La tarea de ceder
Publicado en Nov 20, 2012
Prev
Next
¿Por qué, los niños, juegan a matar…
Las niñas a amar?
Porque, todos, jugamos.
No puede tomarse enserio.
 
Porque te ríes conmigo y no de mí.
Por eso cedo. Me comparto.
Porque, solo, me enajeno.
Y, contigo, voy sonriendo.
 
Todos vamos jugando. Como en casino.
Ésta es la ruleta. ¿A qué número apuestas?
Mejor, sería saber qué saldrá.
Pero, ¿cómo hacerlo?
 
No te encasilles en celdas.
Un  hogar con puertas cerradas, es cárcel.
No gastes tus suelas entre cuatro paredes.
Así como creces debes madurar.
 
La tarea de ceder, no cuesta cuando amas.
La de crecer, duele. Mas, ese es el precio.
La vida, es fácil, cuando disfrutas.
No hay razón sabia para ser reacio.
 
Bebo el rocío de la noche, la brisa de mañana.
Al mar, voy a ahogarme en penas.
Es que: llevo abiertas las venas.
Por ellas mana lo que no niego: mi vida.
 
A Tu lado camino, Dios de las alturas.
Ahora, ¿cómo así? Me dirás tú.
Más que negro, soy azul.
Azul de amor. Azul de pena.
 
Afila tu vista. Corta tus uñas.
Poda tus garras. Haciendo caricias.
Mansos seremos cuando amemos.
La enajenación moderna es un pozo ciego.
Página 1 / 1
Foto del autor Facundo Emanuel Cortina
Textos Publicados: 25
Miembro desde: Nov 16, 2012
0 Comentarios 318 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

poesa de "mariposa nocturna"

Palabras Clave: amar ceder pena

Categoría: Poesa

Subcategoría: Romntica


Creditos: Facundo Emanuel

Derechos de Autor: Reservados


Comentarios (0)add comment
menos espacio | mas espacio

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy