• Richard Albacete
ralbacete
Persona que siempre intenta escribir algo.
-
  • País: United States
 
          Y la lengua se traba donde otra lengua encuentra....           y se asimila el beso en diptongos pequeños....           Nada de ti se escapa en esta primavera y a mi cuerpo te amarro,           mocosa deliciosa que mi costado trepa y lo inunda de flamas.           Todo esto es ardido, y en ese ardor bebemos la copa almibarada, el vaso sin suplicios,           las secuencias de dramas arrojamos al aire pues hay sabor de poros          y trabas en silencio.... en una añosa cama que rechina y se ensancha.....          Ante el amor extremo cubierto de las algas de un ensueño dormido.          Brillantes nos amamos como ligeras bestias que liban y se acorralan           la carne en otra carne, el entrecejo nítido, el abrazo mojado en terciopelo vivo.           Ambos somos del mar, del tiempo, de las trombas del fuego y volcán en su magma.           Juntos procrearmos la canción del verano, la primavera enhiesta y el sabor del océano.                   Y al hijo tatuaremos al fondo de las primeras piedras y será laja nueva... 
Y la lengua
Autor: Richard Albacete  39 Lecturas
             Hay cosas, deliciosas             donde sangra mi hambre             y la presa se antoja desafío             que apresaré más tarde....... 
Hay cosas
Autor: Richard Albacete  45 Lecturas
           Y el Poema ?...           Y la piedra de cristal donde él combatía           el veneno mortal de una era que no era,           manchada de tiempo cal y mala filosofía ?           Donde están las vocales que nacen bautizadas ?           y los cruces de ríos donde raja caminos ?           No es más que satisfacción estimulada al fuego           del bardo que se interna en lo no develado....... 
Y el poema ?
Autor: Richard Albacete  40 Lecturas
         Nadie jamás ha torcido mis brazos,         ni a mi piel arañada la mordió el ocelote,         ni en contra de mis huesos, prevaleció borrasca.....
Nadie
Autor: Richard Albacete  45 Lecturas
                Y la palabra en mí es la palabra amarga,                aquella que vistió de luto a sus angustias                                 y huyo hacia los magmas..... 
Y la palabra
Autor: Richard Albacete  35 Lecturas
        De más a menos, desaparecerán mis páginas      y las tibias mujeres que salen de estos dedos,      se íran conmigo y mi techumbre vaga....      Si acaso quedan dos que leen mis fonemas      o tres desilusionados que tratan de entender      la idea tras la idea en que yo me resumo....      No dejaré lo pulcro y que la hoz denigre el color de mi llanto.      Para mí está el alba.....huiré en mi apellido.....      Seré entre los amorfos, otro que no es de plata y de paso lentísimo.      Algunos arlequines llevarán mi bohío y los altivos gnomos le mostrarán su saña.      Sigo el imperativo de mi mundo magnánimo: Ese que edifiqué con tres tiras de bronce.      No dejaré herencia a los seres rapáces, ni una astilla que logren hurtar con alegría.      Lo que yo amo y dejo siempre retorna a mí, como ave sagáz que me escolta y me picotea.     Iré a lo más celeste, donde las piedras cultas nacen sin alarido y nada las profana.     Es más fácil huír llevándose su cielo, y las citas empíricas que a tantos les molestan....      Y el Sol será conmigo como lo fue con Eros y bailará Afrodita, al leer mis tercetos.              
De más a menos
Autor: Richard Albacete  38 Lecturas
         Hago lo que siento.        Siento lo que palpo:        Las cenizas del mundo no son final o inicio.        Tan sólo son recuerdos de que lo pueblan antros.        Hay submundos sumergidos en las orbes hundidas.        Donde crece la prole y no recula el gallo.        Entre charlatanerías y regocijos vanos,       que más tarde el crupiér barrerá y asentará bajo piedras.       La ruleta que gira y ruje, marchando entre colillas de alcohólicos dolosos......       Paridos en la falsa soledad de su casa, con parteras de muy mugrientos dedos.       He aquí el quid de todo, la razón de los parias:       Que se aíslan a leguas de los que no se alcoholizaron y bebieron de urracas,        algo de asco y agua, de semilla que es deléite del hervíboro.       Hay calles que se doblan por dónde falla su ángulo:       La noche y sus misterios y las lamentaciones de las esquinas pálidas.       El hombre sólo bate su mano de navaja y corta el mazo grande en su juego tercero.       Toda esta oscuridad cae de mí y me abate pues se avalanza en puñales,       más el día vendrá y movera sus dientes y quitará algún alba mis heridas malignas... . 
Hago
Autor: Richard Albacete  32 Lecturas
             Aspiro las gotas del oro en el canario,             su innombrable belleza sostenida sin hilos,             y su pico que guarda mis secretos sencillos.....
Aspiro
Autor: Richard Albacete  35 Lecturas
            Siento lo que no siento.            Hablo de lo que callo,            si me enfrenta un Camposanto. 
Siento
Autor: Richard Albacete  40 Lecturas
               Ante el mar               ni sollozo ni río,               pues me da libertad. 
Ante el mar
Autor: Richard Albacete  72 Lecturas
         Al lado de mis zapatos,         sueño con morir descalzo         y que una turba me lleve         a enterrarme entre jinetes. 
Al lado
Autor: Richard Albacete  45 Lecturas
                    Fugaz               transeúnte mía.               Vienes, entre tus velos a llenarme de aire.                Ese que mana de ti y de tus comisuras               y una palabra sueltas que es un ser sosegado.               Manojillo de flores: se suelta tu melena              y el viento hace giros para para poder tocarla...               Y creces como tallo que te sube del púbis               y tomas mi garganta con caricias sin sangre.               Del ombligo hacia abajo emerges de las cosas               que tienen piel marina y que ondean de tarde.               Luminaria que pone en mis muslos regocijo....               Farolera que hunde mis vellos jactanciosos,               clavandome unos dardos donde el amor me arde.               Tus caderas retoman sus montes y cerezas y sus curvas alpinas,               Para que se coloquen mis manos sobre ellas si resuena el Atlántico.               A donde marcho vienes por todos mis costados y dándome de las frutas               que de tus dedos manan, y penetras a fondo en mi lado derecho               con la armonía viva de la que se derrama y procrea compañia...               A veces no soy nada si tu idea mi falta, y no siento tu cútis de laureles sedosos..        Y siempre estoy de tarde y bebo mis borrascas y la distancia calla, como mis soliloquios,        Y el coloco dormido que sale de las fuentes se despierta muy brusco y no ve tu ventisca.         Puedo sonar entonces dentadas caracolas y endechar como lo hacen princesas de carne.             Más al final retornas y tus sabores tienen el dulzor de lo vivo, la hojarasca que canta             Y anidas en mi pecho como paloma blanca y me das el camino de tus amadas grutas.                                  Allí crece el delirio y se trozan campanas y se esculpe con fuego.. y también nacen hijo...Como rosas descalzas y vívidos como flamas que en pleamar campean.                  
Fugaz
Autor: Richard Albacete  47 Lecturas
      Una flor       es un aroma,          que sobre mis manos                duerme           y quita todo agravio           que dan las hojas y el pólen.           Caen como ríos rojos              con pétalos resilentes....           Te doy esta hermosa gema               que se plantara entre enigmas.                  y las princesas celebran                       su pedúnculo y le adoran....                           Quizás las hacen muchachas                              que reparan las alondras....                                
Una flor
Autor: Richard Albacete  24 Lecturas
          He tocado, la noche de tus ojos,          la señal de tu fondo, de pubertad eterna.           Un rostro más que idéntico, afinado y concreto...           La masa de perfume que persigue tu torso.           Miel que rebozó su edad y esparció sentimientos.           De noche, trigo vivo y torso que empalaga.           Un rebrotar de feria donde hubo silencio:           Un cuerpo redactado, que cubre mis extremos.           En ti hay olor de flores y trigos uniformes.            Y tus manos segregan un sabor de certeza.             .... Niña del silabario, cómo haz crecido, tanto           que tu boca rubí se ha pintado de perlas y se empina tu astrágalo           a mirar mis adentros, con esa libertad que el viento y tú comparten.           Estás en movimientos dentro de mi y sueltas la luz de velas sacras           recorriendo mi alma, mi corazón, mi vil temperatura... mis silencios plurales.            Me acorralas con todo lo que trae tu cielo y tu cuerpo florece en ténues humedades.           vestida de marfil, me besas uniforme, en el dorso del labio que hasta ayer se sanara.          Todos los campos eres y lo mejor del canto...Y vamos de la mano, al día con sus fuegos.            
He tocado
Autor: Richard Albacete  28 Lecturas
              Calma,            quietud acallada como de nevisca....             No se dobla ni crispa la rosa de los vientos......             Y es pálido el aliento del gorgojo en la tierra....             Gorjean las esquinas que no muestran sus ángulos:              La piedra es piedra apoltronada en sí y la laja se calla.              En un momento tácito oscilan los recuerdos de unos vacios secos...              Huye la vaguada hacia un norte envidiable y al barómetro deja.              El tiempo oscilatorio remueve cada roca y sale de su concepto.              El buho ya me mira con dulzura envidiable o envidia que derroca.              Yo debajo del légamo, cansado de batallas que sólo beben cieno.              Acurrucado y frágil, bajo un árbol de geómetras, me reviso y repienso.              Y caen algunos huevecillos de un nido pasajero, a la distancia mía           para que yo lo coma y presienta lo que tiembla en los pájaros, por siempre resilentes.           Me miran las presuntas ideas de las cosas y jamás me interrogan, si me hallan abatido.       Y aquí existo yo, que a voluntad me encierro, hasta que venga Vida y Dios me resucite.                    
