• Richard Albacete
ralbacete
Persona que siempre intenta escribir algo.
-
  • País: United States
 
                   Si algo debe caer en mí para crearme.                  Si no son suficientes las lides del naciente                  y el deseo colgante de miríadas de pájaros.                  O ese mirar tan quieto que lanzan las bayonetas                   mucho antes de adentrarse a destruír las sombras.                   O el trino engolado de un ave que se arrastra                    disipando lo negro de una noche cegada.                    Te derramarás al pie de algún arcangel                    y exigiras mi vida, batiendo tu proclama:                    Jamás nací a la hora mas ví de lejos a Lázaro                    y a todos los Patriarcas del Israel pasado y a Cortes faraónicas.                    Se hizo un cónclave de querubes y al Tercer Cielo inmenso,fueron...y,,                    Me hizo la eternidad de mente y cuerpo fuerte y alma casi espigada,                    como a un tercer Adán pero menos maligno, con más cordialidades                    fue mi rostro primero, luego mi tórax seco y mis extremidades                    y te ví tan intensa entre tus pies y labios.... Fué primera mirada         y sentía ya hambres de esa piel a la que ví tan húmeda:Agua que no es precaria,            jardín de todo fruto, sin prohibida manzana y cruzada por dédalos                  donde cabrían mis dedos recientemente dados y en ti se asilarían.          Alta como la luz que emanan las violetas y de cabellera erguida y sobre siete lunas                  Yo no podía verte, pues de legaña baja es que venían mis párpados                y tu luz me siguió en mis abreviaturas, colocando en mi ser tu firma y monograma       y la sigla secreta de ti, que es milagro, dulzura de la fuente que me acercó a lo nuevo          de este terruño quieto donde no era aún la era del centauro y sus saltos inmensos.             Me sentí natural, novísimo, creyente que se enredó en ti, líquen enamorado...          ligera me tomaste y me hicistes guirnalda y lugar de mis manos, apenas estrenadas.             También me hiciste joya que el joyero envidiaria y no joyel pequeño                volviéndote cofre donde no hay mancilla y suavidad elástica, estirada al sigilo.                Me envolviste en tus manos como a perla nueva o aroma selvático                  y sentí que de mis venas llenabas con tus formas, íntimas, genitales.                 De planicie sencilla donde te hacías holocausto, lagar de hermosos fuegos              y que allí viviría entre sinceros pétalos y el sabor de tu boca que anhelaran troyanas.                                      
Derramarás
Autor: Richard Albacete  34 Lecturas
                  Dudo de acercarme al peral                y a la misma hoja de parra que lo recubre mística.                Ambas , sin bataholas, están ya emperifolladas                 contoneandose al solo de algún soneto trino....                 Lo certifico yo que del rosal viniera una noche sin manchas,                 penetrado por verdes savias olímpicas y parecí yo nieve.                 Las amé en su oleaje mientras leña cortara...                 Y era su savia sangre que regó en sus esquinas.                 Traté de ser traslúcido ente las hierbas vivas,                 tal son los anticuarios ante tapas tapiadas por un fondo de polvo.                 He llegado aquí que es patria de violines y violas encriptadas.                 Para experimentar el lugar salutífero, el aire que se crea y se vuelve un aliento.                Bosque que es un espacio de brevísimas olas y es el viento quien sopla                 desde las olivares en dos susurros íntimos, que al unísimo atacan                  mis ángulos más débiles, mi mazo de zarzamoras que regalome alguien                  nacida de los besos que engendran las semillas de las claves románticas                  y que pisara al suelo, sólo que él le rogara cubrirlo de amuletos                  para que los follajes se volvieran libélulas y ella hiciera su tibieza .....                  Hay algunas manzanas que aguardan picoteadas a que las coma alguien.              En este fulgor velan piedades y amnistías, y delicadas coplas que no se calcinaran.                 Aquí camina el viento debajo de mis pasos y me hala si quiere.... si es mi deseo,                   mas no me zarandea por que vengo de lejos y razas tamizadas.  y me echo al costado del más sencillo enebro para sentir sus cantos y su historia estridente..                                                       
Dudo
Autor: Richard Albacete  37 Lecturas
                     Pienso, veo, existo.....me calco y reconforto                   Arrodillado dentro de tus ojos, no entraré en más nadie:                   No hay un cielo confuso, ni estaciones aisladas                   al ras del movimiento de este reino uniforme.                   Como paredes son del marfíl estos amados predios.                     Totalmente me inserto en esas unidades cuando Soledad canta                    y el lobo inmenso gime y prepara su hoz y cacerias de noche.....         Un ser desarraigado nada más, repetido e idéntico, tras los ciclos de sombra..         Cuando salgo de ti se secan mis fontanas y soy marchito resúmen y me consumen fieras,                     y bebo soledades como de aceite hervido que visceralmente queman                     y me destiño en tintas que bajan a los vacíos del que se torna inerte.                     Más, si bebo de tu trigo o de tu miel adjunta, me levantan paredes                    a una torre más alta de la que vió el geómetra, y hay silos en el aire               de los que tomaré idénticas bellotas  y semillas preciosas adentro de sus mallas:                  Allí está tu maná y tu río encondido y la razón de ser del que vive afligido.                    Suave soy en tus ojos que no penetran otros y en ellos me edifico           Y se alzan mis manos para tocar tus brisas de prudencia lograda y sensación de idilio.                En estos tus dos ojos no se halla sedimento y la pureza aclara avatares mohosos         Todo lo que es molesto se es echado afuera para que lleve el cuervo a simas sin edades.          Soy en esta existencia lo que tus íris llevan y se es beteaficado mientras ves y bendices   
Pienso
Autor: Richard Albacete  34 Lecturas
         Y    el tiempo      era tiempo      porque te decoraba         de volubles cantatas               y se creía verso,                mar inmenso y relámpago                   al que recogerias                       y escondiera tu seno....                         en suavidad soñada                              por húmedas escarchas                        que treparan tu pecho                 en el que escondes una begonia clara                        y trinos de azulejo...                   
Y
Autor: Richard Albacete  31 Lecturas
         Siéntate....compañera de vida:    desestresa en holgura tu terso cuello esbelto        de largura admirada por tantos cisnes negros         y pajarillos blancos que en tu espacio se mezclan,         mareados en dislates y envidia en imprudencia... Pues muy poco se sienten....         Toma está semi luna de piedra anclada en noche ,         de mil fogatas lerdas que encienden las libelulas         en la ruta que, sin premuras, trazó  un ave en alarde que vió su gentilicio y el dulzor de sus plumas...         Ponte a mi lado y deja que corran los vapores del sudor, y el beso de la estrella descienda y te constele...         templandote en lo tibio de este rincón furtivo....donde la lumbre rota y muestra sus mohines.....         Deja salir la idea que, fiera, te acongoja y la lleven los élitros.         Y vuelve a ser aroma que encanta a las praderas y levanta apamates....y bebe madrugadas...         La vida es ciega y dura y a todos nos golpea con garras peculiares         y cansancios que agotan y siembra incertidumbre.         Pero a la vera mía soñarás mi castillo que puse entre arrendajos         y, de la calma interna te brindaré sus lagos para que te refresques,         viendo que la existencia no es maligna si pasas y bordeas....         sus cruces con amigos, aferrándote a toda la clemencia que trae         pues, caminando juntos se apartará la ortiga y se borrarán las águilas que ya lancé al exilio....          y andarás en mis piernas mejor que en mil caballos y ya no temerás         la anchura del abismo ni el resquemor que había cuando eran los precipios:    los encerré a todos, los cubrí de cobalto y los cremé en el tiempo para que no asustaran..                         
Siéntate
Autor: Richard Albacete  48 Lecturas
                            Has muerto, compañera, has muerto a mi codicia.              El mundo que nacía de tu pecho se abortó......              Lo que te hacía ardiente y fuerte ya no tocas,              generosa de todos, aún al puño adverso.              Se han callado cipreses en algún luto puro.               Jamás fertilizaste el odio como nadie.....              Ni llegó a otro oído una palabra enemiga...              Se ha aquietado tu danza y tus gestos recuento.              Amiga del que quebrara sus pies sobre los vidrios...              Torbelllino clarísimo al que seguí a diario.              Aquella separada del ademán severo y parecía Dalia.              Tu voz tenía matices que carecian de sombra y fuíste pasionaria               en un tiempo de guerra. Cuando el horror esparcía metrallas                y los seres innobles perecían entre dardos....cuerpos ya sin aliento.                A todos recibiste en un hostal que antes fuera antro.                Fuertes olas de luz te traían las horas. si algún frío atentaba                tu labor y milagro y frecuentaste hospicios y hospitales en quema.               Pero ya has muerto amiga y lo que hiciste llora y llorará tras cada madrugada.                                
