Enamorados
Publicado en Aug 30, 2011
Prev
Next
Si yo te hubiera dicho Te Amo, mucho antes, quizás te hubiera salvado
Se dice que el corazón cambia como uno cambia continuamente de gustos. Pienso que desechar así a una persona es cobardía o maldad. Así puede ser el corazón de un ser humano pero no el de un ángel. Los ángeles existen porque al que amé más que nada era uno de ellos. Sin embargo, él no me amaba a mí, sino que bajó de los cielos al mundo humano para amar y proteger eternamente a otra persona, yo solo lo ayudé. Un corazón de ángel es siempre leal y nunca cambiará, menos si amó con todas sus fuerzas. Él se llamaba Byron y ambos teníamos la misma edad. Mi nombre es Rhan.
Por más que me arrepienta, un humano no volverá de las cenizas.
Conocí a Byron en un día de lluvia, estaba saliendo de mi trabajo y corrí hacia un callejón techado que había cerca y ahí me protegí del agua que caía a torrentes, parecía no dejar de llover y exploré el pasaje para no enfriarme, entonces, al fondo había algo que brillaba, me acerqué y lo vi. La primera palabra que cruzó mi cabeza fue “ángel”. Esa persona era tan bella como ellos. Sus cabellos rizados color dorado caían despreocupadamente sobre su rostro adormilado de color lino, un color precioso que por primera vez veía tangible, de físico parecía normal aunque un poco más delgado y tenía encima, arropándolo, un gran abrigo color marrón. Con una de mis manos acaricié su rostro, hipnotizada por su rara belleza masculina. Está demás decir que ya estaba enamorada intensa y profundamente de él.
Me quedé a su lado hasta que pasó la lluvia y lo desperté moviéndole suavemente los hombros, entonces, no pude quitar mis ojos de los suyos. Eran únicos y hermosos, del mismo tono que su cabello, estos brillaban como dos estrellas a la luz del día. Observándome, algo desorientado, me preguntó:
-¿Eres humana?
-S-si…creo…-respondí, sin poder salir de su encantamiento que se fortalecía aún más con una profunda y serena voz. Nos levantamos y él hizo una reverencia hacia mí.
-Es mi primer día en el mundo de los humanos, Dios me dio el nombre de Byron, pero mi nombre celestial es Uriel…-se presentó y me sonrió, derritiéndome, al levantar su rostro-significa Luz de Dios.
Tu luz se fue apagando hasta morir y desaparecer
-En-entiendo…-dije, sin entender nada realmente y tremendamente atónita.
Desde aquella tarde, tuve compañía en mi solitaria y silenciosa casa de dos pisos. Al vivir con Byron supe, de a poco, lo que en verdad era y aprendí a creer en lo que decía, aunque estas cosas son increíbles y casi imposibles. Él era honesto, alegre y perfecto con todo lo que hacía y decía, y yo fui recíproca, hasta esa noche cuando le pregunté que le pasaba al verlo tan nostálgico, mirando por el balcón de su habitación, a las estrellas; había pasado una semana, una increíble semana. Entonces él me respondió:
-Siendo un humano, tengo un corazón…Siendo un humano, siento esta extraña emoción…Estoy triste, Rhan…-suspiró y continuó- estoy enamorado también…
Y en vez de sentirme feliz, me sentí terriblemente asustada y triste. Sabía que no era de mí. Le pregunté:
-¿De quién, Uriel?-Él no dejaba de ser un ángel para mí, a pesar de haberse convertido en un ser humano cuando cayó de arriba, por eso lo llamaba por su nombre real que me gustaba tanto.
-Ella se llama Talía, trabaja en la misma tienda de arte que tu…-me estremecí.
-Si…ella es mi jefa…-dije casi sin aliento ante esa verdad directa. Me sujeté en la baranda del balcón ya que sentía mis piernas doblarse. Iba a caer.
-¿Rhan? Estás pálida ¿Te sientes bien?-le escuché decir preocupado, sujetándome por los hombros. Le miré con tristeza.
-Lo siento, algo en la comida del trabajo me hizo mal, iré a dormir ahora, deberías hacer lo mismo, Uriel-me retiré a mi habitación, encerrándome y lloré con el rostro contra la almohada, para que él no escuchara mis sollozos. Pero ahora pienso que debiste escucharlos y saber la razón…Ahí supe por qué Uriel iba todos los días a mi trabajo, el porqué de sus suspiros y por conclusión, por qué un ángel caía del cielo.
Al otro día, me levanté más temprano de lo normal, sabía que tenía los ojos rojos e hinchados por el llanto de anoche y en ese entonces no quería que supieras la verdadera razón. Te había dejado el desayuno listo sobre la mesa y fui al trabajo con unos lentes oscuros.
Estaba destrozada. Intentaba consolarme diciéndome que solo llevaba con él una semana y que no podía ser tan débil pero en esa corta semana me había cautivado cada vez más. Me di cuenta entonces que tu plan de conquista comenzó esa noche. Empezaste a llegar un poco más tarde al correr de los días y yo esperaba siempre tu regreso, siendo una masoquista al escucharte hablar de mi jefa con deleite, de lo que conversaban, de lo feliz que estabas, de lo enamorado que te encontrabas de ella y yo, sin darme cuenta de tus cambios físicos, comencé a amar también esas noches que me herían ferozmente, porque tú brillabas de felicidad. Así pasó una semana más. Sin embargo, una noche llegaste en lágrimas, con el rostro rojo y yo te acuné en mi cama y de lo que hiciste después yo lo olvidé. Esa noche te desquitaste conmigo con lujuria y deseo, conocías el mejor manjar de todos los placeres humanos, conocías el punto exacto para hacerme entrar en éxtasis, conocías el lugar donde acariciar y hacerme suspirar y temblar en tus brazos. Olvidé la intención y la razón con que me hiciste tuya pero jamás olvidaría tus caricias y besos que dejaron quemaduras en mi piel.
A partir de esa noche, no volví a escuchar tu serena voz pronunciando mi nombre, no volviste a salir y solo mirabas al vacío. Tampoco me contaste lo que ocurrió esa noche. Solo comías una vez al día, te paseabas por toda la casa, tus dorados ojos se apagaron y tu cabello se puso opaco, procuré afeitarte y bañarte. Yo seguía amándote después de todo. Estabas roto por dentro en mil pedacitos y por fuera te caías en los mismos, pero para mí seguías siendo un ángel, mi ángel, mi Uriel. Dormías conmigo, siempre inquieto, despertándote a gritos por tus horribles pesadillas. Así pasó un mes y medio, y entonces me contaste lo que había pasado, llorando en mi regazo como un niño.
Tu luz nunca iba a volver otra vez, pero yo nunca iba a dejarte. Nunca.
Renuncié a mi trabajo y demandé a Talía, mi jefa, de ser cómplice de la violación de mi hermano Byron. No es malo mentir si es para proteger a una persona, pensé cuando le di esa excusa al policía. Pero eso no fue suficiente para ti, ¿no Uriel? Estabas herido hasta el alma y yo no podía hacer nada. Experimentabas por primera vez el amor y sus distintas formas de sentirlo, aun así, no tenías que hacer algo así de cruel. Uriel, yo te amaba.
Una mañana desperté con un mal presentimiento. Al bajar a la cocina, te encontré preparando el desayuno e incluso me regalaste una de tus hechizadas sonrisas que pensaba que habían desaparecido, haciéndome olvidar el extraño sentimiento. Estábamos tomando ya el desayuno cuando dijiste:
-Perdóname por todo lo que te he hecho, Rhan…
-Te perdono…-respondí firme. Deleitándome y guardándome el tono de tu voz al decir mi nombre. No supe hasta después que la felicidad que me diste en esos momentos era artificial y solo para tranquilizarme.
Después de renunciar a mi trabajo, tenía que buscar en otro sitio. Esa mañana fue la última juntos. Ayudé a Uriel a retirar la mesa y fui en busca de trabajo, antes de irme, había revisado el diario y encontré un anuncio de un puesto en una editorial, me dirigí al lugar de la entrevista y me gané el puesto. El mal presentimiento me inundó después de ello y no desapareció.
Cuando llegué a la casa, estaba todo en silencio. Llamé varias veces a Uriel pero no me contestó, pensé que tal vez había salido pero algo me dijo que descartara esa idea. Subí a su habitación y por debajo de la puerta cruzaba de la habitación al pasillo un hilo de sangre. Entré en pánico. Agité la puerta con fuerza porque ésta no se quería abrir hasta que cedió. Entré y vi todo el escenario. Estabas más bello que nunca.
El día de la muerte de Uriel, él no fue enterrado, no lo necesitó. Antes de caer totalmente en el sueño eterno, me sonrió y me dio las gracias, luego, se desintegró en una especie de ceniza brillante de muchos colores y la sangre desparramada por el suelo que llegaba hasta la puerta, desapareció, pero lo que era tuyo, tus fotografías conmigo, mis recuerdos, todo ello se quedó y yo lo guardé. Caí de rodillas al suelo y sollocé a gritos, apretando mis puños con tu ceniza en ellos. Quedé desolada.
Página 1 / 1
Foto del autor Leah Llen
Textos Publicados: 2
Miembro desde: Aug 28, 2011
3 Comentarios 561 Lecturas Favorito 0 veces
Descripción

Palabras Clave: Rhan

Categoría: Cuentos & Historias

Subcategoría: Ficcin


Creditos: Leah Llen

Derechos de Autor: Leah Llen


Comentarios (3)add comment
menos espacio | mas espacio

Leah Llen

muchas gracias! justamente ahora stoy escribiendo una nueva... spero k pronto puedan leerla C:
Responder
September 24, 2011
 

jaime torrez

Buen cuento, me encantó. Sos buena para ésto, ya sos escritora aunque puedas seguir progresando, de en serio.
Responder
September 21, 2011
 

Nicolas Alexander Ayala Reina

Muy buen relato, te felicito por lo que escribes, no hay nada mas bello que expresar los sentimientos y compartirlos con los demas lectores, sigue cultivando tu deseo de escribir y Bienvendia a TEXTALE.


Te invito a leer mis escritos.
Responder
September 02, 2011
 

Para comentar debes estar registrado. Hazte miembro de Textale si no tienes una cuenta creada aun.

busy