de mis lemas insípidos... Yo era dilema necio de rudos divagares y velas apagadas...                   Construído en dilemas y paradigmas largos                    que constituían vergeles y algunas vegas vagas... Casi                   rodeando su ocaso....Con las tíldes del tiempo y la hoz se acercaba....                  ( Remarcadas a veces en mi sien sin palabra...)                  Venías hacia mi con tu flor y consejo y calidez callada..                   Y termal te posabas como anchura bendita que demarcó mis ojos                  en ti y tu desbandada, muy pronto recojida en un ser de caricias                    que ponía mis lindes y me delimitaba con susurros tan dulces                    que te pensé azucar y reina de los jazmines que trabaja cauta.                     Mi móvil señorita de precaución primera y sonrisa mágnánima.                    Cual las montañas ámplias que huyen con sus rocas y, viene el bosque y dilata,/ Tu parte generosa, tus delicados bordes muestran lo benévolo y noble del vapor que te empapa/.                 En todo se revela tu canto sin otoño, el Sol regocijado, la entrepeña violácea                    que sale de tus poros como mínima gota si encaminas mis causas.                    Tu luz de quince años ha siglos se cumplieron y eres hembra y centaura                      y la que entra a donde mi pensamiento se hace quitandoles corazas.                Mas pronto voy callendo en humildad palpable y noto los rocíos y los copos del aire.            Huír de mi desvelo por su ser taxativo y nombrarte a la hora de mi verso específico ...                     Eres como la rosa que se ha encumbrado sóla y llevada por tórtolas                     a un lago de presagios. En que diluirás mi alma con tu agua jocoza       y surgirá el fonema rompiendo sus precintos y tu bruma espaciosa sobre mi encaramada...                      y ese sabor de espuma al que siempre venero cuando tu estampa calla.                                  

Autor: Richard Albacete  23 Lecturas
               La luz pura te alza a lugares eximios....               Anónimos silencios te siguen sin mirada.               De lo alto has venido con cuerpos y preguntas               y te ves sorprendida entre las circunstancias:               Sé simple y regocijada como la tierra arada que custodia un amante....  Muéstrate con tus venas.....Con tus ojos ve al árbol que da misericordia y siente su roce tácito..    Cruzado por sonidos y el vuelo de la alondra vé sopesando el valle.... y sus plumas se aclaran.                Sin quietud ni violencia contempla al aire tímido:                Lianas de fuego puro y gestos adversarios verás flotar de lejos:                Mas aquí está lo nítido, el barro generoso, lo que fuera amasijo y dejo de ceniza,                y los dedos del arte levantarán del sueño inerte del castigo....Le cercarán con paja..    De brisa fuerte y joven se te abrirá el camino y te pensarán las góndolas como fruta anhelada.                He ahí tu amistad abierta como plaza en donde cada ser come de una uva grande...                Lo que furioso fuera hoy se ha debilitado y marchó como otro a su coto de caza...                Pregunta lo que quieras a las nubes del torso tan ceñidas a ti como preciosas almas.                Clarísima te vez en la saga del mundo y tratan de adherírsete algunas serenatas.      Y de los copos en flama se transmutan la rosas, y canta y danza siempre un canario de vidrio..        Cuando se convocó a los entes mejores, te hicieron los cristales con cuido primoroso.           Abre tu puño y siente como laten los ríos y nacen repitentes los versos en Champaña..                       
La luz
Autor: Richard Albacete  31 Lecturas
 Déjame, solitaria. Déjame en esta hora  de actitud contrastada. Lárgate , peligrosa, en las barcas airosas que parten del diluvio  de la hora filosa  perdida en el segundo...  Que se pierda tu estela   tras una raza extraña...   Lárgate , vengadora, que mi alma me mata y es desquiciada y loca..
Déjame
Autor: Richard Albacete  26 Lecturas

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales1218672
Textos Publicados5523
Total de Comentarios recibidos6391
Visitas al perfil305073
Amigos483

Seguidores

34 Seguidores
Mauro
Nathalia
Ángela Gullón
Sonia
Maria Jose Acuña
XIme Ramirez
Carmen Hernández
Carlés
Jesica Galeano
Daniela
bagheera
ARTELITERARIO10
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>

Amigos

483 amigo(s)
LUNA NEGRA
luz maria valeta
luna austral
Jhimmy Anthony
Vladimir Mlinarevic
Raquel
perla vargas
Lucy Reyes
juan carlos reyes cruz
Marisol
vladimir
milagros
Mati Sait
javier castillo esteban
KKKK
Q
ViudaNegra
Brenda Morales Chang
Leonardo Pizarro
jessica jara
Camila Romero
Esmeralda Tabullo
Gerardo Llamozas
JUNTALETRAS
martina beneton
María Ester Rinaldi
Mía Luna
Florcis
MONICA DENIS
Daniela Alejandra
esmeralda
aidee montserrat aguirre varela
germariels
Luciana Alfonzo Garcia
yessica pitalua suarez
Shoegazer
un sentimiento
gimena
gabriela.piris.
Alejandra Mora Lopez
El rincon de la Chelita Aguilar
Andy C. Revilla
Silvana Chavez
Gesc
Añete
EL MUNDO DE COLORES
Carlo Trejo
itza pichardo
Alizia Froyd
Samont H.
Elmer Rivero
Eleonora Beecroft Bustos
Ada García
Elvia    Gonzalez
Mariana de Jesús
Nyx Sheila Charlotte
Karmen HG
Rocio Alem
arjona28
Impacto de Reino
Daniela osorio
A....
Carolina
Marcelo Ignacio Mendiburu
Charlie Lopez Briseño
maribel gonzalez navarro
Stella
atzu
Liman
Isaí de León S.
Victoria María Allais
Marina Gómez
Celina
Sadako
German Karel Hanisch
Edisson Martinez
gregorio salomon garcia cabrera
kathy
JENNY JARAMILLO LASSO
jessy santiago
Alejandra
Ari Treekie
Veronica Molina Diaz
Oscar Ruano
claudia janeth cuero
Carolina Aguilar Vélez
Elian
jesuseduardo.mo
Emmanuel Alvarado
Lay Black
Josefina Arévalo
Issa Martínez Llongueras
José Javier Doncel
Afrodita
barbara
ALMA CERVANTES
tahity pikeyt sanchez hernandez
jesus.bardon.11
Sara Luz
karla lorenzo
 
ralbacete

Información de Contacto

United States
Persona que siempre intenta escribir algo.
-

Amigos

Las conexiones de ralbacete

  luna negra
  MariaValeta
  luna austral
  Jhimmy
  vlado
  Racrizu
  Miriperlita
  Lucy Reyes Neira
  JCRC
  marisol.coincidir
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 49 Próx. > Fin >>