Has muerto
Autor: Richard Albacete  36 Lecturas
       Dormido sobre tus piernas,       mi despertar no se apremia.        Y alguna canción de cuna        murmuras a ténue fuerza. 
Dormido
Autor: Richard Albacete  34 Lecturas
             Se te subieron las medias             para que yo me enterara             que eras de color canela... 
Las medias
Autor: Richard Albacete  36 Lecturas
               Destilan su craso orgullo                la ceniza y el harapo                con una colilla cerca                que quema hueso y zapato.
Destilan
Autor: Richard Albacete  33 Lecturas
             Agua para mis adentros,             porque saciarme deseo.             Quítese la mar salada              y los manatiales salgan. 
Agua
Autor: Richard Albacete  31 Lecturas
                Eran dos palomas blancas                las que te vestían de sedas:                Ambas muy mimetizadas                 en una doble cadena.....                Venían de madrugada                para entrelazar tus piernas                y entretejerte con oro                 y plata que dejan muescas                de un finísimo silbido                que desmoldaba a la arena:                Un cintillo de brocados                hacían salir de las piedras....                 
Eran
Autor: Richard Albacete  22 Lecturas
            Llamo....y te haces.          Digo el vibrar de tu nombre          y en aspecto de ninfa vienes....          y te custodían corolas exquisitas....          Vas portando el corpiño que te tejió mi sueño.          Tus pies son blancas algas y es discreta semilla          sobre la que te yergues, solsticio de mis sombras.          Eres la primavera y lugar del verano y sudorosa hembra.          Las manadas de prosas se destinan a hacerte          canción para el arpegio que sostendrá su idilio          a ti, rosa de aire, regalo del regalo, lo que crece en lo nuevo.          Tu talle está colmado de sentidos dorados y esa piel se celebra.          Forjadora de ornatos..... en qué veta nacistes cuando el oro buscaba          acoplarse a las perlas y entrar en el diamante del que forjó tu rostro.          Una belleza apenas pero maximizada y rodeada de pétalos.          Vasta en tu cuerpo nuevo eres candor y cítara y dulzura a mi lengua...            Y arrastras un castillo de tenues arboledas: lo cubres palaciega...            Por ti está resonando mi fogón y se fraguan luces universales y mil dociles magmas.           Para que Maravilla te alabara fue que se constituyó implorandole a Zéus.           No eres la Dalila que a un Sansón entrega, más bien la Sulamita que buscca su adalid.           Mi corazón turgente, tan simple y tan turgido te buscó por los mares sosegados de aire.           Mística criatura.... en todo te proclamo y conozco que eres la  razón del perfume ,           lo que alienta a los pétalos y desmembra presagios con sus ámbares dulces.           Vi que la uva era cuando creaste al vino y ambrosía pidió entregarlo al Olimpo.      Salida de meandros y de floridos golfos una paz te atraviesa.. se cruza de preciosura épica.  Búscame cuando quieras trasnochado en mis fábulas y convierteme en lirio que te acariciaría.                       
Llamo
Autor: Richard Albacete  21 Lecturas
                Te veo venir en corazon y pálpito,             cuando la hora rota y sueñan las manadas.             Te acercas en las láminas de tu amor aromático             que se abre cual díptico, mientras más te deslíes,             Te disgregas en mí y mi ser desperdigo, cuando el soneto habla.              Toda vestida en líanas y tersos sentimientos, y esa humedad la palpo.           En esta marejada de árboles tranquilos, entregarás los sabores y besarás al muérdago.             La tierra es escarlata a la hora del vértigo y siembras las hileras de las ensoñaciones.     Para mi alma eres lo que le sacia el hambre y a la sed pulveriza y expulsa lo precario.     Como una hojuela nueva eres para mi vida, libada por licores que traen las mariposas.      El laúd va sonando y suelta sus sonatas como tú tus cariños, cuando envuelves al frío.         Prefiero lo eternal de tu cintura tersa, eres la sinfonía que no supo el barítono           y tenues claridades tu rostro determinan como la que es amiga y melodía cantada.      En el cuenco de mis manos siempre has cabido toda y aún esas raíces insufladas de vida.                          
Te veo venir
Autor: Richard Albacete  24 Lecturas
                Lubrica y escurridiza                 está la sed de mi sangre:                 La que lleva copos rojos                 y jamás importó a nadie....                 Vieronla pasar calzadas                 y arbustos de triples ojos.               ... Y no jugaba a ser lúdica.              más que fragmentarse en coágulos                  se anhelaba terrón sórdido....                Pasó junto a las almejas                que suelen obviarlo todo.                Allá va mi sangre a cuestas                 que levantaran cayenas                y que al cementerio llevan.                                      
Lubrica
Autor: Richard Albacete  34 Lecturas
               En el ángulo del prado,               hay un sapito que sueña               correr como los caballos. 
En el ángulo
Autor: Richard Albacete  35 Lecturas
                   Con cantos gregorianos                   se desmembran las hojas                   que forman tu milagro.... 
Con cantos
Autor: Richard Albacete  36 Lecturas
                La manecilla del reloj ya cuelga,                 en la hora marcada                                para acabar verbenas. 
La manecilla
Autor: Richard Albacete  40 Lecturas
             Vida:              alborozo que nace de los seres rientes              ya teñidos de júbilo              y de alma escarchada:              Fundamentalmente, eres para mis manos                               en esa piel morena.             Tus dos ojos son dádivas que le hurté a la luna.....             tu cintura se ciñe a mis manos de inmediato sin murmurar pretextos.             Como de las mareas más suaves del Atlántico, te soñé algunas veces.              Como un ámbar acuático o prisma cristalina, te pensaron mis labios.             Eres como esa fuerza que separá a los océanos, eres paz y plegaria y rito de mañana.             Y la ternura cae de la noche y se engendra la luz en todo lo que rozas.             ..... Y eres frescura en gotas y veta que apacigua mis sentidos viajeros.             Del bermellón procedes también y de los lirios que entremezclan su savia   para siempre olfatearte desde mis emirátos, cuando parto a saber qué me dicen los gnomos..              de rosado te vistes para crear tus rosas y muselina es lo que ronda tu pelo.            Ámame como muchas que encantaron a Ulíses, como a un titán muy niño     Y cuelga a mi derecha tu presencia atenuada que hace vibrar al árbol y al canario despierta..            
Vida
Autor: Richard Albacete  42 Lecturas
                       Uno, dos tres:                     caminemos por las nubes.                     Uno, dos, tres:                     descalabremos querubes:                     Tres, dos, uno:                     Vamos a matar al alba.                      Tres, dos, uno:                      Vamos a romper quebradas.                       Y así es la infancia de aquellos                      que delínquen ya en su infancia.....                      Y nacen con cútis negro                      y adargas sobre su pelo..                      
Uno, dos tres
Autor: Richard Albacete  37 Lecturas
                      las palomas me trajeron,                      en extensa madrugada                      pajillas de los barbechos,                       jamás tocadas por seres                      que de mil pecados se jactan.
Las palomas
Autor: Richard Albacete  41 Lecturas
                  si el suelo se hace lágrimas                  le lanzaré mi pañuelo                  para absorterte la cara                  que te es húmeda en en velo                  pues eres de agua clara                  y poesía de almendro                  bien fraguada en la mañana. 
Si el suelo
Autor: Richard Albacete  41 Lecturas
                La luna               se vuelve luna               y hace que yo la dome:               Mi cascabél la somete               y la trasgrede mi gracia.               No te ofendas, no te ofendas               niña de blancos vestidos               plisados por oropéndolas.  
La luna
Autor: Richard Albacete  47 Lecturas
              Debo             salir aprisa,            deflorar mi zapato ,            lavar del cuerpo, el cuerpo,            envolverme de aromas que saben a lavanda..            Atender a mi hambre que siempre me despierta            y tomar los sorbos de un café que me abra los ojos.            Ya casi ha amanecido en los umbrales vírgenes             y escucho como cantan los grillos con sus arpas.             Me avalanzaré por ese río oscuro             donde quizás mi aliento sea atrapado en anzuelos              o pise muy tristes partituras,              pero debo marchar y eso es lo que hago.... 
Debo
Autor: Richard Albacete  35 Lecturas
                   He cortado                una rosa de sangre              de mi muñeca tímida ....               y la enviado en una carta                 sellada por la lumbre....                 y es mi anonimato                el que siempre gotea                  con ideas de fuego.           Quizá se constituya una tea mañana                   o sólo sean letras....                            
He cortado
Autor: Richard Albacete  24 Lecturas
          Son esas curvas          guitarras sueltas:          giran esbeltas          en mi pecado.           Dos montes nítidos          tienen tus cuestas.....          Por ellas trepo         y tú les dejas.         Los ojos ámplios,          la risa bella...        Bogan tus labios        y allí divago.         Caricia tímida        de celo ingrávido        me gentiliza        por tu entrepierna.        Te haces solplo        de intensos vahos         y ese tu efluvio        no me despierta.        Te corporizas        donde yo caigo          y en trazos largos         tú me pincelas...          
Son esas curvas
Autor: Richard Albacete  24 Lecturas
                                Vienes en la lluvia                    saturada de alientos que aturden al relámpago.                    Es tu cuerpo de vela menguando a la bahía                         y la flama imperial que a los helechos calla.                      Es tu paso naciente lo que fertilizó a la tierra                         y la ventisca se ase de tu vientre dorado.                       Tu cintura es la órbita que sugyuga al Planeta                      y tu lustre balsámico hacer alegrar al muérdago..                        Ese perfil piadoso pone plata en las casas,                         y se aplacan los ritos del tiempo campanero                        deshaciendo la estaca que en sus mañas tomara.                         Llegando a mi me lavas mejor que en sacristias                            y me siento seguro en tu bautismo suave..                        La grama se entremezcla y sube en sus acordes                          trepando hasta tu música, de cantos tan vitales!                         Te acarician mis ojos que siempre van cayendo.....                         Me traspasa tu lumbre, quemando mis borrascas.                  Eres la que se vuelve eco en los espejos y solos de una flauta,                 Frugal y ondulatoria que crece como río y del que bebo a veces.                   Bebo la miel profunda que sale de tu savia y mis irís te admiran                      como a los plenilunios que sueltan las vestales en danza....                                 
Vienes
Autor: Richard Albacete  23 Lecturas
              Hay cosas que mi razón no vé:              El espanto que escapa de las siembras...              El Hortelano, que te mira con ganas              y ese aroma que alarga las tazas de café.....     
Hay cosas
Autor: Richard Albacete  35 Lecturas
                     Entre el Sol y la tierra                     tu ser siempre flotante                     donde se curva el aire                     y se frotan cerezas...... 
               Deseo morír               si alguna triste lágrima               he cosechado en ti..... 
Deseo morír
Autor: Richard Albacete  38 Lecturas
                  No hay competencia,                  para las manos frágiles                  que estremecen la tierra... 
          Meteré las manos en la tierra          tocando, amada, la sazón de tus senos.          De agua, viento y tierra y de mis amores eres          y tu tez se pincela de sentimiento bellos.          Son tantas las pasiones que han decolado en ti          que  me he deslumbrado más que en las prosas tibia....          Enclave de mis manos en que hago señorío.          Al palparte yo toco el sendero a lo grato,          y dunas de amor inmensa caen a mis mejillas.          Eres la liz oriunda de un tenor implacable.          Átomo de mi átomo, a ti me he acostumbrado         como al agua que surge desde tus manos tersas.         Me hiciste flor de labio y saturaste en canela.         Y como lo que es húmedo tu cintura he palpado.         Eres la propietaria de todos mis deseos, la que secó las lágrimas,         La que llegó a mí en sus corolas y colocó su nido...        La que verán mis ojos cuando el tiempo los cierre.   
Meteré
Autor: Richard Albacete  35 Lecturas
              Dudas día en mostrarse día              y alumbrar las bahías, en discretos vaivenes.               Eludes acercarte con tu brillo intocable y adormeces la hora,              para ralentizar al tiempo en una pausa y esconder tus reflejos              en el velo aceitado en que flota la bruma y recojes las noches....              Pero los Saturnales te reclaman a tiempo y a destiempo y anhelan tus latidos ...               Deberás repetirte en mesas arbitrarias y reflejarte pleno en rincones y nombres,              y dibujar de nuevo la cara de los niños...y sacar de su antro a algunas meretrices              para que su demacración ceda a lo calorífico y abrigues a los vientos.              No eres un espectro que ha tatuado la noche ni la sal malograda que recogió una Ola.              Ven en tus formas ven y haz ríos de las nieve, resucita y entibia al canario abrumado.        Haz permanecer las cosas en su nombre, demuestra tu realeza caminando entre pájaros....        Y sobre los temores de estos mis huesos fríos pon calor constelado, más que la brasa árida.    Que pase lo espectral pues ya expiró su ciclo y haz crecer ese almizcle que al alma aromatiza.                
Dudas
Autor: Richard Albacete  42 Lecturas
      El cielo: ancho      encima de mi celo.      Soy animal colérico      que trepará las bardas      y te molerá lento..... 
El cielo
Autor: Richard Albacete  48 Lecturas
                No te pongas las faldas,                pues las flores del púbis,                ya noté consagradas..... 
No te pongas
Autor: Richard Albacete  51 Lecturas
                     Hay días                     en que veo maravillas                     y a los Haikus comprendo 
Hay días
Autor: Richard Albacete  40 Lecturas
             A tu cabaña increpo,             regaño  y sermoneo             si no te encuentro en fiesta... 
A tu cabaña
Autor: Richard Albacete  40 Lecturas
        Vas, a donde yo he he venido:      De lugares de vértigo y sepulcral vacío.      No marches para allá pues  es sitio de rigores....      Mucho mejor sería que crearas amapolas      y regaras escarcha luego de crear ramos......      Caminar en el Oro que es de tiernos rumores.      Ir hacia donde el bronce se vuelve remolinos      y pisar cada pétalo que se te entrega en dádiva....      Aléjate temprano del ingrato relámpago      y camina en lo idílico de las primeras rosas.      Para ti es el terceto que del amor soñé      y la corola viva que espanta hierba malas.      Que todo lo luminoso lo muestres con encanto,      bailando con las ninfas que rozaron la gloria.      Sé tu misma y serás la rama bendecida,       el talle que se aprieta, el corpiño que vibra....      Más yo te observaré mientras labro mi vino y reparo mi huerta,      celebrando lo hermoso que es verte sin tus lágrimas...               
Vas
Autor: Richard Albacete  42 Lecturas
          Donde no pase nadie,           ni se tuerza el camino           colocaré mis pasos           sin que ellos lo sepan.....           Gira violento el mundo           más no cae en su abismo.          Y la hora es precaria           como hoja barata.            Eternidad y luz            llaman con insistencia           y me muestran sus capas.           Yo veo soles rojos           con reflejos bermejos           y en ellos voy saltando           con mi ígnaro canto...               
Donde
Autor: Richard Albacete  27 Lecturas
          Y la lengua se traba donde otra lengua encuentra....           y se asimila el beso en diptongos pequeños....           Nada de ti se escapa en esta primavera y a mi cuerpo te amarro,           mocosa deliciosa que mi costado trepa y lo inunda de flamas.           Todo esto es ardido, y en ese ardor bebemos la copa almibarada, el vaso sin suplicios,           las secuencias de dramas arrojamos al aire pues hay sabor de poros          y trabas en silencio.... en una añosa cama que rechina y se ensancha.....          Ante el amor extremo cubierto de las algas de un ensueño dormido.          Brillantes nos amamos como ligeras bestias que liban y se acorralan           la carne en otra carne, el entrecejo nítido, el abrazo mojado en terciopelo vivo.           Ambos somos del mar, del tiempo, de las trombas del fuego y volcán en su magma.           Juntos procrearmos la canción del verano, la primavera enhiesta y el sabor del océano.                   Y al hijo tatuaremos al fondo de las primeras piedras y será laja nueva... 
Y la lengua
Autor: Richard Albacete  39 Lecturas
             Hay cosas, deliciosas             donde sangra mi hambre             y la presa se antoja desafío             que apresaré más tarde....... 
Hay cosas
Autor: Richard Albacete  45 Lecturas

Seguir al autor

Sigue los pasos de este autor siendo notificado de todas sus publicaciones.
Lecturas Totales1217776
Textos Publicados5516
Total de Comentarios recibidos6397
Visitas al perfil304363
Amigos482

Seguidores

34 Seguidores
Mauro
Nathalia
Ángela Gullón
Sonia
Maria Jose Acuña
XIme Ramirez
Carmen Hernández
Carlés
Jesica Galeano
Daniela
bagheera
ARTELITERARIO10
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 Próx. > Fin >>

Amigos

482 amigo(s)
luz maria valeta
luna austral
Jhimmy Anthony
Vladimir Mlinarevic
Raquel
perla vargas
Lucy Reyes
juan carlos reyes cruz
Marisol
vladimir
milagros
Mati Sait
javier castillo esteban
KKKK
Q
ViudaNegra
Brenda Morales Chang
Leonardo Pizarro
jessica jara
Camila Romero
Esmeralda Tabullo
Gerardo Llamozas
JUNTALETRAS
martina beneton
María Ester Rinaldi
Mía Luna
Florcis
MONICA DENIS
Daniela Alejandra
esmeralda
aidee montserrat aguirre varela
germariels
Luciana Alfonzo Garcia
yessica pitalua suarez
Shoegazer
un sentimiento
gimena
gabriela.piris.
Alejandra Mora Lopez
El rincon de la Chelita Aguilar
Andy C. Revilla
Silvana Chavez
Gesc
Añete
EL MUNDO DE COLORES
Carlo Trejo
itza pichardo
Alizia Froyd
Samont H.
Elmer Rivero
Eleonora Beecroft Bustos
Ada García
Elvia    Gonzalez
Mariana de Jesús
Nyx Sheila Charlotte
Karmen HG
Rocio Alem
arjona28
Impacto de Reino
Daniela osorio
A....
Carolina
Marcelo Ignacio Mendiburu
Charlie Lopez Briseño
maribel gonzalez navarro
Stella
atzu
Liman
Isaí de León S.
Victoria María Allais
Marina Gómez
Celina
Sadako
German Karel Hanisch
Edisson Martinez
gregorio salomon garcia cabrera
kathy
JENNY JARAMILLO LASSO
jessy santiago
Alejandra
Ari Treekie
Veronica Molina Diaz
Oscar Ruano
claudia janeth cuero
Carolina Aguilar Vélez
Elian
jesuseduardo.mo
Emmanuel Alvarado
Lay Black
Josefina Arévalo
Issa Martínez Llongueras
José Javier Doncel
Afrodita
barbara
ALMA CERVANTES
tahity pikeyt sanchez hernandez
jesus.bardon.11
Sara Luz
karla lorenzo
valeria elizabeth contreras aguilar
 
ralbacete

Información de Contacto

United States
Persona que siempre intenta escribir algo.
-

Amigos

Las conexiones de ralbacete

  MariaValeta
  luna austral
  Jhimmy
  vlado
  Racrizu
  Miriperlita
  Lucy Reyes Neira
  JCRC
  marisol.coincidir
  jun8
 
<< Inicio < Ant. [1] 2 3 4 5 6 ... 49 Próx. > Fin >>