Calma
Autor: Richard Albacete  38 Lecturas
         Dame la mano,          Vencedora ....         Y a mí voz da tu oído ...           Acercarme tu volumen              de plata macerada       Y el grosor de tu piel que demuele mi instante:        El breve momento en que en flamas consagras        Mi sustraído vestigio, mi ser que no se dora        Ven aquí con sabor a trigo y con suaves campanadas.....        El segundo es volatil como yo y mis insomnios.          En el desierto clamo a la voz de tu elegancia....           La que es entretejida de mariposas gráciles.....            Y amansa, en su remanso, al aliento mayear.            Jubiló de mi júbilo: entré en mi jubileo.      Se me ha perdonado todo lo que  fallé y caí       y se abren prisiones que rellené de otoños..      Volviendo a mi la tierra vendida, el canto conciliado      el matiz primoroso de mis más fieras fiesta      las de farra sonante, donde me di y desdeñe mis dones...        y me perdí en la lápida que cimbraba mi tierra       de mal concubinato y de goces satiricos...       Pero estoy libre y ven, en tu cima de luces       brindando el agua miel de calma constelada       y déjame dormir bajo el domo que encierran       tus lucidas pestañas y tu risa de tarde.          
Dame
Autor: Richard Albacete  49 Lecturas
          La brisa es libertad:           Yo me apego a su sueño           y su silbido sigo,           y en su ropaje duermo:           es tan dúctil y fuerte           que en sus murallas crezco.           Pasa calmada sobre sus bellos hilos           y seres en sigilo le rezan y se duermen.           Libre del malestar que dan las cosas bajas           en sus halajas vira y su interior es cielo,           que cabalga en las mentes.....           Y hace que resuelva su vida el incendario,            y que el canto del esclavo sea canto de liberto....            lo que antes fue agreste lo seduce en minutos            y eleva, en las vitrolas, sus sonidos imberbes....                                               
La brisa
Autor: Richard Albacete  75 Lecturas
         Resonante, una voz me reclama.....        Yo me aparto de esa voz de torbellinos        hacia estancias clarísimas, hundidas en el vidrio:        Vacías, sin violencia de fuego y el gusto de esa palabra...       Soy de gesto y recuerdo, de aquello que no adversa....      Con pureza de manantial diluído en el aire, con ademánes sabios.      Fértil de corazón que palpita en lo vivo: He nacido sin puños.      Siempre severo y jóven....Lejos de los cipréses que arden en desorden.      Como Sol generoso me detengo en las plazas, generando esculturas      hundidas por milenios en aguas adversarias y al ser de bronce bruño      y coloco solapas...Y le doy un clavel para que cante el mirlo con dulzura de plata.  Que nadie venga a mí con gritos estridentes, que nada me arrincone mientras destiño torsos.     He danzado en la sed de Eros presumido y le he glorificado con mil gotas humectadas.      Soy como aquellos valles que danzan en la Nada....y en anónimos vengo      y en el aire expansivo la pureza proclama que halló y superó infinitos....      Y lijó estrellas vagas para poner al bueno lo que es del astro tierno...en hombros de nobleza.      Si alguien se cree muerto, que amanezca conmigo que lato entre mis ecos.      Me detengo y sollozo por la maldad del mundo que son de muerte en pecho      y abundan como alientos de deshumanos ígneos: su pasión mala arde y quemante se alza.       Pero yo sigo aquí, con mis brillos esquivos, disecando el agobio de uno u otro ser         que apenas ha vivido y es de inocencia abierta y lento en los olvidos....                                     
Resonante
Autor: Richard Albacete  35 Lecturas
           La ventana se abre           y el viento titubéa:           Viene de lo que fuímos y que tuvimos antes:            Los ojos de la tierra nos miran a los ojos y los vuelve canela...            El viento de sollozos nos nombra sin palabra y recuerda promesas.            Mojadas por los sueños que se van en las lluvías, arrodillado espera            a que te diga Amada y el amor nos amarre y que cesen las lágrimas...            Hay un rubor a lechos y una ruta hacia ellos que encontraría un niño.           Nuestras venas palpitan con sensación de antes y recuerdo tu nuca           apegada a mi cuello y lo que fueron caricias primigenias rozar las manos mías....     Más nos invade el frío, que a sensación aterra y seguimos labrando, cada quien por su lado.           El tiempo nos demuele y nos desmemoriza y las cosas gallardas, arrastra a la ventana,     y seguimos siendo los que viven silencio: aquellos que no escrutan la vida en sus arterias...             
La ventana
Autor: Richard Albacete  40 Lecturas
            Siseante, subo la estepa roja           que se mezcla con verdes y amarillos gentiles.           La planicie es más llana a medida que ando           entre hojas cortantes, muy leñosas y erguidas.           Son de elíptica savia y rasgos resinosos y me hieren y acosan...           Algunas se levantan encima del peciolo y presuntuosas silban.          Es un día sedoso enredado en pedúnculos cortantes como páginas.         Intento no pisar lo que del suelo crece y remedir mis pasos, pesados como cabras...         Y, en el fondo, el pantano alejado de todo en un redondo yermo...         Es cenagal obtuso que descansa en un óvalo, alejado de todo con ramas ermitañas         y cien bocas muy secas, incapaz de crear algo con su saliva y al ave tuerta espanta.         Un árbol romo surge muy dentro del fangal y engendra una paz sabia.         Amo atravezar estos raros arrollos y unos rústicos yuyos: medicación del fango.         Es una maravilla ver sus imaginarios y como se esculpen solos y entre ellos se escupen. La magia subrealista la obtuve de vitrales, cuando un cristal polícromo me inyectara sus vicios       Y mis sienes, alguna vez templadas, dejaron el pretérito y se lleno de fábulas   como dicen se colma las mente de un arcángel cuando pisa la hierba, ya muy consolidado:       De carne apuntalada, de músculo afianzado y tendones robustos y pie que a veces, flota.        Todo lo que recojo rebozarán los fosos de dibujos gentiles que regaré en mi casa.        Hecha de viento tempestuoso, uva negra, cálimas y sobras de colmena, /despintada de orgullo..Lugar en el que exploro mil libros y libretos y, a veces, me hago lágrima/    y extraños mundos veo: unos a la deriva, otros muy detallados y de parca palabra.....    Quiero trepar por todos ellos con sigilos: y ver donde se insertan sus postreros muñones, y virar en las barcas que de a lado a lado cruzan en los mares oníricos que me da  Primavera.   
Siseante
Autor: Richard Albacete  41 Lecturas
            Pagina lenta, pulida           por Pericles en mil días,           cuando  no botaba fuego           de las musarañas rojas           y se tiznaba el pañuelo           de milenarias cebollas,           esas que robara eros           mientras tensaba su copla.
Pagina lenta
Autor: Richard Albacete  36 Lecturas
        Trago mi saliva honda        mientras vibra la vecina        en ropajes que descuelga...        Y se me moja la ropa....        No puedo yo renunciar        a mi carne, con sus formas,       porque soy hombre que labra,       artificios en las copas       donde la sangría sonríe       al ver mi casaca gorda...        
Trago
Autor: Richard Albacete  46 Lecturas
         El mar es  bienestar público,        donde hay juergas y disensos...        Hasta que el Tsunami pasa       y hunde la costa lejos......        Cosas de Dios, que no entiendo.... 
El mar
Autor: Richard Albacete  45 Lecturas
      Aquí estoy      bajo de una farola      mientras niñitos alegres      revientan como petardos      y de sus carnes rollizas      quedan cenizas o barro. 
Aquí estoy
Autor: Richard Albacete  38 Lecturas
           El camino, muy muy raro          se va volviéndo vereda           y los sapos lo celebran          cual si fuera noche buena.
El camino
Autor: Richard Albacete  35 Lecturas
        Pasa, amiga mía, dame tu impermeable y la estola empapada       y tu paraguas pálido: Arriba se congregan manadas de rugientes que van volcando ríos:       se prevée un mundo oscuro y lóbrego semejante a epitafios donde algunas hilaran  Aún tu vestimenta se mueve en ese frío que seca los cartílagos... y asalta con su pértiga...     Te daré un vestido perdido entre floreros que extraviara mi hermana, jugando a ser mucama.       Toma la toalla seca de superficie suave que suele calcar mi cara y morder mis orejas.       y que llevo de viaje, para que me proteja como los cortafuegos de regiones herbóreas.       Tiéndete en el sofa que ya borran los astros porque una vara cósmica arréa a los planetas       Primera vez que veo mojados tus colores: Banderita que ondea y a nadie deja apático.      Te daré del gengibre ya molido y caliente que su tizón aún mueve como en aireadas rocas.      Te veo muy afuera de tu lugar de fábulas,...Más eso ya no impota, bebe en tazón de alóe, Porque tus manos tiemblan cual novicias exactas perdidas en sus hechos y vistas por Superioras.     Compartiré contigo mi calor que completo, si esto me lo aceptas...ni a tu cuerpo molesta.      Tu dignidad ilímite se ve sobre esas sedas y esos mantos curtidos de reflejo escarlata.     Y mientras ese viento recela llegando a lo grotesco te daré la amplitud de mi casa sagrada.                         
Pasa
Autor: Richard Albacete  38 Lecturas
      Ocurre, que mis manos saborearon vinagre.....      Y un ácido doloroso me incrementó las grietas.....      Que mis lágrimas magras me invaden el ombligo y lo consiguen seco...      y un espanto terrible lloró en mis intestinos....      Mi dentadura débil dejé en las escaleras junto a Melancolía...      Hay venenos alados en todos los espejos y me busca la cicuta como si hubiera paga... /Fuíste tú en mis bodegas: por todo mi elemento fuíste derrame verde, entre mis penas húmedas./  /No pedí , con mis muertos, que entrara tu presencia a dónde nadie come y suspiros no se hallan.//Siempre que pude estuve en lo más subterráneo, bebiendo unas tinieblas y un ángulo de tumba,//Me olvidé que muy cerca quedaban los trapiches, pues tiritaba en sueños y golpes de palabras/. /Ya uncido a la extendido lancé fuera palomas, silabarios y oráculos... y me extendí en madera/      Era como el petróleo que destilan las hojas de los árboles negros: despojé a mi conciencia      Para hundirme del todo como las zapatillas entre mares de lodo... Más sin pedir ayuda.     Y no te concedí las claves de mi alma, ni el color de mi época pues quebrara sus llaves.   Renuncié a ser salvado por algún amor pródigo y morir con las balas que yo me disparaba      Ahora estoy sembrado donde la llaga duerme y la ilusión no acosa y se salido el alma...                                              
Ocurre
Autor: Richard Albacete  42 Lecturas
                 Inmensa, para mi vida.              Y, más inmensa en mis brazos.              Yo me perdí en tus besos que eran infinitos....               Te he guardado y querido, conmigo van tus manos               que no sueltan cinturas.....Como las ramas albas.               Golpean mi camisa tu latido de gotas.....y se hacen latigazos.               Y me inunda, de pronto, tu sabor de rocío, la salobre esperanza               que doblega al marino....tan naval y tan íntimo que a la bruma succiona.               Los árboles te recelan esa melena grande y se incendian sus hojas,               que murmuran tu talle: Más que muchas mareas en tu sereno andas...               Ya nada más me sacia, me agota, me consume y ni se estampa en mi cuerpo               que tu porte de amante volcada en sus pasiones: la que sus besos clava               e incrusta sus uñas no por una vendetta, ni por causas ambiguas:               Sino por lo que cree y estrella que llama más allá de mis fuerzas....               Juventud que describe en brega cada causa del largo amor que tiene:                Tigresa, estoy frente de ti y me traga el rompeolas  y un tajamar me ata....           Quiero venir a ti  y saber tus finas lluvias de goces y palabras... y mi pasado amarra.               Mantente siempre cierta mientras quiebro mis cuerdas y regalo mis vicios           al furor del olvido....Por ti dejo mis causas que veo sin derrotero: renuncio por tu piel             que de lineje suave.... Multicolor y angosta, si es que así las prefieres....   Mi alma entre linaza se baña y libre se perfila pues lo bueno que llega de las lejanas ínsulas..    Inmensa de mi vida que a mis cantos se acoge, inmensa para mi alma dragada por termitas.      Sigue a mi lado, sigue mi amor cobrizo desbordando tu vida y limando mi ánimo....       Llegaremos al centro mismo de la Vida y allí edificaremos voluntad y esperanza        Creceremos en única voluntad y encanto y en lecho de lana y bambúes cabremos...        Me servirás de astro de ilusión celeste que entrara a mi frente con su raíz de fuego,         la que diera sentido a todo con blandura y cambiara mis ánimos con dulzura silente.                                                         
Inmensa
Autor: Richard Albacete  54 Lecturas
                   Me toco la mandíbula:               Tiene un dolor muy grande,                más que en los Saturnales, cuando rompi mi rótula:               Incidiendo hacia mí y mis mínimos dientes.               Sé que soy de los fangos y del polvo cobrizo,               Sé que lo que se sufre lo llevarán dos manos, tras hacerme viruta.               Dentro de mí el anémico, que no soltará más pistas               que las que Sansón dió, vencido por Dadila: novilla bella era....               La dispepsia me increpa cuando me asiento lejos a dibujar al cóndor,               pues su existencia está atada a los índices de mis dos manos secas.          Si yo lo deseara, dentro de una porción de los plumajes índigos renacerián los cantos...               y la cigueña crece si se le pienza y tiznados albatros les doy de compañia.               Lanzo, aquí y allá guijarros que son peces cuando yo salo el agua.               Soy de raza mortal más creo en muchos modos y dibujo mis mundos....              y el Sol tiene molestías si lo llamo al desnudo: pundonor en planetas         y redoma de astros .... Mi sombra y yo hacemos perfecta pereja en las ramas en baile.             Ciertamente maltrechos mi ego y alter ego, les impido que vengan            a disfrutar el polen en higos cotidianos,  y la loción empática de las ramitas ténues..           Exhalando me sepo en el mar en encanto, en el mar poderoso que mi potencia tiene.        Levanto los cimientos de toda arquitectura y todo es cristalino, cercano a lo perfecto       ..... y mientras el dolor me clava sus agujas, apertrecho a mi orbe con el calor que tengo.                              
      Sube, sube      la arena:      Deja rauda colmena.      Más no la ataca el águila     pues no es carne de selva     y sobre el cielo trepa      una abeja empalada      que caerá a la tierra,      porque un punzón de palo      así lo decidiera.....        
Sube
Autor: Richard Albacete  33 Lecturas
           Me han sobrado páginas,            de este diario encantado...           Me lo vendió un Polaco            quien dijo amar a Kafka....
Me han sobrado
Autor: Richard Albacete  35 Lecturas
          La honda hizo su hondero       en un glacial que nombra:       Con gallardía eslava.....y      .... En cruces de congoja.       La honda se hace piedra       que se lanza a sí, sola .       y en el aire hace arañas       que a los potreros moja...        Pasa la luna y ve       que se viste de monja......       Esa honda que evita       mostrar sus plumas rojas....              
La honda
Autor: Richard Albacete  28 Lecturas
          Alta gacela          sujetada a a un respiro:          No te atas con cuerdas          ni sogas de bullicio....          Esperas te rescate,         yo, que llevo cobijos..  
Alta
Autor: Richard Albacete  30 Lecturas
       La luna la quería       y era uno con ella.       yo sólo las observaba       desde la laguneta....          en barca de agua clara....       Oscuro en la tormenta...                 
        Dame tu emancipación,  tu pan , tu leche,        que iré a la sujección del lugar de los aires:        Allí dejé cristalizado mi elemento, al fondo de su sueño.       También dejé unos huesos de Bolonía       que hoy me servirían para hacer mi clavícula.....       Mis omóplatos que el lo denso del tiempo fueron desechos,        recojeré ordenado, entre el márfíl y el llanto los huesos que son míos:       Intentaré, allí, hacer mis estructuras aunque quede sin torso.      Y salir, entre trampas, del valle del dolor, en rastrera unidad.       Confuso y sordo soy y conoces al cuervo que ronda mis palabras.       Dame un abrazo fuerte para que se hagan caminos y llegue a mi propósito....       Llevaré algo de miel y algo de mineral para engañar al fuerte      que sale en los caminos, y una tea de tilos que titilan indómitas.      Quisiera que vinieras más duele tu geografía y el cielo te pretende.      Y es ensordecedor aquello que padeces más no hiere tu encanto.      Me iré muy desteñido y en trazos uniformes cuando el alba se calme.      Espérate, canción muy alegre que eres la viña mía, vendré tiznado en polén      y esas ojeras grandes que siempre me apetecen y extreman mi intemperie.      Te regalarán mis simples dedos simples y un dedal y te harás una toga y no tiritarás.      Allá hay paredes altas, movimientos que enfrían y es paraje de frívolos.     Y cuando venga en brillo, dormirarás conmigo: padre de toda errancia     y levantaré estaciones, lo extremo del mirlo , el agua impredecible, la roca arrodillada....      Y en cama de bámbues y laureles, seremos como el canto que crean las azucenas.           
Dame
Autor: Richard Albacete  44 Lecturas
                 Nadie te reconoce y el corset se te aniña y ya te cubre escaso...             Tu figura me rompe, me destroza y trasiega...             Tu esbeltez se trasvasa por ajetreos de aire     y tu sombra cincela los puntos de penúmbra y los torna claridades y cimientos de música...:              Como si te moviera de una a otra luminaria con rastros serenísimos,              calmas todo el camino sin pasos que no agitan y atenúan los silencios.              Lazos radiantes cubren tus dos perfectas piernas,               donde se asienta toda tu arquitectura curva y llega el multiverso, y se declara exánime          ..... Copos de color se crean y caen en tu piel que se exhibe, con asombro silente......              Copos de un mundo ingrávido donde no eres veleta y el arcoísis te presenta su venias               abstraidas al centro más puro de tu imagen, y existen, para que tú los sientas               y otras que no existieran, en ti, se van fraguando...y son siempre sin pena...               Tus hombros son de lila y rodeado de oropéndolas.               Eres la flor crecida que levanta mis manos y te guardan cuaresma.               Más grande que el decoro y las verdades mismas, vas toda envuelta en rosas.               Te veo bambolear mientras te crece el pecho, que a otras cimas rebasa.                Te hizo lo exquisito , lo que es tocable y tímido,con cabellera fuerte.                Tus cabellos sinuosos caen como maraña y lo admiran amapolas.                Los pequeños jinetes que a los campos siegan ven tu niveo volúmen                y redomas de encanto....Creces más que los lirios que enredaran los faroles....                Estás en esa gracia que al estro vivifica y pareces un beso que astros retuvieran...                Tan melosa y hermosa que las plantas en honra te enfilan sus caricias.          Si te acercas al frío que a mi me mortifica, se calienta mi temple como bronce o acero.                Te amo porque desde ti son los ríos donde siento consuelo: lavado y agraciado.              Si desearas venir al lugar que me ancla, te daría tres lotos que dorara la selva.              Húmeda, colosal y sencilla...La que no tiene réplica y desaira a las llamas  /pues es gota no ríspera que reviste al cobalto y el amor ya se encima  al sol que va en tus manos/         porque quiere que seas real y paradigma y vengas a mis brazos de ánfora en espera.               Puedo tenderme y que pases sobre mí, si ello lo necesitaras: dulzura sin palabras.    Yo te persigo en ecos y boreales acordes y, a veces, soy el viento que se prende a tu cara      o cabalgo libélulas que hay en robledales y mantienen su vilo virginal cuando pasas                                                            desnuda y con vestido....mentolándo a la bruma.                     .   
      De todos los lugares      en donde me han herido       yo me quedo con este       que me tiene cautivo...       Y es una dulce cárcel       que me arrastra consigo...  
               Paz suelta y sedante sosiego           dan tu porte de reina que baja en sus auroras....           A un mundo, que, por ella no se volviera agreste:           Todos los seres límpios te reciben con gusto y tu sabor adorna           las curvas de la vida...Das voluntad al Habla del que ha nacido solo,           y concedes vista al ciego para que reconozca que eres mar de las maravillas,           vestal y luna excelsa consagrada a dar vida en frescas armonías:           A apacentar trigales, a dorar al maíz que tamizan las ruecas:          Te hilas en ti misma con suaves torcimientos y eres ese retrato           que alguna vez soñé, cuando se izaron todos los astros amarillos   y el subcielo soltaba preceptos a mis párpados, de augusta cornalina... los que me regalaste..       Más siempre muy atento a las jugadas cósmicas y las rutas de Eros y el eco de las ninfas.../ Eres epifanía que se entrega a la tierra, eres eso que da volumen al nitrato y endereza semillas/.....    / La que el polvo recibe tendido en sus moléculas y te jura su oráculo y hace un panegírico /           Yo tan sólo soy pausa que vibra en su momento, más me levanta el fuego  que sale de tus manos en el segundo aquel que hilvanaras los pétalos que al jardín enervan.       Eres bálsamo y saga que conquista el planeta, eres canto y follaje que no anda a la deriva, la que logra que cese mi temor de inmediato, la que me da su manto y calores que absuelven,       La que cosecha datiles y joyas y su camino libra de arteros vapores, la que a todo ama        y recoge cenizas que halló en mis martirios y los vuelve pensares de niño realizado,        la que le da sentido e ímpetu a los ríos, la que crea fontanas tan solo con decirlo, /la que eres latido y de la cintura crece, hacia arriba y abajo: de tobillo imperial y fúlgida melena/ /la que respira hondo y llena mis cavidades, la que inventó la risa cuando aromaba  al sándalo/ .     La que es de respiros enmarcado en lo Eterno: la que yo miro y veo y presiento lejana..                              
Paz
Autor: Richard Albacete  39 Lecturas
            Pasa mi corazón y se va en esas naves           que llevan al doliente, al lago de las lágrimas.           Mi corazón, que sangra abierto en su pañuelo....           No es corazón cobarde, tan sólo atomizado.           Allá veo partir mi ser en los velámenes,           de las costas del luto a expiar su sudor.           Lo sabe la gaviota que le escolta en la ola           y lo entiende el canario siempre por duplicado.           A veces, mando con ellos a mi faz y mi torso           desceñido de mí: realidad en añicos,           ánima que se enconde del gozo o regodeo,           alma enraízada que es trémula en sus átomos:           Que se mueve en la niebla, y en el hielo se echa           a sollozar palabras, más no a hacer estridencias,          pues se agota en angustias, en ángulos de piedra.          Más va mi corazón borrándose en su sangre y lo que fuera mío          se lo dí para ver si encontraba esperanza y una aguja deleble que lo recompusiera.          Y venciera a la cálima de pantalones rotos, hundida en lo deforme           de lo que no da brillo...Ni crece o resucita.....porque calor no halla.           Lo que queda de mí está entre estas palomas que ante el cielo se vencen,           y al suelo, al que degrado con mis pasos apáticos......                                  
               Elegía: ser de vaivén de vela....             con luz azul alumbras mis tímidos retratos...             Intocable partías a anexionar lo cercano y tocable             y lo lejano y pródigo....  bailabas sin moverte en la danza del mundo.             Tienes la ligereza de las damas albinas o de las japonesas dentro de sus sombrillas..    Ví tu elusiva piel , muy esquiva a mi égida..Te percibí en los ecos de alguna aurora grande.            Siempre fuí simple duda en transparencia o sombra... tuyo el respiro largo             que ahoga a las congojas y tu rímel plateado proyectaba un aroma             de cantata de Francia, de coro en misticísmo en el umbral de Viena.             Rebrotabas donde alguna virtuosa se deshizo en sus lágrimas y en proclamas celestes             me dictabas tus códigos....A mí, simple mortal sin nombre como silente sílaba.             Yo viví y me menguaba más tu sabor subía, Elegía que quitas endechas de las rocas:   Algo superlativo que los griegos pensarán meter en sus hexágonos y pentágonos múltiples...            Más ellos no sabían tu rosada apariencia ni intuyeron que dabas cuerpo al aire             y que el lirísmo no era más que otro de tus nombres y es tu raiz incendio             para aqueños antiguos que creían en el estro y los más mareantes númenes.       Pero yo sé quien eres, dama de gentilicio, la que agrega piedades a los que son virtuosos            y tus ojos perforan mi noche y mis primeros temores y me das la diadema        de la que es siempre ilustre y templas a mis sienes para evitar que la hostiguen agravios       /   y que el punzón expectante de la vida me muerda y creas mi endecasílabo con tus muy gratas partes... /                  
Elegía
Autor: Richard Albacete  79 Lecturas

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales1217834
Textos Publicados5518
Total de Comentarios recibidos6397
Visitas al perfil304378
Amigos482

Seguidores

34 Seguidores
Mauro
Nathalia
Ángela Gullón
Sonia
Maria Jose Acuña
XIme Ramirez
Carmen Hernández
Carlés
Jesica Galeano
Daniela
bagheera
ARTELITERARIO10
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>

Amigos

482 amigo(s)
luz maria valeta
luna austral
Jhimmy Anthony
Vladimir Mlinarevic
Raquel
perla vargas
Lucy Reyes
juan carlos reyes cruz
Marisol
vladimir
milagros
Mati Sait
javier castillo esteban
KKKK
Q
ViudaNegra
Brenda Morales Chang
Leonardo Pizarro
jessica jara
Camila Romero
Esmeralda Tabullo
Gerardo Llamozas
JUNTALETRAS
martina beneton
María Ester Rinaldi
Mía Luna
Florcis
MONICA DENIS
Daniela Alejandra
esmeralda
aidee montserrat aguirre varela
germariels
Luciana Alfonzo Garcia
yessica pitalua suarez
Shoegazer
un sentimiento
gimena
gabriela.piris.
Alejandra Mora Lopez
El rincon de la Chelita Aguilar
Andy C. Revilla
Silvana Chavez
Gesc
Añete
EL MUNDO DE COLORES
Carlo Trejo
itza pichardo
Alizia Froyd
Samont H.
Elmer Rivero
Eleonora Beecroft Bustos
Ada García
Elvia    Gonzalez
Mariana de Jesús
Nyx Sheila Charlotte
Karmen HG
Rocio Alem
arjona28
Impacto de Reino
Daniela osorio
A....
Carolina
Marcelo Ignacio Mendiburu
Charlie Lopez Briseño
maribel gonzalez navarro
Stella
atzu
Liman
Isaí de León S.
Victoria María Allais
Marina Gómez
Celina
Sadako
German Karel Hanisch
Edisson Martinez
gregorio salomon garcia cabrera
kathy
JENNY JARAMILLO LASSO
jessy santiago
Alejandra
Ari Treekie
Veronica Molina Diaz
Oscar Ruano
claudia janeth cuero
Carolina Aguilar Vélez
Elian
jesuseduardo.mo
Emmanuel Alvarado
Lay Black
Josefina Arévalo
Issa Martínez Llongueras
José Javier Doncel
Afrodita
barbara
ALMA CERVANTES
tahity pikeyt sanchez hernandez
jesus.bardon.11
Sara Luz
karla lorenzo
valeria elizabeth contreras aguilar
 
ralbacete

Información de Contacto

United States
Persona que siempre intenta escribir algo.
-

Amigos

Las conexiones de ralbacete

  MariaValeta
  luna austral
  Jhimmy
  vlado
  Racrizu
  Miriperlita
  Lucy Reyes Neira
  JCRC
  marisol.coincidir
  jun8
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 49 Próx. > Fin >>