VOCES MUERTAS.
Publicado en Apr 14, 2012
Prev
Next
Image
Y aún sigues desterrándome, ausencia de palabras
agarrotadas en la nuca del tiempo, nadie ha dicho
su culpa, continúa  golpeándome como alas desvalidas
este silencio de voces muertas, ampárame del lívido
decir, del despojado goce del canto espurio, río
embravecido que intenta desgastar la empecinada
roca, aún te nombro, angustia que agiganta el dolor,
me desvestí de horrores , de sintagmas vulgares
lúdico canto forzando sones para tu oído ajeno.
 
Y ni aún así logré ese instante pequeño y miserable.
Si acaso mi alma desoyera almibaradas notas, suaves
armonías de vibratos en el gemido agónico de las
sirenas, voces clavándose en las templadas cuerdas
de mi voz… acaso si callara, si olvidara este desgarro,
este desfile de visiones constantes, este brotar 
en sangre vocales transparentes, versos desbocados,
 
si perdiera un instante esta  frágil locura de escribir
al viento, ignorada, sombra desprendida de mi  cuerpo
agonizante, perdida, casi muerta… si me secara toda
hasta blanquear mis huesos, tal vez… llegarías a mí.
Página 1 / 1
Foto del autor María Ester Rinaldi
Textos Publicados: 847
Miembro desde: Jul 13, 2009
11 Comentarios 858 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Aún sigues desterrándome...

Palabras Clave: instante pequeño miserable

Categoría: Poesía

Subcategoría: Romántica



Comentarios (11)add comment
menos espacio | mas espacio
 1 2 > 

Mónica Silva

Voces vivas en una poesía de gran alcance.
Responder
May 22, 2012
 

Verano Brisas

Me alegra ver y sentir tu sensibilidad y talento. Mi abrazo tropical.
Responder
April 17, 2012
 

Umberto Senegal

Apreciada María Ester: En este poema me seduce el verso largo, extenso en sus ideas y su contenido, en sus imágenes, acercándose a la forma de la prosa escalonada.

Tu poema es una melancólica contemplación del río temporal desde la soledad radical, desde ausencias de personas y sentimientos irrecuperables. Monoloquio dolorido de silencios que golpean a otros silencios. Manejas un verso deenvuelto cuya unidad se alcanza mediante el hilo conductor de las ideas y las imágenes, pero en particular del tema, con señales autobiográficas patéticas y directas.

Esa desolada imagen del "río embravecido que intenta desgastar la empecinada roca" me trajo a la memoria una nostálgica canción del griego Demis Roussos, Río salvaje. Tu poema tiene el ritmo sentimental de esa canción, la tristeza evocadora de esa letra donde Demis nos confiesa: "llevo en el pecho una tempestad". Ten la certeza: nadie llega cuando se ha ido. Pero con tu afortunado verso, convocas otros encuentros. Desde mi Quindío, te envío unas perfumadas hojas de eucalipto, secas, para quemar durante las noches de invierno.

Responder
April 16, 2012
 

María Ester Rinaldi

Umberto, qué alegría enorme me das, leerte es alimentarme de poesía, sabes, poeta, escribir es para mí (siempre lo digo) una necesidad del alma, solo dejo que las palabras fluyan, corren como río desbocado, nunca se adónde quieren ir, y en este caso, llegaron a tí...y estoy feliz por ello.
Gracias, querido amigo, por las hojas de eucalipto, las quemaré en la estufa con unas gotas de esencia y cristales de menta cuando llegue el invierno.
Abrazos.
Responder
April 17, 2012

Marcelo Sosa Guridi

Muy bueno. De muchas maneras se describe el desgarro de la enajenación, hacerse otro para que el otro nos acepte. Negación del yo, del yo lírico en este caso, que para un poeta es la muerte. Pero en los versos finales es aún peor, esa negación se convierte en despojo, en obseno strip, sólo para recibir un poco de atención.
Cuántas veces el poeta se desnuda de esta manera? Cuántas muestra sus miedos y su fragilidad? Es un poema valiente en su declaración de debilidad, es un poema del solo en el mundo, o de quien se cree solo.
Amiga, hay dos extremos en este poema: su cumbre poética y su sino emocional. Pocas veces he visto tal paisaje, apenas en Miguel Hernández (hoy sólo tengo ansias/ de arrancarme de cuajo el corazón) o en César Vallejo (golpes como del odio de Dios) he visto al poeta desnudar su corazón y al mismo tiempo llegar a cumbres semejantes. Otro gran poema, Marité, aunque me duela tanto lo que dice (tanto que prefiero no creerlo).
Responder
April 15, 2012
 

María Ester Rinaldi

Querido amigo, tienes esos ojos maravillosos de poeta, ese corazòn increìble de sentimientos que me asombra, y el conocimiento de las letras, que ya quisiera yo tener...Sabes q no soy buena crìtica ni siquiera de lo q escribo, y vos me das esa visiòn tan tuya que me ayuda a entender, gracias, marcelo, por estar tan cerca, es un placer leerte, (siempre lo es)
Te dejo un gran abrazo.
Responder
April 16, 2012

daih

No hay peorviolencia que el silencio, el destierro que lo provoca, no vale la angustia, ni la súplica.
hermoso pero muy fuerte mi princesa. Un gran abrazo amiga poeta
Responder
April 14, 2012
 

María Ester Rinaldi

Ay, daih, creo q dejaré de tomar vitaminas, me desborda esta vitalidad me sale de los poros, gracias, mi reina, te quiero, Ah, te dejo un msj en el correo.
besotes.
Responder
April 15, 2012

SAMARITANO DEL INFIERNO

Felicitaciones... tus ultimas lineas son pura belleza.
Responder
April 14, 2012
 

María Ester Rinaldi

Samaritano, qué alegría encontrarte en estos versos...
Gracias, poeta, por tus palabras.
Un abrazo.
Responder
April 15, 2012

LIBARDO BERNAL R.

Composicion; muy concentrada de sinceridad que sale del alma; armonicas letras. felicitaciones amiga. un abrazo.
Responder
April 14, 2012
 

María Ester Rinaldi

Ay, lápiz...ese instante pequeño y miserable, el de la mirada esperada, q no llega...
Responder
April 14, 2012
 1 2 > 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy